Ocho con Ocho: De Miranda y los vericuetos del toreo Por Luis Ramón Carazo

David de Miranda.

Muchas historias de toreros contienen hitos que se van ligando y con el transcurrir del tiempo son parte integral de aquellos datos que pudieran haber quedado en el olvido, de no haber trascendido su carrera en el ruedo.

En el transcurrir de la Feria de San Isidro tal es el caso de David de Miranda quién con pocas actuaciones, le dan una oportunidad de confirmar su alternativa y con su actuación brillante se inserta en carteles de fuste y da una grata sorpresa a la parroquia con una faena que eleva su caché, materializando su papel de relleno de cartel en el de estrella de la tarde.

David de Miranda nació en Trigueros Huelva por tanto onubense como lo son los Litri y los Chamaco en la historia del toreo.

En las filas novilleriles en 2015, actúo al lado de Roca Rey en Las Ventas, en Toro, Zamora en España, un astado le propinó una grave lesión en las cervicales que lo mantuvo en el dique seco alrededor de una año y reapareció para tomar la alternativa en agosto de 2018 en su tierra, llevando de padrino a José Tomás y de testigo a López Simón.

Habiendo actuado muy pocas veces en la categoría de matador de toros, la confirmación de alternativa con toros de Juan Pedro Domecq fue de lujo, su padrino hubiera sido Enrique Ponce y en su lugar por el percance del valenciano, apareció El Juli, teniendo de testigo a Paco Ureña en su reaparición en el ruedo madrileño logró una gratísima actuación que solo por la suerte suprema, no culminó en salida en hombros al lado del onubense. Por cierto Julián no tuvo tela de donde cortar de un muy buen encierro de Juanpedros.

No pudo ser mejor la tarde de confirmación, al sexto de la tarde un toro que tenía muchas cualidades en acometividad y estilo de embestida, lo aprovechó sobradamente el novel espada y logró el milagro de encender la mecha de un público que ya hemos comentado es muy complejo de entusiasmar, David lo logró sobradamente y su salida en hombros fue apoteósica, el 24 de mayo.

Su apoderado es Jorge Buendía personaje de los tantos que hay en el mundo del toreo, novillero, subalterno entre otros de Antonio Borrero Chamaco quién recién reapareció en una corrida. Jorge decidió en 2002 meterse a empresario taurino.

En 2005, sin quererse ir de los ruedos sin recibir la alternativa, acude a Michel Lagravere padre y el 25 de diciembre en Morazán de Progreso en Guatemala con el testimonio de Chilolo, tal vez en uno de los últimos festejos celebrados en esos lares recibió la alternativa en un hecho más bien anecdótico, pero que viene a colación por lo que significó el triunfo de su torero en la vetusta plaza de Las Ventas.

Esas historias son reconfortantes, parece que es posible que una tarde redonda en una plaza como la de Las Ventas pudiera cambiarle la historia a un torero como David de Miranda, e impulsa a toreros como Luis David con una historia más tersa a dar el próximo primero de junio la campanada que le permita en la Feria de San Isidro con los toros de Zalduendo, surcar la Puerta Grande vedada desde hace 47 años para los toreros mexicanos.
Se vale soñar que así será, mientras haya un toro y un torero en el ruedo todo es posible, no cabe duda.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s