Radar Taurino – Seis Toros, Seis Horas. Feliz Año Nuevo.

Desde el campo bravo el eterno toro recibe un año nuevo.

Muere el año y prosigue la vida taurina. A las puertas de una nueva edad del toreo en México, comienza una nueva historia cuyos protagonistas aún están trazando los avatares de su propio argumento.

Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA.

Se muere, en últimas horas está el dos mil once.

Taurinamente se despide con el histórico indulto, en goyesco investido, de Pablo Hermoso de Mendoza en Cali, así como solo ovaciones para Arturo Saldívar, a quien le están jugando tronchado en su propio país.

Hace pocos días escuchaba a los partidarios de algún torero triunfador preocupados por guardar a “su matador” solo para las grandes citas. Me parece el planteamiento algo arriesgado, más porque a los famosos “nuevos ases” del toreo mexicano poco se les está viendo por las plazas, cosa paradójica.

Hay que mencionar y poner toda la atención al hecho que la nueva ola está poco a poco, muy despacio, levantando su cresta de aficionados, la gradualmente creciente legión de seguidores con quienes se identifican a pleno. Se trata en su mayoría de jóvenes más o menos de la misma edad de los toreros novedad y que encuentran en ellos mucho de lo que esta también nueva afición busca.

Pero no nos olvidemos que estamos viviendo una auténtica crisis de público. No por los propios aficionados sino que estamos observando el resultado de al menos dos décadas de poca orientación y poca formación taurina. Como resultado privan los espirales en el tendido, lo mismo exigen que consienten, lo mismo van que no. Da la impresión que solo estamos formando taurinos de medio tiempo.

Esto puede y debe cambiar. Con esta nueva baraja debe venir un cambio de mentalidad, algo así como lo que ocurre con el encuentro de los nietos y los abuelos que, como dictan las nuevas formas familiares, cuando éstos últimos pasan por los primeros al colegio y les quieren comprar un refresco a toda glucosa, ya está habiendo chavalillos que dicen, “Abuelo, no. Mejor agua” Y esto es real.

Para la nueva generación de mexicanos temas como el político, el informativo, las relaciones familiares, tienen una concepción diferente. Yo espero que lo sea también en el tema taurino.

Cómo formar mejor público si los propios profesionales son los que están impidiendo la mejora del espectáculo. Esto debería de ser un tema central de coloquios y medios de difusión taurina. Como dice un gran dirigente alemán, “debemos plantearnos la resolución a las preguntas más difíciles de responder” porque, como diría un famoso premio Nobel de economía, “no espere a redactar su declaración de misión y visión, el mundo ya se la está redactando por Usted”

Y es el propio Mundo el que nos dice que no queda mucho tiempo.

La interrogante es a donde llevar el espectáculo taurino. Se pierde el tiempo y el espacio de reflexión en temas tan breves como la prohibición taurina cuando la solución a este en específico está – muchos no se dan cuenta y convocan a juntas de una hora al aire de carácter urgente- en la entraña del propio espectáculo. Esta es una respuesta difícil de establecer y aún más difícil de poner en operación.

Pero torear es hacer posible lo imposible, o decir un misterio que previamente se tiene oculto.

Esa, tras un año de apasionantes faenas, de historias maravillosamente taurinas, debiera ser el reto a resolver por los factores de la Fiesta. Si no, en lugar de escribir la historia, quedarán en historieta. En vez de dibujo quedarán en caricatura y en vez de artistas serán meros trabajadores del toro.

Este mensaje de mejora se que no se comparte. Quizá porque las amarras y las anclas de la comodidad son demasiado placenteras y de tal cosa me alegro. Menos mal queda quien piensa y no borregunamente saca el pañuelo para indultar el toro de la realidad. Veremos si poco a poco, mes a més, noche a noche y día a día taurino, logramos la plena libertad taurina que ha de imperar en la Plaza y no solo en la plazuela pública.

Nuestro deseo es ese. Ojalá que se cumpla.

Se muere el año, quedan sus horas postreras.

Se mueren sus minutos que son sesenta dentro de cada una de sus horas como cada uno de los seis toros que se mueren y que componen el acto de la corrida.

Así, lo sabemos todos, nos quedamos como García Lorca: “Y los toros de Guisando, casi muerte y casi piedra, mugieron como dos siglos hartos de pisar la tierra”

Así muere el tiempo y mueren los años, como los toros, para seguir viviendo antes que aparezca el umbral de la nueva aurora.

¡Feliz Año Nuevo Taurino! Para todos nuestros lectores en De SOL Y SOMBRA.

¡Enhorabuena!

Twitter: @CaballoNegroII.

Anuncios

GALERÍA – La Corrida de San Marcos para el Año Nuevo en la Plaza México.

La divisa tricolor de San Marcos, vuelve al escenario de sus triunfos, la Plaza México. (Foto web Ganadería San Marcos.)

Abre el año taurino en La México. Amén de la combinación toreril siempre vale la pena ver correr los toros de la familia García Vivanco que para no variar, apuesta como siempre por la seriedad del toro bravo.

Por: De SOL Y SOMBRA – Fotografías: Monumental Plaza de Toros México.

Se ha reseñado un encierro compuesto por toros predominantemente negros y un cárdeno claro.  Los toros de la divisa azul rey, blanco y amarillo de San Marcos a lidiarse a muerte el próximo domingo en la Monumental México reúnen las siguientes características:

  1. No. 9 con 490 kg. “Aventurero”  negro entrepelado.
  2. No. 58 con 485 kg. “Ambicioso”  negro entrepelado.
  3. No. 19 con 500 kg. “Voluntarioso” negro entrepelado bragado.
  4. No. 50 con 480 kg. “Decidido” negro entrepelado.
  5. No. 30 con 470 kg. “Arrojado” negro entrepelado bragado.
  6. No. 41 con 485 kg. “Audaz”  negro entrepelado.
  7. No. 59 con 480 kg. “Valiente” cárdeno nevado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como saben darán lidia a estoque los espadas, de Almería, Ruiz Manuel, de Atizapán de Zaragoza, Miguelete y de Chihuahua Capital, Antonio García. Cuatro treinta de la Tarde. No falte Usted.

Twitter: @LaMexico@PlazaMexico1

Rafael Cardona y Conchita Cintrón – Charlas por El Bardo de la Taurina.

El perfil eterno de la Diosa Rubia del Toreo.

En estas épocas en que la ‘Diosa Fortuna’ suele manifestarse de alguna manera, en forma de palabra magistral se me hizo presente la sabiduría de ese excelso maestro del periodismo, del taurinismo y de muchas otras culturas  que lo es Don Rafael Cardona.

Por: El Bardo de la Taurina.

Nuestro personaje no necesita de panegíricos pues ya los posee todos y de quién sin embargo no estaría de más decir que en el cuerno de la taurina  de cabo a rabo es una autoridad y por ello cuando se refiere a Conchita Cintrón la ‘Diosa Rubia del Toreo’.

Pues aquello se torna en fantasía lingüística, máxime cuando seguramente  sobre la faz de la tierra nadie   ha escrito sobre esta torera mayúscula de la manera que lo ha hecho el maestro Cardona en faena literaria de ‘Puerta Grande’ y la cual en un lance de señor elegante y boyante ofrece pronto compartir con usted lector algo de lo que  yo asevero majestuosamente esculpió  sobre Conchita Cintrón, rejoneadora nacida en Antofagasta Chile, hija de padre puertorriqueño que luego se avecinara en el Perú de donde la dama tomaría el cariño y ese sentirse tan andina que siempre rubricó su vida de la que muy pronto estaremos gozando aristas desconocidas gracias reitero, a la galanura del Premio Nacional de Periodismo Don Rafael Cardona.

Ante ello pues se imponía descorchar un ‘vinho verde’ ese que toma su nombre por el matizado del paisaje  donde se cultivan las ‘uveiras’  en la región del Minho en tierras lusitanas donde muere hace unos tres años la inmensa rejoneadora e ídem torera de a pie y quién entre sus legados deja al mundo taurino su libro ‘¿Por qué vuelven los toreros?’ de Editorial Diana (1977) y de donde extraigo para invitar a usted a leerlo algunas citas que por su contenido son ‘oro rubio’…

‘Si yo sé de toros y de público, aquella multitud que grita hasta levantar un ídolo de seda y oro y luego tiene placer por verle desplomarse en lágrimas…o muerte’, ‘La fiesta tiene sus raíces, como toda flor, en el lodo abonado de la miseria; pero éstas dispuestas están para quienes miran hacia abajo, y en la vida hay que mirar hacia arriba, ¡Siempre hacia arriba!’

Y algo que es mucho por que nos invita a la reflexión y más en estos tiempos en donde parecería que todo sigue igual a cuando la autora lo escribiera; ‘Y hemos vuelto al ruedo y a los tendidos enfurecidos; al veto de compañeros envidiosos; a la lucha mezquina entre apoderados y a la ignominia de matadores que se han negado a torear, exigiendo al último momento más dinero. Y he  conocido a apoderados que han arruinado a torerillos porque tenían clase y podían hacerle sombra a su propio poderdante. Y  he visto cómo figuras del toreo se negaban a sortear los toros con sus compañeros y estos tenían que aceptar las injusticias, sin ni siquiera abrir la boca para evitar el veto de los grandes’

‘Y he notado cómo faenas buenas se acedaban bajo plumas viles de críticos sin honra, y he leído el aplauso de esos mismos escritores frente a la actuación mediana de bolsillos generorosos; y he oído cómo un matador de toros se emborrachó de alegría la tarde en que un toro mató a su rival, y como el rival aquel compraba espontáneos para arruinarles las faenas. He visto todo aquello, y he visto el fraude del corte de los pitones, y el engaño del corral pequeño con agua y pienso. Y he notado cómo se inclinan ganaderos, se excluyen toreros, se imponen los fuertes y se subyugan los débiles. Y todo esto he visto cómo corre, a la par con sangre el dinero. Diríase que navegan barquitos de papel, con números sobre ríos carmesíes’

‘Si; yo sin duda alguna, sé de toros. Y por eso los deje sin demasiada pena. Estaba demasiado cerca. Conocí de más “la miseria de todo lo que parece grande”…’

Ante estas letras escritas en puntas hace más menos treinta y cinco años por Conchita Cintrón creo que es tiempo que quienes enarbolan o usan algún estandarte con o sin convicción de defender a ultranza a la Fiesta Brava  le pongan nombre y apellido a los actores de este drama y los denuncien pues conociendo al enemigo se estará en posibilidades reales de combatirlo y de no ser así no habría que desechar y hasta confirmar que entre  ‘Los apóstoles del taurinismo’ estén infiltrados algunos  judas.

Así que como dijera Don Jorge Marrón el insigne Doctor I.Q. escuchemos una voz  ‘Abajo a mi derecha’ o ‘Arriba a mi izquierda’ o ‘En el centro’…

Pero ¡Que se escuchen sin que tiemble el cogote!

Twitter: @BardoTaurina.

GALERÍA – Óptica desde el Tendido de la Corrida Navideña en Querétaro.

Los Toreros en el Paseíllo Navideño de la Santa María

Previo a dejar a ustedes la galería que hemos obtenido desde el callejón la Santa María de Querétaro, dejamos las gráficas de uno del Doctor Enrique Muñoz, taurino queretano que ha captado estos taurinos momentos de la comentada corrida navideña del pasado domingo. Esperamos les guste.

Por: Enrique MuñozDe SOL Y SOMBRA. Querétaro.

La corrida de Querétaro registró un lleno, comenzó con el sentido recuerdo de Nicolás González Rivas y culminó con los triunfos de Diego Silveti y Alejandro Talavante.

Amen del análisis que ya ha realizado De SOL Y SOMBRA queda aquí esta sencilla recopilación de imágenes que esperemos les gusten.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Twitter: @KiqueMC.

Cantares para La Santa María – Diego Silveti toma Querétaro en Navidad.

La marca de la casa, el desdén de Diego Silveti al cuarto de la tarde.

Triunfos en diversos tonos. Ventura a las carreras, Talavante solo en tiempos extras y el de Silveti, legítimo y esperanzador. Ante un llenazo la ilusión alcanza a ser rescatada de la quema que el encierro de Santa María a punto está de decretar.

Por Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA. Querétaro.

Se van a enojar pero aquí no son complacencias. La crítica lo es aun en Navidad.

Una plaza como La Santa María queretana, ayer revestida por el lujo de la Nochebuena y el albor de la Natividad del Señor, no puede tomarse la concesión de no tener cabestros en sus corrales.

Tres horas ha durado el entorilamiento y los toros 40 y 33, lidiados en primero y segundo lugar de la lidia ordinaria, han pagado las consecuencias de lazarles, tocarles en exceso y, por supuesto, de no ser debidamente tratados en el apartado.

Previo a pasar a lo intrascendente, hay que decir que la Banda borda la “Habanera”, el “Toreador” y el “Cielo Andaluz” porque, hasta en eso, Querétaro siempre ha de tener toda importancia. La música destaca por lo bien realizada y formal, son estos los cantares de La Santa María que ni siquiera pueden borrarle lo frecuente de sus dianas y lo chambón de sus floreos.

Lo intrascendente, taurinamente, es Diego Ventura.

Dice en sus cantares el Arcipreste de Hita: “Ventura astrosa, cruel, enojosa, cautiva y mezquina…” Dicen sus empleados, que tratan de cambiarle su rol de villano por el de víctima en la incomprensible pancarta que pende de lo alto de la Plaza, “Querétaro Te Quiere” con el apellido del rejoneador envuelto en un corazón en una escena de plena ternura.

Más que mimos y cariños, Diego Ventura necesita temple. El torero no es trámite administrativo, si sigue así terminará en el “mal de todos” tomando, como decía Don Dificultades, el arte por oficio. Por ello, al primero, negro y serio aunque destragado, le para pronto y cabalga de costado con la vista del caballo a los medios emocionando a la multitud.

Pero todo ocurre muy pronto, exceso de autobombo hay en sus salidas de la suerte. Chabacanería y otras hierbas en las cortas que contrastan con el hecho de que el toro empuja y fuerte en una distancia corta. Diego resuelve, sí. Pasa la prueba y cubre el expediente pero de arte, muy poco. Mata fatal y la decepción hace presa del torero.

Hace un año, “que se cumple en este día…” indiqué mi deseo de decir más que bienvenido, bien hallado.

Se puede ser cuña, espectacular, sin dejar de torear. Ventura con el quinto se mueve de un lado a otro, incita a las palmas y pasa en ráfaga para recoger vítores ante un toro corto de raza. Tras su número del tiovivo con el sombrero, clava trasero y mata por el estilo. Oreja. Breve premio para corta faena. Esperemos cambie el otro año.

Vamos a la parte seria del festejo.

Vuelve el Arcipreste de Hita, arrepentido pecador: “Porque Santa María, según he dicho//Es comienzo y fin del bien, tal es mi fe//Hícele cuatro cantares, y con esto pondré//Punto a mi libro, más no lo acabaré.” El libro de la Plaza, aun continúa.

Nueva época tiene la Plaza primera de Querétaro, nueva vida y responsabilidad grandísima para Nicolás González Aréstegui, ahora portador de la historia que afronta con la responsabilidad pecuniaria y ganadera. La nueva letra es una corrida desigual con el hierro de la casa.

El primero acusa desde su brinco al salir del toril síntomas de manso, arrea y cabecea. Arturo Macías prácticamente no le para con el capote. Es tremendamente serio, cabeza armada, pescuezo de acordeón y bravea en el caballo. Pero pone las cosas a peor en banderillas. Todo un torero es Alejandro Prado, pena que el cárdeno empeore.

Generoso es el esfuerzo de Macías, poca la realización de su toreo por bajo. Al manso mala leche se le machetea pero Arturo, con la ilusión estrellada, anda por detrás de la mata todo el tiempo, desespera pronto al grado del aviso. Con el sexto, otro basto y geniudo ejemplar, Macías quiere cambiar la suerte tras brindis general. Parece lograrlo.

Inicia doblándose y en los medios traza dos tandas de derechazos largos pero… las capetillinas, inoportunas, descomponen al toro y al propio torero al grado de la bronca en los tendidos. Su propio mozo de espadas pierde los papeles al escalar a la grada y a Arturo la luz navideña se le apaga con el aviso y las protestas que cierran una tarde aciaga.

El toro número 33, de nombre “Pingüino”, al que lazaron al enchiquerarle, se frena ante los engaños y cuando los toma lo hace con la cara arriba. Si esto no es producto del entorilamiento… Bravuconea y derriba al piquero. Talavante poco puede hacer.

Menos mal el burel no tiene mala leche que si no, con lo que aprende por la mañana, habría causado un disgusto.

El quinto, estrecho y corto de pitones, disgusta a Alejandro que solo luce en la chicuelina y por tal motivo, antes de comenzar con la muleta, anuncia un regalo. Aun es capaz de convencer al soso astado antes de perder la pañosa inexplicablemente sobre el natural.

No es el primer desarme que le contamos: Tlaxcala, Aguascalientes, La México… No siempre los efectos especiales, por más que sea menos enterado el público, se justifican.

Menos mal queda el examen extraordinario del toro de regalo, un precioso y anovillado cárdeno claro de Fernando de la Mora, de los que no fallan. Ahora, Talavante luce con el capote incluso en la chicuelina a compas abierto. El quite por saltilleras es lucido y estático, el burel se emplea y crece en banderillas.

La mano zurda hace el trabajo de romper por bajo, donde Alejandro es Talavante. La muñeca sujeta y acaricia, la cintura templa.

Pero cuando “Tala” se vuelve “Alex” vienen los golpes de chistera, tantas cartas marcadas que sorprenden una vez, agradan la segunda pero para la tercera se vuelven un chotis. Yo diría amaneramiento. La faena, en el toreo fundamental, queda en mediana ilusión. Oreja tras pinchazo, vuelta despaciosa. Parece que solo lejos de la cara del toro aparece el Talavante clásico.

Y aparece en buena medida porque otra vez Diego Silveti no solo le pisa los talones, sino que se va por delante del extremeño.

Primero frente al más bonito del encierro, “Chaparro” bautizado, cárdeno claro de preciosas hechuras y cara agradable aunque manso. Por eso es clave que Silveti no le deje pensar y consiga mecerle hacía adelante con el lance de recibo donde destaca la vertical media de la que Diego está haciendo, a torería plena, un sello de roja cera.

El puyazo, fuerte y con arte, viene perfecto. Otra vez adelanta el tiempo de las gaoneras y el manso lo acusa, remata apurado. En banderillas la cuadrilla hace el trabajo y Silveti se encuentra, tras brindis general en su presentación, con que el cárdeno tiende a huir. Derechazos de muleta baja emocionan altamente pero abre la puerta al burel.

Diego respeta líneas, sin embargo al final de cada pase conviene cortar un tanto la salida al prófugo de bravura. Resuelve en los desdenes y los pases de pecho completísimos. Gusto en el toreo fundamental, valor en la manoletina para luego pinchar.

Pese a andar por varias zonas del ruedo, Silveti luce tanto como desluce la suerte suprema. Si se va a golpear algo no se hace a brazo encogido.

Así como en el arte de fistiana se tira el golpe amartillado, completo, en el Arte de Cúchares no se mata a brazo partido, Silveti no lo ve claro, dobla el codo en el embroque hasta el doble aviso. Menos mal el burel se entrega tal como el público en la ovación.

El sexto es todo un toro, “Obo” nombrado. No dice mucho en foto ni en el corral, pero gana plaza y tiene mejor tranco. Diego Silveti se gusta a la verónica, acaso la mano va alta. Progresivamente gana sitio junta los pies y templa, vuelve la media y con ella el soplo de la nocturna emoción torera.

Candilejas encendidas y corazones palpitantes observan trazo a compás abierto en la suerte natural con el capote. Verónicas del quite son superiores como el desahogo de la media a compás abierto, tan completa que Silveti sale por detrás del rabo del toro en torerísimo abandono.

La Santa María rompe al encanto del mencionado remate cuando la “historia canta a vida tanta”

A más el burel en banderillas que pone en riesgo a Fermín Quiroz que lo mismo se templa que se alborota. El tema es la cara alta, ninguno de los seis ha sido capaz de rematar las embestidas abajo. En escena por demás añorante el brindis a “El Capitán” antecede comienzo por alto bien rematado. La faena se orienta, tras vuelta larga y lejos de la cara del toro, a los medios.

Dos tandas, una por cada lado hacen a Diego pensar que el izquierdo, luego de llevar templado y con ritmo, puede ser el mejor. Pero lo implora el tío apoderado desde el callejón y es correcta percepción, la mano derecha empleará mayormente pues el ojo contrario del manso burel se cubrirá mejor, el joven Silveti empeña pero poco consigue.

Afortunadamente no es tarde para ya con la diestra templar y conseguir ligar el toreo. Crece la cosa porque hay ligazón y los de pecho, todos sin excepción, son plenos de arte.

La Banda brinda el castizo pasodoble pero la presión guanajuatense lo hace cambiar por los “Caminos de Guanajuato” recorridos por los muchos hasta Querétaro para brindar el canto al que hoy consideran “El Rey” A canto pleno, el grito de guerra “Silveti, Silveti…” es consecuencia del cierre por bernardinas y el remate arriba, de escándalo.

Diego perfila sin alinear, menos mal atiende la sugerencia del callejón de cuadrar y encuentra, envuelto en el necesario silencio de la plaza, cuatro verticalísimos y formidables naturales, de muñeca rota y plantas firmes, plenamente “asilvetados” como diría un caballero, también, de azul marino ataviado.

El último remata muñeca rota y baja hacía la cadera para en el mismo sitio desahogar en el de pecho más rotundo si cabe. Formidable.

Falla y pincha Silveti la salida a hombros. Espadazo trasero desata la petición y el premio más corto pero más verdadero, la oreja es consecuencia lógica, ese capote de paseo a la espalda para salir es el nacimiento de una legión de fieles que crece.

Esperanza hay de que Diego siendo un producto por hacer, paso a paso gane sitio y cuando logre abarcar ese pedacito de terreno que le falta a su brazo al trazar el muletazo, solo Dios sabrá a dónde va a parar.

Si lo de ayer ha sido un cantar, el resto será la gloria.

Conquista Diego Silveti Querétaro, a su Plaza Santa María brindando cantigas como hiciere para la “flor de las flores” el Arcipreste de Hita y que en Diego es el toreo mejor. Su experiencia ganada es la mejor escena de la tarde, que es la propia de la Afición.

Así “Vivió Santa María y al cielo fue subida//Que gran alegría tuvo ese día…”

Alegría conjunta de Guanajuato traída. Alegría en marino y oro de cofradía taurina.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza de Toros Santa María. Querétaro. Feria de Navidad 2011. Sábado 25 de diciembre de 2011. Tradicional Corrida Navideña. Lleno absoluto en tarde preciosa con algunas ráfagas de viento y fresco al final.

9 Toros, 2 para rejones, de Jorge Hernández Andrés (Divisa azul, blanco y rojo). Bien presentado y bravo el primero. Chico y débil. 6 toros de Santa María (Divisa naranja) Desiguales entre sí, mansos en general, débiles y sosos. Destaca el sexto menos débil aunque manso y con la cara alta. 1 de Fernando de la Mora (Divisa amarilla y blanco) de regalo, anovillado y espléndido en la muleta.

El Rejoneador Diego Ventura; Palmas y Oreja. A pie Arturo Macías (Grana y Oro) Palmas tras aviso y División tras dos avisos. Alejandro Talavante (Malva y oro) Palmas, ovación y oreja con petición en el de regalo. Diego Silveti (Marino y oro) Ovación tras dos aviso y oreja con petición.

Enormes a la brega y en banderillas Alejandro PradoAdolfo Sánchez de la cuadrilla del primer y segundo espada, respectivamente.

Sentido y muy taurino discurso de Antonio Rivera previo a rendir minuto de aplausos en memoria del propietario de la Plaza y ganadero de la divisa titular Lic. Nicolás González Rivas fallecido lamentablemente durante el presente mes.

Gallo, Auténtico Triunfador – Fracasa Martínez Vértiz. Inmerecida oreja a Gutiérrez. Una crónica de Don Neto.

Pase de pecho de Eduardo Gallo en su exitosa confirmación en La México.

Tomamos el texto de Don Ernesto Navarrete y Salazar, el decano de los cronistas taurinos en el mundo para saber lo ocurrido ayer en La México. La polémica por la programación taurina se desata y dejamos la prístina opinión taurina de Don Neto para analizar lo ocurrido. Sirva como muestra la presente crónica, entre “Coplas y Requiebros”, como muestra de admiración al decano heraldo taurino.

Por: Don Neto – Vía Impacto Diario.

Amables amigos. Dice un refrán muy nuestro, que la verdad no peca, pero incomoda. Con el comentario que voy a dejar el día de hoy habrán dos matadores de toros mexicanos que sin duda alguna se molestarán, uno de ellos es Alfredo Gutiérrez.

El día de ayer en la que fue la octava corrida de la temporada en la Plaza México, en su primer ejemplar de la ganadería de Campo Hermoso, como los corridos en el festejo, tuvo silencio por una actuación sin base alguna, ya que dio pases y pases con la carrerita moderna sin dejar quietas las zapatillas terminando con una estocada trasera y caída para tener silencio.

Con su segundo, quinto de la tarde, volvió Gutiérrez a torear muy bien con el capote pero muy mal con la franela, ya que su trasteo no tuvo arte ni temple alguno y terminó con una estocada caída.

El juez de plaza, porque hay que llamarle de alguna forma juez, Jorge Ramos, le regaló una oreja que el torero se la guardó y cínicamente dio una vuelta al ruedo en tanto que su toro era ovacionado en el arrastre por su clase y buen estilo al embestir.

El segundo espada mexicano que se va a molestar conmigo es Alejandro Martínez Vértiz que apareció con una gordura absurda, una impotencia taurina que le hizo ver ridículamente la actuación con su primer ejemplar y con su segundo, que fue un toro manso, pero que necesitaba lidiársele hizo otra vez el ridículo más absurdo con capa y muleta, no pudiendo matar a su enemigo, que se le fue vivo a los corrales.

Ya se imaginarán ustedes que los pocos aficionados que se dieron cita en el coso le dijeron y arrojaron del tendido, lo que no puede decirse aquí.

El rejoneador Emiliano Gamero abrió plaza ante un toro de La Punta. Mostró una monta magnífica, un adiestramiento extraordinario de sus caballos y efectividad para clavar rejoncillos, banderillas largas y cortas pero lamentablemente falló con el rejón de muerte y sólo pudo salir al tercio ante ese ejemplar.

Deje al final lo que debí haber mencionado al principio.

Es decir, la magnifica actuación que tuvo el diestro español nacido en Salamanca, y de nombre Eduardo Gallo, que confirmó su alternativa hispana con un toreo magnifico con el capote y estupendo con la muleta ya que dio tandas de derechazos y naturales con arte, temple y torerismo. Mató de una estocada y cortó muy merecida oreja.

Pero con el séptimo que fue un toro muy difícil y peligroso, este torero hispano mostró mucho valor y una gran entrega pero lamentablemente falló con la espada y escuchó un aviso.

Por eso, amigos, repito que la verdad no peca, pero incomoda.

Via: Impacto Diario. 

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2011-21012. Domingo 25 de diciembre de 2011. Cerca de 5.000 espectadores. Seis toros de Campo Hermoso y uno de La Punta para rejones. El Rejoneador Emiliano Gamero, ovación con saludos; Alfredo Gutiérrez, palmas y oreja;  Martínez Vértiz, división de opiniones y bronca tras tres avisos; Eduardo Gallo, que confirmaba alternativa, oreja y silencio tras aviso.

Para acompañar la crónica.

Radar Taurino -Navideño – “La Gran Tentación”. Macías, Talavante y Silveti en Querétaro.

La Santa María aguarda callada su Corrida Navideña.

Cierra el año taurino pero prosigue el invierno mexicano con esperanzas e interrogantes. Con la llegada de la Navidad, es momento de responder preguntas y cuestionar algunas respuestas en torno al futuro taurino cercano. A modo de roja nochebuena la jornada taurina invita a la intriga y brinda oportunidad a la respuesta.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Supondría que “la época de la gran esperanza” habría de traer la cordura y la reflexión incluso en los bajos fondos y estamentos taurinos. Nada más equivocado, tan solo uno más de los buenos deseos navideños.

Hay un nuevo lugar en Querétaro, por la avenida Constituyentes, que navega dentro del concepto de restaurante italianos. Si dicen que en el Paseo de la Reforma, cerca del Puente de Lieja se come a lo italiano como si se estuviera en Roma, el mencionado paraje no se queda atrás. Y para rematar como invitación la frase, sugerente por los cuatro costados: “La Gran Tentación”, que en una ciudad como Querétaro dice mucho.

Como en Pastorela navideña, la época taurina que vivimos acarrea consigo interesantes trampas y sugerentes tentaciones.

Si revisamos, hace diez e incluso quince años nos quejábamos de la falta que hacía la aparición de toreros jóvenes que “interesaban”. Hoy da la impresión que ya los tenemos y que, con todo respeto para el taurinismo militante, no se sabe que hacer con ellos.

Los gestores tratan y algunos compran publicidad en kioscos de periódicos y la ya clásica camionetita que va en las colonias de la Ciudad de México. Todo suma y todo cuenta. Por supuesta, todo cuesta y es de aplaudir el esfuerzo, por mínimo que sea, de gastar –que no, muchas veces, invertir- en publicidad. Sin embargo, requerimos un punto que indique y haga definitivamente romper a esos potenciales aficionados que van una y no regresan, aún con ofertas taurinas considerablemente buenas.

La gran oportunidad y a la vez la gran tentación, se encuentra en la seriedad de los toros. ¿Qué hacer con esta generación de toreros que apunta cosas distintas a las anteriores?, ¿Cómo hacer para no caer en errores pasados? La difícil pregunta tiene una respuesta paradójica por lo sencilla y por lo compleja. Si los bajos fondos colocan a los ocho o diez toreros que han demostrado durante 2011 tener capacidad taurina delante de un enemigo que alumbre su potencial, quizá el planteamiento que hace quince o diez años se ejercito pueda hoy tener un nuevo enfoque.

Esto es, la actual generación de toreros mexicanos ha tenido que buscar en España el toro y la estructura que les otorgué una vía para formarse y exponer su potencial. En México, como ocurre en tantas profesiones además de la taurina, da la impresión que no tenemos respuestas a todos nuestros talentos, hay mexicanos en muchas especializaciones profesionales que les queda corto el medio. Y no todos pueden salir de él.

Ojalá y la gran tentación que representa obtener el retorno de la inversión antes que otra cosa ocurra – que implica gastar poca publicidad y cuidar demasiado el “toro” que se lidia en los “grandes eventos” taurinos- ceda algún espacio a la seriedad pues esta generación que hoy le toca ser yunque pronto será el martillo que dictará –si no es que ya lo hace- las circunstancias de tiempo, modo y lugar en las que se da el espectáculo taurino.

Cuando los toreros que hoy son los prospectos que hace diez o quince años añorábamos puedan elegir, tendrán –si no es que ya tienen- en sus manos la máxima responsabilidad que implica capitalizar el espectáculo taurino no a su mínima expresión de la estética que es fuego de artificio sino a la genuina emoción taurina que acarrea consigo un toro, no más grande, sino un toro mejor en todos sentidos.

Todo esto en razón de que al torero se le está acostumbrando a gastar poco en su publicidad y encontrarse lo más cómodo posible en México, aduciendo muchos que la verdadera carrera “está en España”. Lo anterior, parcialmente cierto, deja al descubierto que claro hecho que México, otrora centro taurinamente productivo, se está convirtiendo un mero consumidor de un producto caro con materiales baratos.

No olvidemos, las baratijas, aunque sean importadas, se rompen al primer uso. Así, acabaremos tragando pases del celeste imperio a los que ni las cuotas compensatorias salvan.

Así tenemos la tradicionalísima, envuelta en rojas y blancas nochebuenas, corrida navideña de la Santa María de Querétaro, la gran plaza de la Capital queretana. Olvidada por muchos, ha reducido la preciosa Plaza su otrora gran programación a cambio de unas novilladas y un gran cartel para mañana. La doble responsabilidad de Nicolás González Aréstegui que debuta como empresario y como ganadero dentro de un intrigante cartel taurino, una de las mejores combinaciones que podrían conjuntarse.

Seguro es que el lleno vendrá puesto que, aún teniendo que soportar el carrusel del rejoneador que abrirá Plaza, la Santa María muestra lo que tendría que tener cada sábado de diciembre un cartel al máximo nivel.

La presencia de Arturo Macías de cara a la negociación que podría devolverle a La México es por demás clave en un año donde todos han abordado el tren del triunfo menos él, que tantas veces había tenido asientos de primera clase. Talavante, autor de faenas entre tremendas y apasionantementes, se presenta en Querétaro con la esperanza en que la Espada de Santiago le otorgue algo de filo a la propia que le ha privado del triunfo. Y claro, todo Guanajuato está con su gallo que aparece en plaza de tranvía tras el histórico y guadalupano triunfo de La México. Diego Silveti se presenta en la Plaza que vio reaparecer a su Padre ocho y medio años antes. Atención, con una legión que puede ir creciendo. Así resulta que este es un cartel para no perderse. Para hacer el viaje a un tras la fiesta.

Pero los empresarios, cansados de tanto perder y sin entender razones , tienen muy a la mano la tentación de arrear estandartes taurinos e izar velas que apuntan los dineros a otros puertos, no obstante es sus manos está no caer en la tentación, que como todo mal, viene disfrazada con el velo de la verdad. Aún con carteles como estos.

Verdad es que es más fácil dejar hacer y dejar pasar una nueva y prometedora generación en la medianía de aprovechar el viaje del toro del boletaje y no torear ni construir la afición que derrochará su dinero en las plazas. Esa tentación, casi inevitable, se ha de afrontar con toda la responsabilidad taurina, misma que esperemos acarre el encierro a lidiar de Santa María. Es tiempo de quitar tópicos y poner a los toreros serios sinodales por lo menos en las Plazas de Primera.

La empresa taurina por lo general, afecta a los pucheros por definición, tacaña por necesidad y corta de imaginación por falta de espíritu, tiene es sus manos la imperiosa mejora de negociación respecto de gestores y veedores, esa especie dentro de la fauna del taurinismo que gusta de echar las cosas a perder levantando cejas y guardando intereses. Si los empresarios no razonan taurinamente proseguiremos en una época donde las posiciones de importancia, ya sea en los estamentos taurinos como en los medios de difusión, acaban en manos de los menos capacitados.

Y si los particulares que componen el espectáculo no desean cumplir queda la autoridad, a menos que esta, por falta de dentadura regulatoria, haya cedido de antemano a la tentación y solape que la larguísima expectativa que es la decadencia del arte arribe lo antes posible.

Pero no se preocupen taurinos, que esto, como pueden observar, es tan solo un catálogo de buenas intenciones que se centra en la corrida de mañana, tan trascendental que más que una corrida debería ser todo un evento.

No se molesten en recordarnos que esto es tan solo una carta, como dicen el Bajío al “Niño Dios”, ya lo sabemos. Pero es Navidad y el deseo mío es el de toda la Afición e incluso el de Ustedes mismos. Lástima que el juguete que les pedimos de Navidad salga tan caro y no haya meses sin intereses.

Ese recién inaugurado lugar se llama, no irónicamente, “Il Diávolo” su lema es “La Gran Tentación”, como en una Pastorela. Haya sabrán ustedes si caen redondos y, a diferencia del local ubicado en Constituyentes 73, donde las tentaciones tienen el premio del sabor, la tentación taurina tiene como recompensa el placer de una noche y la cruz de varios años. Ya dijimos aquí, pasaron casi quince para conjuntar tanto talento.

La época de la gran esperanza es época de nacimientos, espero en Dios los sea para los aficionados taurinos. La redención sería simple y taurinamente, la dicha. Que deseamos venga para todos nuestros lectores en De SOL Y SOMBRA esta Navidad.

¡Enhorabuena!

Twitter: @CaballoNegroII.

GALERÍA: Triunfo de Fermín Rivera y Mario Aguilar en la Plaza México – Temporada Grande 2011-2012.

"Don Juan" de Villa Carmela. Materia prima del toreo y nuestra galería.

Fermín Rivera deja las cotas más altas y de mucho arte no solo del domingo pasado, quizá de la Temporada. Luque con el capote y en momentos en los remates y medios pases me ha deslumbrado. La disposición de Mario Aguilar, en la línea de fuego, trajo el triunfo y la presente composición.

Por: Jorge Prado Aguilar – De SOL Y SOMBRA.

La reseña de la corrida del domingo ha quedado consagrada en De SOL Y SOMBRA (http://wp.me/paTPo-2NN) y corresponde a nosotros dejar la memoria gráfica en donde hemos echado mano de un concepto del cual esperamos sus comentario.

La mano izquierda de Fermín Rivera, el capote deslumbrante para mi de Daniel Luque y el gesto de Mario Aguilar, nos han regalado los siguientes parpadeos que brindamos navideñamente para Ustedes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Con mucho gusto cerramos nuestra participación por lo que respecta a 2011 en la Plaza México esperando nuestra aportación resulte del agrado de la Afición. Enhorabuena todos.

Twitter: @ColorJay @HFilmsDigital.