Nimes, Feria de Pentecostés 2016

image

De SOL y SOMBRA.

La Feria de Pentecostés servirá para que tres de los novilleros punteros se conviertan en matadores de toros.

Álvaro Lorenzo se doctorará de manos de El Juli el sábado 14 de mayo; Ginés Marín en la matinal del domingo 15 con Morante como padrino; y Varea esa misma tarde junto a José María Manzanares.

También habrá una confirmación de alternativa en el Coliseo de Nimes, la de José Garrido en la corrida matinal del sábado 14 ante reses de Torrealta en un cartel que abrirá Enrique Ponce. El único diestro que doblará será el francés Sebastián Castella.

Los Carteles:

– Viernes 13 de mayo. Novillos de Parladé para Pablo Aguado, Leo Valadez y Andy Younes.

– Sábado 14 de mayo. Matinal. Toros de Torrealta para Enrique Ponce, Juan Bautista y José Garrido, que confirma alternativa.

– Sábado 14 de mayo. Tarde. Toros de Garcigrande para El Juli, Sebastián Castella y Álvaro Lorenzo, que tomará la alternativa.

– Domingo 15 de mayo. Matinal. Toros de Zalduendo para Morante de la Puebla, David Mora y Ginés Marín, que tomará la alternativa.

Domingo 15 de mayo. Tarde. Toros de Juan Pedro Domecq para José María Manzanares, López Simón y Varea, que tomará la alternativa.

Lunes 16 de mayo. Matinal. Toros de Fermín Bohórquez para Hermoso de Mendoza, Manuel Manzanares y Lea Vicens.

Lunes 16 de mayo. Tarde. Toros de Daniel Ruiz para Sebastián Castella, Miguel Ángel Perera y Roca Rey.

Anuncios

Corridas de Toros – San Marcos 2016: Ni un solo detalle innovador

image

De SOL y SOMBRA.

Muchos toros y toreros, pero ni un solo detalle innovador, imaginativo y sorprendente en Aguascalientes. 

La empresa Espectáculos Taurinos de México ha cerrado 14 festejos con muy pocas combinaciones interesantes, en donde sobresalen la imposición de las figuras por las mismas ganaderías comerciales de cada año.

Pero la afición de Aguascalientes y del resto de México ya no es la misma de hace algunos años e incluir a estos toreros modernos con sus bondadosos toretes bajo el brazo interesa cada vez menos, razón por la que difícilmente en más del 50 por ciento de los festejos sus protagonistas provocarán colas en las taquillas.

Nuevamente el eje de la feria es el toreo local Joselito Adame, que en esta edición hará el pasillo en tres tardes. Una de ellas en mano a mano con El Juli.

Por los diestros extranjeros estarán Morante de la Puebla, El Juli, Diego Urdiales, Miguel Ángel Perera, Hermoso de Mendoza, Talavante, López Simón, José María Manzanares, Paco Ureña y el peruano Roca Rey. Quedandose fuera nuevamente Sebastián Castella, uno de los toreros predilectos de la afición hidrocalida.

La ausencia más destacada e incomprensible para la afición por parte de los diestros mexicanos es la de Fermín Rivera.

Finalmente pensamos que en los 14 espectáculos no se encuentra una sola gesta, ni un solo cartel diferente, resumiendo: No hay ni una tarde novedosa.

Ante la disyuntiva de cantidad o calidad, parece que la respuesta es obvia. De nada sirven montañas de carteles mediocres cuando realmente lo que la afición espera es que la empresa apueste por la calidad y la innovación.

Tristemente la feria de San Marcos 2016 es una calca de la feria del 2015, 2014, 2013 y así nos podemos ir más atrás…

Estos son los carteles de la Feria de San Marcos que se realizara del 15 de abril al 8 de mayo:

Domingo 17. Diego Urdiales, Arturo Macías y Armillita (Bernaldo de Quirós)

Viernes 22. Juan Pablo Sánchez, Diego Silveti y Roca Rey (Mimihuapam)

Sábado 23. Rej. Emiliano Gamero, Talavante, El Payo y Saldivar (Montecristo)

Plaza San Marcos. 125 aniversario. Domingo 24. Nov. Diego Emilio, Leo Valadez, Andy Younes y Andrés Manrique (Marco Garfias)

Domingo 24. Zotoluco, Morante y Silveti (Teofilo Gómez)

Lunes 25. El Juli y Adame (Los Encinos)

Martes 26. Víctor Mora, Juan Luis Silis, Luis Conrado, Gerardo Adame, Antonio Romero, Alejandro López y Brandon Campos (Enrique Fraga)

Viernes 29. Rej. Hermoso, El Payo y Diego Sánchez (Fernando de la Mora y Barralva)

Sábado 30. Ignacio Garibay, Manzanares y Armillita (Fernando de la Mora)

Domingo 1 mayo. Macías, Talavante y Adame (Begoña)

Viernes 6. Paco Ureña, Fabián Barba y Mario Aguilar (Villa Carmela)

Sábado 7. Rej. Emiliano Gamero, Perera, Adame y Juan Pablo Sánchez (Julián Hamdan)

Domingo 8. López Simón, Saldivar y Sergio Flores (La Estancia)

Twitter: @Twittaurino

¿Existe similitud entre las ferias de México con las de España? Por El Bardo de la Taurina

image

Me preguntaban  ¿si existe similitud entre las ferias de México  con las de España?, la contestación habría que darla con varias respuestas, en lo taurino ninguna feria azteca  se podría comparar con las ibéricas. La razón es que una fiesta no tiene nada que ver con la otra y esto no quiere decir que la azteca este degradada, simplemente que es distinta, aclarando que es así, porque  los industriales del negocio lo quieren así, esto porque el toro chico y descastado sale más barato y sobre todo, porque el desastre lo permiten las masas.

Relativo a la ferias donde sale el toro al ruedo, bastaría con comentar que en la Ciudad de México, que es una de las más grandes capitales del mundo,  ni a feria llega  y por ello desde aquí lanzamos la propuesta, de que dado que en este territorio, el que  ha sido distinguido como el mejor destino turístico del orbe al acreditársele el Worl’s Best Award, lo que en parte se debe a los eventos o espectáculos que su gobierno el que pronto tendrá su propia constitución, ha venido presentando en el Zócalo  actuaciones  por citar algunas que van desde las impresionantes maniobras acrobáticas realizadas por el piloto gringo Chuck Aarón, en el helicóptero alemán de Red Bull para la más reciente película Spectre del agente 007, y que decir de la espectacularidad  que le imprimió el piloto español de la Formula 1 Carlos Sainz a su bólido, en la Plaza de la Constitución.

Ante eso, desde aquí le recordamos o informamos a las autoridades de la capital mexicana, que en el año 1526 o sea hace casi 500 años, en la Plaza Mayor se celebró la primera Corrida de Toros, precisamente en donde hoy está la Catedral Metropolitana. Para esa ocasión se trajeron toros españoles de la región de Navarra pertenecientes al hierro de Don Juan Gutiérrez Altamirano, en referencia a ellos el inmenso Ortega y Gasset diría: ‘Eran toros compactos más prestos y agiles en sus movimientos’.

Tal vez el gobierno de la Ciudad de México no esté al tanto de que aquí se encuentra la Plaza de Toros más grande del mundo y que al conjuro de nombres como Pablo Hermoso de Mendoza, Morante de la Puebla, José Tomás / Pepe Tomy, y los oriundos como Rodolfo Rodríguez ‘El Pana’, Joselito Adame y hasta el torero del pueblo el senil Eloy Cavazos quien anda tirando anzuelos pa’ haber en donde celebra su cincuentenario  de  alternativado, repletarían el Zócalo logrando incluso imponer un record Guinnes de asistencia a una corrida de toros, con lo que lograrían  que el nombre de la Ciudad de México, volara más alto que aquel globo de Cantoya que en el año de 1863 se elevó desde el Zócalo  y luego cayó sobre el techo del Palacio Nacional.

Aquí está la propuesta por adelantado, la cual se oficializará el próximo 16 de abril, frente a donde se encontraba la Plaza de Toros del Voladero, durante la presentación de la obra editorial ‘Centro Histórico, crónicas inéditas’ del cual podremos adelantar que en uno de sus capítulos viene un referencial de aquella ocasión en que el torero más majo que ha parido Sevilla Joaquín Rodríguez ‘Cagancho’, fue recibido por el Presidente de la República que lo debió de haber sido López Mateos, el cual nombro al torero trianero su asesor particular en materia taurina y es que la Fiesta de Toros y Toreros es; cultura, arte e  historia, no quererlo ver así es cuestión de oftalmología  ¿o no es esa la ciencia que se ocupa de la ceguera?

Pa’ la otra respuesta,  la relativa al ambiente, habrá que buscar a Carlos Millet, del programa ‘De Toros, De Ferias y Algo más’  y preguntarle sobre el paralelismo, si es que existe, entre las  ferias  de ambos países, ‘Háaablele’  a Millet  lo pueden localizar en el famoso ‘3’ en Sevilla a la vera de la Maestranza paladeando un Rabo de Toro Glaseado al vino tinto, como preámbulo a rematar con un Cardenal de Mendoza, por aquello del Domingo de Resurrección, y si ya se piro lo encontrara  por los tablados de Triana, en donde José Antonio Morante no ha de querer ni pinchar una aceituna  y si enredarse en el talle de una sevillana, pues ya quedo claro que lo de él, es correr la mano con preciosura, torear entre holanes de fantasía y ponerse guapo en los terrenos del embrujo, que son en los que los duendes bajan al Guadalquivir y las musas se entregan al más gitano de sus nazarenos, el de la Puebla del Río.

Ocho con Ocho: Vox populi Por Luis Ramón Carazo

image

El día 27 de marzo de 2016, en la plaza Silverio Pérez se lidió un encierro ejemplarmente bien presentado de la ganadería de Begoña, propiedad de don Alberto Baillères y lo traigo a colación  puesto que a pesar de no haber asistido a la corrida, por las redes sociales me han pedido que no lo pase por alto y así lo destaqué en mi colaboración semanal.

Con gusto lo hago, viniendo de aficionados que compartimos la creencia del toro como el principal argumento y motor de la fiesta.

¡Va por ellos!

Mucho exigimos que los ganaderos sean escrupulosos y a cuanta plaza envíen a sus astados, respeten ese canon que por ello es importante resaltar al toro armónico, con seriedad en el desarrollo de sus encornaduras.

Por las imágenes que he visto de; por ejemplo el astado lidiado en cuarto lugar por Diego Urdiales, el trapío era intachable y la manera de embestir  fija y humillada, entregando su comportamiento a la muleta firme del torero español.

Desde luego también hay condiciones de lidia y el domingo el viento cuando es tan fuerte como me platican lo fue en Texcoco, no permite el  desarrollo pleno de las faenas y por tanto es importante no dejar de lado ese factor negativo; no obstante, los muletazos fueron muy emotivos, particularmente por el lado izquierdo por el ritmo de la embestida del cuarto de Begoña que iba embebido en la muleta, con el mérito del agregado del torero de atemperar la embestida con el viento en contra.

De haber tenido una buena ejecución de la suerte suprema de la que se llevó un gran susto el torero riojano al sufrir un derrote en su ejecución y llevarse un golpazo, el resultado en trofeos hubiera ido mucho más allá de la vuelta al ruedo.

Con todo y viento, los astados lidiados en los segundos turnos de los espadas que integraron la tercia, esto es además de Diego, Juan Pablo Sánchez y Arturo Saldívar de acuerdo a lo que me platican en especial el quinto un poco menos que el sexto, tuvieron un fondo de bravura que por las fallas en la suerte suprema no provocaron entrega de trofeos, pero como lo cuento, si el reconocimiento de aficionados, que no lo quisieron dejar pasar por alto.

Lo menciono para que cuando menos esa opinión popular no se  pase de largo y no sea el frío resultado el que nos lleve a conclusiones que luego se tornan injustas.

En conjunto el público juzga el fenotipo o forma física y el genotipo o comportamiento que incluye como condición positiva, la acometividad, el acudir con fijeza y mantenerse atento a los ligeros toques de capote y muleta, su duración, alegría, que humille al máximo, el galope y el recorrido.

Son tiempos modernos en los que el público cuando puede exige para el toro su papel protagónico, es justo tomarlo en cuenta y viene a colación relatarlo producto de la emoción que causa relatar los hechos de la tarde texcocana con en el prisma del buen aficionado, en la que resalta la seriedad y en varios de los toros de Begoña, su comportamiento.

Tanto que exigimos y me incluyo, que por eso me hago eco de lo que me pidieron extenderme, espero haber entendido su mensaje y cumplido su petición, agradezco me tomarán en cuenta para hacerlo en ésta colaboración de Ocho con Ocho, ya lo haré en dónde pueda recordando a José Luis Carazo mi señor padre que decía en “En el toreo, el toro es el todo, el torero el medio para crear arte con valor”

Amén.

Mano a mano fallido y un gesto de Fandiño

image

Por Carlos Ilián – Marca.

Se anunció a bombo y platillo un mano a mano para la fecha de Pascua en Madrid, y es que esto de los mano a mano se ha convertido en una moda, vengan o no a cuento. Un mano a mano se justifica por una rivalidad o por el interés de enfrentar a dos toreros que apasionen. Por lo tanto el mano a mano del Domingo de Resurrección en la plaza de Madrid parecía como metido con calzador.Y al final resultó, como se esperaba, una tarde fallida.

Menos mal que la muy seria corrida de Martín Lorca sacó genio y mala uva, lo que mantuvo a la gente muy pendiente de lo que pasaba en el ruedo. Corrida más que agresiva, una corrida para jugársela. No se trataba pues de fuegos de artificio.

Pero el primer toro le sirvió a Morenito de Aranda para ilusionar al personal, muy centrado, encajado se dice ahora, y trenzando algunos muletazos sobre la derecha irreprochables. Pero el buen comienzo no lo pudo sostener en el resto de su lote, muy complicado y que superó, por violento y áspero, al torero de Aranda de Duero, embarullado en un quiero y no puedo.

La tarde se le había puesto imposible a Iván Fandiño, que un quite al primer toro de Morenito de Aranda fue zarandeado de forma espeluznante, aunque aquello no pasó del susto, En efecto, con un lote infumable, a Fandiño se la iba la tarde en blanco, pero la suerte quiso que el sexto fuera devuelto. Salió un toro impresentable de Pereda aunque que metió la cara con cierta codicia. Fandiño se estiró en algunos derechazos estimables y se la jugó de verdad al entrar a matar, volcándose y saliendo cogido. Fue un final emotivo recompensado con una tibia salida a saludar. El gesto merecía algo más de calor.

Plaza de Madrid. Menos de media entrada. Toros de MARTÍN LORCA/ESCRIBANO y un sobrero de PEREDA (5), muy serios excepto el sobrero y de juego bronco.

MORENITO DE ARANDA (5), de burdeos y oro. Pinchazo y estocada corta. Un aviso (saludos). Bajonazo y descabello (silencio ). Dos pinchazos y estocada (silencio).

IVÁN FANDIÑO (6), de vainilla y oro. Pinchazo y pinchazo hondo (silencio).Estocada desprendida (silencio). Estocada contraria (saludos)

Publicado en Marca.com

Sevilla: La afición ha muerto, ¡viva el público!

image
Morante de la Puebla, cabizbajo, tras finalizar la faena con su segundo toro. PACO PUENTES

Galería de la tarde: Domingo de Resurrección .

Por Antonio Lorca.

¡Pasa cada cosa…! El diestro Morante de la Puebla escucha los tres avisos en el cuarto al fallar reiteradamente con el descabello, tras una larguísima faena en la que intentó de todos modos y maneras congraciarse con Sevilla, y lo que consiguió es que el toro se lo echaran al corral.

Un gravísimo deshonor para cualquier torero (después dirán algunos que los avisos no son importantes); máxime si ocurre en plaza de primera categoría y el Domingo de Resurrección.

Pues Morante de la Puebla no tuvo empacho alguno en salir a saludar cuando las opiniones se dividieron, y muchos aplaudían e, incluso, alguno llegó a llamarlo ¡torero, torero!

¡Lo que hay que ver! ¡Y oír…!

Pero no acabó ahí el espectáculo. Morante y Talavante volvían a Sevilla después de dos años de ausencia y de castigo a la plaza y a su afición por un desencuentro con la empresa. Pues cuando alguno esperaba una reprimenda, hete aquí que cuando se rompió el paseíllo, los tendidos se pusieron en pie y dedicaron a la terna de desagradecidos una ovación de época, que ellos saludaron correctos y ufanos.

¿Qué aplaudían? Difícil cuestión.

Tan difícil como averiguar por qué en esta plaza se jalea cada vez con más furor a los picadores que no pican, a los banderilleros que colocan pares simplemente decorosos, muletazos infames y estocadas traseras y contrarias.

¿Habría ayer algún aficionado en la Maestranza? Si así fuere, que también sería casualidad, ¿habrá pasado más vergüenza en su vida?

La afición ha muerto. El óbito no es de ahora, pero hoy quedó certificado que la exigente y sabia afición maestrante es cosa del pasado. Ahora manda el público triunfalista y festivalero, que todo lo canta, que llega a su casa cansado de tanto olé y con las manos rotas de aplaudir no sabe qué. Pero, torear, lo que se dice torear, solo pudo ver algún detalle suelto, de esos que, desgraciadamente, se pierden en la marabunta de tanto desatino.

Una figura indiscutible del toreo, que llega, además, decidida a reconciliarse con Sevilla, no puede permitirse el lujo de que le echen un toro al corral. Por menos, más de uno se ha cortado la coleta.

Y lo que no tiene perdón es salir a saludar a la raya del tercio. Ese gesto es faltarle el respeto a la fiesta y a la plaza.

Pero, claro, estas figuras de hoy le faltan el respeto a la tauromaquia cuando en un abono tan importante como el sevillano se anuncian con toros como los de este domingo, con alma de borregos, sin hálito de fortaleza, sin bravura ni fiereza; animales descastados, bonancibles e incapacitados para la emoción. Pero estos toros se lidian porque no hay afición que turbe a los toreros y los mande a paseo llegado el caso.

Con este público festivalero y triunfalista y estos toretes amuermados, toreros como los de hoy pueden estar en activo unos cincuenta años, sin merma alguna de sus emolumentos ni prestigio.

Dicho lo cual, quede constancia de que Morante de la Puebla hizo el paseíllo con deseos de agradar; tanto es así, que pronto se abrió de capa ante su primero y de manera acelerada y desordenada dibujó dos verónicas de mucho peso y una media de categoría. Brindó la faena al público, poco habitual en él, y se fue hacia su oponente con evidente ánimo de comérselo.

Pero el toro se estaba ya despidiendo de este mundo, hundido en su invalidez, apagado como una vela consumida, y por más que lo intentó, Morante no pasó de vulgar ante tal trozo de carne indefensa.

En el cuarto volvió a las andadas. Se justificó a la verónica y comenzó una faena de muleta con pases sueltos, pues el animal carecía de fuelle para hilvanar dos embestidas seguidas. Insistió una y otra vez, un molinete aquí, un detalle pinturero más tarde, un muletazo de categoría también y otro… (el público, mientras tanto, cantaba los pases antes de que el torero los realizara), otro despegado, más tarde. Y sonó la música cuando la faena debía estar finalizada. Y Morante se animó; y otro detalle, y otro… Hasta que el toro dijo: ¡anda, vamos! Y todo se complicó para la suerte suprema. Pero, en fin, Morante salió a saludar como si tal cosa.

Manzanares continúa en su error: toreo despegado, desangelado y ventajista, con la suerte siempre descaradamente descargada y acompañando al toro en lugar de mandar en la embestida.

En el río revuelto destacó Talavante. El sobrero era una raspa bondadosa, y el toreo resultó decoroso y con altibajos, pero le concedieron una oreja barata, de las que no dejan poso. Con los ánimos ya decaídos, a las dos horas y media de corrida, lo intentó con el sexto en una labor larga e irregular, que no culminó con la espada.

¡Pero esto es lo que le gusta al público!, apuntaba el vecino de localidad. Pues, dicho queda: ¡Viva el público!

HERNÁNDEZ / MORANTE, MANZANARES, TALAVANTE

Toros de Domingo Hernández, —el tercero, devuelto y sustituido por otro de Garcigrande—, correctos de presentación, mansos, blandos, descastados y nobles.

Morante de la Puebla: estocada caída (silencio); —aviso— casi entera trasera —segundo aviso—; once descabellos —tercer aviso— (división de opiniones).

José María Manzanares: estocada (silencio); estocada (silencio).

Alejandro Talavante: estocada trasera (oreja); pinchazo y estocada —aviso— (ovación).

Resultó cogido el banderillero Antonio Jiménez Lili, que sufre una herida en el muslo izquierdo de unos 15 centímetros que lesiona la vena safena interna. Pronóstico grave.

Plaza de la Maestranza: Inauguración de la temporada. 27 de marzo. Lleno de “No hay billetes”.

La afición ha muerto, ¡viva el público! Publicado en El Pais

Evocación de la plaza de toros de la Real Maestranza de Sevilla

image

Por J.A. del Moral.

Hoy, Domingo de Resurrección, comienza la temporada en Sevilla como cada año. Será con una corrida de Garcigrande para los matadores Morante de la Puebla, José María Manzanares y Alejandro Talavante. Dos de estos vuelven a la Real Plaza tras años de voluntaria además de torpe ausencia. Se encontrarán con la plaza más bella y más sabia del mundo.

Con este motivo muy presente, quiero evocar los matices de esta maravillosa plaza reproduciendo algunos párrafos de mi libro “Nacido para morir” sobre la vida y la muerte del inolvidable Francisco Rivera “Paquirri” que estoy seguro gustará leerlo a cuantos entran en esta página.

En La Maestranza, auténtico templo, solo faltan pilas de agua bendita. Ni el calor, ni el juego matizado de colores, blancos, ocres, dorados, rojos y negros con los que la plaza muestra sus pilares y columnas, su albero, sus maderas y sus forjas de hierro. La sombra, atravesada como por el sol como una daga, corta el ruedo en un cuarto creciente. y la luz, única, ilumina los calientes tendidos que albergan

un gentío humildemente experto. Si, los tendidos soleados de La Maestraza esperan cada tarde para dar asiento al grupo más campero y sabio de La Fiesta. Y en los de sombra, a un senado de notables.

Paquirri también se había estremecido con los silencios y los ruidos de la plaza de Sevilla. Silencios de espera, de burla o de indiferencia. Silencios de aprobado o de sobresaliente. Silencios violados únicamente por las acompasadas palmas o por el rumor colectivo de ese “bieen” pronunciado sorda y gravemente por miles de gargantas al unísono cuando el toreo se rompe hacia lo grande. Sonaba, suena y sonará ese coro igual que el provocado por las olas del mar cuando rompen en la suave arena de una larga playa. Si acaso, alguna voz graciosa piropea u ofende sin herir.pocas veces la bronca. Y la banda de música, medida, oportuna, sin más límite que el criterio del maestro, subraya el menor detalle: pone un fondo bellísimo a la mejor faena o se detiene, súbita y rigurosa, ante cualquier tropiezo del torero…>>  

J.A. del Moral: Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Baile de corrales, toros deslucidos y entrega de los toreros en Málaga

image
Castella estuvo cumbre en Arles

De SOL y SOMBRA.

Los diestros Miguel Ángel Perera, Cayetano Rivera y Jiménez Fortes se fueron de vacío en la corrida del Sábado de Gloria celebrada en Málaga, aunque destacó la entrega de los tres en una tarde de mucho viento y toros deslucidos.

Con casi tres cuartos de entrada en tarde de viento, se lidiaron tres toros -primero, segundo y sexto- de Luis Algarra; dos -tercero y cuarto- de Vegahermosa, y uno -el quinto- de Jandilla, que sustituyeron a la corrida inicialmente anunciada de Núñez del Cuvillo, rechazada en el reconocimiento veterinario. Corrida de dispar presentación y de muy poco juego.

Miguel Ángel Perera, silencio tras aviso y silencio tras aviso.

Cayetano Rivera, silencio y ovación.

Fortes, ovación tras aviso y silencio.

El Sábado Santo no empezó nada bien con el baile del corrales que se produjo por la mañana en el sorteo. Más de veinte toros se tuvieron que reconocer para aprobar los ocho finales. Eso sí, ninguno de Núñez del Cuvillo, el hierro que se había anunciado.

En cuanto a lo ocurrido en el ruedo se vio mucha torería en los tres matadores, aunque, como no podía ser de otra manera, sin que les acompañara el ganado.

Que el valor de Perera es inconmensurable es algo conocido. Le tocaba abrir cartel después de ser el autor de dos de las mejores faenas que se vieron en el ruedo en la pasada temporada: el Sábado Santo y en la quinta de abono en agosto.

En su primero, marcado con el hierro de Luis Algarra, mostró quietud y clase en el recibo con el capote de recibo y se marcó un quite por ceñidas tafalleras muy aplaudido. El toro no estaba por la labor pero el torero se mantuvo firme, y basó lo poco que pudo sacar en su mano derecha ante un toro al que le faltó fuerza. Intentó sacar algún pase al natural, pero sólo quedó el pundonor del diestro.

Tampoco hubo premio en el cuarto, tras pasar con frialdad en el recibo, y después de que Curro Javier brillara en dos pares de banderillas por los que se tuvo que desmonterar. Perera logró alguna tanda buena a base de mucho esfuerzo, pero a la faena le faltó ardor.

Regresaba Cayetano al ruedo malagueño tras su reaparición de luces y en el año en el que la empresa Coso de Badajoz, que gestiona La Malagueta quiere rendir un homenaje a su abuelo, el insigne Antonio Ordóñez.

Volvió con ganas, con interés, pero sus adversarios no ayudaron en nada. Ante su claudicante primero poco pudo hacer; y si, además, se le añade que en ese momento soplaba la peor racha de viento de la tarde, su actuación acabó en silencio.

En su segundo extrajo tandas de mucha entrega y voluntad en una faena de raza, que desde los tendidos se premió con una sonora ovación.

Por su parte, Fortes, que así ha empezado a anunciarse tras su reaparición, volvía a su tierra, a esa plaza que le apoyó a golpe de ‘Fuerza Fortes’ en la distancia cuando un pitón casi le arranca el cuello en Vitigudino en el pasado agosto. Se le echó de menos y se le esperaba con muchas ganas.

Muy cerca estuvo de llevarse un apéndice de su primero, de Vegahermosa, pero la espada no fue su aliada. Se fue a portagayola y, aunque el astado salió reservón, allí no se movió nadie. Hubo un pique de quites por gaoneras que encendió más la mecha. Brindó al público después de haberle dado incluso una tanda. Mano baja y mando. Así, tanda tras tanda, por ambos pitones. Lástima que fallara con el acero.

El sexto de la tarde fue un toro muy tobillero, pero eso no fue problema para Saúl. El público no valoró lo suficiente el tremendo esfuerzo que tuvo su actuación y se fue también silenciado.

Castella y López Simón, a hombros en Arlés

El diestro francés Sebastián Castella encandiló a los tendidos del anfiteatro romano de la ciudad francesa de Arlés con una gran actuación que le valió para salir por la puerta grande junto al joven Alberto López Simón, que cayó de pie en su presentación en esta ciudad del sur de Francia.

Con tres cuartos largos de entrada en tarde soleada, se lidiaron cinco toros de Garcigrande, el quinto como sobrero, de dispar comportamiento. El sexto fue devuelto también al partirse una mano, así como su sustituto, del mismo hierro, que se inutilizó, asimismo, en el tercio de banderillas, y que fue reemplazado finalmente por un tercer sobrero sin clase de José Luis Pereda.

Sebastián Castella, oreja tras aviso y oreja tras dos avisos.

José María Manzanares, ovación y ovación.

Alberto López Simón, oreja y oreja.

Castella anduvo fácil y con oficio frente al desrazado primero, al que supo animar en las embestidas con la muleta siempre puesta en la cara. Mató de una estocada entera y cortó la primera oreja del festejo inaugural de la Feria de Pascua de Arlés.

Frente al cuarto, un toro con clase y transmisión, Castella encandiló al público arlesino, especialmente, cuando redujo las distancias. Los dos descabellos después de la estocada recibiendo en los medios redujeron el premio a una sola oreja, después de haber escuchado dos recados presidenciales.

Manzanares templó al soso segundo, al que le hizo las cosas con mucha suavidad, ayudándole a no rajarse antes de tiempo, en una faena que no llegó a tomar vuelo. Lo mató de buena estocada y escuchó una ovación.

El quinto bis, del mismo hierro que los titulares, fue el garbanzo negro de la corrida por el peligro sordo que tenía. Manzanares se mostró entregado y siempre por encima de las circunstancias; fue volteado a mitad de faena, afortunadamente sin consecuencias. Mató de media estocada y nuevamente fue ovacionado.

El buen tercero fue el toro de más transmisión de la primera parte de corrida, lo que permitió a López Simón ejecutar su toreo ajustado y ligado. Muy entregado, cortó una oreja después de una faena corta, rubricada de pinchazo y una estocada.

El sexto tris fue un ejemplar de José Luis Pereda, que vino a sustituir a dos toros anteriores de Garcigrande devueltos tras inutilizarse ambos durante la lidia. Fue el de Pereda un toro sin clase, áspero y que siempre viajó con la cara sin humillar. López Simón no se desanimó y acabó encontrándole la distancia para lograr otra faena que, tras una estocada a la primera, le valió el apéndice que necesitaba para acompañar a Castella en la puerta grande.

Baile de corrales, toros deslucidos y entrega de los toreros en Málaga | Cultura | EL PAÍS
http://cultura.elpais.com/cultura/2016/03/27/actualidad/1459058701_748305.htm