Vienen las corridas del obituario Por Bardo de la Taurina


Desde un tiempo, que ya se pierde en el tiempo, tengo la sensación que para que la Plaza México forme parte integral, de lo que va a ser el desarrollo Plaza México Las Brisas, los dueños pa’ dar el paso, piensan que necesitan una justificación, ¡que no la necesitan!, pues el vetusto inmueble es un mastodonte de concreto innecesario al menos en medio aforo, pa’ una fiesta que muy pronto va a ser prohibida o cuando menos transformada en corridas incruentas en la Ciudad de México y pa’ ello las cosas les están resultando de maravilla a los inversionistas, pues si no se da primero el aniquilamiento vía política y/o legislativa, ya el desalojo de quienes ocupaban los generales está concluido hace años y el de los numerados digamos en un promedio de las últimas temporadas va a la mitad sin incluir las temporadas de novilladas, porque entonces la cosa se pone peor o mejor pa’ los intereses del proyecto.

Pero vayamos a lo medular y es el hecho que la Plaza México merece en esta etapa de transición, despedirse dignamente y ¿por que no está siendo así?, pues por que una plaza del calado de la más grande del mundo requiere de otra forma de operación, digamos más experimentada, porque como en alguna ocasión dijera Francisco Camino Gaona ‘El ser joven, no es sinónimo de innovación y triunfo, para manejar una plaza como la México se requiere de; don de gente, de experiencia, de mucho respeto, de taurinísimo y de mucha muleta’ y bueno, si el nieto del empresario más trinchón que ha tenido la plaza más grande del mundo el Dr. Alfonso Gaona lo dice, ha de ser por algo y es que Paco Camino alcanzó abrevar los secretos del empresario a los que les ha sumado una visión periférica muy interesante.

Pensando en esas palabras, creo que lo que lo que realmente ha faltado por parte del muelle operacional, es tener rose con la afición gruesa, escuchar al pueblo cuyas opiniones son las que se retratan en las taquillas, en lo particular creo que ni siquiera los carteles los están armando con convicción taurina, porque ¡caray! han puesto a torerines y combinaciones por los que nadie va a pagar un boleto siquiera de general, por ello es que la temporada no ha tenido el atractivo que debiese y a nivel negocio con las paupérrimas entradas, ¡por supuesto que no es negocio!, ¿entonces cual es el objetivo de esta empresa?, ¿hacer fiesta pa’ un futuro? que ni va a existir y aun peor, con toreros que ya se vaciaron en su medida y otros que no tienen todavía nada que dar, si es que tienen algo.

Veamos tomando para ello el futuro inmediato que lo son las corridas que a decir de la empresa se celebraran en forma segura, las comprendidas entre el 7 de enero y el 11 de febrero y aclaro, use el término seguras, porque por ahí dicen que una aceituna de esas que flotan en los elixires de la Ginebra susurro, que se van a dar otras cuatro corridas, ¿con qué toreros? ¡ah! con fulano, zutano, mengano, perengano y con el único que merece le confirmen la alternativa, pa’ eso lo hubiesen pensado antes y en vez de anunciar a los que sobran meten a estos poquitos y se ahorran 24 toros y el pago de cuatro partidas de subalternos, otro tanto de monosabios y componen un poco las corridas del recalentado, donde de todas formas el pavo grande (Ponce), el suculento bacalao (Manzanares) y el buen vino (Tomás) no van a estar.

Siempre he pensado que ir contra la corriente tiene muchos riesgos, más el principal es no saber si los protagonistas empresariales están conscientes que van contra el mundo, aunque también en esto del toro hay que considerar que sea lo que sea, hay reglas elementales que no se deben ignorar como lo es el hecho de que esta arena no se debe de pisar si cuando menos no se tiene un ápice de razón, pa’ estar ahí y aquí viene la primer pregunta, ¿qué merecimiento tiene cualquiera de los toreros a los que les van a confirmar alternativa?, otra ¿con que justificación programan a un españolín llamado José Garrido?, y que alguien nos explique ¿que méritos hizo Sebastián Castella, en este serial, pa’ ser literalmente incrustado en la fecha cumbre de la temporada? la respuesta es que el consorcio de los Bailleres le tiene contrato a destajo… así es la cosa.

Total, que al final en el total, la caja de Pandora se destapó con la llave de la decepción, al grado que hay quienes piden la sustitución de algunos carteles completos, la salida de media docena de matadores y por supuesto se ha desatado con furia inaudita la fobia ganadera que se tiene contra las reses que imponen ‘los mandones’ españoles y a cambio de ello el ‘monstruo de mil cabezas’ exige los toros de esos que dicen son bravura pura, y aquí hay que decir que esa imposición chocante del ganado ‘artista’ no es cosa de la empresa, sino de los imperialistas hispanos que le tienen puesta la bota en el cogote a los empresarios y además hay que considerar que con botas vaqueras no se baila ballet y entonces el público tendría que preguntar ¿le gustaría ver a los figurones, solo en faenas de poder, toreando al tú por tú, haciendo el toreo por alto?, porque no vaya a ser que nos formemos en la fila de las tortillas, cuando en realidad queremos pan.

Podríamos seguir trillando sobre el tema, pero la realidad es que el agrio divorcio que existe entre afición y empresa, no lo concilia ya ni el cupido panzón de San Valentín y menos en las corridas que se avecinan, así las cosas por México, donde la tolerancia por parte de los aficionados parece ha terminado y ya se verá si se van a junta de avenencia que no lo creo, y solo nos queda esperar que los obituarios sean dignos por parte de quienes van a concelebrar.

Anuncios

Morante de la Puebla: retorno sin haberse marchado

Tercia de Ases: El Cigala, Rafael de Paula y Morante.

Por Alvaro R. Del Moral. 

Anochecía en la piel de toro a punto de doblar el mes más taurino. Son días de torear en todas partes. Con las primeras sombras, los hombres de luces y las gentes del toro se apresuraban a volver a cerrar las maletas para proseguir el nomadeo estival sin perder ripio de las noticias que escupían las breves pantallas de sus móviles. Hundidos en la noche, metidos en la carretera, iban a entretener el duermevela del enésimo viaje del año comentando una noticia inesperada: Morante se acababa de retirar del toreo…

El diestro cigarrero había compartido cartel con El Juli aquella tarde del 13 de agosto. Era un mano a mano, plato estrella de la temporada veraniega de la Plaza Real del Puerto de Santa María. El madrileño había cortado cinco orejas y un rabo aclamado por unos tendidos que habían llenado los partidarios del sevillano. Morante, que ya rumiaba algo, se marchó de la plaza entre abucheosmientras su partenaire lo hacía en hombros. Pero el matador de la Puebla, fiel a la ley de Luis Miguel Dominguín, iba a conseguir que sólo se hablara de él en esa noche estival, dejando el incontestable triunfo julista en un segundo plano.

Morante se marchaba del toreo argumentando algunas excusas de circunstancias y lugares comunes –el tamaño de los toros, la dictadura de los veterinarios– que no podían ocultar el inmenso hastío y la imperiosa necesidad de cambiar de aires. La retirada, si alguna vez fue tal, sólo era estratégica; nada tenía que ver con otros eclipses. Las definitivas razones de ese provisional fundido a negro había que buscarlas en otros estantes: la simbiosis con la tropa del magnate azteca Alberto Bailleres –con el que ha mantenido intactos los lazos de respeto y amistad– ya no funcionaba. Morante había llegado a El Puerto después de pegar un auténtico petardo en la plaza de San Sebastián con los zalduendos de su apoderado. Para más inri, el panorama en la taquilla del coso vasco era desolador. En las orillas de la La Puebla había terminado de hervir el agua.

Pero el berrinche pasó, enjugado en el paño de lágrimas que encontró en Manolo Lozano. Fue Morante el que acudió en busca del veterano taurino de La Sagra, sacándolo del lógico retiro al que ya le obligaban sus casi nueve décadas de vida. Pero este verso suelto de la poderosa casa empresarial toledana, rejuvenecido, se ha encontrado con un inesperado broche de oro para cerrar su brillante trayectoria de apoderado. Serán unas 25 corridas que el veterano mentor se ha comprometido a bordar.

A Lozano le envenena la previsible vuelta de José Tomás y pretende vincular algunos de los bolos de su nuevo matador a las apariciones del Divino que, dicen, quiere seguir haciendo la guerra por su cuenta. El madrileño suele fulminar de un plumazo cualquier estrategia que le den hecha aunque la rumorología insiste en situar el punto de arranque de la nueva época de Morante en la plaza de Jerez. Se hablaba de un mano a mano con el propio Tomás; de la despedida de Padilla ante sus paisanos y hasta de Pepe Luis Vázquez, que ya ha confirmado que volverá a acompañar a Morante en 2018 en un puñado de corridas escogidas.

A partir de ahí, todo está por ver. El primer contrato firmado por el diestro cigarrero ha sido con la empresa Pagés y sobre el escritorio que perteneció a Joselito El Gallo. Ramón Valencia, que se prestó a la performance, ya le ha atado en septiembre aunque aún sueña con convencerle para una Feria de Abril que será muy distinta sin el concurso del diestro cigarrero. Hay que reafirmar la idea. La retirada no ha sido tal. Morante dejó de torear en agosto. Pero volverá a hacerlo en la temporada 2018 con un radical cambio de entorno, estrategias y objetivos. Se trata de mejorar la calidad del ganado que estoquea; cuidar la composición de los carteles y, especialmente, elevar su caché espaciando sus actuaciones y administrando la expectación. Hay otra meta que también ha conseguido: el diestro de La Puebla ha logrado situarse por encima de bien y del mal, reafirmando su papel de torero deseado.

Dejar en blanco el ciclo abrileño también puede servir para paliar un desgaste que empezó a esbozarse en la taquilla. El torero, siguen contando, podría haber firmado las dos corridas de la Feria de San Miguel. Ese será el colofón de una peculiar temporada que aún no tiene comienzo confirmado. 

Fuente: Elcorreoweb.es 

Crónicas de hace un siglo


Por Lorena Muñoz.

«Vicente Pastor lanceó por verónicas al bicho que abrió plaza, con bastante movimiento y escaso arte». Así de contundentes eran las palabras que describían la faena del torero madrileño en el festejo celebrado en Sevilla el 8 de abril de 1917. A pesar de que el diestro fue el primero en cortar una oreja en Madrid y el tercero en Sevilla tras Joselito y Belmonte un año antes de que se escribiera esta crónica, la reseña del crítico era demoledora. «También fueron vulgares las verónicas que dio a su segundo», continuaba el texto.

Entre anuncios de Cinzano, el rey de los vertmouths, Gotas Noel para la Tos Ferina y Perborol, la crema dentífrica antiséptica que evita la caries, se publicaban las crónicas taurinas de hace un siglo. Sin fotografías de las corridas de toros y con todo lujo de detalles, incluían hasta la hora de celebración del festejo, con un lenguaje directo, sencillo y descriptivo junto a un contenido didácticoy, sobre todo, comprometido.

En esta época firmaba el gran crítico taurino de ABC, Gregorio Corrochano, que antes de la Edad de Plata, ya describía con magisterio las faenas. El 19 de abril de 1917 y sobre la primera de feria en Sevilla, son protagonistas la plaza Monumental, además de Belmonte y Joselito sin estar en el cartel. «Desanimación. Indiferencia. Sevilla no siente entusiasmo por sus corridas de feria. Realmente está justificada su falta de interés. Una Feria de Abril sin toreros sevillanos, es una Semana Santa sin imágenes», aseguraba.

En las crónicas de 1917 de ABC encontramos suertes de la lidia perdidas, como las banderillas de fuego

Y con los mismos temas de ahora. «Belmonte herido. Joselito herrante. ¿Qué va a hacer esta afición de partido y de bandería?» se preguntaba don Gregorio que respondía a sus interrogantes. «Hace unos días estaba la gente dudosa ¿Adónde iremos? ¿A la Maestranza? ¿A la Monumental? ¿Con Gallito o con Belmonte? Hoy la duda está resuelta? Los sevillanos se han quedado en su casa? Así vimos tendidos y gradas con grandes claros esperando a unos aficionados que no llegaban y que acaso no lleguen nunca a esta feria, como no les saque de su apatía la corrida de Miura, que siempre despierta interés o las faenas de algunos toreros».

¿Qué cosas nos llaman la atención de aquellas crónicas? Corridas de toros en Tetuán, Carabanchel o Aznalcóllar. Algunas suertes de la lidia perdidas como las banderillas de fuego que recoge Corrochano en la undécima de abono en Madrid, publicada el 25 de junio de 1917. «Paco Madrid se encontró con un toro manso, que no llevó fuego porque Veneno le acosó andándole al toro y tapándole la salida cuando intentaba huir, atravesándose materialmente en su camino».

Y habla de la suerte de varas: «La gente, a estos matacaballos les llama picadores alegres ¡Y tan alegres!». La crónica de Pastor con Saleri y Belmonte del 9 de abril de 1917 antes de que el Reglamento de 1928 impusiera el peto protector a los caballos recoge. «Con la muleta toreó sobre la izquierda y logró sacar al toro de la querencia de un caballo muerto».

La Fiesta Nacional

En 1917 las crónicas taurinas de ABC se publicaban en la sección «La Fiesta Nacional», nombre que llevó hasta la Feria de Abril de 1999, que terminó un domingo de triunfo y tragedia: Hermoso de Mendoza cortó un rabo con «Cagancho» y Domingo Valderrama fue corneado de gravedad por el miura «Rosquillero». En septiembre, en la Feria de San Miguel, las crónicas de la Real Maestranza ya se publicaron en las actuales páginas de «Toros» tras la renovación de diseño del periódico en julio.

En nuestras páginas de hace un siglo que se pueden consultar en la hemeroteca de ABC también encontramos crónicas de la plaza de las Arenas de Barcelona que celebró su último festejo en 1977. Este precioso coso mudéjar, curiosamente, se convirtió en un centro comercial en marzo de 2011, meses antes de que la Monumental acogiera la última corrida el 25 de septiembre.

Sin fotografías y con todo lujo de detalles, las crónicas tenían un lenguaje directo, sencillo y descriptivo además de un contenido didáctico y comprometido

La reseña de Barcelona, publicada el 2 de abril de 1917, es de seis toros de Concha y Sierra y dos de Gama para Gaona, Gallito, Belmonte y Ballesteros. Las notas, que señalan las siete como la hora de inicio del paseíllo, resumen toro a toro la actuación y el resultado; ovación, palmas o división de opiniones- entre paréntesis. Y la frase final tajante: «La corrida, en general, aburrida».

Sin paños calientes y describiendo con detalle el ambiente, se escribían las crónicas de principios del siglo XX. La del 25 de junio de 1917 de Corrochano concluye de forma similar. «El público no se enteró de nada. Eso fue ganando. Se dio cuenta desde el primer momento que la corrida tenía guasa y a guasa lo echó todo, entreteniéndose en arrojar de unos tendidos a otros, un sombrero de paja».

No sólo había para el público sino también para los toreros. En la crónica del 23 de abril de 1917 en Sevilla le dedica estas palabras a Pacomio tras salir de la enfermería. «Pudo quedarse dentro, porque no hizo nada, ni siquiera sacó intención de hacerlo». En esta misma crónica Corrochano asegura que «Gallito y Belmonte son la garantía» y escribe en primera persona al decir de El Gallo: «Yo nunca he visto una fe como la que aquí se tiene en este torero. Bueno, un paso atrás, que me he pasado de la raya como los picadores». 

Un poco de autocrítica de la que casi no queda en 2017.

Publicado en Finanzas

Espartaco: «Ojalá pudiera poner de pie a todos los toros que he matado»


Por ARANTZA FURUNDARENA.

Ahora que los animales son reconocidos como seres vivos sensibles, Espartaco revela: «Ojalá pudiera poner de pie a todos los toros que he matado». Pero sigue defendiendo la muerte del toro bravo en la plaza. A sus 55, dos años después de cortarse la coleta, el que fuera primera figura intenta explicar su amor por el toro… Y explicarse la peor cornada de su vida: su divorcio.

-¿Cómo mata el tiempo un matador retirado?

-Echando muchas horas en el campo. Antes uno era artista y torero y ahora es un trabajador. Estoy en la lucha continua. Hay días que se me olvida hasta comer.

-¿Más ‘cornás’ da la ganadería?

-Más que el toreo. La mayor parte es de carne, pero tengo una punta de ganadería brava con la que pierdo dinero. Como les digo a mis hijos, no le pidamos al toro ganancias que bastante nos ha dado.

-Los veganos le caerán fatal.

-Me caen bien. La gente tiene que ser como es, tener esa pureza interior.

-¿Se siente parte de un mundo que se desmorona?

-El mundo del toro hoy es totalmente desconocido. A la gente que solo ve sangre en las corridas cuesta explicarle lo que pasa en un ruedo, porque la muerte es muy difícil defenderla.

-Y usted la defiende.

-Si va a morir en el matadero, defiendo que el toro bravo muera en la plaza. Pero el amor y el respeto que le tenemos los toreros al toro es increíble. Yo ahora más que torero me siento protector del toro bravo.

-Curiosa historia de amor la suya.

-Sí, cuesta entender que tengas que matar a ese amigo que te ha dado tanto. Pero matarlos bien, sin que sufran, me ha costado muchas cornadas (tengo 23) y muchas horas de quirófano.

-Sé que es un ‘crack’ contando anécdotas.

-Prefiero contar anécdotas a dar consejos. Enseñan más.

-Y que tiene una relación freudiana con su padre…

-Es que mi padre es muy grande. Ese sí que está ‘majarón’ perdido por el toro. Tiene 76 años y camina 25 kilómetros diarios. Piensa que mañana puede debutar en Las Ventas.

Pero el que debutó fue usted.

-Mire, yo esto lo empecé a hacer por mi padre, porque a mí no me gustaba al principio. Y lo más bonito es que he visto triunfar a mi padre en mí.

-¿Habría sido motorista si a su padre le apasionaran las motos?

-No. Es distinto. Yo salía del colegio con mis amigos y veían ahí a un señor en un prado toreando al viento… Y me decían: «Oye, tu padre está loco». La mía fue una sensación de tristeza. Escogí ser torero como revancha, para dejar a mi padre en buen lugar, para justificar su locura.

Y luego viajó con él por el mundo.

-La primera vez que fui a Madrid para viajar a América yo tenía 13 años. Y mi padre me dijo: «Para que no te dé miedo el avión vamos a montar en lo más parecido». Y me llevó al teleférico de la Casa de Campo, ja, ja, ja…

¿Es cierto que en un ruedo se disfrazó de lobo feroz?

-Sí, en América, en un show tipo el bombero torero… Gente extraordinaria. Eso en la vida es lo que queda. Yo se lo digo a mis hijos. El triunfo dura poquísimo. La vida es lo que queda luego. Quiero que ellos me admiren por la cantidad de amigos que tengo.

-¿El divorcio ha sido la peor cornada de su vida?

-Mi mayor fracaso, porque soy muy familiar, quiero muchísimo a mi exmujer, hablo con ella a menudo. La fama nos perjudicó. Si llegamos a ser gente anónima ni estaríamos divorciados. Se dicen muchas cosas en caliente y luego eso se paga.

-¿Si volviera atrás no se divorciaría?

-Puede ser. Pero no tengo remordimientos, porque intento entenderlo. Hay que tratar de ser feliz y darse cuenta de que la felicidad tú la buscas, pero es ella la que te encuentra.

Fuente: HOY.es

¡Feliz y próspero año nuevo 2018!

“El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad”. Víctor Hugo.

Cada año nuevo nos invita a la reflexión. En el 2017, De SOL y SOMBRA alcanzó muchos hitos —con la fe y apoyo de nuestros lectores— hemos logrado construir durante los últimos seis años grandes objetivos.

Gracias a usted estimado lector podemos continuar ofreciéndole un foro para intercambiar ideas y perspectivas, es por eso que en este día tan especial quisiéramos mandarle nuestros mejores deseos y esperemos que el nuevo año venga acompañado de éxitos, felicidad, amor, dicha y principalmente SALUD para todos.

También deseamos que la profesión periodística taurina recupere la ejemplaridad donde la haya perdido y que el periodista taurino sirva de ejemplo y no de complicidad. Que no se pierda lo que tenemos; pero mucho menos la dignidad.

¡Feliz Año Nuevo 2018!

Twitter @Twittaurino

 

Prohibirán entrada a menores en corrida de toros del primero de enero en Durango

Lo anterior fue el resolutivo aprobado por el Cabildo.

De SOL y SOMBRA.

En el resolutivo de aprobación para la corrida de toros que habrá de llevarse a cabo el día primero de enero en la ciudad de Durango, el juez administrativo Ernesto Aguilar dio a conocer que estará prohibida la entrada a menores de edad al evento.

Comentó que en caso de que el empresario permitiera el ingreso de menores de edad sería una violación a los derechos humanos de los niños y podría ser acreedor a una sanción.

El funcionario comentó que los organizadores deben acatar el resolutivo aprobado por el Cabildo donde está considerada la prohibición pues deben acatar la recomendación hecha por la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Sin embargo reconoció que el empresario cuenta con el derecho a ejercer alguna acción legal para defender sus argumentos.

Publicado en Multimedios

Victorino Martín, un ganadero irrepetible Por Diego Urdiales

Cuando Victorino Martín Andrés lidió aquella tarde del 1 de junio de 1982 en Madrid, la que muchos llaman ‘la corrida del siglo’, yo era un niño. Ni siquiera sabía que unos años después tomaría la decisión de ser torero y Victorino era ya por aquel entonces una gran figura en el mundo taurino. Logró ser conocido dentro y fuera de los toros porque era un hombre muy directo, de una personalidad muy marcada y con unas ideas completamente definidas.

Tenía muy claro lo que tenía que decir y a quién. Como se suele decir, un hombre hecho a sí mismo y, sin discusión, uno de los ganaderos más importantes de la historia de Tauromaquia.

Cogió una ganadería buena, pero que según cuentan no estaba en su mejor momento; la levantó, le imprimió su personalidad

Trascender en cualquier profesión es muy difícil, sólo está al alcance de los privilegiados. Por eso, lo que consiguió este hombre es algo irrepetible. Cogió una ganadería buena, pero que según cuentan no estaba en su mejor momento; la levantó, le imprimió su personalidad e hizo que el público acudiera a los toros en masa a ver el juego que daban sus toros de encaste ‘albaserrada’. Logró que muchas de sus corridas fuesen acontecimientos.

Aquellas ‘victorinadas’ en solitario, televisadas a finales de los 80 en Madrid, que lidiaron Capea y Roberto Domínguez fueron con sus toros porque saldarlas con un triunfo te consagraba, como así ocurrió con los maestros. Por esa época ya era menos niño y tenía muy claro que iba a ser torero, aunque lo que todavía no me imaginaba es que Victorino iba a propiciarme grandes triunfos.

En lo personal sólo puedo decir cosas buenas, de Victorino y de su familia. Desde aquel primer día que toree unas vacas, el trato ha sido siempre exquisito. Es curioso porque, a veces, los toreros tenemos sensaciones previas que nos refuerzan en el camino que debemos tomar. Recuerdo que antes de enfrentarme a un sólo animal de Victorino había tenido la certeza de que esa forma de embestir me iba a venir bien.

El toro de Victorino a medida que sube la dificultad de la plaza aumenta la responsabilidad y mentalización

Y así fue ese primer día en el campo y con posterioridad en la plaza. Bueno, la verdad es que no tenía demasiados motivos para que se diese bien la primera corrida a la que me enfrentaba.

Me encontraba maltrecho ya que acababa de salir del hospital sin terminar de curarme de una cornada y con varias costillas lesionadas. Y, sin embargo, aquel 2001 en Logroño cuajé una de las mejores faenas que he realizado en mi vida con la mano izquierda. Después, vino el indulto de “Molinito”, también en Logroño, grandes tardes en Bilbao, Madrid, Dax, Mont de Marsan…

Muchos buenos recuerdos. En total, según me dicen, han sido 34 tardes y casi todas en plazas de máxima responsabilidad con lo que eso conlleva, porque el toro de Victorino a medida que sube la dificultad de la plaza aumenta la responsabilidad y mentalización.

No es fácil estar delante de ellos, pero con tiempo y experiencia se pueden ir descifrando los secretos de esas embestidas

Victorino ha sido un ganadero impresionante que ha puesto su sello a un toro muy especial. No es fácil estar delante de ellos, pero con tiempo y experiencia se pueden ir descifrando los secretos de esas embestidas. En el ruedo, los toreros percibimos también que el aficionado siente una emoción especial al ver un toro de Victorino en la plaza y eso con otras ganaderías no ocurre.

Existe una predisposición en el público a dar importancia a todo lo que hagamos delante de un Victorino. Eso y que, cuando el toro de Victorino es bueno, embiste con una entrega, largura y manera de humillar inigualable.

*** Diego Urdiales es un torero español en activo, tomó la alternativa en Las Ventas en julio de 2001 y es uno de los matadores del gusto de la afición.

Publicado en El Español 

Guadalajara: Temporada Fructífera 

Por Edgar Flores.

Bajo la nueva batuta en su gerencia operativa, con cambios y mejoras, la recién concluida temporada taurina en Guadalajara fue de buenos frutos. Aunque escasa de triunfos rotundos, la afición pudo ver un corto serial con diversos factores de interés que le dieron a esta feria un toque distinto y un aire renovado.

El balance numérico es pobre en cuanto a la cantidad de orejas cortadas, pero como el toreo no es estadístico sino lúdico, los frutos cosechados hablan de una temporada llena de matices y destellos de mucha torería.

La presentación del rejoneador español Andy Cartagena fue una de las máximas para este serial, luego de que el centauro llegó a tierras tapatías con una temporada ibérica de triunfos rotundos.

En un balance general, a continuación se presenta lo más destacado, lamentable y dudoso de esta temporada tapatía, que si bien tuvo buenos momentos, la actitud de la autoridad dejó una vez más en entredicho el merecido triunfo o no en por lo menos dos tardes.

Apertura que toca el lleno

Sin duda, la aparición en el cartel inicial del rejoneador Andy Cartagena fue una de las grandes apuestas para a empresa de Guadalajara.

Con sus tendidos casi llenos, la Nuevo Progreso brilló en un espectáculo poco visto, con un torero a caballo que dejó claro el sitio que ha conseguido en su actual temporada, de la cual cosechó varias tardes de triunfo en Europa.

En esta misma corrida se llegó la hora de presentar al esperado matador hidrocálido Leo Valadez, quien luego de su presentación en ese coso será un alternante obligado en la temporada 2018, de la que aún no se anuncian posibles carteles.

Leo dejó claro que puede ser la próxima figura de México, en emotiva faena de la que sacó una vuelta al ruedo de peso.

Entre dudas

La primera corrida polémica en esta temporada en Guadalajara vino en la tercera corrida del serial. La presentación 2017 de Joselito Adame fue clave para el triunfo cuantitativo de la temporada, pero no así de ese triunfo rotundo del que la afición es parte.

Joselito estuvo en alto nivel con los de su lote, cortando un rabo inmerecido que fue concedido sin mayor provocación por el juez de plaza, lo que despertó una fuerte molestia generalizada de la afición, que reclamó la actitud de la autoridad.

La segunda controversia vino con el indulto del toro Maestro, de la ganadería de Villa Carmela, en la corrida donde hizo su aparición el diestro Luis David Adame.

Fue una tarde de controversia, entre un toro de mucha calidad conjuntado con un torero que supo aprovechar las bondades de la res, haciendo una faena de estruendo y concediendo, con dificultad, el indulto por parte del juez.

Lleno total, cierre de postín

La mejor entrada de la temporada sin lugar a dudas se la llevó el cerrojazo del serial, ocurrido el 12 de noviembre. La Nuevo Progreso se vio como hace años no se veía, cubierta en su totalidad ante la aparición del rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza, que no tuvo una tarde airosa, pero que logró meter la taquilla.

Los destacados

Los buenos momentos que hicieron de esta temporada un serial de éxito, estuvieron a cargo de algunos de los diferentes alternantes en este serial. El primero en tocar pelo fue Juan Pablo Sánchez, que estuvo en plan maestro en su actuación y cortó las dos primeras orejas de la temporada.

Seguido de él, fue el diestro Joselito Adame quien cortó dos orejas y rabo, para que en la misma corrida, Fermín Rivera tocara pelo con una más, y  El Payo asegundara con dos apéndices.

26 toros lidiados

7 orejas cortadas

1 rabo conseguido (con polémica) para Joselito

10 vueltas al ruedo

1 indulto (Luis David Adame)

0 cornadas.

Publicado en NTR GDL