“Mi deseo es terminar la temporada como Dios manda”: Juan José Padilla

El torero Juan José Padilla recibe las curas en su herida en la cabeza donde le pusieron 50 grapas tras ser cogido en Arévalo. TWITTER.

Padilla quiere estar en Pamplona: “Es una corrida importante y quiero despedirme de mi afición”. Esas fueron sus primeras declaraciones tras sufrir una espeluznante cornada en la cabeza, el torero ha asegurado que su intención es pisar el ruedo pamplonés este viernes.

De SOL y SOMBRA.

Juan José Padilla quiere y hará todo lo posible por estar en Pamplona el próximo viernes para despedirse de la Feria del Toro de San Fermín después de su impresionante cogida.

El torero recibió una cornada en la cabeza el pasado sábado en Arévalo cuando trataba de poner las banderillas y le tuvieron que poner un total de 50 grapas.

“Sí voy a seguir toreando. No hay motivos para dejarlo y mi deseo es estar en Pamplona el viernes”, ha asegurado este lunes.

“Ha sido muy aparatoso como habéis visto pero no hay ningún riesgo ni peligro de ninguna lesión grave, ni craneal ni neurológica. Es una cornada extensa en la cabeza, aparatosa, pero bueno, con mucha suerte y milagrosamente estoy bastante bien”, ha dicho.

Sobre su presencia en Pamplona, Padilla ha comentado que se encuentra “en manos del doctor García-Perla, ayer (domingo) ya me hizo una cura y vio la herida y el drenaje, que mañana (martes) ya retiran”.

“Mañana (martes) tengo una nueva revisión y me retirarán el drenaje, pero mi deseo es estar en Pamplona con Cayetano, con Roca Rey“, ha asegurado el torero.

“Es una corrida importante y quiero despedirme de mi afición, de una plaza que me lanzó a la feria, y donde no he dejado de estar ningún año. Me siento muy querido por la afición de Pamplona”, ha añadido Padilla.

Por último, Padilla ha señalado que “este es el tributo que se paga en la profesión y no tengo motivo para no despedirme en Pamplona. Me encuentro fuerte físicamente, con buen fondo y mi deseo es terminar la temporada como Dios manda, como creo que merecen todos los aficionados”, ha sentenciado.

Anuncios

Encierros #SanFermín2018: Fuente Ymbro, velocidad y peligro

De SOL y SOMBRA.

Su historia se escribe con velocidad, con nobleza y con el trágico montón de 2013. Los toros de Fuente Ymbro regresan este martes a las calles de Pamplona en el cuarto encierro de 2018, tras las carreras de Puerto de San Lorenzo, José Escolar y los Cebada Gago. Hasta el momento, sólo una persona ha resultado corneada.

Estos astados debutaron en Pamplona en 1980 y su capítulo más trágico se vivió en 2013. Aquel 13 de julio se produjo un angustioso tapón a la entrada de la plaza de Toros. Un capítulo en el que ninguno de los toros de Fuente Ymbro embistió contra la muralla humana que les impedía acceder al coso.

En el encierro del pasado año, volvieron a hacer gala de su honestidad en una carrera vertiginosa. Ningún corredor resultó herido por asta pero sí hubo numerosas caídas.

Este 2018, las estrellas serán Pasajero (515 kg), Pijotero (545), Hechizo (575), Escogeperra (545), Tejedor (500), Impávido (505), Cazador (570) y Libertador (560).

En el Coso pamplonés, esta ganadería gaditana que ha escrito una historia colosal en San Fermín se enfrentará a los toreros Sebastián Castella, Miguel Ángel Perera y López Simón.

Fuente Diario de Navarra

Feria de San Fermín: Cebada Gago se reivindica y Octavio Chacón debuta con puerta grande

Por Carlos Ilián.

Pamplona ejerce cierto papel de plaza justiciera y reivindicativa como, por ejemplo, anunciar toreros emergentes o en camino de resucitar, anunciar ganaderías que andan lidiando por pueblos pero que tienen un pasado con nota en esta plaza. Precisamente este lunes vivimos el caso de Octavio Chacón y de Cebada Gago que se ajustan perfectamente a esta característica de plaza justiciera.

Cebada Gago ya no aparece en ninguna feria importante y sin embargo Pamplona le mantiene abiertas sus puertas en San Fermín. Enviaron una corrida muy seria, especialmente por esas defensas terroríficas, sin olvidar el trapío del cuarto toro, de bella lámina y que, además, fue el mejor de la corrida, con muchísima clase. El toro se lástimó una mano pero no se acobardó y tuvo tranco. Octavio Chacón, en la primera tarde de su vida en Pamplona, respondió a la generosidad de verse anunciado este año y de paso templó al buen cebada, cuidando no molestar al toro por su lesión. Faena medida, sin brillo espectacular pero ajustada a las circunstancias, especialmente por el pitón derecho.

Chacón mató con eficacia y cortó la segunda oreja de su presentación en Pamplona. Ý es que había cortado una de su primer toro, que lo había volteado al intentar un cite de rodillas y sin amilanarse mantuvo su trasteo eficaz ante la embestida con la cara por las nubes del toro de Cebada. De nuevo la espada le facilitó ese premio de una oreja y al final la puerta grande

Juan del Álamo se ajustó en una faena pulcra en su primer toro, sin dejarse tropezar el engaño lo que le facilitó una labor templada y eficaz muy bien rematada de un gran espadazo para cortar una oreja. Pudo cortar la del sexto en otra labor en la que mezcló los muletazos ortodoxos en redondo. con rodillazos de cara a la galería. El toro tardó en echarse y el premio no pasó de una ovación

Luis Bolívar se llevó un lote parta aburrir y se esforzó en superar la mala suerte en dos faenas largas y de buen lidiador.

Plaza de Pamplona. Tercera corrida de toros. Lleno.

Toros de CEBADA GAGO (5) muy respetables de presencia, bajos de casta pero con movilidad y nobleza.

OCTAVIO CHACÓN (6), de fucsia y oro. Estocada corta, trasera y desprendida (una oreja). Estocada corta (una oreja).

LUIS BOLÍVAR (5), de grana y oro. Estocada y tres descabellos. Un aviso (silencio). Estocada caída y tendida. Un aviso (silencio).

JUAN DEL ÁLAMO (6), de verde botella y oro. Estocada (una oreja). Estocada tendida y tres intentos de descabellos. Un aviso (palmas)

Toros Marca

Pamplona: Castaño evoluciona y Paco Ureña recibe el alta

Javier Castaño cayó herido el pasado sábado.

De SOL y SOMBRA.

El diestro extremeño Paco Ureña y el castellanoleonés Javier Castaño evolucionan bien de sendos percances sufridos en las dos primeras corridas de toros de la feria de San Fermín, hasta el punto de que el primero ha recibido este lunes por la mañana el alta del Complejo Hospitalario de Navarra.

Según el doctor Hidalgo, la herida de Paco Ureña, corneado en el muslo derecho por un toro de Puerto de San Lorenzo en la corrida del 7 de julio, presenta buen aspecto y “con débito hemático ligero del drenaje”, por lo que, tras haber comenzado este domingo a caminar, el diestro ha sido dado de alta para que su evolución sea revisada por su cirujano de referencia, el madrileño doctor Crespo.

Por su parte, Javier Castaño, herido este domingo, también al entrar a matar al cuarto toro de José Escolar, evoluciona favorablemente y permanece afebril, según ha informado el cirujano jefe de la enfermería de la plaza de toros de Pamplona.

La grave cornada sufrida por el diestro salmantino, de 20 centímetros de extensión en la fosa iliaca y cinco de profundidad, con afectación del músculo oblícuo pero sin penetrar en la cavidad abdmonial, presenta hoy un aspecto “correcto” e, igual que la de Ureña, con escaso débito de drenaje.

La cornada

La segunda corrida de toros de Los Sanfermines 2018, cuarto festejo del ciclo, volvió a teñirse de sangre. Si el día anterior cayó Paco Ureña, quien convalece de una cornada en el muslo derecho, en esta ocasión era herido Javier Castaño, quien al entrar a matar al cuarto, fue cogido feamente, recibiendo una cornada en el abdomen.

La segunda corrida de toros teñida de sangre por la fea cornada a Castaño mostró en el anverso de la moneda el triunfo de De Justo, quien cortó una oreja a ley.

PLAZA DE TOROS DE PAMPLONA

GANADERÍA: Corrida de José Escolar, de desiguales hechuras y en conjunto bien presentada. Exigente y de comportamiento dispar.

TOREROS: Javier Castaño, de burdeos y azabache. Tres pinchazos, estocada que asoma y un descabello (silencio tras aviso). Estocada de la que sale corneado y estocada de Emilio de Justo (silencio). Emilio de Justo, que debutaba en Pamplona, de blanco y oro. Estocada (oreja). Seis pinchazos y un descabello (silencio tras aviso). Gonzalo Caballero, de gris y oro. Pinchazo y estocada (silencio). Estocada y descabello (silencio).

INCIDENCIAS: Plaza de toros de Pamplona. Domingo 8 de julio de 2018. Lleno. Según el parte médico, Castaño fue intervenido de “una herida de aproximadamente 20 centímetros en fosa ilíaca derecha que afecta piel, y de otros 5 centímetros en profundidad, con afectación de oblicua mayor y menor, con atrición muscular, estando el músculo transverso íntegro y sin penetrar en cavidad abdominal. Pronóstico grave”. Joao Ferreira saludó tras banderillear a los toros primero y cuarto.

Twitter @Twittaurino

¿Ahora los extranjeros deciden por nosotros? Por Bardo de la Taurina

El domingo de apenitas lo habría podido musicalizar el genial compositor nacido en el Centro Histórico de la Ciudad de México, el maestro Agustín Lara con su obra ‘Azul ‘:

Convertido en flor, es un día nublado que olvidara el sol, azul como una ojera de mujer, como un listón azul, azul de amanecer…

Y más aún por ese hilo conductor invisible que se da entre la genialidad y los sentimientos de los artistas, los que mágicamente trasgrediendo absolutamente todo en tiempos, nacencias, creencias, idiomas y aun especialidades artísticas se unen y de repente tal vez sin proponérselo o inspirados en algún toque divino que quedo inmortalizado, viene la comunión y la ligazón la que incluso se podría pensar se da sin que en la mayoría de los casos incluso, los personajes se conozcan, o se hayan conocido, ni sepan que están influenciados el uno por el otro, y es que los ojos y el alma de ellos, insisto, es única.

Y es así que años y años después, en otra dimensión geográfica y aun en otra arista del arte, un grande de los pinceles, el maestro Francisco Álvarez Benítez, se vuelca sobre el tema torístico de un “Toro Azul” el que a primera vista se antoja majestuoso, pleno de expresión de serenidad y también de musicalidad poética, pues la forma en que lo logró pintar el artista, pintor, escultor y muralista abarca todas las notas de una rapsodia, esta obra fue llave de apertura no solo a la admiración, sino que aun soñador algún día fantaseara con maridar el arte cromático con el arte musical:

Cuando yo sentí de cerca tu mirar, de color de cielo de color de mar, mi paisaje triste se vistió de azul, con ese azul que tiene tú…

Y como es la vida, el artista musical ya abría la Puerta Grande del triunfo, cuando tenía la legendaria ‘Hora azul’ en la XEW cuando tarde a tarde volaba como un listón azul, azul de amanecer, el artista de los pinceles Fco. Álvarez, creo que no había llegado a este mundo donde el azul del agua y del cielo es rotundo. Hoy lo puedo jurar el pintor de la música hecha pintura es sobre la tierra el más Lariano, como muy pronto quedará constatado al ser presentada la fusión de música y pintura de la que no adelanto más que la promesa de que abrirá la Puerta Grande del arte.

Bueno todo esto comenzó porque quería decir que el domingo suele ser un día de costumbres, tradiciones, de formas de vivirlo de diferente manera a los demás días de la semana y creo que pa’ los taurinos un domingo debería de comenzar casi rutinariamente buscando la columna ‘La Fiesta en paz’ firmada por el maestro Leonardo Páez, que podrá gustar o no, pero una cosa es cierta, no se puede dejar de leer, así que en este momento, si no lo ha hecho le recomiendo entrar cibernéticamente a través de la página de la cultura taurina ‘De Sol y Sombra’ y buscar la columna del domingo 8 de Julio del 2018 titulada “La Fiesta de los Toros y Andrés Manuel López Obrador”, indispensable leerla.

Y a propósito de AMLO ha surgido una corriente a quien ya se está conociendo como los ‘Obreristas’ que no es lo mismo que los ‘López Obradoristas’, por cierto ahora que el Señor campechaneó los votos del encono que se dieron en contra y como castigo a los partidos que han sido gobierno y los amalgamó con los de sus adeptos pues pegó un jonrón y por eso la gente lo tiene en la punta de la lengua agria o dulcemente, pero ahí está, llegando incluso a señalar los supuestos ‘Obreristas’ que futuro tendrán los toros, como si las personas allegadas a él tuviesen alguna influencia sobre sus decisiones.

Mientras tanto el tema de los defensores de los animales y en particular de los toros, terminará en Ginebra, Suiza, discutiendo si los niños pueden ir a los toros (háganos usted el rechingado favor, ¿Qué tiene que ver el gélido país con la Fiesta Brava? ¿Y los padres no cuentan o qué? ) mientras aquí yo recomiendo zumbarse una buena ginebra en Martini, en Gin & Tonic, en Tom Collins mientras esperamos el desenlace de esta incertidumbre o lo que es lo mismo, a ver como andará de ánimo el nuevo jonronero del país o sus aliados en las cámaras altas y bajas.

A ver Sr. López Obrador; ¿vamos a permitir que los extranjeros decidan por nosotros?