TRIBUNA ABIERTA – ¿Estamos preparados para defender la Fiesta? El Aniversario visto desde Barcelona.

La Verdadera defensa está en llenar la Plaza.

NOTA: Como saben Tribuna Abierta es un espacio para que se expresen los aficionados a través de De SOL Y SOMBRA. Toca al aficionado hidrocálido radicado en Barcelona Gerardo Orrante, tocar el tema polémico sobre el Aniversario de la Plaza México. Esta tribuna está abierta a todo aficionado y profesional taurino a quienes agradecemos su preferencia. Aquí queda

Tras dos meses y medio viviendo en Cataluña, la comunidad recientemente declarada antitaurina. He aprendido a vivir en un lugar con aires de independencia donde la gente cree en sus ideales y las defiende. Al catalán hay que conocerlo, escucharlo y hablar con ellos. De a poco vas entendiendo detalles que algunos americanos creíamos sin sentido.

Por: Gerardo Orrante – Tribuna Abierta. De SOL Y SOMBRA.

La prohibición comenzó el primer día del pasado enero. Una decisión que me sigue pareciendo absurda pero que, a pesar de saber que estoy en un lugar donde no veré toros durante este año, confío en que la fiesta esté de regreso para el 2013.

Los procesos de amparo impuestos contra el Govern de Catalunya por parte de algunos actores como Ganadería El Pilar, que estuvo anunciada en la última corrida de la Monumental de Barcelona, la Federación de Entidades Taurinas de Catalunya, junto con el esfuerzo de pequeñas asociaciones  y de a afición ibérica recabando firmas para la Iniciativa Legislativa Popular (ILP), solicitando que los toros sean declarados como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, han logrado un gran avance.

Estoy seguro que se va a lograr.

Ante este panorama, es inevitable voltear a México. En los últimos días he leído noticias acerca del posible cierre de la Monumental Plaza México justo en su aniversario 66. Una amenaza más de aquellos que sólo quieren llamar la atención.

La Monumental de Barcelona, de Sol y Sombra.

Un aspecto negativo sumado a las críticas ante el reciente anuncio del empresario Rafael Herrerías sobre los carteles para el aniversario. Un panorama que me hizo pensar en algo que hemos venido hablando en mi peña. El verdadero “anti taurino” está dentro, ese que se dice muy conocedor y que busca la utopía taurina que nunca ha visto, ese que prefiere no ir a la plaza como protesta sin pensar que entre menos afición un día de corrida, mas daño se hace a la fiesta.

Menos argumentos nos quedarán para responderle al anti taurino que llegue y diga: “Muy aficionados pero ni llenan la plaza”. Sí, indudablemente la fiesta está en crisis. Somos una minoría. Pero si nosotros mismos no defendemos nuestra pasión por el complejo tonto como: “no voy a la plaza porque no está mi torero”, nuestra fiesta se irá a la mierda y los únicos culpables seremos nosotros.

Hablando con una “aficionada” catalana sobre las últimas tardes de toreo en la ciudad, le pregunté si había asistido a ver a su torero favorito Sebastian Castella. Contestó que NO. En cambio, en la última corrida de la Monumental de Barcelona, se mostró indignada en demasia envuelta en ese momento tan emotivo.

El punto es: Te consideras aficionado, reclamas tus derechos de minorías, pero cuando hay una tarde de toros no asistes ¿Por qué no te gusta el cartel? ¿Por qué no estás de acuerdo con la mafia que existe y prefieres alejarte? Es triste saber que este no es un aficionado de verdad. Es sólo un utopía en busca de la faena perfecta entre toro y torero en la tarde perfecta. Sabemos que este tipo de fiesta no existe, nunca ha existido y nunca va a existir.

Un buen amigo me dijo que “el horno no está para bollos”. Si no lo está, hagamos algo. Es el momento de sumar y de apoyar a la fiesta. Es indignante las injusticias que cometió el señor Herrerias al no incluir a Saldívar, Sánchez incluso Fermín Rivera, en alguna de las dos tardes del aniversario. Sin embargo, los carteles ya están publicados.

Hay que asistir a la Plaza. Reclamar los derechos que tenemos como aficionados y enfocarnos en aportar soluciones, no en destruir. Qué daría la afición catalana por tener un cartel como estos o la afición ecuatoriana en ver morir al toro bravo en donde debe, dentro en la plaza.

Tal como se verá esas dos tardes de fiesta en La México.

Twitter: @Gorrante.

Anuncios

VIDEO: Previo – Entrevista con José Mauricio.

José Mauricio, tercer espada del cartel de Aniversario. Foto: @ColorJay.

Hemos entrevistado a Jose Mauricio. Después de una larga platica con este torero, lleno de torería, arte y entrega se alista para el gran cartel de la Corrida del LXVI Aniversario de la Plaza México.

Por: Jorge Prado AguilarDe SOL Y SOMBRA.

Nos dimos a la tarea de entrar al fondo de un torero lleno de matices, con un pasado enigmático y al mismo tiempo difícil como es José Mauricio, autor hasta el momento de la mejor faena de la Temporada Grande 2011-2012.

Hoy el torero nos muestra una cara distinta en vísperas del gran acontecimiento del 5 de Febrero en la Monumental donde  alternará a lado de dos figuras del toreo como “El Juli” y Manzanares, además de la presentación de Diego Sileveti un cartel lleno de expectativas, así mismo de muchas controversias.

Acompañamos a El Bardo de la Taurina y a Luis Eduardo Maya Lora, en un almuerzo al sur de la Ciudad de México con el artista capitalino donde, en una charla que muy pronto podrán disfrutar su lectura en De SOL Y SOMBRA, José Mauricio revela las claves de su triunfo del pasado 8 de enero así como su propio Camino de Damasco hasta llegar a ese estado de gracia que reflejó su gran faena a “Piamonte” de La Estancia, toro con el que bordó el toreo en la gran Plaza.

Sirva este pequeño video como preámbulo a una torerísima charla, llena de vivencias y de aspectos toreros, de arte y de conceptos que pronto podrán leer en De SOL Y SOMBRA.

Twitter: @Colorjay@HFilmsDigital.

Superdomingo y Superdesinfle – Drama y Decepción acumulados en La México.

Con el Santo de espaldas, la contrariedad de "Juli". Foto: @Colorjay.

El rigor se impone a la ilusión del derroche, que mejor dicho ayer se entiende como despilfarro de la ilusión que poco a poco se va perdiendo durante una de las citas más esperadas de la Temporada en La México. Por debajo en absoluto de un lote con opciones “Zotoluco” se observa en horas muy bajas. Paga “El Juli” la decepción del ganado y por supuesto de lo perdido en el público cuya ilusión se rompe tal como el tercero, en inesperado accidente, rompe la luz del temple, poco a poco proverbial, de Juan Pablo Sánchez.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA. Fotos: Jorge Prado Aguilar.

Se respira hondo cuando el olé es largo. Tal como con el que responde el Coso de Insurgentes ante las dos primeras tandas de derechazos de Juan Pablo Sánchez a “Barranqueño” el negro girón, tercero de la tarde.

Responde la Monumental pues Sánchez con la muleta alivia el tranco del flojo, estrecho y zancudo burel con el que está discreto con de capa, al que la cuadrilla mide castigo y con el que Campos a la brega, finaliza el tercio de banderillas.

Lo hemos consignado antes, reúne el joven espada en su modo de andar por la Plaza, algunas de sus principales virtudes: amplitud y ritmo, despaciosidad y templanza, es decir, todo eso que el valor permite desarrollar delante de la cara del toro. El que ayer viste de negro y oro, ilusiona al brindar al cónclave, La México responde fuerte cuando la altura correcta, sin estorbar salidas, todo con buen gusto y buena planta, lleva por bajo y abrocha en los remates arriba.

Aclara incluso la neblina del encapotado techo. Y parece ir a más.

La expectación cree cuando en el cite natural sobre la zurda, Sánchez invita desde los medios al toro que arranca a la larga distancia, apuntando su espalda a la puerta de arrastre. Lo he visto de frente: un tanto el viento, un poco el cite no del todo cuadrado, provocan la voltereta no tan fuerte en apariencia pero que cobra gravemente la pierna izquierda de Sánchez. El toro pasa por encima.

Aquí se rompe la corrida, quiebra el festejo y la ilusión de la gente resquebraja. Justo cuando el burel ya caminaba encelado, ayudado siempre por el temple.

Disparadas las alarmas, con esos nudos de corbatín que no se deshacen y que sacan la raza de Juan Pablo, el joven torero se encuentra en un nuevo escenario, la aparición de la amapola roja de la cornada floreciendo sobre su carne. Vuelve al toro, poco más cerrado a las tablas, para asustar y mostrarse incluso templado al correr la mano con la derecha.

La desesperante escena. Juan Pablo a merced, "Juli" en la asistencia.

Con el toro a más y físicamente el torero a menos, las cuadrillas permanecen en el ruedo cuando Sánchez entra a herir dos veces en profundo arroyo de rubíes donde se vacía dramáticamente al quedar enganchado su taleguilla del pitón del toro. Escena terrible con “Juli” intentando rescatarle. Gran ovación en su paso a la enfermería.

Pierde el turno Sánchez, gana al menos un respeto y el tiempo de la espera, de una Plaza que aguarda, otra vez, por el auténtico secreto mejor guardado de México, el misterio del temple de Juan Pablo. Quiera Dios vuelva pronto.

Ocurre antes que Fernando de la Mora regresa con un toro cárdeno claro bien hecho y presentado que pese a su flojedad llega al último tercio con claridad en y nobleza en su embestida. Tiene la mala suerte este nuevo “Seda Gris” de ser lidiado por Eulalio López “El Zotoluco” que tras ligar por el lado derecho dos tandas, echa a perder todo con un desarme por el lado izquierdo.

Debajo de la Contraporra, resguardado del viento, “Zotoluco” no puede ganar un paso entre natural y natural, cosa que sustituye con ese ir y venir que impide dejar la muleta puesta. La culpa claro, anticipo el comentario oficialista, es del toro. La cosa se diluye entre enganchones y la espera del toro, simplemente de algo más que solo voluntad. Pinchazos e incomodísimo silencio.

Mata Eulalio el toro de Sánchez, haciéndose un lío con la cruceta. A mucho de la decepción está la falta de sitio y de claridad de mente del de Azcapotzalco, muy por debajo del soso cuarto al que, como estaba “sobrado” de “genio” de “poder” y de “mala leche” su matador decide doblarle como si de un barrabás se tratase, el resultado: por la arena al inicio.

De ahí, la cara alta a la salida, ha sido el estigma que no resuelve del torero con nuevo desarme. Pena absoluta, nuevo condescendiente silencio. Irónicamente, los tres toros con opciones mueren a manos de un “Zotoluco” en un momento complejo. Necesario examen de conciencia. Dura lex (vitae), sed lex.

La ley de “El Juli” se impone a la negra “garrapata”, alimañera que se queda corta luego de banderillas, mansa y floja amenaza al torero. Sobra el quite porque faltan fuerzas. Pero a pesar de cabezazos, de miradas, de que el toro husmea, “Juli” arrea para envolver la embestida la cintura se agranda y voltea los ineptos zumbidos del reproche.

En cercanías, en pleno descaro desdeña todo para convencer al terrible segundo de que tiene que pasar al modo de Julián que ayer hace todo menos matar. Sufrida faena porque tras estar con tal firmeza no se puede fallar con la espada tan terriblemente. Eso sí, justa y por demás torerísima la ovación con saludos.

Contrario al caso de “Zotoluco”, los toros sin opciones por descastados, flojos y mansos en absoluto tocan a “Juli”. Intenta, incluso brinda, el quinto: un canto a la falta de casta que desata los demonios de la fila octava del segundo tendido de sol, arriba de la Porra. Cuando “Juli” discute, la cosa se tuerce. Mucho tiene que ver el fracaso del festejo en el hecho de “Juli” queda sin opciones.

Se trata de autoconvencer con el sexto: canto a la flojedad. Acabada la decepción, a la llegada de la lluvia como fin de la decepción, se aplaude a un chavalillo que está siendo la delicia del fin de cada corrida. Ni tres años tendrá pero tiene idea de cómo citar y torear con la zurda de salón.

Ojalá la Fiesta no acabe así, sin toro.

Gritaron: “¡Estás en La México, cab…!” Contestaron: “¡Tú también…!” Casi todo mundo se da cuenta de ello, pocos lo tienen presente, muchos menos lo valoran. Empezando por lo que sale por toriles, que antes al menos se movía. Hoy ni eso.

El desinfle del modelo de Fiesta que ya pasó, ocurre seguido. Los toros no tienen palabra de honor, eterna reserva, pero ante el uso tan reiterado parece que estamos haciendo de la pena ganadera el eje rector.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2010-2011. Domingo, Enero 29 de 2012. Décima tercera de Derecho de Apartado. Dos tercios plaza en tarde nublada con llovizna al final. Viento hasta la lidia del cuarto. Ambiente y reventa descarada.

6 Toros, 6 de Fernando de la Mora (Divisa Amarillo y blanco) Desiguales de presencia. Aplaudido de salida y en el arrastre el primero. Anovillados tercero y cuarto. Difícil y descastado los tres que mató “El Juli”. Flojedad generalizada y poca casta.

Juan Pablo Sánchez fue herido en la pierna izquierda por el tercero de la tarde quedando imposibilitado par continuar.

Eulalio López “El Zotoluco” (Grosella y oro) Silencio, silencio en el que mató por Sánchez y silencio. Julián López “El Juli” (Burdeos y oro) Gran Ovación con saludos, división y silencio en el que mató por el tercer espada. Juan Pablo Sánchez (Negro y oro) Ovación al retirarse a la enfermería en el único que enfrentó.

Destacaron picando, César Morales al cuarto, Salvador Núñez al sexto y Curro Campos a, quien saludó tras parear fenomenalmente al segundo de la tarde. A la brega, Sergio González durante la lidia del primero.

PARTE MÉDICO DE JUAN PABLO SÁNCHEZ.

Durante la lidia del tercer toro de la tarde, el matador Juan Pablo Sánchez fue herido en la cara interna del muslo izquierdo en el tercio medio condistal.

Desgarró la piel 15 cm. y presentó una trayectoria principal de 20 cm. hacia atrás y hacia arriba que contundió y descubrió la vena y arteria femoral y desgarró los músculos posteriores del muslo y una trayectoria secundaría hacia atrás y afuera de 15 cm. que igualmente descubre y contunde el paquete vascular y los músculos posteriores del muslo.

Ameritó reparación de los músculos y cobertura de la arteria y vena femoral. Si no existe complicaciones será dado de alta el miércoles próximo y podrá torear en tres semanas.

Firma. Dr. Rafael Vázquez Bayod.

Zotoluco sobre la Izquierda. Foto: @ColorJay

Radar Taurino (II) – Un Eterno Superdomingo. Cartelazo en La México.

"Tanguito" de Pastejé y Silverio, pilares de la historia del Enero Taurino. Foto: Orduña - Archivo Familia Pérez Gutiérrez.

Con el peso de la historia a cuestas la Plaza México da el paso adelante y ofrece este último domingo de Enero un cartel taurino de excepción que, aun en medio de los eternos bemoles de la discusión, podría afrontar el riesgo de dejar de ver. Entre idas y venidas la mesa está servida, en gran gala y en apasionante preludio de cuatro magnos regalos de Aniversario.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Seguro habría sido una falta absoluta de respeto montarnos en el caballo del cartelazo potosino para así tapar el ojo contrario de nuestros fieles seguidores y burlar de nuestro –de la Afición, claro está- Radar Taurino el Superdomingo taurino de La México.

Y no solo habría sido una falta de respeto a la Afición – ya de por sí grave- sino una omisión de la historia. No solo de La México, sino de la Capital taurina mexicana.

Un último domingo de enero, no olvidemos, día 28, Pepe Ortiz hizo “flotar las piedras” capote por detrás en el áureo giro natural y de espaldas de su “Quite de Oro” El toro se llamó “Periodista” de La Laguna. Fue en 1934, en El Toreo.

Invirtiendo los últimos dos dígitos del año mencionado, tenemos que en cuarenta y tres, un domingo 31, hay una historia llamada “La Gloria de ‘Clarinero’ y ‘Tanguito’ de Pastejé” por Carlos Septién García sobre un argumento de “Armillita” y Silverio, con la actuación especial de Dolores del Río y música de Agustín Lara. Los productores fueron Eduardo Iturbide y Antonio Algara. Con esto está dicho todo.

Una estela que como ilusión pasó a Mixcoac desde la Condesa. Y en tranvía.

Así tenemos que para abriendo el año cincuenta, vino la doble hazaña de Manolo Dos Santos, fue un día 25 y, para variar, con toros de Pastejé. El perfecto natural de Paco Camino en los medios de La México a “Novato” de Mariano Ramírez, tras brindis presidencial, se dio un día 27, el toro era cárdeno y fue de regalo.

La primera apoteosis de Jorge Gutiérrez como matador de toros en la Monumental vino con un toro de San Martín, un día 25 como el de Dos Santos y diez años después vendría el famoso rabo 101 (¿?) con otro toro de La Gloria. Esa tarde, más que llovizna, lágrimas de la Plaza México hubo con la perfección del natural silvetista al quinto toro de la corrida.

David Silveti de corinto y oro vestido, aunó a la estática el trueno con el relámpago de la tragedia y desató la desencadenada pasión taurina del mencionado rabo de Gutiérrez y la excepcional concesión que, por rarísimo acaso, Mariano Ramos hizo al regalar, en pizarra y oro, al cárdeno “Miracielo” bajo el estrellado techo de una de las noches más torera jamás pensadas.

La faena de la década de los noventas llegó un último domingo de Enero, 30, del año 94 con un toro de Cerro Viejo de nombre “Gallero” y un torero envuelto en seda esmeralda y crucetas de oro. A golpe de escultura, entre calma de marisma, toreó Guillermo Capetillo.

Que tan fuerte será el último domingo de enero que, prevista su reaparición, fueron las cenizas de Curro Rivera las que recibieron su póstumo homenaje justo abriendo el nuevo siglo. Entendamos que las cosas grandes suelen ocurrir en este mágico día, tal como aconteció hace un año.

Ese cartel del homenaje póstumo a Curro Rivera ocurrió en 2001 y da la casualidad que los toros, no irónicamente, fueron de Fernando de la Mora Ovando, justo a la mitad de su gran periodo de oro en la Plaza México que va desde la Corrida

El que fue y vino. Berrendo indultado de Fernando de la Mora. Foto: Alcina

Guadalupana de Diciembre de 1990 –“Flor India”, “Andariego”– a la corrida inaugural de 2005, quince años completos desde que la divisa blanca y amarillo elevó muchas veces el estandarte de la bravura.

Y han pasado cinco años y tres meses para que regrese a la Monumental. Lo hace con un encierro, salvo el cárdeno girón, no enclavado en kilos ni en aparatoso trapío. Lo interesante es que tras cinco años de destierro capitalino, el hierro hoy hidalguense sigue manteniendo como signo la bravura, esa que la llevó a tener su dorado año 2010 y ser por supuesto el objeto, no solo del deseo, sino el de la afición capitalina.

Así, la pugna cualquiera que hay sido y que lo ha mantuvo fuera de Monumental, hoy tiene que estar olvidada y eso es para congratularnos. El solo anuncio desde octubre del su regreso era un síntoma de congratulación y una de las más altas esperanzas de la Temporada. Claro está, hace falta que en todo nuestro país se vendan mejor los encierros puesto que siempre tienen una gran disculpa: “El toro no tiene palabra de honor” Los toros tienen derecho a fallar.

Sin embargo, el ruido que no se ha hecho al encierro lo trae aparejado consigo el cartel, muy importante y por todo lo alto como debe ser.

La única objeción es la posición de “Zotoluco”. Lo decimos porque en el pasado reciente, le tenemos visto dos tardes en Texcoco, la segunda con Ortega y “El Zapata”, donde le pudo al toro quedado, su especialidad, y le anduvo –a las carreras- al toro esencialmente bravo. Antes lo tuvo complicado con ese toro que fue y que vino tal como lo anticipó el ganadero, el bravo berrendo “Voy y Vengo”, lidiado con el otro hierro, el de Vicky de la Mora.

Pero “Como mi Señora está en España… ni se ha enterado. Me lo puedo acreditar” me dijo el ganadero al día siguiente. “Berrendo tengo poco, eh… Habrá que fomentar” Históricamente la antigua Tequisquiapan, el origen Coquilla, tuvo varios berrendos punto más que destacadísimos, uno de ellos el hermosísimo “Azucarero” al que Mariano Ramos cortara un rabo en La México, donde Mariano comenzó a sentir el toreo por encima de entenderlo.

Esa suavidad que tuvo también aquel berrendo lidiado por David Silveti en la Reinauguración de 1989 se trasladó al naciente hierro que ha sido notorio no solo por este matiz de la condición de sus toros sino porque todo nace a partir de un fondo esencialmente bravo. Por ello la corrida inaugural de 2005, esa que se fue con cuatro orejas y un rabo menos, más ese cuarto toro, además de edad tuvo más bravura y menos suavidad.

Por eso será interesante observar los ajustes que haga “Zotoluco”sobre la marcha de la lidia. Recuerdo ese cuarto toro en aquella

"Juli" y Palomo Rojo, la primera de tres grandes faenas. Hace un año justamente.

corrida de 2005 con el que bajo la Porra acabó en serios problemas. Por lo demás, esperemos alivie su situación cada vez más comprometida en la Plaza México, lo intentó con un marrón de esencial suavidad, veremos si lo consigue con un toro –ojalá- bravo. Que es donde luce.

Mucho ha tenido que ver “Juli” en que la corrida que se lidie sea la de Fernando de la Mora, eso no quiere decir –por favor, compostura- que si no se mueva la responsabilidad sea del torero. La Fiesta es una eterna ilusión, seamos consientes. Lo que debemos fijarnos es en lo claro que Julián verá las condiciones de cada uno de sus dos enemigos, lo consiguió el año pasado. Lo mismo con el malo –el encendido manso- el toro medio -el cárdeno obscuro quinto- y el de azúcar – el cárdeno claro.

Pero a diferencia de Xajay el toro de Fernando de la Mora suele poner a prueba segundo a segundo y de momento a momento. Porque aun siendo extraordinariamente obediente y entregado, si el torero no se templa y ordena su tranco se queda a la mitad, como le pasó a Talavante en el toro de regalo en la corrida navideña de Querétaro.

Y ojalá, es una posibilidad, entre los buenos deseos está el hecho de que “Juli” pueda encontrarse con algo donde luzca en poderoso pero envuelto en fantasía, pues el excepcional de por sí caso de Julián tiene su apoyo además en que ha revertido la condición que el mundo le ha querido imponer. Hoy torea como lo que es y aun va a ser más, no como alguien más decía que era.

A los toreros buenos hay que verles a la verónica y sobre la mano izquierda, mañana “Juli” impondrá formas en esa idea de quietud, verticalidad a la que suma la cabeza más clara del arranque del nuevo siglo en ese toreo fundamental al que referimos. Entre lo ojedista y lo artista, un pilar de la tauromaquia estará en la Plaza México, perdérselo es inadmisible.

El trono del toreo mexicano, vacante aun, no lo estará por mucho tiempo. Muestra de ello es la presente Temporada. En ella Juan Pablo Sánchez juega un papel fundamental y por fin lo veremos con algo distinto a Begoña, Bernaldo o Teófilo. Respetamos al máximo los blasones de cada casa pero dice más a la esperanza que un torero que piensa, que sabe caminar y que tiene el temple suficiente para construir y caminar por un gran edificio, enfrente un toro que hará de su edificación un palacio.

Esto lo decimos porque Sánchez, al tener valor sobrado, como hizo en la apertura de Mérida, puede adaptarse incluso componer el tranco del toro para darse a torear a placer, porque templar encela y su tremenda capacidad torera, manejo de alturas y cintura peculiar, alumbra la posibilidad de que el hidrocálido vaya un punto más en el tirón del cartel.

¿Que puede afectar a Juan Pablo en su ascenso a la cumbre? Dos cosas, la espada y la sobre administración. A golpe amartillado no se encoge el brazo y de la sobre protección podemos acabar en desprotección. Mucha atención. Se requieren hazañas no la engañosa, por bonita, neblina de lo meramente estético, el arte del toreo tiene un punto más, la emoción trágica.

El año pasado, último domingo de Enero, narramos la Ortodoxa y la Sublime torería (http://wp.me/paTPo-TR) de “El Juli” tras su enorme tarde-noche en el eterno día alumbrador del toreo. Ha sido otro gran último domingo de Enero. Coincidentemente, el último domingo de enero de 2006, un toro de Fernando de la Mora cerró con vuelta al ruedo como postrero homenaje en el cierre de una gran corrida.

Se llamó “Troyano” negro, altísimo, acudió cuatro veces al caballo y tumbó tres… a punto estuvo de se indultado. Raúl Bacelis lo banderilleó formidablemente y saludó. Esas pisadas, como sonaban fuerte aun retumban en la arena de la Plaza.

Y es que en México las cosas grandes,  suelen ocurrir el último domingo de Enero.

Las cosas históricas a veces no lo parecen tanto cuando pasan delante de nuestros asombrados ojos. No queda más que estar ahí.

Twitter: @CaballoNegroII.

PS. No. A este intento de crítico taurino tampoco escapa del Radar el anuncio de los carteles de Aniversario. Pero todo a su tiempo. Señoras, Señores: Vivamos este último domingo de Enero por entero antes de volvernos locos con todo y Febrero.

Horas previas del cartelazo de La México. Foto: @AurelianoGarcia

Radar Taurino (I) – Bodas y Comunión en Tangamanga. Cordura Taurina Potosina.

Bajo el Sol Potosino, el Domo en horas calladas.

Nada como el inmaculado sacramento de la recepción del espíritu que se renueva en la liturgia de la concesión del doctorado taurino. Tras un año taurino, el anterior, lleno de preguntas y disputas empresariales en San Luis Potosí, los taurinos potosinos envían con el cartel del próximo sábado el mensaje más necesario que podríamos en este momento, más que un matrimonio por conveniencia, se trata, al menos en apariencia, en un intento de concordia taurina al menos, estimable.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Se pasó todo un año desde los tiempos de la “Secesión de Tangamanga” –aquí lo explicamos (http://wp.me/paTPo-Wp) en De SOL Y SOMBRA hace casi un año para que llegara la cordura taurina a las tierras de la “Caja del Agua”, a la virreinal y porfiriana, San Luis Potosí.

La modernidad y el clasicismo pueden estar juntos cuando la clase es irrenunciable.

Y si a una ciudad como la capital potosina le sobra algo, eso es clase. Nace con ella. Taurinamente siempre ha tenido la nota, el sabor y claro está la afición, aun en sus momentos más bajos.

En medio de la “Guerra de la Cerveza” del año pasado, las Plazas potosinas parecían buscar la desconsolidación de la torería tan solo “por un puñao de parné”, el acumulado para la Feria. Cierto es que apunto de una crisis feriante las partes sentaron las bases en pos del respeto de Plaza a Plaza.

Sin embargo, lo interesante es y ha sido que en un acto contrario al taurinismo imperante, las empresas, incluso propietarias, de ambas Plazas han suscrito un acuerdo, una especie de aventura conjunta, a partir de la cual la abrumadora modernidad abraza el origen y la tradición en una taurina combinación que implica el beneplácito aun de los más escépticos.

Además, por si poco fuera, el ojo vigilante y participante de la Plaza México brinda aun más interés a esta alianza taurina que por grande se antoja todavía irreal, en un mundo, el taurino, donde muchos genios no caben en un solo costal.

Es lo de menos. Con beneplácito recibimos tal acontecimiento solo recomendando –cosa redundante pues ganaderos forman también esta unión- fundamentar la oferta taurina que se realice hacia los aficionados más hacía el toro porque, la virtud que está oculta en este momento de la lidia empresarial, es del toro –no solo el toro en apariencia- pues es del toro de donde la magia que capta y derrama el mal de montera en el nuevo aficionado surge.

Salvada esta excepción, el futuro taurino de San Luis Potosí debe de proseguir en la mejora de la Afición pues El Paseo que representa la tradición que nunca debe de morir ahí radica el reto empresarial de la alianza, encontrar la forma de que la elevación de El Domo de la Feria no derrumbe El Paseo Potosino, maximizando rendimiento y ofreciendo un espectáculo de calidad.

Que no quede en un buen deseo.

Y tras el rigor de lo corporativo, queda el derroche de una Fiesta.

Una boda es muy costosa –no solo en dinero- hay que estar muy bien decidido hay que arrimarse.

Quizá no es momento de ofrecer anillos de compromiso, pero eso no obsta para celebrar una primera comunión taurina, más si estamos en San Luis, bien merece acudir a la recepción del sacramento torero de Fernando Labastida, en evocadora y absolutamente potosina alternativa.

Recordarán los lectores de De SOL Y SOMBRA, aquella entrevista que el que escribe sostuvo con Fernando Labastida previo a su triunfo en La México. Un torero que se ilusionaba con una posible alternativa en Noviembre y por supuesto con México. Hubo un triunfo pero también una tarde de nubes y lluvia en su repetición. Labastida podrá ser taurinamente muy nuevo y verde, pero hay personalidad y sello.

Los toreros así, no se acaban en una sola tarde. Y mucho menos si enfrentan, tarde a tarde, al toro, el único y gran maestro, dueño absoluto de los toreros y que debe aportarle, tal como lo ha hecho toda su vida, aquello que saque lo mejor del joven Labastida, justo en un momento en que su gran familia, ganadera y, por principio, del más taurino abolengo alivian un poco al menos el luto con el abolengo de una alternativa.

Por ello deseamos que el encierro de la casa, de Arroyo Zarco nos ofrezca una muestra que enriquezca los blasones. Y los escenarios techados le vienen bien, como aquel castaño indultado por Mariano Ramos en Cuatro Caminos que le redimensionó su velocidad y elevo su toreo a fantasía charro-taurina en oportuna y áurea remembranza.

Un torero poderoso como “Juli” encuentra en su ahijado de alternativa un vínculo directo con su época de mocedad a pleno vivida por supuesto en San Luis y en todo México. Gerardo Gaya, amigo y alternante de “Juli” como novillero, actual apoderado del doctorando, ha expresado su gusto porque un torero al que ha ayudado tanto tome la alternativa del gran maestro de la tauromaquia contemporánea.

Claro está, que “Juli”, hoy en busca de lo excelso puede que encuentre en el Domo de la Plaza potosina eso que algún día, como recordamos, Mariano  Ramos encontró en otro escenario igualmente cubierto, que el toreo es no solo un ejercicio ajedrecístico sino una inigualada fantasía. Eso busca “Juli” en tan solo cuatro tardes en México, acudamos porque lo va a encontrar.

Y en medio de su glorioso preliminar el Principado silvetista prosigue su marcha abandonando los caminos de Guanajuato para escalar el alto Bajío, en lo que será una prueba para los peregrinos, observar que Diego es capaz de desplazar a la Afición y convencerlos que su progreso es real y decisivo, con el brazo que vuele y extienda el viaje del toro. Poco a poco lo consigue, poco a poco se eleva.

Buena prueba par Silveti, delante de un encierro que exige fantasía casi celestial, esa que todo el invierno –y esperamos toda su vida- le ha alumbrado.

Y todo está puesto. Padrino, testigo y comulgante. La liturgia del toreo mexicano, con León en la dormida, indica que siempre, donde está el toro está la Fiesta, donde puede haber un matrimonio está, en absoluto y riguroso orden sacramental, una comunión.

Esa que no se dispensa y que este sábado en San Luis, bien puede valer un Potosí.

Ahí nos vemos.

Twitter: @CaballoNegroII. 

PS. No. A este intento de crítico taurino no se le escapa del Radar, el Superdomingo de La México analizado será. Pero todo a su tiempo que –incluyendo el Aniversario- para todos hay.

El Rey de los Pintores – Charlas con el Bardo de la Taurina. Sobre Diego Ramos.

Exclusiva. Arte en quince minutos. Diego Ramos, en su visita en Bibliófilos Taurinos de México. Foto: Cortesía Rafael Medina.

Es pincelada mágica, trazo de maestría celestial que se convierte en majestuosa obra de arte, y en encendida alegoría obedece el mandato divino hasta transformar en alabanza gloriosa la fiesta más maja  que es la taurina, la que alcanza el vértice  a través del ‘don’.

Por: El Bardo de la Taurina.

El don, es lo que solo poseen los elegidos y que para la gala pictórica contemporánea y desde luego para  la histórica perenne lo posee  él maestro Diego Ramos, hombre genio al que por las venas le corre el óleo santo, por que no se podría concebir el milagro que un terrestre disidente haya exclamado ‘Al ver esta maravilla de pinturas me he reconciliado con la Fiesta Brava’

Y sí, es que Diego Ramos el oriundo de la colombiana  Cali  es  un ‘Mesías del arte’ el que surcando los vientos en ‘Pegaso de acero’ con sus espuertas cargadas de tesoros invaluables  aterrizo en el Casino Español que cita en el Centro Histórico de México Capital -Isabel la Católica 29- en donde desde ya  las pupilas y el alma de los flechados  por el arte se podrán recrear hasta extasiarse  con la obra que abre ‘Manolete’ y a su vera en paseíllo de tronío que surca el tiempo y se acurruca en la imaginación  ‘El Galapagueño’ con ‘Sangre, Fuego y más’.

La música es el tintineo de la vida y por ello en la muestra del  amo colombiano el lienzo ‘Sonido de Lucia’ cobra ritmo y pegadito a el se proyecta  mágicamente  ‘Carmen Amaya’  convirtiendo la tela en melodía de color en la que el flamenco y la cachonderia arden en ‘Sangre Caliente’, la que contrasta con la frescura del ‘Neptuno’ que es preámbulo a la majestuosidad y movimiento de ‘Color de Sevilla’ un tresillo de corceles de albo tinte que al cobrar vida provocan la sensación del galope en tarde de fiesta.

Y en ese marco, no podía faltar el hermoso de Hermoso de Mendoza pincelado a tamaño macro y que en hermosura solo admite comparación con el navarro, la mexicanidad la aporta un ‘Gaona’ que merece ir a parar al Palacio de Gobierno Guanajuatense o que tal a la Casa de Cultura de León o a la Asociación Nacional de Matadores de Toros y Novillos, Rejoneadores y Similares y ya que de baranda he refilado sedes perennes para la obra es de suponerse que  instituciones como INHA, el INBA o el novo Museo Suomaya ya estén acariciando la obra pues no nos vaya a resultar que luego los tesoros aparecen en El Prado o en El Louvre  habiéndolos tenido ‘en las manos’ y desde luego es lógico pensar que las embajadas de Colombia y España o sus ramificaciones  culturales den resguardo y difusión a estas bellezas.

El homenaje que el pintor universal  brinda al toro  de lidia es  increíble y nada más con contemplar en tropel ‘Moviendo el Ganado’ en dimensiones campiranas o la imperial belleza de la estampa de ‘Toros’ el espectador ya está dentro del Campo Bravo impregnado del olor a hierba mojada pero sobretodo anonadado con la esplendorosa estampa de los bureles  que aún en la tranquilidad de la grama y del lienzo son imponentes y ya retan a los ganaderos en desafió para apostar en que Cabaña Brava  ‘pastaran los lienzos’ para orgullo de los criadores de toros de lidia y más pues del cofre de las joyas par de cuadros sorprenden por su creatividad  ‘La Ultima luna’  dedicado a los toros en la corraleta de la plaza  la noche previa a la corrida y  ‘De Vuelta a casa’ que da fe del indulto del toro bravo y cumplidor.

Si alguien dijo alguna vez ‘El Toreo se llama Paula’ hoy se puede decir ‘El Arte se llama Diego’ así que imaginemos la conjunción al alimón de estos  dueños del ‘duende’ y ahora  a volar la imaginación con ‘Mor-Arte’ más grande ni el propio  Morante  y claro no podía faltar el torero de moda el que todos quieren ver y poseer Manzanares hijo ahí esta pa’el que haga empresa y se lo lleve a casa, ‘Pecho de Valiente’ rebasa lo impresionante hasta arrancar las lágrimas.

‘Miedo en envase de lujo’ fue concebido para los que tienen el privilegio de enfundarse en seda y azabache y la obra cumbre refulgente entre las estrellas del universo ‘Tauromaquia’ estampa global del ayer en la inmortalidad del hoy donde los  toreadores llegan a la pandereta colorada para dar caudal al arte mismo que es la torería  la que  le ha dado entrada a su reino por derecho propio al ‘Rey de los pintores’ Diego Ramos.

Twitter: @BardoTaurina


.

Cómo es la Defensa – En Opinión de Ramón Ávila “Yiyo”, Seriedad y Ética.

La Sombra del Toro en Valencia, causa y motivo único de la Liturgia.

Introducción: Damos la bienvenida a De SOL Y SOMBRA a una de las voces insignia de la Fiesta en México y en todo el Mundo taurino, Ramón Francisco Ávila Rivera “Yiyo” nos brinda desde Aguascalientes su opinión primera para nuestros lectores. Esperemos sea de su agrado. Aquí queda…

Perdón… será el no salir de casa, seguro me esta afectando o será que los regalos de mi cumpleaños con aromas a Jerez de la Frontera, me ponen a pensar entre la verdad  y  la  nostalgia, entre lo real y lo ideal, entre el cuento de los triunfalistas y los triunfadores, armadores de una historia que ahora un grupo de relatores sin sustento ni dignidad, mucho  menos categoríapretenden defender.

Por: Ramón Francisco Ávila Rivera “Yiyo” – De SOL Y SOMBRA.

Periodistas que derraman tinta cobrada mas no dorada,como textos rimbombantes mal leídos para que se escuchen bonitos sin algo que decir. Ahora que es demasiado tarde entran al quite de lo indefendible en una fiesta brava, que pasó de fiesta a pachanga, de brava a mansa y de negocio a trinquete. Esto es algo que no se puede aguantar.

El Maestro Rafael de Paula dijo que “el soplo era el soplo” o el duende pa´torear, incluso hasta el pellizco si acaso hablamos de lo mas puro en el toreo: lo natural, que salta de la inspiración, sin temer al miedo, mucho menos al qué dirán.

Dejémonos de posturas y al Toro.

Hemos perdido de vista al Rey del espectáculo, el toro. Sí, tan sencilla la palabra que incluye cuatro años, puntas intactas,

El Rey, un Piedras Negras en el esplendor de su seriedad.

peso según Reglamento de cada plaza y trapío que llega por añadidura, como dijo El Paula, por el soplo. En Jerez se torea como se es… En México como lo que es.

Nos dejaron la nuestra mini fiestecita del señor rico con plazas arrumbadas, encaladas y, en el mejor de los casos, hasta pintadas. Ganado bravo dicen, para no decir toros hasta que se demuestre lo contrario en examen veterinario con equipos de precisión llamados postmortem que definan edad y, de existir, manipulación de astas, defensas se llaman mejor. Piden se compruebe lo que no tendría que admitir prueba alguna en contrario, la palabra y la seriedad.

Los encargados de hacer rendir los dineros son gerentes amafiados con la autoridad y su juez de plaza, que pasa lo que le dicen lasfiguras a quien paga el supuesto empresario, ese que dice comprar de buena fe al ganadero.

El ganadero, otrora señor, apela a la sequía de sus potreros y la cruda de bravura pues no saben ya por donde van sus reses, mucho menos sus líneas de bravura confundidas con boyantía u obediencia al embestir. Imagina a un toro obediente que haya “dejado” a Belmonte cargar la suerte o a Joselito ir a su suerte en Talavera.

Del veedor, personaje de la fauna taurina, éste ni ve, ni oye, ni entiende.

A éste solo le manda el apoderado a pasearse a los potreros para ver que acomoda a su torero y, una vez reseñado, el torito al peluquero. Muchas veces con conciencia del ganadero y si no, en el viaje, “¡Bolas, Don Cuco!” que el camión se descompuso y a llamar al que lo va a arreglar.

Al camión, no sea Usted mal pensado que no acertará. ¿A poco creía que a los toros?

Las figuras extranjeras viento en popa van con la inventiva al costa de chotillos, que se dejan hasta reposar para la fotografía del recuerdo de su creación. Enrique con su poncina, Sebastián con la castellina, Alejandro con su talavantina, Julián con las lopecinas, etcétera.

El toro dónde queda. Ahora que lo veo no lo creo.

Si viviera José Alfredo Jiménez, ahora así estuviera en condiciones de decir que la vida en León, Guanajuato, no vale nada, al igual que la fiesta de becerradas de San AlbertoSan Teófilo y San Bernaldo, que van para santitos y con bonitos novillitos, motivantes para los viajantes de sueños de gloria por España  en primavera o verano.

Por que en el invierno de México se tienta de luces y a los de tierras aztecas con arco y flecha alineados, por la derecha si no, no torean. Pena por los nuevos valores de la baraja torera mexicana, que aligual que otras generaciones viven de la coba de aduladores que van solo por el dinero de la entrevista y la publicación editorial, que van por el chayote,para que de toro a toro el joven ya se convirtió en maestro y, de tarde en tarde, de figura a mandón.

“Caballo Negro” donde está la defensa con Manolo Sanlúcar, “Entre Dos Aguas” con Paco de Lucía o “Leyendas del Tiempo” con Camarón. Guitarra y cante, como Triana a Belmonte, Sevilla y su duende, Paula JerezCurro y su romero, Manolete con su LupeTomás “Navegante”,Sabina y sus 19 días, sus 500 noches con su joven aprendiz, Morante con su Puebla y… la verdad sin mentiras.

Perdón por el atrevimiento buena suerte y hasta la próxima… Lejos de la mediocridad cerca del miedo, cuando sabes que hay una verdad y no se atreven a decirla mucho menos a escucharla por eso luego nos dicen enemigos de la Fiesta que ya término en pachanga.

Twitter: @YiyoArtista.

Flor y espejo de seriedad. La pureza de un semental de la ganadería de @El_Batan

La Disculpa de la Sinrazón – Breve salida a hombros de Castella en La México.

Parón de Castella a "Habanero" de San Isidro. Foto (@ColorJay)

Una disculpa: la “calidad” del encierro. La sinrazón: la “comodidad” de los toreros. La razón de la culpa: el técnicamente irreprochable trasteo de Sebastián Castella desvirtuado por el brevísimo oponente de San Isidro al que enfrenta y la colocación de su espada. Derrota ganadera y también para “Zapata” y “Payo” que en pleno tobogán quedan relegados.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA. Fotos: Jorge Prado.

Se desinfla el encierro conforme corre el dorado y peinado ruedo de la Monumental México, tan majestuosa como abierto y claro es el cielo del domingo en Mixcoac.

Así como la corrida, chica y mansa en lo general, aire pierde, “El Zapata” en horas bajas tiene una tarde a lo sumo difícil, como hace tiempo no le vemos de mal. Ocurre que recibe en buen modo al negro, basto y feo que abre plaza. Todo en orden en el caballo, bueno el quite chicuelinero y claro, el gentío se alebresta pero “Zapata” se carga todo toro en banderillas.

Contrario a agarrar aire, el toro se queda parado al piso. Banderillas desiguales dan lugar para la guasa allá por la Porra Libre al quitar el torero un par delantero y caído: “¡De una vez todas!” No podrá ser con la muleta porque Uriel no lo ve claro, el toro a menos y el torero aun a peor con el doble aviso y la doble visita a la lona taurina. Un toro le ha quitado al descabellar los pies del piso al torero que ayer parece tener la mente en otra corrida.

Menos puede ser con el cárdeno y fino cuarto. Aquí la falta de fuerza condiciona desde salida. César Morales pega bien pero un torero toda categoría y entero como este gran piquero, no puede tener un enemigo tan pequeño. Gran capotazo de Gerardo Angelino y meritorio tercio de banderillas de Moreno, incluido un gran par al violín por dentro, poco abonan en que progrese el toro.

Se diluye el toro a la par que el torero y la expectación de la gente. Grisura en Uriel, hoy no le ha ayudado ni el terno. Apenas algún natural suelto y no más. Mal con la espada y hasta el puntillero le juega contras. Abucheo y nuevo aviso.

La corrida, es poca cosa. Nuevo grito de “¡Novillero!” ante la salida del brevísimo, estrecho y nada intimidante segundo. La cosa comienza mal cuando los toros no dan miedo. Sebastián Castella se gusta genuflexo –no rodilla en tierra como dicen algunos, hay diferencia por favor- en esa especie de tijerilla de la cual, anovilladamente, el toro brincotea pero el torero se hace de él.

Ya de pie los parones son efectivos y lucidos, lo mismo lo suave del remate, lleno de temple. Castella calcula preciso y exacto no solo el castigo, donde Don Ángel Juárez destaca, sino el terreno en el cite a favor de la querencia para su enésimo quite por chicuelinas, gira con la mano alta y vuelve a brillar su cadencia sobre todo en la verticalísima planta.

José Chacón es un torerazo, así de claro. Lo demuestra tanto con su vestido, gris y plata – el precioso traje que conmueve la canela del rostro de una señorita en barrera- como con los palos delante de este “Habanero” al grado de saludar y durante la brega del quinto igualmente.

El toro bien lidiado generalmente se encela y eso consigue la cuadrilla de Castella, encelar de modo tal que el burel de pronto se arranca. Lástima grande que Luis Castañeda nos impide ver lo que habría de ser un momento bueno, a toro arrancado, el brindis interrumpido deja a Castella en la posición que algún día “Cuqui de Utrera”, el finísimo torero, tuvo en Sevilla o el propio Enrique Ponce en la Plaza México con “Xoconostle” de Marco Garfías, es decir, comenzar la faena previo al brindis.

Los cuidan tanto que terminan por descuidar la maravillosa imprevisibilidad del arte. Donde está la virtud.

No importa para Castella que comienza con el pre concebido pase estático que muestra, además de la poca cosa que es el burel, que el astado está más pendiente de “atacar” con el hocico que con los pitones en complejo casi doméstico, lejano a la raza de lidia. Agreguemos a esto que, como toda la corrida, tiene “Habanero” la tendencia a rascar. ¿Será bravura?

Sobre la derecha, sobre la línea, con temple siempre y variado en los comienzos, derechazos se entrelazan con serenidad, siempre en los medios, Castella añade a la quietud el temple, simple en su empaque pero siempre técnicamente sobresaliente. Rompe y anticipa la muñeca a la intención del cornudo de escabullirse, cambios de mano anteceden pases de pecho de sutileza.

Tras intento con la zurda viene un inexplicable desarme. Hoy todo se perdona, peor aun, se premia. Pero hay que decir que contesta Castella con una gran tanda de derechazos, quizá la mejor. Remonta el tropezón de singular manera, rotundo y más lento si cabe. La faena crece, incluso en cercanías justo donde da la impresión que su concepto se agota tanto como se acortan las distancias.

Ahí, en lo cortó, vuelve sobre la zurda y destacan muñeca y temple ante el breve ejemplar. Anticipa movimiento de su aniñado rival, gana la partida ante el ahogo del cuadrúpedo y el afrancesado desplante que corona la obra. Pero aun queda algo. Cierto es que: “Prometed un caramelo a un niño y lo seguirá hasta el fin del mundo” La muleta de Castella, tomada de la punta del estaquillador –cual la envoltura de los dulces de los abuelos- es la que sigue el cárdeno que la toma entregado y a más. La Plaza ruge.

“Habanero” en afrancesada y operística referencia, es lidiado al límite por su “Toreador” que expone y piramida sus virtudes más ocultas. Todo el mérito es del de alamares. Pero su trapío es una parodia de la obra de Bizet que no se toca nunca por retazos como si salen – a veces- los toros del toril.

Sebastián se alinea poquito fuera del pitón derecho. Mata de entera, trasera y caída, al volapié en la suerte natural. El toro se rinde pronto. La autoridad suelta correctamente una y dispensa desarme y defecto en la estocada para aflojar otra. Dos orejas, vuelta al ruedo y triunfo en desproporción del enemigo enfrentado, corto como su sienes, breve como “la media luna de las astas de su frente”

Contento se va Castella, veremos si la obra sobre pasa la prueba del tiempo. Como no la pasa su serio segundo enemigo, el que más del encierro, que se queda ayuno de todo. Bien Raúl Bacelis en banderillas y, otra vez, Chacón a la brega. Una tanda y no más, desplomado el isidro, diluido el color de su divisa.

Paradójicamente “El Payo” un torero que tiene clase acaba, a lo José Zorrilla, “de rodillas y a sus pies”, los del toro de la contrariedad. Su triunfo más grande llegó en 2009 con un toro, inolvidable, de San Isidro, su hora más baja llega con toros de esta casa.

Le descubre tranco en la muleta al feo tercero. Pero, tras susto con la izquierda, la escasa serenidad de pies y de cabeza, impide volver a ese pitón tras tandas a velocidad crucero con la derecha. Siempre igual, siempre aplanando sin conseguir profundidad se ve sorprendido García e incluso pitado tras no poder, según le dijo a su apoderado, ni siquiera con el descabello. Penosa escena.

Con el sexto arrea. “Payo” conoce el oficio, sabe que requiere cada toro. Cuando al sexto, manso siempre, le descubre al estar cerca, templado y próximo a las tablas, vienen cuatro buenos derechazos.

Pero sus remates, corriendo y a la trágala llevan a la división. Paliza al queretano que alebresta al público que jalea incluso el dejar pasar del torero que queda sin ataque ni contraataque.

Cobra una buena estocada y con la paliza sumada suelta Gil Torres – con el criterio y el prestigio así, a medias- la oreja que es evidentemente pitada. Antes autoriza el regalo del “Payo” que acaba en el piso tras intentar, como una tarde en Madrid, recibir en los medios. Pena que el toreo de clase se reduzca a esto. Paso atrás en las verónicas, lamentable. Mala suerte al clavar el precioso regalo los pitones en la arena. Mal y de malas.

Paso atrás en el cite con la izquierda, increíblemente, hoy talón de Aquiles, otrora arco y columna de su toreo –revisen “Arte Puro”. Pinchazos, contrariedad… ignominia. Pena que este joven se muestre más perdido que nunca. Lo necesitábamos.

Tanto como requerimos el toro. Porque lo anovillado –llámenle como quieran veedores y reptiles taurinos- lejos está del arte, que como en el toro, siempre es madurez. San Isidro estira la liga y ésta se revienta. Las revoluciones de la marcha del toreo son demasiadas y no hay tiempo para los relegados.

El toro breve no es una disculpa –en pos de la calidad- es sin duda la razón de la culpa, pero nunca podrá ser la disculpa de la sinrazón.

Aunque Usted, señor taurinerillo, sí lo crea.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2010-2011. Domingo, Enero 22 de 2012. Décima segunda de Derecho de Apartado. Menos de media plaza en tarde fresca con cielo abierto. Algo de viento al inicio, apacible después. Mucho ambiente y gente guapa en los tendidos. Reventa descarada.

7 Toros, 7 de San Isidro (Divisa Azul rey, amarillo y rojo) Desiguales y chicos en general. Impresentable el segundo, nobilísimo y anovillado. Homenajeado injustamente con el arrastre lento. Débiles en general, descastados y sosos.

Uriel Moreno “El Zapata” (Teja y pasamanería blanca) Pitos tras dos avisos y División tras aviso. Sebastián Castella (Malva y oro) Dos Orejas y leves palmas tras aviso. Octavio García “El Payo” (Marino y oro) Pitos tras aviso, oreja protestada y división en el de regalo. Castella salió a hombros.

Destacaron a la brega, Gerardo Angelino, Sergio González y José Chacón, quien saludó tras parear fenomenalmente al segundo de la tarde.

Nueva mala tarde de Gilberto Ruz Torres en el biombo al otorgar la segunda oreja a Sebastián Castella y el arrastre lento al segundo. 

Castella al Natural