Voz de la Fiesta – Novilleros. Oscar Amador, la Fuerza de lo Inesperado.

Cambio de mano de Amador a "Figura" de Caparica en su debut profesional en 2009.

La Temporada Chica continúa en México y la novillería prosigue su marcha. Hoy nos detenemos a escuchar la voz de Oscar Amador, una de las más intrigantes esquinas que forman el pentágono de los novilleros tlaxcaltecas que en una tierra de toros cuenta con cinco importantes prospectos, triunfadores en mayor o menor grado en la Plaza Monumental. Aquí dejamos la interesante charla que sostenemos con el próximo debutante que el domingo parte plaza en La México.

Introducción por Luis Cuesta.

Entrevista por Luis Eduardo Maya Lora.

En una tierra en medio del fuego de volcanes se ubican más ganaderías de bravo más que en ninguna parte de nuestro país. El altiplano mexicano es proclive a eso. También al frío y al fruto de la tierra. Por supuesto, al culto a la muerte, el enigma de la bravura y el milagro del toreo.

Tlaxcala es tierra de toros, absolutamente. En un espacio pequeño sigue y seguirá, quiera Dios por siempre, la crianza del toro bravo. Ese fuego interior que hace al ganadero seguir a pesar de todo, ha fecundado tremendamente ahora como también ha sido siempre, tierra de toreros. Hoy cinco novilleros conforman un escenario prometedor para una de las potencias taurinas mexicanas. Todos ya se han presentado en La México de novilleros.

La historia de Oscar Amador mucho se parece a la de miles de jóvenes que buscan destacar en la profesión elegida en un país donde aún sigue pesando el padrino o las buenas recomendaciones y menos el mérito. El toreo no es la excepción, así es, es “el negocio que hemos elegido”.

Nuestro entrevistado lo sabe a carne abierta y aquí lo relata.

– DE SOL Y SOMBRA: Oscar, tu presencia en el toreo, desde tu llegada al escalafón novilleril mexicano ha sido muy fuerte. Se dice pronto pero debutaste y con un enorme triunfo en la Capital en 2009, ahora vuelves pero a la Plaza México, ¿Cómo te sientes?

– OSCAR AMADOR: Bien Lalo, gracias por la entrevista. Fíjate, ha sido pronto. Hace dos años fue mi debut como novillero en la Plaza Arroyo, corté dos orejas a un novillo de Caparica novillada que también debutaba y sí, el próximo domingo me presento en México, la plaza más importante de Latinoamérica. Todos soñamos con pisar esa Plaza. No ha sido sencillo, Dios sabe porque en este momento y en qué condiciones, todo eso se pondrá de manifiesto el domingo en la Plaza.

– DSyS: Dices que lo sueñan todos, tú también. Pero, dinos, del sueño a la realidad, a pesar de las novilladas que te gustaría tener en el cuerpo y que en este momento no se tienen, ¿Cómo lo estás afrontando?

– OA: Bueno, tenía la ilusión de que fueran en las primeras novilladas. Era una ilusión, guajira quizá, cuando de pronto le pesa a uno estar en el banquillo cuando ves que a otros ponen y uno sin estar anunciado, esa espera como torero te hace pensar mil cosas, hasta que no te van a poner pero estoy tranquilo. Hoy le das vuelta a la pelota, te acuerdas cuando te quedas parado, son muchos los sentimientos agolpados, hasta uno cree que se ha equivocado en todo, pero ya estoy ahí. Dependerá en buena parte de mí decidir qué pasará, influir sobre qué el lado en que caerá la moneda. En esto el toro te pone en tú lugar y yo el domingo voy por el mío que es lograr un sitio importante en la Fiesta.

– DSyS: Siempre he tenido la impresión que Oscar Amador es un novillero que tiene la moneda y la puede cambiar. Lo que dices es interesante, a veces en México no haces lo que quieres sino los que se puede y hay que tener la mentalidad suficiente para poder afrontar lo adverso, dentro y fuera, como es tu caso. Pero la afición te va a exigir y fuerte dentro de  ese destino que tienes trazado.

– OA: Se que soy un novillero que en México quizá tengo un poco más de cartel por su paso por las cercanías de la capital y por las plazas de su periferia en que he toreado. Es un compromiso, por ello, más fuerte. La gente no va a aceptar menos de lo que he podido demostrar, va a exigir y eso es bueno, de eso se trata porque se trata de subir, de no estancarse, de ser mejor cada día. Muchas veces he leído que ser torero es no cambiarse por nadie y en este momento no me cambio ni por José Tomás ni por nadie. Soy Oscar Amador y quiero hacer mi historia, quiero forjar mi destino.

– DSyS: Bueno, ¿Y quién es Oscar Amador? Sé que en tú familia hay mucha afición, pero ¿Cómo te da por el torero?

– OA: Mi historia es curiosa. Yo me crio con mis abuelos maternos, Eulalia Ruíz y Amador Vázquez. Mis padres trabajaban y ellos dijeron “Ni modo, a jalar con él”, dos personas maravillosas a las que quiero muchísimo y cada que había toros mi abuelo jalaba conmigo, toros, novilladas acá y allá. Mi abuelo es el culpable de que germinará en mí la afición y el querer ser torero. De siempre tenía la ilusión de serlo, tenía mi capotito y toreaba a mi perro. Pero llega el momento de tomar la decisión. A los dieciséis, no me importa lo que piensen o si quieren, decía, yo voy a ser torero.

– DSyS: ¿No querían?

– OA: Primero todos decían que sí y que a la primera revolcada se me acabaría la afición. Llevo dos cornadas, muchas revolcadas y muchos nocauts pero sigo y cada vez que veo las de espejo o siento los golpes de los toros, cada que siento los muletazos o los lances me convenzo que esto es lo mío. Cada cicatriz la veo como una batalla ya sea ganada o perdida, pero siempre bien aprendida.

– DSyS: ¿Debutas a los dieciséis?

– OA: No. Estuve preparándome año y medio, casi dos entrenándome antes de mi debut. Maté diez o doce novillos antes de Arroyo. Me presento el quince de agosto de dos mil nueve en Arroyo.

– DSyS: Buen día. Sábado, recuerdo.

– OA: Sí, es un día muy torero, lo recordé porque este año cayó en lunes ese aniversario. En ese momento mi horizonte no era claro.

– DSyS: Pero te encontraste un buen novillo de Caparica y hubo revuelo. Recuerdo bien tu debut, el triunfo, incluso te entreviste estando aún en radio. Tuvo muchísima fuerza, como tú toreo, platícame un poco esa experiencia.

– OA: No sabes que complicado fue. No dormía, me daba vueltas la cabeza, pensaba muchas cosas y también sentía que iba que pasar algo importante. Muchos me decían que había mucho riesgo, que Arroyo es la capital, que no es tan fácil, que hay que llegar preparado, que cómo me sentía, que debutara en otro lado luego llegar acá. Siempre dije que físicamente y mentalmente estoy listo. Siempre al dormir y levantarme pienso en torear y triunfar. A lo mejor, les decía, me verán verde pero Arroyo es lo que hay y yo no tengo ni voy a pagar por torear, yo quiero comer de esto y no pagar por hacerlo. Tengo que ir, decía. Vi los novillos un día antes y justamente ese novillo “Figura” número 87, con 392, lo vi y no me gustaba, como que desentonaba. Y ya sabes, “Ni digas, que ese te va a tocar” Pero sentía que desentonaba.

– DSyS: ¿Pero desentonaba para abajo o para arriba?

– OA: Yo creo que para arriba, pase mucha tela ese día. Solo Dios sabe, me fueron a decir que era el que no me gustó. Ni modo no hay de otra, alguien decía que hay que asumir los dictámenes del toro. Y si toca arrimarte o torear no hay de otra. Así lo asumí.

– DSyS: Tú entorno qué opinaba.

– OA: Me decían que buscara dejar algo, iban con la preocupación del debut, pensaban que sería una toma de contacto y ya después volveríamos un año más tarde. Yo pensaba lo contrario, si estoy aquí es porque puedo. Es más, cuando vi que (Paulo) Campero corta la oreja al tercero dije, “¿Qué tiene él que no tenga yo?” Pues aquí va y es por lo que yo más quiero. Y siento que ese día di ese pequño paso adelante que hay entre el titubeo y el atrevimiento. Siempre dar el paso adelante, aún sin saber que vas a pisar es mejor que quedarte en la medianía.

– DSyS: Ya ahí se te había olvidado que el novillo no te gustaba.

 – OA: (Risas) Se me olvidó todo. Un momento en que me quedé absorto. Fue una tarde tan soñada que superó mis expectativas. No escuchaba nada, ni atendía a nada solo a torear. Ahora me doy cuenta de que la Fiesta no es solo esa parte bella, hay muchas partes duras, no sacrificio porque eso es lo que haces sin que te guste, un tanto a fuerza. Eso lo sentí un año después, cuando vi que en aquel debut, aquella dadiva divina del 2009, en 2010 me di cuenta tras la cornada en Arroyo que a pesar de que también salí con dos orejas, idéntico resultado, al ver mi carne abierta reflexionas hasta saber que esto es así o más duro. Y claro, no me cambio por nadie.

 

Nuestro personaje tiene un debut muy exitoso, pero como siempre en estos casos. Pocos se fijan, los que no deberían hacerlo, evaden a los novilleros para que no les presionen ni les pongan.

En esta historia taurina tlaxcalteca hay un detalle que no pasa inadvertido. A muy temprana edad Oscar Amador enfrentó la pérdida de su señora madre. Tiempo después tras el triunfo taurino vino la dureza familiar de perder no hace mucho a su padre. Cosas de la vida, a veces duelen más las cornadas fuera del ruedo.

– DSyS: Yo tengo un buen recuerdo de ese toro de Autrique, me tocó reseñar en radio esa faena. Pero Oscar, pasa todo un año después del triunfo del debut, ¿Qué pasó con el torero?

– OA: Ese dos mil nueve triunfé, fue bonito. Pero en noviembre mi papá enferma. El 2010 lo empecé fatal personalmente. Incluso dejé todo por atender a mi padre hasta el último día que estuvo por nosotros. Muy difícil, dejé de entrenar. Incluso eché abajo fechas, me olvidé del torero porque no había cosa más importante que lo de mi padre. Me tomé un tiempo tras la partida de mi papá. Cuando medito pienso hablo con mis padres y hubo un momento que me comencé a recuperar interiormente y regresé a entrenar con más fuerza, eso sí sin torear. Solo estaba segura la inaugural de Arroyo. Nada para Oscar Amador, más que el 17 de Junio con Malpaso.

-DSyS: Casi nada, ganadería no fácil.

OA: Sí y ni modo, otra vez a remontar sin respiro. Brindé los que me apoyaron en lo más duro diciendo que solo me podía agradecer saliendo triunfador otra vez de la Temporada. Corté ese día una oreja y me pusieron con la de De Haro. Me decían que como regresaba con Haro que por dura y exigente, que no estaba listo, que había que regresar con otra cosa. Pero, de entrada, yo quería lidiar Haro por lo que me une a esa casa que afortunadamente me han permitido conocer. Me salió “Albricias”, un toro tremendamente enrazado, pasé mucho miedo. Lo pinché, perdí dos orejas, siento yo. Pero ese “Albricias” me enseñó mucho, a templarme, a serenarme y a no caer a la fiereza del toro.

Ahora creo que fue bueno haberlo pinchado me dictó más ese fracaso que otros tantos triunfos. Ese toro fue un parte aguas. Yo sabía que personalmente la vida no es fácil, pero ese me hizo ver por completo que taurinamente es igual que la vida cotidiana, que soy torero siempre y debo cultivarlo como una planta y ser constante y pensar en los toros sin más, ni cerrarme las puertas siendo fiel a mí mismo y a mi concepto que es lo que me ha sacado adelante. Tu narraste, después, a “Victorioso” de Autrique.

-DSyS: Bueno, sí. ¿Pero Habías toreado algo antes?

OA: Nada. Muy poco.

-DSyS: Te lo pregunto porque Autrique no fue sencillo ese día de “Victorioso”. Me acuerdo que ese día en la transmisión el Bardo de la Taurina, colaborador de este portal, nos decía: “A ver si nos vamos con una alegría”. Y de pronto llegó lo que no esperábamos ¿Qué sensación tuviste y que lección te dio “Victorioso”?.

OA: Ese novillo me enseñó a pensar. El novillo siendo bueno pero tenía todo muy justo. Me pasé de faena y me dejó la cornada. Ahí noté que no todo puede ser romper y pegar pases, sino torear lo que se tenga, lo que se haga se haga bien, sin imitar despertando en uno lo que uno busca, yo en mi caso, profundidad. Esa tarde alternaba con (Antonio) Galindo también de Tlaxcala y el triunfo vino.

-DSyS: ¿Y qué? ¿Hay pique?

OA: Claro y más esa tarde. Claro que hay rivalidad. Yo estaba metido en mi mundo, pero pensando en el toro y en arrear. Ese día pensaba en borrarla en donde me la pintaran. Antonio dio vuelta con un toro con guasa no fácil. Eso es un acicate, además el encierro no fue deslumbrante, claro que “Victorioso” exigió mucho, con clase, pero se reservaba y me pedía mucha exactitud, o aproveché.

-DSyS: Segundo año y triunfador de Arroyo, tres orejas. ¿Se abrieron algunas puertas?

OA: Fui a la Feria de Tlaxcala en sustitución y corté dos orejas alternando con Angelino y Galindo. Salgo a hombros de la Plaza en la que me voy en las tardes en que debiera estar en la escuela, debajo del campanario y donde pienso y sueño. Antes soñaba con la salida a hombros y así fue. Maté otro festival y proseguía entrenando. Yo sabía que acabando Arroyo mi meta sería, tras operarme, el siguiente nivel, mi mente desde ese momento firmemente estaba en este próximo domingo.

Ahora este año empezó tranquilo, fui a Autlán a la sierra del sur de Jalisco, abrí el año con una novillada de Puerta Grande muy complicada. Comencé el año pensando en superarme y corté una oreja, la única. Fui a Texcoco, ahí nos vimos, tú sabes lo difícil que es con ese viento y el toro que me tocó, un piedras antiguo. Me levanté de la voltereta y me llevé la única oreja de novilleros. Doce novillos lidiados y solo yo levanté la mano. Eso me dio gusto. Fui a Aguascalientes, a la San Marcos, una plaza difícil por lo localista.

-DSyS: Y Oscar, además a los tlaxcaltecas les aprietan más. Galindo corneado y Jaime Ruiz silenciado.

OA: Cierto. Es verdad, siento que ese día estando bien hubo menos recepción, sobre todo en mi primer todo. Eso enseña mucho y ni modo, pa´delante.

-DSyS: Hay una novillada difícil para ti, la de Puebla.

OA: Viernes trece, se me despitorra un toro y se corrió turno. El de El Rocío, muy difícil  me apuntaba al pecho, se metieron conmigo por una necedad de querer pegar pases donde no los había, en un error mío. El sexto fue uno de San Marcos llamado “Cuco”. Era mi única opción, más porque la Plaza de Puebla es muy importante en la región y con los alternantes David Aguilar y Garza Gaona por delante. El toro no fue sencillo pero tenía emoción, el puntillero me lo levantó pero hubo una oreja y una cornada. Difícil porque tuve fiebre y una semana muy incómoda. Reaparecí en una localidad aquí en Tlaxcala con la pierna blanda pero sentí que no me faltó el valor, lo mismo en otra novillada difícil de Rancho Seco. Me dio confianza de poderle al toro pero me encontré con el Nuevo Progreso.

-DSyS: Oye, pero antes de todo esto te encontraste un De Haro al que toreas tremendamente. Te lo digo porque muchos que no creían en Amador ese día hablan y hasta hoy no paran.

OA: Sí, en un Congreso de Veterinarios. Haro me gusta mucho no es sencillo pero he encontrado su ritmo. Me ha ido bien pues me gusta cuando repiten en el capote, es una sensación distinta, siguen el engaño con ganas de tomarlo primero, me encanta ese ganado te brinda sentimientos preciosos.

-DSyS: ¿Dura es Guadalajara?

OA: Sí, es una de las más serias que puedes encontrar les gusta la verdad, reconocen y saben. Si se meten contigo es en serio, es de verdad, son duros. Nunca creo que algún novillero debute ahí. Cuando se va a Guadalajara es porque estás seguro y preparado.

-DSyS: Pero ha habido cosas buenas.

OA: Sí hay cosas buenas pero también las hubo malas y las he estado analizando. Me presenté hace ocho días con una novillada de Santoyo y me salió que me pidió un carnet que no tengo aún, el de matador de toros. Un toro bravo, con genio y me acuerdo mucho lo que algún día tú me decías, que del genio a la bravura hay el mismo pasito que de la nobleza a la mansedumbre, éste rozaba en ese intermedio entre bravura y genio. No se me dieron las cosas, a pesar de que estuve dispuesto, sentí que no le pude, me sonaron avisos y la plaza encima. Abajo estás solo y duelen las cosas y la rechifla de la gente. Súmale el arrastre lento. Sentí por primera vez que enteramente se me fue el toro.

-DSyS: Además llovió.

OA: Un escenario distinto, incluso en el día platicaba con Raúl Alducin y le dije hoy va llover. Dicho y hecho, primero la rechifla y luego el agua. Pero la Fiesta es tan grandiosa que me dio el lapso de dos toros para yo responderme o por lo menos afianzar mi deseo. Me di cuenta de que aquí era mi prueba definitiva, si le podía a la bronca, el reto de saber si me imponía a todo. Salió el quinto llamado “Gitano”, en cuanto lo anunciaron cayeron las primeras gotas. Se patinaba el toro, me puse muy de verdad y el cielo se caía. Es muy incierto torear con agua pero honestamente me salió el amor propio, me entregué completamente.

-DSyS: Contradictorio todo.

OA: Sí, el agua, una sensación difícil y bonita a la vez. Le metí la espada y se suspendió la novillada, con la oreja en la mano me sentí que pasé del infierno a la gloria. Imagínate hubo quien me dijo, me empapé contigo, vales la pena. Siento que les convencí y que no salí con la barbilla metida en el pecho. Es tremendo.

-DSyS: Y ahora México, donde parece haber un cristal, más con los novilleros, donde todo se trasluce, es difícil engañar. Después de lo de Guadalajara, llega la prueba máxima, ¿Cuál es tu perspectiva después de toda esta historia?

OA: Me siento bien con seguridad, consciente de lo que es la Plaza México y sus reacciones, todas legítimas. Me preparo muy a conciencia, he leído sobre asumir retos y desafíos y su diferencia con la bendición o maldición. Los guerreros he visto que asumen los primeros. Yo me presentaré siendo fiel a un concepto que puede tener la fuerza de lo inesperado. De algo estoy seguro, no me voy a traicionar y espero convenza para sacar fuerzas y seguir siendo fiel a mis bases.

-DSyS: Y además el cartel es interesante. Alternarás con Jaime Ruiz, un compañero tuyo de siempre.

OA: Sí, es curioso además un gran amigo mío. Cuando debutó en México yo debuté de novillero y ahora nos presentamos ambos en esa plaza alternando. Se que Jaime saldrá por todos a arrear y yo también.

-DSyS: Cinco nombres importantes hay de novilleros tlaxcaltecas. Desde Sergio Flores, Angelino de Arriaga, Jaime Ruiz, Antonio Galindo y Oscar Amador. En Aguascalientes hay prospectos y presumen mucho de ellos, pero ustedes vienen de un lugar donde es mucho más difícil caminar, por la razón que quieras, donde el frío cala tanto como allá y donde el toro sale más difícil. ¿Qué significa no son solo cinco ilusiones?

OA: Se trata de generar pasiones y rivalidad. Como no queremos todos ser figuras y hablarles de frente a todos, incluso a los más grandes no solo por los de aquí.

-DSyS: Sí, lo sé. Pero qué importante es que en una tierra de ganaderías tienen y puedan caber cinco novilleros donde a pesar de que su visión debe ser global llama la atención que en un Estado donde ser y lograr algo es más difícil, por la razón que sea, da mucho gusto que se den situaciones así, ojalá y el futuro sea con el toro por delante y más si es tlaxcalteca.

OA: Claro eso puede ser precioso, ojalá porque el toro de acá no perdona a nadie. Yo, puesto y dispuesto cuando sea.

DE SOL Y SOMBRA: ¿Que le puedes decir a los que te van a ver el domingo a La México?

OSCAR AMADOR: Pues que van a saber quién soy yo quiero que sepan cual es mi convicción que me he ganado mi lugar pues cada tarde ha costad mucho y dejar todo. Que no me quiero solo salir a morir porque lo que quiero es torear y triunfar, que pase lo que pase quiero que se hable fuerte de mi toreo. Yo creo que lo grandioso de ser torero es que en quince minutos puedes lograr sacar lo que te ha costado tantos años.

Siempre ser torero es el más difícil de todos los caminos. Ese sendero ha elegido Oscar Amador que se presenta este domingo en la Plaza México, una historia dura que nos muestra que la raza de los que aspiran a ser a pesar del riesgo de quedarse en la medianía.

La suerte está echada y la Plaza México será el tapete donde se juegue la partida, la que Amador ha esperado jugar desde hace tanto tiempo. Mucho esfuerzo que se concentra en una sola tarde. Así ha sido la historia.

Twitter: @LuisCuesta_; @CaballoNegroII.

Edición de Fotografía: @ColorJay; @HFilmsDigital.

1 comentario »

Deja un comentario