​40 años México y España Por Bardo de la Taurina


La política ese galimatías que desde siempre ha estada ligado a la fiesta de toros, la que le ha dado cabida a veces y otra a fuerza y ha tenido que lidiarla a como se pueda, más lo que no se puede negar que ambas prácticas de alguna manera en este país ya van para quinientos años, en los cuales han estado más que ligadas y en el estricto apego a las tradiciones hay que constatar que España le legó a México la más añeja de sus fiestas populares, que lo son las corridas de toros las que han atravesado por tramos buenos, regulares, malos y patéticos, como los actuales donde la fiesta misma como que no  se quiere dar cuenta que está padeciendo una metástasis, la que salvo un milagro que no creo que se dé, se podría salvar en sus simientes y es que la tauromaquia tricolor está siendo vapuleada por muchos frentes provenientes los más de adentro pa’ fuera y viceversa.
Y esta degradación se origina en gran parte porque hoy en día, en México, sigue sumiso a la españolería y aquí cabe señalar que estas relaciones no obstante los  vínculos tan estrechos entre la Madre Patria y la Nueva España, no siempre han existido en todos los órdenes.

En lo taurino los toreros mexicanos en años pasados sufrieron lo que se llamó ‘El Boicot del miedo’  que consistió en que no se dejara torear a los lidiadores aztecas en tierras Ibéricas, épocas aquellas de Marcial Lalanda el cual fue la voz que hizo eco a la molestia que les causaba a los toreadores peninsulares que su contraparte los tricolores torearan en todas las plazas, en ocasiones sin ser acompañados de los locales y además triunfaran convirtiéndose por ello en imán de atracción, lo cual tenía varias repercusiones entre otras que les hirieran el orgullo y que los españoles al perder posiciones en los carteles, también perdían pesetas en demasía, aunque hay que decir que ese dinero que con la buena vida  que gustaban  darse los mexicanos, seguramente el parné lo usaban ahí mismo en la compra de avíos,  ropaje de calle y de plaza, automóviles,  en buena jama, vinos finos, mujeres elegantes, joyas, hoteles de lujo, tabaco rubio, le metían fuerte a la apuesta de la pelota, total que al final casi todo se quedaba en España.

Eran tiempos del generalísimo Franco y por ende las cosas no eran igual que ahora, al grado que ni relaciones diplomáticas existían entre ambas naciones, eso  sí, eso no obstó pa’ que México les abriera la puerta de par en par  a quienes se llamó inmigrantes al son de aquella letra que popularizo Juanito Valderrama:

Adiós mi España querida, 

dentro de mi alma 

te llevo metida. 

Y aunque soy un emigrante 

jamás en la vida 

yo podré olvidarte. 


Cuando salí de mi tierra 

volví la cara llorando 

porque lo que más quería 

atrás me lo iba dejando.

Las relaciones se vuelven a reinstalar por el año de 1977 tras unos 38 años de que habían estado congeladas en lo político, no en lo afectivo y eso está siendo motivo de conmemoración pues ya son cuarenta años de fructífera fraternidad y pa’ ello entre otros actos se imprimió un espléndido libro ‘40 Mex. Esp.’ El cual la embajadora de mayor elegancia y guapura que milita en la cuadrilla diplomática doña Roberta Lajous recientemente entregó al Monarca emérito don Juan Carlos de Borbón. La fiesta brava española ya participó de alguna manera en la celebración de este acontecimiento al recibir en el Museo de la Plaza de las Ventas para su acervo la gallardía del traje de charro, los que se suman a la obra pictórica que ya había llegado en otra fecha  de la inspiración del artista Francisco Álvarez y que representa en uno de sus momentos cumbres a otro monarca don Silverio Pérez, que fue paisano del rey Netzahualcóyotl.

Lo que no ha llegado a saberse es si ésta conmemoración está siendo considerada por la empresa de la Plaza México y si así lo es ¿cuál será el cartel de la celebración?, España bien podría aportar a sus emblemáticos Enrique Ponce, José Tomás, Morante de la Puebla, Julián López ‘El Juli’ y México aportaría para no desmerecer y estar al mismo nivel de los figurones mandones a…

No sé lector en que toreros pensó usted, más yo pienso que sea como sea las relaciones México–España en el rubro de los cuernos no son ni medianamente equitativas, aceptando de entrada que en lo torerístico la desigualdad no se le puede achacar únicamente a la grandeza de los ibéricos, mas en lo administrativo es donde se da la inclinación de la balanza de una forma humillante y que se debe a que los empresarios mexicanos en un altísimo porcentaje agachan la cabeza sumisa ante la degradación e imposición que les meten los apoderados españoles, auxiliados  por sus empleados veedores mexicanos, lo cual seguirá ocurriendo hasta que en esta tierra los empresarios exijan y paguen el toro de cinco años, no el que  les conviene por raquítico y entonces sí les digan  a los apoderados españoles; estas son las corridas que tenemos  ¿con cual quiere venir su torero?, la respuesta ya la sabemos -mi torero viene con las corridas de peluche que ya tenemos arregladas y si no, no  viene-. 

Entonces el empresario se debe de montar en el macho de la dignidad y demostrarse a sí mismo que puede ir por la vida con la cara en alto, ¿Qué dejaran de venir algunos toreros españoles?, probablemente un ratito, ¿y qué pasa?, no pasa nada y pronto reflexionaran, si de todas maneras pa’ lo que se zumban los españoles en su tierra lo de aquí no los va a asustar, mas hay que decir que el problema real no está  en los toreros, radica en los apoderados los que no quieren que sus matadores corran ni los riesgos naturales  que eventualmente dejaría paradas a sus máquinas de hacer dinero, y permítaseme decir que sinceramente creo que los toreos también son víctimas de los apoderados poderosos.

¿Verdad que las relaciones bilaterales en materia taurina son un camelo? Y también hay que decirlo a los toreros mexicanos les encanta torear junto a las figuras extranjeras, aquí porque ahí está el toro chico y de él se benefician como esos peces que navegan prendidos al vientre de los tiburones y si no que lo diga José Guadalupe Adame ¿en que se parecieron los toros que enfrentó en Sevilla esta misma semana, a los que un apoderado español le permitió se arrimara al lado de su torero en Aguascalientes unas horas después? 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s