Bregando: Veracruz prohíbe corridas de toros, pero permite delinquir

Por Jaime OAXACA.

Que chulada de país es Mexico. Algunos Municipios y Estados luchan contra las corridas de toros, invirtiendo tiempo y dinero como si prohibir corridas fuera la prioridad número uno de la República Mexicana.

En este México lindo y qué herido las cosas están de cabeza. Políticos y funcionarios prácticamente tienen licencia para robar, se permite que delincan los integrantes de los partidos políticos haciendo trampas en las campañas y en la votaciones, el crimen organizado goza de cabal salud, la delincuencia urbana hace de las suyas entre la ciudadanía y los gobiernos prefieren ocuparse de asuntos que en nada resuelven los problemas de los millones de ciudadanos mexicanos.

El Gobierno de Veracruz fue la vergüenza nacional la semana pasada.

En el puerto jarocho se escenificó una gresca cuyas imágenes dieron la vuelta al mundo. Antes del inicio del juego futbolero entre Pumas y Veracruz, porristas veracruzanos apedrearon los camiones en que llegaban los aficionados de los Pumas, éstos se bajaron, se defendieron con piedras, cohetones, unos y otros se agredieron con tubos, palos, golpes. Pusieron en peligro la vida de inocentes aficionados. “La gente intentó refugiarse de la violencia en el (estadio) Pirata Fuente pero no había llaves para abrir las puertas”, según publica el informativo Vanguardia. Así de descuidada actuó la policía ante hechos comunes en el fútbol veracruzano

A 368 kilómetros de distancia, casi 4 horas en auto, se realizaba una corrida de toros en la plaza de la ciudad de Xico. Festejo autorizado por el municipio que cumplió con todos los requisitos que marca el ayuntamiento local, en honor de Santa María Magdalena, patrona de la población.

Ahí sí se organizó la policía, no hacía falta pero Andrés de la Parra, fiscal animalista y ambientalista del Estado de Veracruz, lo consideró imprescindible.

Encarceló a los empresarios taurinos Francisco Franco y al Cúchares al término del festejo en que resultó triunfador El Calita, el delito fue permitir que los papás llevaran a sus hijos a la corrida.

Andrés de la Parra se brincó las trancas, usurpó funciones porque actuó como si fuera fiscal del tema de los infantes, quizá quería demostrar lo poderoso que es, ser amigo del gobernador Yunes tiene beneficios.

En Xico se realizan como seis capeas al año, la que todo mundo conoce es la del 22 de julio. De la Parra está molesto contra los taurinos xiqueños porque una de esas capeas del año pasado tenía la intención de prohibirla, pero la gente del toro le pintó un violín.

La pintora y taurina Gabriela Roldán me contó que estaba todo el dispositivo policiaco para impedir la capea y encarcelar a los organizadores. De pronto, se abren los cajones para que salieran las vacas a la calle y en su lugar salieron carretillas, así que los lugareños torearon de salón. La fiscalía se retiró con la cola entre las patas, pero con la ira encendida en Andrecito.

A la malagueña se la cobró el pasado domingo de feria, no le importó usurpar funciones, porque siendo fiscal animalista actuó como si lo fuera de la niñez.

También la trae contra los gallos y eso que Veracruz es el primer productor de aves del país. El año pasado La Jornada de Veracruz publicó de Andrés de la Parra Trujillo: “Violentó la ley al suspender 40 peleas de gallos que estaban programadas para el día 9 de diciembre en el municipio de Ciudad Isla, porque los organizadores cuentan con permisos del ayuntamiento local, de la Secretaría de Gobernación (Segob) y está vigente la promoción de un amparo ante un juez federal”.

Eso de defender niños y animales tiene como objetivo quitar los reflectores del problema criminológico. Juzgue usted. Cronicaveracruz.com apunta: “Extorsión y secuestro, principales delitos en Veracruz”. Informa aristeguinoticias.com: 24 periodistas y fotógrafos asesinados en los últimos 11 años”.

Sin embargo, Veracruz prohíbe toros, pero permite delinquir.

Publicado en El Popular

Anuncios

Premio al novillero Diego San Román en Valencia

El torero murciano Paco Ureña ha sido premiado por la Diputación de Valencia como el autor de la mejor faena de la recién concluida Feria de Julio de Valencia, ha confirmado la propia Diputación a través de un comunicado.

Ureña se ha hecho acreedor a este galardón merced a la faena realizada el pasado sábado, día 28, al quinto toro de la corrida de Luis Algarra, al que cortó las dos orejas.

Precisamente ese astado, de nombre “Malospelos“, ha sido elegido como el toro más bravo de toro el serial, mientras que la propia divisa de Luis Algarra ha sido también distinguida como la mejor ganadería.

Otros premiados han sido el banderillero Raúl Martí, el novillero mexicano Diego San Román y el rejoneador Sergio Galán, elegido como el mejor torero de a caballo de toda la temporada en la capital del Turia, incluida la Feria de Fallas.

Twitter @Twittaurino

Observatorio taurino: ¿Quién manda en el toreo?

Por Álvaro R. del Moral.

Un repaso a la semana taurina que se fue:

Han sido siete días intensos en lo taurino que han pivotado en torno a las plazas de Santander y Valencia y hasta por el recoleto santuario vasco de Azpeitia, que ha vuelto a certificar la definitiva proyección de Emilio de Justo, un torero que sigue gravitando en las afueras del sistema y demanda más y mejores oportunidades.

Nos interesa especialmente el ciclo montañés, cuyo desarrollo puede resumirse en una única palabra: el éxito artístico, cimentado en el organizativo. Pero no todos los triunfos tuvieron el mismo peso.

En el coso de Cuatro Caminos se pudo contemplar la lidia de una más que interesante corrida santacolomeña de La Quinta con la que Javier Cortés, otro torero relegado a la orilla, pidió sitio en las ferias. Hay que anotar la puerta grande de Perera, la grandiosa antología poncista con música de La Misión, el doble zambombazo reivindicativo de Talavante, los progresos de un entonado Cayetano o la gozosa despedida de Padilla además del fracaso indisimulado de Morante

Y del Cantábrico al Mediterráneo valenciano de Sorolla, donde volvió a brillar la personalidad de Paco Ureña con los toros de otra gran ganadería sevillana, la de Luis Algarra. Habíamos omitido un nombre hasta ahora. Y no es por olvido. Es el de Roca Rey, que ha pasado por las ferias de verano cortando seis orejas en Pamplona, cuatro en Santander y dos en la feria de julio de Valencia. Entonces… ¿Quién manda aquí? El toreo tiene un serio pretendiente al trono que obligará a recomponer en el futuro inmediato los cuadros de cotización. Ojo…

Otro conejo en la chistera de Simón Casas

El magín del productor sigue en forma. La última ocurrencia de monsieur Casas pasa por sortear las combinaciones de toros y toreros ofertados por la empresa madrileña para la próxima Feria de Otoño. Se trata de meter a unos y otros en una coctelera sin precedentes para ver qué sale. Simón ya había reseñado sendos encierros de Puerto de San lorenzo, Fuente Ymbro, Adolfo Martín y Victoriano del Río que entrarían en un bombo. En otro darían vueltas los nombres de los matadores para ir combinando unos y otros en función estricta del azar. La iniciativa ha alegrado las pajarillas del sector más demagogo e integrista de la afición –del que, en el fondo se ríe Casas a mandíbula batiente- y revela, ojo, el escaso fuste de los toreros con los que a priori contaría el empresario para armar esta feria de otoño. Olvídense de la presencia de las figuras. Eso sí. Casas ha seguido la ley de Luis Miguel: hoy hablaréis de mí…

Cosas que se comentan por Sevilla…

Esta columna ya avanzó las líneas maestras del atractivo festival auspiciado por la Hermandad de la Macarena que recuperará el devaluado pulso taurino del día 12 de octubre. Dávila Miura, consiliario en la junta de gobierno de la corporación de San Gil, se ha implicado decididamente en la organización de este evento en el que volverá a vestirse de corto junto a Pepe Luis Vázquez, Morante de la Puebla y Andrés Roca Rey. La presencia de Francisco Rivera Ordóñez y Manzanares también se da por hecha aunque también se especula con la presentación sevillana de Manolo Vázquez, diestro del recordado maestro de San Bernardo. Su brevísima trayectoria aconsejaría esperar mejor ocasión pero todo es posible aún y el nombre de otros novilleros próximos a la organización sigue en la recámara. Eso sí, nos quedaremos sin ver -tal y como se había especulado- a Espartaco y, especialmente, al gran Paco Ojeda. Quizá ya no haya otra oportunidad de ver al gran coloso sanluqueño. Y ya que andamos por el ámbito hispalense hay que recordar que fue un toledano, el prometedor Villita, el que se llevó este año de calle ese ciclo de promoción veraniego en el que hay que celebrar el buen nivel global y el paso adelante de la escuela de Sevilla. No perderemos de vista a este Villita, que ganó con tanta justicia como autoridad. Y de Sevilla a Huelva, que esta semana acoge sus Colombinas. Pasaremos por el coso de la Vega Larga para contarles las dos corridas de toros.

Publicado en El Correo Web

Obispo y Oro: La bomba del bombo de Simón

Por Fernando Fernández Román.

No me gustan los azares. Me aburren los juegos puramente de azar. En cambio los juegos que precisan habilidad, precisión, valor, templanza, técnica y arte, me fascinan. Los juegos puramente de azar solo son atractivos cuando proporcionan beneficios crematísticos en abundancia, una pasta gansa que engorda el talego del jugador sin que éste haya puesto de su parte nada más que la intrepidez, la temeridad… o la estupidez. Paso, por tanto, de los casinos, de sus ruletas, de su black-jack, el bacarrá o del póker chiribito (el tapado es otra cosa), porque en su derredor se masca la mustia soledad del sobresalto, no el pálpito de la emoción. Y en esta vida, todo lo que no emociona, es pura filfa.

El maestro José Alameda escribió un librito titulado Seguro Azar del Toreo, tomando los dos primeros vocablos (antagónicos en sí mismos, Seguro y Azar) del libro del poeta español Pedro Salinas, exiliado tras la guerra civil nuestra en los Estados Unidos de América, donde murió. Un libro magnífico, como todas sus obras literarias, a través del cual Alameda se zambulle en el género de la poesía, advirtiendo en rima consonante que “entre osar y precisar/está el juego en que culmina/–no en la rígida doctrina–/la gracia de torear”.

Pues bien, entre osar y precisar se abre el abismo en que se aloja esa entelequia del Seguro Azar aludido. De ahí que la palabra suerte sea objeto del deseo en un desmedido y resobado lenguaje taurino. Se utiliza para invocar a Dios, encomendándole el título de repartidor divino, justo y omnipotente (¡que Dios reparta suerte!, se escucha en los patios de cuadrillas), para tipificar las acciones de los toreros (la suertes, en plural, pueden ser de capa, banderillas, muleta o estoque, teniendo esta última la consideración de suerte suprema de la lidia); de tal suerte, que, desde hace más de un siglo, todo esto se mezcla en revoltón y se mete entre las oquedades yuxtapuestas de dos improvisados cubrecabezas para escenificar ese acto matinal, esencial y medioprivado llamado Sorteo: la suerte de toros y toreros (aquella, salvo raro acaso, inapelable y esta, afortunadamente, inescrutable) encerradas en tres bolitas de papel, antaño de fumar y hogaño de kleenex. Cambian los tiempos, pero las costumbres, los ritos, permanecen. ¡Qué sería de la fiesta de los toros sin estos rituales, añejos y magníficos!

Ayer mismo, me llega la noticia de que el empresario (el Productor de Arte) Simón Casas va a proponer un original sorteo para la próxima feria de Otoño de Madrid. No se trata de modificar el acto protocolario y previo de la corrida de sortear los toros por lotes, sino de confeccionar los carteles sorteando a los toreros. Como lo leen.

La cosa se plantea de la siguiente forma: se eligen previamente las ganaderías que surtirán de reses a los cuatro festejos previstos para la postrera feria taurina madrileña y al elenco de toreros que participarán en ella, en la citada feria; pero esta vez, en los papelitos no estará el número de los toros, sino el nombre de cada torero. Toda una novedad y, desde luego, todo un acontecimiento que podría hasta ser televisado en directo, como las ceremonias de la Champions League.

Prepárense para presenciar esta insólita ceremonia: Ganadería, Tal y Tal: se revuelven en un bombo las papeletas y se sacan tres, con el nombre de cada torero. De esta forma, los toreros saben que torearán en Las Ventas, pero no a qué toros se van a enfrentar. Es lo que podríamos llamar el Sorteo Puro.

La cuestión no es nueva. Antaño maricastaño la empresa de la Plaza de Madrid hacía públicos los nombres de los toreros contratados para el llamado Abono de la Temporada, pero, llegando el momento…, eran los toreros quienes elegían el ganado a lidiar, al punto, que por ejemplo Bombita y Machaquito, las dos grandes figuras del interregno creado por la retirada de Guerrita, establecieron unas condiciones escandalosamente desproporcionadas (proponían, incluso, intervenir en las sustituciones de ellos mismos, llegado el caso) para enfrentarse a los toros de Miura, creando un pleito que quedó pronto en agua de borrajas; pero los carteles, como tales, se hacían en muchos casos de un día para otro, no como ocurre desde hace varios decenios, que se confeccionan las combinaciones de toros y toreros con meses de antelación, creando lo que ha dado en llamarse el sistema.

Que el sistema actual es, como poco, injusto, está fuera de toda duda. Y no lo digo porque los estratos en que anidan los toreros menos favorecidos estén en permanente rebelión. Con un sistema u otro, siempre, siempre, siempre, a las grandes citas de la temporada taurina –cada cual en su época correspondiente—acudían las figuras más rutilantes, y, a su vera, algunos nombres colaterales que “remataban” los carteles como complementos de diverso atractivo. ¡Pero aquéllas figuras mataban toros de todos los encastes!, dirán algunos. No sean ilusos: hacían “gestos” puntuales, solo en Plazas emblemáticas, pero mataban lo que embestía más y mejor en su momento, o, en todo caso, los toros que mejor se adaptaban a su concepto del toreo. Solo un ejemplo: Camino, don Francisco, fue máxima figura y pedía (lo pedía él, no se lo imponían) el encaste santacoloma de Buendía o Bartolomé, porque los entendía como nadie y triunfaba con ellos como ninguno.

Pero volvamos a la apuesta del Sorteo que propone Simón Casas para esta feria de otoño de Madrid. Lo suscribo. Totalmente. Es más, ya lo apunté con ocasión de una larguísima feria de San Isidro, compuesta por una ristra interminable de nombres… y los empresarios de entonces (hermanos Lozano) lo tomaron a broma. ¡Eres un cachondo!, me espetó Eduardo, entre conciliador y sorprendido. En esta ocasión, parece que va en serio, que Casas, una vez, más, se ha adelantado a los tiempos y ha marcado una pauta que no deja de ser apasionante. Lo malo es que las figuras –salvo sorpresa morrocotuda, ¿Talavante, quizá?—están en fuera de juego, de este juego de Seguro Azar que también, estoy seguro, hubiera hecho las delicias de José Alameda: se sortean los nombres de los toreros que habrán de enfrentarse a los toros de una determinada ganadería, sea cual fuere su encaste, su vitola, su reciente trayectoria, incluso su leyenda… Podría ocurrir que la más apetecida (quizá Victoriano del Rio) cayera en manos de los tres toreros con menos poder de exigencia, y viceversa.

Premonición estrictamente personal: es muy probable que algunos toreros denominados “artistas” demostrarían tener más agallas –y más recursos, arte incluido– que otros que presumen de esforzados batalladores, y que algunos de estos desfavorecidos darían el cante (no grande, precisamente) ante toros de bandera. A muchos –de uno u otro signo, para bien y para mal– se les vería el plumero.

¡Mira que si la experiencia prospera, se traslada a las demás Plazas y ferias (la de San Isidro, incluida), activándose la traca que, a la vez, desactive el actual y considerado maligno sistema! El Seguro Azar de esta bomba del bombo que prepara Simón ya tiene la espoleta a punto. Como la tire y acierte, ¡sería la leche!…

Publicado en La República

FENAZA 2018 – Corridas de Toros: La Hermandad se impone en Zacatecas

Por Juan Carlos ValadezDe SOL y SOMBRA.

Otra vez, como cada año, se presentó puntualmente la feria de Zacatecas 2018 en su parte taurina. En total se van a celebrar cinco corridas de feria, dos festivales y una corrida extraordinaria en el mes de noviembre.

Resulta de verdad increíble que en cinco tardes no se anuncie una sola figura del toreo en Zacatecas ¿Cómo es posible que una feria con tanta categoría no tenga una figura en su feria?

Aquí la cosa esta muy clara, los macacos -antes eran los leones- son ahora los que dominan el circo y están imponiendo sus condiciones usando todos los recursos posibles que les da una empresa todopoderosa para conseguir sus planes.

Y no sólo eso, han sumado al circo a otros toreros inclusive de más calidad y personalidad, para que les sirvan de “teloneros” con la advertencia de que si no son parte del “circo”, no torearán en todas las ferias en donde se anuncie la hermandad.

Un buen aficionado capitalino me decía anoche: “Parece que nos tenemos que amoldar a los tiempos que nos toca vivir.”

Pero es que mire usted, si esta misma feria, sin darnos cuenta nos cambian la fechas y nos ponen el año 2017 o 2016, todos nos la podíamos creer que es la misma por su formato. Ya que es un serial sin ningún tipo de remate, ni redondez, en el que no se ha evolucionado nada. Pero como cada año nadie dirá nada, ya que la empresa goza de buena prensa. Yo sin embargo todavía no he encontrado a ningún aficionado que le guste la presente feria y esto contrasta con la actitud de la prensa.

Los carteles

Nos hubiera gustado ver más imaginación en los carteles y más rivalidades encontradas, pero casi todos los toreros, en especial los hermanos Adame, vienen con muchísimas pegas, exigencias y sin ningún tipo de rivalidad que los moleste.

Porqué mire usted, la verdadera rivalidad no está en un mano a mano entre José Adame y Antonio Ferrera, esta en un mano a mano de Adame I con Sergio Flores, sin embargo Adame I sigue rehuyendo al compromiso y no contento con su mano a mano antinatural, se anuncia en otro, pero con Adame II. También resulta desmotivante que la administración de Flores continúe sin poder capitalizar sus triunfos y la rentabilidad de este buen torero, para que de esta manera lo podamos ver en los carteles más importantes de todas las ferias de México.

Yo me pregunto; ¿Donde esta la seriedad y el compromiso? Es que acaso después del “temporadón” de la hermandad Adame en Europa, alguien esta interesado en verlos en un mano a mano nuevamente.

De verdad que no se puede excusar la falta de compromiso de estos líderes del escalafón. Cuando deberían de ser el ejemplo prefieren pasar de puntillas, evitando a toreros que les podrían meter mucha más presión como Flores, Silveti o un Juan Pablo Sánchez. Que incultura taurina y como desconocen la historia de la tauromaquia, solo les pido que hagamos un viaje al pasado unos treinta o cuarenta años para echar un vistazo a las combinaciones y como venían acartelados los que mandaban en la época, esos sí que tenían un compromiso con la plaza donde estaban actuando, además de que eran figuras del toreo y llenaban las plazas.

Otra cosa que no veo nada bien, es la ganadería elegida para el mano a mano de la feria y que solamente sea una la actuación de Ferrera, sin ningún paseíllo más.

Con todo esto expuesto se juntan dos intereses, de manera bastante clara. Como sucedió en San Luis Potosí los toreros importantes -no las figuras, porque en México no tenemos figuras- intentan venir lo más cómodo posible bajo el yugo del “circo”, mientras que la idea de la empresa es la de llenar los carteles de toreros extranjeros modestos para no encarecer mucho los emolumentos económicos a pagarles. De esta manera se junta el hambre con las ganas de comer. De ahí que los carteles de la feria de este año carezcan del interés del público en general.

Los ausentes y el elenco extranjero

Siempre en los diferentes mentideros taurinos que se montan, comentando los carteles, se suele hablar mucho más de las ausencias que de las presencias. Pero no podemos dejar pasar por alto la ausencia de José Mauricio que esta realizando un buena temporada. También está la ausencia destacada de Jerónimo, que está viviendo sus mejores momentos, incluso mejores que otros diestros acartelados. Resultan extrañas las ausencias de Fermín Espinosa un torero que tiene la onza del arte, algo muy difícil de encontrar en estos tiempos y de Arturo Saldívar, quienes tendrán que quedarse en la banca y ver como toreros como el peruano Joaquín Galdós y José Garrido hacen el paseíllo sin mucho mérito en la Monumental Zacatecana, mientras que la hermandad les quita dos puestos directos con sus manos a manos.

En cuanto al elenco extranjero este resulta de poca importancia ante la ausencia de las figuras, es cierto que Ferrera es un torero importante pero sin el brillo de las figuras ausentes. Ginés Marín es parte del circo y aunque no pasa por un buen momento, será fijo en las ecuaciones de este otoño e invierno. Tampoco se entienden mucho las inclusiones de Garrido y Galdós, dos toreros que están teniendo una temporada muy discreta en Europa.

El Ganado

En cuanto al elenco ganadero, hay que decir que me agrada ver el regreso de Los Encinos o de Torreón de Cañás y Jaral de Peñas. Echo en falta a José Julián Llaguno (lástima que no esté atravesando sus mejores momentos) y me hubiera parecido interesante ver el hierro de Guadiana que está subiendo en su selección.

La puntilla

Con todo esto la empresa tendrá nuevamente la difícil prueba de no solamente meter más gente a los tendidos, si no la de ya no sacar más gente de los mismos, ya que en los últimos años ante la pobre oferta ofrecida, los precios elevados en las entradas y encierros sin presencia la afición les dio la espalda.

La gran duda de este año será poder ver si la empresa consigue que la afición regrese a la Monumental. Algo que por lo menos en papel, se antoja muy difícil.

¡Ah! Por cierto ¿Y las novilladas? Pues nada, ya que este año las han sustituido por dos festivales gratuitos de “aficionados prácticos” y becerristas.

Las baratas de verano.

Los carteles:

Sábado 8 de septiembre, corrida del 472 aniversario de la Ciudad Heroica de Zacatecas, en disputa el escapulario de plata de la Virgen del Patrocinio. El rejoneador Santiago Zendejas con los forcados Mazatlecos y a pie, Ignacio Garibay en su campaña de despedida; Juan Pablo Sánchez y Sergio Flores, con 6 de Pozo Hondo y 1 de Boquilla del Carmen.

Domingo 9, segunda corrida. 8 toros de San Isidro, 8 para Arturo Macías “El Cejas”, Diego Silveti, Diego Sánchez y tomará la alternativa el torero zacatecano Ángel Espinosa “Platerito”.

Viernes 14 de septiembre a las 6:30 pm, Festival del Campo Bravo en la Monumental, festival gratuito encaminado a la niñez. Ximena Linares, Monse Silva, Alejandro Moreno “Castelita”, Cristóbal Arenas “El Maletilla”.

Celebración del 218 aniversario de la Independencia Mexicana, el domingo 16 de septiembre, parten plaza: Octavio García El Payo, el peruano Joaquín Galdós y Luis David Adame, con seis de Los Encinos.

Viernes 21 a las 8:30 de la noche, segundo festival gratuito de aficionados prácticos internacionales. Saltaran al ruedo: Iñigo Rodríguez, Pedro Pinsón, Patricio Pons, el zacatecano Antonio Sandoval Jr., Yayo Robledo, Esteban Ortiz de Ecuador y Mario Escobar de Colombia; con 6 novillos de varias ganaderías.

Sábado 22 de septiembre Fermín Rivera y Sergio Flores, en doble mano a mano con José Garrido y Ginés Marín con 8 toros de Torreón de Cañas.

Domingo 23. Antonio Ferrera y José Adame en mano a mano con 6 de Santa Fe del Campo.

Igualmente se anunció una corrida extraordinaria para el domingo 18 de noviembre, con el rejoneador español Andy Cartagena y un mano a mano a pie entre “La hermandad” es decir Adame I y Adame II con astados de Jaral de Peñas.

Twitter @Twittaurino

FENAZA 2018: Carteles de Toros – Zacatecas, Apuesta Desigual.

Zacatecas Tierra de Toros presenta seis festejos dentro de la tradicional Feria Nacional. En el próximmo Septiembre, los días 8, 9, 14, 16, 21 y 22, y uno más para el 18 de noviembre, entendemos fuera de Feria. Entre tanta repetición la Feria y su anuncio no parecen prender la flama que caliente el ambiente y que colme la plaza.

Por: De SOL Y SOMBRA. Redacción.

En evento formal se presentó la Feria Nacional de Zacatecas (Fenaza) 2018 en el “Ecoparque Centenario Toma de Zacatecas” donde los empresarios Manuel Fernando Sescosse y Juan Enríquez Rivera, de la empresa “Zacatecas Tierra de Toros”, presentaron las festejos taurinos de esa Feria Nacional.

Cinco corridas de feria, dos festivales y una extraordinaria componen los carteles siendo sus combinaciones las siguientes:

Sábado 8 de septiembre, corrida del 472 aniversario de la Ciudad Heroica de Zacatecas, en disputa el escapulario de plata de la Virgen del Patrocinio. El rejoneador Santiago Zendejas con los forcados Mazatlecos y a pie, Ignacio Garibay en su campaña de despedida; Juan Pablo Sánchez y Sergio Flores, con 6 de Pozo Hondo y 1 de Boquilla del Carmen.

Domingo 9, segunda corrida. 8 toros de San Isidro, 8 para Arturo Macías “El Cejas”, Diego Silveti, Diego Sánchez y tomará la alternativa el torero zacatecano Ángel Espinosa “Platerito”

Viernes 14 de septiembre a las 6:30 pm, Festival del Campo Bravo en la Monumental, festival gratuito encaminado a la niñez. Ximena Linares, Monse Silva, Alejandro Moreno “Castelita”, Cristóbal Arenas “El Maletilla”.

Celebración del 218 aniversario de la Independencia Mexicana, el domingo 16 de septiembre, parten plaza: Octavio García El Payo, el peruano Joaquín Galdós y Luis David Adame, con seis de Los Encinos.

Viernes 21 a las 8:30 de la noche, segundo festival gratuito de aficionados prácticos internacionales. Saltaran al ruedo: Iñigo Rodríguez, Pedro Pinsón, Patricio Pons, el zacatecano Antonio Sandoval Jr., Yayo Robledo, Esteban Ortiz de Ecuador y Mario Escobar de Colombia; con 6 novillos de varias ganaderías.

Sábado 22 de septiembre Fermín Rivera y Sergio Flores, en doble mano a mano con José Garrido y Ginés Marín con 8 toros de Torreón de Cañas.

La fiesta continúa, con la corrida del cierre de la Fenaza 2018, para el domingo 23. Antonio Ferrera y Joselito Adame en Mano a Mano. Con 6 de Santa Fe del Campo.

Igualmente se anunció una corrida extraordinaria para el domingo 18 de noviembre, con el rejoneador español Andy Cartagena y un gran mano a mano a pie entre los hermanos Joselito Adame y Luis David con astados de Jaral de Peñas.

Que cada quien saque sus propias conclusiones.

Twitter: @Twittaurino.

Roca Rey vuelve a tronar en Valencia

El peruano corta dos orejas y abre la puerta grande en el último suspiro de la feria. Josemari Manzanares interpretó dos sinfonías inacabadas ante la pasión de su público y frente a dos toros de muy diferente condición.

Por JOSÉ LUIS BENLLOCHL.

Cualquiera que se hubiese asomado a la plaza arrastrado el último toro podría pensar que la tarde había sido un paseo en lancha, un desfile triunfal en loor de multitudes, y nada más lejos de la realidad. Fue una tarde extraña, complicada, apartada del guion que había convocado en la plaza la mejor entrada con diferencia de la feria, pero aquella vuelta al ruedo del toro, sorprendente, y los clamores con los que el público despedía a Roca disimulaban la auténtica realidad. Nada que contradiga la legitimidad del triunfo del peruano, que estuvo una vez más contundente y valeroso, con la fe del catecúmeno para perseguir la gloria final hasta allá donde no parecía haber posibilidades.

Antes de ese clímax, la tarde había pasado por los momentos más extraños. Hubo motivos para abjurar de los toros a la moderna, ¡vaya con los cuvillos esta vez!, el primero y el cuarto, mismamente, estuvieron absolutamente vacíos de fuerza y de casta, y ninguno remató en lo que siempre se espera de esta ganadería. Hubo pasajes extrañísimos también, de pura contradicción, como que el toro más protestado por chico, el coloradito tercero, fue el más complicado de la tarde, lo que viene a demostrar que no hace falta ser grande para ser un cabrón. El pájaro embestía rebrincado, pegando tornillazos, a dos velocidades, y acabó con la moral del propio Roca.

Curiosamente, ante la dificultad, los que lo habían protestado de salida ya no dijeron ni mu. Claro que también protestaron al sexto y acabaron premiándolo con la vuelta al ruedo para redondear el más absurdo de los círculos.

Luego, hubo pasajes en los que Manzanares dibujó el toreo.

Fueron dos sinfonías que cabría calificar de inacabadas, que permitieron, una vez más, escenificar el manzanarismo de Valencia, que naturalmente no es mancha sino recordatorio del buen gusto de una afición a la que no siempre se le reconoce. Y hubo, lo dicho, el momento crucial de esa última faena de Roca, de pies muy firmes, la muleta puesta, en una comunión absoluta con un público que si era manzanarista está claro que también idolatra a Roca. La vuelta al ruedo del último toro entra en el capítulo de lo anecdótico, ni una tarde sin una ocurrencia presidencial.

Era la tarde de las figuras. Eso se apreciaba claramente en la afluencia de público. No me cansaré de recordar que históricamente, no me hablen de modas, Valencia es una plaza de carteles cerrados, con todo lo bueno y de malo que tiene el asunto. Con la referencia de las dos tardes que la precedieron hay que convenir que estos carteles generan otro toreo, es otra fiesta, otro mundo. Sucede ahora y sucedió siempre, no cabe rasgarse las vestiduras. Ayer pesó durante mucho tiempo como una losa el nivel de tensión, también de emociones, de la tarde anterior. El libreto en ambos casos lo marcaron los toros. Los de Cuvillo no tuvieron nada que ver con los que le han convertido en predilectos de las figuras.

A estas alturas con los dos toros, muy bonitos por cierto, pero absolutamente muermos y vacíos que le correspondieron a Castella, no creo que al francés le queden muchas ganas de repetir con la divisa de El Grullo.

También hubo toros de alta complicación, el tercero que les he contado, que se llevó Roca. Fue menudo, áspero, con dos velocidades, sin ritmo, y el mismo toro segundo de la tarde se vino arriba en el último tercio y no se entregó en ningún momento, dificultades, por cierto, que siendo de quien eran, no se acabaron de valorar en su justa medida por los tendidos.

Después hubo dos toros con más toreabilidad, caso del quinto, al que Manzanares le tuvo que dar tiempos y tiempos hasta rayar en la pasividad para que no se viniese abajo, y hubo un toro sexto, el de la vuelta al ruedo, inédito en varas y obediente en el tramo final, cuya principal virtud fue la suerte, la suerte de caer en manos de un tipo ambicioso e inasequible al desaliento. En resumen, hubo toros para enfadarse, toros para la esperanza, toros para cuidar mucho y toros para cuidarse de ellos.

El protagonista de la tarde, es evidente, fue el peruano, que se topó con el incómodo tercero, el toro de las dos velocidades, una primera por dentro y medio obediente, y una segunda hasta el final del muletazo, agresiva y descompuesta. Y ante semejante prenda, lo que no puede ser no puede ser y hubo que esperar al sexto. Y como los grandes no se rinden, Roca le salió al jabonero sexto con absoluta decisión. Toro bruscote que apareció sin prometer nada, bruto y desclasado, pero que acabó sometido al mando de RR. Las rogerinas con las que lo puso en suerte fueron el parteaguas de su actuación, el trueno de aviso que despertó al público. La faena fue de mano baja y de plantas firmes, con la muleta siempre adelante en busca de la ligazón que tanto cala en los tendidos. ¡Y vaya si caló! Con la izquierda y con la derecha, aderezados con pellizcos del uy y del ay en las espaldinas. Lo amarró todo con una estocada de efectos espectaculares y el presidente, con buen criterio, le concedió las dos orejas de golpe. Lo del pañuelo azul, a lo peor fue un golpe de ese viento que tanto molestó a los lidiadores a lo largo de la tarde.

La corrida de Núñez del Cuvillo, de muy discreta presentación y desigual juego, apenas dio opción

Las dos primeras partes de las faenas de Josemari fueron de altos vuelos. Hubo muletazos de trazo largo, deslumbrante estética y sobrada torería. Curiosamente, en los dos trasteos, hubo un punto fatídico: dos desarmes de lo más inoportunos. A partir de ahí su primero se vino arriba y su segundo se aplomó hasta hacer imposible la ligazón. Los pasajes más hermosos, una trinchera a su primero, pura inspiración, y una trincherilla sobrada de improvisación y buen gusto, sin olvidar un quite por chicuelinas al quinto, puro manzanarismo, el giro y la mano baja fue un homenaje a su señor padre.

Castella, buena técnica, mucha templanza y pocas opciones ante un lote muy vacío.

Y con esto acabó la feria, que un julio más ha sido la feria de Paco Ureña.

Publicado en Las Provincias

En Arroyo, Arroyo Loyo desbordo el arroyo Por Bardo de la Taurina

El Cozumel dejo la enjundia en la isla del novillero.

En esta pandereta de las promesas que solo es acallada por la incertidumbre de los que ya dudan se las vayan a cumplir en lo referente al ‘Cuerno de la abundancia’ nada varía, so pena de que si esto no sucede y rapidito Alex Lora ya amenazó a AMLO que le va a componer una rola reclamatoria si no cumple con todo el maná en el que basó su campaña… y si las casas de campaña con el viento vuelan, que no vuelen los tacos de lengua, pues la posibilidad del cantico como el que en su momento les compuso al presidente Salinas de Gortari y también a ‘Mr. Trumpetas’ creo que está latente.

Por otro lado el Cruz Azul con goles pero sin casa, las ‘Chivas’ tropezándose, ‘El Tri’ centroamericano siguiendo los malos ejemplos del grandote, al que si hay que aplaudirle, el ya haberse deshecho del colombiano que los empino, en el otro cuerno que lo es el de la taurina, que verdadero gusto le dio a esta columna el rotundo éxito de un empresario de la taurómaca lo que hace muchísimo años no se vivía y es que lo que hizo José Arroyo Loyo, apenas el sabadito fue írseles por delante a los toros y a los toreros y con el apoyo de Felipe Olivera desbordar el arroyo del graderío en algo que en estos tiempos se veía muy lejano siquiera de pensarse.
Ya que de baranda he tocado la palabra pensarse debo decir que no creo en los empresarios taurinos como unos amorosos a la fiesta (pero José ¡sí lo es!!!), lo cual no tiene además nada de raro, pues el empresario cumple con su rol poniendo sobre la mesa su lana, con la posibilidad de que el mantel se le encoja o los enanos le crezcan y también está la otra cara de las posibilidades y es que como en ese pasaje que me parece es bíblico, en el que los panes o los pescados, no sé bien, se les multipliquen y se le conviertan en ganancias, eso sí, efímeras porque en esto de hacer fiesta nunca nada es igual cuando se trata de la abundancia, pero cuando sucede hay que cacaraquearlo pa’ que quede constancia, como es que en el serial maratónico de los ‘Soñadores de Gloria’ hasta ahora el mayor éxito se lo ha llevado el empresario José Arroyo Loyo.

La fecha pa’ el registro 28 de Julio ¿en base a que lo consiguió? Sinceramente creo a que logro idear la configuración de un cartel en que la mayoría de los nombres pudiesen resultar atractivos, tampoco nada extraordinario pero si sabrosón, cuando menos en el papel y también de una vez lo digo pesimistamente no veo por donde se vuelva a calcar la entrada, aunque por ahí estén en el calentadero algunos chavales que apuntan con esperanzadora claridad las ejecuciones de las suertes, pero también hay que decirlo no tienen en sus nombres el ponch que tienen Roberto Román y ‘El Cozumel’ que fueron imanes que jalaron a quienes ya estaban hartos de la anorexia en la capital, si fuesen otros dos chavales, ni pasaría nada con llevarnos de tramite el comentario, pero no, no es así pues se trata de dos novilleros que pueden andar en esto de la novillería y que el sábado no dijeron convincentemente; un aquí estoy.

Roberto Román es un joven que está preocupando por entrarle a algo que los novilleros tienen en el olvido, la cultura taurina, esa que está escrita en los capítulos de la nostalgia y que entre lo mucho que hay que aprenderle es a torear con torería, ¿pero cómo lo va a lograr?, ¿por pura intuición? Ni que fuera ‘El Juli’, más el problema es que a Román lo están llevando por el camino de la unitalla, esa que lo mismo le pude servir a uno que a otro, nada más que da la casualidad que este torero requiere se le instruya de acuerdo a sus características físicas, los toreros de piernas y brazos cortos requieren de torear más habilidosamente, embarcar, mandar y despedir hasta donde se pueda haciendo de la habilidad la holgura que le permitirá no andar reponiendo en el ahogo, obvio pa’ torear más desahogadamente, y urge que con su viveza, ya comprenda que ésta es una fiesta de tres tercios, no a tres caídas, es un torero valiente, ni duda, pero el ponerse o quedarse detrás de las cepas del pitón o de las orejas no lo hace más macho, e insisto estos señalamientos se hacen motivado por el hecho de que en Roberto Román, hay la posibilidad de cuajar un torero ni mejor, ni peor que otros, solo diferente y eso en esto es mucho, como en mucho se le reconoce esa cara de seriedad con la que circundo el redondel, apéndice en mano, así debe de ser.

Llego también Octavio Ávila ‘El Cozumel’ torero del que ya basta de decir que es el último de la legua, porque que trae sus avíos al hombro y usa cachucha, ni maíz paloma, ¿o que queremos que todos los novilleros traigan sus capotes y muletas dentro de un Tupperware?, como ya se dijo fue jalón de taquilla, se esperaba de él, que a cojonazos abriera la Puerta Grande y con las peludas y el rabo se lo llevaran en volandas a la cocina pa’ que ahí se las guisaran aderezadas con una salsita de guajillo o de esa borracha que en Arroyo sabe a gloria y se las jamara bien acompañadas de unos buenos curados, lo que no sucedió, se esperaba que se pegara un arrimón de esos de luna de miel donde no queda ni pa’ un espacio, más allá de la transpiración del maridaje, toro y torero fundidos en un bronce de bravura y pasión, lo que tampoco sucedió, esperábamos que se jugara la vida con dramatismo, enjundia y entrega hasta salir con las tripas al aire, lo que tampoco sucedió, esperábamos que ya como colofón armara un broncón de follón en que saliera con los platos sobre la cabeza, lo que tampoco sucedió, lo que si debe suceder torero es que usted inmediatamente se debe de alejar de quienes lo han venido aconsejando, que son los que le mataron riesgosamente antes de empezar su estilo atropellado, francote, entregado, arrebatado del que hoy privo a muchísima gente que lo fue a ver, aguas porque si sigue así, o se regresa a la isla de Cozumel, o termina en la isla de las muñecas en Xochimilco.