Feria de la Vendimia 2018 en Nimes – Corridas de Toros

Simón Casas presentó las combinaciones de un ciclo que constará de cuatro corridas de toros, una de ella mixta, y una novillada.

El abono de la Vendimia de Nimes irá del viernes 14 al domingo 16 de septiembre. El novillero Toñete tomará la alternativa de manos de Enrique Ponce, mientras Octavio Chacón, Emilio de Justo y Pepe Moral confirmarán su alternativa en el Coliseo de Nimes en la corrida de Victorino Martín.

Por México se anuncia al novillero queretano Diego Sanromán y al hidrocalido José Adame.

Los carteles de la Feria de la Vendimia son los siguientes:

Viernes 14 de septiembre.- Novillos de diferentes ganaderías francesas para Adrien Salenc, Diego San Román y El Rafi.

Sábado 15 de septiembre.- Matinal. Tres toros de Garcigrande-Domingo Hernández y tres de Victoriano del Río para Enrique Ponce, El Juli y Toñete, que tomará la alternativa.

Sábado 16 de septiembre.- Tarde. Toros de Virgen María para Paco Ureña, José Adame y Ginés Marín.

Domingo 16 de septiembre.- Matinal. Dos toros de El Capea, para rejones, y cuatro de Núñez del Cuvillo para Lea Vicens, Juan Bautista y Sebastián Castella.

Domingo 16 de septiembre.- Tarde. Toros de Victorino Martín para Octavio Chacón, Emilio de Justo y Pepe Moral, que confirmarán alternativa.

Twitter @Twittaurino

Anuncios

Manuel Rodríguez, el novillero antisistema rechazado por Simón Casas: “El toreo se acaba, retírate”

Por Juan Diego Madueño.

El novillero malagueño Manuel Rodríguez viajó hace un mes hasta Madrid para encontrarse con la empresa de Las Ventas. Después de siete años sin vestirse de luces está obsesionado con una ganadería y la primera plaza del mundo. “Quiero matar la novillada de Saltillo”. Su contacto es Roberto Piles, un taurino francés. “Me dijo que estaba muy liado cuando me vio, ya me había dejado tirado la noche anterior”. En las oficinas de la plaza de toros apareció Simón Casas. El encuentro fue furioso, según cuenta.

–Vengo a matar la novillada de Saltillo –le dijo Manuel Rodríguez.

–Vienes pidiendo limosna. El toreo se acaba, retírate. No pierdas más el tiempo –le respondió a gritos Simón Casas.

Siempre según la versión del novillero, presenciaron la escena Florito, “que se quitó rápido del medio”, y el propio Roberto Piles, “que se quería morir”. El viaje a Madrid fue desesperado. “Llevaba 50 euros en la cartera y una navaja en el bolsillo. No me hace falta una pistola”. Manuel Rodríguez tiene ansia de la primera plaza del mundo. “Los novilleros con caballos estamos vendidos. No hay bolsines en España ni nada que nos ayude. ¿A qué got talent vamos? No voy a pagar por torear”.

“Simón Casas, eres el mesías”

Ahora, está anunciado en las novilladas de Calasparra. “Han pasado 2579 días desde la última vez”, señala. Las redes sociales han amplificado su búsqueda, con fotos en tentaderos y en pueblos perdidos. Durante todo este tiempo se ha redimido en la tapia de Saltillo. “Allí hay diez utreros preparados para Madrid”, explica. “¿No son festejos de promoción? ¿Entonces? ¿Tendremos que torearlos los que necesitamos la promoción, no? Los nombres que suenan son los de siempre”, dice con rabia.

El escándalo en las oficinas de Plaza 1 lo recuerda con tristeza. “‘Eres el mesías, tú eres el único que puede arreglar esto’, le dije a Simón Casas, que tenía momentos buenos y malos. Igual me daba un abrazo y me pedía perdón que se enfadaba y me echaba”, explica al otro lado del teléfono.

“Me pillas quitando gotelé”, descuelga. “Tengo que esperar a ver si el móvil suena dos veces por si me sale a cuenta lavarme las manos para cogerlo”. Habla como si hubiera vivido tres veces, igual que hace una década, cuando intentaba ser torero en la Escuela Taurina de Córdoba. En su cabeza hay una jungla espesísima de locura iluminada por algunos claros de brillantez. “Me fui de las oficinas pensando en hacer una tontería. No merece la pena. Se me pasaron muchas cosas por la mente. No le recomiendo a nadie estar en mi cabeza en esos momentos”, advierte. “¡No puedo ponerte!”, le gritó, según cuenta, Simón Casas. “¡Es una irresponsabilidad! Sé que te vas a jugar la vida”.

“Volvería a hacer huelga de hambre”

“Dicen que nací el 17 de enero de 1988. La verdad es que no me acuerdo”. La aventura de Manuel Rodríguez comenzó en Málaga, en la escuela de Fernando Cámara. Luego, desde Andújar se desplazaba a la plaza de toros de Córdoba cada martes y jueves. Lo ayudaba entonces un taurino de la zona, El Chuli, y dormía en una finca. Acumula anécdotas como un Cossío con piernas. Cuenta que una vez, durmiendo en un cajero, se le paró el corazón un segundo. Lo dice serio, como si realmente hubiera pasado.

Se enteró de la muerte de su madre esperando torear en una ganadería perdida en Sierra Morena. “No me apetece volver a casa. Con mi familia casi no hablo”. Los sicólogos le quitaron la idea del suicidio, que reapareció cuando salió sin contrato de Las Ventas el otro día. “Madrid es el clavo ardiendo. Si me ponen es con todas las consecuencias. Hay compañeros que han estado sin torear dos años y han entrado”. Joaquín Moreno Silva, el ganadero, ha intercedido por él pero –lógicamente– “no está en la posición de exigir”.

Manuel Rodríguez sigue viviendo en Jaén, tiene la cara afilada, la nuez dura en la garganta y la expresión cubierta de nostalgia. Huele a soledad. “Bueno, conocí a una mujer hace tiempo, un pecho donde agarrarme cuando estoy desvalido. A veces paro con ella”. Anda de puntillas, rebotándole el flequillo, y cuando se ríe parece mentira. Toreando de salón, los consejos le salían como sentencias. Lanzaba pitonazos a las espinillas y una vez le partió un capote nuevo a un compañero. Sus formas, su franqueza y querer ser el primero en los tentaderos le colocaron la banda de chalao –“el lolo ese”– en un sector que se desvive por encontrar a un antisistema y se asusta cuando aparece. La revolución de Roca Rey está encauzada.

Ya no tiene colchón. Vivió la vida pirata de la novillería pero la realidad siempre llega. “Lo mismo hago jornales que pinto, vendo coches o conduzco como chófer privado, pero legal. Soy autónomo. No me da para nada. Trabajo, trabajo y trabajo para sobrevivir”, confiesa. “Cuando coincido con los chavales en los tentaderos no salgo. Sólo si estoy solo o si hay una vaca complicada. A la buena la torea mi vecina Charo”, resume la relación que mantiene ahora con el toro tras desaparecer después de una novillada en Málaga, en la que entró porque se encadenó a la puertas de la Diputación. “Me tenían que poner. Haría otra vez huelga de hambre”.

“Estoy preparado para tomar la alternativa”

La ilusión la gastó el novillero y ha vuelto convertido en un montaraz de los pueblos y las talanqueras. “Me di cuenta: era mejor no pretender nada sino que surgiera”. Tiene sus propias técnicas para afrontar las capeas, donde le flota la afición. “Toreé un toro aprobado para Madrid. Voy con la mentalidad de no dar ni uno. Como me obsesione, pego un sainete”. ¿Por qué torear la de Saltillo? “Salí a una vaca de Alberto Lamelas el 17 de marzo de 2017”, relata como si leyera un tatuaje, “en ese momento decidí que tenía que ir a Madrid con la de Saltillo. No sé por qué. Es la más difícil, no la quiere nadie, pues ahí puedo entrar. Vale lo poco que se le haga”.

Recuperar un novillero parece misión imposible. “En todos los sitios piden dinero. Las novilladas de promoción en Las Ventas deben ser para gente que tenga o no garantías porque los novilleros con picadores no tenemos ninguna opción de salir. Los que han toreado dos o tres tardes en Madrid no necesitan promoción, porque llevan 20. Es al revés”.

Y cree que el sistema está descompensado. “Ahora te piden 25 novilladas picadas para tomar la alternativa. Eso servía en la época de Finito, cuando toreó 50 y ganó dinero. Ahora el problema está justo ahí. Siendo novillero estás fuera. Si en toda Andalucía se han dado 47. Además, quiero que me paguen, como los jornales del campo”. ¿Pero está preparado para tomar la alternativa? “Sí. ¿Por qué tengo que ir al examen cuando digan? Lo haré cuando considere. Hay erales más altos que el toro”. “El toro, el toro, el toro”, repite.

El teléfono no suena. Roberto Piles, contactado por este diario, dice que es “una irresponsabilidad anunciarlo. No ha toreado nada”. No está claro si finalmente Saltillo lidiará una novillada, aunque suena para septiembre. “Dos novilleros ya han dicho que no”, dice Manuel Rodríguez, que lo ha vuelto a intentar antes de estar anunciado en Calasparra, su última oportunidad. “Creo que no va a poder ser”, conduce camino de Palha. La voz suena lejana. “Como vuelva a Madrid va a ser para no volver. En las capeas estoy a gusto. Puedes arrancarte cuando quieras. Según están las cosas, José Monge Cruz no hubiera ganado Factor X ni Manuel Benítez El Cordobés pasaría las pruebas de las novilladas de Canal Sur”.

Publicado en El Español

RASURADAS, FALTA DE EDAD Y TRAPÍO Por Bardo de la Taurina

El que cambie la fiesta en su normatividad, le corresponderá al Gob. de la CDMX con la designación de la nueva Comisión Taurina, que será la que regule las corridas que deberán de ser coordinadas y vigiladas a través de la Delg. Benito Juárez, por principio de cuentas como una estela más grande que la de Luz, es el número de quienes dicen han sido convocados a formar parte de la Comisión como de la Coordinación, lo cual hace pensar que no hay nada formal, a menos que se vaya a poner a votación mediante consulta pública el destino de la fiesta y entonces sí, a chupar Faros, porque esto se va convertir en colillas.

Y no se debe descartar que los nuevos órganos vayan a regular un espectáculo incruento, lo que exigirá una especialización que en México no es muy conocida y eso requiere todavía de mayor cuidado a la hora de seleccionar a los miembros.

En un principio los toreros, los ganaderos y los empresarios, no deberían de estar en las mesas, ya que a ellos van ser a quienes se va a regular, las razones más que obvias, ¿A ver toreros, prefieren que se legalice la manipulación de los cuernos? Sí, sí, sí!!!, misma pregunta los ganaderos éticos No, no, no!!! Los mercantilistas, si con la rasurada me van a seguir comprando reses Sí, sí, sí!!!, misma pregunta a los empresarios, bueno si con la mochada de los pitones podemos disminuir el riesgo de las cornadas y con eso nos ahorramos el tener que pagar el deducible de la póliza o las primeras 24 hrs. de hospitalización, Sí, sí, sí!!!, ahora viene la pregunta respecto al trapío que implica edad y kilos que deben de tener los animales a lidiarse, las respuesta las mismas.

¿Y la ética, la tradición, el respeto?

Es que esto es un negocio donde se deben minimizar riesgos y gastos, ¡ande pues!, ¿Quiénes van a detener o no ser parte de esas violaciones que son reprobatorias?, ¿o que anunciar una corrida de toros y darla con novillos descastados y despuntados no es fraude? y esto aplica en todos los niveles, con los matadores es consentirles la zona de confort y con los novilleros peor, pues es enseñarles que a los novillos se les achatan las cornamentas lo que es un mal ejemplo que van a querer seguir, e incluso les puede jugar al revés pues cuando les salga un animal en plenitud, no le van a querer ver la cara, ahora igual, el ayuntamiento usa los puestos pa’ saldar compromisos y no pasa nada, o incrustan enemigos con consigna de más arriba. ¡Ay Jeremías!

Temporada 2018: Roca quiere ser rey

Por Álvaro R. del Moral.

La pregunta ya la lanzábamos en el último Observatorio Taurino: ¿Quién manda aquí? ¿Es el joven matador peruano el auténtico sucesor del trono? Han tenido que pasar dos décadas para que se empiece a pensar en un relevo solvente. Morante, El Juli y Manzanares llevan varios lustros instalados en la crema de las ferias sin que ningún pretendiente les mueva la silla. Todo parece ahora distinto… Roca pasó por Pamplona cortando seis orejas; cuatro fueron en Santander y dos, en Valencia….

El Juli, al que le espolea la competencia juvenil, no se lo pondrá fácil: reventó cualquier previsión cuajando e indultando a un gran ejemplar de Garcigrande en Sevilla antes de rendir la plaza de Las Ventas en la Corrida de la Cultura. El cotizado maestro madrileño sigue detentando con fuerza un cetro que ya podría tener heredero. El calendario manda y don Julián, que nunca se ha apeado de la cima, no tendrá siempre el acelerador a tope…

Hay más: Morante ha logrado instalarse en la excepcionalidad de sus espaciados recitales. Los fracasos no afectan en nada al aura del diestro cigarrero que, por encima del bien y del mal, ha labrado su propia leyenda. El tercer tenor, Manzanares, tampoco está cumpliendo un año de esplendores, suplido con sentido de la profesionalidad pero lejos de su calidad. No podemos cerrar la nómina senatorial sin nombrar a Ponce, que navega a toda vela compitiendo consigo mismo y encaramado al tercer puesto del escalafón con 29 temporadas, sí 29, de diestro de alternativa.

Mención particular merece el extraño caso de Talavante, buen torero irregular para algunos; genio de época para otros. No es ni una cosa ni la otra aunque, eso sí, su ruptura con los fontaneros del toreo –la casa Matilla– le ha sacado del parchís. Volverá. No nos olvidamos de Perera que, fiel a sí mismo, se calienta a la vez que el verano y marcó su propia cumbre en el apoteósico bolo algecireño de José Tomás.

Hacemos un inciso para reseñar algunos nombres del grupo joven que, por unas cosas u otras, no acaban de romper el cerco. Es el caso de Ginés Marín, ya instalado en las ferias. Pero también de Román, Garrido, Lorenzo o Juan del Álamo. El más esperado, varado en su casa, es Pablo Aguado. A partir de ahí consignamos un variopinto pelotón que sirve para montar las ferias con mayor o menor fortuna. Padilla tiene sitio en todas ellas, logrando los favores e indulgencias de los públicos –sin renunciar a otro tributo de sangre– amparado por el anuncio de su retirada. ¿Y qué pasa con Ferrera? El mejor intérprete de 2017 bascula entre la profundidad y el manierismo. Su mejor versión es otra. No, no nos olvidamos de Ureña, Javier Cortés, Octavio Chacón, Emilio de Justo, y Fortes. Merecen más cancha…

La feria de Colombinas, puerto amable en espera de los riscos de Bilbao, está a la vuelta de la esquina pero será en la arena negruzca de Vistalegre donde se sentenciará esta campaña que puede dirimir el cetro. Después llegarán los meandros de septiembre. Para entonces el toreo habrá coronado Rey.

Publicado en El Correo Web

Valladolid: El Juli y Roca Rey, duelo por la cumbre del toreo

FERIA NTRA. SEÑORA DE SAN LORENZO:

Doblete de Manzanares en una Feria de Valladolid que recupera la novillada.

Por Juan García Tejedor.

La presentación ha sido realizada de manera virtual, a través de Facebook y el canal de Istagram TV, sin convocar a los medios de comunicación de manera presencial.

Una feria, que gana un festejo, volviendo acertadamente una novillada con picadores con la presencia de Toñete días antes de su alternativa en Nimes y la presentación ante la afición de la capital de novillero de Iscar, Darío Domínguez.

Cabe destacar el doblete de Manzanares, y el debut en el coso del Paseo de Zorilla de Emilio de Justo. Un cartel muy rematado con la presencia de El Juli, Manzanares y Roca Rey con los toros de Garcigrande. Como no podía ser menos también actuará despidiéndose del público pucelano Juan José Padilla. Ausencias importantes marcan los carteles como la de Alejandro Talavante. El serial lo remata la tradicional corrida de rejones.

Los carteles quedan de la siguiente manera:

Martes 4 de septiembre.- Novillos de Torrealba para Toñete, Darío Domínguez y Alfonso Ortiz.

Miércoles 5 de septiembre.- Toros de El Pilar para Juan Bautista, Emilio de Justo y López Simón.

Jueves 6 de septiembre.- Toros de Vellosino para Morante de la Puebla, José María Manzanares y Cayetano

Viernes 7 de septiembre.- Toros de Garcigrande para El Juli, José María Manzanares y Roca Rey.

Sábado 8 de septiembre.- Toros de Hermanos García Jiménez para Juan José Padilla, Antonio Ferrera y El Fandi.

Domingo 9 de septiembre.- Astados de Rosa Rodríguez para Pablo Hermoso, Léa Vicens y Guillermo Hermoso.

Publicado en COPE

Málaga: La Picassiana reivindica la vinculación de la tauromaquia y la cultura

La Picassiana reivindica la vinculación de la tauromaquia y la cultura .

Por Daniel Herrera.

El Museo Thyssen acogía la presentación oficial de la Corrida Picassiana del próximo 14 de agosto, en el transcurso de un coloquio en el que estaban presentes dos de los diestros que ese día harán el paseíllo en la plaza de toros de La Malagueta: Sebastián Castella y Miguel Ángel Perera. Excusaba su asistencia el matador que abrirá la terna, Antonio Ferrera, por encontrarse convaleciente de una reciente intervención quirúrgica, pese a lo que no desaprovechó para saludar brevemente por teléfono a la afición malagueña.

La vinculación de la tauromaquia con la cultura en general quiso reivindicarse en este acto, que congregaba a numerosos aficionados que llenaban el salón de actos de la pinacoteca, así como autoridades como el diputado Víctor González, la jefa de servicio de Juegos y Espectáculos de la Junta de Andalucía en Málaga Catalina Gómez o el alcalde Francisco de la Torre, que recordaba que la primera Picassiana se celebraba en octubre de 2003 dentro de los actos de inauguración del Museo Picasso Málaga. Por parte de la empresa Toros del Mediterráneo se contaba con la asistencia de su gerente José Carlos Escribano.

«Las vivencias como un jovencísimo aficionado a los toros en La Malagueta acompañaron siempre a Picasso», manifestó el alcalde, para quien «esta corrida es una forma inmejorable de recordar a todo el mundo que este genial artista nació en Málaga». En este mismo sentido se expresaron los matadores durante su intervención en un coloquio moderado por el periodista Damián Bernal, y que vivió algún momento de tensión entre ambos que aseguraron no ser amigos ni tener intención de serlo. Para Castella, «aunque torear en Málaga siempre es un gusto», hacerlo en la Picassiana «es una fuente de inspiración añadida».

El torero francés no escondió que estar anunciado en este festejo le hace «una especial ilusión por la relación de Picasso con mi tierra y por estar la plaza decorada ese día por un gran artista compatriota como es Loren Pallatier». Precisamente junto al creador afincado en nuestra provincia realizará el próximo lunes en el coso del Paseo de Reding unas ´toreografías´ (trazos de muletazos impregnados de pintura) doradas sobre un fondo burdeos que marcarán el color de una edición en la que unas manos sacadas de cuadros de la pintura clásica parecerán torear de salón.

Miguel Ángel Perera, por su parte, consideró que la presentación de la corrida en un museo «le da la importancia cultural que se merece», otorgándole al cartel «un carácter especial». «Ese día, en la plaza, intentaremos homenajear del mejor modo posible Picasso», añadió. Así, valoró la inspiración de la tauromaquia en la obra del pintor nacido en la plaza de la Merced, «algo que tiene que servirnos hoy en día para seguir reivindicándonos».

Con toros de la ganadería de Fuente Ymbro, Ferrera, Castella y Perera actuarán en La Malagueta el 14 de agosto, en una corrida en la que lucirán vestidos de torear especiales. Castella quiso adelantar que volverá a emplear el mismo traje que luciera en la Picassiana de 2009, en homenaje al Arlequín, y con un capote de paseo inspirado en Las Señoritas de Avignon. No parecía tenerlo tan claro Perera, por lo que habrá que aguardar para descifrar uno de los enigmas de cada picassiana.

Publicado en La Opinión de Málaga

Solo para Villamelones: La llegada de un nuevo Sanromán

Por Manuel Naredo.

La llegada de un nuevo nombre de la zaga Sanromán al mundo profesional del toro se ha producido con bombo y platillo, como seguramente no sucedía en varias generaciones de novilleros mexicanos, a pesar de que algunos resultaron, en su momento, del gusto de los públicos más exigentes.

Y es que Diego Sanromán, hijo de Oscar, nieto de Agustín y sobrino nieto de Ernesto, ha despertado el interés de la prensa especializada y de los aficionados taurinos españoles nada más presentarse en un festejo con caballos en Valencia; tanto así que, desde entonces, se han anunciado en cascada más novilladas, tanto en España como en Francia, donde partirá plaza el joven diestro queretano.

Lo de Diego es una historia de vida curiosa, pues no había mostrado interés por la Tauromaquia, aunque sí por el peligro, pues fue campeón juvenil de competencias en motocicleta, donde el pellejo, como en las plazas de toros, suele jugarse constantemente.

Conoció el mundo del toro desde muy temprana edad, viendo torear a su padre y conociendo de la trayectoria de su abuelo y de su tío, además de ver de cerca las carreras de unos cuantos tíos y primos más, que en el toro encontraron razones de existencia, pero Diego no parecía haber sido llamado por ese camino, hasta que un buen día decidió, sólo y sin presiones, que quería dedicarse a la profesión de sus ancestros.

Y su aparición taurina no pudo haberse dado mejor, como triunfador en plazas españolas y mexicanas en festejos sin caballos, causando una curiosa, peculiar, expectación, sobre todo, como digo, tras u paso por Valencia, donde cuajó al novillo que cerraba plaza.

Pero ¿cuál es el estilo de Diego Sanromán? ¿Por qué ha causado tan buenas sensaciones de entrada? Debo confesar que no lo sé con certeza, pero intuyo posibilidades. Lo poco que he podido ver de su toreo me habla de un diestro no tan ortodoxo, pero con una característica tan escasa como preciada: la de la trasmisión.

El pequeño de la dinastía taurina queretana trasmite emoción, intensidad, entrega, y eso siempre rendirá frutos. Tiene momentos de sentimiento especial, chispazos de genialidad, y un estilo atrayente para los grandes públicos.

Por si lo anterior no fuera suficiente para explicar su éxito, tengo además la impresión de que Diego tiene en una muy eficiente administración uno de sus puntos fuertes; un trabajo encabezado por un profesional como Alberto Elvira, quien ha sabido llevar la carrera del novillero con mesura y con toques de inteligencia. La labor del torero en el ruedo ha tenido un respaldo administrativo cuidadoso, y ello se nota en la repercusión de su actuar.

El caso es que tenemos un nuevo torero queretano. No sé hasta donde llegará, pero lo cierto es que Diego Sanromán está dando unos primeros pasos muy seguros, sólidos, contundentes. Habrá que seguirle la pista.

Publicado en El Diario de Querétaro