Jeronimo: “Llego a este compromiso en la Plaza México más torero y con mucha ilusión”

Por Fransisco Vargas.

Ciudad de México.- La empresa “TauroPlaza México” anuncia para el próximo domingo, la Novena Corrida y Octava de Abono, misma que servirá para iniciar la Segunda Parte de la Temporada Grande Internacional 2017-2018. 

Para ello ha conformado un atractivo cartel mismo que conforman los diestros, el poblano Jerónimo, el queretano Juan Pablo Llaguno y el coahuilense Antonio Lomelín, quien confirmará su alternativa; tercia que pasaportará un encierro de la ganadería de Caparica, que se ubica en el rancho “El Rocío”, dehesa enclavada en el municipio de Jiquipilco, Estado de Mexico; divisa color negro, tabaco y rojo, propiedad de  Roberto Viezcas Mireles, Manuel G. Muñoz Cano Castro y Julio Muñoz Cano C. 

Sobre su próxima comparecencia en el embudo de insurgentes, Jerónimo señaló:

“Llego a este compromiso más torero y con mucha ilusión para ratificar los triunfos que tuve durante todo el año 2017”.

Agregó: “No soy muy afecto a las estadísticas pero puedo decir que llegué a torear una docena de corridas y más allá de las orejas cortadas, lo significativo es que ando certero con la espada, además de haber adquirido mayor madurez”.

Terminó diciendo: “Siempre es bonito y alentador empezar el año toreando y más cuando entre esas fechas está la Monumental Plaza México, que será de vital importancia para el resto del año; además tengo por torear el próximo viernes 12 de enero en la Feria de Arandas; así como también estaré en los carnavales de febrero en Autlán de la Grana y Jalostotitlán; espero que un triunfo este domingo me abra las puertas de más plazas de toros del país”.

Cabe mencionar que Jerónimo inició este bisoño año 2018 el pasado lunes 1 actuando en la Segunda Corrida de la Feria de Tlaltenango, Zacatecas; donde dejó constancia de su toreo de gran sentimiento y solera, mismo que seguramente expresará el fin de semana en la Plaza México; así como también confirmará que: “La grandeza del toreo es la bella creación del arte, en donde se pone en juego la existencia de la vida sobre la muerte”. 

Publicado en ZOCALO

Anuncios

La decadencia de la Plaza México y su mala gestión empresarial 

Por Juan Carlos ValadezDe SOL y SOMBRA.

Muy complicado parece que será este arranque del 2018 para la fiesta brava en México, pese a los pronósticos de optimismo de algunos periodistas -que por cierto hoy se encuentran en la nómina de la empresa de La Plaza México- y que han perdido toda su credibilidad.

En estos últimos dos años, la fiesta brava ha sufrido especialmente en la capital mexicana una grave crisis que ha afectado el entorno del espectáculo de manera grave, pero esto no sólo ha sucedido únicamente en la capital, también se ha extendido hacía el resto de la República y no existe, hasta la fecha, un plan realmente funcional para que la fiesta salga de esta situación de crisis severa, porque no hay que olvidar que la Plaza México es el eje central de la fiesta brava en nuestro país.

La actual empresa de la Plaza México con apenas dos temporadas al frente, ha sido un desastre y más que sembrar parece que esta cavando el futuro de la fiesta en un hoyo negro. Los números no mienten y la asistencia de público a los tendidos desde que Tauro Plaza asumió la dirección de la plaza ha caído a niveles alarmantes en comparación con otros años.

La mala gestión empresarial del binomio Baillères/Sordo ha sumido a la fiesta brava en la capital en apenas dos temporadas en la mediocridad y en la decadencia total, aunado esto a los constantes errores y experimentos administrativos que han cambiado la sensibilidad del público taurino capitalino, que poco a poco se está alejando de la plaza ante la poca calidad y verdad del espectáculo que se le ofrece.

Un gravisímo error de los actuales empresarios inversionistas ha sido poner en las manos de Antonio Barrera y Mario Zulaica entre otros personajes de menor peso el destino de la plaza, ya que con su falta de experiencia como empresarios han creado un proyecto que solo se enfoca en el “aquí y ahora”, y que sencillamente no tiene futuro.

Ambos grupos han puesto por delante sus intereses personales (con sus monopolios) entre otras cosas, y no se han dado cuenta que el aficionado ya cambio y se canso de tirar su dinero por migajas ante la falta de creatividad y talento en el diseño de sus temporadas.

Muestra de esto son las grandes ausencias de algunas de las máximas primeras figuras del toreo en la segunda parte de la temporada grande, en donde reina la mediocridad y el desconcierto en la conformación de los carteles.

Es de verdad una perdida de tiempo y dinero para el aficionado que le vuelvan a programar un mano a mano antinatural entre El Juli y Sergio Flores con toros de Teófilo Gómez, como aquel que sepultó la carrera de José Adame al inicio de la temporada.

¿Donde quedo la imaginación?

¿Donde están los nombres de Enrique Ponce, José María Manzanares, Alejandro Talavante, Miguel Ángel Perera, Juan José Padilla en su temporada del adiós, o Antonio Fererra entre los diestros extranjeros y ¿donde estan algunos otros nacionales como El Payo que triunfó en su primera actuación?

Faltan en verdad muchos nombres para que esta temporada sea de verdad grande.

Pero eso si, no pueden fallar los Adames a los que el público de La Plaza México esta ya cansado de ver y no se explica en el caso específico de Luis David, como es que este regresa por una tercera ocasión, cuando fracaso estrepitosamente en sus dos primeras actuaciones. Lo de su hermano José es también ya un caso patológico.

¿Como explicar que se incluya tras una mala  actuación a Sebastián Castella (otro de sus poderdantes) el cinco de febrero en la corrida más imporante del año taurino mexicano y se quede fuera Enrique Ponce, quien es el máximo triunfador de la presente temporada o que se incluya en ese mismo cartel a Roca Rey? Cuando la realidad es que aún no sabemos lo que le va a deparar el destino al peruano en esta temporada y si lo juzgamos por sus pasadas actuaciónes en las últimas dos temporadas, aun no ha conseguido triunfar con fuerza  para poder estar en esa fecha.

Otro caso es el del español Ginés Marín que tuvo una abulica actuación en su pasada  comparecencia y para la segunda parte se le premia inexplicablemente con otra corrida.

En resumen el monopolio se impone y después de prácticamente dos temporadas con Tauro Plaza al frente de La México ahora si podemos decir que su gestión ha sido irregular, carente de gestas y detalles innovadores, además de que han perdido aficionados y de que sus festejos han estado plagados de carteles mediocres con hierros comerciales, que por su condición de mansos han provocado el hartazgo del público asistente.

Sin una autoridad que regule a la actual empresa, Tauro Plaza intenta operar la Monumental con el triunfalismo como estandarte y no con la seriedad, mientras que la poca afición verdadera está desencantada y desaparecida de la plaza, porque el binomio y sus operadores no acaban de encontrar la llave que le devuelva a la México el esplendor de antaño; ya que estos no han cubierto las expectativas anunciadas y prometidas.

Los resultados están a la vista y los números no mienten: Tauro Plaza no está a la altura ni responde con propuestas innovadoras plagadas de taurinísimo a la incertidumbre taurina actual que se vive en la capital mexicana y mientras está no haga un giro de 180º grados, la Plaza México seguirá cavando su tumba más rápido de lo que muchos pensarían. Aunque se enojen sus porristas.

La verdad no peca, pero incomoda.

Twitter @Twittaurino