Bregando: Queremos que nos devuelvan “El Relicario” 


Por Jaime OAXACA

Es un hecho que en Acrópolis, el centro de espectáculos poblano donde se ofrecieron tres corridas en 17 meses que lleva de funcionar, no se dará ni una toreada más. Es cierto que hubo un par de novilladas prácticamente a puerta cerrada, éstas fueron sin picadores… y sin público.

Para que no haya duda solo hay que recordar lo mencionado por el empresario “Palillo Álvarez” cuando dio a conocer los carteles de la feria del pasado mes de mayo: o se llenan las localidades o no habrá más corridas.

Por las razones que hayan sido, el recinto lució pésima afluencia de espectadores.

Quedó claro que aquel sitio no dará un festejo más, prácticamente le dieron el réquiem a la tauromaquia

Se puede pensar en colocar una plaza portátil, no deja de ser una posibilidad, pero no es la mejor opción.

Si la ciudad de Puebla tiene su propia plaza de toros, por qué diablos tenemos que andar buscando un lugar para festejos taurinos. Evidentemente, me refiero a la plaza de toros El Relicario, ubicado en la zona histórica de Los Fuertes.

El gobierno debe tener en cuenta que las corridas de toros, independiente de la aportación histórica, de tradición y cultural, son generadoras de una abundante derrama económica. Asimismo de empleos directos e indirectos.

En una época en que los ciudadanos se truenan los dedos de angustia porque no hay muchas formas de llevar pan a sus casas, deberían fomentarse actividades lícitas que generen opciones para ganar dinero.

Durante la feria de mayo del año pasado, mientras que en el centro de espectáculos se efectuaban corridas de toros, en la plaza de toros el gobierno la prestó para lucha libre, rodeo y acrobacias de motocicletas.

¡Qué absurdo!

Había un convenio del gobierno con los accionistas de Acrópolis en el que el único lugar que donde autorizarían corridas, era precisamente el centro de espectáculos.

Pero si Acrópolis declinó organizar festejos, ya no hay de otra sopa, ni tenemos que andarle buscando ubres a las gallinas, es tiempo de echar andar El Relicario.

Extraoficialmente se sabe que el terremoto de septiembre pasado no hizo estragos en la construcción del coso, así que salvo las adecuaciones propias del abandono, El Relicario está en condiciones de funcionar. El techo que cubría la plaza se fue en una granizada hace unos seis años, ni siquiera es necesario reponerla.

No siempre caen aguaceros y granizadas como el 5 de mayo de 2016, en la corrida más reciente que se efectuó ahí.

¡Si llueve nos mojamos!                       

El dinero que se requiera para habilitar la plaza lo pondrá el nuevo empresario, será como pago por la renta de la plaza. Al gobierno no le va a costar ni un peso que se eche a andar El Relicario.

¿Qué se necesita para que el coso inaugurado en noviembre de 1988, abra sus puertas nuevamente?

Sólo buena voluntad del gobernador José Antonio Gali Fayad. Que le dé luz verde a la secretaría de finanzas para que la licite inmediatamente.

Imposible esperar hasta el mes de abril para designar a los nuevos empresarios. Comprar toros, contratar toreros debe hacerse con anticipación, ya estamos retrasados. Además, vendría bien calentar el ambiente con unos festejos antes de mayo de 2018.

Sintámonos con obligación todos los profesionales de la fiesta, taurinos y medios de comunicación de decirle al gobernador mediante cartas, mensajes en las redes sociales, dirigidos al gobierno del estado y la secretaria de finanzas para decirles: queremos que nos devuelvan El Relicario.

Publicado en El Popular 

Anuncios

Polémica en Tlaxcala ante incremento de precios para ver al Juli 

Por Alejandro Tamayo Hernández.

Iniciamos el año con el deseo de que éste esté lleno de eventos taurinos, en los cuales las plazas de toros fijas o portátiles se llenen hasta las banderas.

En Tlaxcala, este 20 de enero, a las cinco de la tarde en la Plaza de Toros Jorge “El Ranchero” Aguilar, se realizará un festejo de lujo con un mano a mano entre el español “El Juli” y el tlaxcalteca Sergio Flores, quienes enfrentarán seis ejemplares de la Ganadería de “Barralva”, los precios serán de quinientos pesos el más económico, y dos mil pesos el de mayor costo.

Los precios han causado un sinnúmero de comentarios por lo elevado que están, a lo que la empresa en las mismas redes ha contestado que esto se debe al aforo de la plaza que solo cuenta con cupo para dos mil 180 personas repartidas en sus diversas localidades, aunado a que el matador “El Juli” es de los toreros que más cobran y cobra en dólares, y esto conlleva al manejo de esos precios.

En la conferencia de prensa de la temporada de feria 2017, expresé mi inquietud por la necesidad de una plaza de toros con mayor aforo para la ciudad de Tlaxcala, capital del Estado del mismo nombre, para contar con un espacio más amplio, con mayor capacidad de espectadores, estacionamiento adecuado y otras instalaciones necesarias como lo es una enfermería o, en su caso, el uso de alguna Plaza de Toros portátil y la respuesta por parte del titular del Instituto Tlaxcalteca de Desarrollo Taurino (ITDT), Luis Mariano Andalco López, giró en la dificultad de la construcción de una nueva plaza, por los costos que tendría y la prioridad de otras obras de beneficio a un mayor número de habitantes, y la imposibilidad incluso, de realizar mejoras o adecuaciones a la existente por ser monumento histórico y no se puede ni colocar algún clavo so pena de alguna sanción; en torno a una portátil el comentario fue que la construcción arquitectónica de la Plaza de Toros Jorge “El Ranchero” Aguilar y el campanario del Ex Convento que le sirve de fondo le dan un sabor especial a los festejos taurinos que ahí se realizan; argumentos totalmente válidos.

Si bien reconozco la validez de los argumentos antes planteados, tambien es válido plantearse en serio un nuevo escenario para los festejos taurinos de la ciudad capital de Tlaxcala; un estado taurino por excelencia y el turismo taurino requiere de una plaza que albergue más público, y se debe pensar incluso en el uso de una Plaza de Toros portátil, o concientizarse de que los festejos taurinos en la capital de Tlaxcala cada vez irán incrementando más su costo por lo reducido de su aforo, porque su tamaño llevó a que hace años se le conociera como “La Tacita de Plata” y ya está costando la plata.

Como lo he dicho siempre, el toro y la tauromaquia es un espectáculo caro y nos lo está demostrando.

Publicando en Línea de Contraste 

Coahuila: Las plazas de Torreón y Saltillo desistieron de sus amparos 


De SOL y SOMBRA.

Dos plazas de toros de Coahuila desistieron de los amparos con los que impugnaron la prohibición de la tauromaquia en esa entidad.

Con ello, la Suprema Corte de Justicia ya no se pronunciará sobre la Constitucionalidad de esta restricción, al tiempo que la prevista en las leyes de Coahuila desde 2015 quedará vigente mientras el Congreso local no la revoque.

Abogados de la Plaza de Toros del Valle de Saltillo y de la Plaza de Toros Torreón desistieron este miércoles ante la Corte de sus amparos, que estaban radicados en la Segunda Sala, pero aún no estaban en lista para sesión pública.

La Plaza de Torreón cuenta con una suspensión otorgada en diciembre de 2016 por un Tribunal Colegiado de Circuito que le permite realizar corridas prohibiendo el acceso a menores de edad, misma que quedará sin efectos una vez que se confirme que la empresa desistió de su demanda.

Además, en julio de 2016, el Juez Fernando Ibarra Gómez había declarado inconstitucional la prohibición, sentencia que la Corte iba a revisar luego de ser impugnada por el Congreso y el Ejecutivo de Coahuila.

La Plaza de Saltillo no contaba con una suspensión, ni tampoco había logrado una sentencia favorable de primera instancia sobre la inconstitucionalidad de la prohibición.

Desistir del amparo es la misma estrategia seguida en noviembre pasado por la empresa Promociones y Espectáculos Zapaliname, que retiró su demanda luego de que la Segunda Sala publicó el proyecto del Ministro Fernando Franco, que declaraba Constitucional la prohibición de la tauromaquia.

Dicho proyecto rechazaba todos los argumentos sobre violación a derechos como no discriminación, libertad de trabajo y preservación del patrimonio cultural.

En el caso de las plazas, los proyectos de los Ministros Eduardo Medina Mora y Alberto Pérez Dayán aún no eran públicos, pero todo indica que no había los tres votos necesarios en la Sala para fallar contra la prohibición.

El temor en la industria taurina es que, ante un criterio del máximo tribunal del País favorable a la prohibición, otros estados o la Ciudad de México podrían ceder a presiones de grupos protectores de animales y proscribir la fiesta brava.

Al igual que el juez Ibarra en el amparo de la Plaza de Torreón, tribunales constitucionales como los de Francia y Colombia se han pronunciado por preservar la tauromaquia por ser una herencia cultural, aunque el marco jurídico de esos países es distinto al de México.

Fuente: NTR