PD: Tu Toro ha Muerto. Inédito «Garlitero» en Madrid.

Tejela en el derechazo a «Garlitero» de Los Bayones.

Con la mitad de aforo en todos los sentidos, amenaza de suspensión, grisura, se ha lidiado un importante toro de “Los Bayones” en Madrid. Justo diecisiete años después de “Bastonito” otro toro colma la efemérides del 7 de Junio, esta vez en la complicada apertura de un complejo Aniversario.

Por: «Puntillero»

Son algunos, dicen, toros de triunfo. O de fracaso. Cuando salen los toros buenos la gloria se encuentra con un paso a favor para poder darse. La cosa está, como casi todo en el toreo, en la contradicción de que el triunfo está en proximidad al fracaso.

Se fue San Isidro y el Aniversario deja en entredicho la afición de algunos que dejan vacantes y espacio para dejar más en anchas el tendido a los fieles. No resulta así en el ruedo.

Porque antes de la salida del tercero ni a “Rafaelillo” ni a Diego Urdiales sus enemigos brindan demasiadas opciones. Y salvo el fino quite de Urdiales al primero, queda poco que reseñar. El ir y venir, desarme incluido, de Rafael Rubio y la indeclinable voluntad de cuatro pases con sabor del riojano quien aún se queda con mucho que decir en un nuevo silencio forzado para el torero.

Salió el tercero, “Garlitero” de nombre. Matías Tejela le saluda a la verónica con calidad avanzando y despacio, medido en los pasos y con suavidad. Destaca el toro en el caballo haciendo pelea brava. Bien es cierto que el pase cambiado es llamativo y emociona, lo pega en el tercio tras doblarse, pero después tiene que venir lo importante: el toreo largo y por abajo. Tejela está correcto. Comienza adecuado incluso con temple sobre la mano derecha. El toro hace los viajes largos y con nobleza, a veces reboza al final del pase del madrileño que trata de poner algo más, sobre todo al natural.

Pero no prende. Este “Garlitero” pide fantasía, sabor, sello, cosas que superan la fría preceptiva y la racional norma taurómaca y que con Matías, delante de un toro como este, se echan aún más de menos. La faena, plana y a velocidad crucero, deja claro que siempre en el toreo hay que poner algo más, lo que no se adquiere en ninguna escuela. Lo que no puede ser es que esté tan fatal con doble metisaca. Nada lo justifica. Más tarda Tejela en darle muerte que en darse cuenta en que la oportunidad había fenecido, la historia había pasado delante y no hubo quien la escribiera. Pena porque esto ya es cosa juzgada, ni como revivirlo. Tan solo queda la posdata.

El festejo se hunde comenzada la segunda mitad. Otra vez “Rafaelillo” parece tener la mente y el cuerpo adaptado para las corridas peores, no para las tan informales e insípidas. No pudo ser. Diego Urdiales es un templo al estoicismo fuera del ruedo, dentro también. Igualmente ante la imposibilidad queda poco para el riojano que se las ve con un sobrero nefasto. Solo fabuloso se observa en un pase con la izquierda. Pedirle más aguante parece un sacrificio. Vergüenza lo de los sobreros. Tras lo del tercero Tejela, consumido y consternado, no tenía ni cabeza ni el sitio suficiente para remontar. Así, aún peor, crece el recuerdo del tercero.

“Garlitero” deja una misiva de calidad. Y eso que el piso estaba en mal estado. Al final, antes de la póstuma rúbrica, dejó claro que lainmortalidad del toro no requiere de defensas por parte de cantores extraños de su «protección». ¿Cómo defender a alguien que ya  trae defensas por nacimiento, como sino de su raza? Tan solo necesita el toro la mínima garantía de audiencia para exponer y defender atacando su causa sobre el sendero de la inmortalidad.

Que, no olvidemos, solo se gana con la muerte.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Madrid. Plaza de Las Ventas. 7 de junio. Feria del Aniversario 2011. Primera de feria. Media entrada, en tarde de lluvia durante todo el día y que se mostró intermitente durante el espectáculo. Cuatro toros de Los Bayones, desiguales y mal presentados, salvo el armónico y buen tercero, que tuvo calidad. El resto, deslucidos. Además, se lidiaron dos sobreros, uno de Fraile Mazas (quinto, que sustituyó al devuelto segundo y otro (sexto) de Valdefresno, ambos mansurrones y deslucidos. 

Rafael Rubio «Rafaelillo» (tabaco y oro) Silencio tras aviso y silencio. Diego Urdiales (turquesa y oro) Silencio tras aviso y silencio. Matías Tejela (rosa palo y oro) Saludos tras aviso y silencio.

Destacó José Mora al parear al primero de la tarde.

1 comentario »

Deja un comentario