Bregando: Bajonazo

El Senador Pedro Haces y su equipo no han conseguido que la gente regrese al Relicario de Puebla.

Por Jaime OAXACA.

El último toro de la última corrida fue víctima de una estocada baja de Garza Gaona.

Significativo fue el asunto, porque existe la sensación que la feria taurina resultó ser un bajonazo a la afición y que por eso no asistió a la plaza. Está el punto de vista contrario; que la afición le dio el espadazo a la tauromaquia.

Independientemente de quién tenga la razón, la situación es grave, no se puede negar que la feria fue un petardo en cuanto a la asistencia. En el ruedo hubo cosas muy interesantes; sin embargo, no es el punto de este texto.

El objetivo de los empresarios es llenar la plaza y, por consecuencia, ganar dinero. Si el empresario no lleva gente a las gradas, entonces fracasó. No importa que sea un hobby y que al empresario le sobre el dinero.

Concretamente El Relicario de Puebla, tuvo los tendidos vacíos durante toda la feria. Si se suman los aficionados de los cuatro festejos que se realizaron durante mayo (3, 5, 11 y 12) tal vez podría llenarse la plaza. Sólo tal vez.

¿Qué sucedió?

Es una pregunta que debe hacerse todo mundo. ¿Por qué no llegó la gente?

¿No se enteraron que había corridas, lo sabían pero tenían otro compromiso, a la gente ya no le interesa la tauromaquia, los carteles no fueron atractivos, estaban muy altos los precios?

La empresa nunca se acercó a la prensa, no les interesó la publicidad.

Creen que una página en facebook es la solución para la publicidad, la página en lugar de dar información a los medios de comunicación, de apoyarse en ellos, se convirtió en competencia.

Ni siquiera los anti taurinos fueron a fastidiar a la plaza, creo que no se enteraron que había toros. Sólo llegaron a la última, se contagiaron de las malas entradas, desmotivados y desangelados siete pobres gritaban el domingo; ¡pobrecitos!, lo hacían sin ganas. Al menos estaban en un camellón aprovechando la sombra.

Vale la pena aclarar que para acabar con la fiesta en Puebla, no hacen falta anti taurinos.

La Empresa Don Bull abrió El Relicario en abril del año pasado. Como organizadores llevan dos ferias, 4 festejos en 2018 y 6 en el presente año. Suman 8 corridas y 2 novilladas.

En ninguna han llenado la mitad del tendido, es decir no han metido 2,500 aficionados.

La primera corrida de feria de este año (19 de abril) y la del pasado domingo (12 de mayo), han causado pena, la gente no estaba en una fiesta; al contrario, parecía que estaban velando la fiesta brava.

En la última corrida la gente llegó a las 5 de la tarde, el festejo terminó a las 9:00 de la noche, fueron pesadas esas cuatro horas en la plaza. Dos amigos platicaban mientras abandonaban la plaza.

-¿Y ahora hasta cuándo?

-No sé pero hay que descansarle.

-¿A poco?

-¿Tú crees que después de los petardos el empresario tenga ganas de organizar otro. Crees que la gente va a regresar a la plaza? ¿Te darían ganas de venir el próximo viernes en la noche?

-Ay no, qué güeva. Ya no quiero venir a los toros, al menos hasta que se me olvide que estuvo re gacha la feria.

Los empresarios Pedro Haces, Curro Leal y Rafael Moreno Sánchez, deberán reflexionar si quieren continuar al frente de la plaza, valorar si son capaces de componer la situación. Porque para continuar tal como van, no tiene ningún caso. Háganse a un lado, permitan que alguien mejore la fiesta en Puebla.

Ya no queremos más estocadas, mucho menos otro bajonazo.

Publicado en El Popular

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s