Ocho con Ocho: Merecido homenaje ganadero Por Luis Ramón Carazo

Francisco Martínez triunfador del serial de Arroyo.

En el cierre de la temporada de ocho novilladas en el certamen de Soñadores de Gloria que se celebraron en la plaza Arroyo con entradas alentadoras para el futuro del toreo mexicano y que por cierto, el domingo 9 de septiembre empezó en la Nuevo Progreso de Guadalajara, se dieron (como siempre) con gran categoría los festejos de los que emergieron los nombres de dos triunfadores: Francisco Martínez y Roberto Román, pero quedaron en la retina varios más que hacia delante los veremos en Guadalajara, en La México y en donde se pueda.

A la mitad del festejo final el sábado 8 de septiembre, se le rindió merecido homenaje al ganadero de San Felipe Torres Mochas, Pepe Murillo Alvírez, por cumplir alrededor 50 años en la crianza de toros de lidia recordando que en el mismo sitio donde hoy pace en el año de 1969 fundó su casa ganadera con vacas y un semental de Cerro Gordo y uno más de Cabrera, en Guanajuato.

Don Pepe es un personaje que es muy apreciado en el medio ganadero por su gran calidez y charlando con él recuerda como Mario Moreno Reyes conocido más como Cantinflas, fundó la ganadería de Moreno Reyes luego de comprar a Carlos Arruza Pastejé para formar la ganadería de Moreno Reyes Hermanos y cuyos animales le fueron vendidos en 1989 a Don Pepe de una manera cordial y sin cortapisas.

Don Pepe entre otras muchas cosas, fue aficionado práctico y él con Roberto Escalante fueron los organizadores del primer festival en la plaza La Florecita, de Ciudad Satélite hace también alrededor de 50 años. En 1972 lidió por primera vez una novillada en La Florecita, el 18 de noviembre en un festival taurino que torearos: Manuel Capetillo (padre), Joselito Huerta, Francisco Curro Rivera, Manuel Espinosa Armillita Chico, Carlos Godoy y Valente Arellano (padre).

Posteriormente se presentó en la Ciudad de México el 11 de septiembre de 1977 con seis novillos para Jorge Gutiérrez, quien le cortó una oreja al corrido en cuarto lugar de nombre “Sereno” con Jesús Jiménez Chicuelín y Guillermo Capetillo en cartel y luego como olvidar cuando se presentó en La México el 2 de mayo de 1982 con seis toros para Curro Vázquez, Curro Leal y David Liceaga (hijo).

Curro Leal le realizó una gran faena a un gran toro Cariñoso para lograr dos trofeos y tanto ese toro, como el encierro fueron distinguidos como lo mejor de aquella temporada que enmarcó la retirada por un largo lapso de Manolo Martínez de los ruedos.

Sin embargo ese pasado sigue vigente en el presente; recientemente en Tepatitlán Jalisco, Jerónimo le hizo una faena de indulto a un toro de San Felipe Torresmochas que combinó codicia con nobleza y les dio una gran satisfacción al público y al ganadero por el suceso.

Esa es someramente una estampa del ganadero homenajeado en tarde en la que el torero de San Miguel Allende Francisco Martínez logró un trofeo y destacó el tesón del de Aguascalientes, Roberto Román con los novillos de La Antigua propiedad de Jorge de Haro.

Al final la tragedia rondó la plaza de Arroyo cuando José Sainz novillero de San Luis Potosí al lidiar un novillo que había sido devuelto de La Antigua, recibió una cornada impresionante y gracias a que existen magníficas condiciones de servicio médico encabezado por el doctor Rafael Vázquez Bayod, es que el novillero se encuentra delicado pero ahora en recuperación de un percance que presagiaba lo peor pero como digo por previsión y buena organización, afortunadamente, no fue así.

Luego entonces la tarea que le tocaba a la plaza de Arroyo pasó con sobresaliente y ahora en la continuación de Guadalajara y el inicio de La México, estamos seguros seguirá en el mismo tono, que así sea.

Anuncios

Paulo Campero toreó y mató al estilo Garcista Por Bardo de la Taurina

Lorenzo Garza.

Todo lo que tiene clase, no puede morir; ‘Los Cuatro Gatos’ Agustín Lara.

En el toro como en todo en la vida, hay seres, circunstancias y momentos, que se presentaron para ahí permanecer siempre, todo esto con su consabida polémica por eso de que nada es igual y menos se le puede medir o comparar sino es con el balancín de los tiempos en que sucedieron las cosas o los acontecimientos, en lo personal siempre he sostenido que cuando se compara la Fiesta de Toros y Toreros de hoy con la de antes bajo la pólvora del tiempo, suelo decir ‘Ésta, la actual, no es mejor, ni peor que la de antes, tan solo es diferente’ y agrego, que de lo que no hay duda, es que no todos cabrían en el abanico del antes y del hoy o viceversa.

Estoy terminando de releer una obra, que creo que ‘naiden’ ha leído, se trata de un libro taurino, musical y de arte pictórico espléndidamente realizado en lo conceptual de los pinceles, el óleo y el acrílico, por el artista de tradición y abolengo que lo es Fco. Álvarez, así firma, siendo su nombre completo Francisco Javier Álvarez Benítez, descendiente de dos grandes artistas que llevaron el sentimiento a flor de piel, y de las letras, adelanto que está pasando por la asesoría, sobriedad y verificación del hombre joven más adelantado en materia de cultura torera y musical del momento el Lic. Luis Eduardo Maya Lora, amén de que en memoria, no creo que haya quien se la gane.

Y ya que he presumido la participación de ambos personajes en el libro que versa sobre el porqué y el cómo fueron escritos los pasodobles salidos de la inspiración de un mexicano ‘Azteca y Español’ inconmensurable, así como la forma en que fueron bordadas en letras y música las alegorías a las regiones de España, ambos temas que se desprenden a partir de la Fiesta de Toros y Toreros y decir que cada uno de los capítulos viene gitanamente rematado con imágenes de las obras de arte que exprofeso salieron de la creatividad del hijo del maestro colombiano Don Cristóbal Álvarez, bueno, subrayar de las figuras participantes en este libro, que ambos dos en lo individual sin duda alguna no solo son un buen ejemplo, sino que son realidad que sin necesitar visa o aval cabrían perfectamente en cualquier época de la tauromaquia donde se les quiera ubicar.

Más vale que no tengas que elegir entre el olvido y la memoria; Sabina.

Y estando ante los capítulos dedicados por separado a los matadores Lorenzo Garza ‘El Magnífico’ y a Luis Castro ‘El Soldado’ torero nacido en los rumbos de la calle de Niño Perdido, esa que todo derechito nos metía a la vera del Centro de la Ciudad de México, en donde vio la primera luz, fue registrado y remojado de la molleja, el genio que se sale de la lámpara pa’ ser el personaje en torno al cual versa la obra referida, la que arrancó en su génesis hace más de cincuenta años y es que abordar al maestro Agustín Lara, es algo muy serio y complejo por oscilar su obra entre lo histórico y lo legendario, una vez que se le ha dado puerta a la mitotería con el plus de que además en ella con bases muy sólidas en sus raíces, en el presente y en el futuro, se incrusta la obra ‘Lariana’ en un desafío a los tiempos de todos los tiempos, y es que ¿imagine usted? dentro de los que escribió, que fueron ocho pasodobles, más algún otro que anda por ahí y del que también nos ocuparemos, que escribió con influencia mexicana y española, ¿Qué torero mexicano de los últimos cincuenta años, hubiese inspirado al compositor nacido en la calle del Callejón Puente del Cuervo hoy República de Colombia, Centro, pa’ que le dedicase un pasodoble?

No se rompa la cabeza cuando tenga el libro que saldrá sobre pedido en la versión de lujo en papel numerada y firmada en los cromos por el pintor quien a partir de la presentación pondrá a la venta las obras originales, usted tendrá elementos pa’ una vez conociendo los perfiles que usaba el maestro Lara en la elección de ‘sus’ toreros, opinar, insisto sobre ¿a qué torero actual tricolor le habría escrito? Mmm… a solo…

Paulo Campero un gambusino de la luz de siempre:

Campero y su lucha sin cuartel por mantener vivo su sueño.

Y hablando de los nombres grandes del ayer, que hoy todavía son pronunciados, en parte debido en parte a los pasodobles Larianos que les fueron escritos, tomándolos solo como referencia, jamás como comparación, desde años atrás me he venido refiriendo a un torero mexicano que posee la viva reminiscencia de aquel torear de la Época de Oro, él es Paulo Campero del que solo diré que la semana de apenitas se tiró 1,500 Km de aventón, con seiscientos baros en las alforjas pa ’ir auténticamente a tocar la puerta de la tercera plaza más antigua de América la de Carretas en Chihuahua, donde le salió un ‘pavo’ de La Playa, que fue el primero en sorprenderse en como el matador lo fue metiendo en el túnel del tiempo, toreándolo a la verónica cadenciosamente y pudiéndole con una rodilla en tierra ¡Que estampa! Vino la complacencia con las maderas y los arpones, pa’ dar paso a mostrarse con la sarga de la nostalgia y luego con la enjundia bañada de rabia por un pinchazo, sembrar en la arena cual clavel colorado la muleta y abrirse el alma y dar el pecho en un acerazo a cuerpo limpio, ¡Válgame la Virgen Santa! Si la nostalgia torera que se carga este torero fuera vinillo, ya hubiera llenado un tonel.

Paulo Campero recién acabaló un año de alternativado por el matador Manuel Martínez hijo del gigantesco matador, a propósito de ello Yiyi Gasca quien acompañó a Lara a España en la cúspide del tórrido romance que vivían, me dijo alguna vez en su casona de Coyoacán ‘-Agustín en el ayer a quien más admiró fue a Rodolfo Gaona y en sus últimos años a Manolo Martínez-’ a ninguno de los dos les escribió un pasodoble, ¿pa’ qué? si los traía en su gusto, que era muy fino… cosas del tiempo y también del arte ese que entre los maestros tiene un lenguaje especial que se bebe en cristal de Baccarat con nostalgia de bouquet.

Feria de Zacatecas: Tormenta de espadas

En medio de un monumental naufragio. Foto NTR Toros Twitter.

Las previsiones meteorológicas se cumplieron y la segunda corrida de la feria tuvo que suspenderse en el quinto toro. La Monumental apenas registró un tercio de su aforo en una tarde marcada por los excesivos fallos de los matadores con las espadas y una pifia del juez Esparza al negarle una oreja al recién alternativado.

Por Juan Carlos Valadez – De SOL y SOMBRA.

La amenaza de lluvia terminó por espantar a los aficionados y la entrada en la Monumental fue nuevamente raquítica, ya que apenas se cubrió un tercio del aforo. Desgraciadamente la amenaza se hizo realidad y el festejo tuvo que suspenderse al quinto toro.

Para la segunda de feria se lidió un encierro de San Isidro que decepcionó en cuanto a su presentación, pero que permitió el lucimiento, destacando los corridos en tercero y cuarto lugar.

Pero antes del tremendo aguacero tomó la alternativa el torero local, Angel Giovanni “Platerito” con el toro “Pablote” y tuvo una destacada actuación que de no ser por la pifia del juez Manuel Esparza y la falta de cultura taurina de los pocos aficionados que asistieron al festejo, seguramente hubiese cortado una oreja. Pero ahí quedó para la anécdota una digna actuación y una efectiva estocada.

Arturo Macías es un torero que ha conseguido alcanzar una interesante madurez en su toreo, pero que el día de hoy el poco juego de su primer astado y el diluvio que cayó en el quinto nos privaron de verlo. Se puso pesado con el acero en su primero y escuchó dos avisos.

Diego Silveti se llevó el toro más potable del encierro y anduvo por momentos bien y en otros no tanto. Intenta Silveti encontrar su propio sello, pero sus trasteos suelen ser inconstantes y muy cambiantes en cuanto al concepto que le imprime a su toreo. Los mejores momentos de su actuación fueron con la mano diestra, en donde nos dejó ver parte de su evolución artística. Cuando ya tenía el triunfo asegurado intentó matar recibiendo sin éxito, perdiendo con ello la oportunidad de llevarse un trofeo.

El otro Diego, este de apellido Sánchez, torea muy poco pero apunta cosas interesantes, todavía recordamos como el año pasado en este mismo ruedo dejó su huella con un importante triunfo.

En esta ocasión de no haber sido por sus fallos con la espada hubiera repetido color, ya que al igual que Silveti, Sánchez tuvo un toro para cortarle las orejas, pero esta vez la espada le hizo una mala jugada tras una emocionante y completa faena por ambos pitones.

Es de verdad increíble que este torero esté tan desaprovechado por las empresas, mientras que otros toreros siguen por ahí deambulando como eternas promesas y quitando puestos que lamentablemente ya no justifican, ni en el ruedo ni en la taquilla. Señores empresarios Diego Sánchez se merece más oportunidades.

La Puntilla

Después de dos festejos de feria mejor ya no hablemos de la alarmante falta de casta y bravura de la que hace alarde el toro actual, ni de lo vulgar que es el toreo moderno que hasta hoy hemos visto en gran parte en la Monumental con sus raras excepciones, ni de que hoy los aficionados hayan desertado de la plaza por las condiciones metodológicas, pero también hastiados de combinaciones tan poco atractivas.

Esperemos que el próximo fin de semana que se reanuda la feria en su parte taurina, regrese la bravura al ruedo y la afición al tendido.

SAN ISIDRO/ MACÍAS, SILVETI, SANCHEZ, PLATERITO.

Se lidiaron cinco toros de San Isidro desigualmente presentados. Los más aprovechables fueron el tercero y el cuarto. Todos sospechosos de manipulación de sus astas.

Arturo Macías: Leve división tras dos avisos y silencio.

Diego Silveti: Silencio tras un aviso.

Diego Sánchez: Ovación tras un aviso.

Platerito que tomaba la alternativa: Ovación tras fuerte petición.

Twitter @Twittaurino

Guadalajara: Tarde larga y de pocas emociones.

Rafael Reynoso. Foto de Javier Sierra.

La plaza de toros Nuevo Progreso volvió a abrir sus puertas, para lo que será un certamen novilleril seguido de las corridas de la Feria de Octubre. Sin embargo, el festejo inaugural quedó mucho a deber.

Los mejor librados fueron los novilleros Rafael Reynoso y Juan Padilla, quienes fueron ovacionados en el tercio, al igual que el picador David Vázquez y el banderillero Raúl Aguilar el ‘Chiquis’.

Por Jesús Zárate.

La actividad taurina volvió a Guadalajara con las novilladas del certamen nacional Soñadores de Gloria, que tiene en una sus fases finales a la Perla Tapatía. El primer festejo fue de los conocidos como de selección, con la participación de seis aspirantes a matadores de toros, ante igual número de ejemplares, con la esperanza de que alguno de los chicos logre un triunfo que le abra nuevos carteles. Pero lo que predominó durante la tarde de este domingo fue el tedio. Cabe destacar que el encierro de El Garanbullo y de Arroyo Hondo, no mostró demasiadas complicaciones, pero en cambio se apagaron pronto.

El primero en actuar fue Rafael Reynoso ante un novillo de Arroyo Hondo. Reynoso se mostró solvente ante las exigencias del burel al que pudo someter al grado que poderle cuajar una buena serie por el lado derecho, su pecado fue en la ambición de conseguir algo más grande alargó en demasía la faena, lo que ocasionó que se enfriara el entusiasmo, a pesar de ello, fue el mejor librado de la tarde.

El siguiente turno correspondió al regiomontano Juan Padilla, quien sustituyó al tapatío Luis Octavio Ruvalcaba, quien no pudo actuar debido a una lesión sufrida días antes. El regio se entregó en una faena valiente y de capacidad técnica que remató con una estocada sin muleta a un precioso novillo de pinta jabonero de El Garambullo, pero que resultó de defectuosa colocación.

El español Daniel Menses pasó de noche por el ruedo de la Nuevo Progreso, salvo el detalle de mal gusto de quitarse las zapatillas, poco se puede recordar de su actuación.

En el cuarto de la tarde, de la ganadería de El Garambullo, y lidiado por Iván Hernández, las cuadrillas tuvieron una actuación sobresaliente.

Primero con la actuación del picador David Vázquez, quien apenas apareció en el ruedo tuvo que aguantar una acometida de largo del novillo para cuajar un gran puyazos, y luego su compañero el ‘Chiquis’ se lució con las banderillas, ambos fueron llamados por el novillero para saludar en el tercio. Con la muleta, Iván aguantó varias tarascadas del astado hasta que una de ellas lo prendió de fea manera, por fortuna sin consecuencias.

A su vez, José Miguel Arellano por una parte exhibió falta de experiencia, pero detalles de calidad. Mientras que Gerardo Sánchez estuvo voluntarioso, pero sin lograr consolidar su actuación, además de que se puso pesado con los aceros.

Con información de Milenio Guadalajara.

Nuevo Progreso de Guadalajara. Primera novillada de Soñadores de Gloria. Mala entrada. Primero y tercero de Arroyo Hondo; cuatro de El Garambullo, correctos de presencia pero de juego variado.

Rafael Reynoso: Ovación.

Juan Padilla, quien sustituyó al lesionado Luis O. Ruvalcaba: Ovación tras dos avisos.

Daniel Menes: Silencio.

Iván Hernández: Silencio.

José María Arellano: Silencio.

Gerardo Sánchez: Silencio tras aviso.

Twitter @Twittaurino