Pamplona: San Fermín 2012 Corridas de Toros / Bullfights

De SOL y SOMBRA

La Casa de Misericordia de Pamplona ha cerrado ya los carteles de la Feria del Toro de los sanfermines 2012, en la que sólo el Juli actuara en dos ocasiones. Por parte de las ganaderías, destaca el debut en los sanfermines de la ganadería de Torrehandilla-Torreherberos.

Dentro de las ausencias destacan se dice que por voluntad propia, la de Morante y Manzanares. Juan José Padilla un ídolo en esta plaza regresa este año a los carteles de San Fermín. Juan Mora también esta anunciado, hay que recordar que el año pasado se llevó dos fuertes cornadas y “era un deber de justicia” que volviera a Pamplona declaro el representante de la Casa de Misericordia.

La Feria de 2012, que tiene un presupuesto de 3,5 millones de euros, mantiene los precios por quinto año consecutivo.

El cartel de ganaderías y toreros de la Feria del Toro 2012 es el siguiente:

– Jueves 5 de julio: Novillos de El Parralejo, de Sevilla, para Gómez del Pilar, Román y Gonzalo Caballero.

– Viernes 6 de julio: Toros de San Mateo, de Santa Marta (Salamanca), para los rejoneadores Pablo Hermoso de Mendoza, Sergio Galán y Roberto Armendáriz.

– Sábado 7 de julio: Toros de Dolores Aguirre, de Constantina (Sevilla), para Antonio Ferrera, Eduardo Gallo y Joselillo.

– Domingo 8 de julio: Toros de Miura, de Lora del Río (Sevilla), para Rafaelillo, Fernando Robleño y Javier Castaño.

– Lunes 9 de julio: Toros de Cebada Gago, de Medina Sidonia (Cádiz), para Francisco Marco, Morenito de Aranda y Antonio Nazaré.

– Martes 10 de julio: Toros de El Pilar, de Tamames (Salamanca), para Matías Tejela, Iván Fandiño y David Mora.

– Miércoles 11 de julio: Toros de Fuente Ymbro, de San José del Valle (Cádiz), para César Jiménez, Rubén Pinar y Jiménez Fortes.

– Jueves 12 de julio: Toros de Torrehandilla-Torreherberos, de Vilches (Jaén), para Juan José Padilla, El Juli y Daniel Luque.

– Viernes 13 de julio: Toros de Juan Pedro Domecq, de El Castillo de las Guardas (Sevilla), para El Fandi, Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante.

– Sábado 14 de julio: Toros de Victoriano del Río, de Guadalix de la Sierra (Madrid), para Juan Mora, El Juli y Sebastián Castella.

 Twitter: @Twittaurino

Anuncios

¡Vamos Reflexionando! Los Toreros Mexicanos en San Isidro

El novillero Paulo Campero
El novillero Paulo Campero

Por El Bardo de la Taurina

Inevitablemente son tiempos que nos arrojan a la cruda, dolorosa, patética  faena de la reflexión y es que ha ocurrido lo que tenía que ocurrir, cuando  Manuel Martínez Erice, cuyo carnet laboral dice ‘Empresario de la Plaza de Toros de Madrid’  ‘rego el tepache’ al no saber cómo armar la que se supone es la feria más importante del mundo, la de San Isidro, de entrada  se fue de bruces al no encontrar  la formula para  contratar a los figurones verbo y gracia Enrique Ponce,  ‘El Juli’ y José Tomás quienes debieron de alternar entre ellos amén de hacerlo con José María Manzanares, Morante de la Puebla y Sebastián Castella todo por lana y cuando los morlacos no suenan el chicharrón no esponja.

 Ante eso el empresario del ‘Clan Chopera’ volteo contrario hacía el Mercado del Baratillo y surtió a medias la canasta ibérica y luego la relleno con dulces mexicanos que los había de todos estilos y sabores insípidos, desmoronados, tiernos, maduros, correosos,  sin que faltaran los  del pilón  y es aquí cuando el Bardo se pregunta ¿de quien fue la culpa?  ¿de la empresa que los contrató por baratos o de los apoderados y toreros que a sabiendas de que no podrían, fueron? El caso es que la capirotada a la hora de pasarla a la bascula fiel  peso lo que pesa, pues allá no se infla a nadie así que hablar de un fracaso colectivo sería inexacto pues tristemente los toreros aztecas estuvieron en su real nivel y eso insisto, no es un fracaso, es una pinche realidad y después de esto la empresa madrileña seguro reflexionara llegando a la conclusión de que pa’ la próxima irá por la calidad, sobre la cantidad: ¡Se acabaron las Pepitorias volverán las Torrijas!.

                                             ¡Que lejos estoy del suelo donde he nacido!

                                             inmensa nostalgia invade mi pensamiento;

y al ver me tan solo y triste cual hoja al viento,

quisiera llorar, quisiera morir de sentimiento!

 Canción Mixteca José López Alavés / 1918

 

DE CAPETILLO A CAMPERO

Vamos echando pa’atrás allá donde los recuerdos dan paso a la leyenda y el tiempo los convierte en historia como aquella que se escribió el 12 de octubre de 1947, cuando un chaval mentado Manuel Capetillo salió de sobresaliente en la plaza El Progreso, de su natal Guadalajara, en un mano a mano novilleril en el que se mediano Luis Solano y Fernando López con bureles de Lucas González Rubio, festejo montado por el legendario empresario Don Nacho García Aceves.

Capetillo ávido de canjear un quite por una novillada le instrumento al cornúpeta un quite por gaoneras y revoleras de tal escalofrió que ante el desbordamiento de la emoción, la empresa mando colgar carteles que anunciaban ‘Presentación del SOBRESALIENTE Manuel Capetillo ¡Torero de Asombro!’, después de 65 años la historia ha vuelto a revivir escrita en circunstancias muy similares y es que resulta que dentro del serial novilleril que se está realizando en la Plaza de Toros  Ibelles se dio el mano a mano disputado por el estético, aromático, sensible y revaluado valuarte de la novillería Orlando Mirafuente de Anda novillero al que no hay que perderle la huella porque sin duda nació pa’dejar huella pues además del abolengo y el orgullo de pertenecer a la ‘Dinastía de los Herros’ trae una frescura a lavanda nueva en su toreo y en su percha que es llave de Puerta Grande, junto a el partió plaza Luis Miguel Cuellar torero  pundonoroso, esforzado  y no exento de arte   a quién  las plegarias  de su afligida madre Doña María Dolores desde el tendido le hicieron el quite ‘Del Milagro’ que valió pa’que su hijo no terminara como Manuel Capetillo ante ‘Camisero’ debatiéndose entre la vida y la muerte <Plaza México 1959 – La Laguna> y ante eso a dar gracias con mucho de academia, con mucho de campo bravo y con mucho de trabajo físico, lo que le redituara que le aflore la seguridad y pueda soltar boyantemente lo que de alguna manera ya esbozo ¡calidad!

A ellos en función de sobresaliente los acompaño  Paulo Campero quién en cuanto le cedieron un quite ‘El Elegido’ a  semejanza del  gran ‘Capeto’ se echo el capote a la espalda en una amalgama de cojones y filigrana, luego evoco al ‘Califa de León’ con aquellas ‘Gaoneras’ que ahí quedaron pa’la escultura y la ‘Revolera’ nos trajo en sus vuelos el revuelo de que estamos ante el ‘Torero de la Esperanza’y esto cobra sustento y relevancia más que meritoria pues  Paulo Campero bordo el arte ante novillos de casta y bravura recia, de esa que no da pa’cachondeos de la ganadería de Doña Altagracia, cuyo propietario  Don Hermilio Vázquez Padilla es hombre   bragado que no anda en esto por el relumbrón del falso oropel, si no porque en el alma lleva sangre bravía y por ello  esta creando bajo la divisa  rojo, oro, plata y azul rey  ‘Toros para Toreros’ allá en San Martín  Xaltocan, Tlaxcala  ante cuyos ejemplares amacizados por la vía de Parlade y Saltillo un quite señorial se valora en oro y por eso el empresario Don Raúl Ibelles pleno de visión taurina le otorgara a la de ¡ya! una novillada al SOBRESALIENTE Paulo Campero ¡Torero de Asombro!.

Twitter: @BardoTaurina

Ocho con Ocho: Los Mexicanos en Madrid por Luis Ramón Carazo

La Feria de San Isidro acabó para los toreros mexicanos con la actuación de Ignacio Garibay ante los toros de Carriquiri. Como todos sus colegas europeos (a excepción de Iván Fandiño, Sebastián Castella y Morenito de Aranda) no hubo de piña, esto es no lograron obtener una oreja como los dos mencionados  y así igualar a la última conseguida por El Zotoluco en Madrid  el año  del 2000 ante un toro del Puerto de San Lorenzo, quedará la asignatura pendiente para el 2013. Ha sido una serie de corridas para los mexicanos, sin un triunfo rotundo.

El  momento más emotivo para los nuestros, correspondió al del lunes 21 de mayo de 2012, cuando en el cuarto toro de la tarde, el público brincó de sus asientos en reconocimiento a la gran suerte de varas a cargo de Nacho Meléndez de la cuadrilla del Zotoluco quién, generosamente apoyó, en la ejecución de la suerte de varas, a su hombre de a caballo.

En los toros lidiados hasta ayer 30 de mayo de 2012 en Madrid, predominó el sobrepeso, la mansedumbre, la debilidad, el genio, si acaso se salvan los encierros de Baltasar Ibán y Alcurrucén,en los que campeó la nobleza y hubo toros de esos dos encierros que se fueron inexplicablemente con las orejas, al desolladero.

Octavio García El Payo, tuvo una mala tarde. Arturo Saldívar fue muy decidido y podemos decir que del paquete del toreo mexicano, su actuación fue la más destacada. El Zotoluco dejó constancia de su conocimiento de la lidia y además sus largas cambiadas de rodillas impresionaron al público madrileño, quién con los demás toreros mexicanos, vio como pretendieron triunfar con la bien aprendida técnica española, pero sin el sello nuestro. Juan Pablo Sánchez confirmó y mostró gran conocimiento, pero le faltó emocionar al conclave en gran medida por la sosería que acusó la ganadería de Juan Pedro Domecq esa tarde, pero cabe anotar en la que en el quite de Morante a su segundo toro, hubiera sido deseable respondiera con el capote en las manos y no quedarse impávido.

Diego Silveti con el encierro de Núñez del Cuvillo toreó con gusto en el de la confirmación, pero en el sexto afloró que todavía le falta, más rodaje. Fermín Spínola toreó con conocimiento pero alcanzó poca transmisión en lo que hizo hacia el tendido.

Nacho Garibay ni fu ni fa y Sergio Flores novillero a punto de tomar la alternativa próximamente en Bayona, tardó en hacer faena a un encastado novillo de Fuente Ymbro y se le fue la tarde intentando ablandar a la intransigente afición madrileña poniéndose muy firme en el ruedo.

Como lo comenté líneas arriba, faltando tres corridas de a pie,  del elenco de figuras de  San Isidro, solo Sebastián Castella brilló y supo capitalizar las iras de un público que hostiga a los de su sitio a veces de manera incomprensible, si no que lo digan Talavante y Manzanares.

El dilema para los toreros mexicanos es saber cuál es la evaluación de los empresarios de Madrid para repetir la fórmula antes nunca aplicada de convocarlos en gran número. Para el resto de las plazas, no parece haber argumentos rotundos de los apoderados para conseguir puestos futuros en las próximas ferias españolas. Ahora bien el prestigio de plaza de tanta raigambre, decepciona a causa de un público intransigente y ávido de kilos de toro y no de su comportamiento en el ruedo. Me parece que tienen confundido kilos con trapío y genio con codicia y nobleza provocando que cada tarde sea para los toreros poco menos que de suplicio, con todo así es Madrid y no pretendemos cambiarlos, allá ellos.

Los que tienen que meditar sobre sus actuaciones son nuestros toreros mexicanos, pues ellos saben que no les fue posible dar un golpe de escritorio en la cátedra madrileña y así los argumentos para negociar en México, no les son tan favorables.

Ya veremos que sucede. Por lo pronto a prepararse que si bien se perdió una batalla no se acaba la guerra.

Via suertematador.com

SAN ISIDRO | Vigésima de feria | Vuelta al ruedo de ley para un inteligente y valiente Javier Castaño

Por Zabala de la Serna / http://www.elmundo.es

Cuando un torero está en su momento, ve toro por todos los sitios aunque no haya toro por ningún lado. El caso de Javier Castaño con el tercero de abierta cara y lavadita expresión. Lo midió en el caballo. Se resistió a ir, pero fue. Y en la muleta iba pero se frenaba. Con la cara alta. Y con guasa por el derecho. En cada tercer muletazo de cada serie, se lo encontraba encima. O debajo. Castaño anduvo con un valor sordo. buscando la colocación con la izquierda y el pitón contrario. Y aunque el lucimiento quedara para mejor ocasión se inventó una serie de naturales a pulso. Y respiró en la cara en las distancias cortas. Paciencia y sitio para pisar el terreno. Mucho mérito. Lo mató de una estocada tendida y oyó una ovación.

Dentro de lo mansa que venía saliendo la corrida de Carriquiri, el segundo sacó buen estilo en la muleta. Pero no podía. Lo habían tundido en dos puyazos tremendos y traseros en la querencia. Dos lanzazos en el espinazo. Lo acusó mucho en la muleta de Garabay, que de principio no midió su violencia: uno bajo y lo tiró; otro trincherazo y lo volvió a tirar. Y un derechazo en los medios que volvió a dar con los huesos del toro en el ruedo. Cuando quiso templarlo a media altura, la embestida era humillada y dulce. Midió mal todo. Y peor con la espada.

Frascuelo se encontró con un manso para abrir la tarde redondo por todos los lados. Se hizo pronto presente y en el “7” el toro lo desarmó. Manseó todo y más el de Carriquiri en un mar de capotazos. Tardó mucho el veterano torero en mover los caballos. Luego el toro con la muleta se le fue a toriles y se paraba. Hacia dentro se tragaba algún muletazo sin terminar de humillar. Lo intentó Frascuelo sin resultados.

El cuarto fue un torancanazo huidizo y manso. Frascuelo anduvo más rápido en buscar con la acorazada del castoreño las querencias. El hombre se estrelló contra el muro. De medios viajes. Cazó una media estocada habilidosa. El quinto era un buque de 624 kilos camino de los seis años. Tremendo. Garibay ya el año pasado se llevó un pablorromero de 672 kilos. El hombre tiene mano… De caballo a caballo, lo majaron en un puyazo en la querencia con el jaco hasta los medios. No había modo de otra cosa. Fernando Galindo se ganó el sueldo en la brega. De uno en uno por la derecha viajaba el torazo. A su aire. De otra forma no lo hubiera consentido. Y aún así se rajó pronto.

Otro enorme era el sexto, largo y hondo. Un puyazo corrido de refilón en la querencia. Castaño lo puso en largo en la contraquerencia y el toro fue. Y lo volvió a colocar todavía más en largo en otro en el que también se arrancó con alegría. Y una vez más, aunque el toro al llegar no se emplease y se soltase. Pero fue un espectáculo el galope. ¡Qué generoso Castaño! La afición lo agradeció. Tito Sandoval valiente. No se desmonteró Castaño. Un cambio de mano enorme. Y un pase de pecho recio. En los medios, distancia y atadas las zapatillas. La arrancada del toro era con todo. Cuatro y el de pecho. Y otra vez igual muy encajado. Más por abajo el torero que la embestida por la izquierda. Ya estaba hecha la faena. Por la derecha lo aguantó ya apagado el fondo. Se arrimó como una bestia. Tenía la oreja. Media estocada tendida y descabello la impidieron. No suficiente causa para no pedir la oreja. La vuelta al ruedo fue de ley. De peso.

Ficha:

Monumental de las Ventas. Miércoles, 30 de mayo de 2012. Vigésima de feria. Tres cuartos de entrada. Toros de Carriquiri, casi todos cinqueños, desiguales dentro de la seriedad, el frenado 3º más lavado; mansos y parados; el 1º de marcada querencia en chiqueros; el 2º, tundido en el caballo, quiso sacar buen aire en la muleta; tremebundo el viejo 5º, que se rajó pronto; hondo y enorme el 6º de alegre juego en el caballo, noblón y con la duración contada en la muleta.

Frascuelo, de marfil y oro. Estocada corta atravesada y delantera (silencio). En el cuarto, media estocada habilidosa (silencio).

Ignacio Garibay, de tostado y oro. Cuatro pinchazos y estocada (silencio). En el quinto, estocada desprendida. Aviso (silencio).

Javier Castaño, de azul marino y oro. Estocada tendida y descabello (ovación). En el sexto, media estocada tendida y descabello (vuelta al ruedo).

Ortega Cano “Hay momentos que por circunstancias las cosas no salen como uno espera, Julio estaba con mucha ilusión”

Por Rosario Pérez /ABC/ http://www.abc.es

«Julio (Aparicio) está bien». Son las primeras palabras de su apoderado, Ortega Cano, tras su sorprendente corte de coleta en Las Ventas.

Ni el maestro de Cartagena se lo esperaba: «Yo no sabía nada, al contrario, intentaba animarlo desde el callejón». Pese a no saberlo, confiesa que hubo un instante en que lo intuyó: «Yo vi un momentito que estaba con sus dos compañeros (El Fandi y Perera), pero, claro, desde el burladero no escuchaba nada. Aun así, sentí más o menos lo que estaba pensando».

¿Por qué esa decisión o arrebato? «El que lo tiene que decir es él. La verdad es que en la vida hay momentos que por circunstancias las cosas no salen como uno espera. Julio estaba con mucha ilusión y la verdad es que su temporada dependía mucho de la feria. Había hablado con muchos empresarios y todos estaban pendientes de lo que sucediera en Madrid. Por lo tanto, para estar malamente y torear pidiendo favores, hizo lo que hizo…»

Le comentamos a Ortega Cano que a parte de la afición (dentro de los que se enteraron del episodio) le chocó que no fuese él quien cortase la coleta a Aparicio. «Preferí que no me lo pidiera para no hacerlo yo. Él estaba con dos figuras, con dos compañeros en ese momento.».

-¿Adiós definitivo?

-Mire, a mí me ha tocado vivir muchas circunstancias… Nunca se sabe. Los toreros somos toreros siempre.

Abrocha Ortega expresando su «afecto, cariño, admiración y amistad por Julio; hemos compartido muchas tardes juntos y es un gran torero, hay que respertarlo».

Aparicio se corta la coleta en Madrid – Un laberitno de historias en Madrid.

El Corte de Añadido. Sobran las palabras.

Un espontáneo, una retirada y una seria actuación de Perera marcaron el festejo de San Isidro. Julio Aparicio ha entregado “el pelo” ante el testimonio de sus compañeros en Madrid.

Por: Patricia Navarro – La Razón. Madrid.

«Defensivo» no lo vio. Sí el resto de los mortales, al cuarto toro le devolvieron a los corrales cuando el presidente asomó el pañuelo verde. No había superado el tercio de varas, a pesar de los aspavientos de Julio Aparicio para que reinara la calma.

Ese toro, inválido, le iba a la medida para la estrategia trazada. Cuando estaban en proceso de retirada del ruedo, se dejó ver a lo lejos un espontáneo en plena carrera hacia al toro con mil impedimentos en el camino. Entre ellos, los propios toreros que evitaron que el hombre se pusiera delante. Y eso que abordó al toro por uno y otro lado. Imposible. El sobrero de Fraile Mazas dejó inédita la faena de Aparicio. Más bien a la inversa. Ni uno de robado. La bronca fue monumental. No apta para procesos de migraña.

Lo había intentado con el deslucido primero flojo, flojísimo y desrazado. Aparicio había vuelto a Madrid después de la horrible cornada en la boca que sufrió hace dos años y que dio la vuelta al mundo y de una tarde, ya en este San Isidro, que dejó poco para el recuerdo que no fuera una par de broncas, una por toro.

Se había dado por perdida la corrida, pero a eso de las nueve y cuarto, ya acabado el festejo y después de una seria labor de Miguel Ángel Perera, llegó la sorpresa. Antes de emprender el camino, andando de la plaza, hacia la calle de Alcalá, pidió a David Fandila «El Fandi», compañero de terna, que le cortara la coleta. Ese momento en el que pasa por la mente a modo de película lo que ha hecho o deshecho Julio Aparicio en el toreo.

En su haber queda grandes dosis de pellizco, de torero artista, y una histórica faena que convulsionó Madrid y la dejó grabada a fuego en la memoria. Manual del toreo desgarrado y de abandono. No sé qué se le pasará por la cabeza a un torero para cortarse la coleta en Madrid, pero Julio Aparicio se fue ayer de Las Ventas con la cabeza alta, guardando quizá el sabor y el olor de su último San Isidro.

El paso al frente para asumir la nueva situación. Dicen que un torero lo es para siempre; lo que corre por las venas no lo roba ni el corazón. Julio Aparicio dijo adiós en el mismo ruedo en el que hizo sólida su leyenda.

La tarde había tenido de todo y poco bueno. Un espontáneo, una bronca y escaso lucimiento que relatar.

La corrida de Las Ramblas, con la casta bajo mínimos y poca capacidad de transmisión, no encajaba en Madrid. Hasta que saltó el sexto, con más movilidad, se tragaba al menos los cuatro o cinco primeros muletazos en los albores de la faena para luego bajar revoluciones, racanear embestidas.

Perera anduvo solvente y medido con él. Primero para coserle los viajes, y después, hundido el toro, para meterse entre pitón y pitón, rozando, en los terrenos que forman parte de su tauromaquia. El susto nos había caído antes cuando Joselito Gutiérrez le puso un par de banderillas y el toro alargó el cuello hasta echarle mano. Asombroso. La espada no fue tan  rápida ni certera y aquello quedó en ovación. Nadó contracorriente en su primero, tan noble como descastado. Emoción cero.

Fandi se destempló ayer con las banderillas en el quinto, cuando en el primer par encontró hueco la banderilla en el mismo lugar de la puya. Desde ahí, la cosa fue a la deriva. No sirvió el toro, deslucido, a menos, que fue a regañadientes, pero sí tuvo el segundo buenas arrancadas sobre todo por el izquierdo. No le sobraba boyantía pero sí ponía la cara bien en la muleta. Y Fandi lo que sí puso bien fue el capote, sobre todo en las verónicas por el pitón diestro.

También Aparicio nos dejó, ya de camino a la despedida sin saberlo, un ramillete de verónicas y un par de medias que querían volar, recobrar la esencia del toreo bueno. El Fandi no estuvo fino en la faena de muleta y le faltó un hilo conductor al trasteo, que nos alejara de tres y el de pecho o el uno a uno.

Después, ya hemos relatado, cuando creímos todo acabado, fue el propio David Fandila quien cortó la coleta a Julio Aparicio. Lo malo lo arrastra el tiempo, lo bueno ya forma parte de la Historia, torero.

Via: LaRazon.es

RESUMEN DEL FESTEJO.

Las Ventas. Madrid. Decimonovena de la Feria de San Isidro 2012. Casi lleno en tarde soleada.

6 toros, 6 de Las Ramblas y un sobrero (4º) de Fraile Mazas, bien presentados en general y bajos de casta en conjunto. El 2º tuvo más clase y un buen pitón izquierdo; el 6º, manejable y de escaso fondo; el resto, deslucidos.

Julio Aparicio, de fucsia y azabache, bajonazo (pitos); pinchazo, pinchazo hondo, tres descabellos Bronca. El Fandi, de obispo y oro, estocada, Silencio; pinchazo, estocada baja, descabello, Silencio. Miguel Ángel Perera, de burdeos y oro, dos pinchazos, media estocada Silencio; pinchazo, estocada, aviso. Saludos.

Los trabajadores de Las Ventas deciden ponerse en huelga en plena feria – Posible conflicto laboral.

Los trabajadores de la empresa Taurodelta S.A., Plaza de Toros de Las Ventas, han decidido en asamblea comenzar una Huelga por unanimidad. Según UGT, «Taurodelta incumple el convenio colectivo»

ABC.es – Madrid.

Desde la constitución de la comisión negociadora del Convenio Colectivo, «la dirección de la empresa se ha negado a negociar cualquier acuerdo para la firma del nuevo Convenio Colectivo», explica en una nota de prensa UGT.

En dicho comunicado, afirman que la empresa de Las Ventas «incumple el Convenio Colectivo, niega a la representación de los trabajadores la información económica de la empresa y ha despedido a un trabajador. Todas estas situaciones están creando una situación de inestabilidad en el empleo hacia los trabajadores».

Las fechas de la huelga serían:

31 de mayo, desde las 17:30 hasta la finalización de la jornada laboral.

2 de junio, desde las 17:30 hasta la finalización de la jornada laboral

7 de junio, desde las 17:30 hasta la finalización de la jornada laboral

9 de junio, desde las 17:30 hasta la finalización de la jornada laboral

Desde FeS-UGT-Madrid, exigen a la empresa «la negociación de un acuerdo para la firma del nuevo Convenio Colectivo, la entrega de la información económica, el reingreso de un trabajador despedido y el cumplimiento del Convenio Colectivo. Si estas situaciones no se corrigen UGT tomara las medidas legales y no descarta futuras movilizaciones».

Via: ABC.es

Gran Revelación de Gómez del Pilar – Sorpresa Novilleril en Madrid.

Los prometedores antecedentes de los tres novilleros que ayer actuaron en Las Ventas nos hizo acudir a la plaza con más ilusión que a la mayoría de las corridas de toros que llevamos vistas. Del zamorano Alberto Durán recuerdo que me causó buena impresión cuando le vi en las novilladas matinales que se celebran en las ferias francesas de Bayona y Dax. El  madrileño Gómez del Pilar cortó una oreja en su presentación madrileña y dos en la pasada feria del Zapato de Oro en Arnedo. Y Damián Castaño es hermano de Javier, el recuperado matador salmantino que acaba de triunfar por todo lo alto matando seis toros de Miura en Nimes. De los tres, Gómez del Pilar protagonizó la gran revelación de esta feria. Apunten su nombre.

Por: José Antonio Del MoralDe Toros en Libertad. Madrid.

No me gustan los vestidos bordados con azabache y menos si van bordados sobre sedas obscuras. El verde botella que ayer sacó Alberto Durán le sentaba como un tiro y le envejecía. Pero me gustó y mucho como templó al primer novillo con el capote, no se dejó enganchar nunca el percal en el frustrado quite por chicuelinas aun a costa de no poder dar las últimas. Vistoso el quite por navarras y dos medias de Gómez del Pilar.

El novillo tuvo muy poca fuerza y Durán se aplicó en llevarlo a media altura. Lástima que se orientó enseguida sin permitir el toreo que el zamorano quería hacer. Sorprendió a la gente matando de estocada medio recibiendo.

Tampoco tuvo suerte Durán con el cuarto, que tuvo  hechuras de toro cuajado, pero sin fuerza y rebrincado al embestir. Durán, como antes, se ocupó en templar por encima de todo a sabiendas de que era la única manera de sacar algo en limpio. Ni aún así lo consiguió salvo en aislados muletazos porque este novillo también se orientó antes de la cuenta. Tuvo el peor lote y nos quedamos con las ganas de verle ante animales más proclives.

Gómez del Pilar recibió al segundo novillo con una larga de rodillas a porta gayola. La dio, pero el novillo se llevó el capote engancha con un pitón. Animal brioso aunque suelto. Por eso Gómez solo pudo darle un primer lance, bueno por cierto. El  novillo se defendió en varas y Gómez quitó por zapopinas muy celebradas por el público. Damián Castaño continuó animando el tercio con otro quite por tafalleras.

Bueno, estos chicos por lo menos tienen afición y quieren competir. El madrileño brindo al público su faena y la inició en los medios con las dos rodillas en tierra por redondos muy templados. Muy bueno el animal, con mucha fijeza, ya en pie mejoró lo que había hecho genuflexo en dos tandas magníficamente rematadas con pases de pecho muy largos y lentos. También al natural intercalando una trinchera y rematando con el pase del desdén.

No fueron tan buenos los últimos, pero los de pecho – dio tres – los recetó lentamente en redondo, como también los que dio tras unas bernardinas. Ya tenía las orejas en la mano cuando pinchó dos veces antes de enterrar la espada Debió dar la vuelta al ruedo sin hacer caso a los que protestaron al iniciarla. Había sido la mejor faena de la feria hasta el momento. Muy buena señal que no les gustase a los de 7.

Repitió porta gayola en el quinto y otra vez asombró por su disposición en los lances que siguieron. Llevó el novillo – otro toro – al caballo galleando por chicuelinas que repitió en el quite, brilló en los lances que siguieron para volver a colocarlo – bravo y noble el animal aunque justo de fuerza -, banderilleó excelentemente yendo muy despacio hasta cuadrar de maravilla Fernando Sánchez, y volvió a torear como los ángeles en otra faena digna de elegido que arrancó por ayudados a pie juntos y siguió por inconmensurables naturales.

Pero es que con la derecha, aunque brevemente, volvió a reventar los tendidos. Y eso a pesar de que el novillo se echó dos segundos.

Evocó a Ponce con ayudados por bajo, se adornó con un precioso abaniqueo y, ay, volvió a pinchar antes de agarrar una estocada. Le pidieron con fuerza una oreja que fue justo dársela en compensación a las cuatro que podría haber cortado de haber matado pronto y bien. Hacía mucho tiempo que no veía a un novillero torear tan rematadamente bien.

El menor de los Castaño también salió a batirse el cobre y se lució colocando el novillo ante el caballo. También este se defendió al sentir el hierro y al derrotar por arriba no permitió completar su quite a Durán, pero si parear muy bien a David Adalid. Castaño, como su anterior compañero, inició su brindada faena de rodillas en los medios, pero el defecto ya apuntado del novillo, no le permitió reposarse después con la derecha. Pero sí dar algunos naturales estimables hasta ser desarmado.

Con el sexto, otro novillo-toro que manseó en varas y escarbó mucho, Castaño se mostró de nuevo muy dispuesto, pero ya fue inevitable que sufriera el término de la comparación con lo que acabábamos de ver.

Via: DeTorosenLibertad.com

RESUMEN DEL FESTEJO.

Madrid. Plaza de Las Ventas. Lunes 28 de mayo de 2012. Decimonovena de feria. Tarde calurosa con tres cuartos de entrada.

Seis novillos de Guadaira, muy bien presentados y de juego desigual. Muy deslucido el primero. Extraordinario y de gran clase el segundo. Incómodo por el lado derecho y manejable por el izquierdo el tercero. Tan deslucido como el primero fue el cuarto. Magnífico aunque algo flojo el quinto.

Alberto Durán (verde botella y azabache): Estocada trasera recibiendo, saludos. Estocada baja, silencio. Gómez del Pilar (prusia y oro): Dos pinchazos y estocada, gran ovación al novillo y otra igual al torero. Pinchazo y estocada, oreja y vuelta clamorosa. Damián Castaño (encarnado y oro): Estocada caída de rápidos efectos, silencio.