Archivo de la categoría: TOROS Y TOREROS

Esencia y Apariencia – Triunfan Rivera y Aguilar sobre Salida a Hombros.

El pase con la derecha de Fermín RIvera, el toro en la bamba de la muleta. FOTO: Humbert.

El pase con la derecha de Fermín Rivera, el toro en la bamba de la muleta. FOTO: Humbert.

Afortunadamente la corrida no cierra con sobrero de regalo sino con una sobra de regalo en el nuevo ramalazo de la Autoridad que “afloja” la salida a hombros de Saldívar que, tan desangelada ha sido, muestra que el hidrocálido sigue sin pasar por su mejor momento. Mientras que, superadas las apariencias, la doble esencia de Rivera y Aguilar vuelve a combinarse para traer los dos capítulos de mayor emoción de la decembrina encrucijada.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA.

Se cruzan Fermín Rivera y Mario Aguilar por azares del destino en La México.

Nuevamente. En la séptima, el séptimo día del mes último del año que duplica el siete.

Ambos, autores de las dos mejores faenas novilleriles en la Monumental la década pasada, dieron una buena tarde hace tres años con Villa Carmela. De rebote torean Xajay y la asistencia, que debió ser la mejor Afición taurina, no acude.

Que el espectáculo taurino es ya de unos cuantos.

Y es penoso.

Viendo los hechos con seriedad y serenidad, Xajay envía una corrida desigual por presencia –segundo, tercero y quinto son anovillada muestra- la pinta y su desconcertante juego. Solo esto explica como en un mismo encierro se encuentra un toro tan bravo y serio como el sexto y otro tan anovillado y manso como el tercero.

O tan emocionante pero desconcertante como el primero de la tarde.

La bravura en esencia y apariencia ha de superar obstáculos y crecerse ante ellos para demostrar que es auténtica. Así, el primero, “Golino” nombrado sale a buscar pleito a bronquear y por ello Fermín Rivera aplica de salida el lance a pies juntos, han sido más de seis sin enganchar y rematar muy vertical y torero en plenos medios. Si el toro sale bravucón, el torero sale a superar cada bravata con su ordenado manejo de percal.

Igual que Gabriel Meléndez que al picar arriba, me recuerda una reunión post-sorteo en El Paseo potosino con su tío Don Gabriel, la histórica “Coca” que en una entrevista en Aguascalientes, donde fue capitán general, decía: “Al toro hay que sangrarlo hasta cierta medida, ni matarlo ni dejarlo sin picar que luego no ves faenas.”

Fermín, por ello, en buena medida, lo ve claro.

Lo suficiente para quitar en el lance a pies juntos, regodeándose y recogiendo la embestida del toro, rematada soberbiamente por bajo. Y, tras la atinada brega de Sergio González, Rivera da la rienda suelta, no solo a su empaque, sino al ejercicio de su sapiencia: dos doblones espléndidos por el lado derecho y la trincherilla de cartel.

Y la faena siempre a los medios es la lucha entre la descompuesta embestida contra la vertical planta, la largueza de arriba a abajo que somete y deja la horizontal del toro domeñada, primero por el derecho en dos tandas: la primera ensaya, la segunda explaya y a la violencia del toro responde Fermín con firmeza y quietud al grado de dejar al toro pasmado para el de pecho.

Tiempo exacto entre tanda y tanda.

No confundir bravura con bravuconería, hay entre ellas la misma distancia que entre el valor y la temeridad en el torero. “Golino” no tiene fondo para ubicarse en la primera y al natural hace todo por regatear pero le vence la muñeca zurda del potosino cincel primero y pincel después. Entera tanda de naturales bordado pese a la cara arriba baja la mano y remata estupendo.

De oro.

Y el la rotundidad, clásica, soberbia y fundamental del toreo con la derecha en redondo, siete derechazos que vencen cada uno cada embestida distinta del toro que quiere escapar y que, a Plaza al rojo vivo, cierra con un trincherazo de excepción, revienta La México y el astado desinfla para la siguiente tanda, solo el de la firma el de trinchera, más el doble desdén dejan la escena lista para la estocada.

Pero Fermín decide seguir.

Con el drama que se percibe el toro le cobra caro, en el tercio frente a los médicos, quedar evidenciado con su toreo de absoluta claridad y a la salida de un muletazo, ya para rematar, le prende. La fortaleza de Fermín le hace ni sentir –de inicio- el golpazo su raza le hace cerrar la faena por alto con un toque de voz exacto para dejar media trasera que finiquita al toro que apenas aguanta.

Oreja a Rivera, vuelta aclamada.

Entonces Mario Aguilar sale a jugársela.

Cariavacado, la hechura del escarchado segundo, “Nevaito” nombrado, muestra que puede embestir por lo degollado y bajo, el lomo recto y su expresión que adivina dispuesta a atacar. ¿Acabará como apunta su salida? La respuesta comienza a develarse cuando Mario Aguilar toma como Rivera el camino del lance a pies juntos. Inteligente, no se deja enganchar sino obliga a bajar la cabeza pese a la protesta y prosigue en la torera chicuelina.

Los problemas llegan cuando,  por violencia y estridencia, toma el cárdeno a Cruz Prado y su cabalgadura como muñecos de trapo con  terrible tumbo, vuelta incluida, el de Xajay tiene la asignatura para rematar en bravo de proseguir en su juego a más sin rajar o reservarse. Para banderillas pone en predicamento por su reserva a Alejandro Prado y en problemas a Javier Escalante al quien el primero le realiza un quitazo a cuerpo limpio y cierra soberbio el tercio.

Saludos desde el callejón incluidos.

Aguilar comienza arriba, brinda aire quedándose quieto. Baja la mano con la derecha en la primera serie y el cárdeno protesta. Entonces, da el pecho con naturales que mandan y templan, uno enorme, cantado antes de ocurrir por lo fenomenalmente citado y rematado previo a frenar el astado. Ajusta a la siguiente e impide que el xajay tire ancla con la ligazón que hace imaginarnos una tarde para el recuerdo.

Luego en el trincherazo que sigue, ligado a los derechazos la cintura juega, carga toda la suerte sostenida en la pierna de salida al ritmo que quiere el torero para que, cuando vuelva a frenar el toro, invada el terreno y pegue, accesoria y arrojada, la capetillina. Así, una vez impuesto en lo esencial, la siguiente tanda trae la dosantina progresivamente mayor en calidad y estruendo, muy cerca de los pitones.

Revienta el tendido.

A punto del error de Mario por adelantar, las manoletinas se cierran con firmazo y la entera, tendida y caída pone en sus manos la oreja.

Del triunfo a la aburrición. Tres turnos seguidos .

Con la espesura del actual Arturo Saldívar incapaz de encontrar razón y convencer al anovillado y castaño tercero de embestir. Insulso turno para el olvido. O la desazón del geniudo y descastado cuarto al que ni todos los esfuerzos de Rivera logran evadir su real destino. Se lo juega al no picarle dos veces, al dar aire por arriba de inicio y no doblarse pero el manso no lo agradece. Hasta salir quiere de la muleta por la izquierda.

Mario Aguilar no tiene otra más que hacer ante el peligroso quinto.

Y la Afición tampoco.

Solo esperar la salida del muy serio, hondo, astifino y astiagudo sexto nombrado “Nuriesco” cárdeno oscuro. Igualmente, espera de él Arturo Saldívar -tan comunicativo (risa y risa…) con la Porras- ser el que le regrese el importante cartel que tuvo, aun ausente, en esta Plaza.

Hoy, pese a los triunfos, es uno más.

Este cárdeno progresivamente mejora su acometida, siempre ataca con la embestida completa por ambos pitones y, tras inicio templado con el capote, Saldívar repite las ya acostumbradas chicuelinas y atina al recargar la brega en la cuadrilla, donde le dejan las cosas calientes al saludar Diego Martínez tras banderillas.

Pena que agota su concepto por abandonar lo mejor de su toreo: largueza en lo fundamental. Por ello, repetitivo es su pase cambiado y luego el cambiado por la espalda. Si viéramos de nuevo su tarde de rabo hace tres largos años, la tarde anterior y esta, tenemos que Saldívar parece no tener que más ofrecer a un toro que está listo para ser toreado fundamentalmente por donde pasa el paquete de los toreros.

Arturo lo hace a cuenta gotas.

Incluso le derrumba de inicio y el torero da el paso atrás en el de la firma.

Extrema cortedad de tandas muestran al hidrocálido como reservado en dejar la muleta puesta y no recolocarse como al principio, retraído por el viento y el toro que toma larguísimo los derechazos… cortados por inoportuno martinete. O el enganchado cambio de mano, o la manía de ayudarse al torear con la izquierda.

Cuando gira solo son cuatro pases y un cambio de mano por la espalda que rompe la claridad y la entrega de la gente, ya lo decía Manuel Capetillo, “la tanda buena es del sexto para adelante”. Pero puede más la chabacanería y lo accesorio de las dosantinas que no hacen más que evidenciar que el toreo al natural ha sido posible.

Ni en tal postura, lejos y por la espalda, es capaz de que el toro le tome el engaño por violento y poco sutil en los toques. Maltrata la embestida de un toro que ha sido, hasta hoy, el mejor del ciclo.

Pero eso no importa, menos aun la estocada defectuosa o el fallo del puntillero.

Le regalan la Puerta Grande en nuevo ramalazo de Jorge Ramos que atina el arrastre lento. El ganadero se regala la salida en hombros, el autobombo y el grito del panegírico.

No hay de que preocuparse.

La Afición paga por ver el juego de cada toro y la capacidad de imponerse de los toreros, aunque le marquen las cartas o le inventen salidas a hombros. Para la salvación nuestra entre taurinos no va la coba, como entre gitanos no hay que leer las cartas.

Ni al toro bravo, cuando es bravo, no le van acompañantes, que la bravura canta sola.

Aunque haya quien doble siempre contrario al respecto.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2014-2015. Domingo, Diciembre 7 de 2014. Séptima Corrida de Derecho de Apartado. Un Cuarto de Plaza en tarde fresca de inicio y fría de mitad de corrida en adelante. Viento a partir del cuarto turno.

6 Toros, 6 de Xajay (Divisa Verde y Rojo) Desigual y variopinta. Anovillados los lidiados en segundo tercero y quinto lugar. Con emoción el primero de la tarde que acaba rajado y a la defensiva. Interesante aunque cariavacado el cárdeno segundo con buen fondo aunque corto en distintos pasajes. El resto mansedumbre y sosería, así como falta de casta por parte de cuarto y quinto. Serio y bravo el sexto “Niuresco” número 100 con 503 kgs., cárdeno oscuro y bragado homenajeado justamente con el Arrastre Lento.

Fermín Rivera (Malva y Oro) que sustituye a Sergio Flores, Oreja y Saludos tras Aviso. Mario Aguilar (Obispo y oro) Oreja y Silencio tras Aviso. Arturo Saldívar (Tabaco y Oro) Silencio y Dos orejas con protestas. Salió a hombros malamente junto al ganadero. 

Mal la Autoridad al hacerse de rogar al premiar tras el turno y aflojar completo en el sexto.

Espléndida tarde de Alejandro Prado primero que saluda con toda discreción tras parear al segundo y realizar un extraordinario quite a cuerpo limpio en tal turno a Javier Escalante. Fácil y muy efectivo a pie, Sergio González.

Saluda Diego Martínez tras banderillear al sexto.

Destacan a caballo, en el primero Don Gabriel Meléndez, Eduardo Reyna Rivera en el cuarto y, durante la lidia del segundo, Cruz Prado.

Derechazo de Mario Aguilar a "Nevaito" de Xajay. FOTO: Humbert.

Derechazo de Mario Aguilar a “Nevaito” de Xajay. FOTO: Humbert.

2 comentarios

Archivado bajo Afición, Aguascalientes, Arrastre Lento, ARTE Y CULTURA, Arturo Saldívar, CORRIDAS DE TOROS, Crónica, Faenas, Fermin Rivera, Luis Eduardo Maya Lora, Mexico City, NOTICIAS, Plaza México, Puerta Grande, San Luis Potosí, Temporada Grande, Temporada Grande 2014 -15, Temporada Grande 2014 -2015, TOROS Y TOREROS, Visit Mexico City, Xajay

Sin Tapujos: Los Enemigos de la fiesta son; la falta de Trapío, Enjundia, Ética y Veracidad.

Por El Bardo de la Taurina.

Cuando uno penetra en el albero de la cibernética, se encuentra con una avalancha de carteles en sus diferentes categorías y escalafones que van desde las plazas monumentales, hasta las de trancas, mas todas ellas se perciben amenazadas por diferentes enemigos igual de letales aunque no aparecen a veces juntos, pues no todos pertenecemos a las mafias o carteles de los malinos, pues hay que decirlo, en este galimatías también hay sus excepciones y que bueno si no, esto en verdad ya no subsistiría, aunque diga el popular ‘Mayito’ que; ‘gocemos la fiesta sin quejarnos de cómo está, porque pronto ya no la vamos a ver’, creo que aunque soy un promotor de la eutanasia y de la auto que es la estocada que nos evita el viacrucis de la lástima, en el caso de la fiesta esto no aplica porque la tauromaquia es cultura pura y por ello se debe de preservar, aún en contra de los aberrantes deseos de los innombrables.

Mas me decía un fantasmagórico personaje Paco López Negus, lo más nefasto de la fiesta está en sus entrañas más que en sus afueras, lo que me lleva a reafirmar que si es atacada, lo es en razón a que está débil y como es costumbre que al ‘perro flaco se le carguen las pulgas’ ¿pues porque no habría de pasarle eso a la fiesta? cuando además aunque sea en condiciones lastimosas se sigue dando y los enemigos saben que cuando alguien está bardeando las tablas, hay que vapuleando y tarde o temprano caerá, por eso urge que una de las dos partes que tienen interés en la fiesta aunque con distintos objetivos actué, sigue diciendo López Negus, pero aquí El Bardo lo ataja con esta pregunta ¿cuáles son, esos dos bandos interesados en la fiesta? -pues los que la aman, y los que la maman para engordar sus chequeras.-

Y por eso pienso que esto no debería de ser como el juego de ‘Juan Pirulero’ en el que cada quien atiende su juego, cuando lo correcto es que todos en conjunto nos ocupemos de este acto litúrgico que dicho, está muy lejos de ser un juego, pero dígame Don Paco a todo esto ¿Quiénes son los enemigos? pues desde luego como la fiesta es algo grandiosa padece de grandes tiranos siendo los principales digamos los que permiten el fraude que se comete cuando se anuncian festejos de toros, novillos y lo que se lidia no corresponde al trapío, por el que el público pago por ver y entonces los aficionados se dan por timados y arremeten o blasfeman contra la falta de trapío…pero en lo oscurito a voz tenue ¡qué digo eso! ni en mímica cuando lo que debería de suceder es que los aficionados en cuanto detecten esos bichos pululando por las arenas deberían de levantarse de sus asientos y armar una marimorena hasta que regresen los animalejos a sus incubadoras y las porras proceder a secundar eso pagando inserciones en los medios donde denuncien el fraude.

Otro enemigo que hemos permitido que se multiplique son los vistientes de luces a los que se les puede pasar falta de técnica, pero lo que de ninguna manera se les puede tolerar es la falta de Enjundia porque por verlos desarrollar un oficio es que estamos pagando un boleto y si quienes deben de ofrecer la devengasión no lo hacen, nos están timando y eso es fraude.

Ahora nos dice el enigmático Paco López Negus, que ahí no termina la cosa porque si los dos denunciados que anteceden existen es porque alguien se los está permitiendo, tanto a los ganaderos como a los toreros y esos son los empresarios que les compran sus ‘charalillos’ en aras del ahorro o de la presión que les meten los apoderados de extranjería y son también esos empresarios los que contratan a usurpadores, una y otra vez y a eso hay que sumarle la culpa de las autoridades que a través de los entes a los que les confían los cargos de jueces toleran que no ejerzan y aún denigren.

Y hay que aceptar que distorsionar la veracidad de la información ya sea por ignorancia, por conveniencia económica (chayote) o por ‘lamesuelas’ que se ‘truequea’ por una acreditación y una dadiva que les avientan a los seudos, en forma de galletitas de animalitos y si hay suerte una ‘Cubita no libre’ y por tampoco ven (inventan) trapío donde no existe, enjundia cuando no hay, empresarios dignos en figuras inexistentes y por ahí sigue la mentira que de tanto repetirse ha pasado del cinismo al daño.

1 comentario

Archivado bajo Bardo de la Taurina, Opinion, TOROS Y TOREROS

Taurinísimo Vigésimo Quinto Programa – Análisis Encerrona “Zotoluco” – @FerminRiveraA Entrevista

Por: De SOL y SOMBRA-Redacción.

Dejamos aquí la emisión 25 del Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 28 de Noviembre de 2014. Actualidad Taurina. Plaza México. Temporada Grande 2014-2015. Feria de Lima 2014.

Faenas de Eulalio López “Zotoluco” a “Bigotón” de Xajay en 1998 e imágenes su encerrona en la Plaza México. Entrevista con Fermín Rivera e imágenes de Mario Aguilar en La México.

Recuerdo de Mariano Ramos y trailer de la película “El Niño y El Toro” (“The Brave One”) de Irving Rapper, EUA 1955.

Análisis Sexta de Derecho de Apartado Plaza México: Toros Diversas Ganaderías para “Zotoluco” como Único Espada. Toro “Río Dulce” de Jaral de Peñas.

Conducen Miriam Cardona (@MyRyCar) Luis Eduardo Maya Lora (@CaballoNegroII) y José González (@JoseNinoG).

La próxima emisión, 26, de @Taurinisimos será transmitida el viernes 12 de Diciembre, en vivo, a las 19 horas a través del link: http://www.radiotv.mx

Los esperamos.

Twitter: @Taurinisimos.

1 comentario

Archivado bajo Afición, Anecdotas, ARTE Y CULTURA, Bullfights, Cine Taurino, CORRIDAS DE TOROS, CULTURA, El Zotoluco, Encerrona, ESPECTACULOS, Fermin Rivera, Luis Eduardo Maya Lora, Mario Aguilar, Mexico City, NOTICIAS, Opinion, OPINION TAURINA, Plaza México, Programa Taurino, Taurinisimo TV, Televisión, TEMAS TAURINOS, Temporada Grande, Temporada Grande 2014 -15, Temporada Grande 2014 -2015, TOROS Y TOREROS, Xajay, Zotoluco

La Mula del Trece – Juego Ahorcado, Escala de Grises en Tediosa Encerrona.

Derechazo de "Zotoluco" al tercero "Río Dulce" de Jaral de Peñas. Foto: Tadeo Alcina.

Derechazo de “Zotoluco” al tercero “Río Dulce” de Jaral de Peñas. Foto: Tadeo Alcina.

La apuesta de la encerrona, la décimo tercera en historia en la Monumental, termina por artísticamente quedar torcida al no llegar el triunfo necesario y esperado por buena parte de la entrada. La gesta de “Zotoluco” queda en contrariedad de gesto pues, aun con toros de triunfo, deja poco para la historia pues enfrenta a su estado real actual que contrasta, lógicamente, con la intención inicial de lograr un acontecimiento taurino de mayor realce.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA.

Se queda corta, demasiado, la encerrona de “Zotoluco” en La México.

Para algunos, el torero no se juega nada ni pone en riesgo su legado, tampoco algún mal resultado afectaría su por demás respetable trayectoria. Vista así, la encerrona no tiene la menor importancia. Vista como la necesidad de coronar por lo alto una carrera de respeto mas no de entrega de la Afición, debió ser mucho más.

Y así debemos juzgarla, al mayor de los niveles.

Que nadie llega a la Plaza México a ver si se puede, a este nivel –malo sería si no- se viene a poder, a dominar y sacar lo mejor cada toro, del público y del toreo en sí. “Zotoluco” con todo a favor, el público que le ovaciona de salida y le deja estar a gusto seis turnos, da una tarde tan caída como sus estocadas y siembra para siempre la duda de saber si la encerrona de ayer hace mucho tiempo debió haber sido.

Justo hace diez años, que se cumplen en doce días, Eulalio López bordó –y es una expresión corta- a “Ejecutivo” de Julio Delgado, la faena menos estudiada y cantada de su trayectoria, ni siquiera por sus propios seguidores. No imagino al torero de entonces con carencia de firmeza ante un toro como el de Marrón, bien rematado, cárdeno claro que abre plaza tiene con tendencia expresa a la sosería.

Ni con este ni con el resto “Zotoluco” ha podido claramente torear a la verónica, solo destaca en el remate. La intervención del piquero, derrumbado con la puya rota, muestra que el festejo puede navegar por el agua de la mala suerte.

Pero el juego de los toros dicta lo contrario.

Cabeceante en momentos, a veces vacilante en su viaje, el de Marrón tiene fuerza suficiente para soportar la exigencia de la muleta. En vez de buscar los medios López decide tirar a su personal querencia, la Porra. Entonces, ligero de pies, las tandas cuentan con muletazos que antes de acabar muestran los pinreles en movimiento.

Muchos pases, muchos pasos… poco toreo.

Desigual la faena, una estocada casi abajo le priva de cualquier premio.

El segundo, castaño, garfeño, tampoco falla pese a su dolencia inicial y el rascar la arena. Ideal para una encerrona y para el estado actual de “Zotoluco” le complica las cosas al único espada de salida, tanto que ha de dar los adentros con el capote. En el quite, un “Zotoluco” movido y a la trágala, remata la navarra de puntillas con serpentinazo, no obstante, el público piadosamente le espera y le corea.

Con el toro al pasito, leve en su forma, cansino en su embestida y sin mayor malicia, tarda años en observar que hay que aliviar con temple “Zotoluco” se complica y el toro con él, le engancha. Dos tandas de derechazos se corean una con la zurda entablerado pero no remata en los medios. A pesar de la estocada caída, viene la oreja.

Rompe el hielo, no el firmamento.

Nos recordaban los maestros Bardo de la Taurina y Víctor José López “El Vito” durante su “Sin Tapujos” Panamericano de junio pasado que en Venezuela la radio caraqueña de los sesenta anunciaba la presentación de “El Cordobés” un 13 de diciembre de hace cincuenta años: “Trece de suerte torera//Domingo para ‘Pedrés’//Por gracia pinturera Faraco y ‘El Cordobés’…”

La suerte torera deja en la encerrona trece al toro 13 de Jaral de Peñas con 513 kilogramos con el plácido nombre de “Río Dulce” para el tercer sitio. El toro de la emoción, aun breve de trapío para su encaste –quizá con seis meses más habría sido mayormente de escándalo- hermosa su brillante y negra pinta, aleonados sus blancos pitones de seriedad infinita su mirada es este que embiste por bajo y de largo.

Y prende la mecha.

La doble larga cambiada despierta emoción pero ya a toro parado es difícil bajar las manos a un ejemplar como este de rabo espeso y tranco demoledor, “Zotoluco” prosigue, trata y encela en la rebolera bien rematada. La pelea firme con el caballo alienta la esperanza, se le pega lo justo y en banderillas la cuadrilla, saludos incluidos del banderillero, de la cosa caliente.

Agarrando el toro aire “Zotoluco” determina doblarse, hay que “amarrar” cualquier cabo suelto, pero a lo mejor –solo él sabrá- los medios, a campo abierto, frontal el desafío, luciendo el toro, pero ganando él, con la derecha habría lucido más. Se dobla y orienta el sentido del toro hacia su sitio.

Pa’ los toros del Jaral, los toreros de allá mismo.

Y el toro le pide aguante, sobre todo con la izquierda, pero el diestro con esa tendencia hacia fuera, tras tres naturales, deja el hueco y ante la mirada su planta no aguanta, más evidente imposible, y el brazo violento en el cite, empeora al burel que con esa fijeza, se queda esperando el suspiro y la necesidad de firmeza en pies y muleta.

Lo penoso ha sido, igualmente, no ir a los medios. Qué necesidad de ir a las tablas.

Lo despacha como si de Barrabás se tratara, castigo abajo y nuevo sainete con la espada. “Zotoluco” apuesta por el toro parladé y éste muy caro se lo cobra. Muerto a boca cerrada, en silencio sentencia su existencia, cierra la pinza y ahorca con la ficha imposible al torero, la del trece. De suerte torera.

Como lo haría el horrible, impresentable cuarto berrendo de Montecristo manso al que solo Ignacio Meléndez le pudo en un puyazo candidato al mejor del ciclo, impresionante. El toro, cabeceante siempre, nunca deja de protestar pues siempre logra enganchar y esto lo remata todo.

Aun así queda el de Xajay, en el lugar de honor.

Efectivamente, a “Zotoluco” le queda la oreja de la honra, la que le daría “el pase” a la puerta grande solo que el quinto vuelve a ser el toro que hace al torero padecer la falta de fuerza y cortedad inicial en la embestida. Por eso se entrega con el capote, temple en momentos con el lance al paso, adelanta la suerte en el quite chicuelinero.

Pero el toro llega con buen son, con aceptable condición.

Y se va de hinojos, tratando siempre y brindando aire al astado.

Que llega con ímpetu de embestir y con despaciosidad. La pregunta es, “Zotoluco” podrá brindarle lo que al toro le falta. Comienza con la diestra enganchado de pronto con largueza después. El desarme y la eventual vuelta a la izquierda, con la muleta arrastrada con el toro que pide aire nos deja ver que otra versión de “Zotoluco” habría hecho mejorar el son del toro pero tantos pasos, tanto reponerse y tantas vueltas, sobre las piernas todo el tiempo, indican que el torero ha sido rebasado varias veces.

La estocada menos caída de la tarde, todas en la suerte contraria, precede a la súplica al toro de “por qué no te caes” que menciona el propio espada. Con aun pases por dentro el de Xajay, débil y noblón, se queda esperando como toda la Afición hasta que –por fin- llega el aviso. Oreja protestada y Arrastre Lento exagerado.

Pero el Fernando de la Mora que cierra Plaza habla de lo mal que las nuevas manos en esta ganadería tienen a la legendaria divisa amarillo y blanco. Sospechoso de pitones y feo de tipo no ha hecho mas que defenderse incluso con achuchón a “Zotoluco” cuyo otrora facilidad para pisar el terreno se vuelve dudas y barullo.

Solo queda el quite de Guillermo Martínez, lo mejor de la tarde, faroles tapatíos, con el capote. Iluminación.

Porque en escala de grises, opaca, es la salida a hombros, sin entrega apasionada. Pena porque lo intenta, porque tiene el mérito de tratar en todo momento pero realizando muy poco.

Como cuando uno se queda con la ficha lista, pero con el juego ahorcado.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2014-2015. Domingo, Noviembre 30 de 2014. Sexta Corrida de Derecho de Apartado. Más de Media Plaza en tarde fresca con leve viento durante la lidia del primero. 

6 Toros, 6 de Diversas Ganaderías en el siguiente orden de salida: 1 de Marrón (Divisa Verde, Marrón y Naranja) cárdeno claro, hondo y rematado, bien hecho aunque retacado; 1 de Javier Garfias (Divisa Naranja y Azul) Chico, bajo, degollado, castaño ojinegro, discreto de cara y vuelto de pitones; 1 de Jaral de Peñas (Divisa Obispo, Blanco y Morado) Serio y fuerte, negro zaino, aleonado, el mejor presentado; 1 de Montecristo (Divisa Verde, Obispo y Oro) Impresentable, feo berrendo en negro, anovillado; 1 de Xajay (Divisa Verde y Rojo) Mal presentado, cariavacado, cárdeno claro y estrecho; y 1 de Fernando de la Mora (Divisa Amarillo y Blanco) Cárdeno obscuro, alto y retacado en kilos aunque paupérrimo de cornamenta. Los dos últimos sospechosos de pitones. 

Destacan por su juego el segundo, noble y con clase en la muleta, no obstante ha sido flojo y ha rascado durante toda su lidia, así como el tercero, bravo con mucha emoción y largueza en los viajes, principalmente por el lado izquierdo sin haber sido aprovechado por falta de quietud y mando. Al quinto se le homenajea exageradamente con el Arrastre Lento a pesar de su falta de fuerza y sosería, pues desarrolló nobleza en el último tercio. El resto mansos en lo general, soso el primero que derribó por geniudo al picador. Áspero y cabeceante, a pesar de ir de largo en la muleta, el cuarto, así como manso y soso el sexto de la tarde.

Mal la Autoridad al premiar equívocamente la estocada defectuosa del segundo turno.

Eulalio López “El Zotoluco” (Negro y Oro) como Único Espada; Leves Palmas, Oreja, Silencio, Silencio, Oreja protestada y Silencio tras aviso. Salió raquíticamente a hombros.

Como sobresalientes partieron Plaza los Matadores de Toros Christian Ortega y Guillermo Martínez.

Irregular tarde de las cuadrillas a pie. Saluda Christian Sánchez tras banderillear al tercero de la tarde. Destacan a la brega Sergio González, Alejandro y Jonathan Prado.

Destacan a caballo, en el primero Rodolfo Chávez y espléndido en el cuarto, Ignacio Meléndez.

2 comentarios

Archivado bajo Afición, Arrastre Lento, ARTE Y CULTURA, Bullfights, CORRIDAS DE TOROS, Crónica, Cuadrillas, CULTURA, El Zotoluco, Encerrona, ESPECTACULOS, Ganadería, Luis Eduardo Maya Lora, Mexico City, NOTICIAS, Plaza México, Suerte de Varas, TEMAS TAURINOS, Temporada Grande, Temporada Grande 2014 -15, Temporada Grande 2014 -2015, TOROS Y TOREROS, Visit Mexico City, Zotoluco

Programa @Taurinisimos – Edición 23. Noviembre 21, 2014.

Programa 23 @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 21 de Noviembre de 2014.  Actualidad Taurina. Plaza México. Temporada Grande 2014-2015.

Conducen Miriam Cardona (@MyRyCar) Luis Eduardo Maya Lora (@CaballoNegroII) y José González (@JoseNinoG).

Faenas de Fermín Rivera, José Mauricio e indulto de Juan José Padilla a “Sonajero” de Villa Carmela.

Análisis Previo Quinta de Derecho de Apartado Plaza México: Toros Bernaldo de Quirós para  Miguel Ángel Perera, “El Payo” y Fermín Espinosa “Armillita IV” Faena de Perera a “Quita Penas” de Campo Real en La México, 2010.

Discurso César Rincón en Bogotá. Conferencia de Prensa Fermín Rivera.

Bonus: Trailer “Salida de Caballos, No Aparcar”

La emisión 24 de @Taurinisimos será transmitida hoy viernes 28 de Noviembre, en vivo, a las 19 horas a través del link: http://www.radiotv.mx

Twitter: @Taurinisimos.

Deja un comentario

Archivado bajo Afición, Anecdotas, Apoderados, Armillita IV, ARTE Y CULTURA, Bogotá, Bullfights, César Rincón, Colombia, Confirmación, CORRIDAS DE TOROS, CULTURA, ESPECTACULOS, Faenas, Fermin Armillita, Fermin Espinosa "Armillita", FERMIN ESPINOSA ARMILLITA, Fermin Rivera, Indulto, José Mauricio, Juan Jose Padilla, Luis Eduardo Maya Lora, Mexico City, Miguel Angel Perera, NOTICIAS, Octavio Garcia "El Payo", Opinion, OPINION TAURINA, Plaza México, Plazas, Programa Taurino, Radio, Taurinisimo TV, Taurinismo, Televisión, TEMAS TAURINOS, Temporada Grande, Temporada Grande 2014 -15, Temporada Grande 2014 -2015, TOROS Y TOREROS, Visit Mexico City

Un Mal Sueño – Nuevo Bernaldazo en Insalvable Petardo Ganadero.

Derechazo de “Armillita” IV al de la Confirmación en México.

Ante un posible “acontecimiento” el encierro vuelve a fallar en una Temporada cuyo éxito solo ha podido ser artificiosamente. La confirmación del nuevo “Armillita” no se reviste de los más esenciales de los requisitos taurinos: majestad y categoría, en buena medida porque el encierro lidiado no la ha tenido. Así, solo quedan los preconcebidos regalos como una muestra de que en La México todo puede pasar y, al despertar, una realidad distinta espera.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA.

Se llega la quinta y ésta ha sido no buena, no mala… sino realmente terrible.

La corrida de Bernaldo de Quirós ha sido la estrepitosa muestra de que el toro a pesar de estar en el último lugar de la lista de prioridades del taurinismo militante siempre acaba en el sitio primigenio.

Para bien o para mal.

En tarde fresca, con el sol que declina, poco viento, ideal tarde de Temporada Grande ha arribado un encierro digno de temporada chica, no refiero por la edad o porque haya sido una novillada sino por el hecho de que mínimamente no ha estado a la altura del cartel ni de la Plaza.

Para muestra basta la cara de los lidiados en primero, segundo, quinto y el tipo horroroso del sexto. Si acaso se salva el cuarto, basta ver su juego para descartarlo por completo. El peor de todos. Entonces, ¿Qué motiva a Javier Bernaldo a mandar esto? La razón de la culpa y la disculpa de la sinrazón trae como resultado final el descrédito.

Es notorio, ni las manos mete al mandar la corrida. Creemos.

Y si las manos metió, si en algo ha valido la opinión del ganadero al seleccionar el encierro, ha mandado a la cloaca el mínimo prestigio que aun había en el abrevadero. Desafortunadamente el color de la divisa está sin tono, sin brillo y se carga la tarde por completo, para decepción de algunos para la ignominia de la mayoría.

Crucifica la expectación por Perera. Contagia la desigualdad de “El Payo”

Por proteger al confirmante se permite la baja del encierro, a cambio, la comodidad en “Armillita IV” Confirmación a modo para el novel.

Lejos de la presión de la alternativa, el nuevo Fermín se encuentra con un ejemplar ideal para su verdor y perfecto para la confirmación de una alternativa. Un astado con son y nobleza, que exige apenas lo justo: quietud y suavidad, aunado a una falta de fuerza que el temple que se supone tiene este torero ha de proveer.

Los lances a la verónica con el paso atrás hacen palpable la condición descrita y muestran a Fermín solvente con la tela. Se encuentra que La México le espera, siempre ha sabido esperar la Monumental a los de dinastía aunque no siempre se ha roto con ellos.

Aplaudida ceremonia con el testimonio “civil” de su padre en su cuarenta aniversario de matador, nervios en el joven hidrocálido que tiene en bandeja el triunfo. Pero para que la entrega, apasionada, ocurra en la Afición se requiere lo mismo derroche en la suavidad que entrega en el afán por triunfar del torero y el joven “Armillita” aun está demasiado rígido. El toreo, como dicen correctamente, se huele en las plazas de toros.

A él poco le han placeado.

Pero hay cierta intuición, nótese, tras inicio alternado, en la segunda tanda con la derecha, justo cuando le mira el toro se queda quieto y liga el derechazo que remata con rodillazo, momento clave pero aislado. Fermín no prosigue esa tónica, deja la vista del toro sin tapar y sin ligazón, no administra alturas y sus tandas resultan breves, interrumpidas, varias veces, por su necesidad de recolocarse o por la caída del toro.

O la tentación de ayudarse con la izquierda. Situación que resta, naturalidad.

Y como no encuentra la distancia exacta la faena, poca en cantidad, apenas con visos de alta calidad, rematada con una estocada entera y caída, resulta en un triunfo protestado. De motivación o estímulo se decía anteriormente. Solo el tiempo dirá si Fermín está para mayores empresas que esperemos sean delante de un toro, no solo mayor sino mejor presentado.

Que le ponga a prueba.

Y de ahí a sufrir.

Terrible el segundo que deja en ridículo a la Plaza México. Sin ritmo ni interés, Perera queda frenado, lo mismo que en el terrible cuarto. Grisáceo, opaco su toreo. Vacío y manso el toro. Solo entusiasma hasta el momento en que regala al viejo, corraleado y serio “Emperador” de Vistahermosa al que en el quite combinado cuaja, sensacional los lances hacia arriba, lo mismo que en el inicio en el centro del ruedo.

Pero se desfonda el negro astado.

Y deja a Perera en lo que no es, dando él vueltas en torno al toro y el toro no entorno a él. Algunos derechazos estimables pero le advierten falto de ritmo. A la ligera se toma el viaje a México y acaba como ese cazador que huye de la liebre. Con este encierro, Miguel Ángel Perera queda reducido al mismo plano que los demás.

Ya no es uno menos. Hoy es uno más de los que vienen a sabrá Dios qué.

Dos orejas de cuete por el Usía reducido a animador y surtidor de fantasías, como serán que el mismo Perera sabe de su no importancia. Ni a hombros quiso dejar la Plaza.

Entonces a “El Payo” en medio de tanta medianía solo le queda remontar. Aceptar un encierro como este tras el triunfo pasado es no cuidarse, estrellarse y dejar las cosas en medianía. Aun y cuando ha podido con su primero, el reservón, discreto de presencia tercero, pese al gran quite por chicuelinas y el brindis al histórico Juan Manuel Márquez y la paciencia para entender la necesidad de tablas que requería el toro, ha entrado a matar con indecisión.

De ahí que la faena, con momentos torerísimos como los trincherazos y naturales, no despierta petición en medio de una Temporada que para premiar ha estado en rebaja. Malamente, la desigualdad del queretano aparece en el castaño, terrible de cabeza, quinto. Sin plan o claridad “Payo” vuelve a ese torero que deja dudas.

Volteado y luego trompicado por el quinto tiene la mala suerte de encontrar lo insulso y molesto del juego con su insistencia en el “arrimón” Falla el toro y el torero que no se lo quita de encima pronto sino alarga no la agonía, sino el aburrimiento.

Por si fuera poco, siguiendo el arte de fistiana presente con Juan Manuel Márquez que “estoico y heroico” aguanta hasta el final del festejo, Octavio García tiene el mal tino de regalar un impresentable barralva que, si sumamos al “golpe bajo” recibido al anovillado sexto a cargo de Juan Ramón Saldaña, deja noqueada a la Afición.

No a la concurrencia.

Feliz con tantos obsequios, incapaz de protestar o reflexionar la razón taurina de las cosas que la Afición, la que queda, lamenta casi desconsoladamente.

La única esperanza es que todo esto sea un sueño.

Un mal sueño, pésimo sueño, desde luego.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2014-2015. Domingo, Noviembre 23 de 2014. Quinta Corrida de Derecho de Apartado. Un tercio de plaza en tarde fresca con poco viento.

8 Toros, 6 de Bernaldo de Quirós (Divisa Verde, Rojo y Obispo) mal presentados en lo general por desiguales, así como pobres de cara y brevedad en su expresión, sin fondo alguno ni fuerza. El impresentable segundo fue protestado desde salida. Noble el primero, sin fuerza. El sexto se despitorró previo al inicio del último tercio al estrellarle en el burladero de la Contraporra. 1 de Vistahermosa (Divisa Guinda, Oro y Blanco) Toro viejo y corraleado, negro y serio por delante con buen inicio pero sin remate en su embestidas cuando fue exigido; y 1 de Barralva (Divisa Amarillo, Rosa y Azul) Impresentable, débil al extremo sin gota de bravura.

Mal la Autoridad al premiar con desfachatez y crear confusión, peor aun al no devolver al segundo.

Miguel Ángel Perera (Habano y Oro) Silencio, Saludos y Dos Orejas con ciertas protestas en el de Regalo. Octavio García “El Payo” (Malva y Azabache) Saludos, Silencio y Silencio en el de regalo. Fermín Espinosa “Armillita IV” (Blanco y Oro) que confirma la Alternativa, Oreja protestada y Silencio.

El tercer espada confirmó con el toro número 515 de nombre “Pata Negra” de 502 kilogramos de peso de la ganadería titular.

Destacaron a la brega Edmundo Navarro y Juan Sierra, en banderillas excelso Alejandro Prado que saluda en el sexto. Fatal Juan Ramón Saldaña Acosta que estrella al que cierra la lidia ordinaria.

3 comentarios

Archivado bajo Afición, Aguascalientes, Armillita IV, ARTE Y CULTURA, Bullfights, Confirmación, CORRIDAS DE TOROS, Crónica, Cuadrillas, CULTURA, Dinastías Taurinas, ESPECTACULOS, Fermin Armillita, Fermin Espinosa "Armillita", FERMIN ESPINOSA ARMILLITA, Luis Eduardo Maya Lora, Mexico City, Miguel Angel Perera, NOTICIAS, Octavio Garcia "El Payo", Plaza México, TEMAS TAURINOS, Temporada Grande 2014 -15, Temporada Grande 2014 -2015, TOROS Y TOREROS, Uncategorized

Sálvese Quien Pueda – Carreras, Gritos y Empujones en La México.

La "V" del toreo… en todo el grand derechazo de Fermín Rivera.

La “v” del toreo… en todo el gran derechazo de Fermín Rivera. Foto: Humbert.

Malamente la concurrencia en la Monumental, casi al tiempo, condena a un picador por recetar a un toro lo que merece, deja pasar el sospechoso trapío de al menos la mitad de la corrida, saca a hombros a un ganadero cuyo encierro titular brinda un juego decepcionante y compra la desigual faena que culmina en un desenlace lógico que demuestra que la flojedad y el breve criterio taurino en la Monumental, tan escueto como el toro que aquí se lidia.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA.

Se debe guardar la calma ante cualquier eventualidad natural, desastrosa o no.

No corro. No Grito. No empujo. Reglas fundamentales en toda circunstancia.

Los capitalinos lo sabemos bien. Pero taurinamente, con esta fiebre de renovación y “relevo” generacional en la “afición” los tendidos dejan de lado la mínima seriedad, colmados de “mamarrachos” “boca secas”, “malos amigos” y “chuflas, chuflas”… y lastimosamente escasos de entendidos.

Así, un público variopinto como el que más no es capaz de pitar, de menos la mitad del encierro, ni dar lo que merecen en el arrastre al menos cinco de seis pero sí saca entre el furor y los engañosos vapores de la gloria al criador de tan infame corrida. Si Villa Carmela decepciona en Tlaxcala, llega a la desesperación su flojedad o el genio del primero, la bravuconería del terceo y la mansedumbre del resto.

Y menos mal está Fermín Rivera que tapa al segundo.

Si a un torero le viene mal enfrentar un astado sin trapío es al potosino. Por su figura, empaque y clase, requiere un enemigo digno de esto y más. Para su desgracia, pese a la justificada, procedente y necesaria protesta termina por enfrentar al muy estrecho, zancudo y trasijado cárdeno, tardo, que ronda los linderos de la total mansedumbre y, que tras vérselas dos veces con Gabriel Meléndez hijo comienza a mejorar.

José Mauricio, por tanto, como debe ser, tira de la caleserina dos veces para rematar airoso y, claro, picar a Rivera, que aplica la necesaria serenidad al lancear a pies juntos y mostrar que la flojedad acompaña al astado, tal como hace Fermín lucidamente de la chicuelina con el primero de la tarde. Réplicas y contraréplicas, esta rivalidad la hemos esperado desde 2005, ojalá abra al fin los capítulos de un esperado libro taurino.

Que necesaria es.

Trata de calmar Fermín el barullo en los tendidos con el brindis general pero la si logra cambiar las lanzas por cañas es por dos razones alejadas de la dedicatoria: la Plaza México ha perdido la dureza que tuvo y su toreo ha abrumado cualquier protesta. Pues su toreo requiere un valor incalculable que le permite estar en el sitio sin sufrir.

Rivera se queda quieto y confía en su toque en el centro de la suerte.

Ahí, en plenos medios tiende la trampa al astado carmelita que no tiene otra más que tomar la muleta con nobleza, esa característica que acompaña a veces a la bravura –no es el caso- muchas más a la mansedumbre pues el cárdeno duda, pega miradas primero breves, luego espaciadas al potosino que le somete a la hipnosis del temple.

Al natural, con la muleta escondida pero sobre la pala del pitón colocado, Fermín ha pegado muletazos teñidos de clásica, sobria, señorial realización que bien valen todo el Potosí, uno grandísimo a muñeca rota y el desdén en el sitio y punto exactos.

Pena que aparece el viento en la última tanda con la derecha.

Es de notar los pases contrarios donde el astado se lo piensa, rehúye la posible pelea. Entonces Rivera, tras trincherazo, alarga manda muchísimo, utiliza todo su largo brazo, vence el parón y en doble tanda derechista convence la largueza de su muletazo pese a la vuelta contraria del astado con un cambio de mano sensacional.

Sin toro, literalmente, por fuera y por dentro, como se escucha el bocinazo, hay torero.

Una pena que las protestas no hubieren arreciado, que el infame segundo no haya sido cambiado por el primer sobrero que… con Rivera… a lo mejor… Solo Dios.

Pincha y, tras entera, aun así llega la oreja.

El celebérrimo nombre de “Manzanito” bautiza al tercero, breve y corto igualmente.

José Mauricio luce a la verónica y en la personal, de frente, doble, media verónica. Prosigue con gaoneras, ayer está especialmente artista con el percal. Tras el puyazo invita a quitar a sus compañeros pero no hay respuesta, entonces, el astado afloja en banderillas con Sergio González luciendo. Por ello, el capitalino toma la decisión de irse arriba en el ayudado a pies juntos.

El toro lo cobra caro.

La generosidad de José Mauricio se topa con que el astado bravuconea tal como aquel “Fuente Espina” de La Estancia hace tres años. Quizá menos pero aquella vez se dobla de inicio en esta da la impresión que le da más aire del debido. Aun así, Mauricio se lo juega con la izquierda de inicio y consigue muletazos completos en la primera tanda y luego, tras casi una voltereta, el astado comienza a rascar, a regatear.

Y Mauricio, a contracorriente, baja la mano con la derecha y desafiante echa la muleta a la izquierda aguantando el parón y la reversa del toro que por bravucón confunde a la medianía militante. Las manoletinas cierran vertical y valientes a toro arrancado y el espadazo recto, casi entero, hacen toser al toro y, al borde del aviso, llega la oreja.

División en la galería, con el público de ayer, también esto es un trofeo.

Y seamos francos, el resto del encierro, es un monumento a la sosería, la falta de casta expresa y la mansedumbre en su estado más soporífero.

Ante ello Juan José Padilla, se nota ahogado, desarmado dos veces con su primero y eléctrico con el cuarto, el turno en el que la asistencia condena al picador pero no se fija que la sangre del astado no llega ya no a la pezuña, ni siquiera al brazuelo. Padilla, en variación de voltaje, tira del farol invertido un quite caleserista ejecutado por un guerrero que pese al lío en banderillas deja su labor muleteril en muy poco.

Como el regalo está cantado, la Empresa vuela por el callejón a fin de postrarse para que el regalo se de. Malamente porque este séptimo cajón debió lidiarse al menos como segundo. ¿Qué justifica lidiar al segundo como titular y al séptimo como sobrero?

Seguramente su trapío. Éste no es un cromo. Decía Don Javier Garfias de los Santos: primero el libro, luego la hechura y ya después el juego.

Hoy nos damos cuenta que la tapadera bautizada con el celebérrimo nombre de “Sonajero” es un astado cárdeno de reunida acucharada cuerna, zancudo y con una expresión casi de ingenuidad, dicen que ese es el toro mexicano que “embiste” Y sí.

De ahí a indultarlo hay un trecho largo.

Pero esto se obvia en la actual Plaza México. Como se obvia, tras las largas cambiadas, y lances a pies juntos un pasito atrás, que el astado en brevísimo puyazo empuja mayormente solo con el pitón izquierdo. Juan José Padilla banderillea por norma a cabeza pasada y el par que cierra, al violín, es lucido y emocionado.

El toro que sale del campo a la Plaza debe morir ahí. No es buen consejo jugarse la simiente en la Plaza, a menos de no estar seguro de lo que se tiene. Pero así las cosas, la historia de Padilla se queda inconclusa y lo que ha iniciado con ayudados por alto, prosigue con diversos pasajes de derechazos, lo mismo enganchados que templados, que los pases de tiovivo, dándole vueltas al toro.

El astado, espléndido por ambos pitones, ha sido para cuajarle. Pero Juan José escucha el murmullo y lee el tendido y logra encandilarle, sin llegar al entendido, ese ignorado pero no ignorante sector que sabe que el de Jerez ha toreado a medias, ah dejado pasar más de lo que realmente ha toreado, muestra de ello los pases circulares, mucha afectación y poca naturalidad.

Aun menos autoridad.

Realmente Jesús Morales es el peor –ya es mucho decir- de los que presiden los festejos. Sin carácter o personalidad, el Juez ha dejado que la obra, mala o buena, no haya enfrentado su necesaria definición, su auténtico ser o no ser. Porque los indultos, insistimos, son el “final feliz” pero no la gloria… o el cadalso.

Hoy a cualquier toro, medianamente bravo, se le indulta. La única verdad de la Fiesta, aun en baile de barriada como ayer, es que dicta el sitio de cada quien. Ayer artificiosamente salvan la vida al toro pero la pregunta queda en el aire…

A la Plaza México, ¿Quién la salva?

Texto: @CaballoNegroII. 

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2014-2015. Domingo, Noviembre 16 de 2014. Cuarta Corrida de Derecho de Apartado. Más de un cuarto de plaza en tarde fresca de inicio con viento molesto en varios pasajes de la lidia. Cielo espléndido en tarde agradable.

7 Toros, 7 de Villa Carmela (Divisa Negro, Amarillo y Rojo) lidiado el séptimo como sobrero. Mal presentados desiguales, algunos muy pobres de cara y varios de ellos protestados de salida, principalmente el segundo. Mansos y flojos en general: con sentido el primero, débil y tardo el segundo, bravucón el tercero con emoción en el último tercio. La segunda mitad no tuvo muy poco por dentro sin raza, casta o bravura. Se indultó exageradamente al sobrero lidiado como regalo en séptimo lugar de nombre “Sonajero”, número 214 con 480 kilogramos de peso, cárdeno obscuro, alto y acucharado de cuerna.

Mal la Autoridad al mostrar nula exigencia al matador y aflojar el criterio al indultar al séptimo.

Juan José Padilla (Grosella y Azabache) Silencio, Palmas tras Aviso y Vuelta al Ruedo tras indultar en el de Regalo. Fermín Rivera (Verde Esperanza y Oro) Oreja y Silencio. José Mauricio (Teja y Oro) Oreja protestada y Silencio.

El primer espada salió a hombros.

Destacaron a la brega Sergio González y Daniel Duarte.

2 comentarios

Archivado bajo Afición, ARTE Y CULTURA, Bullfights, CORRIDAS DE TOROS, Crónica, Cuadrillas, CULTURA, ESPECTACULOS, Faenas, Fermin Rivera, Ganadería, Indulto, José Mauricio, Juan Jose Padilla, Luis Eduardo Maya Lora, Mexico City, NOTICIAS, Plaza México, Plazas, Puerta Grande, TEMAS TAURINOS, Temporada Grande, Temporada Grande 2014 -15, Temporada Grande 2014 -2015, TOROS Y TOREROS, Visit Mexico City