Opinión: Merece la pena seguir yendo a los toros

Morante en Ronda. Fotografía: Arjona.

Por Fernando Fernández Román.

Porque todavía tenemos una reserva de bravura en nuestros campos y porque aún hay hombres en el mundo dispuestos a jugarse la vida por el prurito que reporta una vanagloria legítimamente alcanzada –al margen de la recolecta de otras recompensas mundanas y tangibles–, merece la pena ir a los toros, estudiar su insólito e imprevisible carácter y tomar conciencia de la proeza que alcanzan aquellos individuos de la especie humana que son capaces de enfrentarse a ellos, creando arte en situaciones de máximo riesgo, sobre el albur que entraña lo recóndito, al filo de lo imposible.

Por todo esto merece la pena seguir yendo a los toros.

Twitter @Twittaurino

Anuncios

Bitácora de América: 50 días hacia la Feria de Lima, inicia Sudamérica en la Plaza de Acho

Por Pedro Abad Shuster.

Vaya usted amable lector, aquel que ya debiera haber pasado por taquilla para el abono, a decirnos que, sí, al igual que yo, fueron nuestros padres quienes nos llevaron de la mano a la Plaza de Acho, o a La México, o Cali, Bogotá y otras.

Al hacerlo nos estaban diciendo, esto es bueno, aquí hay modales, aquí hay un orden, hay colorido, hay belleza en los trajes, hay un juego ético, hay además un despliegue de los animales toros de lidia, en que cual vitrina de lujo demuestran su comportamiento, su carácter, su temperamento, su personalidad, frente a un torero, solos en el ruedo, para desplegar el Arte del Toreo. La vida humana se expone, no se sabe lo que va a pasar. No hay abuso de ninguna especie, no hay matanza, hay reglas, hay una estructura en el espectáculo, cuyo origen data de varios centenares de años.

Los empresarios de Lima son muy diferentes a los que antes hubo. Ahora van en una alianza, Perú con México, México con Perú, e interviene España para proveer los toros en 60 % de las corridas. Estos animales españoles este año participan de la Feria del Toro, que no es otra cosa que la Feria del Señor de los Milagros 2018 en la Plaza de Acho de Lima – Perú; pastan hace más de un año cerca de tierras huachanas, en la Ganadería “Camponuevo” del gran Rafael Puga Castro.

La prensa que cubre estas corridas se frota las manos este año porque quienes vienen a jugarse la vida lo hacen en momentos muy especiales de su carrera. Y porque los toros, sí que están aclimatados, cinqueños, con hechuras, peso y trapío como nunca antes ha sucedido en esta feria.

Andrés Roca Rey de Miraflores, Lima, el torero que más público convoca en el mundo entero; estará el domingo 2 de diciembre, con 6 de Sánchez Arjona, junto a dos toreros como El Juli y Enrique Ponce, nuestros ídolos a nivel mundial los últimos años. Joaquín Galdós, de Perú, agitanado en su estilo, viene toreando y triunfando seguido en España en plazas de segunda; estará el domingo 25 de noviembre, con 6 de la Ventana del Puerto, junto a dos toreros como Manzanares y Morante de la Puebla, capaces de producir una inenarrable tarde de toros. Los otros dos peruanos, Alfonso Simpson (el 11 de noviembre, con 6 de El Olivar), en su mejor momento, y el reclamado torero de Huancayo, Juan Carlos Cubas (el 4 de noviembre, con 6 de La Viña), con amplia experiencia en ruedos mexicanos, a pesar de su juventud, Tijuana, Aguascalientes, Chihuahua, Guadalajara le conocen.

Otros nombres importantes que vendrán a Lima: Ferrera, Padilla y El Fandi (el 18 de noviembre, con 6 de Daniel Ruiz y Sánchez Arjona), el joven Lorenzo, el sensacional Román Collado de Valencia, España, Paco Ureña, y de México Silveti, hijo del Rey David prematuramente muerto por una enfermedad psicológica no debidamente tratada cuando había soportado más de 40 operaciones en la rodilla, y a pesar de ello los públicos le idolatraban en México, su país de origen.

Esa es la Fiesta, un sinfín de historias se construyen cada día en los ruedos y fuera de ellos. Sudamérica no es menos que España. ¡Vayamos a los toros! Y habrán dos festivales en Acho organizados por los 50 años de los Aficionados Prácticos de la ATA, unas Bodas de Oro que celebrarán en el coso del Rímac, 252 años de historia de la Plaza de Acho de Lima.

Publicado en De Toros en Libertad

Dar explicaciones


Por Mercedes Valverde.

Nunca me produce buena impresión quien para excusarse de su falta de diligencia, control y responsabilidad alega el descuido o negligencia de otro, como si eso le eximiera de su compromiso, cumplimiento o competencia. Es necesario cuando concurren distintas responsabilidades y culpas dar las explicaciones oportunas, veraces y completas, al respetable. Y digo al respetable, porque es incomprensible que se juegue, como se ha hecho, con los aficionados en Priego de Córdoba, como consecuencia de la suspensión irregular de la corrida de toros enmarcada en la Feria Real del pasado 2 de septiembre. Corrida promocionada por el Ayuntamiento de Priego, colaborando también en su organización con la empresa De la Pleita a la Seda SL, con toros de la ganadería de D. Francisco Galache para los espadas Antonio Ferrera, José Garrido y Ginés Marín.

Resulta que se le dice al aficionado que se suspende por la aportación de sendos certificados médicos de dos de los espadas, que impiden se celebre la corrida, a pesar de que uno de los matadores manifestó enfrentarse en solitario a los 6 toros. No se indica cuál es el motivo de salud de aquellos, ni se exhibe para completa información del personal los certificados médicos, que parecen eran de fecha anterior al mimo día del festejo y de otra localidad (Badajoz).

Llama la atención, cuando sabemos que los matadores están hechos de otra pasta y reaparecen casi al día siguiente de una sobrecogedora cogida, pero en este caso nada tenía que ver con cogidas anteriores ignorándose qué problemas de salud padecían esos jóvenes espadas.

Pero la gente no es tonta, y, como sospechaba, poco a poco se va enterando de que lo que realmente ocurrió es que no estaban vendidas las entradas que especulativamente consideraban los organizadores del evento, en el que colaboraba el Consistorio local. Es obligación de éste acreditar que la autoridad del festejo taurino, con nombre y apellidos, consideró que los certificados médicos aportados por los diestros eran veraces, auténticos y coincidentes con la realidad de su enfermedad o indisposición al tiempo de celebrarse la corrida, para tomar la decisión de suspensión del festejo, pues si no se ajustaran a la realidad estaría incurriendo en prevaricación.

También deben dar explicaciones los propios diestros y sus representantes, el ganadero, la empresa organizadora, pero sobre todo el Ayuntamiento de Priego en cuanto colaborador y patrocinador del festejo cancelado.

Publicado en Diario de Córdoba

Bregando: ¡Exigimos libertad!

Por Jaime Oaxaca.

Desde hace ocho años está de moda ser anti taurino y ufanarse.

Antes, a quienes no les gustaba la tauromaquia, sencillamente no asistían y asunto concluido.

Sin embargo, hace ocho años hubo abolición de corridas de toros, un hecho que sacudió el mundo de tauro. El epicentro tuvo lugar en Cataluña, aunque a algunos catalanes no les guste, esa región es parte de España… su España.

Dicha abolición fue una bandera que cayó como perlas a unos vivos o vivales, fulanos que han tomado la prohibición con estandarte, tal como nos han dicho que Miguel Hidalgo tomó el pendón la noche del 16 de septiembre de 1810 para iniciar la lucha de la independencia de lo que ahora es México.

Aunque la defensa del toro sólo fue un pretexto, la verdad es que esos catalanes querían ir en contra de su país, por eso desterraron de su terruño algo tan español, como son las corridas de toros, un acto denigrante en contra de su patria. Como si al quitarse las corridas se quitaran lo español.

En la República Mexicana, se prohíben las corridas de toros en algunos Estados, ese rollo de la defensa de los animales es puro cuento, las prohibiciones son cortinas de humo para disimular ineptitud, crímenes, desfalcos de los funcionarios, legisladores y gobernantes. No tienen idea qué es la tauromaquia, qué representa, mucho menos de sus bondades, pero la prohíben.

México está de fiesta, festeja en septiembre el mes de la patria.

Hidalgo, Allende, Morelos, héroes de la independencia, símbolos del patriotismo mexicano, fueron parte de la fiesta de los toros.

Unos días antes del 16 de septiembre de 1810, tanto Hidalgo como Aldama y Allende organizaron una corrida de toros en la plaza de Gallos localizada frente a la casa cural; las reses que se lidiaron fueron de la Hacienda del Rincón. Uno de los actuantes fue el propio Allende.

Miguel Hidalgo y Costilla Gallaga (1753-1811), llamado padre de la patria, fue ganadero de reses bravas. Las haciendas que adquirió fueron: Jaripeo, Santa Rosa y San Nicolás, localizadas en el Distrito de Irimbo, lo que actualmente es el estado de Michoacán. Según el biógrafo Luis Castillo Ledón, Hidalgo contrajo una considerable deuda económica al adquirir las mencionadas dehesas. El historiador taurino Heriberto Lanfranchi las ubica en el año de 1801.

Ignacio Allende (1769-1811) fue torero y diestro hombre de a caballo. Gustaba de colear, lazar y derribar potros brutos; charreaba y toreaba a la usanza de aquellos años. Solía hacer el despeje de plaza acompañado de su tropa, después realizaba evoluciones marciales.

José Ma. Morelos y Pavón (1765-1815) fue vaquero de ganado bravo.

Hubo dos toreros que tomaron las armas y se unieron al Cura Hidalgo: Juan Luna y el español Agustín Marroquín, ambos fueron fusilados durante la guerra de independencia.

Patria y libertad fue lo que nos dieron los héroes que lograron independizarnos de los españoles. La libertad, dice el diccionario, es la facultad y derecho de las personas para elegir de manera responsable su propia forma de actuar dentro de una sociedad.

Exigimos libertad para que se realicen corridas de toros en cualquier parte de la patria mexicana. Exigimos libertad para ser aficionados a la tauromaquia.

Exigimos libertad para que los niños y adolescentes asistan a cualquier plaza de toros en México.

Exigimos que se prohíba prohibir.

¡Exigimos libertad!

Publicado en El Popular