Puerta del Príncipe para un magistral Juli.

El Juli, a hombros por la Puerta del Príncipe de La Maestranza después de cortar tres orejas. / RAÚL CARO / EFE
El Juli, en hombros de cientos de aficionados jóvenes (y un colado) por la Puerta del Príncipe de La Maestranza después de cortar tres orejas. / RAÚL CARO.

Por Antonio Lorca.

El Juli se encaramó a la gloria torera, y desde la cumbre, motivadísimo, pleno de suficiencia, expresó un magisterio deslumbrante que dejó boquiabierta a la Maestranza que pidió los máximos trofeos para quien, por un momento, había devuelto la alegría a la fiesta. Cortó tres orejas que pudieron ser más, salió a hombros por la Puerta del Príncipe, y dejó en el ambiente el sabor de las grandes tardes de toros que permanecerán para siempre en el recuerdo de los buenos aficionados.

No es que EL Juli estuviera bien, que estuvo sensacional de principio de fin; lo mejor, lo más destacable, fue su ilusión desbordante, su seguridad, su amor propio… Parecía un chaval en la búsqueda desesperada de un triunfo cuando demostró ser un torero macerado por el tiempo, pleno de sabiduría, dominador de la técnica más depurada y con la sensibilidad a flor de piel.

Se nota y se siente cuando un torero llega a la Maestranza convencido de su triunfo. En cuanto los clarines anunciaron la salida del segundo de la tarde, El Juli salió del burladero y se arrodilló en los medios. Allí recibió al toro con una larga cambiada, que completó después con un par de verónicas hondas. A continuación, se gustó y paladeó un lentísimo quite por chicuelinas que hizo sonar la música y puso al público en pie.

Estaba claro a estas alturas que el torero venía a por todas. Brindó la faena de muleta a la concurrencia, y antes de abrir la franela se olía en el ambiente faena grande. No había más que ver la disposición del torero, muy por encima de la muy noble y pastueña condición del toro, que embestía con excesiva suavidad, que deslucía, si cabe, la emoción de la labor del torero.

Faltó codicia en el toro; era excesivo el dominio, un combate desequilibrado. Un torero, por una parte, repleto de facultades, valentísimo, pundonoroso, poseedor de una técnica deslumbrante y una suficiencia abrumadora; y un toro, por otro, bueno como el pan, de noble casta y derrochadora bondad. Hubo buen gusto, torería, muletazos inmensos, y faltó esa emoción que impone la acometividad de una embestida alegre y pronta. Quizá, por eso, el presidente solo concedió una oreja.

Volvió a las andadas en el quinto. Otra vez de rodillas en los medios para salir apurado del encuentro ante una frenada imprevista del toro, Otro quite, esta vez por verónicas, lucido. Y en el tercio de banderillas llegó la cogida del subalterno Niño de Leganés, que fue volteado y prendido tras colocar el primer par, y que, al parecer, sufre tres cornadas en el muslo derecho de pronóstico grave.

Ante este toro, con más movilidad y recorrido, El Juli hizo todo un derroche de conocimiento, se mostró como un maestro en sazón, como un torero de una pieza. Para ello, embebió la embestida en la muleta, arrastrada en cada pase, desgranó la ligazón total y enloqueció a los tendidos. Fue la suya una lección extraordinaria de magisterio taurino. Volvió a volcarse sobre el morrillo del animal y cobró otro estoconazo, trasero como el primero, que desbordó el entusiasmo. En suma, una tarde gloriosa.

No se puede decir lo mismo de sus compañeros. La verdad es que ‘ca uno es ca uno…’, y ayer Morante no tuvo ese toro que le permitiera abrir sus esencias. Al primero lo vio claro y no le duró más de un minuto en el último tercio. Ciertamente, era un animal muy desclasado. Morante montó la espada entre la sorpresa general y alivió el posible aburrimiento. Lo intentó en el cuarto sin éxito. Noble pero insulso era el animal, propenso al cabeceo y los muletazos surgían desdibujados. Un par de verónicas alivió la ansiedad.

Y como cada persona es un mundo, Manzanares estuvo a punto de dar el mitin ante dos toros muy aceptables que no entendió. Dos faenas larguísimas, soporíferas, de mantazos que iban y venían sin ton ni son en distintos terrenos de la plaza. Pero todo muy deslavazado, muy frió, muy desvaído, sin hondura, sin gracia, como quien tiene que hacer un tabique y lo hace sin ganas. Nobles fueron sus dos oponentes y se dejaron torear hasta el aburrimiento general, pero Manzanares estaba ayer en pegapases, y eso es insufrible. Dio la impresión de que no se enteró de lo que tenía delante, aburrió soberanamente y se salvó por poco de que le echaran el sexto a los corrales.

Por cierto, estos tres toreros que tanto hablan del futuro de la fiesta y tanto dicen defenderla de los ataques de otros, han escrito una página de desvergüenza torera en los corrales. Hasta 17 toros tuvieron que ser reconocidos para completar la corrida. Petardo del ganadero, incapaz de traer una corrida digna para la Maestranza; y petardo de los toreros, que presionan hasta la saciedad para que la autoridad admita lo inadmisible. Que se sepa que El Juli, Morante y Manzanares utilizan toda clase de presiones para dar gato por liebre, sardina por toro. Y una figura, un héroe, se debe vestir por los pies y presentarse en Sevilla con una corrida que por su hechuras y trapío apruebe con sobresaliente el examen. Pero eso solo lo hacen las figuras de verdad.

Ficha.

Garcigrande/Morante, El Juli, Manzanares

Cinco toros de Garcigrande, desiguales de presentación, blandos, descastados y muy nobles; el 1º, de Parladé, desclasado.

Morante de la Puebla: casi entera atravesada y un descabello (pitos); casi entera ladeada (silencio). El Juli: estocada trasera (oreja); estocada trasera (dos orejas). Salió a hombros por la Puerta del Príncipe. José María Manzanares: _aviso_ pinchazo y estocada (ovación); estocada _aviso_, tres pinchazos, estocada -2º aviso- y dos descabellos (silencio).

Plaza de la Maestranza. 31 de marzo. Inauguración de la temporada. Lleno de ‘no hay billetes’.

Via: http://cultura.elpais.com

Anuncios

PACO CAMINO: 50 años después de los “berrendos” de Santo Domingo.

image_thumb2_thumb3

Hoy 31 de marzo, se cumplen cincuenta años, de uno de los momentos taurinos de mayor relevancia histórica de nuestro país; las inolvidables faenas de Paco Camino a los “berrendos” de Santo Domingo; que realizó magistrales faenas en la desparecida plaza de toros “El Toreo” de Cuatro Caminos, cuya última ubicación fue en los límites del D.F. con Naucalpan en el Edo. Mex. 

Aquella fue una tarde inolvidable, en la que el también llamado “El Niño Sabio de Camas”, realizara las dos mas grandes faenas de su exitoso paso por nuestro país, a los toros “Gladiador” y “Traguito” de Santo Domingo por las que fue premiado con 4 orejas y un rabo de sus enemigos.

Hoy 50 años después de aquella historica tarde recordamos al maestro Paco Camino con esta entrevista  a manera de homenaje para esta gran figura del toreo que conmociono allá por la década de los 60 y 70s a la afición de todo México.

Por Luis Nieto.

“Se hace camino al andar” dice el poeta. Y pasito a pasito, siendo casi un niño, Paco Camino, tras salir de Camas, fue conquistando las plazas más importantes del mundo. Este Mozart del toreo, que musicaba la lidia con su capote y su muleta, sus chicuelinas y naturales y aquellas inolvidables estocadas perfectas, grabó su nombre con letras de oro en la historia de la tauromaquia. Por su precocidad le llamaron El niño sabio de Camas, aunque en aquel entonces hubiera querido ser mayor. Hoy, este torero con planta de senador romano y el pelo níveo, revive sus primeras andanzas taurinas. Camino, el de la difícil facilidad, el artista incómodo que se peleó en el ruedo de Aranjuez con El Cordobés por un quite, el que siempre dispuso del comodín de la genialidad, que enseñaba a su antojo, nos muestra hoy sus cartas.

–Paco, ¿por qué y cuándo decide hacerse torero?

En mi caso, como en el de casi todas las familias de aquella época, la única solución para aspirar a cosas importantes era ser torero. Además, era lo que a mi me gustaba. Tenía afición. Pero creo que lo más importante es la necesidad. Yo, a los 10 años, ya me enganché a trabajar. Hice de todo: albañil, panadero, cortando hierba.

–El que su padre, Rafaelillo de Camas, fuera banderillero, ¿le marcó?

Él no me podía ayudar. Yo era muy joven. Fíjese cómo empezó todo. Chicuelo padre me llevó a varios tentaderos, entre ellos a uno en Marqués de Albaserrada. Yo me ponía a torear. Tendría entre 12 y 14 años. Y a donde iba me volvían a llamar. Los ganaderos se fijaban en mi. Y me mandaban llamar, “¡Que venga el chavalillo ese!”. Yo luego iba solo. Porque era solitario.

–Supongo que viviría mil y una anécdotas.

Ahora recuerdo un viaje. Tendría 13 o 14 años. Fue mi primera experiencia fuerte y me dejó huella. Nos escapamos de casa tres o cuatro chavales. Salimos de Camas. Nos colamos en el tren. Yo me escondía debajo de un asiento, para no pagar. Nos detuvo la Guardia Civil y nos pidieron el permiso paterno. Nos retuvieron en Jerez. No nos hicieron nada. Pero tuvo que ir a sacarnos un familiar. Fue la madre de Juanito Cruz, que luego fue novillero. Cuando estaba en la estación me dijeron: “No aparezcas más por aquí”. Y contesté: “Cuando vuelva a Jerez lo haré en coche”. Cuatro o cinco años después fui a torear a Jerez y mi entrada en el pueblo y en la plaza fue como yo quería: en coche.

–El torero, ¿nace o se hace?

Creo que nadie nace sabiendo. Llega un momento en el que en la vida no tienes escapatoria y eliges algo pensando en el día de mañana. Eso les pasa a todos, desde los futbolistas a los arquitectos. Decides que te gusta algo y lo que quieres es aprender para llegar en ello a lo más alto.

–Pero críticos y aficionados han dicho que usted nació para el toreo…

Yo lo que hice fue mucho campo y me fijaba mucho en todos. En la corrida veía siempre los seis toros, los que yo lidiaba y examinaba los de mis compañeros. Así, mientras otros charlaban en el callejón, yo cogía experiencia, viendo como sale el toro, lo que hace en la lidia, cómo reacciona… todo.

–¿Cómo se preparaba?

Como no tenía dinero para ir a los toros, mirando a los toreros cómo entrenaban en Camas. Mirando a El Cobo, El Pío, Curro Romero, Marqueño.

–¿Hacía ejercicio físico como ahora?

Me echaba el paseíto porque me obligaban. Algunos se echaban sus carreritas. Yo no corría. Era el primero en cansarme de andar y me volvía para atrás. El torero no tiene que correr, si no estarse quieto. Con torear ya haces ejercicio suficiente.

–¿En quién se fijo?

En nadie. Quien me gustaba era Ordóñez. Pero no podía verle. No tenía dinero. Yo tenía una gran afición. Llegaba al Colón, a ver salir a los toreros camino de la plaza. Me iba corriendo y los veía entrar en la plaza. Y luego me marchaba andando a Camas.

–¿Qué buscó en el toreo y qué quiso expresar?

Lo máximo. He tenido suerte. Y la suerte es necesaria que te acompañe. Pero cuando pasa tienes que cogerla y no soltarla. En mis comienzos triunfé muy pronto en Zaragoza y Barcelona. En ésta plaza toreé en un año 23 novilladas.

–Ahora que menciona estas dos plazas, ¿Qué relación mantuvo con Sevilla?

No he sido predilecto de Sevilla. Cuando salí disparado de Zaragoza y Barcelona llegué a Sevilla con mis exigencias. Si no las aceptaban, pues no pasaba nada. A mí la plaza de Sevilla ni me ha dado, ni me ha quitado nada. No me preocupa mucho. Toreé varias novilladas seguidas y salí por la Puerta del Príncipe en 1959. Las plazas de Madrid, Bilbao, Pamplona, Valencia, Bayona, La México son plazas donde toreaba todos los años y Sevilla entraba dentro del conjunto de todas.

–Ningún torero español ha calado tanto en México como usted ¿Cómo se mantiene esa relación? 

Hace unos años fui la última vez. Iba de un homenaje a otro. La gente se acercaba a mí con mucho cariño.

–¿Quiénes fueron sus toreros predilectos y quienes le interesan de los de hoy?

Rafael Ortega, Ordóñez, Aparicio, Luis Miguel. De los jóvenes, José Tomás, el primero, porque intenta torear como se toreaba antes: bien. Y me gustan Perera, al que sigo desde cuando era novillero y que cada día está más cuajado y torea mejor, El Juli, Ponce y Talavante, entre otros.

–En su caso, ¿dónde estuvo la clave del éxito?

Yo quise ser un torero clásico, con mi manera de ser, de torear y no parecerme a nadie.

–Sobre ese tema debaten mucho los aficionados. Dicen que en su época había muchos toreros con personalidades distintas ¿Es así?

Los toreros se parecen ahora muchísimo; salvo los tres o cuatro que se distancian. En mi época había mucha variedad. Más personalidad, dentro del clasicismo. Creo que se debe a las escuelas, que son buenas para educar a un chaval, pero no para hacer un torero bueno.

–¿Y en competencia?

Antes había más competencia. Por lo menos se notaba más en la plaza, con más quites.

–Hasta el punto de que en Aranjuez llegó a las manos con El Cordobés.

En la plaza se caliente uno pronto. Entra en tensión y no se puede controlar. Son cosas del toreo.

–En ese sentido, los toreros de hoy son más correctos.

Son más educados (se ríe). El Cordobés y yo estuvimos sin hablarnos un par de meses. Lo que no entiendo es que hoy se besen en un patio de cuadrillas. Cualquiera le daba un beso a Luis Miguel, a Ordóñez o a Rafael Ortega. Yo al único que le daba un abrazo en el patio de cuadrillas era a mi compadre, Diego Puerta. Si le doy un beso me da una hostia. En la plaza hay que tener muy mala leche. Hay que intentar ser el mejor. Otra cosa es la calle, donde tienes que ser una persona normal. Pero en la plaza… a mi nadie me gana la pelea.

–Gonzalo Carvajal le puso el sobrenombre de ‘El niño sabio de Camas’.

No me gustó aquello. Yo tenía 20 años y lo que quería era ser mayor.

–¿Qué le queda de ‘aquella niñez’?

Yo ahora me acuerdo mucho de mis comienzos y sueño cuando comenzaba a torear.

–Si hablamos de valor…

Lo da la confianza. Claro, para ponerse delante de un toro hay que tener un mínimo de valor. Y hay que ser inteligente para expresarte delante del toro, pensando en la misma cara para sorprender. Eso es lo más difícil ¡Como lleves echa la faena desde el hotel estás arreglado!

–El miedo

Es descontrol. No lo he padecido muchas veces porque he sido tranquilo. Yo para torear no lo pasaba ni mal ni bien. Vamos, que yo dormía más que un lirón. Tenía que llamarme mi hermano –mozo de espadas– antes de torear. Entonces me preocupaba por la corrida. Antes no tenía preocupación. Para ser torero hay que tener temple.

–¿Y hubo algún toro que le trajera por la calle de la amargura?

Un toro de Galache en Vinaroz. Miraba de una manera especial y pensé “no me va”. Cogió a todos los banderilleros. A todos. Menos a mí. Me trajo de cabeza. Yo tendría 26 o 28 años y estaba en plenitud física. Pero aquella mirada me descontroló. No se puede decir por qué.

–Usted ha sido uno de los pocos toreros, que gracias a su inteligencia, podía y pedía toros de Santa Coloma ¿Por qué lo evitan hoy las figuras?

El santacoloma es un toro complicado. No se puede uno arrebujar. Tiene una cosa buena, que te canta muy pronto sus verdades, tanto sus virtudes como sus defectos. Pero tiene su sitio y no deja que nadie le invada su terreno. Es muy listo. Claro, que haciéndole las cosas bien no es tan listo. No hay que arrollarlo. Si le invades su terreno es arisco. Ahora sale un toro que no se mueve y que aburre al público y al torero.

–Creó una ganadería, ‘Los Camino’, con encaste Domecq ¿Cuáles son sus metas?

No la tengo para venir a Sevilla ni a ninguna plaza de responsabilidad. Me gusta el campo y por eso la cree. Tengo unas 70 vacas de santacoloma y 80 de Marqués de Domecq. No quiero más.

–¿Cómo vivía sus éxitos?

El triunfo, como un derecho que me correspondía. Pero como tenía que torear al otro día, no he sido hombre de noches ligeras.

–¿Cuál fue su mejor faena?

La que queda por hacer. Nunca se sabe qué faena ha sido mejor, porque cada toro es distinto. Todas las faenas buenas tienen algún defecto. La que considero mejor se la hice a un toro berrendo de Francisco Galache en Madrid. Tan sólo me dieron una oreja, pero para mí gusto bordé el toreo al natural. Sería en el año 64 o 65.

–¿Qué sentía en esos momentos, cuando toreaba de esa manera?

Al torear bien yo me encontraba a gusto y feliz. Eso de que estás en una nube o en el cielo o que van o que vienen, creo que están como cabras. Yo no he estado en una nube nunca. El toreo hay que sentirlo, pero nunca en las nubes.

–¿Tampoco cree en la inspiración?

No entiendo de esas cosas. Yo entiendo en si te vas a arrimar o no. Imagínese, al aficionado preguntando al torero: ¿mi alma, te vas a inspirar mañana?… Si te vas a inspirar mañana vengo a verte.

–¿Capote, muleta o espada?

La muleta. Aunque con las tres cosas no lo he hecho mal.

–Muy pocos han estoqueado como usted ¿En dónde está el secreto para hacerlo bien?

En pasar los pitones del toro. Para mi gusto tiene menos peligro el hacerlo.

–¿Cómo le afectaban las cornadas?

Algunas veces perdía el sitio, como todos, pero durante pocas corridas.

–¿Cuáles fueron las más fuertes?

Una en Bilbao y otra en Aranjuez. La de Aranjuez fue en el pecho, para quitarme. Volví y toreé un año más para que nadie creyera que no quería volver por miedo.

–Supongo que lo más duro fue la muerte de su hermano Joaquín, corneado mortalmente en 1973 en la plaza de Barcelona.

Fue una desgracia. Les ha tocado a muchas familias la misma historia. Yo me retiré un poco por mi madre y mi padre. Para no darles un disgusto. Si hubiera seguido toreando ese año, se me hubiera pasado rápido. Me afectó mucho.

–¿Consiguió todo lo que quería?

He llegado a tener una comodidad y a tener amigos por todo el mundo. Todo lo que soy se lo debo al toro.

–Varios críticos y escritores coetáneos suyos le reprochaban que no daba todo lo que tenía. Incluso Cañabate dijo aquello de ‘la mandanga’.

Yo me tuve que guardar algo. Si lo hubiera dado todo me hubiera quedado sin nada y eso no es bueno en la vida en ningún sentido.

Su último retorno fue para dar la alternativa a su hijo Rafael ¿Qué piensa de esa historia? 

Yo lo puse en el camino. Luego, hizo lo que quiso él. Toreó 50 novilladas. Tomó la alternativa. Lo dejé encarrilado con José Antonio Chopera.

–El trasplante de hígado, ¿le ha cambiado la vida?

No. He seguido haciendo lo mismo. Únicamente que ya no me puedo tomar un vino; lo demás, todo. Vivo tranquilamente en el campo y salgo para ver las ferias de Valencia, Sevilla, Madrid y Salamanca o Valladolid y ahí termino la temporada.

Via www.diariodesevilla.es 

ARLES: Cebada Gago, el remedio contra el frío.

Fotos: Isabelle Dupin "Lagarto", premiado con la vuelta al ruedo.
Foto: Isabelle Dupin
“Lagarto”, premiado con la vuelta al ruedo.

De SOL y SOMBRA.

Gracias a la corrida de Cebada Gago, que siempre mantuvo el interés y presentó tres toros con posibilidades para el toreo, así como al buen oficio y entrega de BolivarDavid Mora, los aficionados arlesinos han podido olvidarse del frío que les produjo el viento Mistral proveniente de los Alpes.

Con mucho menos oficio anduvo el tercer espada Marco Leal, que, aunque estuvo digno, se le notó el poco bagaje que atesora ante corrida tan encastada como la de Cebada, muy del agrado del público “torista” de Arles. El primero de su lote de nombre “Lagarto” fue premiado con la vuelta al ruedo.

El primer toro de Bolívar fue bravo en el caballo y derribó en la segunda vara. En la muleta, sin humillar del todo, sin embargo, “se dejó” torear, y el colombiano, tirando de ambición, le sacó partido en una faena en la que demostró oficio e inteligencia. Mató de un gran estoconazo y cortó una oreja.

El garbanzo negro de la corrida fue el segundo toro, un animal con genio y de muy malas ideas, que, aunque le bajaron los humos con tres varas, desarrolló mucho sentido en el último tercio. David Mora, todo ambición, hizo un gran esfuerzo, que le costó incluso una fea voltereta, que el público arlesino le supo valorar, aunque sin poder llegar al triunfo.

Con el quinto pudo ofrecer Mora los mejores muletazos de la tarde frente a un animal que cumplió en el caballo y tuvo calidad en la muleta por el pitón derecho, aunque por el otro lado no quiso pelea. Mora supo cuajarlo con gusto sobre la diestra y demostró muy valor al natural, aguantando miradas y parones de escalofrío. Tras la estocada cortó una oreja.

FICHA DEL FESTEJO.

Toros de Cebada Gago, bien presentados y bravos en conjunto. El mejor, el tercero por el gran espectáculo que dio en varas y por su exigencia en el último tercio, premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre. Fueron buenos también quinto y sexto. Primero y cuarto “se dejaron” aunque sin acabar de “romper”. El segundo fue el más complicado por orientado.

Luis Bolívar oreja y palmas. David Mora ovación y oreja. Marco Leal ovación y silencio.

En cuadrillas, gran tercio de varas a cargo del picador Gabin Rehabi en el tercero, que acudió hasta cuatro veces al caballo, tres de ellas arrancándose de largo.

Twitter @Twittaurino

Sevilla, Domingo de Resurrección: El Juli consigue su tercera Puerta del Príncipe.

El Juli aportagayola con la Giralda observando.
El Juli aportagayola con la Giralda observando.

De SOL y SOMBRA.

Sevilla, 31 mar .- El maestro del toreo Julián López ‘El Juli’ abrio hoy su tercera Puerta del Príncipe, después de cortar tres orejas en el festejo que ha inaugurado la temporada taurina en la plaza de la Maestranza de Sevilla.

El diestro madrileño ha cuajado una faena apoteósica al quinto de la tarde, al que cortó las dos orejas en medio del delirio del público sevillano que llegó a pedir el rabo con fuerza.

Antes había cortado otro trofeo del segundo de la tarde después de otra gran faena, a la que le faltó un punto de intensidad para ser coronada con el segundo trofeo. Se han lidiado seis toros de Garcigrande y Domingo Hernández en un encierro remendado con un primer ejemplar de Palardé.

Morante de la Puebla y José María Manzanares se fueron en blanco.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Corrida de Domingo de Resurrección. Lleno en los tendidos en tarde de lluvia y viento. Toros de Parladé (1º) y cinco de Garcigrande (2º, 3º, 4º, 5º y 6º). El quinto de la tarde fue premiado con la vuelta al ruedo.

Morante de la Puebla bronca y silencio. Julián López El Juli oreja con petición de segunda y dos orejas. José María Manzanares ovación y silencio.

Incidencias: El Niño de Leganés tuvo que pasar a la enfermería para ser atendido de dos cogidas en la pierna derecha tras ser prendido al banderillear al quinto de la tarde.

Twitter @dsolysombra

Morante, El Juli y Manzanares abren la temporada en la Maestranza #Sevilla2013

Morante de la Puebla posa en la Puerta del Príncipe de la Maestranza en medio de dos autobuses con la publicidad en inglés y en español, con una fotografía obra de nuestro compañero Ignacio Gil
Morante de la Puebla posa en la Puerta del Príncipe de la Maestranza en medio de dos autobuses con publicidad en inglés y en español de su imagen y la feria. Fotografía obra de Ignacio Gil

Por Antonio Lorca.

Los diestros Morante de la Puebla, El Juli y José María Manzanares harán el paseíllo en el festejo inaugural de la temporada sevillana, que se inicia, como cada año, el Domingo de Resurrección, cuando la ciudad aún no ha tenido tiempo de recuperarse de la resaca de la intensa Semana Santa.

Los toros de Garcigrande aun están en veremos ya que hoy por la mañana fueron rechazados seis de los nueve toros que presento la ganadería, así que aun no hay toros para la corrida más importante del calendario maestrante, en donde se espera poner el previsible cartel de ‘no hay billetes’ en las taquillas y que resurja la esperanza de que la fiesta se estrene con una tarde de éxito.

De momento, lo que está claro es que esta corrida y la del sábado día 13 de abril, en la que Manzanares se encerrará con seis toros, son los dos festejos que han despertado más interés entre los aficionados, y en ambos se espera que los tendidos estén a rebosar.

Tras la corrida inaugural del 31 de marzo, se abrirá un paréntesis hasta el 10 de abril, tarde en la que continuará el abono con una novillada, diez corridas de toros y dos espectáculos de rejoneo hasta el día 21, que concluirá la feria sevillana.

Asimismo, el domingo de Resurrección por la mañana se celebrará en el teatro Lope de Vega el pregón taurino que organiza la Real Maestranza de Caballería, propietaria de la plaza, y que este año pronunciará el filósofo catalán Víctor Gómez Pin.

Gómez Pin, catedrático de Filosofía de la Universidad Autónoma de Barcelona, es un reconocido intelectual, autor de numerosas obras, que dedica una atención preferente a la defensa de la tauromaquia, y tuvo un especial protagonismo público cuando el Parlamento catalán discutió y, finalmente, aprobó la erradicación de la fiesta taurina en Cataluña.

Víctor Gómez Pin se une a una larga nómina de intelectuales y prestigiosos taurinos que han subido al escenario para contar sus vivencias sobre la fiesta de los toros y Sevilla; entre los pregoneros destacan los nombres de Manuel Clavero Arévalo, Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa, Albert Boadella, Andrés Amorós, Arturo Pérez Reverte, Enrique Múgica, Carlos Herrera, Francis Wolff, Rafael Moneo y Lord Garel-Jones.

Por otra parte, esa tarde volverán a abrirse las puertas de la plaza de las Ventas, donde se anuncia una corrida formada por los toros de la ganadería de Peñajara que lidiarán los diestros Leandro, Sergio Aguilar y Fernando Cruz, que vuelve a Madrid tras la gravísima cogida que sufrió en este mismo escenario el 15 de agosto del pasado año.

 Via www.elpais.com

Feria de ARLES 2013: Fría Inauguración.

5222242w

Arles (Francia), 29 mar (EFE).- Tres orejas y la correspondiente Puerta Grande consiguió Sebastián Castella en el primer festejo de la Feria de Pascua de Arles, en el que su compatriota Juan Bautista sólo paseó un apéndice.

Por André Viard.

Sólo dos faenas buenas en la tarde frente a los mejores toros del envío, los dos de Alcurrucén, que sin ser extraordinarios permitieron el toreo bueno. Ambos trasteos y la vuelta a hombros de Castella taparon en cierta medida un festejo del cual se esperaba mucho más.

Hace pocos años, con el mismo cartel y en la misma fecha, se registraba un lleno total. Esta vez se ha podido comprobar que la crisis hace mella también en Francia, aunque la lluvia de la mañana influyó en parte en ese bajón de la taquilla.

Bautista sorteó en primer lugar un “alcurrucén” bravo en el caballo y con buen son. Lo recibió bien con el capote antes de construir una faena de seguridad y buen gusto, aprovechando la nobleza del toro, aunque en series demasiado cortas, lo que propició que el ambiente no llegara a calentar lo suficiente. No obstante, de haber acertado con la espada hubiera cortado una oreja.

Quiso mucho también frente al sobrero de Garcigrande que hizo tercero, un toro justo de presencia, bravito en el caballo, y con movilidad pero bronco. Lo recibió de rodillas con el capote, al igual que prologó su faena de muleta, pero al animal le falto ritmo para que la faena cogiera vuelo. Faena, por tanto, de altibajos, aunque esta vez la buena estocada final le permitió “tocar pelo”.

Frente al último toro de su lote, otro de Garcigrande, Bautista lo intentó todo para empatar con Castella que acababa de cortar las dos orejas del precedente.

Fue bravo el “garcigrande” en el caballo, pero se vino pronto a menos y evidenció falta de fuerzas. Lo banderilleó el propio Bautista, que optó por torearlo sin apretar, por lo que aquello tampoco trascendió. Lo mejor de su actuación fue la estocada, aunque el toro tardó en caer enfriando mucho el ambiente.

El primero de Castella, del Puerto de San Lorenzo, fue el de más trapío de la corrida. Acudió dos veces de lejos al caballo pero sin emplearse, por lo que acabaría desarrollando genio y falta de clase en las embestidas, lo que se dice un toro incómodo para el torero que optó por dejarlo demasiado crudo en varas.

El de Beziers aguantó dos coladas que a punto estuvieron de costarle un disgusto, y consiguió templar un puñado de naturales al final de su faena que demostraron su dominio e ideas claras.

Manseó de salida el cuarto de Garcigrande, quitándose “el palo” en dos encuentros donde demostró más genio que bravura. Castella lo recibió por estatuarios vistosos, antes de instrumentar una faena inteligente, acorde con las embestidas vivas pero poco profundas del toro. Supo calentar también el ambiente con un arrimón final y después de matar a la primera el público pidió las dos orejas.

Refrendó Castella su triunfo frente al último de Alcurrucén, muy frío de salida pero bravo en la primera vara, y que a la postre hizo gala de embestidas profundas y muy humilladas. La faena fue a más, pero se alargó demasiado, dejando el premio en una oreja. EFE

FICHA DEL FESTEJO.– Dos toros de Alcurrucén (1º y 6º) que a la postre fueron los mejores gracias a su fijeza y profundidad de embestidas, uno del Puerto de San Lorenzo, con genio, y tres de Garcigrande (3º -como sobrero- 4º y 5º), con más genio que bravura los dos primeros, y bravo pero a menos el quinto.

Juan Bautista: pinchazo y casi entera (ovación); estocada (oreja); y estocada (ovación tras aviso).

Sebastián Castella, tres pinchazos (silencio tras aviso); casi entera (dos orejas); y casi entera (oreja tras aviso).

En cuadrillas, saludaron Javier Ambel y “Morenito de Arles”.

La plaza tuvo dos tercios de entrada.

 Twitter @Twittaurino

Jornada Taurina en México del 29 al 31 de Marzo.

 

Viernes 29

Apan, Hgo.- Corrida de feria. Toros y novillos de Torreón de Cañas para el matador Federico Pizarro y los novilleros José Arévalo y Roberto Muraoka.

Tequisquiapan, Qro.-Primera corrida y segundo festejo de feria. Toros de Golondrinas para Pablo Hermoso de Mendoza, Fernando Ochoa y Antonio Lomelín.

Texcoco, Estado de México.- Segunda corrida de feria. Toros de Valparaíso para Víctor Puerto, Ignacio Garibay y Fermín Rivera.

Sábado 30

San Miguel de Allende, Gto.- Corrida del Sábado de Gloria. Toros de Jorge de Haro para Ignacio Garibay, el francés Román Pérez y Diego Silveti.

Tequisquiapan, Qro.- Segunda corrida y tercer festejo de feria. Toros de Pilar Labastida para El Glison, Fernando Labastida y Michelito Lagrevere.

Texcoco, Estado de México.- Tercera corrida de feria. Toros de Arroyo Zarco para Eulalio López “Zotoluco”, Octavio García “El Payo” y Juan Pablo Sánchez.

Tlaxcala, Tlax.- Toros de Coyotepec para Rodolfo Rodríguez “El Pana”, Fermín Rivera y Sergio Flores.

Charcas, SLP.- Novillos de Presillas para Tomás Martínez, Rodrigo Sebastián, Luis Miguel Cuéllar y Diego Sánchez.

Acapulco, Gro.– Novillos de Golondrinas para Pablo Hermoso de Mendoza y el novillero Antonio Lomelin,

Domingo 31 

Jerez, Zac.- Primera corrida de feria. Tres de Pilar Labastida y tres por designar para Pedro Gutiérrez “El Capea”, Israel Téllez y Antonio García “El Chihuahua”.

San Cristóbal de las Casas, Chis.- Primera corrida de feria. Toros de Begoña para Víctor Puerto, Joselito Adame y Arturo Saldívar.

Texcoco, Estado de México.- Cuarta corrida de feria. Dos toros por definir y cuatro de Campo Hermoso para el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, Fermín Rivera y Sergio Flores.

Aguascalientes, Ags.- Séptima novillada del ciclo. Un ejemplar de La Punta y seis de El Jagüey para el rejoneador Sebastián Torre, Emilio Martín, Efrén Rosales y Edgar Badillo.

San Miguel el Alto, Jal.- Novillos de El Merengue para Curro de la Casa y Rodrigo Sebastián.

Twitter @Twittaurino

A partir de mañana Canal + Toros y SKY emitirán las citas taurinas de la feria de Arlés.

De SOL y SOMBRA.

La Feria de la ciudad francesa de Arlés, cita taurina que tendrá lugar del 29 de marzo al 1 de abril y que reúne en esta edición nombres como los de Juan José Padilla o Sebastián Castella, se emitirá en directo en Canal + Toros a partir de las 17:00 horas en los festejos vespertinos (10 am hora del centro de Mexico por SKY).

Las cuatro citas vespertinas tendrán a Manuel Molés como comentarista, junto a Emilio Muñoz y con las entrevistas en el callejón de David Casas, según ha informado hoy un comunicado del canal de televisión.

El coso de la localidad francesa, un anfiteatro romano del siglo primero después de Cristo reconvertido en plaza, acogerá los siguientes festejos:

– Viernes 29 (matinal): Erales de Tardieu para El Gallo, Angel Sánchez y Yoan Martinez

– Viernes 29 (tarde): Toros de Garcigrande, Puerto de San Lorenzo y Alcurrucén para Juan Bautista y Sebastian Castella mano a mano.

– Sábado 30 (matinal): Novillos de Dos Hermanas para César Valencia, Borja Jiménez y Lilian Ferrani que debutara con picadores.

– Sabádo 30 (tarde): Toros de Torrestrella para Juan José Padilla, Iván Fandiño y Daniel Luque.

– Domingo 31 (tarde): Toros de Cebada Gago para Luis Bolívar, David Mora y Marco Leal.

– Lunes 1 de abril (Rejones) (mañana): Toros de Murube para Andy Cartagena y Diego Ventura (mano a mano).

– Lunes 1 de abril (tarde): Toros de Victorino Martin para Javier Castaño y Fernando Robleño (mano a mano)

 Twitter @Twittaurino