Entre Pecadores y Bandoleros – Novillo de Campanillas de La Concepción.

Así embistió, entregado, “Cristero” no. 22 de La Concepción, de campanillas.

Las cuadrillas pegan el enésimo petardo que nos hace pensar que a cada tarde que pasa son en buena medida la causa de que la lidia hoy sea un ejercicio de causalidades y no de la causa del buen oficio torero. En medio de esta confusión de los oficiantes, los novilleros se encuentran con un forzado mano a mano ganadero donde, dentro del sello de cada encaste, los hierros de De Haro y de La Concepción brindan tarde entretenida donde, de nuevo, los intentos toreros pesan más que las realizaciones.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Se acabaron las cuadrillas. Si fuera por ellos, el festejo de hoy también se habría suspendido.

Son demasiado para los subalternos contemporáneos los novillos tlaxcalteca de De Haro. Es mucho pedirles una lidia ordenada, ausente de ventajas y enganchones, o precisa y austera de tanta sobre tela que parecen saldos de sastrería. Y esto ocurre puesto que los de plata y pasamanería, a pie, brindan nueva tarde para olvidar.

Empezando desde la salida del primero.

Hay un rumor entre la asistencia de que “echarle ganas” o “poner actitud” explica o incluso puede perdonar las demás omisiones en la lidia. Por ello, Edgar Badillo queda más que evidenciado con su primero. Increíble es que teniendo una sola oportunidad en este festejo, quizá una de sus últimas en la Plaza México, haya dejado prácticamente al azar su actuación ante el difícil De Haro que abre plaza.

Se va de rodillas frente a toriles por fuera de la segunda raya. Ahí, el De Haro le arrolla y le vapulea, lo deja casi noqueado y a expensas de los monosabios y de las impotentes cuadrillas, incapaces de sujetar al cárdeno que sale suelto y que como es lógico que puede irse, tal como ocurre, sobre el novillero y las asistencias. De ahí que los pocos cabales que quedan se metan y fuerte con las cuadrillas.

Por su incapacidad.

Anteriormente, el torero de plata no habría tenido la desfachatez y el descaro de reaccionar como hace el impresentable Diego Martínez callando y encarando a la gente mientras que no fue capaz de poner orden alguno. Este facha y algunos otros componen una cuadrilla que tampoco es capaz de someter al de haro mientras el espada en turno se encuentra fuera de escena. Ni de mejorar la embestida, lograr que se le pique bien.

Ni tampoco evitar o meter el capote a tiempo para que Badillo, visiblemente a la baja, no sea vapuleado otra vez. Sabrá Dios quien le aconseja banderillear sin recobrar la planta totalmente. O insistir por derechazos cuando el cárdeno tan solo pide un poco de pausa, muleta algo atrás al principio y arrojarle el vuelo a los belfos por dicho lado…

Demasiado para el zacatecano hecho un lío con la espada.

La breve estatura física y la lesa torería de aventar chabacanamente la montera de Lizama la suple con arrojo, ganas y disposición por ir al cornudo. Prueba de ello su larga cambiada, sus mantazos con la capa, rodillazo incluido y sus banderillas, cortas el primer par, que a como Dios le da entender coloca. Luego los brindis, prohibido brindar a la Empresa, según indica el “Hombre de los Vasos Rojos” en el callejón que cambia por uno de más sabor a los ganaderos Casillas y Franco que se presentan con un novillo esmirriado y cabezón, cariavacado y feo.

Que embiste.

Si el agua juega la mala pasada la semana pasada, el viento la juega hoy. Eso, más la clara limitación de Lizama para dejar la muleta puesta o defenderse del viento, no permite que llegue el triunfo pues solo chispazos cerca de tablas vienen de toreo bueno. Claro, pese a los dos pinchazos, el yucateco se receta la vuelta al ruedo, protestada de inicio pero la gente tan harta ya de la tropelía afloja la protesta. Lejos está el tendido de La México en hacer lo debido: regresar al rebelde a su sitio, detrás de burladero.

En cambio el tendido cálido, tan chambón y tan bolsón, aplaude al niño en la vuelta y al manso en el arrastre. Así, las cosas el de haro siguiente casi se va aplaudido. Y es una pena porque es triste que un toro tan serio, arrogante y de muy impactante presencia salga berreando tanto. Mera sospecha nuestra es decir que la posible dolencia proviene de una protuberancia en la mano izquierda.

Esperamos confirmación.

Aun así, el huamantleco Macías se queda corto en concepto e inventiva. Mejora con el capote en relación a hace ocho días y responde con chicuelinas un quite muy quieto por gaoneras, otra vez, de Juan Pablo Herrera pero no se salva de ser empitonado. Ante lo brusco y desmandado del toro de De Haro, Macías no se impone, trata de poner orden a derechazos y naturales con el toro que acaba soso y al que receta una buena estocada. Nada más.

Tras la empapada de hace ocho días Juan Pablo Herrera gana crédito.

Y ante el muy chico, la verdad impresentable novillo de La ConcepciónHerrera logra dos primeros tercios muy afortunados: primero la larga en tablas, los lances algo enganchados pero logra evocar a Valente Arellano tanto en quite combinado con “el ojalá” y la muy bonita caleserina donde luce ampliamente, como en el gran tercio de banderillas, incluido un relance tras quiebro en falso donde gana todas las palmas.

Con el ambiente a más… con el manso declarado ya como de lío embistiendo el hidrocálido se queda en la orilla con un inicio de faena con el chocante pase cambiado equívoco, que falta hacía doblarse, el inmisericorde viento y los enganchones que no perdona varias veces el castaño empitonándolo. Estocada que hace guardia es el epílogo con las cuadrillas haciendo todo para que se note menos el defectos.

Que se pintan solos.

Afortunadamente, queda el quinto, un precioso novillo, obscuro y cardenísima su pinta, de girón accidente en su cuerpo, delgada conformación, pitón blanco y punta negra, de una fijeza notable y de alteñísimo nombre: “Cristero”, el número 22 de La Concepción.

Que ni mandado a hacer.

Cómo me recuerda su pinta a “Gallero” o “Rey Moro” de Cerro Viejo, tan cercana a esta divisa lidiados hace dos décadas en esta Plaza. Así, este “Cristero” diría aquel Padre Tranquilino Ubiarco con la “gracia del martirio” a cuestas, se encuentra con los mantazos en el recibo y las gaoneras del debutante queretano Humberto Quevedo y el pésimo trato de las cuadrillas con el capote, poca donosura y aun más brusquedad.

Quevedo es aquel chaval del que recordarán los asiduos relatamos aquí en De SOL Y SOMBRA su presentación en San Juan del Río hace cinco largas primaveras. Hoy hace casi todo con temple, con cadencia y ritmo. Sin apresurarse y ha sido capaz de llevar a los medios al fino, aunque falto de fuerza, novillo que crece en el centro de las suertes.

Especialmente al natural.

Ahí Quevedo se ha gustado alivia la no sobrada fuerza del astado y le hace pasar con mucha suavidad, al menos tres tandas de mucha parsimonia gustan, la lentitud siempre gusta, los derechazos son largos pero algo hay o algo falta que no termina por arrebatar. Cierto que el viento, cierto que el astado en algún punto sosea pero un novillo de esta condición es difícil que vuelva a salir.

Increíble que un toro de esta nobleza no haya sido merecedor por parte de su matador de la suerte natural en la hora final, de ahí varios pinchazos hasta la estocada entera con voltereta. Mientras Quevedo sale con justicia al tercio, “Cristero” bien ha podido ser homenajeado, canonizado o al menos beatificado católicamente. Jorge Ramos ha dicho, también con razón, que no. Este sí ha merecido la ovación rota de la multitud y sin reserva alguna.

No olvidaremos pronto a este noble ejemplar.

Como tampoco lo hará Rafael Reynoso, al que “Cristero” le hace la guerra al ir al caballo. Claro, como los novilleros no salen a tiempo a su sitio en el primer tercio del quinto turno el novillo la agarró contra el primero que pudo. Y esto inundó de miedo al debutante hidrocálido.

Lo malo del miedo no es tenerlo, sino no poder superarlo. A Reynoso le pasa también con el serio de haro que cierra plaza, al que le falta un puyazo y una muleta que castigue y someta. Demasiado para el novillero que receta por casualidad, ya sin chaquetilla, una estocada no al encuentro sino a la chiripa alargando el brazo.

Menos mal entre tanto pecador y bandolero en las cuadrillas cuadrilla –hay que ver como se banderillera con toda ventaja al quinto- es difícil transitar inmaculado por el toreo, que pecar es demasiado fácil en un medio como este.

Gracias a Dios la alegría de la tarde, entre tanto paganismo taurino, la trae el novillo. Afortunadamente, quedan novillos que brindan la pelea, que asumen el inescrutable final, de frente afrontan cualquier ultraje.

Antes cargaban cruces y rifles.

Hoy, es un alivio, siguen ofreciendo bravura sin cargar más balas la verdad de la punta de sus astas.

Para todos los bandoleros que vengan.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada de Novilladas 2015. Domingo, Julio 26. Cuarto festejo de Temporada Chica. Menos de un cuarto de plaza en preciosa tarde de cielo soleado con blancas nubes sin amenaza de lluvia aunque terrible viento sumamente molesto principalmente en el último tercio durante los turnos tercero en adelante.

6 Novillos, 3 de De Haro (Divisa Tabaco y Oro) lidiados en primero, tercero y sexto lugar: disparejos de presencia y variados de pinta, muy serios tercero y sexto, manso el primero, berreón el tercero que dobla contrario, sospechoso de lastimadura en la mano izquierda, y sosea al final de su lidia con la cara alta, bravo y duro de condición el sexto; y 3 de La Concepción (Divisa Oro y Blanco) lidiados en segundo, cuarto y quinto lugar, chicos en lo general, destaca el precioso cárdeno obscuro y girón lidiado en quinto turno, de nombre “Cristero”, número 22 con 370 kilogramos, fijo, noble y de embestida muy humillada con son y temple aunque soso en algún momento.

El mencionado quinto pudo merecer del Arrastre Lento, a nuestra apreciación, bien negado.

Edgar Badillo (Bugambilia y Oro con Remates Negros) Silencio tras Aviso. Ángel Lizama (Obispo y Oro) Vuelta con protesta.  Emilio Macías (Grana y Azabache) Palmas. Juan Pablo Herrera (Blanco y Azabache) Saludos tras Aviso. Humberto Quevedo (Blanco y Oro) Fuerte Ovación con Saludos y Rafael Reynoso (Negro y Azabache con remates en Turquesa) Palmas.

Quinto y sexto espadas, nuevos en esta Plaza 

Tarde para el olvido, otra más, de las cuadrillas, principalmente a la salida del primero, mal colocados y con pésima actitud, incluso para con el público, principalmente el subalterno Diego Martínez.

Maximino Pérez: “¿Coincidencia con Bilbao? Más quisieran los 4.700 abonados que tiene Cuenca”

«¿Coincidencia con Bilbao? Más quisieran los 4.700 abonados que tiene Cuenca»

JUAN ANTONIO PÉREZ

Con los carteles presentados y la venta de entradas en marcha, el gerente de «Maxitoro» habla en una entrevista para ABC de las próximas ferias de la Virgen del Prado y San Julián

Maximino Pérez (Madrid, 1969) acaba de presentar las ferias taurinas de la Virgen del Prado en Ciudad Real y de San Julián en Cuenca, a celebrar la segunda mitad de agosto. No es nuevo en ambas plazas (en Ciudad Real lleva desde 2009 y en Cuenca desde 1999) y, quizás por eso, sabe lo que gusta y lo que no. A modo de aperitivo, desgrana que en Ciudad Real «el primer gran acontecimiento» fue la presentación de carteles el pasado fin de semana, donde en la plaza se dieron cita «unas 5.000 personas, una parte muy importante de ellos niños». En Cuenca, uno de los cosos con mejor salud de España, «este año se vuelve a jugar la Champions (así es el eslogan que anuncia la feria) y por primera vez en 40 años va a haber una alternativa (la de Francisco José Espada el lunes 24)».

—En las dos ferias, la estructura es muy similiar a la del año pasado tanto en el número de festejos como en el perfil de los diestros que actúan, ¿por qué?

—Cuando van las cosas bien, no hay que cambiarlas. Si en Cuenca somos la tercera plaza en número de abonados (tiene 4.700 y en España solo la superan Madrid y Pamplona), sería un error cambiar. El santo y seña de Cuenca es anunciar a las figuras con un abono muy económico. Ese es el éxito.

En Ciudad Real, el año pasado fue una aventura muy bonita, muy romántica, muy artística, donde todos los toreros anunciados (12), exceptuando el rejoneador (Miguel Ángel Martín), salieron por la Puerta Grande, pero económicamente fue una feria muy deficitaria. Por tanto, había que cambiar toda la sintonía de la feria para volver a dar algo muy interesante, pero que económicamente fuera algo más salvable.

—¿Por cuánto se puede comprar un abono en ambas ferias?

—En Cuenca la ventaja que tienen los abonos es un 35 por ciento de descuento respecto al precio de las entradas. Para las peñas mateas hay abonos desde 55 euros y desde 83 ó 84 euros para el resto. En Ciudad Real hay entradas desde 24 euros y abonos desde 57.

—Sebastián Castella y Saúl Jiménez Fortes están acartelados en ambas ferias, mientras que Enrique Ponce, que el año pasado estuvo en los dos sitios, este año no aparece en ninguno. ¿Por qué?

—Enrique Ponce es un torero que lleva 25 años en el escalafón y la repercusión que tiene por supuesto que le da categoría a una feria. Nadie la puede poner en duda y menos yo, pero eso no quiere decir que sus honorarios tengan que subir. No creo que sea una idea del propio torero, pero la estrategia que le han marcado sus representantes no es acertada. En el caso de Ciudad Real no iba a entrar y en Cuenca la corrida que se le ofreció fue con Castella y con un tercero que podía ser El Fandi o Paquirri, y él entendía que sus honorarios tenían que ser mucho más altos.

Del otro lado, Castella ha sido el triunfador indiscutible de Madrid, junto a Fortes, al que no se le podía dejar fuera porque es el futuro de la Fiesta. Es un torero con un valor espectacular y, si sigue la progresión, en muy pocos meses va a ser una de las figuras del escalafón.

—En ambas ferias hay una renovación importante de ganaderías…

—En Ciudad Real, la ganadería de Los Chospes que tan buen juego nos dio el año pasado, para este no tenía corrida de toros. José Vázquez no tenía una corrida apropiada para Cuenca o Ciudad Real, y Torrealta repite por el buen juego que dio (el año pasado El Juli indultó a un toro, el 6º, de nombre «Golfo»).

En Cuenca, la de Torrehandilla-Torreherberos no dio el juego deseado, simplemente se dejó, y este año tiene su oportunidad en Ciudad Real. En el caso del Tajo y la Reina, el año pasado vi dos corridas suyas que me gustaron mucho y en octubre me puse en contacto con José Miguel Arroyo, «Joselito». Daniel Ruiz echó el año pasado una gran corrida de toros y este año repite. En el caso de Fuente Ymbro fui a ver la corrida en diciembre y no era la apropiada para Cuenca, y en su lugar ha entrado Antonio López Gibaja para la corrida mixta. Por último, Apolinar Soriano es un ganadero de la tierra que se merecía lidiar en la feria de San Julián 80 años después de que lo hiciera el último conquense (en 1936).

—Los aficionados más quisquillosos dirán que falta Alberto López Simón, con dos Puertas Grande en Madrid, y que predomina el encaste Domecq-Núñez…

—López Simón quiere llevar enfocada su carrera de una manera distinta a la convencional. Le ofrecí ir a Cuenca el día 23 (Fandiño, Jiménez Fortes y el novillero Aitor Darío «El Gallo») y me dijo que estaba buscando carteles de más tronío.

En cuanto al predominio del encaste Domecq-Núñez es porque el mercado está así. En Ciudad Real he estado a punto de lidiar una corrida de Saltillo. Es una de las ganaderías «toristas» que más me gustan y estoy seguro de que en tres o cuatro años va a ser puntera en cuanto a encastes minoritarios. No he podido contar con ella porque dar una oportunidad a los dos toreros locales (Fernando Tendero y Emilio Huertas) con una corrida de esa índole les podría haber hecho mucho daño, pero no me voy a quedar con las ganas y a corto o medio plazo lidiaré una corrida de Saltillo.

—Tema de contratos. En Cuenca acaba de firmar uno de 25 años (empieza en 2016). ¿Por qué tan largo y a qué obliga?

—Después de 17 años, mi oferta fue muy interesante para reformar el edificio y la estructura de la plaza, y obliga a hacer unas obras de una cuantía muy elevada. Esta semana he empezado con la parte menor de las obras, que van a estar terminadas antes de la feria, y nada más terminarse, ejecutaremos el cien por cien. Vamos a impermeabilizar todos los tendidos, andanadas y gradas, vamos a hacer una vivienda para un conserje y un museo, todos los almacenes los vamos a restaurar y vamos a pintar la plaza. En mayo o junio de 2016 estarán terminadas las obras.

El contrato tiene un canon simbólico de 3.500 euros anuales y toda la serie de obras que ahora vamos a emprender se cuantifican como canon porque si dividimos la inversión que hay que hacer por los 25 años, estaríamos por encima del canon que ahora estamos pagando (unos 30.000 euros anuales). En 25 años vamos a pagar entre 115.000 y 120.000 euros solamente en canon. Luego la ejecución de las obras puede estar entre 600.000 y 700.000 euros.

—En Ciudad Real había cierta incertidumbre política por aquello de que el PSOE ha llegado al Ayuntamiento gracias a Ganemos…

—Me reuní con representantes del Gobierno de Ciudad Real y me recibieron con mucha cordialidad, en especial el concejal de Festejos, José Luis Herrera. Con representantes de Ganemos no he tenido la oportunidad, pero sí que me gustaría para explicarles cómo funciona una feria taurina, cómo cuidamos al toro en el campo y para que entiendan la idiosincrasia de la tauromaquia.

—Este año la feria de Cuenca coincide con la Semana Grande de Bilbao, ¿le preocupa que se le preste menos atención mediática?

—Los medios de comunicación nacionales no nos han prestado atención nunca y estamos tan a gusto. No nos importa. Si el día de mañana nos prestan atención, que sí lo hacen pero quizás no la necesaria por la importancia que tiene la Fiesta, pues bienvenida. Con Bilbao ya hemos coincidido en otras ferias y no nos ha hecho daño. Más quisiera Bilbao tener los abonados que tiene Cuenca.

—La última. Hay un novillero sin picadores que se anuncia como Marcos, ¿qué me puede contar de él?

—Como aficionado, le digo que es un chico al que le gusta torear, que su propósito es divertirse con los toros, que está sacando sus estudios satisfactoriamente y que encima trabaja, así que no se le puede pedir más a un hijo (también es nieto del ganadero Domingo Hernández). A niños de esta edad, de entre 16 y 20 años, lo que hay que hacer es formales intelectualmente porque la Fiesta de los toros con esa edad no deja de ser un hobby y nunca se puede plantear como futuro.

Fuente: http://www.abc.es/toledo/ciudad/20150727/abci-entrevista-maximino-perez-201507262117.html

La plaza de toros de La Línea, a vista de drone

Tarde de toros en la Linea de la Concepción. / Marcos Moreno.

Hasta ahora pocas instantáneas había de una plaza de toros tomada desde las alturas. La de la derecha la realizó ayer el fotógrafo Marcos Moreno en la Línea de la Concepción, en Cádiz. Y lo hizo a través de un drone durante la corrida de Francisco Rivera Paquirri, una imagen aérea que muestra la amplitud del recinto.

La espectacular instantánea inmortaliza el momento en el que el diestro se arrima al cuarto toro en el centro del ruedo con un público expectante ante la situación. El vehículo aéreo no tripulado sobrevoló la plaza para captarlo a vista de pájaro. Paquirri consiguió el triunfo tras una faena efectista en la que puso banderillas y consiguió conectar con el público. Mató con una buena estocada y paseó las dos orejas.

La corrida de toros que cerraba la feria de la Línea, la única cita taurina de la semana. En la jornada de ayer, a Paquirri le acompañaba en el cartel Morante y Talavante, que debutaba en La Línea de la Concepción. con toros de la ganadería de Zalduendo en la plaza de toros de Antonio Caba.

Morante de la Puebla cortó las dos orejas del segundo. Alejandro Talavante cuajó ante el tercero una faena sensacional.

Fuente: http://cultura.elpais.com/cultura/2015/07/26/actualidad/1437940270_057804.html

Feria de Julio de Valencia: Rafaelillo hace el toreo grande con un Miura

Rafaelillo en Valencia
RAFAELILLO Se cierra la puerta grande con la espada en una tarde de miuras de verdad y otros, auténticas sardinas.

Por Carlos Ilían.

La corrida de Miura para un mano a mano de Rafaelillo y Manuel Escribano como cierre de esta feria de Julio.

Era volver a los tiempos en los que el histórico hierro figuraba en los carteles de Valencia en esta época, la mejor para ver el toro del verano en su plenitud. Tres sardinas que salieron en 2º, 3º y 6º lugar, emborronaron el conjunto, pero Miura nos dejó el regalo de un toro, el 5º, para ejercer de auténtico torero quien estuviera delante.

Y por fortuna ahí se plantó Rafaelillo, otra vez Rafaelillo, un torero maltratado mil veces por las empresas, ninguneado otras tantas pero que es un modelo de auténtico valor, de no volver la cara nunca y de hacer el toreo con la verdad sin tapujos ni zarandajas.

En el primero, que desarrollaba sentido, fue ganando terreno hasta poderle al de Miura en muletazos de angustia y profundidad. Como profunda, exacta, grande fue la faena al quinto. Faena para enmarcar porque desde el comienzo lo hizo todo con la torería de los valientes, de quienes no trapichean. Momentos espléndios al natural. Esos naturales los liga algún señorito del G5 y más de uno se vuelve loco de adjetivos. La plaza se entregó a la entrega de Rafaelillo. Con la puerta grande entreabierta volvió a cerrarla con la espada. Una historia repetida tantas veces por este torero.

La oreja que cortó en el tercero, una rata, tiene el mérito de que el impresentable ejemplar desarrolló mal estilo, que Rafaelillo superó sin dudar ni un milímetro y embarcando con firmeza.

Manuel Escribano, con un sobrero de El Ventorrillo y el cuarto de Miura anduvo al aire de la falta de casta y mansedumbre de ambos. En el sexto lo cogió para matarlo en un desplante. Luego lo pasa de angustia al entrar a matar. Había estado muy de verdad con este toro áspero y durísimo. La oreja fue una compensación para tanto esfuerzo.

Ficha técnica

Toros: de MIURA y un sobrero (2º) de EL VENTORRILLO (5), algunos impresentables y en conjunto con movilidad y desarrollando sentido, con la importancia de sus características.

RAFAELILLO: de turquesa y oro. Pinchazo, pinchazo hondo y caído y tres descabellos. Un aviso (saludos). Cuatro pinchazos y estocada (vuelta) (7).
MANUEL ESCRIBANO: de azul noche y oro. Pinchazo y estocada. Un aviso (saludos por su cuenta).  Estocada caída (silencio). Estocada (una oreja) (6).

Cartel de lujo con cuatro toreros para la LIX Goyesca de Ronda

De SOL y SOMBRA.

Rivera Ordóñez ya ha cerrado los carteles de la próxima feria de Pedro Romero de Ronda. Un ciclo que constará como es tradición, según informa Mundotoro, con la corrida de toros Goyesca. Además se celebrarán también un festejo de rejones y una novillada sin picadores. Los tres espectáculos tendrán lugar durante el primer fin de semana de septiembre.

Francisco Rivera Ordoñez, empresario del coso, volverá a torerar junto a su hermano Cayetano en la Corrida Goyesca, que completarán el cartel Morante de la Puebla y José María Manzanares. Mientras que Hermoso de Mendoza regresa al festejo de rejones.

Las combinaciones completas de un ciclo que irá del 4 al 6 de septiembre son las siguientes:

Viernes 4 de septiembre. Novillos de Aguadulce para Alfonso Cadaval, Toñete y Carlos Llandre.

Sábado 5: Goyesca. Toros de Juan Pedro Domecq para Rivera Ordóñez, Morante de la Puebla, Jose Mará Manzanares y Cayetano.

Domingo 6: Toros de rejones de Passanha para Fermín Bohórquez, Pablo Hermoso de Mendoza y Lea Vicens.

Twitter @Twittaurino

OPINION: El Juli, en su laberinto de vulgaridad

'El Juli' en Pamplona con el segundo de su lote en San Fermín, un toro masacrado de pitones. ::
La principal figura del toreo ha tocado fondo con faenas ventajistas y toros por debajo de los mínimos.

Por Pablo García Mancha.

Julián López ‘El Juli’ tocó fondo el pasado lunes en Pamplona con la paradoja de su salida a hombros «sin que dejase más huella que el desprestigio», tal y como escribió en una durísima crónica Zabala de la Serna en el ‘El Mundo’. La corrida de Garcigrande (traída de su capricho a Pamplona por el torero de Madrid) fue, de lejos, la peor presentada de la Feria del Toro: estrecha, con algún ejemplar anovillado y con indicios más que evidentes de manipulación fraudulenta en sus astas, tal y como quedó de relieve con el quinto, con los pitones sonrojantemente aniquilados como se demuestra en la fotografía que acompaña este reportaje y que le sirvió a Zabala para titular así el mencionado artículo: ‘El Juli y sus garcigrandes de la vergüenza’.

La Casa de Misericordia, organizadora de la Feria del Toro, tiene un disgusto enorme con este torero puesto que no es la primera vez que el elemento toro prácticamente desaparece cuando se anuncia en la Monumental y no es nada descartable que el año que viene ‘El Juli’ sea excluido de los carteles del abono.

Pero más allá de su escasez de toros está el toreo de ‘El Juli'; o mejor dicho, su destoreo. Ha hecho del ventajismo en la colocación y del retorcimiento en su expresión las piedras angulares de su actual tauromaquia, basada en toques muy rudos, en vaciar las embestidas hacia las afueras quedándose siempre de perfil y con la pierna de salida retrasada exageradamente para ligar una y otra serie de muletazos marcados todos y cada uno de ellos por la misma ausencia de sentimiento, por una vugaridad que sólo compite cada tarde con lo previsible de sus actuaciones. Da la sensación de que torea un robot aburrido, puede con todo, a todos los toros los muele a muletazos y a casi todos los despena con estocadas traseras con su también ventajista suerte de entrar a matar bautizada por los aficionados como el ‘Julipié’. Y es que a estas alturas de su carrera cualquier parecido con ‘El Juli’ colosal de la faena de ‘Cantapájaros’ en Madrid se antoja una entelequia.

¿Qué ha sucedido para que una de las máximas figuras de todos los tiempos y uno de los diestros más poderosos de la historia haya desnaturalizado de tal manera su concepto? Quizás sólo lo sepa él mismo, creador de G-10 y del G-5; instigador máximo del veto a Sevilla y superpoderoso diestro que controla muchos resortes de la fiesta y de la que es su portavoz en los Desayunos de TVE y su ‘twitter’.

‘El Juli’ está en la obligación moral de liderar el toreo en estos tiempos truculentos y de constantes ataques. Cuando más se le necesita da la sensación de que se ha borrado tanto de la pelea en los ruedos (su paso por Madrid fue más que decepcionante) como de la batalla por la defensa y la unión de la tauromaquia. Cambió de apoderado (el independiente Roberto Domínguez por la casa Lozano) y sigue sumando tardes en las principales ferias, en carteles arropado por las mismas figuras haciendo de tapón a las emergentes promesas.

Fuente: http://www.larioja.com/culturas/201507/19/juli-laberinto-vulgaridad-20150719002518-v.html

Opinion: Cantos apocalípticos para una fiesta desnuda de purismo

El JULI en Santader.

El mundo del toreo está en detrimento por la baja forma física en la que han aparecido los toros esta temporada, la imposición de las ganaderías y la búsqueda del máximo beneficio

Por Salvador Jiménez.

Transcurre la temporada taurina maquillando sus actuales miserias con un triunfalismo hueco y sin contenido. El escalafón está viciado y acomodado. Las figuras están en exceso acomodadas y su supremacía les permite hacer y deshacer a su antojo. Lo fácil les beneficia. Lo malo es que no encuentran oposición alguna a su presumible comodidad. Ni por parte de otros que vengan a moverles el sillón, a los que no dejan lugar en las ferias, ni tampoco por unos espectadores, cada vez más entregados a la causa, de los que tarde tras tarde ocupan los principales puestos en los carteles.

El grupo de cabeza anda a sus anchas. Imponen ganaderías y compañeros sin bochorno alguno. Solo buscan el apurar las temporadas que les queden, obteniendo el máximo beneficio con el menos compromiso posible. El toro falla tarde tras tarde. Solo aparece muy de tarde en tarde. Solo asoma puntualmente cuando los actuantes son tres toreros alejados de los truts, que manejan los hilos de la fiesta. Y es que los ganaderos se han rebajado a los intereses de aquellos que les sacan sin problemas las corridas de sus casas, eso sí, pagando el precio de no ser dueños de nada, ni de poder estar orgullosos de decir que son ganaderos de reses de lidia.

El toro que lidian, los que presumen de figuras, adolece de las virtudes fundamentales de las que debe atesorar un animal de combate. Ayuno de casta y presencia, lo mínimo que hay que pedir, y lo que es peor, falto de integridad por todos lados digan lo que digan. Pitones romos, escobillados, astigordos en exceso, incluso sangrantes como se vio recientemente en Pamplona. ¿Problemas de sanidad animal o exceso de escofina y lija? La presunción de inocencia es un derecho, pero ríanse del toro que cogió al viejo Miura cuando lo soltó de un árbol donde se le estaba arreglando los pitones, o del Guerra que aseguró que si sigue más en el toreo los deja todos mochos, incluso del apeadero-barbería de los Merinales, donde se adecentaban los pitones en la llamada edad de oro y también de las triquiñuelas de las postguerra. Sigan así, defiendan el fraude y a los que lo promueven. Si la autoridad cumpliese su cometido habría sanciones a diario, incluso inhabilitaciones para lidiar, pero como se hace la vista gorda y se mira para otro lado, todo es válido. ¡Qué falta haría alguien que emulará el gesto de don Antonio Bienvenida ante el afeitado!

La tragedia y el drama son necesarios en la fiesta. Sin ellas la lidia sería insustancial y banal. El torero tiene que tener halo de héroe. El mortal no debe de sentirse capaz jamás de sentirse oficiante de la liturgia que se reviste de sedas y oro en la lidia. Hoy con el toro disminuido, cualquiera siente la necesidad de convertirse en torero. Es por lo que los escalafones están tan poblados como repletos de mediocridad. También crecen las asociaciones denominadas de aficionados prácticos, gentes que quieren sentir la sensación de lo que es el toreo. Siempre los hubo, antes eran conocidos como sportman y se enfrentaban a toretes que hoy serían validos en muchas plazas de segunda categoría. Beneficiosas para la promoción de la fiesta, a la larga estas asociaciones se pueden convertir en una lacra si se gestionan de forma interesada. Por lo pronto, a golpe de metal, ya están privando de muchos tentaderos a aquellos que empiezan a querer iniciarse en este difícil y complicado mundo.

A todo esto hay que añadir la pérdida de valores. Antaño el matador de más antigüedad siempre gozaba del respeto de los más modernos. El usted era norma obligada y habitual. Por poner un ejemplo, Manolete siempre hablo de usted a Marcial Lalanda a pesar de que el madrileño estaba a años luz del Califa de Córdoba. Hoy sin embargo se ningunea al veterano en un claro abuso de poder. Un claro ejemplo es la ausencia de Enrique Ponce en la feria de Málaga. El valenciano solicitó actuar en la corrida de Nuñez del Cuvillo, ganadería que está temporada está dando buen resultado y donde eran fijos Morante de la Puebla y Manzanares. Se le dice que no, y que si quiere estar presente tiene que torear la corrida de Victoriano del Río abriendo cartel junto a el Juli y Perera. Ponce dice que nones y al final no estará en la Malagueta. Más tarde, la empresa le informa que una solución hubiera sido que Jiménez Fortes, que finalmente ha entrado en la corrida de Nuñez del Cuvillo, hubiera pasado a la de Victoriano del Río para que Ponce ocupara su lugar como era su deseo. Está claro que Juli y Perera se han negado a acartelarse con Fortes, puesto que nadie les abriría cartel y además el malagueño es un hueso duro de roer y más ante sus paisanos. O sea, que a los figuras de hoy no respetan a un torero con veinticinco años de alternativa y que ha dicho en la tauromaquia actual más que ellos juntos por mucho que medren e impongan. No hay nada más que tirar de hemeroteca.

En fin, ellos son los que mandan, haciendo y deshaciendo, pidiendo se consientan sus felonías como solicitar una fiesta triunfalista donde sobran todos aquellos que demanden un espectáculo integro y puro, como recientemente ha manifestado Perera. Lo malo es que algunos les ríen la gracia y comen de su mano. Lo último ha sido como un informador, caso de Enrique Romero, en un pregón taurino ha reivindicado una fiesta menos trágica y dejar de escuchar a los que lo vemos todo mal. Son los cantos apocalípticos de una fiesta que ha sido desnudada de todo lo que quedaba de su purismo y grandeza. El mal está dentro y no fuera como se pretende hacer ver.

Fuente: El Día de Córdoba.

@Taurinisimos 54 – Novilladas 2015: Madrid y México. Joselito Adame Reaparece.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 24 de Julio de 2015. Conducen Miriam Cardona (@MyRyCar), Luis Eduardo Maya Lora (@CaballoNegroII) y José González (@JoseNinoG).

Invitado, Omar Bolaños.

Actualidad Taurina. Análisis Novilladas en Madrid con Gerardo Rivera y el encierro de De Haro en la novillada a la mitad suspendida en Plaza México.

Desencajonada en Valencia, encierro de Miura. Juli en Pamplona y reaparición de Joselito Adame en San Vicente de Tyrosse.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 31 de Julio de 2015 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos. Mail: taurinisimos@gmail.com
@RadioTVMx.

CRONICAS Y PERIODISMO TAURINO INDEPENDIENTE

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26.470 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: