Corridas Generales de Bilbao: Corridón de Victorino con un gran toro, ‘Hotelero’

Plaza de Vista Alegre. Segunda corrida. Un cuarto de entrada. Toros de VICTORINO MARTÍN (6). De impresionante trapío, juego desigual pero siempre ofensivo y un gran toro el 2º. CURRO DÍAZ (5), de azul pavo y oro. Estocada caída y delantera (saludos). Pinchazo y estocada caída (saludos). EL CID (6), de azul y oro. Estocada caída (una oreja). Dos pinchazos, pinchazo hondo y tres descabellos. Un aviso (saludos). EMILIO DE JUSTO (7), de negro y oro. Pinchazo y estocada (una oreja). Pasó a la enfermería.

Por Carlos Ilián.

La última tarde de El Cid en la plaza donde alcanzó la cumbre de su carrera aquel 2007 ante seis victorinos. Y el aurresku en su honor antes del paseíllo simbolizada el homenaje de Bilbao a un torero que hizo historia en Vista Alegre. Para el adiós otra vez Victorino y un gran toro, Hotelero como un obsequio de despedida por parte del ganadero con su torero más emblemático de los últimos 20 años.

El Cid ha querido estar a la altura de este día y por momentos nos recordó al muletero excepcional de las grandes tardes. Sobre el espléndido pitón izquierdo de Hotelero se creció en naturales de trazo y remate indiscutibles. Por supuesto que en sus mejores tiempos El Cid forma la mundial con este toro, pero en su despedida de Bilbao ha alumbrado momentos de su mejor versión. Y esa oreja que cortó con fuerza es más que un símbolo para este torero. En el quinto, en tono menor pero siempre sobre la mano izquierda, se esforzó para cerrar con inmensa dignidad la despedida de Bilbao.

Y en la tarde del adiós de El Cid Bilbao ha encontrado un torero hecho y derecho, Emilio de Justo que dio una lección de firmeza con un victorino de los de antes, pidiendo los papeles. No se puede estar mejor de sitio, de disposición para ir venciendo la fiereza de Bocacho. Por el pitón izquierdo fue todo un recital del toreo de poder y de colocación, templando la violencia del toro. En un alarde de frente fue cogido y tuvo arrestos para terminar de pinchazo y una gran estocada. Una oreja de ley. No pudo salir de la enfermería para lidiar al sexto toro

Por lo tanto Curro Díaz mató tres toros y estuvo por encima de su lote, el más deslucido de la corrida y nunca perdió la cara con el que sustituyó a De Justo.

Publicado en Marca

Anuncios

1 comentario »

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s