Feria del Pilar de Zaragoza 2017 / Sin Televisión para los mexicanos  

De SOL y SOMBRA.

El Canal Toros ha anunciado las tres corridas de la Feria del Pilar que se van a transmitir en vivo por televisión:

Miércoles 11 de octubre (18.00h.): Toros de Juan Pedro Domecq para Enrique Ponce, Cayetano y Ginés Marín por J.E. Colombo.


Jueves 12 de octubre (18.00h.):
Toros de Antonio Bañuelos para Curro Díaz, El Fandi y Paco Ureña.


Viernes 13 de octubre (18.00h.):
Toros de Núñez del Cuvillo para Sebastián Castella, Alejandro Talavante y Roca Rey.

Resulta sumamente decepcionante que el Canal Toros no vaya a transmitir la corrida del día 10 con Joselito Adame, José Garrido y la alternativa de Leo Valadez.

Y no vamos a decir en esta ocasión que nos resulta extraño que no se televise la corrida en donde esta acartelado José Adame, para no herir más susceptibilidades, pero si es lamentable que la alternativa en España de un novillero mexicano de manos de otro mexicano, en esta ocasión no sea televisada.

¿Cosas de la televisora? ¿De la empresa? ¿De la administración de los toreros? Cual sea la razón, tampoco podremos ver la actuación de Luis David en la misma feria el día 8 con los toros de Robert Marge, junto a David Mora y Román.

No son buenas noticias que a los abonados mexicanos (segundos en número y en importancia para el canal) se les deje sin ver a sus toreros en el último tramo de la temporada, como sucedió recientemente con la actuación del mayor de los Adame en Madrid. Además de que el número de festejos televisados ha disminuido en relación al 2016, pero paradójicamente el precio que se pagó esta temporada por el paquete aumentó. Algo que sin duda los consumidores tendrán muy en cuenta para el próximo 2018.

En fin, al final nos quedaremos sin ver en vivo a los Adame, aunque en España ya los tengan muy vistos como recientemente mencionó en su blog el cronista taurino José Ramón Márquez: “Lo de los Adame es como el dinosaurio de Monterroso. Vayas donde vayas ahí hay un Adame o dos: el pasado mes de julio me voy a un sitio de postín a cenar y allí estaban los Adame…”

Estos son los carteles completos de la Feria del Pilar Zaragoza 2017:

Sábado 7 de octubre. Novillos de Los Maños para Jorge Isiegas, Toñete y Ángel Tellez.


Domingo 8 de octubre
. Toros de Robert Marge para David Mora, Román y Luis David Adame.


Lunes 9 de octubre
. Novillos de Adelaida Rodríguez para Jorge Isiegas, Juanito y Carlos Ochoa.


Martes 10 de octubre.
Toros de Fuente Ymbro para Joselito Adame, José Garrido y Leo Valadez.


Miércoles 11 de octubre
. Toros de Juan Pedro Domecq para Enrique Ponce, Cayetano y Ginés Marín por Colombo.


Jueves 12 de octubre
. Toros de Antonio Bañuelos para Curro Díaz, El Fandi y Paco Ureña.


Viernes 13 de octubre
. Toros de Núñez del Cuvillo para Sebastián Castella, Alejandro Talavante y Roca Rey.


Sábado 14 de octubre
. Toros de García Jiménez y Olga Jiménez para Juan José Padilla, López Simón y Ginés Marín.


Domingo 15 de octubre
. Toros de Fermín Bohorquez para los rejoneadores Pablo Hermoso de Mendoza, Lea Vicens y Mario Pérez-Langa.

Twitter @Twittaurino 

Anuncios

Victorino Martín, muy grave tras un accidente cerebrovascular


De SOL y SOMBRA.

El legendario ganadero de reses bravas Victorino Martín Andrés, propietario del hierro del mismo nombre, se encuentra muy grave después haber sufrido hoy un accidente cerebrovascular en su finca de Extremadura, según informa su entorno a través de la cuenta oficial de Twitter de la ganadería.

El veterano ganadero, de 88 años de edad, se encuentra “estable”, en su propia finca, y hay que esperar a las próximas horas para ver la evolución de su estado de salud, aunque, fuentes próximas a la familia, muestran su pesimismo sobre el desenlace del mismo.

Victorino Martín Andrés es uno de los ganaderos más importantes de la cabaña brava española, creador de un prototipo de toro que él mismo soñó cuando empezó su andadura hace ya 50 años, con un encaste propio y que se ha convertido en “santo y seña” de los aficionados más exigentes o también de los considerados toristas.

Su última aparición pública fue hace escasas dos semanas para recibir, junto a su hijo del mismo nombre y de manos de su majestad el Rey Felipe, el Premio Nacional de Tauromaquia de 2016, que concede el Ministerio de Cultura, en la Catedral de Toledo.

Fuente El País 

FERIA DE OTOÑO: Toros de bella estampa y alma vacía

Decepcionante corrida de Adolfo Martín, que impidió el triunfo de Bautista y Ureña. Foto Plaza 1.

Por ANTONIO LORCA.
Fallaron los toros; esta vez, sí. Pero no por su estampa, sino por el comportamiento. Toros guapos, de esos que provocan la admiración del respetable cuando salen a la arena, pero animales sin alma, sin sangre brava, muy descastados, sosos y de mirada incierta.

Espectacular el trapío del cuarto, de nombre ‘Aviadoro’ y 515 kilos. Negro, musculado, largo, armonioso, con una cabeza coronada con dos pitones largos y astifinos como agujas, y actitud desafiante. Un tipo impresionante. Bien vestido, andares marchosos, guapo de verdad para un pase de modelos, pero no para tenerlo delante. Desde el tendido, infundía miedo. Habría que preguntarle qué sensación le produjo a Ureña, que fue el torero al que le tocó en suerte.

Presumidos también los demás, y aplaudidos todos de salida; y decepcionantes, también, a medida que transcurría la lidia. Acudieron con presteza al caballo, pero ninguno -quizá, algo mejor el sexto- hizo una pelea de bravo; todos aprendieron latín en el tercio de banderillas -algunos, con nota alta-, y en el tercio final mostraron sus muchos defectos, resumidos en falta de codicia, acometividad, fijeza, humillación y clase, y abundantes todos en sosería y dificultad. Quizá, el quinto fue el único que se movió, sin que se atisbaran en él condiciones para el aprobado.

No hubo triunfo. Ni una sola vuelta al ruedo, pero sí tres o cuatro momentos para el recuerdo.

El primero, un quite de Ureña al que abrió plaza, de dos delantales y una larga, templadísima y preñada de torería. Era un toro de escasa fortaleza y derrochadora suavidad, bien aprovechada por el torero.

Otro. En ese mismo primer toro, Juan Bautista se lo llevó al centro del ruedo y allí montó la espada. Preciosa y inhabitual estampa de un toro y un torero, en la suerte final, en la boca de riego. Una imagen torerísima, que duró lo que tardó el torero en cobrar una estocada atravesada y que el toro, acobardado, se refugiara en las tablas.

Tres. Tercio de picar en el segundo toro. Turno de Pedro Iturralde, joven y consagrado varilarguero y caballista. Hace la suerte como mandan los cánones. Mueve con soltura y precisión al caballo. El toro, en los medios, bien colocado. Fija la mirada en el señor del castoreño. Levanta Iturralde el palo y el animal acude veloz a la llamada. La puya clava en su sitio, pero el encuentro es fugaz. No hay pelea. La película se repite con idéntico argumento. La plaza hierve cuando vuelve a la vida una suerte casi perdida. No fue un tercio de toro bravo, pero quedó para el recuerdo.

Un respeto, primero, para los toreros, que tuvieron la vergüenza y la gallardía de anunciarse con esta corrida en plaza de tanto compromiso. Valientes los dos, por encima de la descastada corrida; especialmente, Ureña, muy responsabilizado toda la tarde, valentísimo, se jugó de verdad los muslos, no volvió la cara en ningún momento y dibujó muletazos muy estimables por ambos lados.

Correcto y comprometido Bautista, salió airoso del duro trance, y solo se afligió aparentemente ante el quinto, que más se movió, lo que le costó la reprimenda del público. 

MARTÍN/BAUTISTA Y UREÑA, MANO A MANO

Toros de Adolfo Martín, muy bien presentados, de bella estampa, (espectacular el trapío del cuarto), mansones, blandos, sosos y muy descastados

Juan Bautista: estocada atravesada, cinco descabellos _aviso_ y tres descabellos (silencio); dos pinchazos, media _aviso_ y dos descabellos (silencio); casi entera perpendicular y un descabello (pitos).

Paco Ureña: pinchazo _aviso_ y estocada caída (ovación); pinchazo y casi entera (silencio); estocada _aviso_ (ovación).

Plaza de Las Ventas. Séptimo y último festejo de la Feria de Otoño. 1 de octubre. Casi lleno (20.422 espectadores, según la empresa).

Publicado en El País 

¿Quién pretende reformar (y por qué) el Reglamento Taurino de Andalucía?

Ejecución de la suerte del descabello en la Maestranza de Sevilla. Paco Mora.


En el aire queda qué podría acordar el Gobierno si no salen adelante los cambios previstos.

Por ANTONIO LORCA.

El Gobierno andaluz apoya sin aparentes fisuras la existencia y promoción de la fiesta de los toros, pero parece preocupado por adaptarla al siglo XXI desde el convencimiento de que la sociedad ha modificado sus hábitos socioculturales.

Este es el planteamiento de partida que hace ahora un año llevó a Demetrio Pérez, responsable de asuntos taurinos en la Comunidad Autónoma, a proponer al sector una reforma del Reglamento, vigente desde 2006.

El director general de Política Interior, Protección Civil y Emergencias (este es su cargo en el organigrama oficial) ha asegurado en distintas ocasiones que se encontró con ‘un sentimiento de cambio en el sector’; de ahí, que la sección ejecutiva del Consejo de Asuntos Taurinos de Andalucía (CATA), -organismo que reúne a representantes del taurinismo, (toreros, ganaderos, empresarios, presidentes, aficionados)- se encuentre desde entonces en pleno proceso de diálogo y negociación sobre las posibles reformas de la normativa taurina.

Este martes, día 3 de octubre, vuelven a reunirse en Sevilla todas las partes implicadas para continuar el análisis de todas las propuestas y con el objetivo prioritario de acercar posturas. De entrada, 49 de los 76 artículos del Reglamento actual son objeto de estudio y modificación; y algunos pueden cambiar sustancialmente.

Los toreros pretenden restringir las funciones del presidente y que la concesión de trofeos solo dependa del público

Este periódico ha tenido acceso al documento de trabajo en el que se detallan las pretensiones de la Junta de Andalucía y de cada uno de los colectivos; de su contenido se deriva que los planteamientos de unos y otros están muy alejados y parece improbable un acuerdo entre las partes. Pero hace tiempo que Demetrio Pérez lo dejó claro: “Si no hay consenso, todo se quedará como está”.

¿Qué pretende la Junta de Andalucía?

“Rebajar la dureza de las corridas”, ha reiterado el director general. (No parece, en principio, que sus propuestas puedan alcanzar ese objetivo, pero ahí queda el deseo).

¿Y los demás? 

Procurar, por encima de todo, que la pretendida actualización no perjudique sus intereses, y mejorar su situación, si ello es posible.

La Junta propone, por ejemplo, que en todas las corridas que se celebren en plazas de primera y segunda sea obligatorio realizar análisis de astas y de muestras biológicas de dos reses que, de forma aleatoria y mediante sorteo, se elijan entre las reses a lidiar, lo que parece contar con el beneplácito de los demás.

Pretende, además, que desaparezcan las banderillas negras -que se utilizan en casos muy excepcionales- y sean sustituidas por un cuarto par en el caso de manifiesta mansedumbre del animal, lo que no cuenta con el visto bueno de ganaderos y profesionales.

Los ganaderos solicitan compartir con empresarios y matadores la responsabilidad sobre la integridad del toro

Un asunto controvertido es la intención de la Junta de que en las plazas de tercera, no permanentes y portátiles, las cuadrillas podrían estar compuestas por un picador en lugar de dos, dos banderilleros y no tres, y un mozo de espada, a lo que se opone radicalmente la Unión Nacional de Banderilleros y Picadores de España (UNPBE). La misma respuesta tanto de este colectivo como de los ganaderos encuentra la propuesta de que, en plazas de primera y segunda categoría, cada res deberá entrar dos veces al caballo de picar.

La Junta de Andalucía aspira a que se acelere la muerte del animal, y para ello propone que el torero solo podrá entrar cinco veces con el estoque en corridas y siete en los demás espectáculos. Tras esos intentos infructuosos deberá utilizar el descabello, cuyo número de tentativas también se plantea reducir. No están de acuerdo con esta medida ni los toreros ni los subalternos, y son los ganaderos los que ponen abren el debate sobre el conflicto que se plantea con un toro moribundo en el ruedo si se supera el número de descabellos. De todos modos, este apartado, como tantos otros, está abierto al debate y a la espera de otras iniciativas.

Parece haber conformidad, sin embargo, en que el corte físico de las orejas sea practicado de forma superficial o testimonial -y no el trozo de carne que, a veces, reciben actualmente los toreros triunfadores-, y que en los contratos con los profesionales figuren los honorarios convenidos.

Hasta aquí, las propuestas fundamentales de la Junta de Andalucía, pero la negociación permite a los demás interlocutores fortalecer -o intentarlo, al menos- su posición en la normativa taurina. Estos son los cambios fundamentales que han presentado hasta ahora:

Los toreros proponen, por ejemplo, que en aquellas plazas en las que no exista enfermería fija debidamente equipada deberá estar presente un quirófano móvil (tipo tráiler), además de las ambulancias de soporte vital avanzado.

Consideran necesario restringir las funciones del presidente del espectáculo taurino a la ordenación de la secuencia del mismo y a la concesión de trofeos (tanto la primera como la segunda oreja) según la petición mayoritaria del público, como sucede en Francia.

Proponen, asimismo, un plan de formación para los presidentes y un régimen de responsabilidades por las consecuencias lesivas de sus actos.

Los presidentes, por su parte, proponen que, en las plazas de primera y segunda, el Gobierno suscriba un seguro de responsabilidad, de accidente y de vida a favor de quien dirija el espectáculo, con motivo de su intervención antes, durante y después de cada festejo.

Los ganaderos aspiran, en primer lugar, a que en aquellas plazas que tengan callejón haya un burladero ‘amplio, de varias localidades’ con la denominación ‘Ganaderos’.

Más adelante, solicitan que la responsabilidad sobre la integridad de las reses frente a la manipulación de las astas y la alteración del comportamiento de las reses mediante la administración de sustancias sea compartida con el empresario y los matadores. Insisten, por otra parte, que en los reconocimientos se respete el tipo zootécnico de cada encaste, y que los espectadores puedan pedir los trofeos con “la exhibición de pañuelos blancos (las modas han impuesto los de papel), elementos similares o mediante la solicitud vocal del público”.

Sorprenden, finalmente, las escasas aportaciones de los representantes de los aficionados.

Según figura en el documento de trabajo, opinaron sobre la formación de los presidentes (“debe comenzar en plazas de pueblos, y ser evaluada por los aficionados y nunca por la autoridad administrativa”; el toro “debe ser adecuado a la categoría de la plaza, armónico y rematado, acorde con su encaste”; el indulto (“el toro indultado debe ofrecer pelea y casta en la suerte de varas”, y la reventa (“no se debe castigar al aficionado que intente vender su entrada a su precio”).

El martes, 3 de octubre, se dará una nueva reunión de la sección ejecutiva del CATA. Las posiciones continúan muy alejadas. Y parece que Demetrio Pérez lo tiene claro: “Si no hay consenso, todo se quedará como está”.

Lo que queda en el aire es qué podría hacer el Gobierno andaluz si la pretendida reforma no sale adelante.

Publicado en El País.

Pachuca 2017 – Corridas de Toros 

De SOL y SOMBRA.

Las empresas Innovación Taurina y Casa Toreros presentaron los carteles para la feria de Pachuca 2017.

Erika Molina Barragán y Pablo Moreno Valenzuela, representantes de ambas empresas, dieron a conocer los detalles de la feria taurina, en una rueda de prensa que sufrió cambios en su programa debido al sismo, realizada en el ruedo de la plaza de toros Vicente Segura.

Los festejos comenzarán el 8 de octubre con una corrida en beneficio de los damnificados por el sismo ocurrido el pasado 7 de septiembre. En ella se presentarán los matadores Rafael Ortega, Alfredo Ríos el Conde, Uriel Moreno el Zapata, Gerardo Adame y Antonio Lomelín, con seis toros de diversas ganaderías.

La segunda corrida será el 15 de octubre con Juan Pablo Sánchez, Jose Garrido y Armillita IV, quienes lidiarán seis astados de la ganadería de Pablo Moreno. Asimismo, habrá una exhibición de los recortadores goyescos españoles.

En el tercer festejo se presentarán los matadores Fermín Rivera, Diego Silveti y Andrés Roca Rey, con toros de Xajay.

El 19 de noviembre se realizará una corrida de rejones, con la presencia de Andy Cartagena, Jorge Hernández Garate y Emiliano Gamero, con tres toros de Santo Tomás y tres de La Concepción.

Este festejo se desarrollará en el marco del Congreso y Campeonato Nacional Charro.

Twitter @Twittaurino

img_1505261499030.jpg

Los benhures de las mulas sacan a Perera por la Puerta Grande

Imponente escenario. Foto @LSOlmedo Twitter.

Por José Ramón Márquez.

Hoy la vuelta de los lisarnasios a Madrid. No fallan. Otro día de la marmota lisarnasia con sus pitoncitos blancos y su actitud perruna, de perro de aguas de una marquesa de Serafín. Es que no hay temporada que no nos echen este descastado ricino salmantino, calderilla ganadera que nos mandan desde el Puerto de la Calderilla de manera inmisericorde y con un empeño digno de mejor causa. 

Pasan los empresarios por Madrid, Manolo Chopera, los Lozano, los Choperón Father & Son y ahora el prestidigitador Domb y aquí no para de caer la pedrea de los lisarnasios. 

Por lo menos con Manolo Chopera, que fue su introductor, o salían mansísimos o salían dando bocados, ganadería torista podríamos decir, y hasta se esperaba con expectación la tarde de los del Puerto de San Lorenzo, que nos íbamos al Batán a mirarlos, a ver de los que habían mandado cuáles salían más en Lisiardo, cuáles más en Atanasio. Diversiones juveniles. 

Con el devenir de los años estos del Puerto se han han ido quedando como unos cacho de tontos que no se merecen casi el nombre de toros; hoy era deplorable ver a Perera andando por la Plaza a ponerse para citar y el infeliz del torejo andando tras él como un perro viejo y baqueteado detrás del amo a ver si le echa algo que llevarse a la boca. El año pasado, en otoño, saltó la sorpresa y salió una corrida dura, bronca y exigente al estilo de las de hace cerca de cuarenta años, pero por lo visto hoy las aguas sanlaurentinas ya han vuelto a su cauce y los seis infelices que mandaron a Las Ventas estaban dentro del más previsible patrón lisarnasio con sus dosis de mansedumbre de volver grupas y salir de naja, sus embestidas tontunas y sin intención y sus fuerzas tasadas en una escalera de pesos y medidas que iba desde los 493 kilos de una especie de rata negra llamada Ventanero, número 58, hasta los 633 kilos de un tren de mercancías que atendía por Malvarrosa, número 105. Al pobre de San Lorenzo le asaron los despiadados romanos en una parrilla y estos deleznables toros puestos bajo su advocación parece que demandan como fin útil de su vida no el ridículo que hacen en la Plaza sino las ardientes brasas de leña de encina. 

La madre de San Lorenzo, natural de Huesca, se llamaba Paciencia y he ahí la clave del mensaje que contiene el nombre de esta ganadería, que tanto tiempo lleva abusando de forma muy poco misericordiosa de la paciencia de los espectadores que llevamos en nuestras espaldas muchísimas más corridas de este deplorable Puerto que las que hubiésemos querido ver.

Hoy anunciaron con los del Puerto a Miguel Ángel Perera, Juan del Álamo y López Simón. Otro cartelazo made in le producteur.

Perera confirmó en Madrid en la Beneficencia de 2005 con un toro de Jandilla, qué merendilla, de manos del gran César Rincón. Con que se hubiese fijado un poco en los modos y maneras de torear de su padrino de confirmación estaríamos sin duda hablando de otro torero, pero por comodidad o adocenamiento puso su mirada en las negras aguas del toreo hacia atrás, el torero en que ni importa la posición del torero al hacer el cite, ni el viaje que lleva el toro ni nada que no sea la ligazón, el temple. Toreo de continuidad que embelesa a cierto público y que precisa de la ayuda de un toro bobo y colaboracionista. Esas circunstancias se dieron en el primero de la tarde, Caracorta, número 127, que no aparentaba los 592 kilos que le asignaba la lotería de la tablilla y que poseía una actitud absolutamente a favor de ponerse a las órdenes de Perera para secundar sus ventajistas propuestas. Perera se hincó con el toro de pegarle mantazos y como el animal era amable y repetidor la gente se fue emocionando, y lo mismo muchos pensaban que torear esa eso. Toda la labor de Perera estuvo basada en la más firme sujeción a lo antes dicho: falta de colocación, cite alevoso con el pico, descargar la suerte todo lo posible, no quebrantar al toro en modo alguno y, entre medias de todo eso, como esos relojes parados que dan bien la hora dos veces al día, un par de naturales de magnífica factura y un cambio de mano inspirado y elegante, como para decir “si quiero, puedo, lo que pasa es que no me da la gana” El toro, de condición tan bobuna, era de lío grande y a Perera se le fue sin torear en una faena larguísima en la que le tocaron un aviso. Al final el toro cantó la gallina y se desentendió del torero volviendo grupas, acaso viendo que su generosa embestida había servido para tan poco. Luego, tras una estocada atravesada y dos descabellos las gentes comenzaron a pedir la oreja, petición de poco fuste, y la cosa se incrementó algo tras la deleznable actuación de los benhures de la mula que se olían la propinilla y usaron de las consabidas cucamonas ya harto conocidas, hasta que la débil voluntad de don Justo Polo sucumbió, sacando el moquero acaso temeroso de que los portales taurinos le censurasen como suelen. A fin de cuentas, con la que hay liada en el noreste, qué más da sostener la dignidad de un palco de una Plaza de Toros, pensaría. La cosa es que Perera se fue a su rincón con una oreja que, en puridad, les debe a los benhures más que a sus méritos toreadores. Y sobre esto de la petición permítasenos una digresión sobre los pañuelos: ¿Cuánto tiempo hace ya que no se ve la Plaza como un cazo de leche hirviendo en lo que es una petición mayoritaria de verdad? Es harto triste irte a casa con una oreja que te dieron los mulilleros. 

El segundo de Perera le brindó la ocasión de juguetear con el público y tratar de afirmar este 1+1 que en Madrid abre la Puerta Grande. Comenzó la faena por pases cambiados y por tres veces se fue lejos del toro para darle fiesta y hacerle galopar. El animal, hasta que se hartó, embestía con sinceridad ausente de malicia y cuando se hartó ya no quería más que le dejasen en paz. Después de un pinchazo y una estocada el bicho se echó y la segunda oreja se fue a su esportón, cosa que le puso la mar de contento. Luego, cuando le sacaban a hombros los capitalistas, alguien le dio una bandera y enarbolándola atravesó la Puerta Grande y ahí es donde recibió los más sinceros y cálidos aplausos.
Juan del Álamo quiere practicar lo mismo que Perera, que no nos vamos a poner pesados explicando el tedioso toreo contemporáneo, lo que le pasa es que no le sale. Los mismos modos, las mismas trazas que con Perera ponen al público cachondo, con Del Álamo no son capaces de que manen los aplausos ni los ¡bieeeennn!, expresión que en estos tiempos ha sustituido al vetusto ¡ole! Ni con su primero, el único toro del encierro que mandó al tendido un cierto aire de peligro, ni con su segundo, que era el tren de mercancías Santa Fe Railroad, Juan del Álamo fue capaz de llevar el agua a su molino.

Y luego López Simón, que tiene ya casi tantas Puertas Grandes de Madrid como César Rincón de las que no se cuerda nadie, ni un muletazo en la memoria, que ya tiene mérito. No sé qué le pasó al hombre que le dio una pájara en San Isidro o cosa así, que no me voy a ir a mirarlo, pero hoy se le vio muy animoso. Ahora le lleva Curro Vázquez, ese Juan Palomo empleado de Monsieur Domb que lo mismo está en el burladero de la empresa que en de los apoderados, que en un agasajo postinero. Bueno pues López Simón, Barajitas, que ahora es Adolfo Suárez, vio como echaron al averno a su primero, que lo mismo que lo echaron lo podían haber dejado, para que saliese un sobrero cinqueño de Santiago Domecq. Ahí se puso López Simón en su registro más facilón, que es el de las cercanías, que esa es la receta que le ha ido sirviendo para sus innumerables y olvidados triunfos, pero bien sea porque el toro no transmitía sensación de peligro, bien porque esos medios pases de uno en uno y sin ligazón no sintonizaban con las gentes, su labor quedó en nada. Cuanto más se empeñaba López en lo cercano más le decía el pupilo de Santi Domecq que nanay, y así se fue pasando el rato. Su segundo llegó al último tercio con una condición huidiza y muy poco fija. López Simón lo sujetó magníficamente a base de unos doblones de gran eficacia y corrigió perfectamente el defecto del toro, luego desgranó una faena basada en lo mismo de todos, que fue calando en el público más festivalero, en la que todo se basó en la ventaja, el truco y la ausencia de verdad. Si no llega a ser por la estocada hilvanada haciendo guardia que metió hasta le habrían pedido la orejilla barata, barata.

Una vez más la torería de la tarde quedó justificada en manos de los peones de brega. Javier Ambel, de la cuadrilla de Perera dio una lección práctica de cómo se brega a un toro ahormándole, capoteando con una perfección extraordinaria de puro toreo, mano de hierro en guante de seda, y luego se gustó cuando se llevó a una mano al toro hasta el burladero del seis sin apreturas y gozando de su suficiencia y su buen hacer. Curro Javier, también de la cuadrilla de Perera, anduvo muy bien con el capote. Se merece un aplauso el extemeño por la cuadrilla que lleva.

Publicado en Salmonetes ya no nos quedan

¿La Fiesta en Paz? Taurinos de aquí y de allá: ayuda fuera de cacho

Simón Casas y Enrique Ponce.

Por Leonardo Páez.
Fuera de cacho es expresión utilizada para calificar al torero que se coloca fuera de la jurisdicción o terreno del toro al ejecutar una suerte. Es no saber ponerse a la distancia precisa, desluciendo o limitando la ejecución del muletazo como lo mandan los fundamentos del toreo. Pero en la tauromaquia posmoderna no se domina la bravura, sino que se acumulan pases frente a la dulzura.

Los cántaros, cuanto más vacíos, más ruido hacen, decía Alfonso X El Sabio, monarca castellano que en el siglo XIII ya se ocupaba de reglamentaciones en torno a la fiesta de los toros. El problema es que para ser solidarios y generosos, también hay que tener criterio, sentido común, cordura, las pilas puestas; vaya, pues buenas intenciones no matan aberraciones.

En un boletín se informa que el maestro Enrique Ponce, muy sensibilizado con la tragedia de México, se ofrece para torear a beneficio de los damnificados por el terremoto. Profundamente afectado por los hechos acontecidos en las últimas fechas… el maestro, a quien le une un fuerte vínculo con la afición de aquella tierra y es uno de los consentidos de la afición mexicana (el comunicado debió precisar: consentido de la empresa en turno de la Plaza México), toreará a beneficio de los damnificados del terremoto en su primera actuación en la México, plaza a la que acudirá una vez finalizada su temporada europea. Hasta aquí el conmovedor comunicado del Divo de Chiva.

Por acá, ni la todopoderosa empresa de la Plaza México ni las asociaciones nacionales de matadores y de ganaderos fueron capaces de convocar a festivales y corridas con tres, cuatro o seis figuras o lo que se le aproxime, a beneficio de los damnificados de los recientes terremotos, sino que le dejaron la iniciativa al torero valenciano para que en su primera actuación en la Plaza México ¿ofrezca un donativo?, ¿deje de cobrar honorarios?, ¿invite a sus alternantes, ganadero y empresa a ceder las utilidades? A saber, pero es increíble que de allá sólo se ofrezca un diestro ante tamaña tragedia colectiva.

Hoy en los taurinos parece haber un calculado sentido de altruismo, por no decir de torcida filantropía, que les impide actuar con decisión, generosidad, grandeza y prontitud, de tal manera que será dentro de la próxima temporada grande en el coso de Insurgentes, en noviembre, cuando se deje sentir la solidaridad, tanto de los actuantes como del público capitalino, con los miles de afectados por los sismos.

Las figuras europeas de a pie y a caballo, que cada año vienen a México a torear bastantes festejos llevándose buenas sumas de dinero, ¿no podían, mientras, organizar en España y Francia corridas y festivales benéficos pro damnificados mexicanos y enviar los euros recaudados?

Un euro equivale a unos 20 pesos, así que su gesto resultaría más generoso que el de los potentados e instituciones de por acá. Así, en lugar de que taurinos y afición europea cooperen allá, será la sociedad mexicana la que continúe aportando de su mermada bolsa.

Simón Casas, otro agradecido con México, por lo menos de los dientes para afuera, es empresario de las plazas de Las Ventas, Valencia, Zaragoza y Alicante, en España, y de los cosos de Nimes y Mont de Marsant, en Francia; sin embargo, está dejando pasar la oportunidad de corresponder a los favores recibidos en México, ya que muchos europeos y latinoamericanos, aun sin ser aficionados, asistirían a los festejos de beneficio por simpatía y solidaridad con los mexicanos. 

Pero obras son amores.

Fuente: La Jornada