¡Vuelve José Tomás!

La Fiesta Brava Por “Jardinero de San Mateo”

¡QUÉ alboroto se ha dado con la vuelta a los ruedos de José Tomás Martín! El planeta del toro literalmente concentró su atención en lo que ocurrió previa y durante la reaparición del diestro en el coso de Xátiva, en Valencia, el pasado 23 de julio. Cronistas “tomasistas” y “antitomasistas” y si queda alguno que fuese neutral, todos, escrutaron el acontecimiento. Unos, el mal cuidado corte del pelo, otros las ojeras, algunos la pérdida de kilos, hasta la flojedad del terno malva y oro y otros hasta las zapatillas, pero todos atentos con lo que ocurrió a la salida del segundo de la tarde que daba fin a quince meses de ayuno, desde aquella trágica cornada inferida por “Navegante” de Santiago, el 24 de abril del año pasado en la plaza de Aguascalientes.

Atrás quedaron los cientos de páginas y las voces roncas que se desgañitaron en tal tiempo. Desde la misma noche de la cornada, el manantial de sangre que vimos cerca de la raya de cal, los de oro y plata, Ochoa y otros, llevándoselo apuradamente a la enfermería con un tapón en el muslo, que delataba la extrema gravedad. Su rostro parecía de cera. Un helicóptero anunciaba lo peor, mientras una ambulancia nos embestía, camino al hospital donde los cirujanos le salvaron la vida. Volvió a su solar y tras varias operaciones se fue recuperando en las dulces arenas del mediterráneo, cobijado por la familia y amigos y un amor del que pronto habrá fruto.

Volvió a Valdemorillo y a Moralzarzal bajo el ojo atento del maestro Rincón y cuando el rumor era verdad, su apoderado anunció su retorno a los ruedos. Se hizo como antes y como se hará después, se seleccionaron las reses, esta vez de El Pilar, luego de las Ramblas, Torrehandilla, Jandilla y Salvador Domecq. No verá a los de Núñez del Cuvillo este año por diferencias con el ganadero. Se anunció el cartel: el maestro Juan Mora -recuperándose de las dolorosas cornadas- y en su lugar Víctor Puerto y nuestro torero de Teocaltiche, México, Arturo Saldívar. Trascendió que se hizo de 5 millones de pesos por enfrentarse a dos morlacos de muy distinto trapío y calidad. Por el año, allá en Europa, sólo se le verá en Huelva, Gijón, Ciudad Real, Linares -pero no en la fecha fatídica-, Valladolid y quizá dará el cerrojazo a la plaza Monumental de Barcelona. Tras los Pirineos, primero en Bayona y luego en la Feria de la Vendimia en Nimes.


Era un encierro desigual y JT tuvo contacto con el primero al instrumentar un quite por delantales que bien remató, pero ya con su primer enemigo, chico, encastado y armado, le ligó embraguetadas gaoneras, sin mostrarse del todo seguro en el ruedo, lo que no le quito su tradicional valentía, con la franela no lo sometió y comenzaron los enganches con la derecha no templada, perdió el engaño cuando intentaba con la izquierda y sin mucho más que hacer, lo mató de media, tendida y trasera. Saludó al tercio pero no era exactamente eso lo que querían ver sus partidarios ni tampoco, paradójicamente, sus enemigos porque en JT y los tomasistas no hay medias tintas (“la tomatosis se salió de madre”) como las grandes figuras, se está con él o se está contra él. Se estuvo con él cuando en las viejas temporadas se le acusaba de falta de técnica, y se está con él hoy cuando es un mártir del toreo y cuando nadie puede cuestionar su entrega ni su genio torero.

Había pues que esperar a “Dulcero”, de 556 kilos. Manso y poderoso, al que el maestro le dio un muy buen quite por chicuelinas con el compás abierto y una gran media, se le castigó poco y JT en busca del triunfo estruendoso se fue a los medios omitiendo que el toro tenía querencia; sin embargo embistió y lo arrolló al intentar el estatuario, cayendo de muy mala manera. Se corrió el rumor y la especulación, el diestro conmocionado, tardaron los minutos, José Tomás se repuso y dio tandas por la derecha, una por naturales llevando la espada que tuvo enorme efecto en el público y volvió a ser él, cuando dio otra tanda con la muleta retrasada. Cerró con manoletinas, también con el compás abierto en toriles y mató de una estocada atrás y abajo, de efectos rápidos, por lo que el público, que con lo habido quedó satisfecho, sacó los pañuelos que para el efecto se habían regalado y exigió una oreja que concedida por el presidente, insistió en la segunda -seguramente para contarles a los ausentes que habían sido testigos de una gesta-. El presidente denegó la segunda oreja entre bronca.

Esto es lo que vimos en los tres minutos que permite JT que se transmitan por televisión. Bien pueden habérsenos escapado algunos detalles, pero de lo que estoy cierto es que el torero regresó mostrando evidentes secuelas de los hechos de Aguascalientes, su rehabilitación y el largo parón de 15 meses. Cómo peinó, vistió y calzó, me importan un comino. Aquí es cómo tenía “acomodados los bolillos” esa tarde. La prueba la pasó con creces. Será difícil que alterne con las grandes figuras del verano. El asunto, su carrera, va a proseguir en ascenso pero requiere tiempo y rodaje. Baste sólo ver lo que hicieron Julián y Manzanares el día anterior y lo que han venido haciendo en tardes recientes Talavante, Morante, César Jiménez, Sebastián Castella y Miguel Ángel Perera.

Ya volveremos en este mismo agosto para verificar si el pronóstico de “Las Tres ESES” –Saldívar, Silveti, Sánchez– en plazas españolas se va cumpliendo. Inobjetable camino exitoso hasta hoy, el del tlaxcalteca Sergio Flores.

Via esto.com: http://www.oem.com.mx/esto/notas/n2167892.htm

1 comentario »

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s