5ª de la Feria del Pilar: César Jiménez remata una buena temporada con miras a la temporada Americana

Al César lo que es del César

De SOL y SOMBRA

La ‘marca B’ de Cuvillo, el hierro de Benjumea lidió este lunes en el coso de La Misericordia un encierro para olvidar. Toros mal presentados por feos y desiguales de hechuras e inválidos hasta la desesperación. Tres volvieron a los corrales pero alguno más pudo haber regresado. Por ello hasta tres ejemplares lidió como sobreros el hierro salmantino de Los Bayones, que echó varios toros con posibilidades en el último tercio, especialmente el segundo.

Quien aprovechó el buen juego de este ejemplar fue César Jiménez. El torero de Fuenlabrada tiró de temple y gusto para embarcar perfectamente las enclasadas embestidas del toro de Los Bayones. Supo administrar al toro, dejándole reponerse entre tanda y tanda, para después ir desgranando series con ritmo y largura en los muletazos. Mató de una estocada algo trasera en los medios para asegurarse la oreja.

También pudo tocar pelo con otro sobrero de la ganadería charra. Este tuvo mejores comienzos que finales y acabó rajándose. Pero mientras quiso seguir las telas de Jiménez, este volvió a dejar constancia de su buen concepto, en este caso en varias tandas de buen trazo al natural. La condición del toro hizo que la faena fuese apagándose, lo que unido a un pinchazo antes de una estocada baja hizo que la minoritaria petición de oreja no fuese atendida con buen criterio por el palco presidencial.

El último sobrero de Los Bayones saltó en sexto lugar y cayó en suerte de Salvador Vega. El malagueño vio que el pitón bueno del toro era el derecho y por ese lado basó su quehacer. Sin embargo, la faena de Vega tuvo intermitencias y no terminó de explotar. Una estocada en buen sitio provocó otra leve petición que acabó en una ovación saludada antes de abandonar el coso de La Misericordia.

El resto del festejo estuvo lastrado por el nulo juego de la corrida de Benjumea. Uceda Leal tuvo que lidiar en primer lugar un animal lisiado desde que salió por chiqueros y en cuarto otro de nulas condiciones para embestir. Lo mejor del madrileño llegó con la espada, pasaportando a sus dos oponentes de sendos volapiés para enmarcar.

Salvador Vega también se justificó con el tercero, un animal que echó el freno de mano y que, pese a la voluntad del malagueño por hacerlo embestir, no tuvo ni un pase. (Sixto Naranjo para COPE)

Ficha del Festejo: Zaragoza, lunes 10 de octubre de 2011. Un tercio de entrada. Tres toros de Benjumea (1º, 3º y 4º), feos de hechuras e inválidos. Tres sobreros de Los Bayones (2º, 5º y 6º), bien presentados y de juego noble, especialmente el 2º bis, enclasado. Uceda Leal, silencio en ambos. César Jiménez, oreja y saludos. Salvador Vega, silencio tras aviso y saludos tras aviso.