Jalostotitlán 2018: Corridas de Toros

El tercer cartel de la feria ha sido denominado “La Leyenda Continúa”.

De SOL y SOMBRA.

El día de hoy se dieron a conocer los carteles  que componen las tres corridas, en esta ocasión todas mixtas, del carnaval 2018 de Jastotitlan Jalisco.

Alfredo Sahagún Michel, director adjunto de Casa Toreros y su director el ganadero Pablo Moreno, dieron a conocer un serial en donde destaca la presencia de Enrique Ponce en un interesante mano a mano con Sergio Flores.

También resalta el mano a mano de a pie entre el reciente triunfador de la Plaza México, el diestro poblano Jerónimo y la primera figura de América, Andrés Roca Rey.

La sorpresa fue no ver anunciado en los carteles el apellido Adame, así como tampoco hay toreros representados por la empresa ETMSA o de los gerentes operativos de la Plaza México.

Parece que la guerra entre empresas y sus toreros esta que arde.

Las corridas de toros:


DOMINGO 11 DE FEBRERO
: Seis toros de la ganadería de San Isidro para el rejoneador Emiliano Gamero, los Forcados de Mazatlán y, a pie, Enrique Ponce y Sergio Flores.


LUNES 12:
Dos toros de José María Arturo Huerta para el rejoneador Andy Cartagena y, a pie, cuatro astados de Pablo Moreno para Jerónimo y  Andrés Roca Rey.


MARTES 13
: Dos toros de Refugio Peña para el rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza, otros dos Pablo Moreno para Diego Silveti y cuatro novillos-toros del Siete, de encaste español Parladé, para el rejoneador Guillermo Hermoso de Mendoza y el novillero Juan Silveti. 

Las tres corridas comenzarán a las 16:30 horas.

Twitter @Twittaurino 

Anuncios

Tendido 7: No, ¡mejor pensemos que sí!

Toro de Caparica volando por los aires en La Plaza México el pasado domingo. Foto El Universal.

Por Xavier Toscano M. de Quevedo.

¡Qué difíciles e inquietantes noticias escuchábamos al amanecer del lunes anterior! Todos los medios de comunicación informaban de los difíciles y trágicos acontecimientos que se vivieron en todo nuestro territorio, con un cúmulo de hechos violentos, sumando un número elevado de personas que perdieron la vida.

Nada halagüeño está resultando este inicio de año, el cual muestra a todas luces y en todos los puntos cardinales, que nuestro país —problemática de éste sexenio— se encuentra rebasado por infinitos problemas, iniciando por el económico, aunada a una excesiva e incontrolable inseguridad, altísima corrupción, e inestabilidad social, inconvenientes que no han sido resueltos y que cada día se empantanan más y más, sin que las autoridades encuentren ni tengan la fórmula para darles solución.

Esta dificilísima y alarmante problemática obviamente repercute en el ánimo y la incertidumbre de la sociedad, y como una consecuencia lógica, en todas las actividades y entretenimientos que en nuestro país se llevan a cabo, y ente las cuales se encuentra —y con grande orgullo— nuestro ancestral y emblemático Espectáculo Taurino.

Hoy quiero acentuar con firmeza la sentencia que dicta: “No hay mal que dure cien años, ni pueblo que lo soporte”. Bastante claras y precisas cada una de las palabras que forman este enunciado y que visualizan la actual situación, pero que igualmente nos da pie para ilusionarnos y pensar en forjar un horizonte más satisfactorio. Y, ¿por qué no?, hagamos uso de él y tomémoslo para incrustarlo en nuestra fiesta brava, la cual orgullosamente viene por más de cinco siglos acompañando a las costumbres y cultura de nuestro pueblo, pero que en la actualidad —por el abandono de las autoridades de gobierno— no es ajena al mal endémico que sufre nuestra nación.

Evidentemente en los tiempos actuales, ¡válgame Dios, ya estamos en el 2018!, el espectáculo taurino o fiesta brava — ¡qué pena!, pero lo escribí con minúsculas— en todo nuestro territorio, de igual forma y no ajena a la problemática social, atraviesa por la peor crisis de “toda su historia”, que para nadie es un secreto y está más que visible, ocasionada por la apatía, presunción y negligencia de quienes en estos tiempos la manejan. Brindando un escenario tan lamentable y atroz, de gravísimas y nefastas consecuencias, como lo es, el abandono de los aficionados y el público a sus plazas.

Es un buen momento, apenas hemos recorrido semana y media de éste insipiente año, por ello, qué importante sería que los promotores, actores e integrantes del espectáculo, admitieran con serena humildad todos los errores que han cometido.

Los momentos son difíciles, el padecimiento es bastante grave y complicado. Admitámoslo, ¿para qué continuar engañándonos? Sí, estamos en un grande dilema, nuestra fiesta vive una degradación y ultraje pavoroso, y los aficionados lo saben y se inquietan, pero lamentablemente sus quejas e inquietudes NO son escuchadas por las autoridades, y mucho menos por los promotores del espectáculo.

¿Podría darse este año un incalculable milagro? ¡Será mejor pensar que sí!… no obstante que nuestra mente esté colmada de dudas. Por ello, en estos primeros días de 2018 abstengámonos del desánimo, y mejor deberemos continuar con la positiva tarea de insistir, en lo que es necesario y fundamental para la salvación de nuestra emblemática fiesta brava, todos lo sabemos, —¿para qué fingir desvarío?— si el único procedimiento admisible y seguro, que además es urgente e inaplazable; es el regreso y la presencia en todos los ruedos, de su Majestad El Toro Bravo.

Publicado en El Informador 

‘¿Sabes cuánto vale un toro?’ “Menos que un hombre, le respondí”

¡Olé, Carnal!

Por JESÚS RODRÍGUEZ GURROLA.

El lunes primero de enero del año que comienza, en la plaza de Santa María de Querétaro se llevó a cabo la tradicional corrida de Año Nuevo, en la que se lidiaron toros de la ganadería de El Garambullo de origen español, según los carteles; torearon André Lagravere el Galo, Juan Pedro Llaguno y Francisco Martínez, éste último fue alcanzado en su quinto novillo de la tarde, al caer de cabeza por el impulso del astado perdió el conocimiento, su hermano Felipe Martínez, que ahí se encontraba, brincó la valla del callejón y sin pensarlo se arrojó sobre el cuerpo de su hermano inerte para protegerlo, pues el burel volvía para acabarlo.

Como sucede en todas las plazas cuando un torero es cogido, el público se sumerge en una angustia muy tensa, por lo incierto de los traumas que puede sufrir el caído, en este caso la expectación se multiplica, pues aunado al sinsabor del percance que vivía el novillero, la afición de la plaza recordará por mucho tiempo la heroicidad de su hermano, quien exponiendo su vida vivió iguales momentos de angustia al ser embestido también por el bravo novillo y arrojado varios metros en la arena.

Es lamentable que los “animalistas”, así llamados por ellos mismos, depongan sus altas dosis de odio y rencor acumulado, manifestándose en los medios contra el hombre que ha caído en el infortunio de una tarde torera, que si bien es para ellos ofensiva y de mal gusto, para miles en este México nuestro y en otras partes del mundo es un acto festivo y de inigualable apego a las tradiciones nacionales.

Es igualmente triste que los enemigos de la fiesta brava, en su mayoría ajenos a nuestra cultura, expresen una serie de conceptos ofensivos y carentes de conocimiento y de sentido y no se acuerden de subrayar la acción de un héroe que ha mostrado su solidaridad fraternal, que sin importar los riesgos ha cubierto con su cuerpo el de su hermano yacente en la arena, expuesto a ser rematado por el aludido toro, estos actos ya no se ven seguido en lugar alguno de nuestra animalista patria.

La fiesta de los toros por otra parte no se da por una acción esporádica, sino que se reproduce en casi todas las comunidades del territorio mexicano, los supuestos defensores del toro manifiestan en sus textos que la fiesta brava es una barbarie, que debiera clausurarse para siempre y en algunos casos seguidores de esta corriente entran a las plazas para gritar sin más: “¡Porra del toro”! y hacerse presentes, o se tienden en el piso aledaño a las cosos y cubren su cuerpo con tina roja, para simular la sangre de los animales.

Sin embargo, estos conmovedores simulacros no se ven por ninguna parte para protestar por la muerte de miles de connacionales que caen abatidos por el crimen organizado, que son secuestrados, extorsionados, mutilados y arrojados de sus tierras, en las más recientes noticias de los medios; se dice que este fin de semana en los balnearios de Acapulco y Los Cabos hubo 18 muertos y en la frontera de Chihuahua una docena se sumaba a estas fatídicas cifras.

Manuel Benítez el Cordobés, torero de renombre, manifestaba en sus escritos: “Se nos encontró lidiando clandestinamente un semental en los linderos del hacendado del pueblo. Armados de fusil junto con sus secuaces me preguntó: ‘¿Sabes cuánto vale un toro?’ Menos que un hombre, le respondí”.

 Publicado en El Occidental 

Alberto Aguilar dice adiós a los ruedos 

De SOL y SOMBRA.

El torero Alberto Aguilar ha anunciado su decisión de dejar los ruedos cuando finalice la temporada 2018 por una lesión en el nervio ciático poplíteo externo causada por una cornada sufrida en la feria colombiana de Cali en 2013. Dicho percance le provoca secuelas neurológicas irreversibles, por lo que los médicos le aconsejan una intervención quirúrgica al finalizar el año, informa el torero en nota de prensa.

«Asumo esta temporada con toda la responsabilidad e ilusión para cerrar mi carrera, tras doce años de alternativa, al más alto nivel», declara el matador madrileño, quien desea repetir los éxitos obtenidos en plazas como Madrid, Bilbao, Valencia, Castellón, Nîmes, Arles, Dax, Mont de Marsan, Bayona, Vic-Fezensac o Céret. «Este año quiero devolver las muestras de afecto que la afición me ha dado durante toda mi trayectoria. Sin embargo, por respeto a mi profesión, a esta afición antes mencionada y a mí mismo, he decidido abandonar los ruedos ahora que todavía estoy en buenas condiciones físicas».

El torero agradece, mediante dicho comunicado, el respaldo recibido durante estos años. «Después de haber toreado más de 200 corridas, afronto esta temporada con las mismas ganas que el primer día y, a partir de mi retirada, si Dios quiere, emprenderénuevos retos siempre vinculados al mundo del toro que tanto me ha dado»

Fuente ABC 

La primera será en Jerez

Morante de la Puebla iniciará su nueva etapa en la Feria del Caballo.

Por Álvaro R. del Moral.

La primera será en Jerez. Así lo anunciaba ayer el semanario especializado Aplausos dando carta de naturaleza a los insistentes rumores –aventados por el propio matador– que situaban el arranque de la temporada morantista en la Feria del Caballo. Morante será el eje del cartel de la despedida de Juan José Padilla ante sus paisanos junto a José María Manzanares, torero de la empresa, y los toros de Juan Pedro Domecq. La fecha, eso también parece seguro, será el sábado, día 12 de mayo, en la yema del ciclo jerezano.

Ese compromiso alejaría definitivamente al diestro cigarrero de las galas abrileñas. Pero Morante sí estará en Sevilla en la temporada 2018. Ya firmó el famoso contrato en su propia casa, en la que recibió al empresario Ramón Valencia para escenificar su rúbrica sobre el escritorio que había pertenecido a Joselito El Gallo. Eso sí, habrá que esperar hasta la feria de San Miguel para contemplar su figura recortada en la puerta de cuadrillas del coso del Baratillo. Además lo hará, previsiblemente, en las dos tardes del ciclo septembrino que este año podría estar epilogado por una de las novilladas con picadores incluidas en el abono.

El diestro de La Puebla también habría escogido ya las dos ganaderías que estoqueará en esos dos compromisos: serían las de Juan Pedro Domecq y la de los hermanos Matilla. Parece que una de las premisas irrenunciables para anunciarse en Sevilla es no abrir plaza, además de evitar las cámaras de televisión que sí estarán presentes en abril. En esa tesitura Ramón Valencia podría abrir uno de los festejos otoñales con el doctorado de un novillero –el nombre de Alfonso Cadaval, cercano a la empresa, suena con fuerza– y otro con un torero de mayor antigüedad que Morante como Ferrera, Padilla o… Pepe Luis. De terceros espadas suenan los nombres de Manzanares y Roca Rey.

Hay más datos: Morante no se dejará televisar. Ni en Sevilla ni en ninguna parte. Será una de los condicionantes irrenunciables del diestro cigarrero, que le excluye de ferias y plazas –Valencia, Madrid, Bilbao, Zaragoza– en las que es habitual la presencia de las cámaras de la plataforma Movistar Plus. ¿Qué pasará después de Jerez? Manolo Lozano, flamante apoderado del diestro de La Puebla, ya había asegurado que se tratará de una temporada corta, de no más de 25 festejos. Ya sabíamos que terminaría en Sevilla el 30 de septiembre. Ahora también sabemos que se iniciará en Jerez el 12 de mayo. La intención de Lozano pasaba por unirse a las estrategias de José Tomás que también prepara algunos bolos en 2018. Se pensó en un mano a mano en Jerez que, visto lo visto, no ha podido ser. La guerra del Divino de Galapagar suele ser por su cuenta. Aún queda él por mover ficha.

Publicado en El Correo Web