El Bardo y Páez – Sin Tapujos: NOVILLADAS, ¿PARA QUÉ?

20130930-071004 p.m..jpg

Bardo de la Taurina:

¿Qué generó el enorme adeudo novilleril que la Plaza México le deja a la fiesta al término del ejercicio 2013?

Que este se dio como pago moratorio por no abonar puntualmente a la inversión taurina que significa construir un patrimonio en bien de la solidez, presente y futura, de ese patrimonio cultural llamado Fiesta de Toros Mexicana. En cambio, a regañadientes la empresa realizó con ‘morralla’ el pago de la renovación de la franquicia que le permitirá montar una temporada un poquito más pachona que la de los festejos menores, y como todo en la vida debe comenzar por lo elemental pues vayamos al análisis del serial perdido o más bien a la fuerte resaca que dejó.

Cualquier temporada de toros, pequeña o grande, en el ánimo de quienes la organizan debe de estar sustentada en el amor, la pasión, la ilusión, los sueños, y a partir de ello viene la pregunta obligada: ¿bastaría con sólo deseos pa’ elevarla de proyecto a realidad? La respuesta obviamente es que no cuando el objetivo que se pretende es hacer fiesta, sembrar, y bajo ese principio cuyos resultados nos arrojan a la duda se caería entonces en otra pregunta: ¿por qué no se hicieron las cosas coherentemente? Desde luego por desconocimiento, falta de capacidad y valemadrismo de cómo se debe manejar, operar, administrar y promover una empresa taurina.

Si a ello le sumamos que en lo torerístico, salvo micro-excepciones, lo que trajeron fue paupérrimo, pues es obvio que el resultado no podía ser otro que el que se dio. Ello nos lleva a aceptar que el saldo no nada más es de números rojos sino que arroja la obligatoriedad de que alguien del eje del poder haga un examen de conciencia, si tiene, y la respuesta los llevará a una conclusión lapidaria o esperanzadora según como se quiera ver: la próxima temporada chica en la Plaza México la tienen que dar a maquilar.

Leonardo Páez:

Cero y van, apenas, veinte años de ensayo y error taurinos a cargo del Centro de Capacitación para Empresarios Taurinos de Lento Aprendizaje, CECETLA por sus siglas, conocido en la pasada centuria como Monumental Plaza México, sin otro resultado consistente que haber sacado de esa plaza a la gente, no sólo durante la temporada chica o de novilladas sino, consecuencia lógica, también durante la temporada menos grande, que de grandezas este coso lleva varias décadas sin saber nada, pues a los promotores se les olvidó que es el toro con edad y trapío el único capaz de otorgarlas.

Fue el domingo 23 de mayo de 1993 cuando los emprendedores aficionados Miguel Alemán Magnani y Rafael Herrerías Olea, asesorados por el matador en retiro y ganadero de bravo, Manuel Martínez Ancira, ofrecieron al público la primera novillada de la “nueva” administración del legendario coso de Insurgentes con tres prometedores jóvenes: Federico Pizarro, Alfredo Delgado El Conde y Juan Pablo Llaguno, ante un bien presentado encierro de Javier Garfias.

Premonitoriamente no hubo ni apoteosis ni faenones ni heridos, pero la esperanza flotaba en el aire ante la solvencia económica de la empresa.

Si bien para el tanguero CECETLA veinte años no es nada, para la salud de la tradición taurina de México ha sido mucho tiempo de negligencias.

¿Qué factores convencieron a la mancuerna empresarial –Martínez falleció en 1996– de que dar novilladas con ganado bien presentado y muchachos con celo y sello no era negocio?

Ofrecer doce festejos mediocres este 2013, varios de ellos con seis alternantes impreparados, ¿es su visión de futuro? ¿El serial de novilladas se redujo a mero requisito para que les autoricen la temporada grande? ¿Los antitaurinos son también responsables de este nulo rigor de resultados taurinos? Pero no hay quien frene tanta frivolidad autorregulada.

Anuncios

El apunte tapatío – Santa Fe del Campo se lleva la tarde en Guadalajara.

20130930-125943 p.m..jpg

Por Luis E. Carvajal para de SOL y SOMBRA.

Lo que parecía una tarde para disfrutar de la ilusión de una tercia de jóvenes en los cuales se tienen muchas esperanzas, se convirtió en el disfrute del lado horizontal y más importante de la fiesta brava: El Toro.

El ganadero Juan Diego Gutiérrez envió un encierro de excelente presentación que deslumbro a la Nuevo Progreso por su bravura en el primer tercio y la clase en su embestida, sin embargo los jóvenes encargados de su lidia se vieron por debajo de los novillos de Santa Fe del Campo.

Abrió plaza Cristian Verdín que tuvo un amargo reencuentro con la afición de su tierra que aún tenía dudas si el indulto de hace solo una semanas había sido una bonita casualidad o en verdad el joven tapatío podía dejar patente su sello y sus avances.

El primero de la tarde fue uno de los mejores del encierro y Cristian estuvo insistente con el capote logrando conectar un par de verónicas rematadas con una revolera un tanto atrabancada. Avispado fue codicioso en el caballo, en la muleta fue fijo y con clase asistiendo una y otra vez a los muletazos de Verdín, que tuvo buenos pasajes por el lado derecho y una aseada tanta al natural. Sin embargo la administración de la lidia fue errónea y el toro empezó a quedarse corto y a exigirle sitio a Cristian que poco a poco fue poniéndose a la afición en contra.

Señalo una estocada calada que no logro tener ningún efecto en el burel, la cuadrilla tarda una eternidad en retirar la espada y el joven se fue entre pitos después de escuchar los tres avisos dejando la sensación de que el novillo era para más.

El segundo de su lote fue recibido por un farol de rodillas al centro del ruedo, en el caballo empujó de inicio pero salió escupido, salió al quite Llaguno que picó el orgullo a Verdín mostrando un sinfín de chicuelinas, mandiles y gaoneras con mayor voluntad que lucimiento de ambos.

Con la muleta Verdín lució perdido y desconfiado aunque logro conectar buenos derechazos, terminó por aburrir a Arrojado que a final de faena intento rematar con unos molinetes de rodillas con la intención de agradar, sin embargo nuevamente se puso pesado con el acero dejando una errónea estocada y yéndose silenciado.

Juan Pablo Llaguno es un novillero que tiene un concepto interesante y se nota que tiene muchos novillos en la cabeza. Se presentó ante la afición por verónicas y un bonito remate de media, el novillo fue de forma excelente al caballo metiendo los riñones y siempre empujando.

Empezó su faena con doblones por derecha, con la diestra se mostró muy asentado y al natural logró que se corearan sus dos tandas con temple haciendo lucir la clase de su novillo. Se tira a matar y pincho en el primer intento, deja una estocada atravesada y tuvo que recurrir al descabello tras escuchar un aviso. Se fueron novillo y novillero entre aplausos.

Con su segundo que fue también excelente al caballo, se vivió un episodio bochornoso en el que Antonio Mendoza entró al quite sin invitación alguna seguido de Verdín que no tenía absolutamente nada que hacer, sin embargo ya lo hemos comentado que grande le queda el traje a la autoridades de la Nuevo Progreso.

Con la muleta poco pudo hacer con un novillo que se quedaba corto y exigía asentamiento desluciendo la labor del joven Llaguno. Termina con una entera delantera y nuevamente se fueron ambos protagonistas entre aplausos.

Finalmente el tercer espada Antonio Mendoza mostró disposición desde el inicio sin lograr estar a gusto con el capote, su novillo fue bravo en varas. Comienzo la faena por doblones firmándolos con un bonito trincherazo.

Nunca encontró la distancia del primero de su lote y se vio desarmado en más de 4 ocasiones, aguanto un par de naturales embraguetado que le fueron coreados, para terminar su faena con manoletinas y sanjuaneras, con el acero se puso pesado yéndose silenciado después de escuchar un aviso.

Con su segundo novillo se notó muy desconfiado pegando pases sin encontrar la distancia y sin mostrarle al burel quién mandaba, terminó su actuación con una estocada caída y se fue entre pitos.

Sin duda le hace falta campo a este joven que sabemos tiene cualidades, tiempo al tiempo y toros para la gente que de verdad funciona.

Algo también inusual y fuera de todo contexto fue ver a Mendoza invitar a Llaguno a pegarle un quite a su novillo deteniendo a su cuadrilla de picadores al intentar salir al redondel ¿dónde queda el protocolo señores? El periodo de quites, o tercio de quites, tiene lugar entre el tercio de varas y el de banderillas, un poco de respeto de parte de la autoridad y apoderados ante una afición entendida no caería mal, como todo el mundo del toro, también los quites tienen su protocolo.

Al final del festejo la afición sacó al tercio al ganadero que nos regaló una buena tarde de muchas enseñanzas que demostró casta y una crianza que ilusiona a los que disfrutamos del toro codicioso y no el toro que “gatea”, ojalá se tome más en cuenta a esta ganadería que está haciendo las cosas bien por la afición y la cabaña brava.

Twitter @luiscarvajal0

Foto Cortesía: Memo Sierra.

Novillada, Nuevo Progreso: Las traían con alfileres… Y no se los quitaron…

20130930-114934 a.m..jpg

Por Francisco Baruqui.

En el argot se dice, y se dice bien, que hay encierros que nacen con estrella y… Y hay otros que nacen estrellados…

Pues de estos últimos fue el de Santa Fe del Campo con una novillada de auténtico lujo por crianza, por hechuras, cortas las pezuñas y finos cuanto largos los rabos, cómoda por la estrechez de sienes de los astados, con romana y unas condiciones de lidia para haber sido desorejados cuatro por lo menos de los seis.

Ejemplares que acudieron a las puyas cumpliendo, para con los de a pie desbordar movilidad, claridad en las embestidas abriéndose mucho a los toques de los engaños para emplearse con son, recorrido, fijeza y temple, siendo éste lo que le faltó a los toreros que dejaron ir una oportunidad extraordinaria de triunfo.

Los moritos seguían las telas con nobleza y rebozo desplazándose y dando sitio sobrado para la colocación de los de la terna. Pedían que se les toreara con suavidad, con gusto, rebozándose y aplicando la templanza que en su acometer merecían pero…

Pero no, no encontraron la respuesta en una tarde de pases… Muchos pases; de mantazos… Muchos mantazos; de muletas chicoteras, que no de seda que eran las que requerían los “santitos” de la Fe con un toreo acariciante más que sometedor.

Un sonoro triunfo para el ganadero que al final del festejo fue sacado por el público de su palco acompañado de su infante a recibir la más que merecida ovación en el más justo de los reconocimientos cuando sus pupilos trajeron las orejas fijadas con alfileres y… Y ninguno de la tercia se los pudo quitar.

Mi enhorabuena criador…

De los toreros…

El más enterado indudablemente es Juan Pablo Llaguno toda vez que es el que mayor y mejor concepto mostró. Se le mira con mucho campo, muy vaqueado, manejando los trastos con desenvoltura y sabiendo de qué va esto. Mandiles, navarras y un intento de manguerazo de Villalta presentó con la capa en un medio nivel, subiendo mucho con la zarga con el sitio y la técnica que le dan un firme pisar y desenvolvimiento mejor. Se coloca y encela luciendo en toreo por abajo con la diestra y al natural que se le coreó rematando con oportunidad y cierto gusto, que a gusto se mira en la cara de los novillos y sabe pensar —cualidad importante que le beneficiará— cuando consiga armar la estructura de sus faenas y, fundamental, desarrollarlas con nivel, que ayer fue de más a menos.

No proyecta efectividad con los aceros quedándose en el embroque sin pasarse lo que le deriva en pinchar luego de exprimir a sus bureles en muy prolongados trasteos. Pinchazo y tres cuartos con descabello en su primero para aviso, saliendo a saludar, precipitándose al no igualar al quinto para silencio.

De Cristian Verdín vale a no dudar su voluntad sobre sus condiciones. Con el capacho “Avispado”, nombre de infaustos recuerdos de un toro de Sayalero y Bandrés que mató a Paquirri, resultó éste novillo para triunfar en grande. Inició con toreros doblones para pases, pases y más pases en una labor que al paso se fue diluyendo estando el santo ejemplar muy por encima del torero, quien al andar perdido con la espada, recibió los tres avisos de rigor que acreditan la devolución del estupendo bombón que dobló antes de salir el cabestraje del coso. Se le fue….

Al cuarto lo recibió a porta gayola a un lance para luego en un maratón de quites entre los tres —entusiasta el montaje pero falto de oportunidad intentando apasionar al cónclave— para un desfile de tafalleras, mandiles, chicuelinas y gaoneras que se agradecieron, para con la flámula estar con deseos pero sin planificar la faena con un sin fin de pases por los dos lados y con ambas manos con varios que se le jalearon para, como le sucedió con el primero, andar perdido con el estoque yéndose de la suerte desde que se perfila, y saliéndose al pasarse resultándole las estocadas desviadas saliendo la punta por un costado del también nobilísimo ejemplar, para tan solo saludar.

Con la suerte que tuvo en el sorteo le recomendaría a Cristian que se compre lotería que…

De Antonio Mendoza poco, muy poco puedo decir. Maneja con violencia los engaños con un capote trallero y una muleta latiguera que con falta de mando y de temple terminaba en desarmes continuos que deslucieron su actuación. Palmas escuchó en toreo por alto por manoletinas y sanjuaneras para pasar la negra con la tizona siendo avisado en su primero para silencio como…

Como para otro silencio con el que cerró plaza luego de una actuación deslavazada y carente de proyección.

Entrada cabalgante en las quijadas de la miseria cuando la plaza registró un octavo de aforo en un domingo futbolero exhibidor de la mediocridad de la fauna regional con chivitas guadalajareñas y zorritos tapatíos para que, al fin, por fin y en fin, la lluvia respetara embraguetando a ángeles y querubines que nos dejaron en paz…

1ª Feria de Pachuca: Triunfo inobjetable de Saldivar y “Avellano” de Jaral de Peñas.

20130929-093839 p.m..jpg

Por Luis Cuesta para De SOL y SOMBRA.

La feria de Pachuca comenzó con buenos augurios, ya que la empresa cumplió con lo que había prometido, que era presentar TOROS .

Para esto se reseño un encierro de Jaral de Peñas con edad, trapío y cornamentas dignas de una feria y plaza de primera categoría.

El juego de los de Jaral fue diverso, destacando los corridos en primero y especialmente el corrido en sexto lugar, de nombre “Avellano” número 164 con 455 kilos de peso.

Con “Avellano” Arturo Saldivar realizo la que seguramente es su mejor faena de todo el año 2013 y tal vez de toda su carrera.

Basada principalmente en el inmenso pitón derecho de “Avellano”, Saldivar consiguió ligar cualquier cantidad de muletazos templados y con mucha personalidad, aunque por momentos algo rapidillo, pero siempre enmendando y llevando la faena de menos a mas.

El indulto fue incuestionable y Saldivar con las orejas y rabo simbólicos recibió el reconocimiento unánime de la afición.

Emotiva fue la vuelta al ruedo junto al ganadero y la salida a hombros de un torero que si logra calibrar sus revoluciones, puede llegar a niveles que se pensaba no estában reservados para el.

Con su primero tuvo una actuación entre altibajos, consiguiendo lo mejor en la parte final de la faena cuando se doblo con el complicado astado de manera muy torera.

El Payo volvió a demostrar mucha firmeza, voluntad y ganas de querer ser. Si con su primero la faena no termino de romper, con su segundo que fue el mas deslucido del encierro, un manso de libro, el queretano se invento una faena riñonuda que le valió una oreja de peso tras una petición mayoritaria.

El que ha tenido una actuación para el olvido ha sido Enrique Ponce, ya que toda la tarde abuso del pico y las distancias.

Con su primero un toro que presento condiciones de triunfo fue un mar de dudas y con su segundo ejecuto algunos muletazos de buena factura, muy pocos en realidad, pero que increíblemente le valieron para cortar una inmerecida oreja. Misma que terminaría aventando al tendido ante las fuertes protestas de un publico que tarde tras tarde es mas duro y cruel con el valenciano.

La empresa seguramente pensó que con la inclusión de una figura del toreo del nivel de Ponce, la entrada seria mas que aceptable, pero la realidad fue que la Monumental apenas registro media plaza, siendo esta la nota negativa del festejo.

Ficha:

Monumental Vicente Segura de Pachuca. Domingo 29 de septiembre. Media entrada en tarde soleada y con ráfagas de viento. Seis toros de Jaral de Peñas bien presentados, destacando los corridos en primero y sexto lugar, que recibió los honores del indulto.

Enrique Ponce, ovación y oreja protestada.

El Payo“, silencio y oreja.

Arturo Saldivar, silencio y orejas y rabo simbólicos tras faena de indulto al sexto.

Twitter @LuisCuesta_

FERIA DE SAN MIGUEL DE SEVILLA: Abominables juanpedros.

20130929-082608 p.m..jpg

Por Carlos Ilían.

Cartel de lujo para cerrar esta feria de San Miguel, llenazo en los tendidos y máxima expectación. Al final todo quedó en la indignación que produjo la abominable corrida de Juan Pedro Domecq, parada, sin fuerza, un muestrario de animales que llegaron al último tercio listos para el arrastre, ya moribundos. Así Morante de la Puebla se va de vacío en su tierra y precisamente en una de sus mejores temporadas.

Cuatro verónicas inmensas al primero es lo que pudo ofrecer el de la Puebla.

A partir de ahí todo fue impotencia ante un lote petrificado. Y El Juli no pudo quitarse el mal sabor de boca de su última tarde en la Maestranza a raíz de la grave cogida en abril. Unos lances de recibo a sus dos toros y carpetazo en la muleta por incomparecencia de ambos ejemplares.

Alejandro Talavante, con el toro que más o menos se movió, estuvo desigual, alternando derechazos lentísimos con naturales trapaceros. A la gente le entró por los ojos esa cadencia del torero en los redondos ligadísimos y hubo mediana petición de oreja. Pero, al menos, pudo romper por un ratito la dinámica atroz de una tarde que sepultó las ilusiones de 13 mil personas.

3ª SEVILLA
29/09/13

Toros: JUAN PEDRO DOMECQ / PARLADÉ (1), un derrumbe de casta y fuerza.

Toreros

MORANTE DE LA PUEBLA (5):
de obispo y oro (silencio en ambos).

EL JULI (5):
de nazareno y oro (silencio en ambos).

ALEJANDRO TALAVANTE (6):
de azul y oro (saludos y silencio).

Via: http://www.marca.com

Crónica – Domo de SLP: ¿Y los Toros?

20130929-092634 a.m..jpg

La noche de ayer en el domo de San Luis Potosi, como una estrella fugaz se asomo por momentos el buen toreo, pero sin toros.

Por Juan Carlos Valadez para De SOL y SOMBRA.

San Luis Potosi. – El toreo de carretilla es como mejor hay que describir lo acontecido anoche en el Domo, porque cuando no hay bravura ni trapío la corrida se convierte en una pantomima.

Ya que el encierro de Javier Bernaldo fue en general muy justo de presentación, excesivamente descastado, de escasa cornamenta y lo que resulta mas extraño es que fue tolerado pasivamente por el escaso publico, que apenas cubrio un cuarto del escenario y que ademas pago una buena cantidad de pesos para que lo defraudaran.

Esta mini gira de Enrique Ponce después del petardo del año pasado me imaginaba que seria la de su reconciliación con sus seguidores y quizás lo vaya a ser en el aspecto artístico, ya que anoche con su segundo “casi-toro” le hizo una faena templada, con pasajes de ese toreo tan pinturero que impacta al tendido por sus excesivas poses y amaneramientos.

Dos orejas fue el premio para esta obra sobrecargada de toreo ventajista, hecha ante un toro bobo que deambulaba como un zombie (drogui) tras la muletota del valenciano.

Con su primero, otro toro sin fondo y anovillado, dibujo algunos bellos naturales, pero ante un animal tan justo de presentación, tan manso y tan “tocado de sus astas” solo olvidandonos que esto se sigue llamando corrida de “toros”, podría alguien en verdad emocionarse.

Ahora ¿y la emoción ya no importa en las plazas de toros? Por lo visto ya no, ahora hay que ser erudito en materia taurina para entender estas larguísimas faenas de enfermero, y olvidarnos de que alguna vez existió la emoción y la sensación de peligro que producía la bravura.

Ponce es sin duda una gran figura, pero ya en el ocaso de su carrera y no va a exponer ni arriesgar a estas alturas mas de lo debido y menos en plazas “tercermundistas” donde puede lidiar cómodamente toro por vaco.

Como actores secundarios del figuron actuaron los mexicanos Fermín Rivera y Juan Pablo Sanchez. Que fueron invitados al bacanal y escudados en que ellos hacen lo que dice el español, se pusieron a pegarle pases a diestra y siniestra a sus impresentables astados.

Juan Pablo le tumbo dos orejas al sexto y Fermín Rivera (que pena por este buen torero, que se preste a estos “shows”) en los tres que mato, se fue en blanco.

En resumen fue una tomada de pelo que algunos callaran y que seguramente continuara el día de hoy en Pachuca, cuando el diestro de Chiva parta plaza en la primera de feria.

San Luis Potosí, S.L.P.– El Domo. Un cuarto de entrada. Siete toros de Bernaldo de Quirós. Enrique Ponce: Oreja y dos orejas. Fermín Rivera. Ovación, silencio y silencio tras un aviso en el de regalo. Juan Pablo Sánchez: Palmas y dos orejas. Al final salieron en hombros Ponce y Sanchez.

FERIA DE SAN MIGUEL DE SEVILLA: Vergonzosa corrida de García Jiménez.

20130928-035530 p.m..jpg

Por Carlos Ilían.

Lo que sucedió en Sevilla colma la desfachatez del taurinismo. Una corrida vergonzosa, indigna de esta plaza y se lidió como si aquí no pasara nada, entre la bondad de un público conformista y torerista. La corrida de García Jiménez, casa Matilla para entendernos, estaba anunciada desde abril y a pesar de todo no pudieron reunir seis toros de trapío digno para Sevilla.

Otra infumable colección de animales despitonados, anovillados, sin un gramo de fuerza y raquíticos de casta, tuvo la suerte de caer en manos de un Perera en su mejor momento y de un templado Cid, que adecentaron las carencias de la corrida.

En efecto, Miguel Ángel Perera hizo lo más importante, en dos faenas en las que fue metiendo a sus ejemplares en la muleta para templar y llevarlos muy largo. Fue emotivo el final de ambas, pasándose su primer toro en una sucesión de muletazos en cadena y cuajando una tanda de derechazos inmensos al sexto. Tenía cortadas las orejas y la espada le traicionó. Todo lo que hizo con la muleta no merecía la puñalada en los costillares. Nunca ha tenido Perera tan cerca su primera Puerta del Príncipe.

El Cid, con el lote menos deslucido, se gustó en redondos exquisitos a su primer toro, los más hondos muletazos de la tarde, y en el cuarto se rebozó sobre la mano izquierda con emotividad. Sebastián Castella no tuvo más remedio que dar por perdido su lote ante la falta absoluta de casta y fuerza del mismo. Simplemente, se justificó.

2ª SEVILLA
28/09/13
Toros: GARCÍA JIMÉNEZ (3), anovillados, sin fuerza ni casta.

Toreros
EL CID (6):
de azul pavo y oro. Pinchazo y bajonazo (saludos). Estocada (vuelta).
SEBASTIÁN CASTELLA (5):
de turquesa y oro. Pinchazo y estocada corta desprendida (silencio). Media estocada (silencio).
MIGUEL ANGEL PERERA (7):
de celeste y oro. Estocada (una oreja). Pinchazo y bajonazo (saludos).

Via: http://www.marca.com

20130928-035628 p.m..jpg

Zapato de Oro de Arnedo: Solo una ovación para Lomelín.

C4CC0246-E1B0-63AB-D3A2E151CBCF143D

De SOL y SOMBRA.

Una sola ovación a cargo de Antonio Lomelín fue el escaso balance artístico de la primera novillada del certamen Zapato de Oro de Arnedo (La Rioja), en la que el ganado de Carriquiri, flojo y descastado, propició tan corto resultado en la tarde.

Antonio Lomelín evidenció nuevamente su buen toreo de capote con su primero y con la muleta tuvo algunos momentos interesantes, sin embargo no pudo redondear su faena. Menos opciones le ofreció el cuarto, al que le costaba embestir. Lomelín lo muleteó con solvencia pero sin llegar a ‘calentar’ al tendido.

Arnedo Arena (La Rioja), primera de la Feria del Zapato de Oro, novillos con la divisa de Carriquiri, bien presentados. Con bondad, pero justos de raza, manejables 3º y 5º.

Antonio Lomelín, saludos y silencio;

Daniel Crespo, silencio y silencio tras dos avisos;

David González, silencio en ambos.

Menos de media entrada.

Twitter @Twittaurino