Corbacho, un hombre fuera de su tiempo.

20130731-063303 p.m..jpg

Habrá que ser infantil y demoníaco según entre qué público estemos. ¿La personalidad? Yo creo, amigo mío, que es una versión. Una versión que dan los otros, y que el ser humano, más o menos, acaba por aceptar. César González-Ruano.

Por José Ramón Márquez.

El hecho de que Antonio Corbacho fuese, entre otras cosas, aficionado a los toros, le convierte en un raro personaje dentro del mundillo de los llamados ‘taurinos’ donde lo que usualmente prima es la afición a las pompas del mundo o al becerro de oro.

La afición que nació en Antonio Corbacho en el tendido de Las Ventas y que le llevó a intentar ser torero no fue bastante como para que llegase a tomar la alternativa y, tras una década de novillero donde recibió algunas cornadas, decidió hacerse peón de brega donde se mantuvo dignamente y sin un especial brillo.

Sin embargo, su gran momento llegaría cuando, a través de Victorino Martín, se puso en contacto con un joven novillero de Galapagar llamado José Tomás, sobrino del ganadero, a quien modeló y con quien alcanzó el triunfo en el apoderamiento que no llegó a tener como torero.

Puede decirse que la mejor influencia que recibió aquel prometedor torero, devenido en nuestros días en triste sombra, no fue la que provenía del abuelo Celestino, que a fin de cuentas lo que quería en su casa era una ‘figura’ al uso, sino de Antonio Corbacho, que le dio al torero desde el principio de su relación la armazón ideológica, la mística mucho más que el rudimento técnico, que sirvió para crear el fenómeno José Tomás.

Antonio Corbacho fue el demiurgo que logró sacar de las entrañas del hombre José Tomás al personaje José Tomas.

Luego, cuando Tomás se había transformado ya en la extravagancia que es ahora, lo intentó con Alejandro Talavante, personaje de muy poca personalidad y de muchísima menor complejidad que el de Galapagar, con quien quiso hacer una reedición de Tomás que duró lo que duró la notoria influencia de Corbacho.

Hoy, al conocer el deceso de Antonio Corbacho, es de justicia saludar en él a alguien que defendió con seriedad la dignidad, el honor y la hombría del torero y que no tuvo empacho en señalar en los taurinos a uno de los peligros de la Fiesta. Casi podríamos decir que fue un hombre fuera de su tiempo.

Que la tierra le sea leve.

4 Comentarios »

  1. Entre las anomalías del ex-gobernador de Aguascalientes ha de haber una buena cantidad de dinero que recibió Corbacho por “hacer figura” a Arturo Macías, cosa que, lógicamente, nunca sucedió, pero era bien sabido que el mandatario apoyaba en todo al petardo ese. Corbacho no tiene la culpa… a quien le dan pan y llora?

    Me gusta

    • Tienes pruebas ? La mayoría de los taurinos como tú son boca suelta !!!
      Macías se enfrentó en España corridas muy duras que pago con sangre , cada torero es distinto y ya con ponerse delante del rey de la fiesta se merece respeto !

      Me gusta

Responder a rafa torre Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s