Ir al contenido

Día: 18 marzo, 2018

Fallas de Valencia 2018: Doble y mentirosa puerta grande

Enrique Ponce, amo y señor con el medio toro, y López Simón a favor del ambiente, en hombros. Por Carlos Ilián. Novena corrida. Casi lleno. Toros de JUAN PEDRO DOMECQ/PARLADÉ (4), bajísimos de casta y muy pobres de presentación. ENRIQUE PONCE (7), de blanco y oro. Pinchazo hondo y cuatro descabellos. Un aviso (silencio). Bajonazo delantero. Un aviso (dos orejas). MIGUEL ÁNGEL PERERA (5), de verde botella y oro. Estocada caída. Un aviso (saludos). Cinco pìnchazos y bajonazo (saludos con protestas). LÓPEZ SIMÓN (6), de rosa y oro. Estocada. Un… Leer más Fallas de Valencia 2018: Doble y mentirosa puerta grande

La orquesta taurina del ‘Titanic’ sigue sonando mientras el barco se hunde

Tres aficionados representativos reflexionan sobre la actualidad de la fiesta de los toros. Por ANTONIO LORCA. Como buenos aficionados a la fiesta de los toros, son entendidos, críticos, pacientes y fieles. Se les nota que llevan el veneno de la torería en la sangre, pero también el cansancio que producen unas estructuras taurinas caducas, rancias y adormecidas de las que se escapan el riesgo y la emoción. A pesar de todo, uno de ellos ya ha dejado escrito que sus cenizas se esparzan en el ruedo de su ciudad, y… Leer más La orquesta taurina del ‘Titanic’ sigue sonando mientras el barco se hunde

¿La Fiesta en Paz? Los grandes toreros de antaño lo fueron en función de la bravura, no de las posturas: maestro Raúl Vieyra

Por Leonardo Páez. “Unos piensan en hacer dinero, otros pensamos en el placer de realizar lo que más nos gusta”, señala sonriente el maestro Raúl Vieyra Flores, nacido el 6 de junio de 1935 en la colonia Roma de Ciudad de México. Pintor desde los siete años de edad y publicado como niño prodigio en el periódico La Prensa. Alumno de Goitia, Diego Rivera, Ruano Llopis y Armando García Núñez, ha obtenido premios como el Oso Berlinés, el de la Bienal de París y en tres ocasiones el Tlacuilo de… Leer más ¿La Fiesta en Paz? Los grandes toreros de antaño lo fueron en función de la bravura, no de las posturas: maestro Raúl Vieyra