Archivo diario: 26 mayo, 2011

Temporadas Novilleriles en Mexico

Por el Bardo de la Taurina

Ya llegaron los vientos de la esperanza al ‘Trébol Taurino’ que lo conforman el trío de las temporadas que por orden arrancaron en “Los Ibelles”, para que luego se engarce la de Arroyo y culmine con La México. Lo que nos lleva a abrigar ilusiones de que las semillas toreras empiecen a dar frutos y en el caso como en “Los Ibelles” hay que referirse al proceso de germinación, que se vivirá muy pronto cuando la empresa presente a un par de chavalillos toreros plenos de magia que lo son: José Mari Mendoza y Sebastián Ibelles. Los que muy pronto van a derramar tinta a raudales, y es que ambos derrochan lo mero principal que es afición y entrega, que les llega hasta la pasión, amén del rebase de academia torera y del estilo propio que cada uno posee.

José Mari Mendoza es un iluminado, que ha de andar como en su primera docena de años y que ya sabe perfectamente que la cabeza le sirve para mucho más que ponerse la montera y esto hace que desarrolle un toreo pleno de inteligencia, es decir estamos ante un torero natural, nítido e intuitivo por naturaleza y con una solvencia para la lidia admirable, lo que le permite siempre estar cómodo frente al animal y lograr una limpieza en su toreo, que se convierte en arte puro, por su parte . Sebastián Ibelles nació con eso que los gitanos llaman ‘duende’ por lo que su gracia torera le da para pincelear de arte cada lance o pase, Sebastián posee además el don de la transmisión, lo que para el torero es una bendición y él lo sabe, por ello ejecuta un toreo cascabelero que lo basa primeramente en el valor, y lo apuntala con un quebrar de cintura para acompañar la suerte con hondura y sabor singular, hay que resaltar que es un niño que torea con la frescura de su edad, así que a grabarnos estos nombres José Mari Mendoza y Sebastián Ibelles.

De la temporada de Arroyo , pues a esperar que siga echando al ruedo novillos plenos en seriedad, trapío y peso que ha sido la característica de esta plaza, con lo que logr que todo lo que realicen los novilleros sea digno de tomarse en cuenta, y solo confiar en que las oportunidades y sobre todo las repeticiones se den con sobrada justificación, lo cual bien se podrá lograr pues Arroyo tiene una cantera interesante de novilleros a los que habrán de sumarse los debutantes. Ahí a diferencia de otras plazas, los novilleros irán a burel por piocha y esto los obligara a dar todo desde el primer capotazo y solo recordar que Arroyo viene de una temporada donde las campanas del triunfo no repiquetearon, por lo que se espera que desde la primera tarde aparezcan los gallitos finos como Mirafuentes de Anda, un chaval del que se dice tiene ‘El arte de hacer arte’.

Y sobre la Plaza México desear fervientemente que la temporada se de completa, es decir que cuando menos se den los 12 festejos de rigor, pues se ha escuchado con alarmante preocupación el que se pretende reducir la temporada a 8 ó 7 novilladas. Las razones que argumenta la empresa para imponer la castración son varias, entre ellas que las entradas han venido siendo más que paupérrimas, lo cual es cierto y lamentable, y es muy probable que así sigan a menos que se amalgamen varios factores como sería que desde un principio, los novilleros Lorenzo Garza Gaona y Paulo Campero prendan la mecha y den vida a una rivalidad taurina que florezca en el tendido, con el surgimiento de los ‘istas’ y a ellos se les debe unir ‘El Mercurio del Toreo’ Jorge Rizo y apuntalar estos imanes con la presencia de Rodolfo Bello y sus caballos, que en presencia no le piden nada a los de Hermoso de Mendoza y Ventura, además de que su rejoneo es espectacular y ¡claro! habrá que respaldarlos con una impactante publicidad y un plan promocional para que la gente se retrate en las taquillas. En fin, por ese tenor pintaran las temporadas novilleriles, la que en México debe comenzar en breve (por cuestión del reglamento de espectáculos) ¿Con Diego Silveti y Sergio Flores?, ¿O solo Madrid los merece?, ¡Venga Empresa, toreros y apoderados!, ¡Ah! ¿Y ojala el serial inicie develando una placa que rece ‘En esta plaza, se discrimina a los toreros Mediocres y faltos de Enjundia’

1 comentario

Archivado bajo ARTE Y CULTURA, CORRIDAS DE TOROS, CULTURA, DEPORTES, ESPECTACULOS, NOTICIAS, Opinion, TEMAS TAURINOS, TOROS Y TOREROS, Uncategorized

Madrid convertido en Cortijillo y Cordoba suspira con Manzanares

Sol y Sombra

Un toro con empuje y emoción, y enfrente un torero muy dispuesto, Morenito de Aranda, y en la conjunción de ambos, una emotiva faena, sin embargo, sin premio final por el fallo con el descabello, hoy en Las Ventas.

Urdiales lo intento por el derecho y el toro tomó tierra. Desarme al natural y derechazos deshilachados y desilusión de un público que nunca se metió en la faena. Dos pinchazos y bajonazo con desarme.

No pudo lucir en un quite al tercero y con el cuarto dio pases por ambos lados que interesaron a muy pocos. Hubo intermitencias y, al final, las gentes del común pitaron para que acabara con la vida del astado. Mató de una buena estocada, que fue lo más positivo de la tarde.

En la querencia de la puerta de arrastre y del desolladero peleó con su gota de fiereza el segundo, y en esas chispas encontró aire Morenito de Aranda para pasarse el toro, engañarlo y ligarlo sin tenerlo del todo sometido. Faena de torero puesto. Una gota de reposo habría sido medicina buena. O intentar torear a contraquerencia.

No termino de romper el quinto en la muleta de Morenito, que brindó al público pero ya desde el inicio de la faena de muleta el toro no mostraba tener recorrido en sus viajes. Hubo algún momento en el que pareció que la faena del burgalés podría romper, pero al final se impuso la mala condición de su oponente y no pudo lucir.

El buen tercero, que se volvió de salida -que es la manera más rotunda de marcar querencia-, se cantó enseguida. Por mal picado pegó dos o tres cabezazos y no dejó a Diego Urdiales rematar un intencionado quite por delantales. No dio con la tecla Tendero. Había que enganchar al toro y no esperarlo por fuera. Tenerlo en la mano. Molestó el viento, Tendero perdió pasos, se fue el toro.

Tendero brindó el sexto al público. El último de los cuatro de esta su feria, que lo ha dejado en evidencia. El bache de tercer año de alternativa de toreros nuevos. En distancia impropia -el toro pedía sitio-y muy a la espera -y entonces se aplomó el toro, que no veía ni torero ni engaño- y se fue la segunda ocasión en una misma corrida.

LA CORRIDA

Toros. Seis de El Cortijillo. Lo mismo que Alcurrucén. El primero, mal lidiado, sin fuerza ni categoría. Pitos. El segundo, novillote sin trapío y con nobleza. El tercero, brocho, acucharado y sin codicia. El cuarto, justo de fuerza y sin transmisión. Pitado. El quinto, cornivuelto y apretado. El sexto, sin gracia ni acometividad.  Toreros. Diego Urdiales, silencio y silencio tras aviso. Morenito de Aranda, ovación tras aviso y silencio. Miguel Tendero, silencio y silencio.

CÓRDOBA.- Cuarta de feria. Casi lleno. Toros de Juan Pedro Domecq, justos de presentación, nobles y flojos. Los más toreables, tercero y sexto.
Enrique Ponce, ovación en ambos.
“Morante de la Puebla”, silencio y ovación.
José María Manzanares, cuatro orejas.
En cuadrillas, destacó “la infantería” de Manzanares -Juan José Trujillo, Curro Javier y Luis Blázquez-, saludando los tres en el sexto, y antes, en el tercero, también se desmonteró Curro Javier. Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de los ganaderos Juan Pedro Domecq, y Luis Núñez padre e hijo.

1 comentario

Archivado bajo ARTE Y CULTURA, CORRIDAS DE TOROS, CULTURA, DEPORTES, ESPECTACULOS, NOTICIAS, Opinion, TEMAS TAURINOS, TOROS Y TOREROS, Uncategorized

Carta de un “Arrestado” Alcurrucén de nota en Madrid.

Trincherilla de Sebastián Castella al cuarto de la tarde.

Por “Puntillero”

La Corrida de la Prensa, fuera de abono pero dentro del más serio y altísimo compromiso, se ha verificado con solo dos buenos toros de la divisa azul. La mala suerte para Miguel Ángel Perera, la disposición y nervio del mexicano Joselito Adame, el triunfo parcial de Sebastián Castella y la grata presencia del Rey Juan Carlos I como testigo de excepción han marcado otro cartel con la más alta expectación.

Sebastián Castella y Miguel Ángel Perera juntos ahora en Madrid. Dos gallos de una misma gallera, la del valor. Una combinación que puede caer a la grisura de no tener enemigos al frente que aporten la emoción trágica que requieren ambos diestros.

Porque juntar dos diestros esencialmente valientes siempre conlleva riesgos. Si no hay chispa o emoción de los toros el mini mano a mano que vivimos ayer puede traer cierto sopor.

Como la nube que tapa la ilusión de Perera, la pena de enfrentarse a dos toros insustanciales, el toro medio que tanto daño le puede hacer a Miguel Ángel por lo insulso de juego. Ejemplo de ello, su primero. Un alto y serio toro, corriente y bruto, con muy poco que abonar pese al buen trato de Sierra y Gutiérrez a la brega y con los palos, que da tremendo susto a su matador en la muleta.

Lo del quinto es el estrellón seco con la mansedumbre pese al esfuerzo de mantener muleta adelante y distancia adecuada, valor probado no suficiente ante tanta cobardía de un toro sumamente ofensivo refugiado en la querencia y con el que solo queda intentar abreviar. Toda la dignidad con la que Perera ha estado se va por la borda al matar. Única mácula de su paso isidril.

Afortunadamente, queda siempre la bravura. No obstante, los núñez de los Lozano no sobresalen en los primeros tercios con altas notas. Primero y segundo ponen la emoción y la salsa tan necesaria en medio de tan madrileñísima seriedad solo hasta el tercio de muerte.

Así parece principalmente con el segundo. Altísimo y silleto “Arrestado” de nombre, con seriedad en sus astas, tono de cepas de blanco su origen y negro final que denotan finura y aptitud para embestir. Este “Arrestado” defiende su causa, primero reservado, después atacando. El recibo de capa del torero es destacado, genuflexo y rodilla en tierra con buen remate.

Castella se dobla torero y poderoso sobre las rayas. Pero en lugar de restar aliento “Arrestado” se va para arriba haciendo viajes largos con mucha emoción. Indudablemente el torero le lleva largo justo a la velocidad, tremenda por cierto, del toro. Sebastián torea al toro a la misma velocidad, lo mismo con la izquierda, no obstante se ve apurado y desiste. Otra vez los bruscos giros martinistas y a velocidad crucero con la izquierda tras enganchones. No vimos más con la zurda.

De vuelta con la derecha, tras aviso y con el toro a mejor –mayormente acompasado- Castella se siente más en centro de la suerte gustándose en mejor desarrollo de los muletazos hasta abrochar por alto en el mejor remate de la faena. Lo parte en dos con espadazo clave y la oreja es suya. Pero, entre tantos pases, hay poco sabor y con estos toros cuando se les atempera viene el lío, la faena quedó corta para tan alto ejemplar. La lidia del toro siempre ha sido a más y con nobleza pero el torero se quedó siempre en lo mismo.

El toro bravo, como “Arrestado”, siempre tiene un tranco a más, natural por cierto. Ante ello, la muleta de Castella queda siempre plana y siempre igual sin reventar no obstante su gran esfuerzo.

El cuarto parece no ver, pero en cuanto siente embiste lo hace con emoción algo descompuesto. Con la tarde a cuestas Castella se encuentra aún mejor con el toro complejo. Consigue meritorios y lucidos muletazos aún sin continuidad. Ovación a la entrega y diligencia de Castella que libra Madrid sin despegar del todo, si no mejorando, sí manteniendo el sitio y eso cuenta. Malgre tout.

El primero también vale. Y además le toca a Joselito Adame “Escribano” para la historia. Tras quite que remata con larga por derecho, José opta atinadamente por no banderillear. Brindis emotivo al Rey de España y conviene aquí detenernos al análisis. Otorga los medios al galopante alcurrucén que en el cuarto ayudado pega la zancadilla para derribarlo. Al levantar, Adame pega tres muletazos sin espada con la derecha bien abrochados hacía delante. Emoción en la Plaza.

Pero los apresuramientos y la falta de ritmo, el nervio, la poca soltura del confirmante impiden que la faena tome vuelo. Un poco de calma y aire, quizá la segunda raya y el muletazo rematado por debajo de la pala, habrían venido sensacional. Pero la bisoñez y el ansia no impide que Adame cierre sin rotundidad pero dignamente hasta ser ovacionado en el tercio tras estocada trasera.

Pasada toda la corrida Joselito regresa para vérselas con el serio sexto. Violento y áspero en los dos primeros capítulos. Emotivo brindis filial. Sin probaduras, en los medios deja la muleta muy adelante echando mano de la firmeza con tremenda decisión que quita asperezas y con prontitud deja en evidencia al toro. Adame arranca emocionantes muletazos –la capetillina, por ejemplo- de un astado sin clase al que con soltura y menos nervios pone en evidencia los defectos y su falta de fondo de su enemigo. Formidable media fulminante y la ovación de Madrid. Urge ponerle a torear.

Visto el juego del segundo hay que mencionar que la bravura es la fuente eterna de alegrías. Indudablemente la bravura de “Arrestado” brinda la liberación en la inmortalidad del corazón de la afición. Que la bravura es sublimar el encuentro con la muerte, el paso mismo hacía la eternidad con la perpetuidad de la lucha y la pelea en vida que derrocha entrega y pasión.

¡Dios nos libre de no ver más toros bravos! Con pena incluida de algunos toreros.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Madrid. Plaza de Las Ventas. 25 de mayo San Isidro 2011.Corrida de la Prensa Decimosexta de feria. Calor y viento en el primero. Lleno total. Seis toros de Alcurrucén bien presentados. Destacaron el primero y sobre todo el segundo. Sebastián Castella (Coral y oro con remates negros) Oreja tras aviso y ovación. Miguel Ángel Perera (Esperanza y oro) Silencio y silencio. Joselito Adame (Rioja y oro) Confirmó su alternativa. Al tercio en ambos. Adame confirmó con “Escribano” negro y ofensivo.

1 comentario

Archivado bajo ARTE Y CULTURA, CORRIDAS DE TOROS, CULTURA, DEPORTES, ESPECTACULOS, NOTICIAS, Opinion, TEMAS TAURINOS, TOROS Y TOREROS, Uncategorized