Protocolo sanitario para celebrar festejos taurinos con seguridad.

La Sociedad Española de Cirugía Taurina, dirigida por el doctor albaceteño, Pascual González Masegosa, ha desarrollado un Protocolo Sanitario para celebrar Festejos Taurinos en 2021. De hecho, de no producirse ningún contratiempo de índole sanitario, la Plaza de Toros de Albacete podría celebrar el próximo mes de junio la tradicional corrida de Asprona.

Este organismo sanitario es la única asociación médica especializada para avalar científica y técnicamente los servicios médico-quirúrgicos de las plazas de toros en España. Así, emitían este informe, ente el riesgo comunitario forzado por la pandemia provocada por el coronavirus, “ofreciendo a las empresas que lo han solicitado unas pautas higiénico-sanitarias lo más juiciosas posibles, instrucciones y recomendaciones de salud pública para las plazas de toros permanentes”, especificaban desde la Juntas Directiva de la Sociedad Española de Cirugía Taurina.

Exponían que en el Proyecto de Reglamentación Sanitaria Única para los festejos taurinos presentado al Ministerio de Cultura, la Sociedad Española de Cirugía Taurina “se considera capacitada para tutelar y asesorar técnicamente a los organismos oficiales y a las entidades privadas en todo aquello referido a los aspectos sanitarios de los festejos taurinos”. De este modo apuntaban que “la Tauromaquia, en sus diferentes formas de expresión, genera una notable fuente de ingresos económicos para las administraciones públicas en forma de recaudación impositiva a través del IVA, de cánones por explotación de las plazas de toros o de múltiples cotizaciones sociales de los intervinieres en los festejos taurinos”.

Asimismo manifestaban su “compromiso con la Tauromaquia y para ello es necesario que las plazas de toros cuentan a reanudar la actividad para que fueron proyectadas”. Con la elaboración de este informe el objetivo de la Sociedad Española de Cirugía Taurina es “participar en la protección sanitaria y en la satisfacción personal de los implicados en el desarrollo del festejo, pero también colaborar con los intereses de los diferentes colectivos que conforman el sector taurino, de gran relevancia en la economía y en el desarrollo ecológico de nuestra nación”.

Para la elaboración de este protocolo han solicitado asesoramiento “en función del estado pandémico disponible actualmente, a especialistas en autoprotección sanitaria, prevención epidemiológica y riesgos laborales de diferentes comunidades autónomas” para establecer “unos requisitos de prevención de contagio y detección de infectados en las plazas de toros que permita la celebración de los espectáculos taurinos con la garantía de conservar la seguridad del público, personal laboral de la plaza y toreros.

Un protocolo desarrollado desde “la experiencia y el conocimiento”, exponían. Así, respecto a la experiencia manifestaban que “en la temporada taurina del pasado año, es decir durante la celebración de festejos taurinos con la mitad de aforo, no hay constancia objetiva de transmisión de la enfermedad, cuando además, la crisis del coronavirus estaba lejos de ser controlada”. 

En segundo lugar destacaban el conocimiento, ya que “las investigaciones científicas y el aprendizaje continuado sobre la pandemia, en cuanto a prevención y tratamiento, están muy avanzadas tanto en ensayo empíricos como en prevalencia de resultados clínicos”.

Los espectadores

El informe elaborado por la Sociedad Española de Cirugía Taurina recogía que “el público asistente puede representar el principal núcleo de riesgo”. Por este motivo desarrollaban que “las empresas deben asumirlo y emprender un plan de contingencia sanitario”.

Así, concretaban que “las empresas taurinas deben adaptar sus procedimientos corporativos a fin de colaborar con los funcionamientos sanitarios en la prevención y contagio del COVID-19”. Por ello, exponían que desde un punto de vista estrictamente sanitario es necesario implementar una serie de medidas previas:

-Evitar la distribución de propaganda y desarrollar la distribución promocional de forma electrónica.

-Facilitar la compra on-line de localidades o el pago con tarjeta de crédito.

-Adjuntar con la venta de entradas información sobre las medidas preventivas generales.

-Sectorizar al público señalando su lugar en la plaza para sentarse respetando la distancia acordada y establecer en las zonas sociales pasillos de circulación interna para facilitar y reducir el número de personas en contacto.

De este modo desarrollaban que “la problemática no estaría en el público establecido dentro del recinto, sino en la aglomeración que puede producirse en la vía pública antes y después del festejo taurino”. 

Por ello proponían “agilizar” la entrada y salida a la plaza de toros con la colaboración de las fuerzas del orden público o disponer de personal de seguridad privada.

Además, en relación a este aspecto proponían “modificar la apertura de la plaza al público de tal manera que los accesos y salidas sean escalonados”. Un hecho que debe ser comunicado de forma previa para que los asistentes tengan conocimiento del protocolo.

En cuanto a métodos preventivos para los espectadores y de acuerdo con las normativas vigentes deben extremarse aspectos como:

-Aumentar previamente las labores de limpieza en las instalaciones y en las zonas expuestas de la plaza de toros intensificando la higiene.

-Limitar los servicios higiénicos y las instalaciones no esenciales.

-Asegurar la ventilación adecuada en el interior de la plaza manteniendo las puertas accesorias abiertas.

-En los servicios y baños proveer de jabón en cantidad suficiente, utilizar papel desechable para el secado y papeleras recubiertas con bolsa para una correcta eliminación de residuos.

-Impedir la introducción de comida y bebida al recinto.

-Evitar tirar al suelo cualquier material susceptible de contaminar.

Además, exponían que la protección individual del público asistente a los festejos taurinos “incluye diversas cuestiones que deben recordarse tanto previamente como por megafonía en la plaza. Entre estas medidas subrayan la información necesaria de los protocolos en lugares estratégicamente dispuestos en la por la plaza, en sus fachadas y en el interior; la toma de temperatura en la entrada; protección con mascarillas quirúrgicas o FFP2; distribución en el recinto de dispensadores de gel hidroalcohólico; medidas físicas de separación para mantener la distancia de seguridad interpesonal; y disponer de un espacio en el interior para hacer test rápidos de antígenos.

Personal laboral de la plaza

Del mismo modo, este Protocolo Sanitario para la celebración de festejos taurinos también contempla medidas de seguridad que deben ser implementadas en relación al personal laboral de la plaza de toros. Así, especificaban desde la Sociedad Española de Cirugía Taurina que “son obligadas unas medidas especificas individuales e inmediatas para establecer unos mecanismos que aseguren la actualización permanente del riesgo en el personal de la plaza”.

Con el objetivo de garantizar a los empleados de la plaza un entorno laboral saludable proponen “registrar los datos personales de los trabajadores”, logrando de este modo “tener controlado su número y, si procede, su seguimiento”. Además, la empresa debe asegurar que el personal no presente síntomas o haya estado en contacto con el COVID-19, por lo que aconsejan “realizarles a lo largo del día del espectáculo, test rápidos de antígenos en las dependencias de la plaza”.

Del mismo modo consideren de gran relevancia “minimizar el contacto entre el personal de la plaza” gracias a una distribución espacial para asegurar la distancia de protección”. Además, añadían la necesidad de disponer de gel de manos para uso propio y entregar rociadores de limpieza y toallas desechables para la higiene de las superficies usadas.

Toreros y auxiliares

En relación a los toreros y sus cuadrillas deberán registrarse los datos personales que participarán en el festejo mediante una plantilla específica. Además, el protocolo recoge la necesidad de comunicar los protocolos sanitarios establecidos haciendo especial hincapié en la “importancia de minimizar el contacto en las dependencias de interiores y en el callejón de la plaza”, subrayaban desde la Sociedad Española de Cirugía Taurina.

Del mismo modo, puntualizaban que “durante la mañana del festejo, cuando no acrediten haberse realizado análisis específicos con un margen de dos días serán sometidos a un test de antígenos en las dependencias de la plaza”. Igualmente puntualizaban que los toreros también deben mantener la distancia interpersonal “con el resto de profesionales intervinieres, con el personal laboral de la plaza y con los espectadores”.

Enfermería y personal médico-sanitario
Exponían en el informe que es de vital importancia “la limpieza y desinfección exhaustiva de las instalaciones de la Enfermería horas antes de la celebración del festejo”. 

En relación a este punto indicaban desde la Sociedad Española de Cirugía Taurina que “las enfermerías contarán con dos equipos de protección individual (EPI) en caso de que alguna persona, durante el desarrollo del festejo presente sintomatología”. Además, los componentes del Servicio Médico-Quirúrgico “deben acreditar estar vacunados o aportar un análisis demostrativo de protección inmunológica ante la pandemia de COVID-19”.

Del mismo modo proponían “dividir los componentes de equipo médico adecuando el espacio suficiente en el callejón o en los tendidos adyacentes a la Enfermería para garantizar la distancia de seguridad”. Otro de los puntos subrayados para la puesta en marcha de este protocolo es que “en caso de recibir a un torero lesionado o herido el acompañamiento será mínimo hasta ser recogido por el personal auxiliar de la Enfermería y en su interior será acompañado exclusivamente por el ‘mozo de espadas’”.

Estrictas medidas de higiene y prevención, así como material necesario como mascarillas, guantes y batas estériles deberán ser puestas a disposición del personal sanitario. Además, las empresas de ambulancias tendrán que extremar las medidas de limpieza y asepsia en los vehículos y seguir las normas de protección y prevención en sus trabajadores.

Aconsejaban desde la Sociedad Española de Cirugía Taurina “la disponibilidad de un vehículo sanitario de transporte complementario al obligado de Soporte Vital Avanzado, para ser utilizado en la atención y traslado de un paciente con síntomas susceptibles de infección por COVID-19”.

Así, en el documento firmado por los doctores Pascual González Masegosa, Enrique Crespo Rubio y Antonio M. Mateo Gutiérrez, se mostraban “convencido que, junto a los datos favorables de la evolución de la pandemia, la aplicación de estas normas en todas las plazas de toros permitirá la celebración de espectáculos valorando un porcentaje de aforo superior, incluso al 50% de su total”.

Del mismo modo consideraban que el protocolo sanitario desarrollado por la Sociedad Española de Cirugía Taurina “debe complementar al obligatorio Plan de Contingencia general que empresas taurinas e instituciones públicas deben adaptar para permitir la ineludible celebración de festejos taurinos en el presente año”.

Publicado en eldigitaldealbacete.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s