GALERÍA: Gran Festival en la Monumental de Monterrey – Beneficio de Don Raúl Rocha.

Formidable pase de la firma de "El Capitán"

Se llevó a cabo en la plaza de toros de Monterrey, Monumental Lorenzo Garza, el Gran Festival de Gala “Todos Con Rocha” en Homenaje a Don Raul Rocha Bustamante, guarda plaza del Coso.

Por: Ricardo Vargas VillarrealDe SOL Y SOMBRA. Monterrey.

El pasado lunes 21 de Noviembre de 2011 se ha celebrado el Festival “Todos con Rocha” que contó con la actuación y resultado de los siguientes toreros:

El Rejoneador Pedro Louceiro, lidiando a “Suerte” #2 con 383kg de la ganadería de La Playa. Vuelta al ruedo con el forcado Tano. Forcados Mazatlecos lograron la Pega al primer intento.

A pie, Eloy Cavazos con “Don Rulas” #82 con 442kg de Fernando de la Mora. 2 Orejas. Manolo Arruza con “Monosabio” #350 con 238kg de El Vergel. 1 Oreja. Jose A. Ramirez “El Capitan” toreando a “Torilero” #58 396kg de Golondrinas. Salida al Tercio. Hernán Ondarza con, “Mulillero” #395 con 390kg de El Vergel. Palmas Tras Aviso.

En la nota destacada del festejo Enrique Garza con “Arenero” #6 con 391kg de Jaime Cavazos al que  indultó. Raul Rocha “El Duende” con “Portero” #220 con 428kg de El Vergel. 1 Oreja y Guillermo Ibarra con “Agradecido” #90 de 385kg de El Vergel: Palmas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Adicionalmente, aquí dejamos la memoria fotográfica de tan lucido festejo. Que la disfruten.

Twitter: @RickyVargas11.

Regresa Miguel Ángel Perera a la México el 4 de Diciembre y Eduardo Gallo debutará el 25 de Diciembre

Por El Guerra

El diestro extremeño Miguel Ángel Perera regresara a la Plaza México el próximo 4 de diciembre junto a Uriel Moreno “El Zapata” que abrirá el cartel. Perera regresa a México después de sus éxitos en este escenario en la temporada pasada, en un cartel de triunfadores, ya que “El Zapata” también obtuvo importantes triunfos la temporada pasada en este escenario. Todavía falta un torero para completar el cartel, que podría ser Fernando Ochoa y se lidiara un encierro de la ganadería de Julian Hamdan.

En otras noticias el diestro salmantino Eduardo Gallo también debutará en la Monumental Plaza México el 25 de diciembre, con lo que confirmará su alternativa.

Todavía no se conoce el cartel, ni los astados que estoqueara el diestro español. Aunque se dice que el veterano diestro Manolo Mejía sería su padrino de confirmación.

Gallo comentó para Burladero.com “La idea era confirmar en La México y que de esa actuación salgan otras corridas para torear por México, dado que es una tierra en la que todavía no me he prodigado”, comenta el diestro sobre su presentación azteca y añade que “sí he obtenido triunfos importantes en Sudamérica, pero me faltan las tierras mexicanas y voy con una tremenda ilusión de triunfar allí”.

Twitter: @Twittaurino

De Plaza en Plaza: Jornada Taurina del 26 al 27 de Noviembre en México

Ana Batista

De SOL y SOMBRA

Escasa actividad taurina se anuncia para el próximo fin de semana, donde la atención sigue enfocada en la Temporada Grande 2011-12 de la Plaza México.

La agenda arrancará el próximo sábado 26 de noviembre en Saltillo, Coahuila con el debut en México de la rejoneadora portuguesa Ana Batista, al lado de Uriel Moreno “El Zapata” y Antonio García “El Chihuahua”, con toros del hierro de Guadiana.

También el sábado, pero en la localidad de Tenancingo en el central Estado de México, se anunció a los diestros mexicanos Christian Ortega y Manolo Lizardo, además de un rejoneador por designar, con toros también de un hierro por anunciar.

Para el domingo 27 en la Monumental Plaza México de la capital del país seguirá la Temporada Grande 2011-12 con la cuarta corrida, con el rejoneador portugués Diego Ventura y los diestros José Luis Angelino y Joselito Adame, con toros de Rancho Seco.

En Mérida, corrida de rejones con ejemplares del hierro de Loret de Mola, para Rodrigo Santos y Jorge Hernández Gárate, al lado del grupo de los Forcados Yucatecos.

Plaza México: Arte y Desastre – Divisa en el suelo, Torero por el Cielo.

Pase de Pecho de Juan Pablo Sánchez al de su confirmación.

La caída del hierro de Bernaldo de Quirós no ha podido ser peor: la decepción ya se esperaba y se intuía. Así, el derrumbe, la inutilidad y el infinito desprestigio ganadero se extienden no solo hacía una dehesa sino a la Fiesta entera. En medio de la desgracia y la ruina, solo la enorme capacidad de Juan Pablo Sánchez libra a las almas congregadas en la Monumental de la más lamentable decepción de la Temporada, que ni siquiera los regalos habrían podido salvar.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA.

Se acaba con lo de ayer el toro bravo.

Gracias a ganaderos como Javier Bernaldo, al toro de lidia le salen “defensores”, léase, señores ineptos a quienes no menos idiotas comunicadores brindan oídos. Todo porque el toro que se lidia en las corridas de toros les da pena, lástima o congoja, en lugar, por lo menos, de dar miedo.

Como el toro en la Monumental está generalmente saliendo débil en absoluto como el primero; anovillado y manso como el segundo; desrazado y sin fondo como el cuarto; cabeceante y rajado como el quinto; a menos en todo momento como el séptimo y lamentable, por chico, débil y manso, como el octavo, pocos momentos relevantes del ganado lidiado quedan a reseñar.

Uno ocurre en la lidia del tercero de la tarde. “El Payo” comienza a pies juntos pero sin jugar los brazos. Ya a compás abierto, luce e incluso se observa un recorte lucido. El cárdeno, poco más ligero de carnes y enmorrillado, se desplaza y lucha sin clase en varas. Quite donde destaca la última chicuelina hace albergar esperanzas de que algo rompa a bueno.

Esa impresión tiene el gentío cuando el brindis general remata machos para abajo y comienza el estira y afloja del chocante “péndulo” –que a como lo dan hoy en día no es más que un pase cambiado a pies juntos, la suerte péndulo, revísenlo, es otra cosa- con ello surge la emoción que remata grande en el muletazo de pecho.

Se encuentra “Payo” con un burel que se templa cuando no le engancha pero con el detalle que a la mitad del derechazo, en el tercio bajo la porra, tiende a levantar la cara y quedarse corto a la salida. O sea, de no templar mucho y mandar más sobre su embestida, el descastado bernaldo desarrollaría pronto hasta invadir el terreno del torero. Octavio gana el paso pronto pero torea despacio en dos buenas tandas con la derecha.

Confiándose, traza nuevo derechazo rumbo a los medios pero, en medio de tan natural escena, entrelaza innecesaria e inadecuada capetillina que descompone al toro y al propio torero. Nunca jueguen los toreros a la contra de las suertes naturales. “Payo” lo hace y esto le lleva a tomarse de los cuartos traseros, salir corriendo de la suerte y verse con ello enganchado y acelerado. Así no puede ser.

Aún vuelve a la izquierda y pese a lograr naturales sueltos su falta de rotundidad y claridad de ideas, de sitio y de ritmo, le meten de cara a la gente en un espiral que aún da vueltas. El acertijo a resolverle al manso, esa mirada arriba del palillo, el vacilante paso a paso y la salida corta del muletazo que se queda a medias por falta de mando en la muleta.

Así, menos que media, la petición es insuficiente y el Juez Andrade, tan falto igualmente de ritmo y de sitio –si se va una vez cada San Juan a los toros, no se mejora- no aguanta y suelta el pañuelo. Desconcertante vuelta al ruedo, tan acelerada que da la impresión que el torero quería que acabara lo antes posible. Su contrariedad en el rostro es el mejor reflejo de su actuación.

Este ha sido el único “triunfo”, único apéndice de la tarde. Porque el quinto, el más serio quizá del encierro, pone en predicamentos al “Payo”, más pendiente de la gente que del toro y que no aguanta el puchero del público que no comprende, como sí el torero, la falta del segundo puyazo, de preferencia delantero, al cabeceante bicho. Vale más atender a la lógica de la lidia que al puchero de unos cuantos.

Y como el poder en la muleta es poco, la cabeza no está clara, García, tras un posible cambio del sino de la embestida del burel al inicio, termina volteado por exagerar las cercanías. El villamelonaje aplaude sin ver que lo valioso ha sido su espadazo al segundo viaje. “El Payo”, aún a pesar de la oreja, no lo ha visto claro y es una pena.

La muina castelista parece tópico. Reparos por todo, mala cara por nada. Qué importa cuando se torea bien. No le gusta a Sebastián – ¿A quién sí?- que le griten “¡Novillero!” por la presencia del segundo. Contesta directo al aficionado que le increpa,  claro, de mal modo. Burel corto de todo, de fuerza y de casta. Si acaso hubiese tenido algo más de trapío… se habría valorado el esfuerzo, la quietud y la insistencia de trazarle el arco de los muletazos naturales a pesar de la irresistible tentación de la querencia, que como la belleza a Degas, acompaña siempre a este segundo desde su salida.

Como pincha la cosa queda en nada. Lo mismo en el cuarto, un toro bajo y serio que se desinfla por exceso de peso y que apenas puede acudir a los cites en un trasteo que comienza en el estribo y acaba en desarme.

Así no puede ser, la raza no existe, parecen toros por fuera, por dentro no lo son. No olvidemos a Bergamín, que “el instinto del rebaño no es el instinto del toro. (Éste) Es libre, fuerte y solitario…” Así, la raza es todo lo que lo hace que el toro en su comportamiento sea, precisamente, de lidia. Hoy están más cerca del rebaño borreguno que de un encierro de bravo, en ello está la sutil diferencia de nuestro destino taurino. Pocos lo toman en cuenta.

El mini mano a mano relatado se ve condicionado por la sensación acabada la lidia del primer toro: aguardaríamos con mucho gusto la salida del sexto. Esto, debido a que el alumbramiento de Juan Pablo Sánchez a la salida del primer toro confirma que “el secreto mejor guardado” del toreo mexicano lleva su nombre y su apellido.

Razones. Mecer el capote es, de dientes para afuera, muy sencillo. Acompasar la “cintura torera” con la caída de “la mano baja”, sumado a la “pata´lante”, aun delante del balón de serias astas que abre plaza y llegar con él hasta los medios templado, siempre dirá taurinamente mucho más de lo que pueda apuntarse. A los buenos toreros se les ve con el capote. Juan Pablo deslumbra tanto como decepciona el bernaldo que yace en la arena en el inicio de la faena.

Confirmar así, delante de un inválido –al que para el ganadero y sus panegíricos quizá salve su “gran calidad” confundida con la extrema nobleza- puede diluir a un torero con técnica pero sin personalidad o con buenas maneras pero sin valor ni capacidad. En esa raya, como tirando agua a la colonia, pone las cosas el que abre plaza.

Pero Sánchez tiene en avanzadas las señaladas virtudes. Al primero le hace ver mejor con la flámula en el sitio a la hora del envite, el valor a tope pues su mente es clara en el planteamiento y la firme intención de hacerle pasar en el embroque a donde inicialmente ni se sospecha. Basta ver los andares a las salidas de los muletazos y los finales de cada tanda –todo en los medios- para concluir que el que manda sobre el de negro es el que viste de blanco e iluminante plata.

Pero el nóvel matador pincha con ese brazo tan extendido que se estrella en el morrillo. Todo queda en saludos.

Cuatro toros pasaron, pitos de impotencia y desesperación en el arrastre–salvo en el tercero- se desgranaron en el tendido. Cierto tedio y molestia, pues la gente tonta no es.

Así cuando ya la nueva luna comienza a dibujar sus primeros pasos y al sexto Juan Pablo Sánchez vuelve a mecer si cabe con más arte que en el primero el lance natural, la Plaza cruje. Boquiabiertos unos, estridentes otros en el canto ante el encanto capotero. Rebolera airosa en los medios y los piqueros a escena dejan al toro servido para que la hidrocálida cuadrilla ejerza templado el oficio con el buen trato de Campos a la brega y las banderillas de Prado, un maestro.

Sánchez no brinda. Lo que sí, otra vez, camina torerísimo alternando lados y todo con temple, infinita llave de cualidad y torería, avanza a los medios con pases de la firma que anteceden a la tersura la despaciosidad que, con lo poco que ha sido el negro sexto, levantan un palacio al segundo tiempo de las suertes.

Las fuerzas que faltan, el celo que no aparece, lo brindan la media altura exacta y la largueza que en los derechazos envuelven la negrura del burel y el albo del terno en magnífica composición. Así, el camino corto por falta de bravura, la escasa emoción por falta de poder en el toro, se tornan en la infinita capacidad de armonizar apenas breves claves en magna rapsodia de lo mejor que hay en el toreo: largueza por bajo, apostura, clase pero raza infinita, todo lo que no tuvo el encierro lo ha tenido el confirmante.

Así, al borde del frenesí, ahora sí como consecuencia lógica de lidiar a un manso, la doble dosantina de Juan Pablo cubre el firmamento y llena al orfeón de La México con los gritos de “¡Torero!”. El caminar y la facilidad para torear dejan impresionados al cónclave que aún aguanta pinchazos y un bocinazo para ovacionar al torero que inexplicable y antirreglamentariamente regala uno. La obra, por genial incabada, no se cambia por nada.

Sí, hay –otra vez- los chocantes tiempos extras.

El reservado en segundo lugar, lidiado como séptimo, saca cosas buenas de salida, tanto como la máxima seda, temple y gusto en el capote y las verónicas, una simplemente inenarrable por el lado izquierdo, de Sebastián Castella como prontitud en los cites. Aun el toro pelea firme y bravo en el caballo pero tras sentir el primer capotazo y el primer par de banderillas se desploma terriblemente, ya nada puede hacer Castella para lástima de todos.

Sin necesidad, Sánchez lidia a un octavo. El peor de todos, chico, impresentable, lamentable. No hay nada más que protestas.

Hay cosas que salvan una tarde. Como la brega sensacional de José Chacón quien, mientras se ovacionaba con justicia a Luis Castañeda tras banderillear al cuarto, deja constancia que su capote es de clase única. O la raza de Efrén Acosta hijo que es derrumbado por el quinto, incluso la tremenda valía de Rafael Romero en ese mismo astado pero en banderillas. Hay momentos que pueden salvar la “desgracia de la gracia”

Sí, porque aun quedan toreros que salvan la desgracia simplemente al torear por la gracia de Dios. “Sin más que la gracia ante la ira…”

Hoy, lamentablemente, es ante la mansedumbre porque hay poca raza. Iluminados seamos para no dejar pasar en blanco y sin plata un capítulo más de la historia taurina mexicana. Con el toro por delante, todo el tiempo.

Twitter: @CaballoNegroII

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2011-2012. Domingo, Noviembre 20. Tercera de Derecho de Apartado. Dos tercios de plaza en tarde agradable y fresca, poco sol y leves ráfagas de viento. Ambiente y expectación.

8 Toros, 8 de Bernaldo de Quirós (Divisa Verde, obispo y grana) 2 de regalo. Dispareja de presencia. Anovillados segundo y octavo, éste último protestado. Sin bravura, faltos de raza, casta y fuerza en lo general. Nobilísimo y terriblemente débil el primero. Descastado el tercero que a punto estuvo de romper, fue el menos malo del encierro. El quinto derribó la cabalgadura de Efrén Acosta hijo defendiéndose y teniendo el pecho del caballo de frente. El séptimo comenzó bravo y tras el primer capotazo en el segundo tercio desplomó su limitadísima bravura.

Sebastián Castella (Malva y oro) Silencio, silencio y leves palmas en el de regalo. Octavio García “El Payo” (Burdeos y oro) Oreja con protestas, y palmas. Juan Pablo Sánchez (Blanco y plata), que confirmó su alternativa, Ovación con saludos, Fuerte ovación tras aviso y Silencio en el de regalo.

Destaca en banderillas Alejandro Prado, Rafael Romero y Luis Castañeda que saludó en la lidia del cuarto, en ese turno a la brega fantástico José Chacón.

Se guardó un minuto de aplausos en memoria del matador de toros en el retiro y en su momento asesor de la Autoridad de Plaza, Gabriel España, lamentablemente fallecido el pasado sábado.

Plaza México: ¿Si a los toros pero a qué precio?

Mansedumbre total

Por El Guerra

La afición está cansada, se queja amargamente, vocifera e inunda las redes sociales con reclamos, pero el pasado domingo en la Plaza México extrañamente se convirtieron en una mayoría silenciosa. Quizás porque estaban desconcertados por las “aparatosas” cornamentas o por los kilos de algunos astados se miraban con incredulidad, como sin saber qué hacer, mientras los inválidos astados de Bernaldo de Quiros rodaban por el ruedo, todos afeitados descaradamente y lo peor: desrazados, sosos y sin fondo.

La tarde que comenzó llena de ilusión se descompuso ante tal mansedumbre. Todos observábamos, firmes y estoicos el nuevo escándalo ganadero, por el que una vez más hemos tenido que pagar y del que otra vez hemos sido comparsas involuntariamente, junto con los principales protagonistas de la tarde: Empresa, autoridad, toreros y ganadero.

¿De quién es la culpa? ¿Quiénes son los culpables en esta ocasión? Pues son los mismos de siempre.

Los apoderados por empeñarse en buscar el “toro light” que permita las mayores garantías a sus poderdantes y quien podría culparlos de buscarlo, si para eso les pagan los toreros. Sin embargo la cuestión es más grave aun y pasa por el campo mexicano, parece que las ganaderías comerciales que anteriormente ofrecían garantías de triunfo, han perdido la brújula y lo más preocupante: la bravura.

Esa mansedumbre está convirtiendo las corridas de toros en la plaza México en un espectáculo aburrido, insípido y fraudolento. Pero como si esto no fuera poco, la autoridad de la Plaza México se ha transformado en el principal enemigo del espectáculo, al permitir toda clase de atropellos a la esencia de la fiesta que poco a poco están mermando su calidad y además están creando un nuevo tipo de neo-aficionado consumista y desechable.

El festejo del pasado domingo fue el ejemplo más claro de lo anteriormente señalado, es cierto que mejoro un poco la presentación del ganado, pero el desfile de mansedumbre y debilidad de los astados de Javier Bernaldo rayo en lo ridículo.

Los apoderados españoles que vienen un par de meses al año y que exigen buen dinero a los empresarios, no se dan cuenta del daño que le hacen a la fiesta de nuestro país y de que la gente esta cansándose de tanto fraude.

Pero ni siquiera la nobleza de esa afición que sigue asistiendo fielmente a las plazas de toros, cada vez en menores cantidades es cierto, los motiva para hacer mejor las cosas, si no todo lo contrario, ya que piden más dinero y exigen mas condiciones que encarecen el espectáculo, pero que al mismo tiempo hacen que los precios en las taquillas aumenten a niveles ridículos en comparación con otros espectáculos, que si se pueden considerar masivos.

Lamentablemente la solución no será fácil de resolver porque nadie está dispuesto a ceder, ni mucho menos a dejar de ganar dinero. Pero la última palabra la tendrá la afición que tendrá que decidir entre el utópico “SI” a los toros a cualquier precio, o por el “NO” a seguir fomentando el fraude en las plazas con nuestro dinero.

¿Cual triunfara?

Twitter @Twittaurino

Arturo Macías, con la mira en las diez – Diez corridas para finalizar 2011.

Natural de Arturo Macías en Morelia.

La agenda del torero nacido en la tierra de las aguas cálidas sigue llenándose de compromisos, son diez las corridas en las que hará el paseíllo durante los dos últimos meses del agonizante 2011.

COMUNICADO – Oficina de prensa Arturo Macías.

Con la actitud a tope y la energía desbordarte, Macías se prepara tanto en el campo bravo como en sus entrenamientos cotidianos en “Chichimeco” la finca de la legendaria Casa Armilla  para así preparar el físico y el corazón y salir triunfante en la decena de corridas y festejos que su apoderado Fermín Espinosa le ha firmado.

Macías se vestirá de luces este sábado 19 de noviembre en San Juan del Río, Querétaro, el 26 de ese mismo mes inaugura el cortijo Cinco Villas en Texcoco.

Para el 10 de diciembre, el hidrocálido torea en la Vicente Segura de Pachuca, el 16 en Cuernvaca, Morelos y para el 17 estará haciendo el paseíllo en Xico, Veracruz; al día siguiente, domingo 18 de diciembre tomará parte del un festejo en la centenaria plaza San Marcos de su natal Aguascalientes.

Para el 23 hará lo propio en Celaya, Guanajuato y el día de navidad estará en Querétaro.

Para cerrar bien el año y darle la bienvenida al 2012, actuará el 29 de diciembre en Tlaltenango, Zacatecas y el día primero de enero en Jalpa.

Es así como Macías cierra con fuerza el 2011, con las ilusiones en la cúspide y el deseo enorme de que el año venidero este bordado con hilos de triunfo.

E-Mail: arturomaciasprensa@gmail.com

Radar Taurino – Toros, Crema, Vino y Queso.

"José María Luévano en la larga al bernaldo en La México"

Un gran manjar es el tercer tiempo de la primera mitad de la temporada grande. La primera cuarta parte del derecho de apartado se completará el próximo domingo en lo que se espera sea una tarde de planteamiento magnífico, en la noche más larga y más taurina del año. La Revolución nos trae el asueto y con él la eterna ilusión del Toreo.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Según alguna amiga francesa, que me consta ama México tanto como su esposo ama Francia, los quesos mexicanos saben a muy poco. No es para menos su aseveración.

Lo que entendemos por queso en México, la suavidad o la firmeza de su sabor, a los franceses simplemente les parece una categoría menor. No es para menos, en quesos, prefieren el toro grande. Y en vino es por el estilo. Aunque ahí la cosa implica sesudas discusiones que exceden la competencia por materia de este Radar.

Afortunadamente, porque de vino y queso están llenos los paladares de los aficionados taurinos. Casi a todos nos gusta el queso y, arrolladoramente, a la totalidad igualmente le fascina el vino, ¿Verdad? Habrá excepciones. Y precisamente, de excepción es el cartel del domingo en la Plaza México.

Allá de los que estén dispuestos en perderse no solo un cartel espléndido sino, taurinamente, los tres días más toreros, el sueño de todo taurino hecho realidad por los enredijos del calendario que darán la oportunidad de hablar de toros acabada la corrida sin pegas de las señoras o de los relojes que corren hacía la hora laboral. Decía ayer el Bardo de la Taurina: “Clave es que los aficionados hablen más y mejor de toros.”

De toros, exactamente. Por ello preocupa ver anunciado a Bernaldo de Quirós.

Esto que molesta a “los taurinos” de puro, barrera de sombra y de prosopopeya en el discurso, es una realidad que pone en jaque la ilusión de los aficionados y no porque toros no sean, sino porque el estigma de la nobleza y sus efectos contrarios pueda más que su bravura. La razón simple, además se complica porque la corrida de Francisco Javier Bernaldo de Quirós pesa demasiado tanto como el peso de la historia. Veamos.

Un triunfo para Bernaldo fue el triunfo de “El Juli” y Garibay en 20o1, la tarde de “Venadito”, más que triunfo taurino fue un triunfo de cara a la gestoría taurina y que le permitieron lidiar, un año después, una corrida en un cartel estrella. Urrutia, Ponce, “Juli” y Casasola, casi llenaron fuera del cinco de Febrero la Monumental. Ese encierro pesó una cantidad excesiva respecto del tipo del toro lidiado. Se le pasó la mano al ganadero, lo pagó la afición.

Un año más tarde, la ganadería hidalguense de hondas raíces queretanas, lidió la que considero ha sido su mejor corrida en la Capital por presencia y por juego. Esa corrida lidiada un último domingo de enero –para variar- atrajo la atención de todos los aficionados. Rafael Ortega cayó herido por el serio cárdeno claro que abrió a la salida del segundo tercio primero. Le arrancó la oreja en honrado gesto, toreándolo firme y despeñándolo de media. Hubo emoción porque el toro no fue fácil.

Federico Pizarro, en mal momento aquel, mató tres. El negro que mató por Ortega de nota. Intentó regalar uno más pero la autoridad lo negó atinadamente. Para que luego se compliquen en entender la facultad discrecional del regalo. Y la resurrección taurina fue la de José María Luévano. Primero ante “Comodín” el precioso cárdeno tercero tan reunido como gordo que magníficamente fue toreado por José María.

Aún el sorteado sexto, que salió en quinto sitio por el percance del primer espada, manso al principio acabó magnífico en la templadísima muleta de Luévano. Se llamó “Algodonero”, negro y de serias astas apenas tocadas del pitón izquierdo.

Además de tumbar, en la querencia cierto, recibió el último puyazo en tal terreno de Julio Sánchez “Brazofuerte”, célebre picador que se despediría el siguiente cinco de febrero. “Algodonero” se liberó de la cadena de la mansedumbre frente a la puerta de arrastre se fue pa´rriba embistiendo emocionadamente a la flámula roja. El resto es historia. Quien diría que justo en enero, siete años y una semana después sería el torero hidrocálido…

Aún en diciembre del mismo año, Jerónimo bordó el toreo a un octavo toro magnífico que también derrumbó y al que un cambio de terreno al tercio en la parte final de la muleta ahogó su creciente juego. Bernaldo de Quirós estaba entonces dentro de las predilectas. Gustaba a los gestores y toreros puesto que tenía un balance perfecto entre la suavidad y la dureza, no exento de calidad y sobre la base de la bravura.

Aún recuerdo el cinco de febrero de “Juli” y Trojano de Montecristo cuando un toro llamado “Llanero” que lidió Enrique Ponce, cárdeno plateado, casi cinqueño, ligero en carnes y muy serio por delante, volvió a mostrarnos que cuando “Nuestro Toro” exige hace sacar lo mejor de los toreros.

Pero la historia no paró ahí. Un año después, en Guadalajara, la fantasía de que fuera Sevilla la que por fin cantara en Jalisco, llegó de la mano de Morante de la Puebla y una historia envuelta en espuma de mar y plata con remates negros, llamada “Noche Blanca” de Bernaldo. Poco se ha escrito o analizado del faenón. Ya lo haremos.

De la bravura del primer lustro de la década, Bernaldo decantó marcadamente por la nobleza. Y por algo peor. El escándalo, la proclividad a “lo fácil” arribaron cuando en la misma Nuevo Progreso, delante de un lleno de excepción, impuso la regla del reclamo hacía José Tomás gracias a la escasa presencia y juego del encierro. De ahí que las últimas corridas, casualidad o causalidad según se vea, del ganadero y matador de toros en retiro sean vistas con la pesadez de inicio.

Recuerdo la alternativa y confirmación de Mario Aguilar, ambas corridas de las cuales fui testigo. Solo un toro, cárdeno claro, de Arturo Macías, “Destino” nombrado, atrajo la emoción, el resto fue la desesperante falta de fuerza, de raza y el sopor de vislumbrar la pérdida de la bruja de una ilusión ganadera.

Claro, en una época de cercanías y tremendismo, de tantos péndulos y dosantinas, el estilo del común denominador de los bernaldos, “se presta” a la preconcebida y circular fórmula. De ahí que de esto cuelgue el –no irónicamente- el destino del gran cartel del domingo.

Sí, puesto que las circulinas, enredadinas, invertiditas y demás azucaradas hierbas, valen y cuentan aun más cuando al toro se le ha pasado antes por el frente y adicionalmente, saben mejor cuando este es bravo y no se le juega en el cite contrario a modo de remedar su infidelidad, por manso, a los cites naturales. En esto los tres alternantes del domingo destacan maravillosamente.

Hay momentos en la tauromaquia, lo mismo que en la carrera de Sebastián Castella en que los toros que se alejan de la concepción de, por ejemplo, los bernaldos, le meten en problemas. Recuerdo aquel de Vistahermosa al que le costó mucho encontrar la distancia. O el Alcurrucén de este año en Madrid. Faenas en donde se tiene la sensación que debe de haber algo más.

Pero atención. El aire mexicano históricamente a Sebastián Castella, desde niño, le viene magnífico. Su estilo clásico y a la vez moderno, su cualidad más importante, el sobre temple que suele tener puede que den la clave ante un encierro al que le pueden pesar los kilos. Sin embargo, sabemos que le viene mejor el toro grande – no solo de tamaño- que la ductilidad y la fantasía. Basta comparar sus dos faenas en su primera tarde hace un año que, incluso, su faena a “Guadalupano” que al final de la Temporada quedó corta en las valoraciones.

Ahora justo cuando más necesita aire, al final del año más complicado de su carrera taurina, con once años de alternativa, llega a La México y con el peso de cargar el cartel de cara a un público siempre receptivo con él. Hoy más que nunca urge la gran tarde esa que por fin le coloque de cara a las grandes entradas y la bandeja mayor. Esperemos y aguardemos la mejor cara Castella que borrará dudas y estigmas.

Hace un año “El Payo” fue expuesto al gran jurado y ganó la decisión, ciertamente, dividida. Hoy en un, probable y conveniente, segundo plano, encuentre las condiciones para responder y arribar al nivel que en hace dos años pareció catapultarle. Un torero al que el otoño le viene bien, es tiempo de que su ritmo y su mando vuelvan a ponerse en juego y superen mentalmente el bache navideño de 2009.

La regularidad, en los toros difícil cosa, tiene a Octavio próximo al cuestionamiento del tendido capitalino que siempre le ha esperado pero que injustamente le compara con sus compañeros de generación y que valora poco el pasado. Y así debe ser. La gloria siempre cuenta más en el presente y, al igual que Castella, a fin de poner las cosas en rojo, en la actitud y juego torero que exhiba García radica la base de la creencia que ya circula vislumbrando una gran época del toreo.

Hemos visto mucho a “Payo” últimamente, dentro y fuera de las Plazas y solo tenemos buenos augurios y esperanzas. Su moneda está en el aire. Y esto es a cara o cruz.

Y en medio de esto, el auténtico secreto mejor guardado de la casa, como esos últimos ejemplares de “tequila perlado” que se daban en el fondo de las cañadas alteñas, Juan Pablo Sánchez iluminará, comenzando por el inmaculado vestido el vestigio del viejo aficionado y quizá el sendero de los jóvenes que seguramente verán mucho del futuro en su toreo.

Poco se dice del hidrocálido y mucho se sospecha. Al fin lo veremos en una gran cita y temprano en la Temporada. Le tengo visto algo clave, el caminar y andar sobre los terrenos de la Plaza.

Le tengo visto el diálogo toro a toro con su cuadrilla, principalmente sus picadores. Consigno de Sánchez su facilidad para cuadrar la muleta y elegir adecuado la altura, así como el trazo largo y el valor suficiente para pasárselo cerca.

A la muerte hay que enfrentarla con la misma frialdad con la que ésta hace su paseíllo. Al caos de la violenta belleza de las embestidas se le desengaña a gélida idea y latido caliente, Sánchez puede que en esto tenga cualidades insospechadas. La crema del taurinismo, acudirá a testificar la crema de la torería y ahí Juan Pablo es “el peligro oculto” Cuidado para sus alternantes.

Desafortunadamente esto nos regresa al punto de donde partimos. ¿Será, acaso, posible que Bernaldo nos reserve una alegría?

Desafiando el peso del encierro y el de la historia, inobjetablemente, en uno u otro sentido, acudamos a ser testigos de esta historia.

Ya la comentaremos.

Twitter: @CaballoNegroII.

Jerónimo a Partir el Queso – Charlas por El Bardo de la Taurina.

Temple y largueza en el derechazo de Jerónimo en la Plaza México en 2008.

Pues  la noticia del momento es la mancuerna de oro que han engarzado la  figura  de la ‘Escuela Mexicana del Toreo’ el inmenso Jerónimo y el apoderado trinchón que lo es el sagaz Adolfo Guzmán a quién en inventiva, administración y mercadotecnia taurina no hay quien se la gane y si no nada mas volteemos la mirada  y recordemos hasta donde llevo a Valente Arellano,  a quién hizo un auténtico ídolo de la toreria azteca.

Por: El Bardo de la Taurina.

No dudemos que a partir de este momento Jerónimo vaya rumbo a la consagración universal y es que sobre la faz del ‘Cuerno de la Taurina’ no puede haber quien niegue el sabor, el aroma, la hondura que este torero posee a raudales como solamente  en forma  muy selecta la han atesorado  figuras de la talla de Rodolfo Gaona, Silverio Pérez, Fernando de los Reyes ‘El Callao’, Manolo Martínez torerazos con el sello  de la mexicanidad esa que se borda con temple, armonía, esencia, pasión y se remata con los vuelos de la galanura.

De ahí que estemos ante un acontecimiento de cima volcánica que desde ¡ya! es flama ardiente que iluminara  los alberos hasta acurrucar a Jerónimo, en el corazón de los tendidos  y  aquí cabe  un llamado a la oportunidad que se le presenta a la empresa capitalina, toda vez que en cuestión de convocatoria el domingo pasado se le encendieron los focos rojos en el graderío y todo indica que para el próximo sucederá lo mismo y de la cuarta ya mejor ni hablamos pues a menos que los caballitos ‘Aventureros’ jalen más que un par de tetas la soledad se puede apoderar del graderío.

¿Entonces por que no pensar en meterle lumbre al fogón? con Jerónimo y Piedras Negras o con las ya contratadas de Barralva o Santa Maria de Xalpa y avivar el cartel con un ‘español valiente’  digo yo porque alguno se debe de atrever  a torear aquí toros serios, con edad, con trapio, con  bravura, en puntas y de esos que la diosa fortuna reparte en el sorteo y no de los ‘de cuerda’ que vienen envueltos en celofán dentro de un ‘septimo cajón’ para que no se les maltraten sus pezoncitos ¡perdón! quise decir cuernitos, ni se les vayan a desinflar sus carnes de silicón, o a despostillar sus dientecitos de leche, en fin Jerónimo está pa’ partir el queso así que a esperar ese cartel.

¿O qué, no se lo merece la afición chilanga?

Y hablando de cónclaves no debo dejar de señalar el hecho raquítico con que las porras, grupos, cofradías y sectas  han reaccionado o mas bien casi no han reaccionado a la latente amenaza que siguen significando las rémoras de los anti-taurinos que no paran de tirarsele a la yugular a la Fiesta Brava y sobre de esto me queda claro que ninguna de las catervas, ni remotamente son representantes del tendido, ni mucho menos liderean opinión.

Pero tan bien con algunas excepciones  hay pruebas irrefutables de que estos pequeños enjambres  le han pedido a la empresa en momentos de conveniencia para ellos  les facilite el ruedo, las instalaciones, o la construcción material de la plaza para dejarse ver, exhibirse o perpetuar el nombre de su gremio y aquí es cuando se debe preguntar parcialmente a la Porra Libre, Alturas y totalitariamente a los demás agrupamientos.

Ahora que la Fiesta Brava y por ende la Plaza México esta a merced de los mercenarios malignos ¿Qué han hecho por defenderla? y ojala los ‘pomadosísimos’ ‘Bibliofilos Taurinos’ o ‘Los de Armilla, Garza y Silverio’ que tanta ‘lanísima’ tienen me digan “¡Pinche Bardo! ¿Qué estás ciego? ¿No viste los desplegados que pusimos en los más importantes periódicos, No has visto los anuncios  espectaculares que mandamos colocar en las principales avenidas?”

O que las porras me increpen: “¿No supiste de nuestras megas manifestaciones que realizamos en la explanada del Palacio de las Bellas Artes y en la sede de la Asamblea Legislativa Capitalina y nuestra marcha por las calles metropolitanas?” 

Y yo encogiendo la joroba, frunciendo el ceño con mi voz ahogada por la tristeza les contestare ¡Si las vi! nada mas que traían las pintas, mascaras y blasfemias  de los anti-taurinos con una leyenda que decía ‘No a los Toros.’

Y ahora una buena para los taurinos que tanto gustan de las buenas tapas.

Ya está en México ‘La Nueva España’ Salchichonería & Cremería ubicada en el Mercado de San Juan  en el local # 1 (Ernesto Pugibet # 21 Centro) en donde las mejores viandas están a su disposición sin que falte  una pierna de ‘Jabugo 5 Jotas’, una butifarra blanca, una morcilla de arroz valenciano, los suculentos chorizos acompañando a  un exquisito queso ‘Cabrales’ recién llegado del Principado de Asturias, o a un ‘Cebreiro’ o a un ‘Cantabria’ y que tal un ‘Foie Grass’ sin que falte un suculento caviar ‘K V R’ de huevas del esturión de Beluga.

Todos ellos listos para montarse sobre un pan de hogaza elaborado artesanalmente  rociadito de aceite puro  de oliva y rematado con su pizquita de orégano, en fin usted pregunte por Armando Domingo quién mientras le prepara las viandas para llevar a casa, le invitara un refrescante clericot,  o si prefiere  ordene al 5518 – 3180 ó 5518 – 4821, a y por el vino para rociar  las tapas no se preocupe atraviese a La Europea y ordene una o varias botellas de Vega Sicilia ($ 6,700.00 c/u) y ahora si vamos a chanelar de toros y placeres.

Y damiselas acérquense a la tertulia porque como dice Miss Sarajevo ‘La Reina del Twitter’ y aficionadaza de tronío del meritito Mixcoac que es cantera de Toreros; ‘Si no te gusta el toro, ni fumas, ni bebes, ni follas, pa’ qué coño vives gilipolla’, <@HagamosAfición>

Twitter: @BardoTaurina.