“Por cien euros juegan con la vida de los toreros”

Por María Vallejo.

“Mientras le llevaban a la enfermería, yo iba detrás viendo cómo brotaba sangre de la pierna. Al dejarle en la camilla, se formó un charco sobre la sábana y, cuando le cortaron la taleguilla, vimos que por la herida cabía mi mano. Tanto yo como la cuadrilla supimos que era algo grave, pero al médico sólo le preocupaba la brecha que tenía en la cabeza”. Es el escalofriante relato de Raúl Gracia ‘El Tato’, apoderado de Manuel Escribano. La última víctima de las alarmantes negligencias médicas que se cometen en las enfermerías de las plazas de muchos pueblos españoles.

En sólo 10 días, el doctor González Masegosa, cirujano jefe del coso de Albacete, ha atendido de urgencia a cuatro profesionales. Como Escribano, David Mora, Carlos Aranda y El Niño del Barrio llegaron a sus manos milagrosas huyendo de las curas de trastienda con las que parchearon sus respectivos percances. El Niño del Barrio, con dos cornadas de 20 y 25 cm que le destrozaban los abductores y la femoral. “De no haberlo cogido a tiempo, se hubiera quedado en la mesa”, dice González Masegosa. Un flashback terrorífico a los tiempos de Paquirri. Un regreso pútrido a cuando la vida de los toreros se perdía en caminos de pedernal. Ahora, medio siglo de avances médicos después.

El Tato decidió llevarse a Escribano a Albacete cuando el médico de la plaza de Belmonte (Cuenca), Javier Albendea, le dijo que sólo tenía una herida superficial y que podía irse a casa. El reguero de sangre que humedeció el patio de cuadrillas y encharcó el suelo del quirófano procedía, según Albendea, de una brecha que coronaba su frente. “Mientras nos mandaba a casa, veía como dos personas seguían dentro taponándole la cornada ya cosida”, cuenta El Tato, que veía cómo le cerraban la herida sin ni siquiera limpiarle la arena ni cortarle la piel necrosada.

Con la fortaleza de Escribano como único y tibio halo de calma: “Agradezco su entereza y el haber tenido a un monstruo de la cirugía taurina a 90 kilómetros. Pero, si el pitón hubiera tocado la safena o la femoral, Manuel se habría quedado en el camino”.

Las declaraciones de David Mora no son menos estremecedoras. Ni quisiera supieron anestesiarle en el quirófano móvil de Socuéllamos (Cuidad Real), mientras unas manos inexpertas, embutidas en guantes sin esterilizar, le cerraban la cornada sin advertir una trayectoria ascendente de 15 cm en la zona poplítea. “Es muy angustioso verte en manos de alguien que no sabe lo que está haciendo. Me pusieron anestesia cuatro veces y no hizo efecto. Noté cómo me hurgaban y me cosían. Y ni siquiera me metieron el drenaje por dentro. Además, había un gran nerviosismo. Conté 12 personas metidas allí mientras me operaban. Nunca he visto trabajar así”, cuenta el torero.

A González Masegosa, en cambio, le bastó una exploración digital para descubrir una trayectoria de 15 centímetros en la ingle de Escribano. El pitón había roto el abductor y una arteria muscular que sangraba de forma continua. “La hemorragia pudo a haber causado un cuadro infeccioso importante”, dice el cirujano, que asegura no haber vivido nunca una situación así. “Cada vez está ocurriendo en más sitios de España. Hay que tomar medidas antes de que se rompa una femoral o se produzca una herida de tórax y no de tiempo a llegar a ningún centro”.

El problema tiene dos patas. Por un lado, las empresas contratan equipos sin especialización en medicina taurina para abaratar costes. Por otro, los reglamentos lo permiten, al estipular como único requisito que los festejos sean asistidos por un equipo de cirujanos, sin especificar qué especialización deben tener. “Podrían poner un cirujano pediatra y sería legal, porque cumple con el reglamento”, dice El Tato.

Esta terrorífica laguna legal se agrava por un afán mísero de reducir gastos -si una vida humana puede llamarse así-. “La diferencia de precio entre un equipo acreditado para la cirugía taurina y uno que no lo esté no supera los 100 euros”, dice González Masegosa.

El cirujano, que preside la Sociedad Española de Cirugía Taurina (SECT), ya ha propuesto medidas para combatir la situación: “Hemos redactado un reglamento único para todas las plazas y festejos, que exige a los médicos que asistan plazas de toros tener preparación en medicina taurina y una acreditación que lo certifique. Además, nos prestamos a dar formación para obtener esa acreditación, de forma que las empresas puedan contactar con nosotros para que les ofrezcamos médicos de garantía”.

El presidente de la SECTE afirma barajar la posibilidad de interponer acciones judiciales: “Estamos pensando poner una denuncia conjunta entre los afectados y la SECT”. A este respecto, El Tato y David Mora dicen que, aunque “hay que actuar desde la prudencia”, lo ocurrido “no puede caer en saco roto”. “Un torero se nos puede morir en la mesa por una cornada sin solución. Pero es intolerable que muera con una cornada que, en manos cualificadas, tenga arreglo”, apostilla González Masegosa.

Entre tanto, sus relatos recuerdan a aquella narración de Luis Spota en Más Cornadas da el hambre, donde denunciaba la precariedad de los pueblos de México allá por 1950. “Seguía desangrándose horriblemente y lo rojo, humedeciendo las pacas, caía hasta el suelo, en trágico y persistente silencio. Había que conseguir al médico. Quizá tuviera rota la femoral o cualquier otra de esas venas de nombre raro”.

Hoy sus líneas cobran una vigencia triste, hedionda y aterradora.

Publicado en El Mundo

Anuncios

El escalofriante parte médico de Thomas Joubert: así es la cornada que le arrancó la femoral en Bayona

El torero francés ha sufrido una gravísima cornada que le produjo una herida de 20 centímetros en el muslo izquierdo por la que estuvo a punto de desangrarse En plena polémica por la preparación de los cirujanos taurinos, el apoderado agradece el trato: “Gracias a ellos, el torero está vivo” Del ruedo a la enfermería perdió dos litros de sangre y ahor ya se encuentra estable en un hospital de la localidad francesa.

Por Juan Diego Madueño.

El torero francés Thomas Joubert se encuentra “estable” en la unidad de reanimación del hospital de Bayona (suroeste de Francia) donde los doctores que le han intervenido le han practicado una “desviación venosa” para repararle la arteria femoral, seccionada por la cornada sufrida este domingo, según informa Efe.

“Los médicos nos han tranquilizado un poco más. Nos han dicho que está estable después de que le hayan quitado una parte de una vena para empalmarla en la femoral. La operación dicen ha salido bien y ahora hay que esperar a que termine de expulsar la anestesia, pues todavía esta muy grogui, también por la morfina que le han puesto para aliviar el dolor”, ha señalado a Efe su apoderado, Jesús Benito.

Benito se encuentra todavía en el hospital a la espera de que llegue la mujer de Joubert, que todavía está de camino recorriendo los más de 600 kilómetros que separan Arles (donde ambos tienen instalada su residencia) de Bayona.

“Aquí seguimos y aquí creo que vamos a seguir toda la noche. Estoy esperando a que llegue su mujer a ver si nos dicen algo más, aunque aquí los médicos son muy reservados y parece ser que ya hasta mañana a las 12 de la mañana [de este domingo] no van a decir nada nuevo. Pero bueno, ojalá todo se quede en un susto, que ha sido tremendo”, reconoce también Benito.

La pierna era un grifo”

Sobre el percance, el apoderado desvela: “Ha sido impresionante. La cornada ha sido muy seca, muy certera, y enseguida ha empezado a echar una barbaridad de sangre. Era un grifo. Menos mal que no se ha enrabietado ni ha querido tirar de orgullo para quedarse en el ruedo, porque si no se muere”.

“En apenas cincuenta metros que separan el ruedo de la enfermería ha perdido dos litros de sangre. Brutal. Menos mal que en la plaza de Bayona nos hemos encontrado con un magnífico equipo médico, muy profesional, y que han actuado de maravilla. Gracias a ellos puedo decir que Thomas sigue con nosotros”, añade en plena polémica sobre la preparación de los cirujanos de algunas plazas de toros y su salario provocada por la negligencia sufrida por el matador Manuel Escribano en la plaza de toros de Belmonte, donde no fue operado de una cornada.

Joubert ha resultado corneado por el primer toro de la corrida celebrada este domingo en Bayona, de Robert Margé, el cual le cazó de forma certera en la cara interna del muslo izquierdo cuando el joven espada francés intentaba abrir faena por estatuarios.

El animal se le venció y le metió el pitón en un derrote seco, levantándolo con violencia. El torero no llegó ni a caer al suelo cuando un reguero de sangre empezó a brotar por la pierna herida.

En la enfermería le cortaron la hemorragia, proveniente de la arteria femoral, totalmente arrancada en los 20 centímetros de herida que le produjo el pitón. Una vez estabilizado fue llevado al hospital de Bayona donde ha sido intervenido por espacio de varias horas.

Publicado en El Español

****

Joubert sale del quirófano pero se desconoce aún el alcance real del percance:

El torero Thomas Joubert, herido de suma gravedad en la corrida de hoy en Bayona, acaba de salir del quirófano del hospital de esta ciudad francesa y ya se encuentra en reanimación, ha informado a Efe su apoderado Jesús Benito, que no ha podido ampliar más la información sobre el estado de su poderdante.

“Solo sabemos que la operación ha terminado y que se encuentra en reanimación. Los médicos no nos dan más detalles de nada hasta que llegue su mujer, que es la única a la que van a informar. Pero bueno, imagino que si hubiera algo raro o hubiera ido mal las cosas nos hubieran dicho algo. Pero hay que esperar”, señala Benito.

“Su mujer ya está de camino, pero, claro, viene de Arles, que son más de 600 kilómetros. Imagino que en dos o tres horas ya estará aquí y será cuando podamos decir algo más concreto sobre el estado de Thomas”, añade finalmente su apoderado.

Joubert resultó cogido por el primer toro de la corrida celebrada hoy en Bayona, de Robert Margé, el cual le cazó de forma certera en la cara interna del muslo izquierdo cuando el joven espada galo intentaba abrir faena por estatuarios.

El animal se le venció y le metió el pitón en un derrote seco, levantándolo con violencia. El torero no llegó ni a caer al suelo cuando un reguero de sangre empezó a brotar por la pierna herida, tanta que, según el apoderado: “Perdió dos litros de sangre en apenas 50 metros que separan el ruedo de la enfermería”.

Allí le cortaron la hemorragia, proveniente de la arteria femoral, totalmente arrancada en los 20 centímetros de herida que le produjo el pitón. Una vez estabilizado fue llevado al hospital de Bayona donde ha sido intervenido, sin que se sepa aún el verdadero alcance de los daños sufridos.

MARGÉ | Joubert, Flores, Campos, Espada,Galdós y Aguado.

Plaza de toros de Bayona. Sábado, 1 de septiembre de 2018. Segunda corrida de feria. Dos tercios de entrada. Toros de Robert Margé, de desigual presentación y variado juego; áspero el 1°, con dificultades el 2°, bueno el 3°, reservón el 4°, manejable pero falto de humillación el 5° y a menos el 6°.

Thomas Joubert, de azul añil y oro. Herido.

Sergio Flores, de tabaco y plata mexicana. Bajonazo que hizo guardia, media estocada y dos descsbellos en el que estoqueó por Joubert. En el segundo, estocada (oreja).

Tomás Campos, de espuma de mar y oro. Pinchazo y estocada (oreja).

Francisco José Espada, de espuma de mar y plata. Pinchazo, estocada tendida y trasera y cuatro descabellos. Aviso (silencio).

Joaquín Galdós, de cobalto y oro. Estocada baja (oreja con petición de la segunda y dos vueltas al ruedo).

Pablo Aguado, de verde botella y oro. Estocada (saludos).

Twitter @Twittaurino

Buscarán que regresen las corridas de toros en Coahuila, pero de manera incruenta

El Senador Armando Guadiana tiene la gran responsabilidad de hacer que regrese la fiesta brava a Coahuila.

El próximo lunes 3 de septiembre será presentada la iniciativa en el Congreso del Estado y a partir de ahí se canalizará a comisiones para su estudio, donde se definirá el método que se usará para consultar con la ciudadanía y tomar una decisión en consecuencia.

Para que se pueda considerar un mandato popular son ciertas normas que se deben respetar, como el número de participantes, que sea organizada por el Instituto Electoral de Coahuila y saber que de acuerdo con los resultados, se deben respetar.

La otra propuesta sería una consulta que se puede diseñar, organizar por parte del Congreso, donde no reúna los requisitos legales para que sea obligatorio su cumplimiento, pero permita tener la opinión de la gente.

.

El presidente de la Junta de Gobierno del Congreso del Estado, Samuel Rodríguez Martínez, abrió la puerta a que en caso de un eventual regreso de las corridas de toros a Coahuila, los animales no sean torturados durante la corrida. El próximo lunes será presentada la iniciativa para someter a consulta el tema.

Rodríguez Martínez confirmó que la iniciativa que presentara la diputada Elisa Villalobos, de Morena, contempla someter a consulta el tema. Dijo que ya empezó a sostener reuniones con especialistas y se busca evitar la tortura del animal, por lo que una de las posibilidades es que regresen las corridas, modificando el proceso para que el animal no sea maltratado.

“He tenido reuniones con grupos, opiniones distintas”, dijo, “es un asunto en el que puedo o no estar a favor, pero les hemos comentado a los partidarios de la fiesta brava que hicieran sus opiniones de qué tanto afecta a sus gustos que un toro por ejemplo, salga sin ningún tipo de tortura, en eso hemos estado trabajando”.

Señaló que se escuchará la opinión tanto de los que están a favor como de los que están en contra de la tauromaquia, sin embargo, pidió que no se privilegie la derrama económica que significa para quienes se dedican a esa industria.

Publicado en Vanguardia

Roca Rey corta tres orejas en su debut en la Goyesca

Roca Rey aspira al trono de Cayetano en Ronda: El peruano corta tres orejas en su debut en la Goyesca y sale a hombros con Rivera, que reaparecía.

Por Lorena Muñoz.

El mejor ambiente de la Goyesca se vivió en Ronda. El público respondió al cartel de lujo con otro «No hay billetes». El paseíllo comenzó con veinte minutos de retraso. Cuando pasaban doce de la hora y las protestas de los abarrotados tendidos se incrementaron, la megafonía anunció que el festejo se retrasaba diez minutos porque a Cayetano lo estaban atendiendo en la enfermería. El diestro reaparecía tras veinte días de baja por una lesión costal sufrida en Pontevedra pero volvió a triunfar en casa y a salir a hombros con Roca Rey, que cortó tres orejas en su presentación.

Morante de la Puebla se presentó con un original vestido goyesco ideado por Vicky Martín Berrocal, de color caqui y tocado con una madroñera. Una estampa sacada de un lienzo de Goya. Nada más salir el primero se estiró a la verónica manejando con soltura un capote de seda rosa palo. Remató con una serpentina. Sin probaturas comenzó por alto y muy confiado pero tropezó en un molinete y quedó a merced del toro. Prestos al quite acudieron todos. Cayetano cayó al ruedo al saltar las tablas y Paquirri agarró al juanpedro del rabo. La faena parecía que iba a tomar cuerpo. Morante estaba con ganas a pesar de las pocas fuerzas de «Lamioso», al que metió en el engaño con temple y suavidad. Lo mejor, una serie al natural, encajados los riñones. En la última tanda, el cante en el tendido paró el pasodoble, pero los dos pinchazos antes de la estocada dejaron el premio en ovación.

Morante a la Pedro Romero.

El cuarto salió al límite de fuerzas y empezó a soplar el viento, con lo que el cigarrero no pudo lucirse en los lances de recibo y solo pudo dejar una media pinturera al salir del peto. Al tercio final llegó muy justo pero el sevillano, dispuesto y porfión, lo sobó dejándosela en la cara. Robó un par de series con la diestra llevándolo cosido a la muleta mientras sonaba la música. Tras la estocada, el toro se resistió a doblar y aunque le pidieron la oreja se conformó con la ovación.

Reaparición de Cayetano

Cayetano, triunfador en las dos últimas ediciones, no había presentado parte oficial de baja y, aunque mermado, estuvo en el coso en el que se motiva especialmente. A la verónica saludó al segundo, al que llevó al caballo por chicuelinas al paso. El brindis al público fue correspondido con una sonora ovación. Prólogo con trincherazos y un cambio de mano para sacarlo a las rayas del tercio. Fue el comienzo de una faena de temple y entrega. Antes de empezar la tercera serie se quitó las zapatillas. A partir de entonces toreó a placer. Se gustó en los cambios de mano, se vacío en los de pecho y se alargó con la zurda. Hubo hasta pases mirando al tendido y de rodillas. Paró la música cuando se fue a por la espada pero Cayetano pidió que volviera a sonar. Añadió una serie por ayudados intercalando las trincherillas. El doble trofeo llegó tras la estocada recibiendo.

Con la puerta grande ya amarrada, salió el quinto, con el que no pudo lucirse con el capote pero que se vino arriba en banderillas con dos buenos pares de Iván García. El brindis fue para su mozo de espadas antes de iniciar con una elegante tanda de doblones con trincherazo marca de la casa. Después llegó el toreo en redondo y al natural en el centro del ruedo, citando de frente y recreándose en los desplantes tras abrochar con el de pecho mientras sonaba «La concha flamenca», que hizo un bis. Casi se lleva una voltereta, pero tuvo tiempo para más en una labor larga en la que sonó el aviso antes de perfilarse. Asomaron algunos pañuelos tras la media y saludó.

Voltereta a Roca

Roca Rey salió victorioso de su debut en el bicentenario coso, aunque su primero se estrelló en el burladero nada más salir, quedó descoordinado y fue devuelto. Sin cabestros no hubo forma de que entrara en chiqueros, aunque lo intentó hasta Morante enseñándole un capote desde el burladero. Finalmente, Roca Rey tuvo que entrar a matar. Se corrió turno y salió «Revistero», que iba a ser el sexto, al que el peruano le hizo el primer quite de la tarde por chicuelinas con el compás abierto. Comenzó por estatuarios tras el brindis al público, al que se metió en el bolsillo con una espaldina antes de abrochar la primera serie. Sonó «Cielo andaluz» y Roca entró en acción. Estuvo firme, bajó la mano por ambos pitones y el toro lo volteó seco, sin consecuencias. Con la sangre del astado en la cara se metió en los pitones a jugársela. La serie final fue de infarto por bernadinas ajustadísimas cambiando el viaje. El aviso antes de entrar a matar enfadó al público, que le pidió los máximos trofeos al grito de ¡torero, torero! El palco le concedió dos orejas.

A por todas salió en el sobrero, al que saludó a la verónica y a pies juntos antes de rematar por chicuelinas. De nuevo dejó un quite por tafalleras y gaoneras, que cerró con la revolera. A «Matamoscas» no le sobraban las fuerzas y el torero inició con el pase cambiado por la espalda. Se defendió el juampedro en la muleta de Roca, que intentó llevarlo siempre toreado a pesar de que llevaba la cara a media altura. Volvió a meterse en los terrenos del toro, con los pitones rozándole las pantorrillas. Sumó otra oreja y aunque no metió la espada presentó sus credenciales en su primer paseíllo en la plaza.

FICHA

PLAZA DE TOROS DE RONDA. Sábado, 1 de septiembre de 2018. LXII Goyesca. Lleno de «No hay billetes». Toros de Juan Pedro Domecq (incluido el sobrero, 6º), bien presentados y nobles, pero justos de fuerza y raza.

MORANTE DE LA PUEBLA, de caqui y oro. Dos pinchazos y estocada (saludos). En el cuarto, estocada (saludos tras petición).

CAYETANO, de turquesa y pasamanería blanca. Estocada recibiendo, algo tendida (dos orejas). En el quinto, media. Aviso (saludos tras petición). Sale a hombros.

ROCA REY, de celeste y cordón blanco y negro. Estocada. Aviso (dos orejas con petición de rabo). En el sexto, pinchazo hondo. Aviso (oreja). Sale a hombros.

Publicado en ABC

Crónica: Descanse en paz la fiesta en Monterrey

CRÓNICA MONTERREY (MÉX) / REQUIESCAT

Por Francisco Tijerina.

Corrida del 81° Aniversario de la Monumental Monterrey “Lorenzo Garza”, en noche con lluvia previa, clima agradable al inicio, un torrencial aguacero a mitad del festejo que al final amainó y ante un cuarto de plaza se lidiaron seis toros de Campo Hermoso, bien presentados pero que fueron mansos, descastados y con peligro algunos, salvándose 3° y 4° que se dejaron meter mano y para los hubo palmas en el arrastre.

Jerónimo: silencio y dos orejas.

Juan Antonio Adame: palmas tras aviso y ovación con saludos con petición tras aviso.

Fabián Barba: oreja tras aviso y ovación con saludos.

El picador José Isabel Prado fue aplaudido en el 3°.

**********

Con profundo dolor, participamos a ustedes el doloroso fallecimiento de la Fiesta Brava en Monterrey.

Así debe ser, con una fría y lacónica esquela, la manera de describir lo que sucede con la otrora brillante Fiesta regiomontana, que durante largos años fue punta de lanza a nivel nacional; hoy se ha muerto y difícilmente podremos recuperarla.

Su muerte ha sido por causas naturales. Sí, porque es natural que cuando se conjuntan tantos despropósitos se tenga este resultado, porque no se trata de un festejo aislado, así sea el del 81° Aniversario de la plaza, sino de algo que ha venido ocurriendo durante largo tiempo, que encuentra su colofón en el triste espectáculo que presenciamos la noche de este viernes.

La afición de Monterrey.

De la que por décadas fue una de las más entendidas y exigentes aficiones del país, hoy no queda nada. Se ha extraviado por la falta de continuidad en los festejos, la necesaria guía y orientación de una prensa que asuma no sólo la tarea de informar, sino una necesaria labor didáctica, misma que debe ser compartida por una autoridad en el coso, que al tiempo que vele por los derechos de los asistentes, con sus decisiones sea una guía para quienes se adentran en el mundo taurino.

Hoy la prensa se dedica a hacer reseñas, a contabilizar trofeos y avisos como si fueran goles o faltas, mientras que el biombo, ¿qué hace el biombo? ¡Sigo sin entender!

No critico a los actuantes que pusieron su mejor esfuerzo, pero, ¿cómo es posible otorgar una oreja por una estocada caída y después dos apéndices por un auténtico “golletazo”? Voy de acuerdo, el primer trofeo lo otorga el público, ¿pero el segundo?

Natural que la Fiesta muera ante un círculo vicioso en el que la empresa no da toros porque la gente no va y la gente no va porque la empresa no da toros.

Natural la entrada de este viernes cuando para celebrar el magno acontecimiento del aniversario anuncias un cartel modesto y lo haces con apenas diez días de antelación.

Natural porque ya casi es costumbre, cada vez que anuncian toros en la Sultana del Norte llueve, así que ojalá que ahora que se darán seis novilladas tengamos seis días de aguaceros que vengan a recuperar el nivel perdido de nuestras presas, que tanta falta nos hace en la zona metropolitana.

Y podrán decir misa, y pretenderán justificarse inventando pretextos y guardarán silencio esperando, como quien esconde la tierra debajo de un tapete, que pasados unos días todo se olvide, pero los números y los hechos no mienten, porque esto se va como agua entre las manos desde hace mucho y nadie hace nada por remediarlo.

¿El resultado del festejo? Ese lo resumo en unos cuantos renglones: Jerónimo estuvo bien con el descastado primero y en medio de un diluvio y sin confiarse mucho, le aprovechó las embestidas al menos malo del encierro al que pasaportó de un espadazo en el pescuezo. Adame tuvo pasajes en el segundo pero el burel se ahogaba y se desfondó; el quinto no dio muchas opciones. Barba le puso afición al tercero que transmitía algo y en el sexto se topó con otro hueso que pegaba arreones.

La Fiesta en Monterrey ha dejado de existir y como en la obra de Lope de Vega, la ha matado “Fuenteovejuna”, aunque algunos tengan más culpa que otros, porque todos, todos, nos merecemos este triste final, por comisión o por omisión.

Descanse en paz.

Publicado en Burladerodos