Ocho con Ocho: César Rincón siempre vigente Por Luis Ramón Carazo.

Recientemente los novilleros que integran al Centro Taurino de Alto Rendimiento, tuvieron -vía la modernidad de video conferencia- la oportunidad de escuchar al colombiano, figura mundial del toreo y relatan que su plática sirvió para conmover a quienes, en algún momento, quisieran llegar a ser un sitio importante en la carrera que empiezan.

Sus avatares, sus vivencias desde muy pequeño, fueron articuladas por quién ahora cuando charla posee un lenguaje claro, enhebrando muy bien lo que quiere expresar y así lo hemos escuchado en los medios, en donde su voz es muy apreciada por mesurada, conocedora y congruente con su manera de entender lo que acontece en el mundo del toreo.

Alguna vez en una transmisión desde Cali, en Colombia, lo escuché de comentarista de una corrida que lidió de su propiedad y cuando así lo consideró necesario, criticó aquello que no le parecía adecuado en el comportamiento de sus reses y lo hizo sin rubor y con un sentido de la ética que lo distingue en su comportamiento dentro y fuera de los ruedos.

Sus vivencias desde muy pequeño son conmovedoras, con su padre que le dio las primeras lecciones del arte de Cuchares y su familia que siempre lo apoyo en su peregrinar, de Sudamérica a Europa, cuando desde muy niño decidió que su vocación era ser torero.

Y recordando fechas, en éste 2021, vamos a celebrar los treinta años que se cumplirán de haber establecido un récord en Las Ventas de Madrid, con cuatro salidas en hombros, en una misma temporada, que antes o después de hacerlo, César es el único matador en la historia en lograrlo.

Y es que implica, el obtener un par de trofeos después de una faena, que por lo complejo que es el público de esa plaza, será muy difícil que alguien en el futuro lo iguale o rebase.

César, el 21 de mayo de 1991, toreó en la feria de San Isidro, al lado de Curro Vázquez y Miguel Espinosa Armillita, con la ganadería de Baltasar Ibán y en el segundo de su lote se empezó a forjar, lo que vendría a ser el año de Rincón en el futuro.

Con tesón, claridad de conocimiento en la lidia y emotividad, fue labrando al toro Santanerito, gran faena que se recuerda extensa y que fue creciendo en intensidad. Así conquistó el arrebato de los severos tendidos de Madrid, quienes pidieron al unísono el premio de dos trofeos, con pañuelos que semejaban nieve cuando salieron de los bolsillos de los aficionados.

Al llegar al burladero de matadores, se fundió en gran abrazo con su hermano y mozo de espadas Luis Carlos y luego con su apoderado Luis Álvarez. Sus declaraciones a la televisión española con palabras entrecortadas, reflejaron la emotividad de quién, supo que llevaba años en la brega y que por fin iba a cosechar lo sembrado.

El festejo -de ahí la importancia de la televisión abierta- se transmitió en directo, en varias partes del mundo, incluyendo a México y la repercusión fue grande. Se lo merecía.

Y luego la apuesta a cara o cruz o águila o sol al día siguiente, cuando aceptó la sustitución de Fernando Lozano, imposibilitado para actuar el 22 de mayo y que recién había sido herido, habiendo sido triunfador el año anterior. Curiosamente y hasta su despedida la Casa Lozano y directamente Luis Manuel, hermano de Fernando, fueron muchos años sus apoderados.

Esa actuación también fue de dos trofeos, luego, el 5 de junio tres y el 1 de octubre dos, sumando así las cuatro salidas a hombros en 1991, en la capital de España, posteriormente en 1995 y 2005, logró otras más para sumar seis, en el transcurrir de su gloriosa carrera.

En La México, se presentó el 31 de julio de 1983, ocho años antes de lo que relaté en Madrid; su padrino de confirmación fue Ricardo Sánchez y el testigo César Pastor, con toros de Mariano Ramírez. Aquí en nuestro país muchas veces disfrutamos de su gran concepto de tauromaquia, después de su unción como figura en España, pero esa es una historia aparte que el espacio no permite extenderme.

Por ahora, los recuerdos sean de Madrid, en el próximo aniversario treinta en que irrumpió con gran fuerza, el maestro bogotano.

Sirvan, a quienes lo escucharon en el Centro de Alto Rendimiento Taurino, como muestra de lo que se puede alcanzar, en una carrera tan compleja y de la que muy pocos se pueden ufanar, esto es, alcanzar el sitio de privilegio que arduamente logró Rincón en su tiempo.

Sea también, recuerdo de un pasado ido, glorioso y brillante, en la época tan espinosa en la que nos encontramos inmersos y de la cual, no sabemos cuánto tiempo más, nos tendrá en zozobra.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s