Feria de Azpeitia: Una muy interesante corrida, por seriedad y juego, de Fernando Cuadri

Solo Paulita cortó una oreja ante los fallos reiterados de la terna en la suerte suprema.

Por Antonio Lorca.

Ahí van los pesos de los seis toros de Cuadri que saltaron al cárdeno ruedo de Azpeitia: 580 kilos, 560, 560, 620, 560 y 615; y el quinto, que fue devuelto por cojo, 605 kilos.

Pero lo importante no era solo el reflejo de la báscula, sino la seriedad, la hondura, el cuajo… Toros con toda la barba, imponentes, que resaltaban aún más en el pequeño redondel de esta localidad guipuzcoana cada vez que se acercaban a un burladero. No eran toros guapos -todos recogidos de pitones-, pero sobradamente preparados para cualquier plaza.

Y hubo más: Cuadri lidió una más que interesante corrida en la que solo el lote de Sebastián Ritter desentonó del resto por mansedumbre en los caballos, corto de embestida y desfondado en el tercio final. Los otros cuatro, si acercarse a la perfección del toro bravo, dejaron muy alto el pabellón onubense.

Los cuatro cumplieron en sus encuentros con los picadores; los cuatro persiguieron en banderillas, y todos ellos llegaron al tercio final con clase, movilidad y altas dosis de nobleza. Destacaron especialmente los dos primeros, incansables en sus embestidas; el que abrió plaza, por los dos pitones, y el otro, extraordinario por el derecho. Las dos faenas fueron largas, en la búsqueda inalcanzable del triunfo, y aún seguían los toros obedientes al engaño tras seis o siete tandas.

Templado y noble fue el cuarto, y permitió que los banderilleros Juan Sierra y Manolo de los Reyes se lucieran con los garapullos; y repitió humillado el sobrero quinto.

En fin, que Cuadri lidió una corrida en la que triunfaron los toros, y posibilitaron el éxito de los toreros, que no llegó porque fallaron con las espadas. Pero si hubieran acertado y el generoso público hubiera premiado su labor con trofeos también habría que apuntar que ni Paulita ni Lamelas hicieron suficientes méritos para ello. Se salvó por los puntos el joven Ritter, con el lote menos potable.

No estuvieron mal los toreros; el problema es que no estuvieron bien. El problema es que torean poco, y el toro noble y encastado, pero no tonto, como el de Cuadri, descubre las carencias al instante.

El oficio lo da la experiencia, y en esta profesión no sirven solo los buenos deseos y la entrega. Sobrado está Paulita de ganas por alcanzar una meta que se le resiste, y lo intentó con toda su alma ante el primero, pero solo pudo destacar en un par de muletazos con la derecha y otros dos naturales sentidos. Le falta la confianza que da el contacto con el toro. Y eso que el animal era un dechado de nobleza, pero no pudo ser. Como tampoco fue ante el cuarto, pronto al cite, otro animal noble, ante el que quiso y no pudo.

Animoso y apasionado se mostró Lamelas toda la tarde. Recibió a su primero con una larga cambiada de rodillas en el tercio y animosas verónicas, y volvió a repetir las suertes a la salida del quinto. El segundo de la tarde aún seguirá embistiendo por el pitón derecho en el cielo de los toros. Incansable el animal y con buen son. Pero era un tren, poderoso y encastado, y no un toro artista de los de ahora. El torero le dio muchos pases, pero no se produjo la fusión que desemboca en el triunfo. Tampoco levantó una polvareda ante el quinto, que repetía humillado.

Y Ritter, que también torea poco, es todo corazón. Tiene valor este torero, fortaleza y aparente serenidad, que le permite emocionar en la cara de los toros. Vende bien su mercancía. Embiste él si su oponente se niega a ello. Se dio un arrimón ante el tercero, muy corto de ánimo, e insistió con suficiencia ante el sexto, el de menos calidad del encierro.

Acabó así la feria de taurina de San Ignacio, que ha hecho honor, un año más, al toro bravo y a los toreros valientes. El problema es que la valentía no es suficiente para salir disparado hacia la cima.

Cuadri/Paulita, Lamelas, Ritter

Toros de Cuadri, -el quinto como sobrero- muy bien presentados, muy serios y con cuajo; primero, segundo, cuarto y quinto cumplieron en los caballos; bravos y encastados los dos primeros, y nobles los cuatro. Mansos y desfondados tercero y sexto.

Paulita: estocada trasera (oreja); dos pinchazos, media tendida _aviso_ y cuatro descabellos (ovación).

Alberto Lamelas: estocada perpendicular _aviso_ y cinco descabellos (ovación); estocada _aviso_ y dos descabellos (ovación).

Sebastián Ritter: bajonazo _aviso_ (ovación); media (ovación).

Plaza de Azpeitia. Tercera y última corrida de feria. 30 de julio. Casi lleno.

Publicado en El País 

Anuncios

Confessions Of A Real Life Bullfighter

David Mora, Bullfighter.

The time-honored but modern day matadors remain celebrities – and often very well-paid ones – from Seville to Madrid to Pamplona.

By Michael Patrick Shiels.

The time-honored but modern day matadors remain celebrities – and often very well-paid ones – from Seville to Madrid to Pamplona.

In an old world country which celebrates the triumphant novels of literary giants Miguel de Cervantes Saavedra and Ernest Hemingway, the man fighting valiantly remains the ultimate celebrity. “Don Quixote,” in the pages of the work titles after him by Cervantes (1605), fought windmills imagined to be dragons, and in the subsequent musical “The Man of La Mancha” sang of the “impossible dream.” But the bulls Hemingway described in “The Sun Also Rises” (1926) and “Death in the Afternoon” (1932) are a real life nightmare to actual bullfighters. The time-honored but modern day matadors remain celebrities – and often very well-paid ones – from Seville to Madrid to Pamplona.

A visit to Madrid’s Las Ventas bullring – a 23,000-seat stadium – is to witness the primal bull battle Hemingway described as an art form, but it’s not for the squeamish – just as being a “torero” is not for the mild. As “The Sun Also Rises,” and the 1957 film version starring Ava Gardner, Tyrone Power, and Errol Flynn display, it’s not only courage but also a flair for the dramatic – glamour, grace and performance – which bullfighters must embrace and embody. Their elaborate, glittering costumes and effusive showmanship during the fight and in victory – when the matador walks around the ring holding aloft the ear of the fallen bull – is cheered by the crowds. To walk in their footsteps though, because they are often shadowed by an angry, half-ton horned creature, is not advisable for most people, but the opportunity to see bullfights in Madrid, Pamplona or Seville is accessible to visitors.

Occasionally, by special arrangement, a visit with a bullfighting star and the opportunity to watch him privately train up-close (and maybe even try your hand at it if you dare) can be obtained through Made For Spain And Portugal, a Madrid-based tour company specializing in authentic Spanish experiences.

Matador David Mora, one of Spain’s top-10 ranked stars of the ring, trains with smaller – but still dangerous – horned cows at Ganaderia El Ventorrillo, an elaborate bullring on a ranch 45 minutes outside Madrid in Robledo De Los Osillos. The facility has lodging for bullfighters, a bar and restaurant overlooking the ring with over 30 mounted trophy heads, and a museum of framed matador photos and artwork.

Want to drink like a matador?

Mora, 36, was sipping a Coca-Cola after a training session but thinking about switching to a glass of Spanish Rioja wine.

“I don’t feel like a celebrity,” he said, while his friend Javier translated. “I feel I am famous because of what I do and I want to be valued for what I do – not for who I am. Fame is something that appears and disappears.”

Mora, tall, dark, and handsome, has the movie star looks central casting would be looking for in an adventurous leading man.

“It’s not completely necessary for a bullfighter to look like I look, but the technique is very important,” he insisted. “You have to be brave. You might be real handsome, but without the technique and courage you would not be able to go to the bullring every night.”

Presumably, as Hemingway wrote and most clichés go, the torero’s do very well with adoring women. Do they all have a bit of “Don Juan,” the fictional Spanish womanizer written into legend by Tirso de Molina in 1630, in their blood?

“I am a man like any other man. I feel like a man, but it’s a cliché that matadors go after women. They go after women like anyone else. It’s fun to have the reputation,” Mora conceded, “but I am like any man.”

When asked which, based on Hemingway’s accounts of women and bulls in “The Son Also Rises,” Mora feared more, he laughed at the premise.

“Both of them can be dangerous. You know that an angry bull can be dangerous…but I am not making the same comparison but women can be as dangerous as a bull,” he insisted. “I am a great fan of Hemingway, not because he is a writer, but because of what he did for the world of bullfighting. He discovered what bullfighting was and translated, to American people, bullfighting is in an honest way. That is not easy to do. He was surrounded by the best matadors at the time and they taught him everything there was to learn around the Fiesta San Fermin in Pamplona. I am grateful Hemingway did that and showed the world how the world of the bulls was.”

Mora has also performed in Pamplona, which has the world’s third largest bull ring…and plenty of locals

“I feel both fear and respect every time I step into the arena. Each time I face death, admitted Mora, who nearly lost his life in Madridin 2014 when a bull named “Deslio” tossed and gored him repeatedly, slicing open his femoral vein.

“I was seconds away from death. I lost half of the volume of the blood in my body in 40-seconds and I almost lost my leg,” Mora said.

Hours of surgery and blood transfusions saved him, and his determination got Mora back into the bull ring after two years of recovery and sacrifice.

“After that, I became another man. Facing death so closely has changed me forever, but I still love my profession. I desire to have more evenings of glory,” said Mora, who admits his family members, who used to come watch him every time he performed, now refuse to attend because they are afraid for him. Instead he goes with God “Vaya con dios is a very common phrase in my profession.”

Mora’s colleague, Ivan Fandiño, from Bilbao, died in a ring in France two months before our interview after tripping on his cape and getting severely gored.

“We were friends but also close rivals. We spent hundreds of evenings together. We were the same age. When I heard about his death I felt very sorry. I will remember him forever and carry the sorrow with me. It has touched me deeply in my heart,” Mora said. “This kind of thing is going to be with me now for my entire life. Every time I go into the arena I am going to think of him…and also the risk I am taking.”

Source: Forbes

​La música y la pintura, tronío de arte!!! Por Bardo de la Taurina 

Agustín Lara en la Plaza México.

El arte en su expresión pictórica y  la música  parecerían ser unas de las pocas aristas que no se subieron al tobogán en el que en caída libre va la Fiesta Brava, la que quién sabe, si va a llegar a los dos y cinco próximos años donde se recordara  en  el 2019  los quinientos años de que un joven  aventurero pa’ su causa metió las narices en un territorio que no era el de su bandera, en lo que en aquel entonces se conoció como conquista y tres años después ya chupaba a sus anchas tlachicotón, comía tlacoyos y por las calles  veía  ir y venir unos perros que se conocían como xoloitzcuintles, el hombre blanco y barbado con su cuadrilla, trajo a la Gran Tenochtitlan, luego Nueva España y después México entre muchas otras cosas, la fiesta de toros.

Los tiempos son variantes y con ellos todo varia comenzando por las personas y sus costumbres, algunas no desaparecen del todo, otras se modifican y algunas brotan y se estacionan  en algo que se llama moda y luego desaparecen, afortunadamente todavía existe el amalgamamiento de  lo azteca y lo español   dicho así recordando a ese compositor nacido hace tres siglos en la Ciudad de México Agustín Lara el que le compuso letras y musicalizó temas que hoy son verdaderos himnos en España, como por citar  el chotis Madrid, las alegorías a Granada, Murcia, Navarra, Sevilla, Toledo, Valencia, Bilbao en el renglón de los  pasodobles pasan lista los que le dedicó al propio Madrid, (obra que es diferente al chotis ya citado), Domingo Ortega, ‘Gitanillo’, ‘El Cordobés’, uno más que aparecerá dedicado a ‘Manolete’ estos por citar los referidos a España, en lo geográfico y en lo taurino subrayando que en los mexicano de su inspiración surgieron obras cumbres como las que refirió a esos dos maestros inconmensurables que torearon mano a mano en la Plaza de Toros de Madrid, Lorenzo Garza y Luis Castro ‘El Soldado’, que decir de las letras que les escribió al maestro de Coahuila ‘Fermín’ y por supuesto  ‘Silverio’ donde menciona lo de azteca y español.

Y aquí cabría una pregunta que seguramente no tenga respuesta, ¿Qué torero mexicano inspiraría hoy al maestro Agustín Lara, (claro si viviera) a escribirle un pasodoble? Me cachi la mar sala, que rapidez de respuesta y que unificación de criterios a ¡ninguno!…  no seamos tan drásticos y demos tiempo a pensar ¿Quién es ese torero?

En la pintura la cosa es diferente por el hecho de que la destreza, la inventiva, la técnica, el sentimiento, la imaginación, el colorido de un pincel pueden llevar a una obra  hasta la cumbre de la excelsitud y es que  la pintura bien cabría calificarla, como la piel sobre la piel del arte mismo, los pintores son esos seres capaces de  hacer brotar los sentimientos de admiración más explosivos porque sus obras cuando son de la línea de las figuras, se vuelven inconmensurables y siempre las puertas están abiertas a quienes tienen que expresar algo, cuya variante son los diferentes estilos en sus también diferentes etapas de maduración de los artistas, lo que no se da con los toreros, pues un ojo clínico muy afinado con unos cuantos lances puede predecir que torero va a evolucionar y cual jamás lo hará, y es que,  ¿cómo se le va a desarrollar a un novillero, el valor, la personalidad, la trasmisión, la enjundia,  el carácter, la inspiración, la trasmisión, la dedicación, la talla física, la expresión, el hambre de ser alguien, la viveza,  el temple?

En la pintura es diferente se nace con aptitudes y la academia aunada a la capacidad de asimilar la técnica puede lograr que un hombre se transforme en artista  sumándole el factor suerte, suerte de estar junto a los muy grandes como lo es el caso del maestro Ramón Reveles quien a través de su obra y de los años, ha logrado escalar e instalarse en los altares de la pictórica mundial, otra de las enormes virtudes del maestro Reveles es que, ha hecho escuela y que se ha despojado de  los celos pa’ forjar, pulir y apoyar, a quienes en su momento le demostraron que tienen talento como para también desbordarlo, tal es el caso por orden de antigüedad de los inspirados y fructíferos artistas de los pinceles Alfredo Flórez y Humberto Flores, hombres que  no necesitan de flores pues el roció de su arte les alcanza pa’ hacer seda de los  lienzos y luz boreal de los pinceles,  los que  esta semana en alternancia con los   expresivos  Nazario Vergara, Emilio Armas, José Antonio González y Diegoló  formaran parte del homenaje exhibición al maestro Ramón Reveles, inauguración de gala con invitación personal trajeados y perfumados, próximo jueves 3 de agosto a las 19.30 hrs. En la Casa de Coahuila y los días del cuatro al seis entrada comunitaria  con la oportunidad de invertir adquiriendo obras de arte, que a final de cuentas, va a ser de lo poco que nos quede de la Fiesta Brava.

Paco Ureña: «Me juego la vida por amor al toro. Ni por el dinero ni por la fama.»

UREÑA.El matador murciano fue el triunfador de la pasada Feria de Julio de Valencia. / SASHA GUSOV.

El diestro murciano, triunfador oficial de la Feria de Julio, volvió de la enfermería para abrazar el éxito.

Por JOSÉ LUIS BENLLOCH.

¿Si dividimos a los toreros entre artistas y valientes, qué papel te toca?

-Yo no renuncio a nada.

-Artista y valiente es mucho.

-No sé. Yo soy un torero pasional.

-Me vale la respuesta. Habla quedo, como si le susurrase a la santa providencia. Lo entiendo. La necesita.

-Pero no creas que soy un loco en la plaza. Yo me la juego, pero tengo cabeza.

-¿Por qué se juega un hombre la vida?

-Por amor al toro.

-Paco, joder, eso es música.

-Eso es verdad. Tú me conoces. Yo no vendo ninguna moto. No hablo por hablar ni soy un falso. No me la juego ni por el dinero ni por la fama. Lo que sentí en Valencia es único y eso se lo debo al toro. Así que le correspondo, debo corresponderle.

-¿A costa de la vida?

-A costa de lo que sea. Mi suerte es poderlo compartir con los aficionados como ese día. Tú viste cómo me gritaban ¡torero, torero!

Por eso estamos aquí. Para entender a un tío diferente, alguien capaz de cambiar la vida por un clamor.

-Ves.

Es Ureña, Paco. Emergió en la arena esta feria como el huracán que todo lo arrasa. Sin frenos y sin límites. La vida o la gloria. Y se fue de Valencia siendo el triunfador de la Feria, con la vida y con la gloria. Las barreras del sistema hechas añicos. La atonía del conformismo borrada. El buen juicio del presidente de la plaza transmutado en pato, un pato en un garaje. 

Todo en apenas diez minutos. En lo taurino fue la tormenta perfecta. Tardará en olvidarse tarde de tanta emoción. Ureña, revestido de héroe, apostó a la grande y puso a prueba la resistencia cardiaca, la propia y la ajena. Tiempo habrá para pedirle, si es que son necesarias, delicatesses estilistas. 

No tiene pedigrí taurino, ni apellidos ilustres ni hacienda ni padrinos a su disposición. Una figura seca, quijotesca y un rictus de seriedad en el rostro escoltan las cicatrices de su sufrimiento original y le hacen habitar en las antípodas del cuché. Melancólico, lejano y cálido a la vez, despierta primero curiosidad y todo seguido admiración. 

¿De dónde sale este tipo?… te preguntas, ¿Siente, padece?…

-Claro que siento. Y vengo de la huerta, de La Escucha, una pedanía de Lorca.

Allí, me cuenta, su familia le saca el jugo a un cachito de tierra: tomates, sandías, brócoli, unas cuantas ovejas…

-Somos lo que se entiende por unos campesinos. No es que tengamos fincas ni nada de eso.

Él mismo trabajó los terrones de la tierra, asegura a la vez que me extiende las manos para que compruebe las señales de tan honroso oficio. No le apetece que desaparezcan las huellas, dice que le ayudan en la plaza, que le recuerdan de dónde viene.

-Allí aprendí a ser buena persona, a saber que no puedes nunca dejar de trabajar, que nada es fácil. Mis manos, mi cuerpo y mi mente me recuerdan todos los días de dónde vengo.

Trabajó hasta que se fue de casa para ser torero y ahora mismo cuando vuelve ayuda en lo que puede, aunque felizmente, en temporada, cada día va menos por las tierricas de La Escucha.

-Escuchándote puedo entender que te fuiste a ser torero para no currar.

-Pues en parte sí, porque el trabajo del campo es muy duro. Pero me fui sobre todo por vocación. Desde chico me atraía el toro. No había nada que me despertase más ilusión ni más amor, ya te lo he dicho. Lo deseaba con toda mi alma.

-Amor, amor… Dicen que a los hombres se les puede conquistar por el estómago, pero también por la cartera. Se es torero por la pasta.

-Hay algo más. Si fuese sólo por la pasta habría muchos toreros en estos tiempos de tanto paro.

No había antecedentes taurinos en su familia. Ni siquiera aficionados pero un buen día puso la tele, eran los tiempos de José Tomás, y se quedó prendado de tal manera que se dijo «Seré torero; yo, torero» y en ello está, torero de cocción lenta que acaba de alcanzar el reto de las principales ferias.

-Ha sido un camino largo, durísimo, pero ahora tengo el privilegio de poder mirar a los ojos a los toros en las plazas más importantes del mundo.

Es torero contra la voluntad inicial de su familia. Su padre apenas va a verle. No puede dejar sus campos, que necesitan de la mirada y cuido diario y además cuando va sufre lo suyo. Paco tiene grabado en el alma el día que hizo la maleta para comenzar la aventura del toreo. Tenía quince años y quería irse a Medina Sidonia en busca de tentaderos. «Si no me quieres llevar a la estación, ya me las arreglaré yo», le dijo a su progenitor, que no acababa de entender aquella decisión pero acabó aceptando con un seco ¡sube! a la vez que le abría la portezuela del auto.

-Ese día no lo olvidaré. Fue la primera vez que vi llorar a mi padre. Desde que dije que me iba, mi casa era un caos. Así que hice la maleta y la escondí hasta el último momento. Cuando monté en el autobús lloró. Sí, sí, él tan duro, tan hombre, lloró.

Un tractor para el padre

Durante mucho tiempo trabajaba y con los ahorrillos seguía buscando tentaderos. Fue esforzado novillero, tomó la alternativa pero nada parecía que le aclarase el camino. Ni dinero ni contratos. Hasta que siete años después, en el ferragosto madrileño, pudo confirmar la alternativa, una oreja, una vuelta al ruedo y una ventana abierta al futuro comenzó a darle vida. Ahora ya no viaja en bus, tiene un coche de última generación, se hospeda en hoteles de cinco estrellas, le hacen entrevistas y le sobran los tentaderos como aquellos que fue a buscar a Medina cual si fuesen un tesoro.

-Es verdad y lo agradezco, pero eso es parte de la profesión, lo trae el toro, pero en lo personal no ha cambiado nada. Te juro que soy igualmente feliz en un cincoestrellas y en una pensión.

¿Y tus padres?… ¿Él volvió a llorar?

-Ahora no lloran de pena. Durante un tiempo lloraron porque su hijo luchaba en un mundo que desconocían en el que no tenía oportunidades. Ahora si lloran es de felicidad. Verles felices es muy gratificante para mí.

-Le habrás hecho algún regalo al jefe.

-Todavía no.

-¡Cómo!

-Es que quiere un tractor. Ese es su sueño y yo no he ganado todavía lo suficiente. De momento compra Barreiros viejos en las chatarrerías y los pone a funcionar. Es su hobby, le gusta mucho.

A estas alturas le debes comprar uno con aire acondicionado y una finca bien grande para que no tenga que maniobrar mucho.

-Eso quisiera, pero habrá que esperar. Aún queda para eso.

-¿Qué significa el dinero para ti?

-Es importante porque da estabilidad. Te permite no tener que estar pendiente de poder pagar las facturas. Yo no soy malgastoso pero sí me gustaría tener mi vida cubierta. Eso me daría respiro para seguir expresándome en la plaza más libremente.

Sin rencores

-¿En este tiempo en el toro, la gente del toro te ha tratado bien?

-El sistema es el que es. No es fácil y hubo momentos en que no me trataron bien. Pero hay que aceptarlo. Lo malo es cuando eres muy niño y amas tanto algo. En esas circunstancias hay desconsideraciones que duelen mucho.

En términos taurinos esas cosas generan tigres en la barriga, resentimientos.

-Antes sí se me removían mucho mis adentros, pero me di cuenta de que no me hacía bien. Incluso me mermaba para crecer como artista. Ahora lo acepto y sigo mi camino buscando la libertad total.

¿Guardas facturas personales de ese tiempo?

-Alguna tengo. No pienso cobrarlas, porque no soy rencoroso, pero sí enseñarlas, que sepan que las tengo. Será mi satisfacción. Están saldadas, pero no olvidadas.

-¿Cómo ves a los llamados figuras qué…?

-Que son figuras por algo, porque tienen un nivel muy alto pero también hay toreros con un potencial grande que están llegando con mucha fuerza y les van hacer esforzarse más aún.

-¿Tú en qué grupo te consideras, en el de las figuras o con los del potencial?

-Yo no soy figura, pero sí siento que la gente está conmigo.

O sea que vas a apretar a las figuras.

-Me voy a apretar a mi mismo. Eso es lo seguro, lo otro…

Eres muy serio.

-Parece de primeras, pero luego soy un tío simpático. Cuando estoy bien soy cachondo, gracioso. Lo que ocurre es que soy inestable. Ese es mi defecto. Por las situaciones que he pasado, por mi vida que ha sido muy dura tengo altibajos aunque ya eso lo tengo más controlado. He pasado por mucho… Pero mis pasiones personales son las que me hacen distinto, las que me pueden hacer grande.

-Tu gesto en ocasiones es de melancolía, si me permites.

-Y lo soy. Y también trabajo para no caer en una melancolía excesiva.

Te tendrás que blindar en la plaza.

-En la plaza intento ser yo. No quiero mirar a los lados, sólo entenderme con el toro. Cuando lo consigo, como en Valencia, sale mi toreo.

Quien te viese en Valencia, entrando y saliendo de la enfermería, recuperándote de aquel ‘knock out’ que te propinó el toro puede pensar que no conoces el miedo.

-Pues sí lo tengo. Viaja conmigo. Cómo no voy a tener miedo…

Pues lo tienes domesticado, o eso parece.

-Intento ser amigo de él. Tendré que convencerle a él y me tendré que convencer yo.

¿Más?

-Más.

Esa tarde te hubieses podido quedar dentro, había motivos médicos para hacerlo. Estaba justificado: traumatismos múltiples, es decir una paliza, perdida de la conciencia, la frente abierta, tres costillas rotas…

-Si me hubiese quedado dentro no hubiese sido yo.

Claro.

Publicado en Las Provincias 

FERIA DE AZPEITIA: Salió el toro exigente, encastado (y complicado) de Ana Romero

El toro que abrió plaza empujó y derribó al caballo de picar. JAVIER HERNÁNDEZ.

Por Antonio Lorca.

Sea brava o mansa, encastada o no, la ganadería de Ana Romero es diferente; quizá, por eso, no figura en la lista de los hierros preferidos por los que mandan. No les hace falta a estos toros grandes perchas para ganarse el respeto, porque les sobra poderío, fiereza y casta de la buena y de la otra para captar la atención de la plaza. Son toros no aptos para el aburrimiento; toros para tener los sentidos alertas y no perder detalle de sus movimientos. Toros dificultosos listos, ásperos, complicados y muy exigentes. Toros, en definitiva, para la emoción.

Claro que todo tiene sus ventajas e inconvenientes. Los toros de Ana Romero ponen en aprietos a los toreros, los obligan a un esfuerzo extraordinario, tienen un plus de peligrosidad, y no son fáciles para el toreo moderno.

Los que salieron en Azpeitia hicieron honor a la feria del toro de esta localidad guipuzcoana de 15.000 habitantes (ya es un milagro que en una ciudad tan pequeña se celebren tres corridas de postín). Serios todos ellos, con las dificultades propias de la casta y con diferentes comportamientos en la lidia.

El primero, por ejemplo, apretó y derribó al caballo en la primera vara y empujó con fijeza en el segundo encuentro. Persiguió en banderillas al buen rehiletero Juan Carlos García, y llegó a la muleta con un recorrido muy corto, reservón, remiso a embestir y con un deslucido cabeceo.

El segundo, un señor de bigotes de cinco años de edad, pasó con buena nota el examen del piquero, permitió que se luciera Ángel Otero con las banderillas, y fue una máquina de embestir por el pitón derecho, desbordante de casta y movilidad.

El tercero manseó en el caballo, y permitió el toreo por el lado izquierdo.

El cuarto se arrancó de lejos en la primera vara y cumplió sobradamente en el picotazo posterior. Al igual que el primero, ofreció complicaciones en el tercio de muleta.

El quinto manseó en el tercio de varas, y aunque se derrumbó en la arena al inicio de faena, no se cansó de embestir con dificultades.

Y el sexto, otro caballero con cinco años cumplidos, aguantó con fortaleza la puya del piquero en dos varas, y acudió con la cara alta y haciendo hilo a la muleta de su matador.

En suma, una señora corrida de toros; complicada pero muy interesante.

¿Y los toreros? Salieron airosos del trance, que no es poco, pero los tres dieron la impresión de no estar a la altura de la exigencia de sus oponentes, que era mucha.

Curro Díaz se mostró muy voluntarioso, y dibujó algunos destellos de su buena clase en un esbozo del toreo a la verónica -una a su primero y tres al cuarto-, y en una tanda de naturales a este último. No fue el suyo un lote de triunfo para un torero de su elegancia; dificultoso fue el que abrió plaza y no se ‘dejó’ en la muleta. Tampoco Curro Díaz, y con razón, ha recuperado aún -o eso parece- la confianza tras la última cogida.

A David Mora le tocó el toro verdaderamente encastado de la tarde, el segundo, que se las hizo pasar canutas. Un toro muy exigente, que embestía con el alma y le hubiera ganado la pelea a cualquiera del escalafón. Bien, sin más, ante el quinto, en una faena larga, tratando de investigar cómo le podía robar muletazos.

Y Borja Jiménez, que hacía su primer paseíllo del año, se mostró más confiado y valiente; se nota que está muy entrenado, en la misma proporción que acusa la falta de cercanía de toro. Recibió al tercero con una larga cambiada de rodillas en el tercio, se dejó enganchar la muleta por el lado izquierdo y no pudo aprovechar las posibilidades que le ofreció ese buen pitón del toro.

Más complicado fue el sexto, muy reservón, al que robó tres naturales de categoría en una actuación alegre y bullanguera que no remató con el acero.

Sea como fuere, honor y gloria para los tres toreros, que, aunque perdieron la pelea, no volvieron la cara a una corrida para hombres heroicos.

ROMERO/DÍAZ, MORA, JIMÉNEZ

Toros de Ana Romero, bien presentados, encastados y ásperos; bravos en el caballo primero, segundo y sexto.

Curro Díaz: tres pinchazos y estocada (silencio); estocada tendida y un descabello (oreja).

David Mora: estocada trasera (oreja); bajonazo (ovación).

Borja Jiménez: media baja (oreja), pinchazo y media (ovación).

Plaza de Azpeitia. Segunda corrida de feria. 30 de julio. Tres cuartos de entrada.

Publicado: En El País 

1ª Feria de Teziutlán: Tarde triunfal de Barba y Gerardo Rivera

Buena entrada en la plaza.

De SOL y SOMBRA.

Los diestros Uriel Moreno “El Zapata”, Fabián Barba y Gerardo Rivera cortaron cinco orejas en la primera corrida de la feria de Teziutlán en el estado de Puebla.

Ante tres cuartos de la plaza se lidiaron seis toros de Zacatepec, de buena presencia y que dieron buen juego en términos generales.

“El Zapata”, escucho palmas en el primero de la tarde y cortó una oreja en el segundo de su lote.

Fabian Barba, decidido y torero, le cortó la oreja al segundo y una más al quinto.

Mientras que Gerardo Rivera fue silenciado en su primero y le cortó dos orejas del sexto.

Barba y Rivera abandonaron la plaza en hombros.

Otros resultados:

Ciudad Juárez, Chih.- Ante media plaza se lidiaron toros de Begoña de juego regular. 

Fermín Rivera: silencio y oreja.

Juan Pablo Sánchez: silencio y dos orejas. Salio en hombros.

Fermín Espinosa “Armillita: Ovación y silencio.

Resultados en Europa:

Bayona (Francia). Toros de Robert Margé, cinqueños excepto el 4º y el 5º. Bien presentados, ofensivos, y mansos y justos de raza, en líneas generales. 

Manuel Escribano: oreja y dos orejas. Puerta grande.

Daniel Luque: oreja y ovación con saludos.

Thomas Joubert: silencio y oreja.

Entrada: Media plaza.

***

La Roda (Albacete). Toros de Los Ronceles, de buen juego. El 3º, premiado con la vuelta al ruedo.

Rubén Pinar: oreja en ambos. 

Fortes: ovación y silencio.

Luis David Adame: dos orejas y palmas. Salio en hombros.

Fortes toreó infiltrado por la cornada recibida en Santander y durante la lidia se le abrió la herida. Al finalizar el festejo pasó a la enfermería y será intervenido en Albacete.

***

Hagetmau (Francia) Novillos de Cebada Gago, bien presentados y de variado juego. 

Jesús Enrique Colombo: silencio y oreja.

Leo Valadez: vuelta al ruedo y oreja.

Andy Younesoreja y ovación.

Twitter @Twittaurino 

Ocho con Ocho: Al grito de guerra Por Luis Ramón Carazo

José María Pastor.

​En unas semanas más,  arranca la temporada de novilladas en La México y mientras tanto, aspirantes, novilleros y matadores mexicanos, cada uno a su manera, hacen su esfuerzo; unos para llegar a la alternativa, otros por mejor posicionarse como matadores de toros.

Los Adame,  en Europa cada uno con su estilo, Joselito, Luis David y Alejandro, actúan de manera frecuente, en ese camino, los matadores Joselito y Luis David,  acaban de anotarse un hecho histórico, mucho se recordó que desde 1928 en Francia con los Armilla, Fermín y Juan,  no habían actuado dos toreros hermanos mexicanos en un mismo cartel,  lo cual ya sucedió el 23 de julio de 2017, en Saint Vincent de Tyrosse, con buenas actuaciones de los hermanos alternando con el francés, Juan Bautista.

El dato es importante por lo complejo que es hacer coincidir a una familia de toreros exitosa, en una misma época y próximamente el 13 de agosto en San Sebastián con López Simón lidiarán toros del Parralejo.

Posteriormente en Santander,  el 28 de julio,  Joselito tuvo una destacada actuación al lado de una gran promesa del toreo que salió al final en hombros Álvaro Lorenzo, parte de la generación de renovación española,  que viene con fuerza para refrescar carteles y ahora José,  se enfila entre otros sitios a Bilbao, lugar de la Feria del Toro.

Por su parte Luis David con un futuro muy brillante, llama la atención y su calendario se irá nutriendo de fechas en los países taurinos. El domingo 30 de julio de 2017 en La Roda, en Albacete con toros de Los Ronceles junto con Rubén Pinar, salió en hombros.

Alejandro en la categoría de sin caballos, marcha muy bien y ya en su momento dará el salto a novillero,  para conformar la nada remota posibilidad,  de una tercia de hermanos matadores de toros en una misma tarde, como hace muchos años no sucede, en la geografía taurina universal.

José María Pastor fue a Madrid a una novillada sabatina de promoción y dejó constancia de estar enterado de su oficio y por las crónicas supimos que en su actuación el 29 de julio de 2017, sin redondear el triunfo, no paso, desapercibido.

En Hagetmau,  en Francia el domingo 30 de julio Leo Valadez con una oreja y vuelta al ruedo,  compitió con gallardía con el venezolano Colombo y el francés Yunes punteros en Europa en número de festejos.

El Cala con El Chihuahua, salieron en hombros en Santiago Tezontlale de su actuación el sábado 29 de julio,  junto al rejoneador Jorge Carreño, el primero con la mira puesta en La Florecita adónde el próximo 9 de septiembre tiene un compromiso en mano a mano con El Canelo y astados de San Marcos.

En Santa Ana Chiautempam, con los toros de Tenexac,  Sergio Flores salió en hombros actuando al lado de Fermín Rivera quién recibió una oreja y Juan Luis Silis que aún esforzado no logró un triunfo.

Y así puedo continuar pero mi intención solo es demostrar que el movimiento taurino con sus subidas y bajadas,  no para.

Es importante recordar que hace 20 años Julián López El Juli con el toro Feligrés de La Venta del Refugio, se convirtió en el primer novillero español en lograr una meritoria faena de indulto en La México.

Y para cerrar recuerdo a Morante de la Puebla, quién empezó su vocación a los cinco años,  hace 20 junios, se convirtió en Burgos en matador de toros; su padrino fue César Rincón y el testigo Fernando Cepeda de capote mágico, hoy por cierto, apoderado de Miguel Ángel Perera, fecha exacta, el 29.

Morante es capaz de provocar las más bellas sensaciones de la que es capaz el toreo cuando brota de su fuente inspiradora, la técnica mezclada con la inspiración, de sus manos hemos visto surgir con capote, muleta, banderillas y hasta con el verduguillo, instantes de arte efímero.

Todos en pie de guerra, y muchos más,  que no están en este relato que solo pretende recordar lo que dijo Galileo interrogado por la inquisición hace siglos respecto a que la tierra giraba alrededor del sol, contestó; “…y sin embargo se mueve” Para no ser condenado a la mazmorra.

El toreo con agobio y diatribas, se mueve, no me cabe duda y he aquí algunos datos que lo prueban, para no hablar sin bases, al respecto.

Belmez: Paco Ureña mano a mano con Pepe Moral y la de Victorino 


De SOL y SOMBRA.

Un cartel calificado por el empresario Jorge Buendía como el más justo de los que ha montado a largo de su ya larga trayectoria. “Desde que vi la tarde  de las dos orejas de Moral con los Miura en Sevilla entendí que lo justo es que a este torero había que darle oportunidades y sabiendo que tenía la corrida de Victorino para Belmez pensé que era el momento de hacerlo y llame a Enrique Peña para ponerlo, y cerrarlo con un torero con la temporada que lleva a sus espaldas Paco Ureña, un verdadero especialista en este encaste, es el orgullo más grande que tengo como empresario, como profesional y como aficionado para debutar en una plaza de la importancia de Belmez”.

Pepe Moral expresó su agradecimiento al empresario y comentó que su preparación sería “la misma que para cualquier corrida porque entiendo que esta ganadería, con la que debuto en una plaza a pesar de que sí que conozco la exigencia de las vacas de Las Tiesas, lo único que requiere es hacer las cosas muy bien y torear muy por bajo si sale embistiendo”- Publicado en COPE.

FERIA DE POZOBLANCO 2017

El ruedo de la plaza de toros de Los Llanos acogió la noche del viernes la presentación de la II edición de la Feria del Toro y del Caballo de Pozoblanco, que se desarrollará durante el próximo mes de septiembre y que tiene como espectáculo estrella una corrida de toros el sábado 23 de Agosto en la que están acartelados Antonio Ferrera, David Mora y José Garrido con toros de Alcurrucén

El ciclo taurino se completa el domingo 24 con una corrida de rejones, en la que actuarán Sergio Galán, Leonardo Hernández y Lea Vicens con toros de Pasanha.

Twitter @Twittaurino