Perera deberá pagar 217.000 euros de comisión que le reclamaban por la compra de su finca.

veronica-miguel-campo

El juzgado de Villafranca da la razón al abogado que demandó al torero, aunque la sentencia puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial.

De SOL y SOMBRA.

Miguel Ángel Perera deberá pagar 217.000 euros al abogado Ismael Oliver por intermediar en la compra de la finca que el torero compró en Olivenza en 2011. Así lo determina el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Villafranca de los Barros. La sentencia, que tiene fecha del pasado martes, 24 de junio, puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial.

Este fallo responde a la demanda interpuesta por el abogado Ismael Oliver contra la empresa Pertaurus, propiedad del torero, que compró la finca Los Cansados al grupo Torras por seis millones de euros. La propiedad linda con el embalse de Alqueva y tiene una extensión de 631 hectáreas. Antes de pertenecer al grupo Torras estuvo en manos de Manuel De Prado y Colón de Carvajal.

Twitter @Twittaurino

Anuncios

Pepe Moral: “Yo sabía que iba a pasar algo. Estaba en un callejón sin salida.”

El matador de toros palaciego Pepe Moral, ayer, en Sevilla.
El matador de toros palaciego Pepe Moral, en Sevilla.

Por Luis Nieto.

El matador de toros Pepe Moral (Los Palacios, 1987) obtuvo un éxito muy importante el pasado 19 de junio en la corrida celebrada con motivo de la festividad del Corpus en Sevilla. Con tan sólo siete corridas como matador, no toreaba desde 2012. Su actuación, en la que brilló especialmente al natural, supuso una señal de atención de un diestro prácticamente inédito, pese a buenos resultados anteriores obtenidos en varias plazas, especialmente en Sevilla y Madrid.

-Pepe, ¿qué supone este triunfo?

-Todo. No tenía nada. Llegaba únicamente con esa corrida y tenía que hacer sonar mi nombre. Que no fuera una tarde más. Triunfar o triunfar era lo que me quedaba. Si no hubiera pasado nada, hubiera sido muy difícil. Ahora tengo las puertas abiertas de Sevilla y otras plazas y mi nombre vuelve a sonar. Espero que esto me sirva para torear el año que viene en la Feria de Abril, un ciclo donde nunca lo he hecho.

-¿Cabe la posibilidad de que le repitan esta temporada?

-En principio, no hay corridas de toros previstas hasta septiembre, en la Feria de San Miguel. Parece ser que, como ya se comentó al comienzo de temporada, tampoco habrá corrida el 15 de agosto en Sevilla. La empresa, en cualquier caso, nos ha comentado que volverá a contar conmigo.

-Usted, como matador de toros, está prácticamente inédito.

-Sí, estoy inédito. He toreado únicamente siete corridas de toros. La última, antes del Corpus, fue en 2012, en una plaza de Perú, en la de Cajabamba. Desde entonces no me había vestido de luces.

-¿Cuál es su balance en la Maestranza?

-Antes del pasado Corpus, como matador de toros toreé en mi alternativa, en 2009, en una corrida de Gerardo Ortega; di una vuelta al ruedo. Luego, ese mismo año, una corrida de Martín Lorca, que no resultó. Como novillero toreé cuatro novilladas picadas, en las que he cortado dos orejas y he dado cuatro o cinco vueltas al ruedo.

-¿Y en Madrid, donde obtuvo buenos resultados?

-Como novillero salí a hombros en 2007. Luego sumé otras dos novilladas. Y como matador, la confirmación en 2011, en la que di una vuelta al ruedo, y otra con un lote sin fuerza de Gascón.

-¿Ha visto reflejado en número de contratos éste último éxito en Sevilla?

-Hombre, todavía es pronto. Las ferias de julio y agosto estaban cerradas. Por supuesto que no quiero que suceda nada malo a un compañero, pero cabe la posibilidad de coger sustituciones.

-Al menos, le habrá reforzado moralmente…

-Pues sí. Si continúo haciendo las cosas bien, vendrán los contratos.

-¿Dónde estuvo la clave del triunfo?

-Creo que la clave de mi éxito estuvo en salir a darlo todo, tener las ideas claras y confianza en mí mismo.

-Analice su actuación.

-El primer toro tuvo mucha calidad. Lo cuidé en el caballo. Pero se vino abajo muy pronto, en la tercera tanda. Si hubiera durado más, le hubiera cortado la oreja. Lo maté bien. El sobrero del Conde, aunque no estaba definido al principio, me gustaba. Por el izquierdo rompió y embistió bien. Disfruté sobre todo al natural, con muletazos por abajo y toreando despacio.

-Si no llegan a salir las cosas bien, ¿se veía de nuevo trabajando como camarero?

-Yo sabía que iba a pasar algo. Estaba en un callejón sin salida. Pero siempre he confiado en mí. No he parado de entrenar y estar ilusionado. Lo que ha sucedido me reafirma para no tener que volver como camarero. El toreo es lo que me gusta y llevo dentro.

-En su caso, ¿qué le motiva a entrenar cuando no tiene contratos?

-La confianza en mí mismo y en lo que quiero ser. Me llena de vida, ilusión y esperanza. Creo que hay muy pocas profesiones en las que en diez minutos puedas resolver tu porvenir.

-¿Qué cualidades suyas destaca?

-Tengo muchas cosas que decir. Cuando entreno siento dentro de mí que tengo que expresar ese sentimiento que tengo como torero.

-¿En qué ha cambiado más su toreo?

-He evolucionado mucho en todo, fundamentalmente en el capote y siento cada muletazo de manera especial. Ahora, en la faena, le echo alma, pasión, sentimiento.

-¿Cómo ha incidido la aportación por parte del maestro Manolo Cortés?

-Me ha aportado mucho en la estética y en la técnica. He cambiado para mejor.

-¿Cómo lo vivía en los comienzos de su carrera?

-No era igual por la presión. Quería hacer muchas cosas y delante del toro hay que estar con la mente fría y el corazón caliente, pero relajado.

-Pero la presión, ¿será igual o la misma?

-La presión siempre se tiene. Pero el otro día sabía que no iba a perder porque no tenía nada.

Via:http://www.diariodesevilla.es/article/toros/1806064/corpus/sabia/no/iba/perder/porque/no/tenia/nada.html

Toros y futbol, ¿enemigos complementarios?

g_33d972_futseis

Por Alcalino.

Me comentaban dos buenos amigos, entre mosqueados e indignados, que era el colmo que en al menos dos secciones taurinas de sendos tabloides deportivos se hayan publicado, al día siguiente de la victoria de México sobre Croacia,  extensas notas recogiendo el júbilo de diversos miembros de la “familia taurina mexicana” cuando los reporteros les inquirieron acerca de la gesta mundialista del Tri. ¿Te imaginas una nota similar, con gente del deporte opinando sobre algún suceso taurino realmente significativo? Ni en sueños, se contestaban, furiosos.

Como tantos aficionados a toros, expresaban así esa alergia tan peculiar –entre ataque de celos y fatalidad derrotista– que despierta en muchos taurófilos la popularidad arrasadora del balompié, que todo lo invade, mientras la fiesta brava como tema y como noticia apenas alcanzan un débil reflejo en la prensa, la radio o la televisión, que son –sobre todo esta última– el único certificado actual de que algún tema o acontecimiento, por insulso que sea, merece citarse, comentarse y, en definitiva, existir.

Candelero y ninguneo

Evidentemente, es erróneo culpar al futbol de la crisis de información que padece la tauromaquia, a sabiendas que a los medios lo que les interesa es vender, no facilitar el ejercicio del derecho a la información que toda sociedad tiene. Si para ello deben arrojarse en brazos de lo populachero y vulgar, pues bien haya. Y conste que con tales calificativos no aludo específicamente al futbol –cuya particular magia, acrecentada en los mundiales, goza de entusiasta y general aceptación–, sino, en realidad, a cualquier asunto capaz de producir dinero, lo mismo si se trata de concursos donde a las supuestas “estrellas” no les pagan ni el camión, que lamentables sesiones de comicidad zafia o ramplones programas de música grupera.

Ya operaba ese principio mercantil en los tiempos de auge de la fiesta, y precisamente por eso –es decir, porque interesaba y vendía a gran escala– hace unas décadas diarios y revistas rebosaban de notas, crónicas y columnas taurinas, y las corridas y novilladas eran televisadas y transmitidas por radio regularmente. Lo que los aficionados tendríamos que preguntarnos es qué ocurrió en el camino que el poder de atracción del toreo, las especialísimas sensaciones que este arte ha sido capaz de comunicar a tantas generaciones en nuestro país, se fue debilitando paulatinamente hasta llegar a la triste situación actual.

Cuando toros y futbol eran compatibles

Ni siquiera es necesario conversar con un aficionado curtido por los años, basta con preguntarse sobre el por qué de la vecindad de nuestra Plaza México con el estadio Azul: cuando Neguib Simón concibió la idea de lo que bautizó como Ciudad de los Deportes –proyecto finalmente trunco–, bien presentes tenía los gustos de la época, en los cuales fiesta brava y balompié coincidían. El astuto yucateco, simplemente, pensó en facilitarle al ciudadano común un acceso directo a escenarios apropiados para ambas aficiones. Y gracias a ello, los capitalinos pudieron disfrutar ambas durante muchos años e incontables domingos no como espectáculos opuestos sino complementarios.

Históricamente, la afición a los toros es muy anterior a la del balompié. Y es un hecho que a éste, en México, le costó abrirse paso –en los 30 se implantó el horario de mediodía para los partidos a fin de evitar que la corrida vespertina les quitase público–; llegó más tarde un momento un momento de equilibrio entre ambos, que, con algunas variaciones entre países, puede localizarse en el periodo que va de los años 50 a los 80 del siglo XX. Y es a partir de la última década del mismo que la popularidad del futbol se disparó, mientras la de la tauromaquia menguaba a ojos vistas.

Equilibrios y desequilibrios

Que el ciudadano promedio encuentre mayores emociones en las hazañas de los ídolos futboleros y el caprichoso viaje de un balón que en los lances de la lidia merece un análisis que nos interpela directamente. El primer paso sería reconocer que tal cosa nunca hubiera sido factible si los mercachifles volcados hoy a la explotación del balompié no hubiesen olfateado a tiempo que ahí había, por decisión soberana del pueblo, el embrión de una generosa fuente de ingresos, que otros espectáculos, como el toreo, ya no garantizaban.

Ante esto, quedaban dos caminos: el de la compatibilidad de ambas aficiones, si el hipotético cliente las aceptaba como parejamente emotivas, o el predominio de una sobre otra. Desde luego, no era una competencia pareja: siempre moverá más a pasión la pugna directa que plantea el deporte que la simbólica que encierra la corrida. Y desde la mercadotecnia, las posibilidades de potenciar el interés de la gente a través de apuestas, venta de camisetas y demás parafernalia, llevada hasta límites delirantes en el siglo presente, explica, junto con la inevitable internacionalización del balompié, su incontenible popularidad actual.

Causas probables

Ahora bien, ¿cómo contrarrestar todas esas desventajas desde la trinchera de lo taurino? Emoción por emoción, me sigo quedando con la que me producen las evoluciones de un arte al filo de la muerte, sin desconocer que el futbol puede alcanzar también, a su manera, niveles estéticos y emotivos sobresalientes. No siempre, desde luego, como tampoco la tauromaquia. Lo malo es que esos éxtasis esporádicos pero preciosos se han ido evaporando a grandes pasos de las plazas de toros, mientras en las canchas de futbol ocurre lo contrario, como bien demuestra la actual Copa del Mundo. Por más que sigan teniendo un lugar aparte en el corazón del taurófilo sensible y fiel gestas como las que la anterior semana nos regalaron Joselito en Istres y José Tomás en Granada y León (por cierto, con muy poco eco en los medios, ya condicionados por años de ninguneo a la tauromaquia).

Pero, al margen de lo excepcional y lo vicioso, la única manera de combatir, tanto el silencio informativo como la indiferencia del público, sería devolverle a la fiesta su emoción e incertidumbre naturales. Lo cual sólo puede conseguirse con toros de verdad y artistas excepcionales. Y si la baraja taurina actual llama a la esperanza, no pasa lo mismo con el elemento astado, cuya progresiva degeneración incluso ha dado lugar, entre nosotros, al post toro de lidia mexicano; y en España, a las usuales manifestaciones de hastío e impaciencia de públicos cada vez menos interesados en las peripecias de la lidia, aunque acudan a los cosos, si bien en cantidades preocupantemente bajas.

De manera que, aficionados, a dejarse de quejumbres y diatribas contra el futbol, y a pugnar porque la fiesta recupere los valores éticos y estéticos que le fueron propios. Y que, cuando se presentan, no son comparables ni reemplazables por el balompié ni por ningún otro espectáculo.

Via:http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2014/06/30/toros-y-futbol-enemigos-complementarios/

Almería: ¿A dónde vas? o ¿De dónde vienes? ¡A los toros! o ¡De los toros!

_MG_4489

Por Juango Aguilera.

La fiesta de los toros vive momentos difíciles. Baja el número de festejos en casi todas las ferias, incluso las más tradicionales y Almería, otrora feria de postín del sur de España, considerada como la mejor feria en plazas de segunda de España y la segunda mejor de Andalucía, también ha acusado esa crisis de ‘identidad’ que requiere de nuevas fórmulas para tratar de reflotar una nave cuya ruta transcurre por aguas turbulentas.

Lo cierto es que esta próxima feria de Almería, que tendrá lugar durante la última semana de agosto, concretamente entre los días 25 y 30 de agosto, si bien los dos primeros espectáculos no entran en el abono, tiene la obligación de sembrar y empezar a recoger frutos, con el primer factor como tal vez el más importante, si bien es verdad que los frutos darán motivos para continuar trabajando para temporadas posteriores. Y no cabe duda que el principal objetivo que la empresa Martínez Flamarique tiene con vistas al ciclo taurino de 2014 no es otro que el de tener menos cemento a la vista que el que hubo el pasado año y si es posible que sean los jóvenes los que palien ese déficit que se dio en la feria taurina de 2013.

Cumplir el objetivo

La empresa que comanda Óscar Martínez y que tiene en Ruiz Manuel a la su brazo derecho en Almería ha previsto un buen número de medidas con el fin de mejorar la presencia de espectadores en los tendidos del coso de la Avenida de Vilches. La principal medida tiene que ver con esa juventud que es tan necesaria para preservar el futuro de la fiesta taurina, cuyos pobladores de los tendidos tienen una media de edad demasiado elevada para ver un futuro esperanzador.

De todas formas, con vistas a los festejos que tendrán lugar en la última semana de agosto, las iniciativas que programa la empresa Chopera en Almería no entienden de edades, pero sí es cierto que se quieren mejorar las cifras y que, sobre todo, las ofertas implantadas en los años anteriores y que no han tenido la respuesta esperada tengan la aceptación perseguida cuando se instauraron.

De este modo, desde el pasado 16 de junio, la empresa encargada de organizar el ciclo en honor de la Virgen del Mar ya trabaja en contacto directo con los aficionados o con aquellas personas interesadas en acudir a la plaza de toros de Almería para los festejos programados, con un teléfono para atender reservas y proporcionar la información que se precise a quienes lo deseen.

Juventud, divino tesoro

Son muchas y variadas las propuestas que la empresa ha planteado para el próximo ciclo taurino almeriense, con descuentos importantes, pero enfocados, sobre todo, a la juventud. Destacando que los alumnos del Aula Taurina de la Universidad de Almería podrán ver todos por 68 euros -es lo que supone comprar el abono para los cuatro festejos programados en grada de sombra-, los menores de 25 años son los grandes beneficiados de la oferta planteada por la empresa de Óscar Chopera. Estos, junto con las personas mayores de 65 años, podrán ver el ciclo taurino almeriense en asiento de grada de sombra por solo 120 euros.

Sin embargo, no acaba ahí la propuesta, sino que el paquete joven, que está destinado a menores de 25 años, supone la posibilidad de ver la feria de Almería completa en andanada de sol por 40 euros o pagar diez euros por corrida.

Por otro lado, otra de las medidas que adopta la empresa Martínez Flamarique para el ciclo de agosto prevé la venta de paquetes de entradas con descuento para grupos de la provincia, así como para empresas, con una segunda opción que incluye merienda en la corrida de toros y almuerzo con reserva de espacio garantizada en la Feria del Mediodía, servicios realizados por el catering Lamarca.

Una serie de medidas para que la típica pregunta de «a dónde vas» o «de dónde vienes» siempre tenga la respuesta entre admiraciones «¡a los toros!» o «¡de los toros!».

Via: http://www.ideal.es/almeria/culturas/201406/30/toros-toros-20140629232244.html

El barco zozobra. Apologetas del tomasismo en retirada.

picasominotauro-1

Por Pedro J. Cáceres.

José Tomás, el deseado, regresaba en Granda, por el Corpus. La primera de tan sólo tres corridas anunciadas hasta la fecha.

La ciudad fue tomada por el tomasismo militante y el “no hay billetes” no se hacía esperar desde el anuncio del acontecimiento.

Un lleno en la primera (de 3 tardes 3) que pretenden sublimar como caso único en la historia del toreo, cuando -sin remontarnos a Manolete o El Cordobés– se olvidan los más de 50, 60, 70 o más llenos de Jesulín o El Juli, por no remontarnos a sus etapas novilleriles.

72 horas después la cita era en León. Y, a las segundas de cambio, costó poner el cartelito de “closed” en la taquilla.

Lenguas de doble filo murmuran que faltaron sobre 800 entradas por vender. Incluso circulan por la red fotos, en el momento del paseíllo, con huecos matizados de azul, que es el color de las butacas de tendido del León Arena.

Con no ser buen síntoma, más ladino es que ilustres intelectuales — apologetas* incondicionales- ¡que por su torero mataban! están en retirada y no precisamente mudos, ni mancos, a la hora de aporrear el teclado. Algunos ni siquiera viajaron hasta León, con la “premier” de Granada les bastó.

Relevante es el corto, pero intenso, artículo, escrito con inmejorable pluma, de José L. Vadillo, jefe de sección de El Mundo.es; a la sazón medio que, desde 2007, por cuatro veces consecutivas le distinguió con su premio “Paquiro” ignorando, con diferentes argumentos el 2007 de El Cid y su tarde de Victorino en Bilbao como el 2008 de Perera.

Titular: “JT no existe” . Cierra con párrafo para análisis y reflexión, para leer entre líneas: “Su historia como torero, con todo lo que la profesión conlleva, hace tiempo que terminó”.

Tampoco tiene desperdicio, en la edición impresa del diario, el día después de Granada, el artículo de un hooligan de la causa como el escritor Sánchez Dragó.

Cada vez que alguna previsión no cumple las expectativas más exigentes se habla de fin de ciclo:

Abdicó el Rey, el Barca no consigue títulos y “la roja” ha sido la primera en regresar a la patria desde Brasil… y, pregunto ¿ahora José Tomás?

Aún sin naufragar, el barco zozobra. Como ocurre en marinería, por si acaso mujeres y niños saltan primero. Nadie se alarme aún queda un ejercito que piensa que mas vale que zozobre a que falte…. “que zo-zo-zo-bre a que zo-zo-zos- falte.

Via:http://www.elimparcial.es/toros/el-barco-zozobra-apologetas-del-tomasismo-en-retirada-139220.html

Ocho con Ocho: Un futuro incierto Por Luis Ramón Carazo.

lance-de-amador-al-caparica-en-arroyo

Es comentario unánime que estamos necesitados de una reconversión que nos permita afrontar el futuro con mejores perspectivas, de lo contrario el horizonte del toreo se presenta sombrío. Y la realidad de cada día ha sido suficiente para cargar de razones a los muchos que piensan que el sector novilleril está obsoleto y mortecino, y urge que quienes inviertan (especialmente, los ganaderos y los empresarios) hagan un serio examen de conciencia y ofrezcan soluciones alternativas y eficaces a la preocupante situación actual.

Según los últimos datos el escalafón de los novilleros en México, lo encabeza Paola San Román con 14 festejos entre Europa y México, combinando que allá actúa sin picadores y aquí si lo hace. Entre Europa y México torea El Galo y lleva 10 festejos en su haber. Luego Gerardo Solís y el hijo de Luis Fernando Sánchez, Diego con 8 y Solís con 9. De hecho los novilleros con mayor número de actuaciones combinan su carrera entre México y España, tal es el caso de Juan Pablo Llaguno que actúo en Sevilla en días pasados y tiene en su haber 8 festejos. Diego Emilio ahora de la mano de la empresa que encabeza Marco Castilla, pretende también no cejar en seguirse preparando.

Se dice, y será verdad, que la crisis económica y de afición, han perjudicado gravemente la venta de entradas, los novilleros se han convertido en un serio problema para la fiesta. No hay ninguno que ilusione de verdad. Los que despuntan, que son pocos, no arrebatan. Los que consiguen mantenerse a pesar de las dificultades como Fermín Espinosa Armillita aquí sólo torea con matadores y en España lo hace esporádicamente con novilleros.

La cruda realidad es son muy pocos los jóvenes que despiertan interés y por eso tal vez, se organizan tan pocas novilladas. La México en pocas semanas, iniciará los festejos de novilladas obligatorios para poder presentar la temporada grande y casi al unísono Guadalajara, para ambas empresas será complicado armar carteles con la poca baraja novilleril existente y desconocemos si los que encabezan el famélico escalafón (sintiéndose poco preparados) estén contemplando presentarse.

Es desalentador por ejemplo constatar, que el novillero más destacado de la temporada novilleril del año pasado en La México, Luis Ignacio Escobedo, sólo lleva 3 novilladas en lo que va del año taurino. Acapulco, Aguascalientes y curiosamente una empresa sin fines de lucro como la que promueve el toreo en Cinco Villas en el Estado de México, son las que en el primer semestre del año de 2014 han presentado festejos novilleriles.

Me enteré que Mirafuentes de Anda con apenas una novillada en lo que va del año, se fue a Colombia a tratar de triunfar y dar seguimiento a su carrera para continuar su preparación para las temporadas próximas en La México y Guadalajara. Pobre y desolador panorama con vista al futuro tienen los soñadores de gloria.

El número de novilladas casi al terminar el primer semestre de 2014, apenas si rebasan los 200 festejos con una media de 35 festejos por mes, que parecen muy pocos para preparar a los matadores del mañana y que provoca a la reflexión de cuál será el futuro taurino de los toreros mexicanos por lo poco alentadoras de las cifras.

Lejos quedan los tiempos lejanos de los cincuenta y sesenta del siglo pasado dónde a un hombre de negocios muy importante, llamado Aníbal de Iturbide alguien le preguntó ¿Don Aníbal, por qué deseo daría la mitad de su fortuna? Don Aníbal respondió sin vacilar “por ser novillero puntero” Para que nos demos una idea de lo que representaba ser triunfador en esa categoría, por aquellos años. Desde la temporada de La México en la que surgieron El Payo y Mario Aguilar entre otros, las generaciones siguientes, transitan con más pena que gloria y llegan a tomar la alternativa sin fuerza y remando contra corriente.

¿Así seguirá siendo? Esperemos que no, pues del surgimiento de prospectos, depende el futuro y si bien en Europa acontece algo similar, no servirá de consuelo, es necesario hacer algo para remediar lo que hoy luce tan sombrío, antes de que cerrar la savia que nutre al árbol del toreo y dejarlo que se seque pues sería una tragedia mayúscula ¿O usted que opina?

BURGOS – Sampedros 2014 / Feria Taurina: Para todos los gustos.

burgos2

Por Leticia Ortiz.

La última no fue tal, aunque lo repitiéramos una y otra vez pues así se aseguraba desde el Ayuntamiento, por lo que toca volver a El Plantío para vivir una nueva Feria Taurina de Burgos. Sin Pabellón Arena y con el viento amenazando, una vez más, a la Fiesta, los festejos vuelven al coso burgalés que abrirá sus puertas para acoger un total de 10 espectáculos. De ellos, cuatro serán corridas de toros; dos novilladas con picadores; dos festejos de rejones; el ya tradicional Gran Prix para las peñas y un espectáculo ecuestre de la mano de los burgaleses Duende ecuestre.

Una programación amplia, completa y «de calidad». Esto último según las palabras de Carlos Rodríguez, empresario del coso, que consiguió un nuevo año de adjudicación después de un concurso salpicado por las polémicas declaraciones de su rival en la liza, Carlos Zúñiga, quien amenazó con llevar al Consistorio burgalés a los tribunales. ¿Qué sería del invierno taurino burgalés sin estas historietas a las que, por desgracia, está tan acostumbrado el aficionado local que apenas ya repara en ellas?


La polémica siguió también con la confección de los carteles, puesto que la estupidez de un pliego cerrado ha impedido al empresario anunciar a un diestro del interés de Saúl Jiménez Fortes, triunfador en Burgos el pasado año. Según los técnicos, no se ajustaba a las condiciones, así que se repite a El Fandi, que es legal y todo arreglado. Más sangrante fue el caso del rejoneador burgalés Óscar Borjas quien no podrá tomar la alternativa en la Feria de su tierra porque su cartel tampoco cumplía con los requisitos legales. «No ha habido veto», apuntó el alcalde de la ciudad, Javier Lacalle. Pero, con veto o sin él, Borjas está anunciado fuera del abono y sin alternativa. Quien tampoco está es el novillero burgalés Iván Chávarri, El Chava, porque «no tiene la experiencia necesaria» para esta plaza, según el empresario. El briviescano lo niega y asegura que sus problemas con la empresa vienen de atrás «por exigir» que cumplieran lo pactado. El caso es que tampoco está en su Feria.


Una vez superados todos los escollos, que no han sido pocos, la empresa Iniciativas Taurinas ha confeccionado un serial que, de momento, ha conseguido atraer a más abonados que años anteriores, lo cual siempre es positivo para Burgos y para la Feria.


Para mañana, rejones. Sorprende que el día grande las fiestas el cartel no sea una corrida de toros. Habrá que esperar para saber si el público responde, aunque el cartel lo merece: Pablo Hermoso de Mendoza, Sergio Galán y Joao Moura Jr. matarán una corrida de La Castilleja.

El lunes el protagonismo absoluto recae sobre Manuel Díaz, El Cordobés, que regresa a Burgos para celebrar su cumpleaños con su «gente», como él siempre dice. El de Arganda del Rey llegará tras hacer un esfuerzo sobrehumano para superar una cornada que recibió hace apenas 15 días en Marbella. Pero, como él mismo ha subrayado, «quería estar en Burgos».

Junto a él, Miguel Abellán, que vuelve a su segunda casa, puesto que su familia materna es burgalesa, y lo hace, además, después de cosechar una valerosa actuación en Madrid donde consiguió cortar una oreja gracias a su pundonor; y la segunda tarde de El Fandi. Lidiarán una corrida de Zalduendo.


El día 1 llegará el festejo que muchos señalan como el más rematado de la Feria. Dos figuras, una veterana como Ponce, que, pese a los 25 años de alternativa, sigue con la misma ambición; y otra en pleno apogeo de su carrera como Manzanares, harán el paseíllo junto al diestro de la tierra, Morenito de Aranda, que el pasado año salió a hombros de su compromiso en El Plantío y que quiere repetir el triunfo.


El día 2 finalizarán los festejos mayores, la base del abono, con una corrida de Alcurrucén que será lidiada y estoqueada por Juan José Padilla, otro de los ídolos de las peñas; Sebastian Castella, en su segundo paseíllo en el serial; y el vasco Iván Fandiño.

El Fandi, a hombros en el arranque de la Feria de Burgos

El Fandi ha abierto la puerta grande en la primera corrida de la Feria de Burgos. El granadino ha cortado dos orejas al quinto de la tarde, un buen toro de Bañuelos al que le ha hecho una labor intensa en todos los tercios. Antes ha exprimido a su primer ejemplar pero falló a espadas.

Sebastián Castella ha protagonizado los momentos de más calado artístico. El francés ha toreado a su primero con temple sobre todo por el pitón izquierdo. En el sexto ha estado otra vez a gran altura en una labor muy firme, de menos a más, que, de no haber sido levantado por el puntillero, le hubiera valido las dos orejas.

El Cid ha toreado con gusto al que abría plaza y no ha podido más que justificarse con el cuarto, el peor del encierro.

Burgos, 28 de junio de 2014. Feria de San Pedro y San Pablo. Toros de Antonio Bañuelos, bien presentados y de buena condición, salvo el deslucido cuarto. El Cid: Palmas y silencio; El Fandi: Palmas y dos orejas; Sebastián Castella: Palmas tras petición de oreja y oreja. Entrada: Más de media plaza.

Via: http://www.diariodeburgos.es/noticia/ZBF402029-C827-B645-2C639051BEA610CA/20140628/todos/gustos

Tom Jones: “Nunca he ido a una plaza de toros, pero uno debe ser respetuoso con tradiciones que no entiende”

1403985955_730661_1403986231_noticia_normal

Por Diego A. Manrique.

Impresiona. Impresiona tener esa voz de trueno al otro lado del teléfono. Tom Jones (Tretford, Gales, 1940) no ha perdido su tesitura o su afabilidad. Aunque ese buen humor no es compartido por la encargada de supervisar la conversación, que interrumpe para regañar al periodista por determinadas preguntas y que finalmente corta la entrevista antes de lo previsto.

Gajes de tratar con las superestrellas. Lástima, ya que estamos ante alguien con cintura y que manifiesta la obligada modestia. Recientemente ejerció de telonero de Morrissey, cuando la lógica sugiere que debería haber sido al revés: “Fue un buen emparejamiento, al final no sabíamos quién llevó a más público. En contra de lo que te hayan dicho, Morrissey es un tipo encantador. Le conocía de… Bueno, los británicos que vivimos en Los Ángeles solemos quedar para tomar té y recordar la vieja patria”.

Cuesta imaginar semejante tea party, siendo Morrisey un antimonárquico vociferante y Tom un devoto súbdito de Isabel II, que le nombró sir en 2006, sobre el fondo de ese coro de voces disidentes que siempre protesta cuando se honra a un exiliado fiscal. La voz vigilante advierte que no proceden “las preguntas políticas”.

Desde 1974, Tom reside en Estados Unidos, donde tiene su principal mercado. Fueron demasiados años en Las Vegas, reflexiona: “Sinatra me dijo que tuviera cuidado, que Las Vegas te chupa la sangre. Y es cierto, lo vi con Elvis: actuar se convierte en una rutina y no te das cuenta de que hay otro mundo ahí fuera”.

“Me identificaba con El Cordobés. Yo también fui un chico pobre”

¿Sabes lo de Matador?”. ¿La película de Pedro Almodóvar? “¿Qué? No, no. Matador era un musical basado en la vida de Manuel Benítez. Tenía canciones formidables de Mike Leander y me comprometí a hacer lo que fuera necesario, actuar las primeras semanas, lo que quisieran. Me identificaba con El Cordobés, yo también fui un chico pobre que me lo jugué todo”.

Curioso: hacia 1965, Brian Epstein especuló con unir a sus Beatles con el torero en una película. “Ya ves, nada nuevo bajo el sol. El caso es que, cuando llegué a Londres, el guion estaba alterado. Los defensores de los animales habían protestado y los productores se acobardaron, quitaron muchas referencias al toreo y potenciaron a una especie de Ava Gardner. No lo entiendo: todo era simbólico, los toros estaban encarnados por bailaores flamencos”.

Parece genuinamente cabreado: “Sin los elementos dramáticos, yo me descolgué y el musical se cerró en pocas semanas; echaron la culpa a la Guerra del Golfo pero los responsables fueron los productores. No, nunca he ido a una plaza de toros pero uno debe ser respetuoso con tradiciones que no entiende. Pasó lo mismo con la caza del zorro en Inglaterra, prohibida por gente que nada sabe de…”. Un clic y su voz se desvanece. La entrevista ha terminado.

Via: http://cultura.elpais.com/cultura/2014/06/28/actualidad/1403985955_730661.html