馃嚚馃嚨 Mont de Marsan: El deslumbrante reinado del toro

Foto Torista de Francia Twitter.

L贸pez Chaves, Lamelas -dos orejas- y G贸mez del Pilar destacan ante una muy brava y dura corrida de Pedraza de Yeltes.

Por Antonio Lorca.

Cuando al toro se le reconoce su bien ganado t铆tulo de rey con todos los honores, el espect谩culo es un hervidero de expectaci贸n, de vibraci贸n, de entusiasmo, de conmoci贸n鈥

Cuando el ganadero, los toreros y el p煤blico veneran al toro como un dios, la corrida alcanza una notoriedad desconocida.

As铆, en la feria de Mont de Marsan se ha producido este 25 de julio el milagro: el hierro salmantino de Pedraza de Yeltes ha presentado un corrid贸n por hechuras y comportamiento; los toreros, modestos en la moderna consideraci贸n, se vistieron de h茅roes y como tales salieron de la plaza despu茅s de una actuaci贸n digna de todo m茅rito; y los aficionados franceses, militantes taurinos en la mayor铆a, ofrecieron una lecci贸n de conocimiento, generosidad y exigencia.

Una gran tarde de toros, en pocas palabras; un espect谩culo digno de la mejor tauromaquia de todos los tiempos.

Impresionante el trap铆o de los toros, de enorme volumen, con cuajo, hondos, de mirada altiva y orgullosa. Emocionant铆simo el juego que algunos de ellos dieron en el tercio de varas. Hasta quince puyazos recibieron, con la cara humillada y empujando con los ri帽ones unos, y otros de costado, pero sin rehuir la pelea con el picador. Todos acudieron de lejos a la llamada, y el segundo y el quinto lo hicieron al galope desde el centro del anillo. A estos dos se les recompens贸 con la vuelta al ruedo por la emoci贸n despertada. Honor y gloria tambi茅n para los se帽ores del castore帽o, que brillaron con luz propia: Jos茅 Mar铆a D铆az, Tito Sandoval, Antonio Prieto, David Prados, Juan Manuel Sang眉esa y Pepe Aguado.

No fueron toros f谩ciles, como suele ocurrir con los que son bravos de verdad. Ni se dejaron en el capote ni brillaron en la muleta por su largo recorrido y buena condici贸n; se defendieron en el primer tercio, y fueron duros en el 煤ltimo. Toros muy exigentes, que no permit铆an confianza alguna, nobles y encastados, obedientes y correosos.

Nada de toros de carril, nada de colaborar con los toreros, nada de toros tontos鈥 Por el contrario, animales con toda la barba.

Y all铆 estaban tres toreros que sue帽an cada d铆a con un triunfo que los catapulte a la consideraci贸n de figura, rebosantes de verg眉enza, dignidad, decisi贸n y valor para salir airosos de un compromiso tan complicado.

L贸pez Chaves ya no es un chaval, pero s铆 un pedazo de torero, que tiene aprendida toda la t茅cnica taurina y una excelsa categor铆a como ser humano. Solo un hombre as铆 se acerca al ganadero para pedirle disculpas por no haber matado correctamente al cuarto de la tarde.

Chaves se las vio en primer lugar con el garbanzo negro de la tarde, un buey, un tren de carne rebosante de soser铆a; y se jug贸 el tipo ante el otro, que lo volte贸 sin consecuencias, y ante el que perdi贸 los trofeos por sus fallos en la suerte suprema.

Dos orejas pase贸 Lamelas, que recibi贸 a su lote de rodillas frente a la puerta de chiqueros, y pas贸 dos ratos que para 茅l se quedan. Es todo coraz贸n, y si bien no brilla por sus cualidades art铆sticas, sobresale por su compromiso.

Y G贸mez de Pilar es otro jabato que se luci贸 por naturales ante su primero, y rob贸 derechazos estimables al sexto, pero no acert贸 con la espada.

Al final, salieron a hombros Lamelas y el mayoral de la ganader铆a; ambos simbolizaban a la verdadera tauromaquia, cimentada en el toro y en la heroicidad de los toreros.

P. DE YELTES/L. CHAVES, LAMELAS, DEL PILAR


Toros de Pedraza de Yeltes, muy bien presentados, serios y con cuajo, poderosos y bravos en los caballos, -al segundo y al quinto se les dio la vuelta al ruedo-, y dificultosos en el tercio final.

L贸pez Chaves: estocada desprendida (silencio); pinchazo _aviso_ pinchazo y bajonazo (vuelta).


Alberto Lamelas: estocada _aviso_ (oreja); metisaca, estocada baja _aviso_ (oreja). Sali贸 a hombros en compa帽铆a del mayoral.


G贸mez del Pilar: bajonazo y tres descabellos (silencio); casi entera atravesada _aviso_ segundo aviso_ y un descabello (palmas de despedida).


Plaza de Mont de Marsan. Feria de la Madeleine. 25 de julio. Lleno (3.200 espectadores).

Publicado en El Pa铆s

Una respuesta a “馃嚚馃嚨 Mont de Marsan: El deslumbrante reinado del toro”

Deja un comentario