Valencia: Y la luna le canta a Miguel Abellan.

DSC_7629

Foto Aplausos.com

Valencia, 24 de julio de 2014. Cuarta de feria. Nocturna. Toros de Las Ramblas, bien presentados y de juego desigual. Juan José Padilla, silencio en su lote. Miguel Abellán, oreja y dos orejas. El Fandi, oreja y palmas. Entrada: Casi dos tercios en noche agradable.

De SOL y SOMBRA.

Épica noche la protagonizada por Miguel Abellán en Valencia. Tras sufrir una soberana páliza, salió de la enfermería para estoquear al quinto al que cortó dos merecidas orejas. Abellán fue prendido cuando ejecutaba unas manoletinas tras una faena de muletazos ligados y redonda de principio a fin. Dos orejas cortadas a ley.

Con su primero, cortó una merecida oreja, pues dejó constancia de su pundonor y raza en faena de entrega.

El Fandi paseó un trofeo del tercero, un toro bravísimo en los primeros tercios, que salió al ruedo con muchos pies y al que el granadino pegó hasta cuatro largas cambiadas de rodillas.

Y todavía siguió embistiendo el de Las Ramblas, aunque ya agotado de tanta entrega y sin apenas recorrido, a la muleta de un Fandi populista, que le dio la “fiesta” que el público le pedía.

Juan José Padilla fue el único de la terna que se fue de vacío en noche tan propicia. Apenas estuvo cinco minutos delante del primero, que acusó hasta pararse dos fortísimos puyazos.

El cuarto tampoco duró demasiado, pero hasta que huyó rajado a tablas hizo una espectacular pelea en varas, en la que derribó con fuerza en dos de los tres puyazos que tomó.

Parte médico de Miguel Abellán: “Contusión torácica en hemitórax derecho. Contusión en miembro superior derecho y costilla del mismo lado. Consciente y orientado. Problable fractura-fisura costal. Pronóstico reservado. Trasladado al Hospital Casa de Salud para estudio radiológico. Firmado: Cristóbal Zaragoza”.

TARDE BOCHORNOSA EN SANTANDER

Abrio la tarde un vaco porque no sabiamos si era un toro en verdad el de Garciagrande, eso si el vaco era docil y descastado, parecia uno de esos animalitos que se les da cuerda y que van y vienen sistematicamente.

A ese animal descastado e inofensivo El Juli le vio su buena condición desde el principio, lo brindó al público y comenzó un trasteo encorvado, a mil por hora y con gran velocidad lo mato de un sartenazo trasero y como estaba en una plaza de segunda, pero que ayer parecia de quinta le dieron dos orejas. Con el cuarto, que era otro vaco pero mas retacado de kilos, el de San Blas anduvo nueavmente ventajoso y vulgar pero esta vez muy poco efectivo con la espada.

Perera en un gran momento pego cualquier cantidad de muletazos a dos animales inofensivos, muy anovillados y a cada uno le tumbo una oreja. Ureña tambien se unio a la fiesta con dos trasteos irregulares en donde apenas dejo aflorar sus buenas maneras, pero en cambio dejo en evidencia su falta de ritmo y sitio.

En resumen lo sucedido en Santander el dia de ayer no fue de segunda, fue mas bien de quinta.

Deja un comentario

Archivado bajo Crónica, Santander, Valencia

Las tres edades de Curro.

paula1

Por Vicente Llorca.

Alguien recordó en la tertulia el otro día la célebre definición que el jerezano Rafael de Paula asertara en relación a su compadre sevillano, el torero Curro Romero.

–Señores; Curro Romero tuvo una primera época buena. Muy buena. Y luego tuvo una segunda en la que vivió a costa de la primera. Y una tercera que vivió a costa de la segunda…

Twitter @Twittaurino

2 comentarios

Archivado bajo Curro Romero

Santander. Cuarta de feria. De fraude, flojera y otras inquietudes.

img_64992

Santander. Cuarta de la Feria de Santiago. Se lidiaron toros de Montalvo, terciados de presentación. El 1º, deslucido; el 2º, noble y de calidad, aunque le fallan las manos; el 3º, manejable y mirón; el 4º, inválido; el 5º, mansote, complicado y con transmisión; y el 6º, deslucido por flojo. Casi lleno.

Morante de la Puebla, de mandarina y oro, estocada perpendicular, descabello (silencio); dos pinchazos, estocada (pitos). José María Manzanares, de azul pavo y oro, media (silencio); estocada (oreja). Juan del Álamo, de verde manzana y oro, tres pinchazos, media (silencio); estocada trasera, aviso (silencio).

Por Patricia Navarro.

A Juan del Álamo le vimos inquieto por triunfar. Devoraba paso a paso el camino que le conducía al éxito. Y en ese paso a paso, mientras se consumía la tarde minuto a minuto, segundo a segundo nos encontramos con un torero fibroso, todopoderoso, capaz, resuelto, asentado y encajado que se pasó la embestida del tercero por la barriga para hacerle viajar hasta el final. Esa era la ley. Eso era lo que teníamos delante y en esa conjunción Juan del Álamo en su paraíso dejó tandas diestras sobradas y algunas al natural de mayúsculo trazo. Era toreo bueno al que quiso acompañar, envolver, aliñar. Y por ello esa faena al toro tercero de Montalvo, que viajaba largo, pero que medía y miraba antes de hacerlo, que pasaba medio metro del cuerpo, pero había que llevarlo hasta allá, la envolvió con toreo accesorio, de rodillas, desplantes sin demasiado concierto. Nos desnortó de su concepto, pero encantó al público, al que si no hubiera sido por la espada se hubiera llevado de calle.

El de megafonía, cada tarde interrumpiendo a la hora precisa a la que el torero debe salir a saludar (si procede) es de traca también. Treinta segundos después y el bien que anuncia será impartido. Se encajó a torear el sexto como si fuera el último tren, pero el Montalvo tenía los viajes contados. Y al poco, qué poco, no le aguantaron las manos en pie. La imagen era tristona y el arrimón del torero de órdago. Le pudo despuntar el oro del vestido con el pitón sin inmutarse. Aunque lo vergonzoso por engañoso lo vivimos en el cuarto. El segundo turno de Morante. Al salir el toro del caballo rodó cual pelota para no levantarse. Le costó, a gusto estaba ahí. No se sostenía en pie. Sacó el pañuelo blanco el presidente. ¡Para adelante el festín, aunque sea un simulacro! Como era obvio, nada pudo hacer José Antonio Morante. Segundo toro que se birlaba al público. Y en la misma tarde.

El otro fue el de Manzanares, el segundo, desde que salió por toriles se vio que el Montalvo no apoyaba bien de las manos delanteras. Tampoco es tan importante, debieron pensar los responsables. Y al toro, que tuvo una calidad tremenda pero cogido con alfileres, le aguantaron en el ruedo. Manzanares no le apretó nunca, le cuidó y le cuidó hasta hacerle faena. El quinto fue un toro manso, complicado, se coló en varias ocasiones, y con transmisión. Insistió Manzanares en el trasteo y como esta vez resolvió pronto con la espada paseó el único trofeo de la tarde. Lo de Morante con el deslucido primero fue un aperitivo. Sólo que luego con un inválido nos quedamos sin almorzar. Y esta vez era de manual.

Leer más: De fraude, flojera y otras inquietudes – La Razón digital http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/6985139/toros/de-fraude-flojera-y-otras-inquietudes#Ttt1iY5kCv8Luawg

Deja un comentario

Archivado bajo Crónica, Santander

El triste regreso a los ruedos de Julio Aparicio.

aparicio

Por MARÍA EUGENIA YAGÜE.

Madrid.- El anuncio del regreso de Julio Aparicio a los ruedos este pasado sábado en la feria de Manzanares el Real, provocó tanta expectación entre sus seguidores como pitidos y bronca por parte de los espectadores que ocupaban un tercio de la plaza.

Nadie puede olvidar aquella escalofriante escena en la plaza de Las Ventas, el 21 de mayo de 2010. El asta de un toro atravesó el cuello del matador Julio Aparicio y salió por la boca del torero sevillano de 45 años. Gravísima y espectacular cogida por la que fue operado durante más de seis horas en el hospital 12 de Octubre de Madrid .

Dos años más tarde, al fallar con la espada, de nuevo en Las Ventas, Aparicio decidió allí mismo cortarse la coleta y dejar los ruedos.

Pero los toreros siempre vuelven, por más que anuncien su marcha definitiva. ¿Les mueve el dinero, la nostalgia de la fama, su incapacidad para ejercer otra profesión? Un poco de todo, quizá. Sin embargo deberían medir sus posibilidades, ponerse en forma, calcular los riesgos del fracaso.

Eso seguramente le ha ocurrido a Rafa Camino, cuya vuelta estaba anunciada para el pasado año, aunque finalmente retrasó su reaparición, mientras sigue intentando perder kilos y que alguien crea que puede recuperar nombre y prestigio.

No ha sido el caso de Julio Aparicio, de vuelta este fin de semana en la plaza de Manzanares el Real. Aparicio, de madre gitana y artista del baile, Maleni Loreto, y un padre que hizo historia en los ruedos, tenía fama de toreo con personalidad y altibajos de valentía.

Y dos años después de decir ese adiós para siempre que nunca se cumple, anunció regreso en Manzanares, prometiendo incluso que sortearía su traje de luces entre el público una vez terminada la faena.

Y lo hizo con un aspecto físico poco saludable para ponerse frente a un toro. Demasiado peso, cierta torpeza.

El triunfo de sus compañeros de corrida, Juan José Padilla y El Cid, hizo todavía más penoso el triste regreso de Aparicio. Julito, como le han llamado siempre para diferenciarle de su padre, recibió pitidos, bronca y palabras fuertes que no merecía.

De paso, ha roto con su apoderado Antonio Mondéjar, otra contrariedad en este accidentado regreso.

Via:http://www.lavozlibre.com/noticias/ampliar/951398/el-triste-regreso-a-los-ruedos-de-julio-aparicio

Deja un comentario

Archivado bajo Julio Aparicio, Opinion

La clarividencia del ignorante.

Terrible momento de la cogida a Fortes en el tercero en Santander, afortunadamente de pronóstico leve. DAVID S. BUSTAMANTE

Terrible momento de la cogida a Fortes en el tercero en Santander, afortunadamente de pronóstico leve. DAVID S. BUSTAMANTE

Por Borja Clavia.

Les voy a contar una anécdota. No es divertida, pero deja bien a las claras que en demasiadas ocasiones un árbol no deja ver el bosque. Reunidos un grupo de amigos tras la corrida de ayer, el tema central de conversación era Jiménez Fortes y su tendencia a verse sobre el lomo de los toros. Sesudas reflexiones apuntaban a errores del propio diestro, mientras que mayoría se decantaba por la testiculina del malagueño como argumento principal. Uno de los participantes, el único que no había estado en la plaza y que no tiene interés alguno por el desarrollo de un festejo, escuchaba relajado hasta que se decidió a intervenir: “Le coge porque es torero, y a los toreros les cogen los toros”. Fin de la cita. Y de la conversación, claro.

Tan enfrascados como estábamos en defender nuestros argumentos no logramos ver que la realidad estaba ante nuestros ojos. El torero es gloria, pero también hule. Cortijos y camas de hospital han convivido durante dos siglos y que vivamos en una época de relativa tranquilidad sanitaria no impide que la tragedia sobrevuele cada tarde. Jiménez Fortes quiere ser figura del toreo, y sabe que para ello tiene que pisar terrenos y aguantar tarascadas y parones de sus oponentes que conllevan un riesgo inherente a la naturaleza de su oponente. Y lo hace, con el valor frío y sereno del hombre que está dispuesto a morir por un sueño.

Via:http://www.massradio.fm/noticias/201407/23/2061-2061

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

¿Volverá a abrir sus puertas la Plaza de Mérida?

image

Por Pedro Julio Jiménez Villaseñor.

CUANDO LOS rumores son insistentes es por algo, máxime si salen “de escalones muy altos”. Además son entendibles ya que “en plaza cerrada no entra negocio”. ¡Y hasta las moscas pierden!

LA ACTUAL murmuración es con cierta discreción, llega con el yucateco picor estilo chile habanero y se trata de que personal de Espectáculos Taurinos de México anda viendo y haciendo los normales tramites para abrir la plaza de Motul. El “sospechosismo” de quien escribe es que bien puede darse “al alimón” con la tramitología de lo de la plaza de Mérida. La misma que se cerró al acumular un titipuchal de rechazos con las reses a lidiar en un cercano pasado por órdenes de la H. Autoridad, un medico veterinario de apellido Zapata Ruiz que dicen por la blanca ciudad esta poniendo un correcto orden en lo taurino.

YO PREGUNTARÍA al señor Presidente Municipal de la capital del estado de Yucatán, el licenciado Renán Barrera Concha, si encontró al Veterinario por catalogo o en donde se compran jueces tan capaces y profesionales. Ojalá y nos compartiera su hallazgo, ya que de haber más, quien los hace abultaría su cuenta bancaria. Más bien considero, sin faltarles al respeto, que… “Dios los cría y ellos se juntan”, afortunados los boshitos por el respaldo del político y la buena interpretación al reglamento de parte del medico.

SI NO vamos a pelear y defender a nuestros ideales, sería igual a que la esperanza naciera muerta.

Y CREO hay más. Los yucatecos están por estrenar techado Coliseo que será de usos, eventos, múltiples. El campeonato brasileño con seguridad retrasó el aviso de la apertura del mismo pero ahora, sin balón de por medio, no tardaran en avisar la fecha a celebrar la primer corrida en ese moderno espacio. Se dice el 12 de octubre podría ser la tarde de su inauguración… Nos Vemos.

- Noticiero Taurino Mexicano.

3 comentarios

Archivado bajo Mérida

Prevaleció la cantidad sobre la calidad, con Fortes de infarto en Santander.

Prevalecio-cantidad-calidad-Fortes-Santander_TINIMA20140722_1121_5

Poco que contar en el tercer festejo de abono de la Feria de Santiago de Santander, un espectáculo en el que prevaleció la cantidad sobre la calidad, y en el que se vio a un Jiménez Fortes de infarto, a pesar de que Juan José Padilla cortara una oreja y Antonio Ferrera diera una vuelta al ruedo.

De SOL y SOMBRA.

Poco que contar en el tercer festejo de abono de la Feria de Santiago de Santander, un espectáculo en el que prevaleció la cantidad sobre la calidad, y en el que se vio a un Jiménez Fortes de infarto, a pesar de que Juan José Padilla cortara una oreja y Antonio Ferrera diera una vuelta al ruedo.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de El Puerto de San Lorenzo, correctamente presentados, colaboradores pero sin chispa, faltos de un punto de casta. El primero duró dos series en redondo; el segundo tuvo buena condición pero poca fuerza; el tercero iba y venía sin transmitir; cuarto, bueno cuando se le hicieron la cosas bien; quinto, sosote; y sexto, deslucido.

Juan José Padilla: estocada algo trasera (oreja); y media tendida y ocho descabellos (silencio tras aviso).

Antonio Ferrera: estocada caída (palmas tras aviso); y estocada trasera y descabello (aviso y vuelta al ruedo tras petición).

Saúl Jiménez Fortes: media muy tendida, pinchazo, casi entera arriba y dos descabellos (silencio tras aviso); y pinchazo y casi entera (palmas tras aviso).

Tras la muerte del tercer toro, ingresó en la enfermería de la plaza Saúl Jiménez Fortes, que fue intervenido de “herida en cara anterior del muslo derecho que afecta a piel y tejido muscular subcutáneo. Tras limpieza de la misma, se procedió a suturar planos musculares y piel. Pronóstico leve. El diestro retornó al ruedo durante la lidia del quinto”.

La plaza tuvo tres cuartos de entrada.

MUCHO METRAJE, POCO CONTENIDO

La corrida duró dos horas y cuarenta y cinco minutos. Teniendo en cuenta que no se devolvió ningún toro a los corrales y que únicamente recorrieron el anillo Juan José Padilla, que cortó una oreja del primero, y Antonio Ferrera, que dio una vuelta al ruedo en el quinto, el metraje del espectáculo fue excesivo.

Ello se debió al empeño de los matadores en prolongar faenas que nunca remontaron el vuelo. Lo único que se elevó hacia las alturas celestes fueron las gaviotas que detectaron la comida que algunos espectadores de los tendidos de sol habían arrojado al ruedo.

Jiménez Fortes cobró en dos ocasiones. Anunció que venía dispuesto a todo en un quite por chicuelinas de infarto al tercero, que ya se le había vencido en el saludo a la verónica. El toro acudía al engaño como por compromiso, sin terminar de entregarse.

Fortes le enjaretó no menos de cuarenta muletazos, ninguno de los cuales quedará para el recuerdo. Fue una labor deslavazada, sin mando sobre el animal que, en el arrimón final, le prendió por el muslo derecho, infiriéndole un puntazo. Fue atendido en la enfermería y retornó al ruedo con un pantalón vaquero en lugar de la taleguilla.

El sexto fue el más deslucido del encierro, y quien resultara triunfador de la Feria de Santiago de 2013 hizo un esfuerzo por reeditar laureles, destacando sólo dos verónicas y media muy atalonado y un buen quite con el capote a la espalda.

Los muletazos más despaciosos de la tarde los enjaretó Antonio Ferrera. Fueron dos derechazos al ralentí en la segunda mitad de la extensa faena a su primero, bien hecho, de manos muy cortas pero de nulo poder y que perdía las manos cuando se le obligaba por abajo.

El burel quería coger los vuelos de la muleta, pero su escasez de fuerzas le impedía hacerlo con continuidad. Así que la cantidad de pases anodinos se comió los escasos detalles enclasados que ofreció Ferrera.

El matador extremeño molió a muletazos al quinto, que dejó estar sin más.

La única oreja de la tarde fue a manos de Juan José Padilla, que en primer lugar se topó con un toro de viaje muy noble que sólo duró dos series, en las que fue conducido por las afueras. Fue muy mal lidiado, sangró hasta las dos pezuñas y recibió muchos capotazos, lo que condicionó su juego.

Al cuarto, el diestro jerezano tardó en verlo. Cuando se le dejaba la muleta en la cara y tiraba de él -fue las menos veces-, el animal se entregaba.

Juan Antonio Sandoval.

Leer más: Prevaleció la cantidad sobre la calidad, con Fortes de infarto en Santander http://www.teinteresa.es/espana/Prevalecio-cantidad-calidad-Fortes-Santander_0_1179484077.html#WaQ1HnU1TVb5x5X0

Deja un comentario

Archivado bajo Crónica, Santander