2014 fue un año: Luctuoso, Patético, Vergonzoso ¡Un asco! Por El Bardo de la Taurina.

Para cerrar el 2014 la torera Karla de los Ángeles sufrió dos cornadas y otras cuatro personas resultaron heridas, una de ellas de gravedad en la Plaza México.

Eduardo del Villar ‘El Cabo’ muere por negligencia de las autoridades, la empresa y los servicios médicos que ponen de luto a la fiesta, por unos días, porque luego ya que se secó el pañuelo de las lágrimas, ya solo queda esperar el siguiente muerto en el ruedo o en el callejón.

  • La crisis de novilleros con hambre de triunfo, enjundia para entregarse y vocación para oficiar se ha vuelto patética, claro con excepciones como la de Antonio Mendoza y Diego Emilio que son ‘Farolitos que alumbran la noche, de duro cierzo invernal’.
  • Un bonche de ganaderos y empresarios se han pasado por el arco del triunfo a jueces blandengues, hasta convertir esto en algo vergonzoso, dando como resultado que las plazas se vean extintas de trapío y de público, con excepciones como Cinco Villas.

Cuando se tienen sesenta años de ver, oír y leer sobre esta fiesta, pues es lógico que uno ya tenga flameadas las neuronas entre otras las que tienen que ver con retener en la maceta lo que se ha presenciado en ese lapso que ha de ser como de más de veinte mil tardes, así que como no me acuerdo de lo que sucedió hace rato, así que digamos al detalle ‘mis chatos’ y voy a venir a presumirles que tengo los datos aquí en la yemita de los dedos y que me los malabareó sin script ¿o como se dice, sin guion? nanay, nanay, porque de esos periodistas solo hay dos con la sesera de lujo y lo son Heriberto Murrieta ( Vitacilina para el ardor) y Eduardo Maya Lora el de ‘Voces de luces’ y no es que sea pecado no tener esa retención, lo que pasa es que esos dos jóvenes señores parten el bacalao en otra mesa, cuando el menú es cuestión de memoria.

Así que por ello ‘pos’ no voy a venir aquí, si de todas maneras ya estoy aquí, con eso que llaman el resumen del año, pues además como estará la cosa que ni me había dado cuenta que ya se pasaron doce meses de oscuridad, ¿será por eso que no veo ya muy bien los detalles o pormenores de esta fiesta que está convertida en una verdadera pachanga que da asco?

Y es que si no fuera así, que si lo es, digo yo pues estaría rete concurrida y no como está, cachondeada y desgastada como el tango ese que cantaba un francés hijo de una suripanta con acento argentino y que se partió la madre en la que sería la patria de Pablo Escobar Gaviria, ¡que pinche revoltura! Igualito al desorden que se vivió este año aquí en una tierra que tiene ya casi quinientos años de montar espectáculos taurinos y ahora que por la práctica se deberían de montar con los ojos cerrados y bien montados, a los encargados de hacerlos se les está olvidando como hacerlo y por ello insisto este año taurinamente fue una asquerosidad, ¿o que ya se nos olvidó, lo que ha salido por la ‘Puerta de las lamentaciones’?, en una Fiesta que es de Toros.

Les digo que esto de la memoria me trae jodido, tan es así, que ya se me olvidó de que íbamos a charlar, así que solo les dejo el encabezado y un apretado abrazo de gratitud por haberle abierto las pantallas de la computadora a estas letras durante este año.

Anuncios

Dios Perdona la Inocencia – Demonios Sueltos en cierre de año en La México.

Apagados los reflectores taurinos “por vacaciones”, dicen, el toro vuelve a la normalidad no tanto en tamaño como en importancia. Y como los trastos que la corrida cabrereña no son lo expertos o sólidos el juego, en lo bueno o en lo malo, deja en evidencia a la terna e incluso a las cuadrillas en una tarde en la cual ni los espectadores se salvan de los recuerdos que en sus pitones traen estos toros que nos recuerdan que, pasada la prueba de la edad y el trapío, en la Fiesta no hay realmente enemigo pequeño.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Se van dos toros detrás del callejón, cuarto y quinto. Se van a la enfermería una torera, dos monosabios, un aficionado, tres porteros…

Y todo esto que parece y es extraordinario no hace más que demostrar que, en pleno 28 de Diciembre, el único torito inocente es y ha sido Pedro Infante, en su célebre personaje de José del Toro en la trilogía rodriguista del carpintero-boxeador. Esto es porque aun pequeños, fieles a su histórico encaste, los seis D’Guadiana pueden causar desaguisados.

O dar posibilidades de triunfo.

Así tenemos que, otra vez, un toro bravo se cruza en el camino de Karla de los Ángeles, la poblana a quien, sabrá Dios, le ha puesto el oportunismo y la componenda y, afortunadamente, Dios, a pesar de las inocentadas, ha estado en la Plaza porque ese primero, cárdeno clarísimo como los nevados picos del Altiplano mexicano, exige pese a ser berreón, en el caballo y el los trastos. La toricantana entonces, en plena inocencia, cree que dado el tamaño del astado le podrá hacer lo que con los novillos hace.

Por ello, los lances de salida son apurados y en el intento de tafalleras la torera es desarmada. El toro, aun pequeño reacciona siempre distinto al novillo. La adultez, la madurez, brinda siempre seriedad. Aun así, la perdona en el quite, a la cuadrilla en banderillas e, incluso, a la propia novillera que se dobla sin efectividad. Comete un error por principio, tratar de dar el circular con la derecha tras molinete a la trágala.

No obstante el tropezón, la torera intenta y en un momento liga dos derechazos que muestran al toro con temple y emoción con la derecha, rebrinca pero es ahí donde el torear debe no solo atemperar, sino templar y mandar. Que someter es torear. Pero Karla, tan lejos del fundamento torero, producto del tópico, no sabe qué hacer.

No hay que ser ni José María de Cosío o Roque Solares Tacubac para saberlo. Ya no hablemos de la omisión de formas en la ceremonia. El sainete en la hora de la verdad muestra que la novillera está ayuna del mínimo consejo, ni siquiera cita al hilo del pitón derecho y de ahí la primera cornada en peligroso embroque y después el nuevo intento, a toro arrancado, no cuenta con el fundamento -o listeza- para pegar la estocada recibiendo, que estaba en posición de hacerlo.

Entonces llega la segunda cornada, malamente, de inocencia y menos mal, bendito Dios, la cosa no ha sido peor. Que ha podido ser. Edmundo Navarro voltea y es prudente al no intervenir de inicio cuando la asistencia llega pero luego, trata de dar tiempo a que se lleven a la herida, solo que tarda más de lo que Edmundo supone y, como no voltea a ver de nuevo, termina por poner en suerte al toro.

Que se carga a varios inocentes.

“Gamusino” le pega al monosabio Federico Domínguez “Gamuza” una cornada fuerte, también producto de la inocencia porque su culpa no ha sido. Dios no permite, afortunadamente, que la cosa sea peor ni que llegue –ni pensarlo- a lo de Gamuza padre hace más de treinta y cinco años. Una pena que todo esto derive de una pésima decisión de acartelar a la toricantana.

Inexplicable.

El segundo de la tarde es el toro de la corrida.

Precioso cabrereño embiste fuerte y largo. Hilda Tenorio es la esperanza de que el necesario orden arribe a la Plaza México. Comienza bien a la verónica y el toro responde también ante el caballo, donde se crece y pelee. Tenorio, tras los lances en los medios, perdona al toro del segundo puyazo, que tenía que ser un picotazo no desangrale.

Por ello el toro crece aun más. Se va para arriba en banderillas e Hilda no consigue domeñarlo de inicio con los doblones. Algo deja suelto y termina por pasarle factura al no doblarse lo suficiente y no conseguir hacerse de la embestida y lograr que el toro deje la fuerza y saque la esencia.

Que es brava.

Por ello, taurinamente, la tarde se acaba luego de dos tandas por derecha de Hilda, solo en la primera se confía y el resto es indecisión, cuestionamos el no abrirse a los medios, el obligar desde su colocación o la elección de terreno. No, Tenorio ha tirado de la suma blancura de las rayas del tercio y deja el rojo del olé en silencio tras no entenderse ni a izquierdas ni a espadas.

Todo queda en silencio.

Y hasta aquí queda el interés estrictamente taurino.

Lo demás es la invalidez del tercero, que aun así desarma a Lupita López que echa sonrisas al tendido a partir de eso. Solo dos naturales. O su desesperante monotonía con el manso quinto que le pega la voltereta al entrarle a matar. E Hilda Tenorio, sin opciones o mayor inventiva ante cuarto y sexto, deja a la tarde de la inocencia en mal intento de lograr la trascendencia taurina.

Seamos claros.

El toro, siempre el toro, en la malo como en lo bueno nunca es inocente, tiene en su sangre la capacidad de atacar, de matar en última y primera instancia. La inocencia, la ingenuidad, aun en veintiocho de diciembre, no puede encontrarse en la Plaza de Toros, ni mucho menos –lo sabemos bien- en los taurinos. Más listos que el hambre y será porque la conocen mejor que nadie.

De ahí que de dos saltos al callejón, uno rompe la piel al estoico y heroico –que no es la primera vez- Gonzalo Martínez, de parte del cuarto, y el quinto deja una lesión de cara de suma consideración al portero César Sánchez en el quinto. Aun así pudo ser peor, ante tanta inexperiencia e inocencia, si los toros han traído una mala intención, la tragedia habría llegado.

No es así porque Dios nunca nos abandona.

Ojalá y no nos abandone porque apenas rebasamos la primera mitad de una sufrida… Temporada.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2014-2015. Domingo, Diciembre 28 de 2014. Décima Corrida de Derecho de Apartado. Menos de un Quinto de Plaza en tarde fría y nublada con cierto viento en la lidia del segundo y durante la lidia del sexto.

6 Toros, 6 de D’Guadiana (Divisa Verde, Rosa y Blanco) Desigual de presencia. Armónicos los tres primeros, zancudos cuarto y quinto, acochinado y chico el sexto. Cuarto y quinto saltan al callejón. Los dos primeros con bravura y exigencia en su juego en los tres tercios. El resto manseando, débil el tercero y deslucido los demás. Cuarto y quinto saltan al callejón tras salir a la arena.

Hilda Tenorio (Granate y Oro) Silencio tras aviso, Silencio y Leves Palmas en el que mató por la tercer espada. Lupita López (Marino y Oro) Silencio y Palmas. Karla de los Ángeles (Salmón y Oro) que toma la Alternativa, Ovación tras retirarse a la enfermería en el único que mató.

La tercer espada tomo la alternativa con el toro “Gamusino” número 21 con 495 kgs, cárdeno claro de la ganadería titular.

Se desmonteran, benévolamente, Diego Martínez y Christian Sánchez al banderillear a cuarto y quinto, respectivamente, este último aun tras haber pasado en falso. Las cuadrillas batallan toda la tarde. Edmundo Navarro, sin intención alguna, echa al primero de la tarde encima de las asistencias y Juan Ramón Saldaña hace un quite a Alfredo Ibarra en el tercio de banderillas del segundo de la tarde.

Pasan a la enfermería siete personas en total: la tercer espada, el aficionado Gonzalo Martínez que se encontraba en el Callejón con una lesión en la mano izquierda, dos monosabios y tres porteros. La toricantana reporta una cornada de 12 centímetros en el tercio medio de la cara anterior del muslo derecho y otra de 10 centímetros en el glúteo izquierdo. El monosabio Federico Domínguez “Gamuza” sufre una cornada grave en el glúteo de más de 20 centímetros de extensión en el glúteo izquierdo y el portero César Sánchez sufre fracturas maxilofaciales y fuerte traumatismo en el paladar.

Querétaro: Una Moruchada Navideña.

Embedded image permalink
El Payo.

Por Juan Carlos ValadezDe SOL y SOMBRA.

Querétaro, Qro.- Don Fernando de la Mora tendrá siempre mi respeto como ganadero, es un experto en la materia sin lugar a dudas, un sabio con toda una vida dedicada al campo bravo. Pero de un tiempo a la fecha, su química se ha perdido y la bravura de su ganadería se ha ido extinguiendo como la credibilidad de nuestro Gobierno Federal.

Los toros ¿ah, pero eran toros? lidiados ayer dejaron la corrida navideña en casi nada que destacar. La corrida floja, anovillada toda ella -algunos producían vergüenza ajena- claro, como siempre hay que recordar estos toros los quieren los toreros y los han visto sus mentores en el campo hasta el hartazgo. Todos muy nobles, eso sí, como los quiere Don Fernando para que se los pidan las figuras, pero sin la casta necesaria para contribuir al éxito del espectáculo.

En resumen: una corrida indecorosa de presentación, borrega e inválida, de Fernando de la Mora.  Vaya añito que lleva Don Fernando, vaya añito.

Abrió el festejo el rejoneador Alejandro Zendejas con un novillo que le permitió el lucimiento y con el que pudo demostrar sus avances para deleite de la afición queretana. Dicho lo cual, se debe aclarar que el entusiasmo provocado no fue la lógica respuesta a una actuación que dista mucho de haber sido pletórica, porque a Zendejas le falta mucho camino aun por cabalgar.

Tras un rejón en lo alto el juez de plaza inexplicablemente le negó el trofeo siendo abroncado por los asistentes de lado de sombra, tras las protestas Zendejas dio una merecida vuelta al ruedo.

Abrió el festejo de los de a pie El Zotoluco y la navidad como que se nublo.

¿Por qué se preguntara usted? Pues porque el Zotoluco es un alma en pena por estos días y hay una cosa que los empresarios se niegan a ver: El Zotoluco no está ni se le espera.

El Zotoluco simple y sencillamente está un bache.

No lo ve claro y cada tarde es la misma imagen de la derrota. Tiene unas prisas incomprensibles por acabar sus tandas y parece que ya le pesa el traje de torear. Su lote valió poco, pero él estuvo en un tono gris.

El Payo es todo lo contrario, digamos que es la otra cara de la moneda.

Ayer se esforzó con un lote anovillado que no se prestó para el lucimiento, pero del cual se llevó una merecida oreja de su primero a base de mucho insistir.

Ante el declive de la tarde, tuvo que regalar un astado para salvar al ganadero del fracaso inminente.

Lo cual no paso del todo.

Por la antes puerta de los sustos salió un astado de Don Fernando, que le avisó al querétano que le haría su tarde mágica desde que lo recibió con el capote. A propósito, un novillote impresentable.

El Payo lo toreó con suavidad exquisita, estando en torero, conectando algunas series de muletazos con mucho reposo y temple por ambos pitones, pero todo esto y no hay que olvidarlo, ante un astado que más que bravo parecía que había ensayado su acto en alguna pastorela escolar.

Pero ya para esas horas el ambiente navideño y las copas hicieron el milagro en el tendido.

Dejo una estocada de efectos letales y el juez saco de su bolsillo los dos pañuelos blancos, para que El Payo abandonara la plaza en hombros.

Se esperaba ver a Armillita en esta plaza, como algunos lo hicieron ilusionados en aquellas Navidades de finales de los años 70s, cuando se presentó en esta plaza su tío Miguel.

Pero la realidad es que…

Fermín Espinosa “Armillita” hizo una carrera de novillero muy “apenitas” y como parece que se inscribió a la universidad dejando materias pendientes de la prepa, ahorita anda queriendo ser universitario antes de tiempo y al mismo tiempo terminado de cursar la prepa novilleríl.

¿Será quizás esa la razón por la cual lo siguen anunciando con encierros anovillados?

Fermín tiene buena maneras, eso no se lo discuto y tiene un oficio autodidacta natural, pero se le ve limitado de recursos y de valor.

Ayer ante un lote que no era para albergar grandes esperanzas, el novel torero no quiso o no pudo dar el paso hacia adelante. Ni tampoco sudo el terno como se esperaría de un joven matador recién alternativado.

Simplemente se quedó sin ideas, mientras las luces se apagaban.

Resumen

Querétaro, Qro.- Plaza “Santa María”. Corrida Navideña. Tres cuartos de entrada. Toros de Fernando de la Mora.

El rejoneador Alejandro Zendejas: Vuelta con petición. Zotoluco: Silencio en su lote. El Payo”: Oreja, ovación  y dos orejas. Fermín Espinosa “Armillita”: Silencio y leves protestas.

Twitter @Twittaurino

Embedded image permalink
Armillita.

Apizaco: El Regalo No Prometido – Estrella Encierro En Esperado Festejo Navideño.

JOSE
Joselito Adame finalizo su temporada 2014 ayer en Apizaco.

El anuncio del toro convoca a tomar el rumbo del escape cortesiano para llegar al frío Tlaxcala donde la Navidad taurina se rompe con el fallo del cárdeno encierro de De Haro. A manos atadas, la multitud se estrella con lo que no se espera de una corrida como esta: sosería, descastamiento y la versión más contraria del toro tlaxcalteca. La difícil facilidad de Joselito Adame y Sergio Flores supera todo obstáculo taurómaco planteado por sus lotes que la risible actitud de José Luis Angelino y su cuadrilla no termina por borrar.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA. Apizaco.

Se cayó el cielo tlaxcalteca sobre la Ciudad Rielera de Apizaco en la Noche Buena más lluviosa que se recuerde en el Altiplano.

Por ello, imaginamos, que la Monumental de Apizaco tiene la cara deslavada, la pintura que está por caerse o los asientos con su cemento deshaciéndose que muestran ya la varilla. Las tablas del redondel en estado lamentable hacen notar que tal abandono en de la Plaza puede incidir directamente en la lidia.

Punto más que lamentable.

Principalmente en una entidad cuyas demás Plazas se remozan y se muestran con orgullo, extrañamente contemplamos como la Monumental se encuentra más cerca del abandono que de el resplandor. Y es que una plaza, si es en verdad de importancia, “Debe todos los días lucir como se inaugurara”, dice un célebre empresario del Bajío.

No es así en Apizaco.

Y la corrida, tan esperada, tan cantada y tan expuesta a todas las luces… y a todas las sombras, tampoco brilla a pesar de su hermosa pinta. Sospechosos de pitones, comienzan fuertes, vigorosos, pero conforme pasa la lidia algo deja de funcionar y la promesa de bravura se diluye.

Ocurre con el primero que toma dos puyazos, el segundo casi señalado. Ante él, José Luis Angelino se muestra templado y técnicamente pulcro con el capote de salida y el toro reacciona bien. Pero exagera el tercio de varas y con la muleta, prosiguiendo un tercio de banderillas flojo en todos sentidos, el astado está más pendiente del torero que hace todo porque camine, pero las miradas del toro y la sosería al rematar la embestida impiden todo intento.

Pinchazo y ovación.

La apuesta de Joselito Adame en una Plaza de la condición de ésta no contempla la nula difusión al festejo ni lo caro de las entradas ni mucho menos la pésima sensación que da un toro que tras el puyazo, contrario y delantero, comienza a sentirse. Baja las manos de inicio se gusta al rematar. Su cuadrilla se complica las cosas pero el hidrocálido las compone con cuatro doblones sensacionales, uno con cambio de mano incluido y, entonces, la faena se rumorea.

Solo que el toro dice, no. Lamentablemente, va a menos, pese a que Joselito desde el cite compone la embestida y la prolonga en derechazos, principalmente, donde manda fenomenalmente pese a la cara arriba y la protesta. Poco al natural, Adame termina al ternando de la firma y trincherazo para acabar de citar en los mismos medios a matar y cobrar entera tendida que pone en sus manos la oreja.

La Puerta Grande se queda pendiente puesto que el quinto, irrenunciablemente tlaxcalteca, es un toro que en su tipo está más cerca de la antigua Tepeyahualco pero cuyo juego está más cerca de la querencia que de embestir largo y con celo por abajo. Casi desarmado en la muleta, Joselito luce con el capote, suave y despacio, y solo queda el tratar de ajustar alturas y tirar de el largo.

Pero el toro tiene nada. Y la espada alcanza hueso.

Entonces Sergio Flores, con el tercero, lo borda en tres verónicas de inmensa valía. Ya no prosigue e intercambia innecesaria chicuelina y enorme rebolera. Su cuadrilla no alarga las embestidas. Aun así Sergio les brinda su penúltimo toro del año. Inteligente, fácil y valiente batalla para encontrar la embestida con la reducida bravura del toro que no es capaz de humillar por entero una embestida completa.

Para el cuarto la desilusión está latente. Angelino parece ir por todas a los medios de hinojos pero el toro ni encuentra. Este cuarto es hermoso en la foto pero lo es menos en la Plaza. José Luis insiste y aun puede recetar dos largas cambiadas en tablas pero termina desarmado y huyendo del toro que le alcanza y, tras levantarlo del glúteo, le estrella en los tableros.

Que por sorpresa resistieron.

Ahí, noqueado en pie, Angelino levanta a todos sus paisanos que le correan casi todo lo que en adelante hace. Incluso un buen tercio de banderillas, sumamente ovacionado. Pero el arrebato puede más al buen toreo. Angelino dispuesto está con el toro que regatea, se queda corto y echa la cara altísima, por ello poco obtiene. Ni el espadazo, medio y delantero. Pero la chapucería se dispara al otorgar una oreja y emberrichanrse la gente en que dos tenían que ser.

Malos modales.

De Gerardo Angelino, el propio matador y Luis Castañeda, que alborotaron a la Plaza contra el Juez, que no tiene la mínima personalidad, mendingando la oreja. Y José Luis Angelino las rechaza y, además de lanzar vituperios, da una vuelta como su torero con el cuarto: rápido e intempestivo.

La última esperanza es el sexto. Otra vez, Flores precioso y exacto en el recibo capotero más un puyazo medido y el trazo largo en dos tandas derechistas de pleno entendimiento y entrega. Aun se luce en vitolinas pero el de haro reacciona extraño: dos muletazos con la embestida abajo y el tercero el cabezazo. Solo Sergio Flores consigue que no se vea lo tan malo que fue. Falla con la espada.

Pésima la iluminación de la Plaza. Para rematar.

Hay veces que se nota cuando las cosas son a fuerzas. Igual que como dice José Luis Ramírez “El Padrino”, si no se disfruta hacer empresa, para qué hacerla. Apizaco requiere un rescate urgente y hay que pugnar por él.

Empezando por el toro siempre, la Plaza y la Autoridad.

Y esto es urgente pues si no, acabará como esos niños que piden una cosa y les traen otra y lo peor es ese día que reciben lo que no piden, jugando a fuerza o, de plano, en la ignominia total.

Pegando y fallando, dándole y dándole, perdiendo el tino.

Y el camino.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Apizaco. Plaza de Toros Monumental “Rodolfo Rodríguez”. Tradicional Corrida Navideña. Jueves, Diciembre 25 de 2014. Mitad de Plaza en tarde muy fría con cierto viento. Mala iluminación de la Plaza que tristemente guarda un pésimo estado material.

6 Toros, 6 de De Haro (Divisa Tabaco y Oro) Desigual en presentación. Sospechosa de pitones, principalmente los dos primeros. Precioso el quinto de la tarde, en el tipo de la casa la mayoría salvo el segundo, cárdeno muy oscuro y de hechura distinta. Mansa y descastada en general, distraída y tarda en la muleta. Toma el primero dos varas el resto solo una, tras el primer tercio vienen a menos con la cara arriba y probando. El sexto embiste por pitón derecho a la muleta aunque solo momentáneamente.

José Luis Angelino (Marino y Oro) Saludos y Dos Orejas con Fuertes Protestas. Salió a Hombros. Joselito Adame (Ciruela y Oro) Oreja y Palmas. Sergio Flores (Espuma de Mar y Oro) Palmas y Fuerte Ovación.

El tercer espada se presentó en esta Plaza.

Mal la Autoridad al no aguantar la presión y ceder ante la amenaza del primer espada y su cuadrilla.

Pésima tarde de las cuadrillas en general. Toda la tarde los montados han picado defectuosamente, los banderilleros bregando generalmente enganchados y clavando a cabeza pasada.

Mariano Ramos, una pérdida cultural.

Mariano y Timbalero de Piedras Negras.
 

La tauromaquia como expresión profunda de un carácter nacional, dominada por la transculturación o el sincretismo –al menos en México, donde su práctica precede, por ejemplo, al culto guadalupano–, se encuentra ahora sometida a una discusión tan vieja como su raíz: sufrir la prohibición o sobrevivir en la mediocridad empresarial cuya zafiedad mercantil la ha convertido en un pobre espectáculo sanguinolento sin mérito ni valores reales.

En esas condiciones, sorpresivamente, murío hace poco mas dos años en un hospital (no podía haber sido en un ruedo) el torero mexicano más significativo e importante de los últimos treinta o cuarenta años, habida cuenta de la desaparición, hace ya años, de Manolo Martínez: Mariano Ramos cuyo valor intrínseco jamás fue advertido por quienes confunden la fiesta de los toros con la parte menos importante de la herencia hispánica y no tienen ojos para advertir los matices y acentos de la tauromaquia mexicana.

No es una cuestión de inútil nacionalismo trasnochado. No, es algo mucho más gozoso e interesante: reconocer primero y advertir, después, cómo el mestizaje taurino tiene su propia expresión, su propio e irrepetible valor. Su propia clase.

Si en materia de la lengua, Ramón López Velarde dice: “…al idioma del blanco tú lo imantas…”; en materia taurina la ejecución mexicana le transfiere al lenguaje un distinto sentimiento, una diferente forma de expresión; otra emotividad, otra dimensión espiritual, más allá de los bigotes de Ponciano Díaz y las desventuras lánguidas de Silverio Pérez o el poderío insuperable de Mariano Ramos.

Los afectados de la fiesta, casi todos ellos mayoría impostada y autocomplaciente en tendidos y barreras de exhibición dominical, siempre han desdeñado las claras expresiones de la tauromaquia mexicana, mientras nostálgicos de una España de cartel y capirotes de Semana Santa en Sevilla, suspiran por los peninsulares sin darse la oportunidad de entenderles a sus ojos.

Ellos y sus empresarios o sus cronistas “totalmente palacio” se han encargado de divulgar los lugares comunes de la equivocación incomprensiva. Sólo vale la clase de los toreros españoles; sólo es poderoso quien cecea, sólo sabe torear quién no nació aquí. Por desgracia ha sido ese criterio dominante en el lenguaje “crítico” cuya facilidad ha permeado todas las entendederas, especialmente las más esponjosas y por el cual los toreros mexicanos son “corrientes”.

Y de entre ellos citaban siempre el “pero” de Mariano Ramos. No importa si mató más de dos mil toros con apenas un simple rayón en una axila durante una corrida, creo, en Venezuela, y un dedo roto en la Plaza México tras una voltereta.

–Sí, pero era muy corriente; decían quienes no saben ver o ven sin saber.

Como el toro, no hay otra expresión estética cuya observación requiera una mayor educación visual ni un mayor entrenamiento de la mirada. Su fugacidad, su dificultad (una combinación entre calificación técnica y apreciación plástica) dificulta su comprensión y su gozo. Apenas sobrevive en ocasiones, la emoción ante lo incomprensible.

Quienes hemos caminado muchas plazas a lo largo de muchos años hemos visto toreros de diferente categoría, mérito y sello. Pero de entre todos ellos Mariano Ramos es uno de los pocos con quienes hemos podido compartir la epifanía. Me refiero, obviamente, a la faena de “Timbalero”, el cárdeno de Piedras Negras.

No voy a reseñar en este espacio la faena ni la emoción de aquella tarde. Pero si sólo hubiera visto esa faena en mi vida, bien podría decir: he visto el milagro absoluto de la fiesta. Claro, por fortuna hubo otras muchas. Camino, Arroyo, Huerta, Martínez, Rivera, Solórzano, Romero, Manzanares, Chenel, Tomás, Caballero, Morante, Leal, Martín, Rincón; en fin.

Hoy quiero recordar apenas una historia personal de las muchas compartidas con Mariano.

La tarde se había despeñado en el aburrimiento de un encierro imposible. Mansos e inválidos los toros. Los toreros estaban peor. Con un amigo abandoné el coso. Salí por la puerta del sur y al llegar a la esquina de Alberto Balderas, cerca de Atlanta, donde ahora está la Asociación de Matadores, cuando todavía no había ejes viales, tres montoneros acechaban al matador quien defendía a una “gachí”, su acompañante.

Uno de los agresores tomó una botella de refresco y con ademán teatral la rompió en el filo de la banqueta. Con ella amagaba al matador quien a mentadas de madre lo retaba con la espalda a la pared.

–Mi amigo y yo cruzamos la calle a trancos y nos pusimos del lado del torero.

–Ya somos tres, Mariano, le dije. Sonrió nervioso.

–No, dijo mi compañero, ya somos cuatro: y sacó una .45 con la cual se había introducido al coso sin despertar sospechas.

–¡Órale, cabrones, a correr…! les dijo.

Un 5 de octubre del 2012, murió Mariano cuyo talento taurino hubiera merecido una mejor administración. Como dijo alguna vez Leonardo Páez, taurinamente este país le quedó chico.

Y por consecuencia, digo yo, el otro siempre le fue ajeno.

Por Rafael Cardona.

Tijuana: La lucha por los toros.

Los grupos taurinos de la localidad se han unido ante la colocación de una Ley que prohibiría las corridas en Baja California. La propuesta se encuentra en el Congreso local y, dicen los expertos, afectaría al turismo y la economía.

Por Marcos Angulo Álvarez.

A lo largo de los años, la fiesta taurina se ha convertido en toda una tradición en México. En todo el país existen plazas que son prácticamente recintos sagrados para los toreros y aficionados a los Tauromaquia.

A pesar de su arraigo en muchos estados de la República Mexicana, esta Fiesta ha sido prohibida legalmente con una nueva Ley Anti-taurina.

Hasta el momento, un estado donde la Fiesta Brava ya fue erradicada, fue Sonora el cual se convirtió en la primera entidad en aplicar la Ley de Protección a los Animales.

Mientras que en otras entidades federativas  sucede lo contrario, ya que la Tauromaquia es considerada como Patrimonio Cultural: Aguascalientes, Hidalgo, Guanajuato, Zacatecas, Michoacán, Querétaro y Tlaxcala.

En el caso de Baja California, se está considerando la prohibición de la fiesta de los toros, al gestionarse en el Congreso del Estado una reforma a la Ley de Protección a los Animales Domésticos.

Por tal razón, las Peñas Taurinas, los toreros, así como todos los aficionados a la Fiesta Brava, se han unido en una campaña para luchar en contra de la erradicación de los Toros en el “Estado 29”, la cual ha estado presente por más de 125 años y por muchos de ellos ha significado un gran atractivo turístico que genera derrama económica.

“Todo este movimiento anti-taurino en concreto es un cuestionamiento político, utilizado por los partidos o la gente que está en el poder, para llegar a la simpatía de las personas que están enfocadas en proteger a los animales. Pero acabar con la Fiesta Brava es acabar con el toro de lidia, éste vive  y se desarrolla para esta fiesta, si acaba, va terminar como todos los demás animales de consumo humano”, indicó Ricardo Zurita, presidente del Consejo Nacional de Peñas Taurina de México (CONTOROMEX).

“Desde el punto de vista jurídico, esta propuesta es violatoria desde los más elementales Derechos Humanos, hasta una serie de disposiciones normativas que van desde la Constitución. A nivel internacional se han promovido muchos juicios de este tipo, y todos los han ganado los taurinos. En lo personal me han tocado defender cinco juicios en México y hemos ganado cuatro, esto demuestra que es un espectáculo legal y legitimado, además de una tradición”, complementó.

Zurita, quien también dirige la Peña Taurina denominada “Tijuana-Tierra-Taurina”, recordó que hace un par de años la fiesta de los toros fue incluida en el proceso de ser considerada Patrimonio Cultural en Baja California.

“En nuestro estado logramos que el ICBC (Instituto de Cultura de Baja California) aprobara el procedimiento para hacer que esta fiesta sea considerada como Patrimonio Cultural. De los 18 votantes que asistieron, solo tres votaron en contra”.

Sobre las razones que se dan para prohibir los Toros, Zurita mencionó:

“La gente que está en contra es prejuiciosa, que hasta nos han clasificado de violentos. Otra faceta es la hipocresía y doble moral, porque la gente está consciente de cómo mueren los animales que son utilizados para consumo humano, pero están en contra de los toros. Y que no debemos de utilizar y matar al toro por diversión”.

El defensor taurino afirma que resulta ilógico que la Fiesta brava se haya prohibido en estados de la República Mexicana como Sonora o Guerrero, al ser plazas en las que prácticamente no existen los toros.

Por el contrario, hay más estados en los que esta fiesta ya fue nombrada Patrimonio Cultural.

En el caso concreto de la propuesta Ley Anti-taurina en Baja California, Ricardo Zurita refirió:

“El diputado que la promueve es Francisco Barraza Chiquete, que es de un partido de la minoría como lo es el PBC. Promueve esta Ley por quedar bien con cierta gente que está en contra de los toros. Ellos saben y les consta que esta iniciativa no va a seguir, porque como es anti-legal, esta gente lamentablemente carece de información del tema, y en mi punto de vista están siendo irresponsables al tomar una decisión de la cual no están conscientes de lo que van a afectar”.

— En el peor de los escenarios, ¿qué pasaría si esta Ley Anti-taurina fuera aprobada?, cuestionó ZETA.

“Nos veríamos en la necesidad de impugnarla en todos los tribunales, con todo los elementos de mis experiencias anteriores. Esperemos que no llegue a darse esto”.

En 2012, en Tijuana se intentó prohibir la entrada a menores de edad a las corridas de toros, promovida por el regidor Edwin Areizaga y rechazada contundentemente en el Cabildo.

“No puedes prohibirle a un padre llevar a su hijo a los toros, puede llevarlo a donde él desee. Lo que alegaban era que provocaba daño psicológico a los niños. Al final el voto que marcó la diferencia en esta propuesta fue precisamente del Partido Verde Ecologista, el cual está impulsando esta Ley Anti-taurina”.

Para el matador de toros Uriel Moreno “Zapata”, la permanencia de la Fiesta Brava es importante para la cultura mexicana: “Es muy importante manifestarnos y levantar la mano por los toros, que vean que es un espectáculo que, aparte de que es parte de nuestras tradiciones, cuesta organizarlo, y por ende, genera empleos en nuestro país.

“Ojala los políticos se preocuparan por ordenar muchísimas cosas que están mal en México, como lo es la inseguridad, que sepan que hay prioridades. Esto es algo que nos han heredado los españoles, y es un espectáculo por elección como el cine o el teatro, si quieres vienes y si no, pues no, simplemente deberían dejar decidir a la gente”, argumentó el torero.

— ¿Qué crees que se tiene que hacer para salvar la Fiesta Brava?

“Creo que los mismos taurinos necesitamos informar a la gente lo que es la Fiesta, porque te metes en internet y encuentras información que es mentira. Que maltratamos a los toros, que los picamos, que les echamos cosas. El toro se cría para ser lidiado en una plaza de toros, tiene cuatro años y se lidia en su plena madurez, para eso se desarrolla; si desaparece la Fiesta, se va también el toro. Además, dicen que esto genera un trauma, y yo desde pequeño he venido a las plazas, recuerdo que mi padre me llevaba y jamás me afectó ver a los toros. Esto es una fiesta familiar, y es lo que se tiene que informar”.

Por su parte, Alberto Bustamante, empresario taurino, manifestó que espera que el movimiento de defensa de los toros pueda salvar la Tauromaquia.

“La intención del grupo taurino es promover la Fiesta, sabemos que somos muchos y estamos organizados, que la gente siga viniendo a ver los toros”, dijo el promotor, quien hace un par de años fue el encargado de llevar a cabo la temporada taurina en la Plaza Monumental de Playas.

“En lo personal estuve organizando corridas por dos años, y la verdad que fueron cosas muy bonitas y, como lo he dicho siempre, no me arrepiento y lo volvería a hacer. Estamos muy contentos de que podamos todos los que nos dedicamos a esto y amamos la Fiesta, poner un granito de arena para defenderla de la gente que no le gusta y que respetamos. Lo único que deseamos con todo esto, es que nos respeten también a nosotros”, afirmó.

Bustamante adelantó que no desistirán en su lucha por la Fiesta Brava: “Vamos a seguir luchando contra las iniciativas que cada día nos ponen a nosotros los anti-taurinos, y la meta pues es no dejarnos, seguir luchando, porque esto es un ambiente familiar y hay otras cosas por las que se deben preocupar, que son más sangrientas que esta Fiesta”.

La Ley Anti-taurina

El diputado del Partido Estatal de Baja California (PEBC), Francisco Barraza Chiquete, está tratando de establecer algunas reformas a la Ley de Protección de Animales Domésticos, en las que incluye la prohibición de las corridas de toros en la entidad.

Barraza Chiquete considera que la Fiesta Brava es una tradición cruel y despiadada. Por ello presentó el 15 de mayo de 2014, ante el pleno del Congreso, su propuesta de modificaciones a los artículos 8 y 24, en las que busca desaparecer esta práctica que fue traída a México por los españoles.

En ella menciona que el toro es lidiado por los picadores, quienes incitan al animal utilizando una vara con una puya, además de que los banderilleros se encargan de bregar al toro y lo adornan colocándole pares de banderillas; y por último, que el torero somete al ejemplar manejando una muleta, siendo ayudado por una espada de madera o aluminio que le incrustan en la cabeza, hasta causar la muerte del burel.

Y agrega que dicho espectáculo está basado en la tortura, el dolor y el ensañamiento con el toro, así como en el desprecio hacia los derechos de los animales. Además, transmite valores negativos a la sociedad, tales como el uso injustificado de la violencia, el disfrute con la tortura y el maltrato animal.

Barraza Chiquete se basa en lo que estipula la Declaración Universal de los Derechos de los Animales, aprobada por organismos como UNESCO y ONU: “Los animales deberán de ser tratados con dignidad y respeto durante toda la vida, y no serán sujetos de diversión o entrenamiento de la sociedad”.

Asimismo, menciona que existen países alrededor del mundo que han prohibido esta antigua Fiesta, como Colombia, Portugal y Francia, además de Cataluña, en España, donde  se prohibieron desde el 1 de enero de 2012.

Además, el diputado utilizó como ejemplos los estados de la República Mexicana donde ya no se realizan corridas de toros, como Veracruz, Durango, Guerrero y Sonora.

See more at: http://zetatijuana.com/noticias/deportez/14538/la-lucha-por-los-toros#sthash.ffwYr3k8.dpuf

El Arbolito esta apagado Por El Bardo de la Taurina.

imageTengo  el concepto de que esta época la celebran tres tipos de personas, unas los que se conocen como ‘familias muégano’  y cuyo ejemplo son la emblemática familia  de ‘Lagunilla mi barrio’ que jalaban pegados por el ombligo pa’ todo lugar donde hubiese mitote, con la suegra metiche, jeringona, quejumbrosa y sábelo todo, con el perico lleno de corucos, con el compadre ‘galanzón’ que anda buscando arrimársele a la comadre o al revés porque de que las hay más calenturientas que ponche navideño las hay.

Luego viene otro tipo de personas que tienen gusto por la adoración de seres lejanísimos en la distancia y en el tiempo que nacieron como por arte de magia y bueno como cada quien es libre de pensar en lo quiera pues no hay fijón, ya luego vienen los seres como mi menda, que solamente creo en lo que veo, en lo tangible, que es lo real sin futurismos de cielos o infiernos.

¡Gracias! Morante por existir y porque si te puedo ver en forma de divinidad, bueno pero sí disfruto y rete harto estas fechas cuando la cantaora de la torería la Magia se enfunda el delantal y borda un bacalao que no lo compra en La Europea como los pomadosos ¡saludos! Bibliófilos Taurinos, si no que lo ‘pesca’ en el Mercado de Portales y de los romeritos que le quedan de Puerta Grande sólo les digo que lo prepara con mole del tianguis de Miravalle y no del enlatado  que venden en el City Market ¡carísimo! pero bien snob, (por eso Román Martínez el apoderado trinchón de los rejoneadores Joaquín Gallo, el que monta a pelo y le pone los pelos de punta a la gente y del colombiano atracción de jinete y cuadra Antonio Prates), lo tiene como la tiendita de la esquina.

Ahora que la mera neta lo que más me cuadra de esta época es ver la iluminación esa del Zócalo que es más bien pa’ los de Sol General !Felicidades! Porra de las Alturas, pues  pa’ los de barreras y primer tendido me dice mi cuate Fernando Barragán el entusiasta de ‘Mirada Taurina’ que la iluminación que se ponen a un costado del Hospital Militar subiendo pa’ Interlomas y Tecamachalco está de tercer nivel y así ha de ser, pues seguro el mandamás de Toro es Toro la ha de ver mandado encender pa’ que el tocayo de Sebastián Castella la goce.

Pero lo que más me llena es el Árbol de Navidad, aunque el de los taurómacos, da la impresión de estar apagado ¿o fundido?, aunque paradójicamente el domingo se iluminó a medias cuando fíjense ustedes carnalitos les cuento, por qué como casi nadie fue a la plaza bueno algunas docenillas, que el juez Gilberto Ruiz Torres, la libro a medias primero porque dejo pasar algunos cuadrúpedos no del todo guapos y donde sí se vio coherente, fue en que a lo mejor por el frío no sacó las manos de la bolsa y no aventó orejillas ni de regalo, ni de dadiva, omito felicitarle porque conducir con sano juicio es su obligación pues por ello le pagan.

Ya más calientito con el ponche de Iztacalco cortesía de José González, ‘Er’ Niño’ de quien reitero hablando de toros se lo echo al más pintado de los pintados, por eso es figurísima en ‘Voces de luces’ y confidente de Morante de la Puebla ¡Ahí nomás!

¡Ah! y como yo si veo y no tengo empacho en decirlo los dos programas de televisión, recomiendo el de Rafa y el de Beto para quienes no lo vieron, hacerlo detenidamente con el de esta semana y poner mucha atención a lo ahí expresado por los tres ganaderos invitados y muy detenidamente a lo que dijo pasando la mitad del programa el ganadero de Los Encinos Don Eduardo Martínez Urquidi, respecto a las edades del toro y con ello descubriremos el agua tibia de lo que está sucediendo, en pocas palabras nos enteraremos dicho por un ganadero que hay toros con edad de toros y toros sin edad de toros.

Y como ya me agarro la navidad, sería descortés no mandar un abrazo pleno de respeto, de admiración, de reconocimiento y de gratitud a quienes son muy especiales pa’ mi menda y que siempre están presentes en días de sol y de frio mis entrañables amigos Voceadores ¡Feliz Navidad! Cuates.

Octavio García El Payo: “Es un desafio torear en mi Tierra”.

De SOL y SOMBRA.

Octavio García “El Payo” se declaró listo para presentarse por quinta ocasión en su carrera como matador de toros en la tradicional corrida navideña de la Plaza de Toros Santa María, la cual iniciará hoy a partir de las 16:30 horas

El espada queretano llega a este compromiso con un solo objetivo, volver a triunfar en el festejo más importante del año en Querétaro, tal como lo realizó el año pasado, al salir en hombros, así lo mencionó en entrevista exclusiva vía telefónica con Sergio Arturo Venegas Alarcón, en el programa de radio plaza de armas, del Noticiario de Querétaro, que se transmite por Integra 92.7 de FM.

Su principal meta es que el público salga con un grato sabor de boca, “al final quieren ver lo que se ha hecho en otras plazas, tal vez no se ha cuajado un toro en esta plaza como en otros lados y ojalá que sea hoy. Pero cuando se hace el toreo con verdad, con entrega, la gente lo nota y se apasiona”, aseveró “El Payo”.

Para “Payo” siempre es muy especial presentarse en el Coloso de Avenida Constituyentes, lugar donde inició a desarrollársele el gusto por la Fiesta Brava, ya que sus papás lo llevaban de niño a ver a las importantes figuras de aquella época, como David Silveti, Miguel Espinosa “Armillita Chico”, Jorge Gutiérrez, entre otros, “de niño tuve la suerte que me trajeran muy chiquito a los toros, eso alimentó mi afición y por eso fue que me hice torero”, además de que las palmas y los oles tienen un sabor muy especial.

“En Querétaro, cuando llegas a tu tierra y ves que la afición que se entrega y te sientes en casa, con tu gente, es mucho más bonito, más real, tiene una entrega especial, en un marco que conoces de toda la vida, que conoces a la gente y te gusta que te vean de la mejor manera”, afirmó el matador que tomó la alternativa en el 2008, en la Monumental Vicente Segura de Pachuca, Hidalgo.

Respecto al encierro que se lidiará con astados de Fernando de la Mora, comentó que es una “corrida bien presentada” por lo cual confía en que será una tarde donde la afición salga contenta.

“La trajimos tanto el ganadero como los toreros, intentamos traer la mejor nota para que este garantizado el espectáculo que se merece esta tierra tan taurina”, comentó.

En el cartel está anunciado, Eulalio López “Zotoluco”, luego de recuperarse de una operación del meñique de la mano izquierda, y buscará triunfar, como en el 2008, cuando indultó un toro de la ganadería de Santa Bárbara.

“Es un desafío, es un placer torear con el maestro, es un torero que tiene el reconocimiento general”, dijo el queretano.

Del mismo modo está anunciado Fermín Espinosa “Armillita IV”, quien hará su presentación en la Santa María, siendo ésta apenas su tercera tarde como matador de toros.

Fuente: Plaza de Armas.