🎙Ocho con Ocho: ¡Hondo y profundo! Por Luis Ramón Carazo.

Paco Malgesto.

Hace unos días, el 22 de junio reciente recordé que en esa misma fecha-en 1978- se nos adelantó en el paseíllo de la vida Francisco Rubiales Calvo, quién en su exitosa carrera en los medios de comunicación fue muy famoso por el nombre de Paco Malgesto, marca con la que ejerció en diarios, cine, radio, televisión y teatro.

El apellido algunos comentan que lo tomó de un español muy aficionado a los toros y en los cuarenta del siglo pasado, inició sus transmisiones taurinas desde el callejón de la plaza de toros de El Toreo de la Condesa-hoy El Palacio de Hierro de la calle de Durango en nuestra capital- y que cerró sus puertas en 1946, el mismo año cuando se inauguró La México- a punto el próximo año de cumplir ambos sucesos los 75 años-ya veremos cómo será posible recordarlos.

Antes de la radio, Paco publicó sus comentarios en la revista Multitudes que como El Redondel reflejaban la gran afición al toreo que prevalecía por aquellos años bohemios y ahora nostálgicos de nuestro país, cuando el espectáculo preferido en todos los estratos sociales era lo que hoy algunos juzgan y enjuician tan a la ligera y como prueba fehaciente, así lo refleja gran parte del cine de antaño.

De niño tuve la oportunidad de conocerlo y disfrutar de su bonhomía porqué mi papá José Luis Carazo Vega, Arenero compartió en el burladero en La México durante muchos festejos, el burladero de la crónica con Paco y Carlos Albert otro titán de la locución de México, con la función de asesorar -principalmente al segundo- en detalles de la lidia y sus protagonistas.

Desde niño iba a los toros y mi padre se trasladaba a su sitio y me dejaba sólo o con alguno de mis hermanos en los tendidos de sombra y desde ahí veíamos las corridas y novilladas, ocho con ocho.

Al finalizar el festejo Don Carlos trasladaba al exterior de la plaza a Paco, a mi papá y nosotros más Pepe Alameda, y Rubén Zepeda Novelo o Jorge Zúñiga en un recorrido corto, pero lento pues al salir eran rodeados del cariño popular que les obligaba detenerse, bajar la ventanilla y a saludar a personas de todas las condiciones sociales y edades.

Hace poco los alcanzó en La Gloria, Zúñiga gran voz que hacia la publicidad para Moctezuma en la televisión como Rubén y en la radio era Corona la patrocinadora y Albert -quién cuando cronista- la voz comercial de la transmisión era la de Nacho Hernández Lumbrera. Nacho cerraba el anuncio con el cliché: “Nada con exceso, todo con medida”

Ahora que lo visualizó, imagínese la riqueza de ir como sardina en aquel carro después de un festejo casi siempre en las piernas de Arenero, escuchando algunos comentarios de Paco o Pepe por ejemplo sobre una corrida o novillada de la época inicial de Manolo Martínez -entonces en plena competencia con Joselito Huerta, Manuel Capetillo o El Ranchero por nombrar algunos- en los sesenta.

Muchas veces Don Carlos nos invitaba a su nevería que tenía en Polanco y eran domingos muy especiales al lado de mi papá y de mis hermanos cuando disfrutábamos, después de los toros, de helados deliciosos.

Pepe académico, Paco popular sabían hacer de la crónica taurina hablada, un género único.

En la televisión Paco fue un as en los programas de variedades musicales de la época y es considerado el precursor en la televisión de las entrevistas a figuras de la farándula, mediante su programa llamado Visitando a las estrellas, en donde acudía al hogar de estos artistas, con cámara y equipo técnico de apoyo, entrevistas que muchas de ellas son recordadas.

Fue autor de una biografía de Armillita y se recuerda que antes del debut de Manolete en México el 9 de diciembre de 1945 tomó un vuelo que lo depositó en Cuba, y de ahí otro a la capital mexicana. En breve también será el aniversario 75 de aquellos hechos.

En La Habana los esperaban a Paco Malgesto y José Octavio Cano; el primero realizó un control remoto durante el vuelo del diestro a México para la estación Radio Mil. Minutos antes de despegar, el crítico de ESTO, José Octavio Cano, realizó una entrevista a la principal figura de la torería española que apareció en primera plana.

Es necesario un libro para realzar la trayectoria de Paco que abarcó entre otros el teatro dónde actuaba en el Tenorio Cómico en el Teatro Insurgentes y en el cine en diferentes películas. Su recuerdo imborrable es importante, preservarlo.

Cierro usando su expresión inmortal- además de la que recurrí para titular está colaboración -de ¡Oiga usted! Recordando con afecto y admiración a quién nació en el barrio de La Merced, capitalino en 1914 y entiendo que tuvo 4 hijos, los abrazo con afecto, recordando a quién supo brillar por su carisma y profesionalismo en los medios de comunicación hablados y escritos de los que fue en su estilo, un maestro inolvidable.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s