Antonio Lomelín prepara su confirmación de alternativa

De SOL y SOMBRA.

Ilusionado con obtener un sonoro triunfo en la plaza de toros más grande del mundo, el matador lagunero Antonio Lomelín está cerrando su preparación rumbo a la cita que tendrá el próximo domingo en la Monumental Plaza de Toros México para su confirmación de alternativa.

Más que disfrutar de las fiestas de fin de año, Antonio ha pasado los días recientes tentando en ganaderías como Boquilla del Carmen, de Zacatecas y la de su apoderado Arturo Gilio, además de Los Encinos, propiedad de don Eduardo Martínez Urquidi, hombres de toro que le han abierto las puertas al lagunero, pues confían plenamente en sus capacidades y su toreo artístico.

Antonio Lomelín actuará en la octava corrida de la Temporada Grande el próximo domingo 7 de enero, alternando con Jerónimo y Juan Pablo Llaguno para lidiar un encierro de la ganadería de Caparica.

Tijuana

El rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza, Alfredo Ríos “El Conde” y Antonio Lomelín integrarán el cartel del próximo 8 de abril en la Plaza “Caliente” de Tijuana, Baja California. El coso abrirá de nueva cuenta sus puertas el domingo 8 de abril a las 16:00 horas, en lo que será la primera corrida del año en la ciudad fronteriza.

Para rejones serán dos toros de Cuco Peña, en tanto que los cuatro restantes procederán de la ganadería de Cerro Viejo.

Fuente El Siglo de Torreón.

Anuncios

¿Buenos propósitos?… ¡Sí, por qué no!

Los protagonistas de la imagen son Francisco Martínez y Felipe Martínez. El primero de ellos, novillero, actuó el pasado 1 de enero en la plaza Santa María de Querétaro donde sufrió una dura cogida -cayendo de cabeza al suelo- que le provocó una conmoción cerebral. El segundo, mozo de espadas y hermano del novillero, no dudó nada más producirse el percance saltar al ruedo y cubrir con su cuerpo al hermano y al torero. La imagen, con una fuerte carga simbólica, recoge la heroicidad del toreo tanto de los que se visten de luces como de aquellos que les acompañan. Foto Emilio Mendez.

Por Xavier Toscano G. de Quevedo.

Como un breve suspiro se fue de nuestras vidas el año 2017, un ciclo que ya forma parte de la historia, con hechos buenos, otros regulares y algunos —esperando que sean los menos— malos o negativos. Lo importante es que la humanidad, y cada uno de nosotros, guardáremos los recuerdos que más nos hayan marcado en algún momento, o que de igual forma, gozaron de un significado más especial.

Las remembranzas anteriores, si fueron efímeras, superficiales o meramente anecdóticas, pronto —o quizás ya— se irán borrando de nuestra memoria, porque fueron intrascendentes y no alcanzaron ningún valor para ser almacenadas, por lo tanto, no les corresponde ninguna consideración. Tal sería el caso —una atroz pérdida de tiempo— pensar o hacer un juicio de los frívolos, banales e insignificantes festejos que se dieron en la afligida y desacreditada plaza de Guadalajara, mal llamada Nuevo Progreso.

Sin embargo estamos iniciando un año más en la mejor y más agradable compañía de todos ustedes, con el mejor deseo y la confianza de que juntos, orientando nuestro esfuerzos y perseverante dedicación, logremos llegar —si Dios nos lo permite— con bien hasta el término de éste nuevo año. Así, y como en cada flamante año, es un privilegio de todas las personas crear una cadena de expectativas, buenos deseos, cambios positivos y corrección de errores, siendo ésta serie de objetivos valiosos, pero únicamente cuando —los buenos propósitos— en su gran mayoría se cumplan, o cuando menos una parte significativa de ellos.

Pero equivalentemente surgen los extremos diametralmente opuestos —condición humana de tendencia hacia el mal— a las perspectivas positivas, en aquellos personajes que los buenos propósitos no existen, y mucho menos llegan a considerarlos, por lo que, del negativo proceder de estos, dan paso a la conocida conseja popular que sentencia: “Árbol que nace torcido, en ningún momento, jamás, en lo absoluto, su troco endereza”. Refrán ciertísimo, que se ajusta y encaja perfectamente entre los promotores, protagonistas y parásitos taurinos, que navegan dentro de la anodina e insustancial fiesta de nuestro territorio.

¿Buenos propósitos? Sí, pero nos llegan las dudas, ya que la historia del espectáculo en nuestro país nos marca con toda su frialdad los hechos negativos que ya han quedado escritos, del lamentable y viciado manejo de los promotores, y el absoluto y negligente abandono de las autoridades —cuando es su responsabilidad— de gobierno, lo que ha hecho imposible a que los aficionados hayamos contado con nuestro legítimo derecho para disfrutar de un Espectáculo —aquí sí con mayúsculas— digno, verdadero y real. Gusto y condición, que arbitrariamente y sin ninguna justificación nos han negado los prepotentes, mezquinos e “intocables”, promotores actuales.

¿Buenos propósitos? Sí, pero la realidad nos lleva a titubear. Y es que están a tiro de piedra todas sus nefastas acciones, —aunque se empeñen en maquillar sus oportunistas esbirros— por ello nos parece tan sólo un alejadísimo sueño, el pensar en que los promotores y actores tengan y piensen en propósitos positivos para este nuevo año, o la más mínima voluntad para rectificar su camino de engaños por el cual transitan.

¿Buenos propósitos?… ¡Sí, por qué no! Cómo nos agradaría el conseguirlos, y que nuestro egregio Espectáculo Taurino retomara por fin su camino verdadero. Es argumento incuestionable, fundamentales y legítimos deseos de todos los auténticos aficionados en cada año que inicia, pero es categórico, éstos solamente podrán lograrse con la única fórmula infalible: la presencia en todos los ruedos, de su Majestad El Toro Bravo.

Publicado en El Informador.

Esto se va poner peor Por Bardo de la Taurina

Este año comienza sombrío y se va poner peor, lo tengo muy presente, cómo muchos aficionados que no han aguantado el dolor de ver como se derrumban 500 años de tradición taurina, en la hoy Ciudad de México, y más de 70 años en lo particular de la Plaza México.

Por ello mi pensar va en el sentido de que la fiesta de toros y toreros, está tan fracturada como el propio país y es que el mal ha llegado a las corporaciones y sus franquicias taurinas las que nos privan del derecho del arte y de las confrontaciones de polendas en el ruedo, donde un día se le brindó a la afición carteles que provocaban bofetadas, cuando los de hoy solo provocan desdicha.

A la que se suma que la candidata del populismo en la CDMX se decante exageradamente, por la protección a los animales, lo cual entre líneas quiere decir que les va a dar línea a sus legisladores morenos pa’ que le metan la puntilla a la Fiesta Brava, por otro lado está el partido cuyo estandarte lo enarbola un pelotari, que nos dicen resucito al IMSS y que fue la pieza que palomeó el convenio pa’ que los toreros gocen de los beneficios médicos de esa institución, mas el asunto no es así de claro, pues seguramente los del PVEM cómo rémoras adheridos al tiburón tricolor, soltaran al enemigo público No.1 de la fiesta Jesús ‘Ferdinan’ Sesma quien con su su jauría de anarquistas reaparezca tirando fregadazos, muy probablemente el 5 de febrero, en el aniversario de la Plaza México.

Y si a eso le sumamos que cabe la posibilidad de que un delegado que ya fue panista y no le puso la atención que debiera a la Plaza México, repita de nuevo nada más que disfrazado de moreno, ante eso ¿Qué nos espera?, solo tener listo el tacuche pa’ el velorio monumental.

Por todo esto el otro día le decía al hombre que lee entre líneas Don Jorge Anciola, quién todavía es un emblemático de las barreras, lo cual lo hace un general leal de las tradiciones populares, que conforme vaya avanzando el año, la cosa se va a poner peor y no nada más por los carteles disparatados, sino porque los figurones Enrique Ponce, Pepe Tomy, José Mari Manzanares, ya desairaron a la Plaza México, pero también porque los toreros del manojo, tampoco se han ayudado a sí mismos, porque torear en el conformismo es torear a la gente y como al público se le engaña, pero no toda la vida, porque el cuerpo, el alma, la dignidad y la cartera del aficionado, ¡ya no aguanta más!, hay quien dirá; es solo una fiesta, ¡No, es un país!

Feria de León 2018: Corridas de Toros de un serial descafeinado

Por J.C ValadezDe SOL y SOMBRA.

Algo muy malo pero muy malo esta pasando en ETMSA cuando sus actuales operadores  no pueden redondear ni siquiera la Feria de León.

La pobre oferta ofrecida este año es una muestra del grave daño que está produciendo este tipo de formatos a la fiesta brava en México y de que la cabeza operativa de la empresa, esta verdaderamente perdida.

Es muy posible que habrá como cada año buenas entradas, porque finalmente al igual que en Aguascalientes la ciudad vive su feria, es decir la gente va a divertirse, beber y echar relajo en la cantina más grande de la feria con o sin toros ¿Pero donde queda el taurinismo? ¿La seriedad? ¿La categoría?

La Feria del 2018 no solo es una feria pobre en el número de festejos, lo es también en su calidad. Los cinco festejos que la componen; tres corridas de toros, un festejo mixto con rejones y una novillada son para ponerse a pensar hacia donde va la fiesta brava realmente.

La pobreza del serial parte desde el elenco ganadero, en donde el torero de San Blas, Julián López alias El Juli, nuevamente se anuncia en nuestro país con los teofilitos (va por toda la camada) y los Hermoso de Mendoza traerán bajo el brazo novillos y toros de Bernaldo de Quiros. Las máximas figuras del serial buscando siempre la comodidad ante todo, que no se pierda esa bonita tradición invernal.

En cuanto a los carteles, la combinación más atractiva es con la que se inicia el serial el día 20, ya que veremos alternar a dos gallos de pelea como son Sebastián Castella junto a Roca Rey y pare usted de contar. El resto son carteles hechos con calzador, carentes de imaginación e importancia.

El cartel mixto con toques cirquenses de los Hermoso y los Silveti, por cierto una copia del de Moroleón, es el reflejo más fiel de un serial gris, en donde los compromisos con sus poderdantes (y agregue usted los caprichos del torero de San Blas) pesan más que los del aficionado.

Ante la estrepitosa caída de los bonos de Pablo Hermoso en la presente temporada, ahora recurre a los hermanitos Silveti (uno matador y el otro aún novillero) para ver si con ello consigue convocar más público, ya que ni la presencia de su hijo en sus últimas actuaciones ha conseguido frenar una temporada para el olvido.

La empresa ETMSA tendrá que hacer muchas reflexiones, así como una limpia de corrales en su cartera de toreros y de gerentes en los próximos meses si de verdad quiere recuperar el prestigio, porque ninguno de sus toreros dígase los Hermoso, los Adame, Sebastián Castella, Ginés Marín y Leo Valadez han conseguido convocar gente e ilusionar a los aficionados hasta este momento.

Una última observación 

Resulta extraño y peculiar ver que Luis David Adame ahora se anuncie sin su apellido en los carteles ¿le estará pesando el apellido o de plano le estaba estorbando?

En fin, aquí les dejamos los carteles del serial leonés por si usted se anima:

• 1ª Corrida de toros, sábado 20 de enero 5:00 pm. Sebastián Castella, Octavio García El Payo, Andrés Roca Rey y Leo Valadez con toros de Begoña

• 2ª Corrida de toros, sábado 27 de enero 5:00 pm. Joselito Adame, Sergio Flores y Ginés Marín con toros de Villa Carmela

• Novillada, domingo 28 de Enero 5:00 pm. Arturo de Alba, Diego San Román, Héctor Gutiérrez con novillos de San Martín

• 3ª Corrida de toros, viernes 2 de febrero 8:00 pm. El Rejoneador Santiago Zendejas, Julián López El Juli, Juan Pablo Sánchez y Luis David (así a secas) con un toro de La Playa y seis toros de Teófilo Gómez

• 4ª Corrida de toros (muy mixta por cierto), sábado 3 de febrero 5:00 pm. Pablo Hermoso de Mendoza, Diego Silveti, Guillermo Hermoso de Mendoza y el novillero Juan Silveti con cuatro novillos de Bernaldo de Quirós y cuatro toros de la misma ganadería.

Twitter @Twittaurino