¡Feliz año nuevo 2014!

20131231-102552 a.m..jpg

Año Nuevo significa vida nueva por eso hay que tener mucho entusiasmo y optimismo este Año.

De SOL y SOMBRA.

¡Qué bien nos pinta este 2014, a punto ya de embarcarnos en el torbellino de sus jóvenes horas! Año nuevo de estrenos, para llenarlo todo de celebraciones, tan solo por el hecho más grandioso que podemos tener: el milagro de estar vivos.

Para todos los que hacemos De SOL y SOMBRA, será un placer y un honor infinito compartir el día a día del acontecer taurino en el 2014 con tantos miles de lectores y amigos de todo el Mundo.

Les deseamos nuestros mejores deseos en este Año Nuevo, que el éxito y la prosperidad los acompañe siempre.

¡Muchas felicidades!

Twitter @Twittaurino

Anuncios

El complot mexicano contra La Maestranza se envuelve en un sospechoso silencio.

20131231-092333 a.m..jpg

Por José Antonio del Moral.

Una vez descubierta la turbia maniobra contra los empresarios de la plaza de Sevilla a manos de las cinco figuras que firmaron la carta a la Maestranza, misiva posiblemente ideada como paso previo al pretendido desembarco de los gestores mexicanos y adláteres de la prensa contaminada, fuentes fidedignas afirman que no quedó ahí la cosa sino que ya se había extendió a otros ruedos españoles, incluida nada menos que la plaza de Las Ventas en Madrid. O sea, que los manitos y quizás también las figuras cómplices van o iban a por todas.

Lo más extraño de este mafioso suceso taurino es que todo el mundillo lo está comentando en privado y nadie se atreve a hacerlo en público. Acabo de pasar tres días en Sevilla y a cada paso que daba por las calles cercanas a la plaza de toros, cuantos taurinos y aficionados me encontré me hablaron de lo mismo.

Choca por tanto la silente actitud de los implicados y de los más directamente afectados. Pero aún choca más el prácticamente nulo eco que está teniendo en la prensa. Y no me refiero a la prensa directamente implicada en el asalto al poder taurino empresarial que ya se ha hecho notar con una pertinaz campaña contra la empresa Pagés, sino al resto de los medios, salvo que uno sepa por parte de El Correo de Andalucía, por el portal Avance Taurino que ha reproducido mi último artículo sobre el tema calificado de “rumor” y por Pedro J Cáceres en su programa de Onda Cero por internet que fue reproducido junto a este mío en la página http://www.deltorosalinfinito.com .

Rumor que debe ser cierto como lo demuestra el silencio absoluto que lo envuelve en una sospechosa tiniebla.

Y ¿por qué no dicen nada? Pues porque muchos temen que el pastel se descubra totalmente con pelos y señales, lo que produciría un escándalo monumental del que no solo saldrían escaldados los cinco toreros amotinados, sino un montón de periodistas, aparte el descrédito de los atrevidos “invasores” aztecas. Se les debería caer la cara de vergüenza.

Y más a los cobardes que no se atreven a escribir sobre este delictivo contubernio contra la plaza de toros más emblemática y prestigiosa del mundo. Parece mentira que cuantos tanto presumen de sevillanismo estén más callados que un muerto. ¡Vaya petardo que estáis pegando¡

A propósito de lo que el complot podría afectar a la temporada de los cinco toreros firmantes del pretendido asalto, nadie se explica que hayan participado tres de los firmantes: José María Manzanares, Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante. Los tres podrían pagar muy caras consecuencias si, finalmente, deciden negarse a actuar en la próxima feria de Sevilla. Ciclo que, como cada año, empezará a organizarse una vez concluidas las fiestas de Navidad, Año Nuevo y Reyes.

Pero lo que no se explica absolutamente nadie, es que Manzanares esté participando en el complot por lo mucho que le adora la afición sevillana, rendida a sus pies durante varios años, y por el dineral que dejaría de ganar si no toreara en Sevilla. Y no solo por eso, sino por la educación que ha recibido el alicantino no solo como torero de ilustre alcurnia dinástica, también a nivel personal. Y ¿qué me dicen de El Juli en el momento culminante de su vida profesional con todo logrado y todo ganado? ¿Qué más quiere don Julián?

Todo este lío, montado para que unos sujetos mexicanos adinerados se hagan los amos de varias plazas españolas, solo se le ha podido ocurrir a alguien que suele actuar taurinamente con enojosa turbiedad desde una posición taurina ciertamente desgraciada en su ya cerrada etapa profesional y actualmente notoriamente equivocada tras ser nombrado delegado por sus fejes mexicanos, últimamente poderdantes de Morante de la Puebla, indiscutible gran artista aunque no tan indiscutible en cuanto a su proceder personal.

Cosas de Morante, se suele decir cuando se le va a olla al de La Puebla. Pero una cosa es que se le vaya a él solito y otra formar el follón que acaba de liderar sin valorar sus consecuencias, para colmo en un momento tan crítico. Y es que muchas figuras del toreo, sobre todo los que se tienen por geniales, creen que todo les es debido, incluso sus extravagancias fuera de los ruedos.

Morante es uno de estos. Son tantos los que de adoran haga lo que haga en el ruedo y en la vida diaria – su habitualmente ridícula indumentaria civil y su abundante pelambrera lo atestiguan – que ha llegado a creer que es genial en todo. Y ¡alto ahí¡ De eso, nada. Claro que este penúltimo dislate morantista quizá esté siendo perdonado por sus adoradores de la prensa, sobre todo la sevillana, incapaces de decir ni mu al objeto de su incondicional pasión.

Ya pasó con Curro Romero que se encuentra mitificado en la historia en detrimento de no pocos grandiosos toreros de su tiempo, práctica e injustamente olvidados y, desde luego, infinitamente mejores que él.

Y ¿qué podría pasar? Pues que se dé la feria de Sevilla sin los firmantes, que la mayoría de los que actúen cobrarán lo que suelen, que se podría bajar el precio del abono y de las entradas sueltas y que, aunque solamente hubiera media plaza en cada corrida, la empresa y la Maestranza ganarían lo mismo que últimamente al no tener que pagar las cifras astronómicas de los grandes. Ya se sabe que en la corrida del pasado Domingo de Resurrección con tres de los firmantes más caros en el cartel, se perdió bastante dinero. O sea…

Qué buena oportunidad tiene alguno de los grandes no adheridos, para decir aquí estoy yo y dar una lección a sus ilustres colegas. Y no solo como torero, también como señor…

Via: www.detorosenlibertad.com

El Bardo y Páez – Sin Tapujos: Cuando una oreja pesa mas que dos.

20131231-122658 a.m..jpg

Bardo de la Taurina:

Como que sí como que no, como que la última tarde de eventos en el ‘Cucurucho de cemento’ jalaba a medias antes de realizarse y a medias jaló en la realidad y es que aparentemente la media empresa esta vez como en la media de toda la media temporada nada se dio completo empezando por no respetar un reglamento en el apartado que concierne a los toros de regalo el cual el que se sentó en el palco esta vez también tuvo aciertos a medias aunque uno de ellos pudo no parecerle al apoderado del supuesto afectado y es que vamos viendo como esta eso. Comencemos por ponerle nombre y apellido a los implicados: el matador Federico Pizarro, el apoderado Adolfo Guzmán, el toro de don Antonio de Haro y el juez Gilberto Ruiz Torres.

El toro segundo de la corrida, que correspondió al matador asolerado, artista y cromático en que está convertido Pizarro, fue lidiado o más bien pincelado en tonos destellantes que llegaron a la refulgencia de lo áureo, pero como todo lo fino no fue a granel y a lo mejor pa’ las neuronas del juzgador que andaba allá arriba en el biombo a la obra de orfebrería le faltó cantidad en el trasteo básico que es el que se finca en naturales y derechazos, no concedió la segunda oreja, que le hubiera significado al matador Federico Pizarro la llave pa’ abrir la puerta grande –tan desvencijada desde hace años.

Y aquí vamos al cuestionamiento, Adolfo Guzmán: qué hubiera convenido más ¿las dos orejas? Si como se las gasta el público, por joder o por dárselas de muy conocedores o puristas se las hubieran chillado, con las consecuencias imaginables y hoy estaríamos leyendo: ‘Pizarro dos orejas entre división de opiniones’. ¿Qué necesidad? si hoy podemos ver: ‘Pizarro corto la oreja de mayor peso de la temporada’.

¿Y sabes qué?, apoderado, hoy las empresas, empezando por la de México saben que en Federico Pizarro está ese primer espada que las figuras españolas exigen pa’ los carteles de tronío. ¡Enhorabuena a ambos!

Leonardo Páez:

Me divierten las reacciones de los mexhincados, esos aficionados con brújula pero sin imán, incluso con cierto gusto por el toreo pero sin poder ver más allá de sus colonizadas narices, habida cuenta que aplauden como focas cuanto haga cualquier figurita importada, aunque lo haga ante las caricaturas de toros que acostumbran exigir, pues en el “nuevo” continente los barones del dinero pagan pero no mandan o, en todo caso, mandan a su casa a no pocos toreros mexicanos buenos mientras reúnen el dinero para los mesías que anualmente nos honran con su ventajosa visita a estas tierras de permanente conquista.

Por ello mueve a risa que algunos críticos-focas, de esos que en México y en la México babean con los faenones de opereta que estos figurines europeos (un francés y el resto españoles pues Portugal hace años no levanta) vienen a darle a los aztecas, como les gusta decirnos, ante chivos mochos y descastados que pasan y pasan sin que pase nada, excepto las palmitas de asistentes ocasionales y las orejas y rabos como confeti a cargo de empleados de la empresa metidos a jueces de plaza.

Críticos palvovianos que salivan, gritan ole y se llenan la boca de admiración si fulanito estornuda, si zutanito eructa o si perenganito mece la cintura en una desmayada verónica… ante una lagartija mansa, ya que el arte es universal y no conoce fronteras, y menos edad y trapío en los toros, pues la fiesta de España es diferente y por eso aquí nos gusta lamer coyundas de tan bueyes que somos.

Duro y a la cabeza se fueron estos críticos-focas con las explicables limitaciones de los alternantes de la undécima corrida, exaltando en cambio la bravura, transmisión de peligro y exigencia de lidia del encierro de De Haro, bien presentado aunque discreto de cuerna pero con el fondo, la emoción e incomodidad que entraña la bravura, no la docilidad.

Por mexhincadas razones estas focas aplaudidoras se olvidan que ni Ponce, ni Morante, ni El Juli, ni Manzanares, ni Perera, ni Talavante, ni Castella, en su vida han enfrentado en México toros de esta índole.

Ellos son toreros allá; acá, son comediantes que aprovechan la postración de los que mandan y la estupidez de los que aplauden.

Twitter @Twittaurino

Iván Fandiño sufre cogida en Cali.

20131230-104000 p.m..jpg

De SOL y SOMBRA.

Fandiño fue golpeado por su segundo toro de Santacoloma, que lo prendió de su chalequillo en la plaza de Cañaveralejo. El torero continuó con su faena, aunque a la hora de matar tuvo dificultades.

Luego el matador de toros debió ser llevado a una clínica del sur de la ciudad. Los médicos le revisaban anoche una lesión en sus costillas, pero no se disponía de un diagnóstico hasta esta hora.

Al cierre de la corrida, su compatriota Miguel Ángel Perera salió a hombros por la puerta del Señor de los Cristales, después de cortar tres orejas. Mientras que Luis Miguel Catrillón, quien tomó su alternativa, logró su primera oreja en el último toro.

Para Fandiño era su segunda presentación en esta temporada taurina en Cali. En la primera, el viernes 27, cortó una oreja.

Cali (Colombia). Quinta corrida de la feria. Entrada: Media plaza. Toros de Eduardo González Caicedo, buenos en general, el 4º -“Calentao”, nº 61, 484 kilos- premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre. Miguel Ángel Perera, oreja y dos orejas; Iván Fandiño, ovación y palmas; y Luis Miguel Castrillón, que tomo la alternativa, ovación con saludos y oreja. Entrada: Media plaza. Castrillón tomó la alternativa con el toro “Cantaor”, nº 99, de 456 kilos.

Via: http://www.eltiempo.com/colombia/cali/ivan-fandino-sufre-cogida-en-cali_13326734-4

Apuntes de la 11ª Corrida de La Plaza México: La inconveniente bravura.

Pizarro en un momento de apuro.Foto EE: Hugo Salazar.
Pizarro en un momento de apuro. Foto: Hugo Salazar.

Por Luis Cuesta – De SOL y SOMBRA.

Polémico y triunfal resulto el onceavo festejo de la temporada grande en la Plaza México por las diversas circunstancias que lo rodearon, pero habría que destacar el buen juego de algunos de los astados de la ganadería de De Haro, no así la completa presentación del encierro, que en términos generales dejo algo que desear como la mayoría de los encierros que se han lidiado en la presente temporada.

Hay que aplaudir al ganadero Antonio de Haro la manera con la que defiende su concepto de la bravura y de lo que debe de ser un toro bravo, sabemos que el trabajo del ganadero es un oficio complicado, meticuloso y muy escrupuloso, en el que muchas veces hay más sinsabores que triunfos.

Con la ilusión a tope el ganadero mando un encierro que en términos generales dio el juego esperado por la afición, fueron toros con edad que acudieron al caballo con mucho celo y que presentaron una lidia distinta, por momentos también hubo nobleza, en fin, una serie de elementos que fueron complicados para la tercia de toreros que no estuvieron a la altura de las circunstancias. Destacaría en particular el corrido en segundo lugar, un toro que resulto extraordinario de nombre Gonzalero que le correspondió a Federico Pizarro .

Pizarro, torero capitalino que ha luchado en los últimos años por toda la provincia lidiando encierros duros y casi siempre acartelado en tardes que distan mucho del lugar que algunos visualizaron en sus inicios para Federico, hace ya más de 20 años cuando tomó la alternativa en Juriquilla, de manos de El Nino de la Capea y Jorge Gutierrez.

Hoy Pizarro salió inspirado y abrió el frasco de las esencias por algunos momentos con una faena de gran calidad, mucho sentimiento y que tuvo mucha transmisión hacia el tendido. Federico comprendió a la perfección que en Gonzalero había un tanque de oxígeno para su carrera, razón por la cual decidió desprenderse de la rigidez y el acartonamiento de otras tardes y se dejó llevar por el toreo clásico, recio y valiente que todavía atesora, ante un toro bravo que tomo dos varas como el resto del encierro.

Cuando la faena alcanzaba su clímax Pizarro extrañamente decidió abreviar y se tiro a matar señalando una estocada letal que acabo con la vida de un gran toro De Haro, que fue despedido durante el arrastre entre una fuerte ovación.

Posteriormente Pizarro recibió ante una petición mayoritaria una oreja de ley, que en realidad debieron ser dos, pero me quedo la sensación de que a la faena le falto un par de tandas más, así como mayor ligazón y un mejor remate como Gonzalero se lo pedía.

Con su segundo, un toro con muchas menos condiciones de triunfo que su primero, se esperaba que Pizarro asegundara su actuación y asegurara la puerta grande, pero una duda y un rayon en el muslo lo hicieron desistir de dar ese pasó hacia adelante, que en la vida de un torero puede significar todo o nada.

Aun así sería muy agradable volver a verlo con otro ganado y con alternantes más hechos en alguno de los próximos carteles que se celebraran durante los meses de enero y febrero. Vamos a ver cómo valora la empresa su fugaz pero prometedora actuación.

El resto de la corrida fue un despropósito…

Y no quedo por el ganado, porque la realidad es que hubo por lo menos dos toros más para cortarles las orejas, como lo fueron el corrido en quinto lugar y el séptimo que fue un toro de regalo, los dos astados le tocaron en suerte a Pepe López. Si con el primero de su lote no pudo demostrar nada, con el quinto paso inedito ante un toro que tenía las orejas puestas con alfileres.

Algunos toros lucen o deslucen en la muleta de su lidiador, algunos toros malos bien toreados llegan a embestir, pero lo de ayer de Pepe López fue un compendio del concepto de la NO-FAENA.

Después de escuchar dos bocinazos del quinto, regalo un toro más De Haro que fue lidiado en séptimo lugar, un astado que era para encumbrarse. Pero la no-faena de López consistió en dejarse enganchar la muleta y no fiarse ni un pelo del De Haro, un toro muy justo de presentación, pero que planeaba en sus embestidas y no se comía a nadie, como si lo hicieron algunos de sus hermanos que llegaron a desarrollar peligro. Rebasado por su oponente, Pepe López le busco la muerte y para su suerte se la encontró de una gran estocada. La gente pidió la oreja y el juez rápidamente la concedió. Oreja para López y un arrastre lento merecido para Camorrista, un toro de nota alta.

Los otros proyectos de la NO-faena estuvieron a cargo del colombiano Ricardo Rivera, que confirmaba alternativa. Con su primero de nombre Volcanico, un toro que desarrollo mucho sentido, pasó un gran peligro en un momento de la lidia y tardó un rato en reponerse del susto.

Los posteriores proyectos de no-faenas se los realizo al sexto, otro toro justito de trapío y al corrido en octavo lugar que desatinadamente regalo fuera de tiempo, pero con el permiso de la “autoridad” y que resultó ser el toro más serio del encierro de De Haro. Pero en las tres faenas del colombiano faltó decoro, ya que solo consiguió moler a derechazos a sus tres astados,  siempre abusando del artifició del pico.

Finalmente Rivera  tiró por la calle de en medio y aunque dejó traslucir buenos detalles con su primero, especialmente con el capote, su falta de sitio con los toros le paso factura. No se acopló ni con el bravo, ni con el manso, ni con el manejable.

Al final, el verdadero triunfador de la tarde fue el ganadero que mando en su mayoría un encierro encastado, con algunos astados que demostraron clase y nobleza, pero siempre con esa viveza en la acometida que es la característica del toro encastado como sucedió con los corridos en segundo, quinto y séptimo lugar.

La corrida de ayer es de las que hacen afición porque había toros, pero también es cierto que salvo Pizarro con su primero a los De Haro les faltaron toreros con una mayor madurez en su técnica, asi como cierta calidad artística para poder realzar su trapío, la casta desbordante y la nobleza de los astados que llenaron de emoción todos los tercios.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_

El Cárdeno Alborozo – Descorche Libre en la Vuelta de De Haro a La México.

Pizarro con la Oreja de su Primero.

La promesa de ver una corrida tlaxcalteca tan significativa como la del hierro de De Haro se queda reducida a la realidad de la desigualdad en cuanto a su trapío y a la cortedad de su juego, no termina por romper. Se salva el segundo en un festejo donde el corazón de mazapán del público hace ver la corrida mayor de lo que es. Federico Pizarro corta una oreja ante ese interesante astado pero afloja con el duro cuarto. En tanto, López y Rivera pasan de la ignominia de los avisos hasta el casi inexplicable triunfo numérico.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA.

Seriedad implica compromiso.

La ganadería tlaxcalteca de De Haro embarca ocho ejemplares, como debe de ser, así debe venirse a México. Lo extraño es que dentro de esa línea de compromiso y respeto a la formalidad, se embarcan toros como los corridos en sexto y séptimo turnos.

Impresentables simplemente. Y no diremos más.

Habrá quien tiene la disculpa aun conociendo la razón de la culpa que no es la disculpa de la sin razón taurina. El trapío del encierro sube por su pinta, al menos los dos primeros, casi ensabanados pero faltos de cuajo, estrechos y altos, pobres de cabeza.

La asistencia recibe con regocijo la noticia de que puede, libremente, bajar a las barreras e, incluso, aplaude al que abre plaza que se comporta fiel a su encaste. Con el toro de Tlaxcala el margen de duda o equivocación es apenas el umbral de una ventana, el confirmante Ricardo Rivera se ve sorprendido por el juego del toro de la ceremonia que le hace dudar varias veces con el capote.

Un toro tlaxcalteca exige claridad, diligencia y exacto planteamiento previo, no tocar lados como le lleva al caballo o quedar a su merced presentando la muleta con la derecha tan oblicua, no cuadrada al frente.

De ahí las coladas.

Rivera encuentra un momento bueno con la zurda y considera que el toro, atención, que rasca en pleno envite en reiteradas ocasiones, va a romper por ahí. Como si de un toro “convencional” se tratara. Falso. El toro de Tlaxcala aprende lo malo. Pero, dice un aficionado de sol, puede aprender también lo bueno. Claro, si se le impone una forma y se le ejerce el sometimiento que necesita, que a veces resiste a tomar.

Ricardo en plenos medios se ve sorprendido, vapuleado y desarmado sin los recursos para no verse rebasado por la movilidad de un toro que mete el hocico antes que los pitones pero que en su forma de no dejarse o prestarse tiene emoción.

Solo silencio y una horrible estocada cierran su paso pese a su tesón.

Es entonces cuando la tarde encuentra su momento taurino mejor logrado, con mayor base y fundamento, el toro que hace las veces de segundo es una prueba para su lidiador, Federico Pizarro, casi el mismo, casi veinte años después de su gran éxito en La México.

Y consigue lo más difícil de salida, parar al levantado astado. Incluso se otorga la licencia de iniciar el cite del lance sobre pies componiendo la planta en el centro de la suerte. Pero esto sirve al de haro para no frenar a la mitad del camino de su embestida posteriormente en dos verónicas en el tercio. La media, casi en plenos medios, es templada y por el pitón izquierdo, prólogo de un prolongado tercio de varas.

Pizarro, cosa extraña, deja a Carlos Domínguez Márquez en la querencia y opta por ordenar un puyazo extenso en el caballo de recibo. Pero Federico, desde hace al menos cuatro años habituado a este encaste, sabe demasiado bien que el astado requiere otro puyazo pero que no le rompa el aire que le hace acudir a la querencia y entonces ahí, dejar que otro encuentro con el montado sobrevenga.

Solo el torero sabe mejor que nadie la razón de su decisión. No hay quites.

Entonces la apuesta toma buen camino. Porque Gustavo Campos se serena y lleva largo en la brega, situación importantísima pese a las dudas y toques de un lado a otro de Diego Martínez al banderillear. Brinda Pizarro y La México, de dulce, lo recibe gustosa.

Los doblones rodilla en tierra de inicio, necesarísimos, incluyen sometimiento y arte pero no la largueza suficiente sobre el tercio, donde “Gonzalero” prende a Pizarro y de milagro salva la cornada. Es un toro tlaxcalteca, no tiene apagado su instinto de ataque, que es su defensa, a cada embestida tiene siempre la posibilidad de herir.

Las corridas de toros, cuando lo son, son a muerte, se nos olvida, para ambas partes.

El color de la sangre del toro que derrama hasta la pezuña es grana intenso, concentrado, diferente, chorrea siglos de fuego. Clave es que la llama interna del torero no se consume en el arropón. Al contrario, Pizarro se serena consiente siempre de que el temple es la llave y tras molinete viene tanda con la derecha que enciende al público y que enlaza a la siguiente donde pone el toro, de dulce en su tranco, pone de pronto en duda su aguante en un frenazo.

Reacción del toro tlaxcalteca, expresa y clara, hace preguntas y examina durante toda su lidia.

Pizarro resuelve con toreo al paso, trincherazo lucido e inteligente cambio de mano hacia abajo. La tanda al natural siguiente aplica el perder pasos para que gane extensión el tranco del cárdeno, consiguiendo que no pare y que no se acostumbre al frenón, ahí descubre la forma de que vaya más largo. Y arroja la muleta a los belfos en el cite y la Plaza se ruboriza porque toca la lenta y noble embestida el temple del diestro sin que su engaño sea alcanzado.

Fundamental no repetir el perfil, alternar las tandas.

Vitolina y vuelta a la derecha, todo en los medios, antecede dosantina donde el toro toma aire y el pase de pecho entero. Con el burel a menos, Pizarro opta por cerrar la faena y pasar al toreo de ornato, válido tras cumplir lo fundamental, empezando por la capetillina y los bien logrados muletazos al paso, posterior a una tanda de naturales que, demasiado cerca, es enganchada.

Alternadamente, camina hacia el tercio y vienen varios ayudados por bajo, contrarios y por la izquierda, de plena categoría. La México se emociona, la embestida es amalgamada por el torero. Lenta y pausadamente.

Incluso en el toreo por alto, lasernista y manoletinas, la nobleza del toro toma aire. Da la impresión que podría el de haro tener algo más dentro pero da la sensación igualmente de pensar ya mucho ante la muleta. Pizarro opta por entrar a matar y deja entera caída.

Oreja es lo justo, pese a la petición. Ovación muy fuerte al toro y vuelta aclamada.

Para el cuarto hay esperanza por ver a Federico, lógicamente. Es un toro menos agradable en hechura, mucho más serio y con la cabeza suelta en todo momento que sale y protesta de las suertes al grado de que Pizarro, ya sin la precisión del primer turno, no termina por someterle al principio es levantado y solo al final, de pitón a pitón, se impone.

Ahí termina en realidad el festejo.

Como Pepe López, ante la sosería del feo tercero, está brusco y violento, sin mostrar que la firmeza al torear se escribe con sutil letra, no a marrazos, es casi natural ver su falta de concepto con el quinto, un toro que, a pesar de su falta de casta, no hace más que mostrarle desentrenado y poco diligente en su trasteo. Dos avisos de ignominia.

El terriblemente mal presentado sexto hace ver que Ricardo Rivera tiene aun menos recursos de los sospechados, empeñado en torear a derechazos y naturales a punto está del toro vivo.

Y llegan los regalos…

Dice Don Luis Castro, poeta michoacano, “Cuando estés con otro toro//Allí en tu mente conserva//Que puede haber un tesoro//En los toriles, te imploro//
aunque nomás sea el reserva.” El que hace las veces de séptimo es indigno de la Plaza.

El tesoro es que repite parecido al toro convencional, que no incomoda como el toro tlaxcalteca.

Por eso Pepe López es capaz de pegar muchos pases, abriendo siempre la salida para aliviar su posición, perdiendo profundidad y ganando en alboroto. Sensacional estocada. Bien por la autoridad que solo premia con una oreja. Mal por dejar salir, fuera de todo tiempo, al fin, el serio 140, “Malpensado”.

No piensen mal, era el de mayor cabeza del encierro.

Otra vez Rivera desperdicia el único momento de claridad de su enemigo al no poder cortar la salida y hacer volver al burel con la derecha. No hay más, incapacidad para matar.

El ganadero ha salido al tercio al final. La corrida en su conjunto, referimos a la lidia ordinaria, no logra mantener el nivel de emoción, de bravura. Es una realidad, hay sosería, desigualdad en la presencia. De Haro ha vuelto tras veinte años y esto es bueno pero, moderemos, no adelantemos…

Porque descorche libre en el criterio conlleva el riesgo de cualquier pócima aceptar.

Incluso la de la mansedumbre confundiéndola con alguna otra cosa.

Luego viene la cruda… realidad.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2013-2014. Domingo, Diciembre 29 de 2013. Décima Primera de Derecho de Apartado. Un Cuarto de Plaza en tarde fresca sin viento. 

8 Toros, 8 de De Haro (Divisa Tabaco y Oro) Séptimo y octavo lidiados como sobreros de regalo, éste último lidiado antirreglamentariamente. Desiguales en presentación, impresentables sexto y séptimo. Justos primero y segundo. Muy serio e inexplicablemente dejado como sobrero el octavo. Variopinta. Sosa y descastada en lo general. El segundo ha tenido nobleza y recorrido, ritmo suave por ambos pitones pese al sentido que desarrolla. Destaca el séptimo, noble y repetidor homenajeado con el Arrastre Lento.

Federico Pizarro (Grana y Oro) Oreja con petición y Ovación. Pepe López (Salmón y Oro con remates negros) Silencio, Pitos tras dos avisos y Oreja con protestas en el de regalo. Ricardo Rivera (Blanco y Oro) que confirma su alternativa, Silencio, Pitos tras dos avisos y Silencio en el de regalo.

El tercer espada confirmó su alternativa con el cárdeno claro “Volcánico” número 161.

A la brega destacó Gustavo Campos con el segundo. Saludaron Gustavo Campos y Christian Sánchez en el cuarto y quinto turnos tras banderillas.

La Autoridad de Plaza nuevamente autorizó fuera de reglamento la lidia de un sobrero de regalo, en este caso el octavo.

2013: Los festejos a la baja de una fiesta sin pies ni cabeza.

20131229-125156 p.m..jpg

Por El GuerraDe SOL y SOMBRA.

El numero de festejos taurinos en España continuo en picada durante el 2013. La crisis económica, corrupción política de algunos ayuntamientos, los movimientos taurinos fallidos (g10), la recesión y los recortes llegaron sin piedad a la fiesta de los toros.

Aunado a todos estos problemas habría que agregar la falta de identidad de la fiesta brava con la sociedad actual, la mansedumbre en el campo bravo y la poca o nula personalidad de las figuras actuales para mantener a flote el misterio y la grandeza de un espectáculo que se ha devaluado gracias a las tropelías y poco sentido común de sus protagonistas.

El numero de festejos en España apenas supero este año los 900 festejos, pero durante los últimos años ha disminuido en un 40 o 50 por ciento, lo cual resulta una cifra alarmante.

Las novilladas experimentaron el descenso más representativo, con un 57 % respecto a la media de las celebradas antes del “boom” del 2007. Por otro lado, las corridas de toros y de rejones cayeron un 40 % y las novilladas sin picar y becerradas un 30 %.

El desempleo en el negocio taurino aumenta pero…

Dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver, sin embargo algunas figuras del toreo siguen buscando beneficiarse hasta la ultima gota de sangre de un espectáculo que pide a gritos un líder moral que unifique y revitalice la tauromaquia.

En una empresa cuando el líder esta mal, generalmente suele ser cuando esa persona supone que lo sabe todo. Ese líder impide que nuevas ideas sean escuchadas, debatidas, ampliadas o mejoradas.

Ninguna persona, sin importar su inteligencia, puede llevar una empresa a la cima por su propia cuenta. Para eso se requiere que cada voz sea escuchada. Y el líder que cree saberlo todo generalmente crea un silencio total, impide que nuevas ideas sean escuchadas, debatidas, ampliadas o mejoradas.

Ese líder en la fiesta actual es Julian López “El Juli” el ex-niño prodigio que gracias a su talento y maestría a sus tempranos 30 años se convirtió en la primera figura del toreo mundial.

Sin embargo toda la maestría y sapiencia que Julian aplica en los ruedos, fuera de ellos su gestión como líder moral de la fiesta ha sido desastrosa.

Encabezo un movimiento fallido como lo fue el G10 que en busca de la dignificacion de la fiesta (mas dinero básicamente por derechos de imagen) algo ilógico en plena crisis, lo único que consiguió fue afectar algunas ferias importantes y al aficionado que es el que paga por sus experimentos.

Ese mismo líder después de una campaña vergonzosa en México, donde ha lidiado cualquier cantidad de reses anovilladas y despuntadas hasta el hartazgo, ahora encabeza el G5 contra la empresa Pages de Sevilla.

En tierra de ciegos el tuerto es rey y así parece que se esta moviendo Julian por algunos territorios pantanosos, en donde se esta encontrado con mas enemigos silenciosos que aliados. La historia nos dice que los típicos comparsas que hoy le rodean, en cuanto vean que el buque se hunde, huirán a las primeras de cambio.

A pesar de la infinidad de periodistas pagados o interesados que, inútilmente, le están defendiendo, las pruebas están a la vista de todos; bailes de corrales por todas las plazas de la urbe taurina, fotos de los toros despuntados que ha matado, mucho cemento en los tendidos mas toda una “trupe” de autoridades, empresas y ganaderos manipulados.

Julian ya no llena las plazas, ni emociona como antes y es que la gente ya no se traga tan fácil el cuento del arte y la maestría. Arte que por cierto es algo de lo que nunca ha estado sobrado el ex- niño prodigio, que ahora refleja en su rostro un semblante cansado, duro y nada angelical.

Como bien escribió alguna vez Pla Ventura acerca del Juli “No busquemos enemigos donde no existen; el gran enemigo de cada cual, es uno mismo. Y muy mal acabará todo aquel que no sepa reconocer sus errores buscando unos culpables que no existen.”

Y continua Ventura “Este hombre está rico y ciertas trivialidades no deberían de preocuparle. Pero al parecer, el dinero solo le sirve para buscar siempre culpables que no lo son, para inventar situaciones y, ante todo, para buscar aliados que le aplaudan lo que todo el mundo le recrimina”.

Después de cerrarle el paso a algunos compañeros que no comulgan con su compadrazgo y de negarse a actuar con ellos, como con el triunfador de Madrid Iván Fandiño. El Juli enfrentara un 2014 decisivo para su desatinado liderazgo y titulo de primerisima figura del toreo.

Una de las noticias positivas fue que durante la temporada por la Plaza de Toros de Las Ventas, la más importante del mundo, han pasado por taquilla este año más de 800,000 espectadores a pesar de no haber contado en sus carteles con algunos nombres importantes como: Enrique Ponce, José Tomás y El Juli.

Esperemos que el próximo año regrese la congruencia a los principales actores de la fiesta y estemos hablando de grandes hazañas, mejores cifras y el resurgimiento de un espectáculo que debería de girar basicamente alrededor del TORO de lidia, su pureza y su bravura.

Twitter @Twittaurino

¿La Fiesta en Paz?

20131229-095716 a.m..jpg

Categórica respuesta de los aficionados pensantes de España a las imprecisiones de un plan despuntado.

Por Leonardo Páez.

Mientras la empresa de la antigua Plaza México, convertida hoy el prestigiado Cecetla o Centro de Capacitación para Empresarios Taurinos de Lento Aprendizaje, con 20 años de renovados intentos por secuestrar la tradición taurina del Distrito Federal, con la anuencia de la autoridad en turno, se va de vacaciones y deja la temporada como grande en manos de cojineros y vendedores de papitas, en España taurinos, taurófilos y aficionados pensantes se enfrascan en un esfuerzo por diagnosticar y proponer medidas correctivas del rumbo que ha tomado la fiesta de los toros en ese país.

Pero como allá el aficionado cuenta con herramientas de información, capacitación y formación de opinión, así como con una organizada agrupación que les permite externar su parecer a los que se sueñan propietarios de la tradición taurina, el viernes 20 de diciembre la Unión Taurina de Abonados y Aficionados de España emitió una nota de prensa tan esclarecedora como cuestionadora, en unos términos que marcan la enorme diferencia entre pensar y aceptar, y que a la postre acusan aspectos de la crisis muy similares al librempresismo autorregulado que caracteriza a la fiesta de aquí. Lea y compare.

“En el Pleno de la Comisión Nacional de Asuntos Taurinos (CNAT), celebrada el pasado día 18, la Unión Taurina de Abonados y Aficionados de España, lamentó ser la única en votar la desaprobación del Plan Estratégico Nacional de Fomento de la Tauromaquia (PENTAURO), por las siguientes razones: Diagnóstico insuficiente. El Plan parte de un diagnóstico de la situación de la Fiesta de los Toros que no pone de relieve las causas principales de su declive: descastamiento del toro y selección en contra de la bravura; previsibilidad y monotonía de la lidia; generalización del fraude –salvo en contadas plazas–; desánimo y abandono del aficionado; ausencia de autoridad y prevalencia de los intereses particulares sobre los de la Fiesta; falta de trasparencia y desinterés de la sociedad.

“Objetivos imprecisos. La meta, ‘fomentar y garantizar el libre ejercicio de la tauromaquia’ y los cinco Ejes Estratégicos –calidad, competitividad, cooperación, conocimiento y comunicación– pecan de vaguedad y de uso de un lenguaje tecnocrático ajeno al mundo taurino al que se dirigen. Con independencia de su vaguedad, o aprovechándose de ella, el Plan parece ir destinado a potenciar el papel de las empresas para producir libremente espectáculos taurinos, facilitando la desregulación y el uso poco condicionado y al menor coste posible de los recursos públicos de las plazas de toros.

“Programas faltos de contenido sustancial. El Programa de ‘Mejora del Marco Normativo’ parte del desconocimiento de las potestades propias del Estado para establecer una normativa básica común y se limita a canalizar la cooperación de las Comunidades Autónomas. Además, éstas parecen poco proclives a prestarla, al creer que se invade un terreno propio en un intento recentralizador.

“El Programa ‘Mejoras de la CNAT’ carece de precisión y de cualquier indicación sobre los medios personales, organizativos, técnicos y presupuestarios para realizar su labor. Asimismo, los relativos a la ‘Mejora del Toro de Lidia’ y ‘Defensa de la Autenticidad de la Lidia’, no pasan de meros enunciados que no abordan sino superficialmente el núcleo de su problemática.

“Marginación total de los aficionados. En los 45 grupos de trabajo responsables en teoría de la ejecución del Plan aparecen abundantemente representados ANOET (Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos) y los sectores profesionales. Los aficionados quedan marginados salvo en dos de poca trascendencia en materia de comunicación y estadística. Es obvio que se ha querido alejar a la representación de los aficionados de las materias clave.

Desenfoque de la Comisión Nacional de Asuntos Taurinos (CNAT) como órgano público de ordenación de la fiesta de los toros. A juicio de esta Unión Taurina, la CNAT corre el riesgo de convertirse en un órgano escasamente operativo o, en el peor de los casos, en mera caja de resonancia de los enfoques empresariales y profesionales que, con poco disimulo, están siendo llamados a dirigir la Fiesta. Madrid, 20 de diciembre de 2013. José Luis Moreno-Manzanaro. Presidente, concluye la nota.

Nada de sumar esfuerzos sin ton ni son ni de alinearse con los que detentan el poder dentro de la organización taurina de España, sino que con argumentos sustentados, sensibilidad y valor civil cuestionan un Plan Estratégico Nacional de Fomento de la Tauromaquia (PENTAURO) que por éstas y otras razones nació despuntado, sin la perspectiva suficiente.

Via: http://www.jornada.unam.mx/2013/12/29/opinion/a08o2esp