Todas las entradas por De Sol y Sombra

De Sol y Sombra - Opinón Taurina Independiente.

La sombra de Paz y Vargas Llosa

Roca Rey. Foto Plaza México.

Por José Cueli.

La noche al caer sobre la Plaza México tenía solemne floración de púrpura limeña cuando Andrés Roca Rey, el Niño Peruano, la cruzó al terminar la corrida después de jugarse el pellejo con un torito brocho, cegatón, que le dio una voltereta de pronóstico reservado.

Después de tintar la plaza de colores en un canto de vida que llevaba escondido en su toreo encimista, juego de manos y cintura con los pitones de los toros, mientras los pies quedaban clavados como cruz en el redondel y los toros de La Joya iban imantados a su muleta.

La Plaza México se hundió y yacía perdida en la onda de Mixcoac, en la que escribiera sus primeros versos nuestro Nobel Octavio Paz, entre el chasquido de las frondas y el sollozo de los troncos de los árboles que alumbran el barro cocido que templó su ruedo.

Ruedo en el que el Niño Peruano se enfrenta al niño mexicano Luis David Adame, que sufrió otro revolcón de órdago en el ansia por figurar .

De la misma forma, Mario Vargas Llosa discutió y polemizó con nuestro Octavio Paz al que leía esta mañana criticando al presidente de pelo naranja.

El toreo de Roca Rey fue fuego deslumbrante, arco voltáico, brilló arrastrando la muleta por el ruedo al gusto de la afición mexicana y lució su planta cargada de hondura.

Publicado en La Jornada

Anuncios

Plaza México: Encierro con trapío de La Joya; dos faenas malogradas con la espada y 2 toros de regalo

Andrés Roca Rey sufrió una fea voltereta con el octavo de la tarde – Efe.

Por Leonardo Páez.

La nueva empresa de la Plaza México, al igual que su predecesora, no logra equilibrar carteles, de manera que sólo ofrece redondos –tres que figuran– y cuadrados –tres modestos–, pero lo que se llama combinaciones rematadas –uno que figura, uno en vías de serlo y un novel que les apriete ante un encierro exigente– no se le dan. Por ello hubo menos de un cuarto de entrada.

En la undécima corrida hicieron el paseíllo Diego Silveti (32 años, 11 de alternativa y 26 corridas en los últimos 12 meses), el peruano Andrés Roca Rey –mejor manos a mano chocarreros que alternar con este león de los ruedos– (21 años, dos de matador y 67 corridas toreadas en diversos países) y Luis David Adame, otro consentido de la empresa, que compareció por tercera ocasión en el serial (19 años, un año cuatro meses de doctorado y 39 festejos en 12 meses) para lidiar un encierro muy bien presentado de la ganadería de La Joya, del que destacaron tres ejemplares, primero, segundo y sexto, si bien los dos primeros recibieron un pujal o puyazo fugaz en forma de ojal, y sólo último recargó en el peto.

Diego Silveti tiene dos serios problemas: el primero, su buena suerte en los sorteos, que no se traduce en triunfos, y el segundo, su añeja inexpresividad con la muleta, que no conecta al tendido, por lo menos de la Plaza México.

Al abreplaza, claro, suave y repetidor, le hizo un quite por gaoneras en los medios, le dio varias minitandas –tres muletazos y el remate– por el derecho, un solo natural, bernadinas y una entera defectuosa.

Con su segundo, claro, soso y débil, ejecutó saltilleras sobre pies, más derechazos despersonalizados sin lograr decir, naturales anodinos, manoletinas y una entera desprendida. Y con el de regalo de Xajay, tardo y deslucido, siguió por el mismo tenor.

Hemos insistido en que a Andrés Roca Rey le falta callejón y administración. Ayer no debió venir en este cartel y, ya que lo hizo, debió haber salido en hombros, pero su inexcusable deficiencia con la espada se lo impidió. A diferencia de Silveti, el peruano pone la emotividad que le falta al toro; sin embargo, tras una faena de muletazos largos, aguantando y mandando, dejó media caída y varios descabellos hasta escuchar un aviso.

Su segundo, que recargó en un puyazo en todo lo alto de David Vázquez, recuperando por fin el sentido de tan gallarda suerte, llegó a la muleta defendiéndose. Dejó dos medias estocadas defectuosas.

Y con el de regalo, claro pero tardo, también de La Joya, lució en un quite por gaoneras, caleserina y revolera, se echó al toro encima en un cambiado por la espalda y consiguió, siempre quieto y ajustado, emocionantes muletazos pero volvió a fallar con la espada.

Luis David Adame tomó en cuenta que venir por tercera vez en la temporada lo obligaba a triunfar a toda costa. Luego de un trasteo aseado a su primero, más en maestrito que arrebatado, con su segundo, que empujó en una vara, consiguió el anhelado triunfo, no sin antes ser fuertemente trompicado al intentar la efectista suerte del pase cambiado por la espalda.

Repuesto del porrazo, logró tandas de derechazos con sentimiento y tras ajustadas bernadinas dejó una entera a toro parado y un certero descabello, lo que le valió una oreja. Lo dicho, armar carteles también se volvió ciencia.

Publicado en La Jornada

Ocho con Ocho: ¡Presentes! Por Luis Ramón Carazo

Luis David Adame. Foto Plaza México.

La corrida de La México del 22 de enero de 2018 presentó en el renglón ganadero siete astados de la ganadería de La Joya y uno de Xajay, ocho toros en un cartel de tres toreros, porque hubo uno para cada uno de regalo de Diego Silveti y Roca Rey.

El que tuvo la capacidad con la espada de llevarse el triunfo de una oreja, lo fue Luis David Adame, joven espada quién en su segundo astado después de un fuerte batacazo, se repuso con gallardía, para engarzar una faena en la que destacó el temple en la ejecución y en su actitud la férrea determinación de imponerse al público que en el primero lo había tratado con frialdad, para irse tras la espada con valor y conseguir un justo trofeo por lo realizado en el ruedo.

Y quién por no rematar con la suerte suprema se privó de salir en hombros, fue el peruano Roca Rey, al realizar con el primer toro de su lote de nombre Cazador una faena emotiva, templada, como decían los antiguos de bragueta por lo cerca que se pasa las embestidas de los toros el limeño, figura con apenas 21 años, gracias a su capacidad lidiadora y a su valor indómito.

En su segundo, un astado de embestidas descompuestas de La Joya, le hizo pasar como decimos coloquialmente aceite, y recurrió al toro de regalo, un capacho castaño, chorreado es decir con francas oscuras en el pelaje base que fue una característica predominante en ese renglón de pelaje, de un encierro muy bien presentado de La Joya, de nombre Alquimista en el que deslumbró en un quite en el que fue de la Gaonera a la Caleserina, estrujando al público con la muleta que por fin ya vio un gran atisbo del porque en Europa, hoy por hoy, es el torero más taquillero.

Diego en su primero tuvo una actuación sobria con un astado que fue a menos y luego el segundo de su lote y el de regalo de Xajay, aunque pretendió, no le dieron oportunidad de triunfar en una tarde de cartel juvenil en la que tuvo la responsabilidad de ser el primer espada.

Destacar el trapío en el encierro de origen Parladé por vía de diferentes ganaderías españolas que llegó a México en 1998 y con el que Don José Antonio González Dorantes en gloria de Dios y ahora su hijo de apellido materno Esnaurrizar, han trabajado para presentar una variedad a lo que predomina en el campo bravo mexicano, de San Mateo y del Saltillo, ahora muchas con el agregado de Santa Coloma, para resucitar lo que por muchos años fue el estandarte Parladé representado antaño en México, por la gloriosa ganadería de los Madrazo de la Punta, ahora sanmateína con los hermanos Vaca y varios socios entre ellos Pablo Carrillo y Carlos Allende, los propietarios del hierro.

Resaltar el gran puyazo del picador tapatío David Vázquez, quién en el quinto de la tarde Joyero, realizó como dictan los cánones su suerte, el toro al embestir recibió la vara que prendió en un gran lugar el morrillo del astado, al detener la briosa embestida del zaino con el brazo extendido, el público merecidamente lo despidió con aplausos de reconocimiento a su ejecutoria.

La tarde con base en la seriedad del ganado incluyendo al de Xajay, me parece no le dio oportunidad para el aburrimiento a los asistentes y a los televidentes, por el contrario, hubo momentos muy brillantes como los relatados y que me parece sirven de rumbo para Roca Rey y Luis David, que dieron una primera tarde de llamada de atención, para su aún joven historia.

Queda para el 5 de febrero otra actuación para Andrés Roca Rey, con los toros de Jaral de Peñas, al lado de Castella, Joselito y otro más, que bien pudiera surgir de los hasta ahora tres triunfadores en lo que va de la temporada desde finales de diciembre de 2017 y me refiero a Fabián Barba, Jerónimo y desde luego a Luis David Adame, a quienes seguro les vendría bien ser parte del cartel de aniversario de La México, pero falta lo que digan el 28 de enero, Arturo Saldívar, Juan Pablo Sánchez con Ginés Marín con los toros de Fernando de la Mora y luego Sergio Flores el 4 de febrero en el mano a mano, con El Juli.

Puros mexicanos pues el renglón de extranjeros ya está cubierto. Así las cosas ya veremos de cual cuero salen más correas, por lo pronto ya varios toreros alzan la mano como decimos en la escuela, al pasar lista.

Los de la Joya toros pa’ toreros que son una joya Por Bardo de la Taurina

Roca Rey. Foto Roca Rey Prensa.

Las columnas que usted lee, se preparan generalmente con días de antelación partiendo de un tema central o dos o tres alternos, desde luego el de esta semana obligatoriamente giraría sobre la presentación en la Plaza México de los toros de La Joya, la aparición del espectacular diestro peruano Andrés Roca Rey, el regreso al agujero de cemento de Diego Silveti quien no había estado en las primeras tardes a los que con calzador imperialista agregaron a uno de esos torerines que venía de sumar fracasos Luis David Adame.

Decir de los toros de La Joya, más allá de su origen Parlade, que entre otras cosas sirve pa’ decir que son toros con certificado de autenticidad española lo cual ya es mucho que decir y es que cuando el toro es toro, tiene trapío de toro y modales de toro, pues es un toro, ya como se comporten pues en mucho tiene que ver a quien tengan enfrente y sin más decir que quien salió con la frente en alto pues lógicamente fue Andrés Roca Rey, a cuyos detractores y despistados que creen que únicamente tiene valor, les metió por la retina dos faenas sólidas, completas y de valía, porque las realizó ante dos toros que le dieron a su criador el derecho de venir a la primera oportunidad que se presente, el problema va a ser, qué pa’ torear esos toros hay que ser muy torero.

De Diego Silveti decir que es como las telas sanforizadas no crece ni tampoco se achica, tan solo guarda la misma dimensión de siempre, lo que lo hace un torero regular en sus actuaciones, que siempre será mejor que los que andan dando tumbos.

Adame Jr. medio se envalentono con uno complicándole mucho la imposición a quienes ya lo hacían en el cartel del 5 de febrero.

En otro asunto durante la semana se anunció que en la plataforma de ‘Taurinísimo’ se escenificaría un mano a mano entre los connotados periodistas Rafael Loret de Mola y Leonardo Páez, desde luego el slogan publicitario sonaba atractivo aunque nunca se pensó que fuese haber una confrontación pues ambos periodistas enfocan sus baterías para el mismo sitio en formas muy similares y decentes, la emisión en realidad se dio en tercia enriquecida con Eduardo Maya Lora, se dijeron cosas interesantes dichas en forma tan bonita que no dieron cabida pa’ que la sangre aflorara, más si oportunas pa’ que la empresa, los ganaderos y los toreros sepan lo que los intelectuales piensan de ello, de sus manejos y su forma en que están descuartizando la fiesta, el programa puede ser escuchado aun en este momento por toda la familia en los medios computarizados con fecha 19 de enero.

Luego se le ocurrió palmarse a Alberto Regueiro, un señor de edad temprana descendiente en línea directa de esos cracks del balón pie que escribieron con talento, genialidad y garra sus nombres con letras áureas en la selección española, en el Real Madrid y algunas otras escuadras los Regueiro, el recién muertito era todo un caso, que se decía aprendiz frustrado de actor y no le quedo más que corretear chismes de farándula, dominó los entretelones del jai alai, era un experto en fútbol español y en bel cantó, el padre le inyectó el gusto por el mundo de la taurina y en base a todo eso fue co-fundador de una página interesante que maridaba la farándula, los deportes y los toros, bajo el enunciado de ‘Entretendido’, se asumía como creativo re-bautizando todas las columnas de ésta pluma en algo que el llamaba las marquesinas a cambio de ello pidió que cuando se palmara informáramos que ya no lo buscarán en la cantina Salón Niza y que estuviéramos pendientes de que si la Asociación Nacional de Matadores desplegaba una esquela en su honor, para darle las gracias lo cual dudo… Alberto Regueiro fue todo un caso de sobrevivencia en las arterias corredizas de la urbe algo pa’ el libro Guinness, sin duda se fue un hombre que no paso desapercibido hasta que la vida le paso la factura.

Y como esto del clima y de los temas está muy frío pues tomemos el camino del sur hasta llegar al Café Galeno, frente al INER en Tlalpan para reconfortarnos con una de las exquisitas infusiones que prepara el Barista Ricardo Otero y así agarrar fuerzas para llegar hasta el Instituto Nacional de Cardiología y visitar a ese taurino por antonomasia que lo es el Lic. Jorge González Ortega quien se disculpó por no ir a gozar a Roca Rey en virtud de estar infartado así que ya sabe llévele su cafecito del Galeno pa’ que los galenos lo levanten pronto al ‘Corazón Gitano’.

Cayetano: “Ni siquiera Curro Vázquez confiaba en mí”

De SOL y SOMBRA.

Lleno hasta la bandera, incluso gente esperando en las puertas de la sala donde se ha celebrado el encuentro organizado por la Unión de Abonados de Madrid. Además en la mesa estaban presentes el Gerente de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, Manuel Ángel Fernández, el Presidente de la Unión, Jesús Fernández y ha estado moderado por el periodista Chapu Apaolaza.

Curro Vázquez tomó pronto la palabra para hablar del lado más personal de Cayetano y humanizar su carrera. Explicó su etapa como torero, la relación que tuvo con los apoderados que llevaron su carrera y su visión y trabajo actual como apoderado.

Para Cayetano, “Curro es la figura más importante que he tenido como referencia de torero y creo que como apoderado, va a ser el único que voy a tener. Ni siquiera Curro confiaba en mí cuando dije que quería ser torero pero pronto me dio su confianza y su apoyo”.

Juntos, explicaron las líneas maestras de la temporada 2018 y su pretensión de estar en las principales ferias como Fallas, Sevilla, Madrid y Pamplona.

Un tema que quiso tocar Cayetano y del que habló largo y tendido fue sobre la figura del apoderado independiente. Les aconsejó a los alumnos de la Escuela de Tauromaquia de Madrid, José Cubero Yiyo, presentes en el acto, que “aunque sea mucho más duro la profesión al lado de una figura independiente, a la larga uno se da cuenta de que merece la pena por conseguir ser libre”.

Cayetano igualmente, se comprometió a llevar la Tauromaquia a todos los medios, no solamente a los taurinos.

Hubo una pregunta que provocó polémica y un silencio largo:

¿Qué haría si en su vástago habita la vocación?

“Voy a intentar hacer todo lo posible y lo imposible para que no llegue ese día. De verdad que espero y deseo que la dinastía acabe conmigo. Por mucho que sea una profesión que yo admire y respete, y que me haya dado a conocer unos valores y unos sentimientos únicos. Intentaré inculcárselo desde mi perspectiva pero no desde la suya. Es una profesión de alto riesgo y no la quiero para ningún ser querido. Si lo tengo que mandar a Australia, lo mandaré”. A la cuestión sagaz y rosa de una periodista sobre el nombre de la criatura, Cayetano apostó por el suyo y el de su bisabuelo (Es de Ronda y se llama Cayetano), aunque todavía las negociaciones permanecen abiertas con su mujer, Eva González.

Publicado en COPE

Presentan los carteles que inauguran la temporada 2018 en Las Ventas

De SOL y SOMBRA.

Plaza 1, la empresa que gestiona la plaza de toros de Las Ventas, ha presentado este sábado en Fitur los carteles que inauguran la temporada de toros en Madrid.

Además, han entregado los premios de la feria de San Isidro 2017, siendo Ginés Marín el máximo premiado, que recibió los galardones de mejor faena, torero revelación y triunfador.

El domingo de Ramos harán el paseíllo en Las Ventas El Cid, Pepe Moral y Fortes con toros de Victorino Martín.

“Siempre es un placer estar en Madrid”

El ganadero Victorino ha dicho que “siempre es un placer estar en Madrid y hablé con Simón Casas para estar en las fechas claves. La terna conoce la casa y esperamos disfrutar de un gran espectáculo”.

El apoderado de Fortes, Nacho de la Serna, ha señalado que el malagueño está en buen momento.

El domingo de Resurrección torearán David Mora, Daniel Luque y Álvaro Lorenzo con toros de El Torero. Lorenzo, que confirmó el 25 de mayo de 2016 en Madrid, ha afirmado estar “mentalizado y voy a luchar por entrar en las ferias importantes”.

Simón Casas ha aprovechado el acto para adelantar algunos detalles de la temporada. La primera novillada será de Fuente Ymbro. La presentación de San Isidro será el 7 de marzo y la feria más importante del mundo se celebrará del 9 de mayo al 10 de junio. En verano, las novilladas serán nocturnas y en septiembre volverán los Desafíos Ganaderos antes de la Feria de Otoño.

El resto de premiados fueron:

Triunfador de la feria: Ginés Marín

Mejor faena: Ginés Marín

Mejor novillero: Jesús Enrique Colombo

Mejor rejoneador: Diego Ventura

Torero revelación: Ginés Marín

Mejor estocada: Gonzalo Caballero

Mejor picador: Tito Sandoval

Mejor brega: Iván García

Mejor banderillero: Ángel Otero

Mejor ganadería: Domingo Hernández

Mejor toro: Hebreo, de Jandilla

Publicado en El Español

Regresa la torería y la ilusión desbordante de Roca Rey a la Plaza México

Roca Rey by Briones.

La ilusión desbordante, la quietud, la valentía, el mando, y la torería de Roca Rey regresa a la Plaza México con la esperanza de que despierten los tendidos de la Plaza México.

De SOL y SOMBRA.

El torero Andrés Roca Rey regresa esta tarde a a la Plaza México lo que ha creado una gran expectación entre el público, que seguramente hará una buena entrada en comparación con los últimos cuatro festejos de la presente temporada. Con toros de La Joya, de encaste Parladé, y acompañado en el cartel por Diego Silveti y Luis David Adame, Roca Rey la máxima figura de América vuelve a la Plaza México en busca de un de un triunfo que lo catapulte a las máximas glorias del toreo, ya que la Plaza México sigue siendo todavía una de sus asignaturas pendientes.

Como bien lo escribió Paco Mora en el semanario Aplausos “Si los toros le siguen respetando está llamado a ocupar el trono del toreo. Lleva quince minutos de matador de toros y sale a revolución por corrida. Conquistó Sevilla, conquistó Madrid con el bueno, con el malo y con el regular. Yo no había visto a nadie pasarse los toros más cerca y milimetrando el espacio entre su piel y los pitones. ¡Qué barbaridad! Y además, cuando un toro le mete la cara, torea con un temple y una suavidad de pura seda. Hay que rendirse a la evidencia: Andrés Roca Rey le ha dado, en cuanto a valor y sangre fría, un golpe de tuerca más a lo que hasta ahora conocíamos como valentía en un hombre vestido de luces.”

Hoy la Plaza México será una interesante prueba para medir el momento que vive el diestro peruano y también para observar si todavía queda en Diego Silveti alguna ilusión o esperanza en su toreo. Mientras que para Luis David Adame su actuación servirá para ver si consigue justificar su tercera tarde en esta temporada, después de que en las dos primeras únicamente pudo cumplir.

Hoy tenemos una excelente oportunidad para ver si Roca Rey es un verdadero revolucionario que viene para quedarse en los corazones de los aficionados y cambiar el rumbo del toreo en México

Tengamos Fe.

Twitter @Twittaurino

¿La Fiesta en Paz? Como a funcionarios y políticos, a los taurinos poderosos tampoco les luce su nivel de desempeño

La Afición antes protestaba en la plaza, hoy son protestas silenciodas, es decir el público deja de asistir a la plaza. De SOL y SOMBRA.

Por Leonardo Páez.

Cuando empezamos a jugar a la democracia, luego de que el tricolor perdiera piso, embelesado en sus complicidades y sin rectificar claudicaciones, el Estado mexicano –suma de sectores que constituyen el cuerpo social de un país, cuyo gobierno debería coordinar esfuerzos y alcanzar los fines del Estado, en vez de instalarse en antojadizo rey del paternalismo–, ciudadanos e instituciones no sólo ignoraron las responsabilidades democráticas sino que, con la proliferación de partidos políticos bien remunerados y mejor aleccionados, se volvieron más mentirosos, menos afectos a la verdad y más adictos a las simulaciones, al engaño y al autoengaño, sabedores de que si bien no íbamos por el mejor camino mejor jugábamos a la alternancia, no al ejercicio maduro de la democracia al concluir las elecciones. Siguiendo esa mentalidad, si sólo ensamblamos automóviles, tampoco debemos producir figuras del toreo sino importarlas.

Luis Cuesta, titular del portal taurino De SOL y SOMBRA, cuyo resumen de opiniones exhibe a los portales alineados, escribió el pasado 15 de enero: “Toda empresa es vulnerable, por grande que sea. No importa lo que ha logrado, ni tampoco importa lo lejos que ha llegado, ni cuánto poder se ha acumulado… es siempre vulnerable al declive. Prueba de ello es la actual gestión de la empresa Tauro Plaza que gestiona la plaza México, y que ha terminado prácticamente por echar al público de la plaza en las últimas dos temporadas.

“El declive de una empresa es como una enfermedad: difícil de detectar pero fácil de curar en las primeras fases y más fácil de detectar pero más difícil de curar en las posteriores fases. Tauro Plaza puede parecer fuerte por fuera con don Alberto Baillères y Javier Sordo como sus socios, pero la realidad es que está enferma por dentro, en peligro y a punto de caer por un precipicio, como hemos podido observar domingo a domingo en la presente temporada.

Don Alberto Baillères, uno de los empresarios más reconocidos y exitosos de nuestro país, conoce sin duda los factores que arrastran a las empresas a la ruina. Incluso hay académicos que afirman que la caída de una empresa se compone de cinco fases y si sus propietarios son capaces de predecirla y detectarla con tiempo estarán en condiciones de revertirla. Estas son las cinco fases de declive de una empresa: la arrogancia nacida del éxito. La persecución indisciplinada del crecimiento. La negación del riesgo y el peligro. La búsqueda desesperada de la salvación. Y la capitulación: ser insignificante o morir.

“Todas las empresas pueden tropezar y recuperarse. No es posible volver de la fase 5, sin embargo la fase 4 todavía tiene posibilidades. Muchas empresas taurinas y no taurinas terminan cayendo por estas fases, pero la investigación de prestigiados economistas indican que el declive empresarial es, en gran parte, autoinfligido y que la recuperación está en las manos de sus directores y propietarios.

¿Serán capaz don Alberto Baillères y sus socios de revertir la grave crisis que atraviesa Tauro Plaza, con unas cifras en claro derrumbe y una afición cada vez más desinteresada de lo que ocurre en la plaza? ¿Serán capaces dos de los empresarios más exitosos de México y Latinoamérica de revertir la crisis que vive su empresa y la fiesta en la capital mexicana? O se cumplirá aquella sentencia de Domingo Dominguín, personaje bohemio, empresario taurino y apoderado de toreros, que decía: Los toros son un espectáculo brillante en manos de mediocres.

Publicado en La Jornada