Plaza México: Cambios, riesgos y apuestas

Por Carlos Ruiz Villasuso.

Cualquier cambio trae consigo un riesgo, una apuesta. A veces, apostar por un cambio es comenzar perdiendo. La Plaza México, es evidente, ha comenzado perdiendo en su cambio. Se trataba de variar el orden de cosas asumidas desde hace medio siglo, variar el paso de una oferta y una estructura que ofrecía toros los domingos. Sólo los domingos y nada más que los domingos. La plaza andaba tan en precario en sus instalaciones, que también había que adecentarla casi por cuestiones sanitarias.

Para ello Sordo Magdaleno y Mario Zulaica, con el visto bueno de sus socios, plantearon una oferta de cambio, una estructura novedosa que, en esta primera parte de antes de Navidad, ha resultado errada en cuanto a respuesta de público. Y todo el mundo se queja. Algunos toreros porque dicen se ha subido el tamaño del toro, una cuestión que admite poca queja, la verdad. Hay quien se queja de que entre el anuncio de las corridas y sus cambios de concepto y el arranque de la temporada, apenas había tiempo de promocionar, de mover el cambio. Esto puede ser más cierto.

La CDMX ya, deberá insistir en el cambio. No sé si se podrán soportar pérdidas o si se podrán soportar meses como estos, pero lo que es evidente es que la CDMX ha de seguir peleando hasta convertirse en el referente del toreo en México. Le corresponde por lugar, ciudad, plaza e historia. Una ciudad de más de 27 millones de gentes deberá bucear hasta dar con la clave de una oferta en la que vaya más público a la plaza. Que vaya más y que vaya mejor. Esta ciudad tiene actualmente una oferta de ocio superior a Manhattan o a París o a Londres.

Tiene, dentro de su magnitud impresionante, un espectro de pobreza, riqueza y una clase media emergente si el señor Trump no la jode. Porque los que más critican no han querido hablar que el dólar, dentro de una economía dolarizada (el parámetro de honorarios de los toreros es en moneda USA) subió hasta situarse por momentos por encima del euro cuando Trump ganó las elecciones. La economía diaria del mexicano de a pie tembló como hacía años no temblaba. Pero quizá esta no sea la razón esencial si no una razón marginal o sustancial, pero no la causa.

Son muchos años de “cultura” dominical de toros contra la que habría de luchar la nueva empresa. Años de poco crédito, de ilusiones perdidas, de ausencia de liderazgo. 

La México se había convertido en paso de pasto de españoles que, este año, no han atraído gente. Quizá el problema sea más complejo: no sólo de estrategias y de cambios sino de la sensatez que México pide: rivalidad, agarrones, encontronazos entre toreros de acá y de allá. Porque puede que parte de la razón de esta ausencia de gentes venga del otro lado del charco, con el ninguneo de Adame, al que todos se lo rifan en su país y al que nadie quiere poner en carteles buenos acá. 

Un error pues México vive la temporada española con pasión, se informa, la continúa, anhela ver a sus hombres dentro de lo mejor. Y si la segunda potencia taurina es México, y si esta Fiesta es transnacional, si es un ida y vuelta continuado, nada más cierto que afirmar que el cambio ha de comenzar acá en dirección hacia allá. Luego veremos qué día, de qué forma, veremos la idoneidad del derecho de apartado, veremos muchas cosas… luego. Toda vez que la temporada española, sus gestores y apoderados piensen que hacer aquí es hacer para allí. De otro modo los cambios apenas podrán tener el refrendo de la ilusión. Y la ilusión es el reclamo del toreo.

Fuente: Aplausos

Anuncios

Carteles Aniversario LXXI de la Plaza México: La ‘Selfie’ de todos los Años

La única novedad será la confirmación de Luis David Adame.

De SOL y SOMBRA.

La empresa de la Monumental Plaza México tiene prácticamente cerrados ya los carteles del LXXI aniversario.

A la espera del anuncio oficial les podemos adelantar que el cartel del dia 4 de febrero será un mano a mano entre Enrique Ponce y El Zotoluco que se despide de los ruedos con toros de Fernando de la Mora. 

Hay ilusión por ver a Enrique Ponce, pero pensamos que hubiera sido más atractivo verlo en una tercia.

El 5 de febrero será la fecha esperada para el regreso de Morante de la Puebla, que compartirá cartel con El Juli y Luis David Adame que confirmará su alternativa, con toros de Teófilo Gómez .

Un cartel sin duda interesante pero que abre una gran duda: ¿Tiene algún merito importante el joven Adame para confirmar en un 5 de febrero? 

La pregunta la hacemos porque más allá de que les abra cartel a las figuras españolas, seguramente habrá polémica e inconformidad por parte de la afición, al no ver anunciados en los carteles de aniversario a los recientes triunfadores de la temporada: Fermín Rivera, El Payo, Juan Pablo Sánchez o Sergio Flores.

En el cartel ganadero tampoco hay muchas novedades, ya que los nombres de Teófilo Gómez y Fernando de la Mora continúan con la tendencia de las figuras de ultramar de apostar siempre por encierros cómodos y dóciles.

CARTELES DEL LXXI ANIVERSARIO DE LA PLAZA MÉXICO

Sábado, 4 de febrero: Eulalio López “Zotoluco” (despedida) y Enrique Ponce, mano a mano. (Fernando de la Mora).

Domingo 5: Una terna que saldrá de entre los siguientes nombres: Morante, El Juli y Luis David Adame. (Teófilo Gómez).

Twitter @twittaurino

JOAQUÍN SABINA mano a mano con JOSÉ TOMÁS

Hace ocho años se realizo esta entrevista en el periódico EL PAÍS mientras José Tomás se encontraba en el retiro, hoy la reproducimos aquí para aquellos lectores que no tuvieron oportunidad de verla en su momento y para seguir conociendo mas acerca del mítico matador español.

DE SOL Y SOMBRA

sabina-tomas

Hace ya casi dos años se realizo esta entrevista en el periódico EL PAIS mientras José Tomas se encontraba en el retiro, hoy la reproducimos aquí en TOROS PARA TODOS para aquellos lectores que no tuvieron oportunidad de verla en su momento y para seguir conociendo mas acerca del mítico matador español.

Joaquín Sabina, de 57 años, lo dijo enseguida: quería conversar con José Tomás, de 31. El torero dijo sí rápidamente. Lleva dos años fuera de los ruedos. Es un poeta, hablando y en silencio. Un tipo tan joven, con tanta madurez. Lo da el miedo, acaso, dijeron. El músico y su amigo se encontraron en la casa de Sabina. Éste tomó whisky. José Tomás, un refresco.

EL PAÍS -19-08-2006

Joaquín. Mi intención es hablar de este hombre al que yo venero, y hacerlo en un periódico de gran difusión en el que no todos sus lectores son taurinos…

Ver la entrada original 1.202 palabras más

2016: el año de ‘Cobradiezmos’

Por Alvaro R. del Moral.

El año toca a su fin pero la embestida de Cobradiezmos sigue marcando el hilo argumental de la temporada 2016 en la plaza de la Maestranza. Fue la primera que organizó Ramón Valencia como gerente único consiguiendo, después de firmar la paz con Morante, finiquitar los restos de aquel G-5 que condenó la excelencia de las programaciones de 2014 y 2015 en coincidencia con el definitivo desplome del abono y la mudanza del mapa humano de la propia plaza de Sevilla.

Con esos nuevos condicionantes se pudo organizar una feriade auténticas campanillas. Pero habían cambiado demasiadas cosas en los tendidos maestrantes y la presencia rutilante de las primeras figuras no se notó más allá de sus propias tardes. El abonado hadado paso a un nuevo cliente: el espectador ocasional….

El armisticio con el artista de La Puebla se selló contratando cinco tardes -cinco- en el abono. La lujosa corrida pascual quedó en el anecdotario de la plaza por el toro que se dejó vivo Morante. Hubo que esperar hasta la cuarta, con el octavo animal que tenía que matar en la Feria de Abril, para que el genio cigarrero pudiera explayarse a placer y cortara dos orejas a un boyante ejemplar de Cuvillo. Ésa fue, indiscutiblemente, la faena de mayor calado artístico del ciclo abrileño aunque el acontecimiento que marcó aquellos días de primavera y toda la temporada fue el indulto del famoso toro de Victorino que, ojo, sólo fue posible gracias a la capacidad profesional de Manuel Escribano, que iba a salir abruptamente de la guerra de la temporada después de la tremenda cornada de Alicante. 

En la corrida de Victorino hubo otros toros de primera nota. Uno de ellos reveló el sentido clásico de un torero murciano al que se volverá a ver con agrado en Sevilla: hablamos de Paco Ureña. Con Morante, Victorino y Escribano formó el repóquer de excelencias de aquella feria en la que Manzanares no se acercó a sus mejores registros. 

Tuvimos que esperar a septiembre para contemplar al alicantino en toda su dimensión. La faena al toro de Matilla levantó -literalmente- a la gente de sus asientos pero el escepticismo del sector más rigorista de la plaza limitó el premio a una ridícula oreja. Castella rompió sus maleficios esa misma tarde y rozó la Puerta del Príncipe. Y hablando del mítico arco, la salida de Padilla el Sábado de Farolillos se antoja cada vez más desdibujada.
Eso sí: le convirtió en el triunfador aritmético de 2016.

Pero hay otros nombres que rescatar en la temporada que se fue: la lista puede comenzar con el concertino de Ponce ante un dulce juampedro. 
En ese cuadro de honor hay que incluir a Javier Jiménez, el valor más sólido de la cantera sevillana, que se ganó con creces su inclusión en San Miguel. Dentro de las figuras el momento también hay que destacar el serio papel jugado por El Juli o Talavante, que sólo quiso contratarse en Resurrección. 

Tampoco se puede dejar en el tintero la solidez profesional de Castaño o Rafaelillo o las ganas de ser de Garrido, confirmadas durante la temporada. Roca Rey enseñó los dientes y logró espolear El Juli, que se arreó en su presencia. También hay que anotar la disposición de Delgado, la refrescada calidad de Moral, o la solvencia de Adame. Eso sí: se esperó más de toreros como López Simón, que cortó dos orejas olvidadas en primavera o del preconizado -y espeso- Urdiales. Al resto los dejaremos en la lista de buenos propósitos antes de recordar la extensa lista de ejemplares de nota –Garcigrande, Cuvillo, Juan Pedro Domecq, Daniel Ruiz, Torrestrella, Las Ramblas, Victoriano del Río, Fuente Ymbro, Matilla y Miura– que no siempre cayeron en buenas manos. 

No se nos olvidan los rejones: la noticia fue que Ventura no abrió la puerta….

Las novilladas de abono no dejaron grandes titulares aunque Serna, Aguado o Álvaro Lorenzo; también Galdós, Marín y David Martín, justificaron su paso. El ciclo sin del verano lo ganó el pacense Antonio Medina. Los mejores se quedaron por el camino.

Publicado en elcorreoweb.es

Las apuestas de la temporada Por Heriberto Murrieta

 

El Payo.

La buena presentación de la mayoría de los encierros y los triunfos de los jóvenes diestros mexicanos fue lo positivo de la primera parte de la Temporada Grande en la Plaza México.

Joselito Adame se mostró solvente en su encerrona. Dio sabrosos naturales a un buen toro de la ganadería de Teófilo Gómez, buscó la variedad en los seis turnos, lució una condición física impecable, cortó tres orejas y se afianzó como el torero mexicano más trascendente de la actualidad. No acaban de convencer su aire hierático y el gesto adusto; siento que no encajan con su personalidad. Después de dos corridas seguidas el fin de semana, llegó a su solitaria cita del día lunes con un público saturado de toros.

Eso implicó un reto tremendo para el hidrocálido, en términos de poder de convocatoria. La entrada, dentro de aquel formato de feria, no pasó de aceptable.

Fermín Rivera, torero de concepto, elegante y académico, realizó dos importantes faenas con base en el oficio y el valor sereno. Un torero para paladearse. Este año debe ir a España a confirmar su alternativa en la plaza de Las Ventas de Madrid.

Con una expresión artística cada vez más personal y acentuada, Octavio García “El Payo” creció exponencialmente en el mano a mano con Sebastián Castella y no tuvo opciones en su segunda comparecencia en el redondel capitalino.

En busca de la pureza en su toreo, Diego Silveti volvió a las bases y se mostró renovado en una faena consistente que le valió el corte de una merecida oreja.

A pesar de que no toreó mucho a lo largo del año, Juan Pablo Sánchez hizo notar que tiene el toreo en la cabeza. Lució su atributo de llevar muy bien toreadas las embestidas, a la altura precisa y buscando la máxima extensión en cada trazo. Es un torero fácil, pero no frío. Pulsa y templa con intuición natural en una tauromaquia donde comulgan la inteligencia y el sentimiento.

Por último, Sergio Flores se va apuntalando como un muletero valiente y recio, con un sólido soporte técnico. Hizo una faena muy bien trenzada para cortar dos orejas.

Un aldabonazo grande del novel matador tlaxcalteca.

Morante nos dejó con la miel en los labios y los diletantes se frotan las manos al imaginar su inminente regreso en el serial.

La asistencia de público fue baja, especialmente los sábados. Está por verse si la nueva empresa le sigue apostando al experimento de dar corridas en el sexto día de la semana o si declina y vuelve a la tradición, más rentable, más lógica, de los festejos únicamente los domingos.

Es evidente que programar tantas corridas en tan poco tiempo no dio el resultado esperado. También es verdad que el aumento en los precios de los boletos pegó en el ánimo y en el bolsillo de los aficionados.

A final de cuentas, todas las ideas, buenas o malas, funcionales o inoperantes, tienen el plausible objetivo de mejorar la oferta de toros en la capital. Nadie está peleado con su dinero y vamos a ver si la corrección del rumbo deriva en una pronta recuperación del capital que se invirtió en los primeros nueve festejos.

heribertomurrieta65@gmail.com

Publicado en El Universal.

Para Simón Casas, tras leer la entrevista que Anna Grau le ha dedicado en ‘El Español’


Por Fernando Sánchez Drago.

Cada aficionado ve en el ruedo lo que quiere ver: arte, espectáculo, circo, deporte, liza, caza, alarde, ritual, entretenimiento, agnición, catarsis, danza de la muerte… Yo veo religión: un sacramento. O sea: la epifanía de algo visible que provoca en quien lo ve (y más aún en quien lo genera) un estado de gracia procedente de lo invisible.

El torero es un místico que al torear levita, el espectador es un devoto y la faena es un trance. A su conjuro se detiene el tiempo y los usuarios se suben a un vehículo que los conducirá a un lugar lejano: el del arrobo o estado de conciencia alterada y situada fuera del mundo sensible en el que se sumerge el aficionado cada vez que el torero cita, para, templa, manda, liga, carga la suerte, barre el aire, ahorma la embestida y le da esplendor.

Ése es, de todos los momentos y emociones que la vida me ha ofrecido, el que yo prefiero, el más estimulante, el más revelador y embriagador, el más excelso, el que más felicidad me ha dado, el que más me dolerá perder cuando la muerte se me lleve.

Publicado en El Mundo 

PITOS PA’ EL 2016… ¡VENGA 2017! Por El Bardo de la Taurina 

Butacas nuevas, pero vacías en La Plaza México cada domingo.

Aclaro que pa´ esta pluma, siempre ha existido la creencia que en este galimatías llamado Fiesta de Toros y Toreros, si algo no cabe o no existe, es la inocencia, bueno, eso pensaba hasta este año, mas cuando me surgió la duda ¿si los grupos de entusiastas se estaban manifestando en las entrañas de las plazas, lo hacían aprovechando un escaparate que se prestaba pa’ el exhibicionismo?  ¿O si lo estaban haciendo por ingenuidad o inocencia?

Pues solo así se puede pensar, que se les haya ocurrido expresarse en favor de un ‘Si a los Toros’ en un sitio donde no tenían a nadie de que convencer, ¿por qué no haber ido a las Cámaras Legislativas?, ¿a la Secretaria de Cultura?, ¿a Bellas Artes? sitios donde siempre hay periodistas y cámaras de guardia  y el movimiento se hubiese expandido llegando a la vista y oídos de quienes interesa sepan de esta situación, claro nada más que una cosa es gritar adentro de la casa y otra en patio ajeno donde los enemigos se podían presentar en cualquier momento.

Bordando sobre el tema de la inocencia o ingenuidad, la mayor muestra corrió a cargo de la empresa de la Plaza México, la que cayó en esos actos desde el momento que los empresarios Bailleres (s) y Sordo, tomaron las riendas del catafalco monumental, pensando que lo iban a resucitar y sigo pensando que  por mas amor que se le tenga a este negocio, el perder dinero es una inocentada o si no lo están perdiendo… es ingenuo pensar que están invirtiendo a futuro, cuando la CDMX puede prohibir las corridas en cualquier momento y hablando del mañana, la gente se pregunta ¿vendrán pa’ el 2017 toros Mimiahuapam, San Martín, Begoña,  lo más probable es que quien sabe, primero porque esa materia prima la usan pa’ manufacturar dinero en las plazas 100% ETMSA (Balleires), además de que  lidiar una corrida, siempre significa una incógnita, y como que el horno no está para bollos, pues si las reses no funcionan ¿qué necesidad tiene los Bailleres (s) de correr el riesgo de recibir más críticas de las que hasta ahora, han venido recibiendo?

Siguiendo con el futuro se hace necesario que se dé la confirmación los antes posible de Luis David Adame, sea de manos de quien sea y si no lo es de las de su hermano mejor, pues habría que ser muy inocente como para no querer aceptar que el mayor de los Adame anda a la baja y esto lo convierte en un factor de expulsión taquillero y por otro lado la empresa necesita que un torero le funcione fuerte y en Luis David Adame existe esa posibilidad, más también tienen una realidad que debe de aprovechar a la ¡de ya! y es programar pronto al peruano Andrés Roca Rey, que aparte de que servirá pa’ que acudamos a la plaza en calidad de testigos morbosos,  de la manera como el toro le va a aplicar cloroformo por la razón de que él no respeta a los toros y cree que todos son iguales ¿entonces por qué los toros lo deben respetar?  más mientras ande en pie, podrá darle una avivada a la temporada que tanta falta le hace.

Por otro lado se espera que los guisos que vayan a poner en la ‘Cazuela Monumental’ vengan bien  acompañados como pa’ que brinden jalón el cual no faltara con la Paella Valenciana y el Cocido Madrileño que ya están en la canasta ¿y que esperan pa’ meter a ella al chef principesco de la  Feria de la Gastronomía de Galapagar? aunque la última vez que anduvo por acá el turrón se le batió, mas  eso seguro no hizo mella en el ensortijado cocinero dado que a él  lo único que le importa, son los eurodólares y de esos ya sabemos que el Palacio de Hierro tienen una bóveda repleta y por otro lado como este país no tiene memoria,  en el año nuevo le perdonarían a ‘Pepe Tommy’ su desabrida merienda de hace un año y a la empresa sus  tropezones del 2016, que aunque fueron producto de su inocencia llegaron a la ingenuidad…y Santa Claus si existe

¡Venga  2017!