Defensa hipócrita

Por Gerardo Hernández González.

La tauromaquia es una de las fiestas más bellas e inspiradoras. Sus raíces se hunden en la prehistoria y en sus ramas milenarias anidan el arte y el valor. Desde niño he sido aficionado. Para asistir a la Plaza de Toros de Torreón, construida a principios de la década de los 30 del siglo pasado por Cesáreo Lumbreras, ahorraba mis domingos. Con el paso del tiempo disfruté desde sus gradas y tendidos faenas memorables de figuras de la época [Manolo Martínez, Eloy Cavazos, los Armillita (hijos del Maestro de Saltillo), David Silveti, Mariano Ramos, Manolo Arruza hijo, Curro Rivera, Antonio Lomelí] y de leyendas en cierne (Julián López Escobar, el Juli, Valente Arellano...), algunas de ellas malogradas como Aurelio Mora, el Yeyo.

«En las corridas se reúne todo: color, alegría, tragedia, valentía, ingenio, brutalidad, energía y fuerza, gracia, emoción… Es el espectáculo más completo. Yo no podré pasar sin corridas de toros». (Charles Chaplin)

Quienes acudimos a las plazas —niños, jóvenes, adultos; hombres y mujeres—lo hacemos en ejercicio de nuestra libertad, con gusto y respeto, lo cual a nadie ofende. Las corridas no son, como mañosamente se trata de hacer creer, una carnicería; esa función la cumplen los mataderos —los hay incluso clandestinos— cuya crueldad no es objeto de atención, y mucho menos se denuncia, pues no gana reflectores. Las corridas son una fiesta familiar, un rito de hombres y reses cuya vocación es esa: vencer o morir. Si el caso es equiparar la vida animal con la humana, en México es infinitamente mayor el número de personas víctimas de la violencia que el de toros en las plazas. ¿Quién repara en el ganado que se sirve en las mesas de millones de mexicanos? El consumo per cápita de carne de bovino en nuestro país es de 15.4 kilos (el sexto a escala mundial), equivalente a 1.87 millones de toneladas. (Congreso Nacional de carne 2017 y Consejo Mexicano de la Carne) Por su hábitat y cuidado, las reses bravas aportan nutrientes más saludables; otros llegan a las mesas contaminados por químicos o proceden de animales enfermos. Un tipo de corrupción —pública y privada— de la cual nadie se ocupa.

«El que no quiera ir a los toros, que no vaya. (…) Pero que no hablen de ecología ni de amor a los animales, porque no conozco a nadie que los amé más que los ganaderos y los toreros. Si yo fuera animal, me gustaría ser toro de lidia: a ninguno se lo respeta más. Ninguno está mejor tratado”. (…) Soy cantante por cobardía, yo quería ser torero». (Joaquín Sabina)

Centrar el debate en los toros e ignorar la vida de los diestros es un juego hipócrita. Consiste en una supuesta defensa de los astados —innecesaria, ellos se defienden solos—, los cuales no pueden esgrimir sus argumentos, pues de hacerlo serían los primeros en oponerse a los san Antonios que en su nombre desean condenarlos a la extinción. De los toreros no se habla porque ellos sí pueden rebatir a los antitaurinos. La fiesta es arteramente atacada por quienes no la entienden y por políticos cobardes que en las plazas aplauden y se pavonean, pero en sus despachos y en los congresos urden tramas para prohibirla y desaparecerla. Gobernadores enfermos de poder ha habido, incluso, que la satanizan por venganza, pero antes viajaban a España para gozarla.

«Solo cuando el hombre haya superado a la muerte y lo imprevisible no exista, morirá la fiesta de los toros y se perderá en el reino de la utopía; y el dios mitológico encarnado en el toro de lidia, derramará vanamente su sangre en la alcantarilla de un lúgubre matadero de reses». (Jaques Cousteau)

Publicado en SDP

Anuncios

Valladolid: La Felicidad y Angustia de un Ciclón

Por Rosario Pérez.

Las miradas hoy apuntaban al cielo azulado, horas antes gris dentro de un paisaje otoñal, con los árboles desplumando hojas bajo la tormenta. Pero en el momento del paseíllo la tarde se templó y no había más ciclón que Juan José Padilla. «¡No te vayas!», le gritaron.

Pero aquella felicidad reinante en el Paseo de Zorrilla se tornó en angustia. Otra vez el jerezano rozó la tragedia en banderillas. En el segundo par, de dentro hacia fuera, el toro lo prendió por el chaleco, a la altura del pecho, en una terrorífica imagen. Ya en la arena, le destrozó la taleguilla, mientras el «¡ay!» se alargaba como la sombra de un ciprés. Pero allá que se fue el Pirata, con su pañuelo negro de bucanero, y se marcó un tercero al violín. Concluido el tercio, se enfundó unos vaqueros y se plantó de rodillas. Boyante este «Durazno» de la notable corrida de Matilla, que traía otro porte distinto a las pasadas. Fue la soñada por los toreros, noble dentro de sus notas mansas, con calidad, humillación y la durabilidad necesaria. «Ideal», resumió un viejo aficionado.

Hablábamos de «Durazno», mejor por el derecho que por el izquierdo, por donde se quedaba corto. En la mano de la escribanía se centró Padilla, en series con oficio y un largo redondo mirando al público. El entusiasmo creció en el desplante de hinojos antes de enterrar un espadazo. Paseó una oreja mientras le lanzaban flores y un gallo, aunque el verdadero gallo de pelea era este héroe popular cosido a cornadas.

Pasó a la enfermería con una fuerte paliza, pero salió para dar cuenta del cuarto, en el que no cogió los palos. De nuevo manejó el acero como un agente 007 y logró el galardón que amarraba la salida a hombros.

Compartía cartel con otro matador que tiene su piel como un mapa de carreteras, Antonio Ferrera y El Fandi.

Leer más de esta crónica en La Voz Digital

FICHA

PLAZA DE TOROS DE VALLADOLID. Sábado, 8 de septiembre de 2018. Quinta de Feria. Menos de media entrada. Toros de Hermanos García Jiménez y Olga Jiménez (2º y 5º), correctos de presencia y de noble y buen juego dentro de su mansita condición; excelente el 3º.

JUAN JOSÉ PADILLA, de azul marino y oro. Espadazo (oreja). En el cuarto, estocada tendida (oreja).

ANTONIO FERRERA, de frambuesa y oro. Pinchazo al encuentro y estocada (oreja). En el quinto, metisaca y bajonazo (saludos).

EL FANDI, de nazareno y oro. Estoconazo recibiendo (dos orejas). En el sexto, dos pinchazos y estocada (ovación). A hombros con Padilla.

Twitter @Twittaurino

Roca Rey se adueña del toreo

Roca Rey se adueña de Valladolid… y del toreo:

Excelente ambiente en las inmensas colas para acceder al coso del Paseo de Zorrilla que luego se trasladó a los tendidos con un casi lleno. Tal y como se esperaba de este cartel de relumbrón. Pero no nos engañemos, quien lleva gente a los toros es el de Lima.

Buena corrida, con matices, de Domingo Hernández- Garcigrande. En algunos faltó fuerza, presencia… y pitones.

Y Roca Rey, un peruano que se ha hecho el rey de la fiesta taurina del mundo mundial, se merendó a dos españoles en una tarde pletórica, llena de garra, de ambición torera, de valor espartano y enseñando al público lo que le piden: novedad y frescura en el ruedo. Y el peruano, que brindó su segundo al paisano Vargas Llosa, complació a la concurrencia ofreciendo una tarde para recordar. Ojalá abundaran los rocasrey en el escalafón.

Medias verónicas de recibo, y luego con el capote a la espalda y luego chicuelinas. En fin, todo un recital de buen hacer de un torero que, en breve, marcará la pauta en el toreo por su insultante juventud…y por su valor. “Lo de valor a mandar y los de arte a acompañar”, dice una máxima taurina desde tiempos inmemoriales.

El garcigrande fue un toro que, sin clase, repetía en la muleta de Roca Rey y este lo aprovechó al máximo luciéndolo, luciéndose y entregándose a un público que cualquier gesto era correspondido con una gran ovación. El toro no fue un carretón, lo que enfatiza la actitud del joven peruano.

En el platillo, a donde lo sacó para que no se defendiera, se lo pasó por la espalda con un ceñimiento que asustaba. El remate con bernadinas fueron precisos y preciosos, pero con el ay en la boca de los espectadores. Por ambos pitones sacó pases preciosistas muy ceñidos y muy bien rematados.

Un volapié rotundo y la plaza fue un estallido de júbilo. Cayeron las dos orejas y el toro recibió una merecida ovación.

Con el sexto, un manso que se fue enseguida a los tableros, supo robarle pases en su alocada huida, incluso algunos naturales para finalizar con un toreo en redondo. La espada otra vez fue efectiva y le concedieron otra oreja.

El segundo de la tarde fue un toro flojo y además inundó el ruedo de sosería y de protestas en el tendido por su escasa presencia. Manzanares lo intentó sacando algunos derechazos, pero enseguida abrevió y lo mató de estocada. Ovación para el alicantino.

En el quinto se desquitó el torero dinástico frente un toro manejable que se dejó por ambos pitones. No fue una faena redonda de las que nos tiene acostumbrados José María Manzanares. No es su mejor temporada y se notó. En otros momentos de su carrera a este toro le hubiera sacado mucho más partido. Mató recibiendo y el premio fue doble.

Nadie va a dudar de El Juli a estas alturas y con veinte años de alternativa. Con el primero, un toro mansurrón y sin fuelle, estuvo por encima del animal, pero sin apenas lucimiento. Brilló con un quite por chicuelinas y con la muleta le instrumentó alguna tanda de mérito. Enterró la espada tras pinchar y fue ovacionado. Brindó el Juli a Vargas Llosa.

Con el cuarto, un toro que nunca se entregó a las telas del madrileño. Con la franela pudo lucir por momentos su clase, que no la del toro, y ofreció al público varias tandas que gustaron y fueron muy jaleadas. Sobre todo Julián mostró su capacidad lidiadora. Pero con la espada no convenció. Ovación para el torero y pitos al toro.

La salida a hombros de ambos diestros fue, otra vez, un hervidero de chiquillos que quieren vivir ampliamente y en libertad la fiesta de los toros.

Uno también la vivió intensamente en el callejón junto a mi amigo y compañero Carlos Martín Santoyo. Luego visité el burladero de los que velan por la fiesta desde el palco y callejón, nuestros amigos del Cuerpo Superior de Policía.

Notas al margen: A Roca Rey le está pasando lo que, hace 20 años, hacía El Juli: ambos incontestables, cada uno con su estilo y sus formas toreras.

Publicado en Noticiascyl

Morante, la decadencia del genio

“La afición debe estar agradecida porque no me haya ido del todo”: Morante.

Editorial – De SOL y SOMBRA.

Dicen que esta temporada taurina Morante tiene atrapado en el fondo de su alma un sentido de culpa que sólo consiguen los alcohólicos y los muy religiosos.

Nosotros, aunque lo dudamos, pensamos que quizás ese arrepentimiento proviene de estar dilapando su arte con esa imagen lamentable que proyecta en donde quiera que se presenta por estos días.

Ese enorme torero, hoy en decadencia, de quien alguna vez apuntó nuestro compañero Luis Cuesta “que nadie ha toreado con tanta hondura en nuestra generación”, es el pálido reflejo de un torero disipado, derrotado por su manía de ser el más popular, el más excéntrico y el más millonario.

Morante tal vez piense que todos los genios sufren alguna vez en su vida el síndrome de la decadencia y, quizás para consolarse, a su locuaz apoderado o algún confidente le confesará en secreto que se siente tan destruido como alguna vez lo estuvo de Paula, otro de sus ídolos.

La única diferencia, será, que a Rafael de Paula le cayó alguna vez la megalomanía y se le quebraron los huesos, mientras que a Morante lo aplasta también la megalomanía y la tristeza de los tiempos en que le tocó vivir.

Jerez, Valladolid, Santander, Pucela y cuantas plazas más le faltarán al genio para seguir manchando un legado que se escribía hasta hace muy poco con letras de oro.

Acaso: ¿No se puede repetir el pasado? ¡Claro que se puede! pensará el de la Puebla en algún hotel frente al espejo y ojalá que así sea porque si no esté grandioso torero, el último de una especie que desaparece, será arrasado por su presente.

La última esperanza para los morantistas en el 2018 será en Sevilla, ahí veremos si Morante nuevamente es capaz de cambiar las golondrinas que le revolotean por la cabeza, por un aura de gloria que lo haga resurgir milagrosamente como un ave fénix.

Y si no es así, el sueño fue bonito mientras duro.

***

¿Como te has dejado llevar a un callejón sin salida? El mejor dotado de los conductores suicidas…

Twitter @Twittaurino

La figura del toro bravo en el ecosistema y la economía

Cuando hablamos de la figura del toro la mayoría de las personas se centra en pensar en las plazas de toros y en los festejos taurinos que tienen lugar a lo largo de toda España. Sin embargo, el toro bravo abarca mucho más y ese es el objetivo del encuentro “El toro bravo en el origen, la evolución y la conservación del patrimonio natural y cultural”.

“A veces creemos que el toro se ciñe solamente a lo que ocurre en la plaza de toros, pero hay detrás y delante de todo esto un circuito muy amplio que es, de alguna forma, abarcado por el toro”, explica Luis Francisco Esplá, torero y, a la vez, uno de los directores de este curso.

Esplá sostiene que el toro bravo tiene una gran importancia a niveles medioambientales, económicos y culturales que, a veces, las personas no conocen.

“Cuando queremos hablar de ecología resulta que hay una serie de espacios que dependen históricamente del toro, como por ejemplo la dehesa. No es un accidente natural, sino que en torno al toro bravo se ha generado la dehesa. No hay otra especie de vacuno que sea capaz de generarlo”, sostiene el torero.

Pero no solo a nivel medioambiental es importante la figura del toro. Dentro de otros sectores su papel tiene un gran calado. Dejando de lado todo lo que mueven las corridas de toros, este animal es un factor de gran importancia dentro del sector económico por todo lo que aporta.

“No podemos pensar que todo se limita a la plaza de toros porque entonces estamos equivocados. Detrás de todo esto hay transporte, alimentación de las reses, infraestructuras que se crean en las ganaderías, porque el bravo necesita de ellas para que lo puedas manejar. Todo esto potencialmente no deja de ser interesante a nivel económico. Dentro de las grande ferias ya entramos a unos niveles casi estratosféricos donde el dinero que se mueve en torno al mundo del toro es incalculable”, afirma Esplá.

Por otro lado, también se detiene a explicar que el valor del toro está en su bravura, motivo por el que las corridas de toros son importantes para que esta especie no termine por extinguirse.

“Si el toro bravo no tiene utilidad se extinguiría automáticamente. No tiene sentido mantener un animal que necesita una infraestructura cuando el rendimiento no es el cárnico, sino la bravura, el rendimiento de una plaza de toros”, sostiene de manera rotunda sobre esta especie.

En cuanto al impacto del toro en la cultural, Esplá explica que han sido muchos los artistas que se han inspirado en su figura, desde pintores, escultores literatos, poetas y películas. Sin embargo, añade que en algunas ocasiones a nivel cinematográfico las corridas de toros no se han interpretado correctamente, al desvirtualizar su realidad.

Fuente: Diario de Jaen

¿Y el antídoto? Por Bardo de la Taurina

El Antídoto.

Esta semana la parafernalia se situó en el Congreso de Coahuila, donde a los magnavoces se les subió el volumen en favor y en contra de que los festejos taurinos estén vigentes en ese estado, lo cual provocó que los defensores de lo taurómaco sacaran el pecho, aunque también hay que decir que cayeron dudas provocadas en las redes sociales cuando incluso antes de que se tuviesen las constancias y dejándose llevar por el efecto ‘Lopista’ en la tierra del maestro ‘Armillita’ sacaron los cohetones de vara y los lanzaron escandalosamente al grito de ‘¡Vuelve la fiesta a Coahuila!’, y luego nos salen con que hay que apoyar la refriega que se va a dar en las cámaras regionales, así que dejemos que primero se pongan de acuerdo y ya luego nos ocuparemos del ‘match’ que hasta donde tengo entendido no es entre dos partidos, sino entre carnales morenos ¡qué bonito!, más si hay que reconocerles a los norteños que le anden echando los kilos al toro de la discrepancia.

Y como dice Andrés Oppenhimer en su nuevo libro ‘Sálvese quien pueda’ si no se actúa y sí se actúa, también la cosa a corto plazo se pondrá más que difícil, por lo que sería muy recomendable que en la Ciudad de Mexico se tomase conciencia que en la Cámara de Diputados, infiltraron a un tipo peligroso que se llama Sergio Mayer, el hombre solo tiene una misión arengar a los diputados para que sea presentada una iniciativa en pro de la derogación de los festejos taurinos, previo a ello desde luego a quien se conoce como ‘el stripper’ tiene que meter a la canasta al mayor número de diputados para cuando se suba la iniciativa, ésta ya venga planchada y lista pa’ ser aprobada, créanme va a dejar el cuerpo y el alma con tal de lograr su cometido, pues su paga va hacer muy jugosa pa’ sus intereses, que son jalar los reflectores hacia su persona, no hay más, él requiere de llamar la atención, de publicidad y eso se lo va dar el mitote previo a la votación, hay que decir que eso de usar un punto de lanza, no es nada nuevo, en la anterior legislatura ese papel lo jugó Jesús Sesma que fue quien encabezó el último desorden a la afueras de la Plaza México.

Pero ahora la situación será más complicada ya que a diferencia de antes donde el objetivo era que la gente votara en favor de los legisladores anti taurinos, hoy ya están dentro de las cámaras con un agravante aún mayor y lo es que ‘moralmente’ estarán siendo apoyados por quien será el poder tras el trono, la Primera Dama del país, ¿Y el antídoto?

En los Medios: Soñadores de Gloria

Pepe Bienvenida.

Por José Mario Galván Z.

Con una tarde triunfal dio inicio el sábado pasado en Lerdo la etapa local del certamen Soñadores de gloria, con una muy buena actuación de los alternantes en la que se cortaron 6 orejas, resultando triunfadores con dos orejas para Ricardo de Santiago quien mostró muy buenas hechuras y pinturería y para el temerario Roberto Román, con oreja justa y merecida Joselito Sainz y Daniel Durán “El Tico” mereciendo la vuelta al ruedo el tercer novillo de la tarde de Fernando Lomelí, es digno señalar que todos los alternantes salieron con hambre de triunfo, lo que les fue reconocido por la afición. El ambiente fue inmejorable y cerró con la participación de aficionados en el toro gol y de chavales y no tan chavales que intentaron dar un pase a la brava vaquilla.

El serial continúa el día de hoy con la presencia de Miguel Polope de la Escuela de Valencia, el hidrocálido José María Hermosillo, Patricio Ochoa y Luis Octavio López con novillos de la ganadería tamaulipeca de Arturo G. García. De José María Hermosillo se hablan cosas muy buenas, lo hemos visto en la novilladas en Arroyo y tanto en la México como en Guadalajara dejo muy buen sabor de boca, parte de sus raíces están en Juan Aldama, Zacatecas por lo que se espera buena asistencia de los habitantes de esa tierra tan querida. Del valenciano Miguel Polope hay muy buenas referencias ha participado en novilladas en la feria de Valencia en la que tuvo una muy buena tarde y el día de ayer por la noche hizo su presentación en ruedos mexicanos en la Monumental Lorenzo Garza de Monterrey y continuara mañana en Carretas, Chihuahua.

Y las buenas noticias taurinas continuaron el lunes pues a las 10 de la mañana se presento en el Congreso del Estado la propuesta de revertir la prohibición de la Tauromaquía en Coahuila, hasta la capital viajó un buen número de aficionados para estar presentes y apoyar la propuesta de la que se espera una respuesta favorable. Dentro de estas buenas nuevas los asistentes al curso de verano del Coliseo Centenario para aficionados programado para 8 semanas lo convirtieron en permanente esto base a la buena aceptación y resultados obtenidos, ahora se proyecta periódicamente alguna platica con personajes sobresalientes de la fiesta como lo hizo el matador Lorenzo Garza Gaona en la presentación de su libro “Sueños de un maletilla” y como lo han hecho el matador Arturo Gilio, el ganadero Francisco Orrante y el matador Ernesto Javier “El Calita” que han compartido sus experiencias con los asistentes.

LA ANÉCDOTA

La lectura del ameno libro “Sueños de un maletilla” de Lorenzo Garza Gaona coincide con un hecho al que ya se da poca difusión, resulta que el matador de toros que ha estado buscando oportunidades por todas partes y pasando hace un año un tiempo por la Laguna se entero de la imposibilidad por fisura de un codo de Enrique “El Cuate” Espinoza en Carretas, Chihuahua por lo que a base de aventones y con $600.00 pesos en la bolsa ha emprendido el viaje dese Guadalajara para pedir la oportunidad de ser incluido en el cartel, hechos poco conocidos pero que nos llevan a otras épocas

LAS EFEMÉRIDES

Un día como hoy de 1928 debutan en Madrid como becerristas Manuel y Pepe Bienvenida hijos de Manuel Mejía “Bienvenida” el celebre “Papa negro” de quien de el escritor Jaime de Armiñan tomo relatos y anécdotas producto de una estrecha convivencia para crear su obra de culto “Juncal” una serie de gran trascendencia sobre el mundo taurino que de un libro paso a ser una serie de televisión corta de 7 capítulos en la que se hace toda una apología de la fiesta brava. El personaje central Manuel Álvarez “Juncal” un torero de prestigio pero en bancarrota es interpretado por el magistral actor Paco Rabal y Rafael Álvarez “El Brujo” en el papel de su fiel seguidor “Búfalo” se recrean en sus respectivos personajes, serie recomendada que usted disfrutara y volverá a ver.

Hace unas semanas se dio el regreso de Jesulín de Ubrique, y lo hizo en forma espectacular en una tarde redonda, a mediados de la década de los 90 Jesulín era el torero de moda tanto por su capacidad torera como por sus actos fuera del ruedo, así el 22 de octubre de 1994 en una tarde en que fue anunciado en una encerrona en San Lucar de Barrameda con toros de Santiago Domecq mientras brindaba la muerte de su sexto toro a su cuadrilla su apoderado en un hecho insólito se le tiró de espontáneo, tomo muleta y ayudado encaro al toro quien le pego tremenda voltereta arrojándolo a las tablas, el apoderado de apellido Morilla cojeaba notoriamente producto de varias operaciones por accidentes de transito, el comentarista no paraba de mencionar “Esta cojo lo va a matar el toro” cosa que el narrador no dejaba de gritar entre espanto e incredulidad. Posteriormente el apoderado ofreció una disculpa pública por su atrevimiento.

LAS FECHAS

Nos vemos hoy en Lerdo para que en punto de las 5 de la tarde se de el segundo de los tres festejos del serial novilleril “Soñadores de Gloria” novillos de Arturo G. García para el valenciano Miguel Polope, José María Hermosillo, Patricio Ochoa y Luis Octavio López, antes en Arroyo siga por Facebook a las 13:00 el mano a mano de Roberto Román y Francisco Martínez con novillos de La Antigua, en Atengo, Hidalgo festival con Jorge Hernández Garate, Antonio García “El Chihuahua”, Valente Alanís, José Mari Pastor y Francisco Martínez, en Zacatecas Santiago Zendejas y los Forcados de Mazatlán, a pie Ignacio Garibay, Juan Pablo Sánchez y Sergio Flores con toros de Boquilla del Carmen y Pozo Hondo, ahí mismo mañana Arturo Macías “El Cejas”, Diego Silveti, Diego Sánchez y ängel Espinoza “Platerito” con toros de San Isidro, en Guadalajara dentro de “Soñadores de gloria” novillos del Garambullo para Luis Octavio Ruvalcaba, Iván Hernández, José Miguel Arellano, Rafael Reynoso, Daniel Menes y Gerardo Sánchez.

¡Nos vemos en Lerdo y hasta la próxima!

Fuente: El Siglo de Torreón

Un mexicano que se queda muy quieto

Héctor Gutiérrez en un momento de su actuación.

Los esperados novillos de Adolfo Martín eran protagonistas en la penúltima de la Feria del Arroz. Hubo de todo, y mantuvo el interés, sacando complicaciones y destacando el tercero.

Abrió plaza el novillero francés El Adoureño. En ninguna fase de la lidia llegó a confiarse frente a un animal que no pareció tener tan malas intenciones como precauciones tomó el aspirante a torero. De hecho, el novillo, pese a embestir al paso, no hizo nada feo. Entre que me quito y me pongo pasó la faena, que afeó aun más cuando, después de un pinchazo mató de una casi entera en los sótanos. La misma tónica siguió su faena al quinto, pero esta vez, el público no tuvo paciencia y el novillero, sin oficio, se vio sorprendido, fue volteado y quedó a merced del novillo en el suelo. Por fortuna salió ileso. Demasiadas carencias para ganado tan exigente.

José Rojo hizo de segundo en la terna. El de Trujillo se encontró con un Adolfo noblote, con el defecto de abrirse demasiado al final de los muletazos, con evidente tendencia a rajarse, lo que finalmente pasó. Firme de plantas, Rojo, que brindó a Filiberto, robó algún natural suelto, sin poder compacta las tandas. El voluntarioso trasteo acabó mal, con una estocada caída precedida de dos pinchazos. A portagayola recibió al quinto y solventó de capa las embestidas por dentro del animal. Se animó el extremeño a tomar los palitroques. Cortó el viaje el albasarreda y cubrió el tercio con nota, con un último para al quiebro. Brindó desde los medios. Para que hubiera de todo, también salió el toro complicado de este encaste. Listo, que sabe lo que se deja detrás. Estuvo firme el novillero y entró a matar con rectitud. El público se puso a favor del toro, hubo petición, que no alcanzó la mayoría y el muchacho saludó una ovación que algunos protestaron.

Apuntó maneras Héctor Gutiérrez en el quite realizado al segundo de la tarde, y quedó contrastado su valor ante el tercero, un bonito cárdeno que lució un nombre de toros importantes de esta ganadería. Madroño no defraudó. Tuvo clase, pero no permitió errores. Frente a él pisó el novillero mexicano los terrenos comprometidos, los que permiten a un torero funcionar en este difícil arte del toreo. Siempre colocado con verdad, tiró del animal con aplomo y cuando se equivocó, propio de un torero en construcción, lo pagó. Lo bueno hecho, incluyendo el pulcro manejo del capote, tuvo un pésimo epílogo al caer la estocada en el costillar. Sin oreja, la vuelta al ruedo, que le solicitó el respetable, fue , esta vez sí, un premio.

Con elegancia manejó el capote ante el sexto, tanto en los lances rodilla en tierra de saludo como a pies juntos. Brindó al público. El novillo llegó a la muleta reservón, no pasó y se quedó debajo del matador en cada pase hasta propinarle una voltereta y el azteca no se descompuso, siguió ofreciendo los muslos, anclado en el albero e impuso su ley. Sin orejas, la actuación de Gutiérrez tuvo importancia. De las de más verdad de toda la Feria.

El festejo

Plaza de toros de Calasparra
quinta novillada con picadores de la Feria del Arroz. Dos tercios de entrada. Seis novillos toros de Adolfo Martín, de correcta presencia y juego interesante, destacando el tercero.

El Adoureño de grana y oro con remates negros, pitos y silencio.

José Rojo de corinto y oro, silencio tras aviso y ovación con saludos, con protestas tras aviso.

Héctor Gutiérrez de barquillo y oro con remates negros, vuelta al ruedo y palmas.

Incidencias: José María Lázaro
saludó en banderillas.

Publicado en La Verdad