​Ocho con Ocho: A los aficionados Por Luis Ramón Carazo

img-20170122-wa0023.jpg
Los resultados que están teniendo en taquilla en La México, son para desmoralizar al más pintado. Foto @matagencia.

Me preguntan algunos aficionados que cuales intereses defiendo cuando apelo a la asistencia a los cosos en el caso de nuestra capital a la Plaza México y quisiera ser rotundo; la lejanía de los medios, la falta de patrocinadores, pasan por percibir que sus marcas no deben ser relacionadas con un espectáculo que perciben (en particular en el segmento de los jóvenes) daña su prestigio y por ello, a los que se atreven a presentarlo, habrá que respaldarlos. Defiendo a lo que tanto amo desde que tengo uso de razón, al toreo.

En la corrida del domingo pasado en La México, en la que me parece sobresalió la actuación de Juan Pablo Sánchez (desafortunadamente poco rotundo en la suerte suprema) al hacer una revisión visual de los tendidos,  me percaté de la asistencia de nuevos asistentes a los lugares que tradicionalmente ocupan otros por muchos años, lo cual desde luego en gran parte,  es positivo, pues es tarea a los que nos gusta el toreo, el atraer a aquellos que no acuden, pero me parece necesario enfatizar a todos que con nuestra asistencia a las plazas, ratificamos a las autoridades que el toreo es parte de nuestras tradiciones y respaldando a los que le invierten, les apoyamos a que no desmayen en su esfuerzo.

La apatía pasa por muchas razones, sin embargo la empresa que gestiona al coso monumental ha invertido en mejoras notables en el inmueble incluyendo en detalles que aquejaban a muchos como el tema de los baños que hoy lucen, impecables, y en general el remozamiento completo, es notorio en el añejo inmueble.

A pesar de que la competencia con las plataformas de comunicación actuales son  rivales muy fuertes, han preferido continuar con la difusión de las corridas en México y en otros países, lo cual entiendo no produce los ingresos por derechos de transmisión que por ejemplo genera la transmisión de eventos deportivos.

Para hacer asequible la asistencia le apostaron, salvo en la zona de barreras, a disminuir los precios de entrada,  a pesar de que los costos de traer toreros internacionales se cotizan en dólares y aumentan los egresos, notablemente.

Esto es, en su afán de continuar con el toreo, han hecho un esfuerzo mayúsculo, que habría que reconocer, asistiendo, porque los resultados que están teniendo en taquilla en La México, son para desmoralizar al más pintado y  es frustrante ver que los aficionados parecemos no entender el momento tan peligroso que estamos viviendo tanto por la prohibición latente, como a la larga por la reticencia a invertir de quienes hoy lo hacen.

Aquellos que tienen derecho de apartado, saben muy bien que el valor de cambio ha disminuido rotundamente y la única manera de restaurarlo es asistiendo.

Por ello me permito invitar a dejar de lado críticas y análisis para con nuestra asistencia mantener viva la llama del toreo que poco a poco pierde fuerza y le da la razón a quienes presagian su reducción muy pronta a unos cuantos eventos muy puntuales.

Lo platicaba con mi amigo entrañable que tiene muy clara la idea de lo que puede pasar de continuar la reticencia  de muchos por asistir a las plazas en particular a La México, bastión del toreo del mundo.

El domingo próximo en La México habrá una próxima  oportunidad de hacerlo, los toros de Los Encinos se destacan por su presencia y comportamiento, el toro del Vergel para el rejoneador Jorge Hernández Andrés abrirá plaza, y luego los astados de Eduardo Martínez Urquidi serán importante materia prima, para tres toreros internacionales, como lo son Castella, El Payo y Roca Rey (quién estuvo en la apertura de la plaza Santamaría de Bogotá después de años de cierre autoritario y salió en hombros) los cuatro, con ansias de esculpir faenas imborrables.

Ahora toca a nosotros,  los que decimos que amamos a la fiesta, manifestémonos en las taquillas además de las redes sociales y seamos congruentes con lo que decimos pues diría mi mamá, mi hijo, hechos son amores y no buenas razones, desde luego cada quién sabemos cómo invertimos nuestro tiempo y dinero, pero como diría Kennedy hoy tan recordado, no te preguntes que puede hacer tu país por ti, pregúntate que puedes hacer tú por él; hoy el toreo necesita nuestra asistencia, lo digo preocupado y muy serio, que así se entienda.

Anuncios

Un comentario en “​Ocho con Ocho: A los aficionados Por Luis Ramón Carazo”

  1. A mí me perdonarán pero el público que asiste s la Plaza México son ingenuos o villamelones que no se dan cuenta la estafa que les hacen, nosotros ya no vamos, con toros tan pastueños y mansos, que no transmiten ni una emoción. La culpa la tienen los toreros españoles en contubernio con la empresa , ellos van a acabar con la fiesta no el público que ya no vamos, ni los anti taurinos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s