JUAN PEDRO LLAGUNO, EN ESPAÑA Y MÉXICO

20170831-171328.jpg

El viernes parte plaza en Ronda, el domingo en la México.

De S y S.

El novillero Juan Pedro Llaguno tendrá un fin de semana meteórico, digno de una figura del toreo. Tras cortar tres orejas y salir a hombros el pasado martes en la Plaza de Alaparro, su agenda contempla para este viernes hacer el paseíllo en La Ronda, en la provincia de Málaga, posteriormente cruzará el Atlántico y el domingo se presentará en la temporada novilleril de la Plaza México.

El serial pasado en el coso de Insurgentes debutó de luces, dejó un grato sabor de boca y no paseó las orejas por sus fallos con la espada. Juan Pedro ha evolucionado positivamente y seguramente en esta ocasión pensará en no dejar ir el triunfo grande.

Tras su entrenamiento nocturno en Sevilla, España, platicamos con el novillero sobre su campaña española, en la que ha sumado una importante cantidad de triunfos, además de que se está ganando un sitio importante.

Juan Pedro es un gusto saludarte a la distancia. Estás teniendo una buena temporada en Europa.

-Pues sí, la verdad es que estoy muy contento de cómo van saliendo las cosas.

Platícanos cuántos festejos has sumado y los resultados.

-Pues no sé en concreto (sic) ni cuántos festejos ni cuántas orejas he cortado, pero en ninguna me he ido de vacío.

Apenas este martes saliste a hombros, ¿qué significa para ti triunfar en la Iberia brava?

-Pues es muy bonito, ya sea aquí o en México o en Portugal. Triunfar es precioso, sea donde sea.

El domingo vuelves a la Plaza México, ¿cómo te ilusiona?

-Pues estoy muy ilusionado, porque quiero demostrar lo que yo soy como torero y lo que he progresado.

La temporada pasada dejaste un grato sabor de boca al público. ¿Tú con qué sabor te fuiste?

-Pues con buen sabor, pero no satisfecho, porque no pude cortar orejas.

Te pregunto, ¿por qué tú sí le das importancia a La México? Ya que otros que están haciendo también campaña en España, no voltean hacia acá.

-Pues yo le doy la importancia que merece porque no solamente es la más grande del mundo, sino que es, después de Las Ventas, la más importante del mundo.

Sabemos que tú eres hispano-mexicano, y sé que esta será una pregunta difícil, ¿qué te sientes más, español o mexicano?

-Pues yo soy mexicano porque ahí nací, ahí me enseñó mi papá a torear y ahí he vivido siempre, menos este último año que vivo aquí en España.

El 1 de septiembre estarás actuando en Ronda y el domingo 3 en México, agenda de figura.

-Pues estoy muy contento pero muy nervioso, porque son dos plazas de primera y repercute mucho lo que haga en esas plazas y pues a ver cómo me sienta el viaje (ríe).

Tras su actuación en Ronda, Juan Pedro viajara a México a donde arribara este sábado por la tarde noche para partir plaza junto a Miguel Aguilar y Tato Loaiza, quienes lidiarán los novillos del hierro de Caparica.

Fuente: Carlos Yarza para Televisa Deportes

Anuncios

EL AUSENTISMO LLENO EL TENDIDO (¡hasta la coronilla de los comunicadores!) Por El Bardo de la Taurina

20170831-110004.jpg
El elenco 2017.

El pasado domingo arrancaron las novilladas en La Plaza México y como ya es tradición, esta se realizo en familia.

La que alguna vez fue la “Gran Universidad” de los novilleros mexicanos, hoy esta convertida en una “Prepa Abierta” o en una “Secu” con festejos sin caballos y sin la seriedad que debería siempre de caracterizar a esta plaza de toros, que alguna vez fue la más importante de América.

Pero si a esto le agregamos una pandilla de comunicadores (y malos promotores tan solo hay que ver la poca gente que convocan) hambrientos de fama, serviles, dispuestos a todo con tal de llevarse la ultima rebanada del pastel, pero que además tienen un claro divorcio con la afición ya que finalmente salieron del closet y se destaparon como voceros de la empresa, el ambiente será todavía más tenso en los próximos festejos, porque es una realidad que el publico no quiere ni pagará un solo peso, por seguir viendo novilladas estilo plazita de restaurante de barbacoa en La Plaza México- De S y S.

Bardo de la Taurina:

El domingo pasado dieron un festejo en la plaza más grande de la capital ¿y qué pasó? Pues lo que tenía que pasar que los novillos llegaron muy puntualmente aunque los escondieron durante la semana pa’ que no se vieran en las redes sociales y yo me pregunto: ¡Que querían esconder! pues además casi todos se portaron bien, los novilleros llegaron muy bien vestiditos y el público pues no llego, lo cual quiere decir que la tarde se dio como se esperaba, más la pregunta es ¿Por qué no fue la gente?

Primero ya sabemos que los aficionados están divorciados de la empresa y una forma de demostrar su molestia pues es no yendo a las gradas, otra razón muy simple aunque no se crea es el hecho de que por naturaleza somos ‘contreritas’ y la afición está hasta la coronilla de que a un grupito de comunicadores -que sea o no ciertos- los tienen ligados con la empresa y que a lo mejor lo hacen solo por quedar bien con la promotora, no han parado de atosigarnos, acatarrarnos, aburrirnos, hartarnos con esas cantaletas de ¡Vamos a las plazas de toros!, ¡llenemos la plazas de toros!, ¡si de verdad eres un buen aficionado, ve a la plaza de toros!, ¡defendamos a la fiesta yendo a las plazas de toros! ya están peor que los que nos marcan de los bancos pa’ ofrecernos tarjetas de créditos, de las compañías telefónicas, de las ventas nocturnas, de las encuestas políticas o los de la camioneta de ‘se compran colchones viejos, microondas…’

¡Que jeringar! Frénelos ya empresa y entonces va a ver que cuando se deje de arrear a la gente algunos van a volver a las plazas.

Más no nos engañemos la única fórmula pa’ hacer que la gente regrese al tendido es que salga un novillero se enrede con los novillos, les ponga la panza, los ojos, la vida misma y a mordidas les arranque las cuatro orejas y las dos colas y que otro escuincle se pase por el arco del triunfo el triunfo del compañero y repita la dosis con su sello personal y entonces el público solito sin megáfonos va a volver a la plaza y va a renacer una figura que ya no existe, la de los ‘istas’ y la empresa no va tener que estar jugando al turista taurino, de que si tienes una orejita avanzas una casilla y que un juradito va a decidir quién va a la otra, ¡nada! toros que suban el miedo al tendido y novilleros que impresionen.

Y entonces no van a tener que esperar un mes pa’ repetirlos, en caliente al domingo siguiente, porque así lo va a exigir la gente, a la que por cierto, si no la escuchan, va a matar la temporada con su ausentismo.

20170831-104844.jpg

La carrera taurina de Sergio Flores continuará: Roberto Viezcas

5949810563_7ba2157435_o

Por Francisco H. Reyes.

La cornada que sufrió Sergio Flores el viernes en San Luis Potosí fue delicada, pero la carrera del torero continuará, señaló su apoderado Roberto Viezcas Mireles, quien reconoció que el hecho prendió los focos rojos, pero afortunadamente han superado el mal momento.

Mencionó que el apizaquense tiene el deseo de ser una figura consolidada de la fiesta brava, por lo que lo ocurrido en tierras potosinas no detendrá su lucha por sobresalir en los ruedos.

Refirió que el torero no tiene ánimo en estos momentos de hacer entrevistas o declaraciones a medios de comunicación, por las consecuencias en su situación física y mental, que arrojó la cornada del viernes.

Señaló que el tlaxcalteca hará uso de una cámara hiperbárica para acelerar su rehabilitación, ya que esa tecnología oxigena al organismo humano hasta cinco veces más rápido al proceso natural.

Dijo que la cornada le provocó el rompimiento de una arteria y eso generó que no circulara sangre, por lo que estaba en riesgo incluso de perder toda la extremidad superior izquierda.

Confió en que el torero pueda recuperarse plenamente, con fuerza en sus brazos, para retornar a los ruedos.

Al quite

Tras la doble cornada que sufrió Sergio Flores el viernes pasado en San Luis Potosí, se dio a conocer que el diestro tlaxcalteca no podrá actuar en la tradicional corrida del próximo 15 de septiembre en Provincia Juriquilla e Ignacio Garibay será el torero que lo sustituya en el cartel; el cual complementan el matador Arturo Saldívar y el rejoneador Emiliano Gamero.

Garibay llegará al coso queretano tras una temporada en la que ha cosechado varios triunfos y se presentará por tercer año consecutivo en los Festejos Patrios de Juriquilla; recordando que en 2015 rebanó un apéndice y en 2016 abandonó la plaza en hombros luego de cortar dos orejas.

Fuente: EL SOL DE TLAXCALA

Antonio Ferrera, última puerta grande de la Feria de Cuenca

img_236749

DE SOL Y SOMBRA.

El diestro Antonio Ferrera ha cortado hoy dos orejas y ha salido a hombros en el quinto y último festejo de la Feria de San Julián de Cuenca, una tarde en la que José Garrido ha obtenido un apéndice y Roca Rey se ha marchado de vacío.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Montalvo, el cuarto como sobrero, desiguales de presentación, justos de fuerzas y de juego también variado. Destacó la calidad y fondo del primero, y la manejabilidad del sexto. Descastado el segundo; incierto y sin clase el tercero; noble y sin raza, el cuarto; y manso y rajado, el quinto.

Antonio Ferrera, de sangre de toro y oro: pinchazo y estocada baja (oreja tras aviso); y estocada (oreja).

José Garrido, de fucsia y oro, y que sustituía a José María Manzanares: media y el toro se echa (ovación); y pinchazo y media (oreja).

Andrés Roca Rey, de nazareno y oro: media y descabello (ovación); y pinchazo, estocada muy baja, nueva estocada y dos descabellos (silencio tras aviso).

En cuadrillas, Antonio Chacón saludó en el quinto.

La plaza rozó el lleno en los tendidos en tarde soleada.

————————–

FERRERA, TAMBIÉN EN CUENCA

Antonio Ferrera sigue a lo suyo, es decir, triunfando allá donde se anuncia. Un año extraordinario para este torero ibicenco, aunque extremeño de adopción, que viene demostrando un poso, una maestría y una pureza impresionantes. En las antípodas de aquel “Ferrari”, que así le llamaban por el acelerado y bullidor concepto de sus inicios.

Cuenca lo vio. Y lo disfrutó. Su primero, aún sin llegar a ser un dechado de virtudes, acabó respondiendo ante un Ferrera que lo mimó, cuidó y consintió durante el primer tramo de su lidia, en la que, poco a poco, fue ahormando la embestida del “montalvo”, que fue agradecido ante tan buen trato del espada balear.

Faena muy trabajada, y larga, tanto que sonó un aviso antes de montar la espada. Dio igual. La dimensión ofrecida por Ferrera pudo con todo. Así logró pasajes sensacionales, ya en el epílogo, con mucho sabor, torería y desdén. La falta de contundencia con los aceros no fue óbice para que cortara una merecida oreja.

La polémica llegó en el cuarto, un toro que fue devuelto después de ser banderilleado y después también de que el presidente cambiara el tercio. El animal se partió un pitón contra las tablas justo cuando la cuadrilla lo encerraban en tablas, antes del brindis de Ferrera.

No había mucha intención desde el palco a hacer asomar el pañuelo verde. Pero las quejas de Ferrera desde el ruedo y la algarabía que se estaba empezando a formar en los tendido propició que el usía acabara accediendo.

Y acertó porque hubiera sido una pena que la afición se quedara sin ver otra vez a Ferrera, que volvió a estar magistral en todos los órdenes ante un “zambombo” de más de 600 kilos tan noble como soso. Buen nivel del torero, que demostró que le valen todos los toros. Cortó otra oreja tras una gran estocada.

Volvía José Garrido a Cuenca después del rotundo éxito del pasado domingo cuando, también por la vía de la sustitución, cortó cuatro orejas a la corrida de Zalduendo.

Hoy, sin embargo, no pudo reeditar tan rotunda hazaña por falta de oponentes. Su primero fue un toro descastado y moribundo, con el que Garrido lo intentó de mil formas, haciendo un esfuerzo entre los pitones, pero sin lograr sacar nada en claro.

El quinto fue otro manso que acabó buscando el abrigo de los tablas. Nuevo alarde de valor y firmeza de Garrido, que, esta vez, sí encontró el premio de una oreja.

Publicado en El PERIODICO

En Monterrey: Nos faltó mucha pasión… ¡Como fue en la inaguración!

20170830-100134.jpg

De SOL y SOMBRA

Celebrar 80 años de existencia de la Monumental Lorenzo Garza, con media entrada en sombra (muy buena asistencia, para la mala racha que ha vivido la Fiesta de Toros Regia, desde hace ya varios años) y un tendido de sol, casi vacío, es como para lamentarse.

En opinión de nuestro contertulio Pancho Villamelón, quizás fueron las prisas para organizar el festejo, que se organizo un cartel un tanto “flojo”, en términos de taquilla, al armarlo con una figura del torero, como es Sebastián Castella y dos toreros jóvenes que van camino de su consolidación como son Fermín Rivera y Juan Pablo Sánchez, pero que tienen poco imán taquillero.

El ganado de Begoña, siempre de mucha categoría evidencio en esta ocasión su poca fuerza y casta, obligando a Castella a solicitar una “varita” al que desorejó y pasarlo con dos pares de banderillas, con la inmediata y casi obediente actitud del Biombo, a cargo de don Toño Quiroga y acompañantes.

El torero francés, en su calidad de figura del toreo, casi puede decirse que llegó a la Monumental a “entrenarse” y exhibir su sobrada y dominadora técnica, tanto con el capote como con la muleta, que le sirvió para concretar un par de faenas que movieron la modorra de la gente.

Es muy probable que sus consejeros le hayan señalado que, en Monterrey “hay que solicitar “la de aquí”, o sea, el Corrido de Monterrey, para darle más sustancia a las faenas o, como decimos en México, “ponerle más sabor al caldo”.

Su primera faena, larguísima, de muchos pases, que a veces transmitían mucho y a veces nada, la culminó con una media efectiva para llevarse una oreja tras petición mayoritaria.

En su segundo, anduvo casi por el mismo tenor, pero exhibió en algunas series de derechazos el sentimiento y las ganas de no dejarse ganar la pelea cuando siente las presiones de los toreros mexicanos que alternan con él.

Si me permite (demanda la palabra Pancho Villamelón) y para recordar a Manolete, el llorado torero cordobés, señalaba que cuando alternaba con Silverio Pérez, quien le confirmó la alternativa, “Y se arrimaba tanto,” y se le anunciaba con él, “era un momento propicio para hacer testamento…”, palabras más, palabras menos.

Fermín Rivera y Juan Pablo Sánchez, camino de la afinación de su toreo, vibraron, lucharon contra sí mismos y la figura extranjera, pero tendrán todavía que recorrer un largo camino para llegar al sitio de figuras.

Su juventud les ayudará y, desde luego, su afición y voluntad, aunado esto a una buena cantidad de festejos.

Los tres, lucieron, eso sí, ternos de lujo, recamados de oro en taleguillas y chaquetillas, acordes al festejo de aniversario que, demandaba, una plaza llena…de gente y de pasión, como sucedió en su inauguración con Don Fermín Espinosa y Don Lorenzo Garza, figuras aquí y allá, para otra ocasión será.

Por Max Tavares para Regio Sports.

Tendido 7: ¡Y hoy únicamente, 70!

20170830-184307.jpg

Por Xavier Toscano G. De Quevedo.

¡Ay Dios mío!, pero si el día de mañana estaremos cerrando el octavo mes de este 2017. Se ha ido agosto, y podemos decir con “cierta y prudente” satisfacción, que dimos cuenta de algunas cosas rescatables en cuanto a nuestra fiesta se refiere.

Apuntábamos en nuestro primer escrito del mes en turno, una frase muy recurrente entre los protagonistas de la fiesta: ¡“Que la Providencia Divina eche su capote misericordioso en ayuda de los toreros”! Y así fue. Percances se dieron —es el misterioso e ineludible riesgo que se vive en ella— y algunos de consecuencias graves, pero todos resueltos positivamente a favor de los toreros lesionados. Así que ya no fue en este año tan angustiante agosto y sí, la historia reciente nos ha marcado otros meses del calendario, como nuevas fechas de tristes y dolientes tragedias que han enlutado nuestro enigmático, y seguramente muy incomprensible Espectáculo Taurino.

Pero, tendremos que terminar primero con el mes en curso, y recordar que finalmente este extraordinario y sorprendente Espectáculo, al que da vida su Majestad El Toro Bravo, nació y se identifica por ser una celebración o rito, que es cobijado por una impenetrable lobreguez de incertidumbre y solemnidad incomparable.

Siendo fundamentado, en el ejercicio de “saber con propiedad” lidiar reses bravas, y que consiste en una acción perfectamente establecida y definida en las reglas del toreo, que además se han ido moldeando a través de los siglos, por esos hombres —“tocados por la mano de Dios”, que supieron distinguirse como genios —¡figuras!– favorecidos, logrando así descifrar los enigmas que en los ruedos les fueron planteando los toros bravos, y proveyendo con su capacidad a nuestra fiesta, en la creación de cada una de las suertes del toreo, y lacrando los cánones en el oficio de torear.

Es por ello que el adjetivo calificativo de “Figura” es análogo y referente a nuestro protagonista de este escrito: “Manolete”. Ya que Manuel Rodríguez Sánchez es sin ninguna equivocación una de las figuras más importantes, y no únicamente del siglo XX, ya que él está incluido con letras de oro en toda la historia de nuestra fiesta. Torero de época, y el más claro prototipo de la majestuosidad y grandeza torera, cedió a nuestro enigmático Espectáculo lo más noble que un hombre pueda ofrecer: su propia vida.

Hoy que es miércoles 30, queremos recordar con el más profundo respeto y admiración aquella tarde del 28 de agosto, pero del año de 1947, cuando en el sencillo pueblo minero de Linares, provincia de Jaén, durante las festividades dedicadas a su Patrono San Agustín, se llevaba a cabo un festejo taurino, obviamente como es la costumbre dentro de la cultura y tradición del pueblo español. Han transcurrido 70 años, y sin embargo el mundo de los toros, vive, recuerda y se estremece con sólo pensar que aquel año del 47, fue la última tarde en la que actuó “El Monstruo Cordobés”.

Manolete” emprendería su carrera taurina un 3 de mayo de 1934, a la edad de 17 años, participando en una novillada sin picadores en la ciudad de Écija. Poco después en Tetuán de las Victorias, provincia de Madrid, pasa a las filas de los novilleros actuando ya con picadores, en ese histórico cartel lo acompañaron Liborio Ruiz, Valerito Chico y nuestro “Faraón de Texcoco”, Silverio Pérez, siendo los novillos de la dehesa de Esteban Hernández.

Cinco años después, en 1939, siendo el 2 de julio, “Manolete” recibe la alternativa —sueño de todos los hombres que se aventuran en nuestra fiesta— en la majestuosa Real Maestranza Sevillana, de manos de Manuel Jiménez “Chicuelo”, quien le cedió al toro “Mirador” de la ganadería de Tassara, y ante la presencia de Rafael Vega de los ReyesGitanillo de Triana”,” Manolete” recibió las dos orejas del toro de su doctorado.

Toda una historia, la cual ha llenado no sólo cientos, sino miles y miles de páginas de muchísimos autores y estudiosos, que se han volcado sobre la figura de “Manolete”, y que seguro estoy faltará aún más por escribir. Sí, es así, ¡sorprendente, extraordinaria, inigualable e inagotable fuente de inspiración!

Esta es sólo una parte dentro de la historia de nuestra Fiesta Brava. ¡Espectáculo solemne, inexplicable e impredecible!, que conlleva el riesgo y la tragedia, contexto que ningún torero ignora y que sin embargo aceptan con dignidad y valor.

Manolete” así lo entendió y lo vivió cada día de su existencia, perpetuamente con su entrega y sin cortapisas, transitó con su majeza en este incomparable mundo, el cual es gobernado por el Eje Central y Único del Espectáculo: su Majestad El Toro Bravo.

Publicado en el Informador

Pepe Luis y Manolo Vázquez, de nuevo juntos en un mismo cartel

1503949730701

Dos nombres míticos de la más prestigiosa familia torera que ha dado Sevilla se volverán a unir el próximo 16 de septiembre en la plaza de toros onubense de Higuera de la Sierra. Pepe Luis Vázquez y su sobrino Manolo Vázquez, nieto del recordado torero del mismo nombre, harán el paseíllo juntos en el festival que se anuncia en esta localidad onubense a beneficio de su famosa Cabalgata de Reyes Magos. Pepe Luis volverá a torear después del éxito logrado en su despedida el día del Corpus en Granada.

Se unen estos dos nombres de nuevo en un cartel, como sucediera en los años 50, cuando Pepe Luis dio la alternativa en Sevilla y se la confirmó en Madrid a su hermano Manolo Vázquez. Y también en la década de los 80, cuando Manolo Vázquez hizo lo mismo -dio la alternativa y confirmó- con su sobrino Pepe Luis.

Con el debut en público de este nuevo Manolo Vázquez se llega, por tanto, a la quinta generación de Vázquez toreros, lo que da una idea del arraigo y relevancia de esta familia en el mundo del toro y su importancia en la ciudad de Sevilla. El nuevo Vázquez tiene 16 años y desde niño comenzó a manifestar su vocación torera, habiendo compaginado hasta ahora sus estudios con entrenamientos y algunos tentaderos donde ha ido aprendiendo el oficio.

El festival se celebrará en la bonita plaza de Higuera de la Sierra el sábado 16 de septiembre a las seis de la tarde y el cartel es el siguiente: Pepe Luis Vázquez, Julio Aparicio, Martín Pareja Obregón, Martín Núñez y el novillero Manolo Vázquez, que hará su presentación en público. El ganado será de Luis Algarra Polera y Manuel Vázquez Gago.

Publicado en COPE

 

Ocho con Ocho: Recuerdos y posibilidades Por Luis Ramón Carazo

20170828-220318.jpg

Cuando el mozo de espadas abrió las contraventanas a las cuatro y media de la tarde el 28 de agosto de 1947, destacaba en el interior de la habitación del Hotel Cervantes, el terno rosa pálido que iba a lucir horas más tarde Manolete.

La chaquetilla (y no casaquilla como ahora acostumbran muchos llamar a la prenda con bordados en oro) como el resto del ajuar colgaban de una silla muy vieja.

El Chimo, mozo de espadas del cordobés le dijo; “maestro ya es la hora”

Manolete se dirigió al baño y se mojó la cara y la nuca para proseguir a afeitarse, al terminar después de hacer algunas flexiones, le respondió a El Chimo; “Ea, a vestirse”

Antes Manolete, en el altar que instalan muchos de los mozos de espadas en los cuartos de los hoteles se persignó y oró principalmente a la imagen de la Virgen de los Dolores, invocando su protección para la tarde en la que enfrentaría a los Miuras.

Se vistió y posteriormente se peinó con esmero. A las 5 de la tarde llegó el apoderado Cámara con varios periodistas que acostumbraban ir a saludarlo uno de ellos K-Hito quién fue quién le bautizó como Monstruo.

Pidió un cigarro a don José que así se llamaba de pila el apoderado y lo saboreó como queriendo retener en el humo, el placer de saborearlo.

Al estar vistiéndose entró el mozo de espadas de Luis Miguel González Dominguín para decirle al Chimo, que si le pudiera prestar una castañeta (añadido) porque la había olvidado y entonces con esa jerarquía que existe en el toreo, el mozo de espadas le preguntó al apoderado y Cámara finalmente se vuelve con Manolo y le comenta lo que necesitaba Dominguín y respondió; “Bueno, pues dásela, para que así se ponga algo de torero”

Ese fue parte del prólogo de la tragedia de Linares, que conllevó la cornada de Islero y las horas posteriores hasta el fallecimiento en la madrugada del 29 de agosto de 1947, del torero más representativo en opinión de muchos y me incluyo del Siglo XX y dada a conocer en el libro extraordinario de Juan Soto Viñolo: “Manolete, Torero para olvidar la guerra” dónde recoge testimonios de quienes conocieron al llorado Monstruo”

Por cierto, Juan gran periodista catalán alcanzó la Gloria este año.

Rafael González colega y amigo de Córdoba resume con precisión su tauromaquia: “sintetizando podría decirse que de capote lanceaba con las manos muy bajas y solía rematar con media verónica, era toreando de muleta cuando enardecía a los públicos, tomando como eje de sus faenas, repito, la quietud y la verticalidad.

Frecuentemente comenzaba con majestuosos estatuarios, si acaso unos doblones con aquellas reses difíciles; después, con la muleta algo retrasada citaba en corto, y con un leve toque, casi imperceptible, provocaba la arrancada del toro, enganchándolo y llevándolo toreado hasta el final del muletazo, y así encadenaba las series que casi siempre remataba con el de pecho o un pase por bajo a dos manos. Hacer mucho en poco terreno. No era muy dado a los adornos, la trincherilla y alguno más, y para cerrar la faena varias manoletinas, que si no eran de su creación les dio personalidad.

En eso consistía su labor. ¿Fue un torero corto en lo que a repertorio se refiere? Posiblemente, pero basado en el toreo fundamental, para qué más.

Que en la distancia que citaba a los toros acortaba el muletazo, también, pero no me negarán, que para situarse en ese terreno de proximidad, impávido, se hace necesario poseer una gran dosis de valor, y él lo tenía bastante sereno y conscientemente. Ahí empezaba a ganarles la pelea a los demás. Y así con todos los toros, y todos los días además. En cierta ocasión, en el silencioso ritual de vestirse de luces para ir a la plaza, dijo el torero: “tengo miedo”, sorprendido pregunto alguno, “¿Manolo, miedo tú, con el terreno que le pisas a los toros?”, “por eso mismo”, fue la respuesta”
Briznas del tiempo de uno de los toreros más grandes que ha tenido el planeta de los toros.

En Madrid recientemente en mayo, saludé a Dámaso González maestro de muchos toreros entre otros Manuel Caballero y ahora que partió al paseíllo celestial, extrañaremos su sencillez como persona y su naturalidad como torero.

En La México toreó 5 tardes la última el 28 de enero de 1979, al lado de Manolo Martínez y de Nimeño II con toros de Tequisquiapan.

Y en el presente, Isaac Fonseca de Morelia se llevó con mérito, una oreja en la espuerta de un buen encierro de Las Huertas, encierro que se lidió sin picadores y del que sobresalieron los mejores por su codicia y nobleza el tercero de la tarde, Campero y el sexto, Don Gonzalo nombre dedicado al querido amigo, Martínez, por cierto, premiado con arrastre lento.

Héctor Gutiérrez (que apunta el cante) de la Escuela Taurina de Espectáculos Taurinos de Aguascalientes, no fue premiado en el primero por fallar con la espada, en el sexto se llevó una oreja que le sabrá a gloria después de que el año pasado se llevó tremenda cornada.

Ricardo de Santiago de Querétaro actitud loable, en conjunto tuvimos, un buen inicio de temporada de novilladas.

¡Que te recuperes rápido, Sergio!