Archivo de la categoría: José Garrido

@Taurinisimos 119 – Cierre Pamplona, San Fermín 2017. Entrevista @LamaDeGongora. Recuerdo Joselito Huerta.

Miuras por Telefónica. Foto El Diario de Navarra.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 14 de Julio de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina. Cerrojazo, Encierros, San Fermín, Pamplona 2017.

Cierre de Feria, análisis semanal. Faenas de Sebastián Castella, López Simón, Roca Rey, Cayetano, Ginés Marín, Antonio Ferrera, Paco Ureña, Pepe Moral, Rafaelillo, entre otros.

Encierro Puerto de San Lorenzo, toro “Huracán” corrido el 9 de Julio.

Entrevista al Matador sevillano Francisco Lama de Góngora previo a su presentación en Jesús María, Aguascalientes. Faenas del torero en 2016 en Jesús María y San Juan Solís, Hidalgo.

Recuerdo de Joselito Huerta. Faena al toro “Soldado” de Valparaiso en el Toreo de Cuatro Caminos en 1960, orejas. y rabo.

Producción Miguel Ramos – Staff RadioTV.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 21 de Julio de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Anuncios

José Garrido: “Soy un torero independiente y eso puede suponer un coste”

Por Luis Nieto.

El matador de toros José Garrido acaba de regresar de América tras su éxito histórico del pasado domingo en la plaza de Bogotá, con indulto al toro Tocayito, de Mondoñedo. El diestro pacense, de 23 años, analiza esta actuación, su campaña 2016, en la que obtuvo un éxito contundente en Bilbao, abriendo la puerta grande de Vista Alegre, y otro aldabonazo por su entrega total ante mansos en Madrid. En apoderamiento, alejado de las grandes casas, comienza 2017 de la mano de los ganaderos hermanos Garzón -José María y Luis- tras romper con Raúl Gracia El Tato. 

-José, ¿cómo fue el toro y la faena del indulto?

-Fue un toro bravo, fiero, que acometió con el alma y se entregó de principio a fin y por eso se dio el indulto. La faena fue intensa y tuvo emoción. Hubo compenetración entre toro y torero y la gente salió toreando de la plaza.

-Hubo brindis al ganadero ¿Intuía ya el indulto antes de la faena?

-Fue por casualidad. Le brindé al ganadero Gonzalo Sáez de Santamaría porque, además de verle posibilidades al toro, quería agradecerle el buen trato que había tenido conmigo en su casa unos días antes, en los que estuve tentando en Mondoñedo.

-De su primer toro también consiguió un trofeo…

-Disfruté toreando casi más que con el del indulto en una faena rotunda. El toro tardó en echarse y el presidente no creyó oportuno conceder las dos que pedía el público.

-¿Su sensación en conjunto?

-Mucha felicidad. Ha sido otro toque de atención que me viene como anillo al dedo. Además, el indulto para los aficionados colombianos es un respiro ante las actitudes de los antitaurinos. Felipe Negret -el empresario- ha luchado con todo lo que tiene y más para hacer de la Feria de la libertad un icono mundial.

-Esta actuación, ¿ha supuesto un peldaño más en su carrera?

-Respecto a otros compañeros me está costando el doble. Estoy contento con lo conseguido y tengo un sitio en esto que quiero defender.

-¿Cómo ha sido su campaña en América y qué le resta?

-He toreado dos corridas en Colombia y tres en México. Además del de Bogotá, casi indulto otro toro en Manizales. Y tengo un gran recuerdo de mi confirmación en La México en una tarde bonita y otra en Aguascalientes, con el público entregado. El 26 de febrero voy a Autlán, en México, y el 27 a Ambato, Ecuador.

-¿Por qué el cambio de apoderamiento?

-Los hermanos Garzón son dos personas que me ilusionan por su capacidad de trabajo y sacrificio y me han despertado la motivación que me hace falta.

-¿Por qué la ruptura con El Tato?

-Eran cinco años y era el momento para el cambio.

-¿Ha sido contratado para Sevilla?

-Sé que se han reunido. La cosa está todavía por cerrar. Sevilla es de las plazas en las que más he disfrutado y de las que más me identifico. Creo que mi tauromaquia encaja en Sevilla y por supuesto me gustaría estar anunciado este año.

-¿Y para Madrid?… Las Ventas la dirige Casas, quien le ha dejado fuera de Valencia.

-La relación con Casas es buena y está por ponerme en Madrid.

-Analice su temporada anterior.

-Cada tarde fue un comienzo, un remontar día a día. Bilbao fue la feria del triunfo.

-En Las Ventas estuvo cumbre en la Feria de Otoño.

-Fue una tarde de sinceridad, pero lo más importante para mi sucedió en Bilbao.

-Acaban de salir los carteles de Fallas y le han dejado fuera, pese a sus triunfos en Valencia ¿Qué ha sucedido?

-El toreo es así. Lo obvio no es lo que pasa, pero esas cosas ocurren. Me da mucho coraje. Pienso que para mí es lo mejor. Creo que deberían haberme ofrecido un cartel que merecía.

-¿Le están poniendo cortapisas a la hora de contratarle?

-Soy un torero independiente y eso puede suponer un coste porque siempre he buscado el darme a respetar. Quiero llevar mi carrera al dedillo y eso lo complica un poco. Pero al final es la espada y la muleta la que pone a cada uno en su sitio y poquito a poco todo será más fácil.

-¿Se han abierto los carteles suficientemente en todas las ferias?

-No como todos pensábamos. En mi caso sí es cierto que me han puesto en muchas ferias, pero que ya había ganado de novillero y como matador de toros.

-¿Qué espera en la temporada española 2017?

-Comienzo en Olivenza y me gustaría terminarla en Zaragoza tras haber toreado en las grandes ferias y dejar la huella de que el aficionado tiene sus esperanzas puestas en mí.

Fuente: Diario de Sevilla 

La Cadencia del Paso – Creciente Confrontación entre Flores y Rivera.

fermin-en-el-derechazo
El derechazo a plena luz de temple de Fermín Rivera al cuarto toro de El Vergel. FOTO: Humbert.

La corrida de El Vergel subraya el extremo de la mansedumbre, la sosería. Sonado fracaso ganadero en presencia y juego rescatado por el pequeño pero apasionante mano a mano sostenido entre Fermín Rivera y Sergio Flores, quien sale a hombros tras desorejar al único chispazo de casta de la corrida con el que responde al magnífico y rotundo toreo de Rivera cuya desconcertante espada le cierra la Puerta del Encierro, ojalá repita lo antes posible. Mala tarde del confirmante Garrido, rápido en casi todo su proceder, reducido queda, en todo sentido, a telonero de la corrida.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México. FOTOS: Humbert García y Edmundo Toca Olguín.

Suma preocupación sufría el General Lucio Blanco, acuartelado en la capital mexicana, sobre el paso de sus soldados, allá en el lejano 1914.

Como Jefe Militar de la Ciudad de México, Blanco se acuartela en la fastuosa y abandonada mansión de Don Joaquín Casasús en la colonia Guerrero, calle de “Héroes”, donde miraba el paso perdido de su tropa al intentar marchar en redondo, situación que resolvió “fácilmente” el General. Blanco, cruzó la calle, se plantó en el predio de enfrente, cuyo patio vislumbra una ideal rotonda, y realizó una “petición” a su dueño.

Si la tropa no debe perder cadencia al marchar en redondo, ensayar en el predio de enfrente. Ayer en La México, cien años después, la Temporada pierde paso, sin patio donde ensayarlo o retomarlo.

Con el petardo de las cuadrillas y el de El Vergel, un encierro mitad impresentable, los tres primeros, y manso en lo general, dejan a la Monumental sin resolver su mayor problema: el toro. Las quejas contra los josé-julianes del sábado son ridículas contra de esto. A los tres primeros de El Vergel solo el mal juicio de Jesús Morales, otra vez, deja pasar.

Desastre total con el anovillado primero, chincolo y, además, espantosamente manso. Ni la voluntad de José Garrido puede ayudarle. El confirmante, sin la cabeza en sitio, sin ritmo, enganchado y matando mal, no destaca con esta birria ni por chicuelinas, peor está  con el muy violento y protestón sexto, diametralmente opuesto a la falta de seriedad del de su confirmación, le desarma y hace ver que ayer, José Garrido, no aparece.

Ejemplo de ello, la omisión de pedir permiso a Usía al devolver trastos.

Inaceptable.

En fin. Lo único que puede ocurrir, para no perder el paso entre unas cuadrillas en la peor tarde en años y un encierro en mínimos históricos de bravura y presencia, es que aparezca el milagro del buen toreo. Esto tiene nombre, dos apellidos más que ilustres y una realidad incontestable: Fermín Rivera Agüero. En nazareno y oro enfundado, con mucha más soltura, menos cercano a la solemnidad pero siempre respetuoso de las formas, se topa con dos mansos como para estrellar la ilusión.

No esta vez. Por el contrario.

Desde el capote el muy pobre segundo sale a protestar y tirar cabezazos. Fermín, sin mayor preocupación, le da por su lado manteniendo la compostura, lancea y el astado trata de quitarse el engaño, cierra con media y, tras el puyazo, prosigue una

Desahogo de la embestida, pase de pecho redondo de Rivera. FOTO: Humbert.
Desahogo de la embestida, pase de pecho redondo de Rivera. FOTO: Humbert.

característica que desde el turno anterior muestra el encierro: aquerenciarse cerca de donde son picados. Las banderillas ayudan al manso que trata de poner el freno de mano y no pasar en la muleta.

Rivera entonces procede como de él se espera.

Serenidad y temple, alterna lados y tira del manso por fuera de las rayas. La faena es pausada y reposada sin atosigar venciendo a un toro que no termina por tomar la muleta por bajo sin protestar, justo en el punto donde todo puede echarse a perder: el último tiempo de su suerte. Si en una tarde Fermín Rivera está rotundo y redondo en su toreo es en esta, su suavidad raya en la seda, la yema de sus dedos tiene su sutileza, en la media altura de su engaño y el canillazo final, el enfoque de su realidad taurina que replica el tendido estruendosamente.

Y a más. Incluso a pesar del desarme, uno en cada toro.

Fermín, poco a poco y muy medido, gana imperceptiblemente el paso a este su primero cuando se queda u obliga a quedarse cuando se raja, el burel cambia tras el embarque del primer muletazo y, principalmente, por el lado derecho  hasta se emplea, al natural vuelve el mando a devenir tras el temple ligando el toreo, los firmazos y pases de pecho son completos.

Un pinchazo y espadazo entero deja todo en saludos.

E inquietante espera.

Menos mal la corrida se convierte en el nuevo capítulo de la confrontación Fermín RiveraSergio Flores, de segundo a quinto. Y la brevedad, el buen oficio del tlaxcalteca, dan cuenta del alimañero tercero, una alhaja, chica y acobardada tras el puyazo, que desarma de salida al tercer espada y se aquerencia accidentalmente para mal fuera del burladero de matadores, quedándose con solo dos palos en un segundo tercio para el olvido donde  urgían las infanterías a tomar pues no pueden banderillear al burel que arrea.

Recuerdo el último caso de dos pares, un cárdeno claro, todo un toro Xajay que se estacionó en toriles, en 2005, César Rincón, de palo de rosa y oro, le cortaría una oreja.

De este lío del solo Rafael Romero, al hacer tremendo quite de riesgo, alcanza a librarse. Flores otorga todo el castigo posible de su muleta al manso que no tiene un pase. Así se procede y el tendido agradece los muletazos rematados a pitón contrario perfectamente empleados, justo cuando salta, ahora sí, un toro para el cuarto turno de la corrida.

Cárdeno claro y nevado, bien armado, serio, por delante.

Aquí, de nueva cuenta, el tranco y la bravura completamente rotos del toro afloran cuando el potosino lancea mostrando, de nueva cuenta, que el juego será deficiente por los cabezazos. De ahí que, tras breve puyazo, la reacción aquerenciada vuelva aparecer y Fermín le avive en la chicuelina que brinda aire y la larga, borbotón de torería. Alejandro Prado se esfuerza, consigue algún capotazo bueno pero Felipe Kingston con esa extrema preocupación de tan solo aventar los palos hace la gracia de tener que volver a pasar pues no clava.

Y cuando un manso ve que al pasar los toreros, de oro o de plata, no pasa nada, puede crecer y hacerse dueño de la situación, por ello, inmediatamente quiere poner el freno de mano y quedarse en la querencia, como si fuese él, el ofendido.

Solo que ayer Fermín Rivera está en estado de gracia.

Plenamente.

Por eso tira a los medios, al menos por fuera de la segunda raya, dónde más. Y se da a torear, a obligar y someter sin derrumbar o tropezar, los derechazos llegan con redondez, saliendo al frente, en cadencia, paso muy decidido y venciendo el tornillazo final, tan intermitente que a cualquier otro quitaría concentración. La de Rivera rebasa cualquier parangón y por ello, tras soberbia tanda con la derecha abierta con molinete, cosa rara, el de pecho y tres derechazos más el de la firma, viene el amplio y cantado cambio de mano, desencadenado hacia abajo y con tanto temple que la gente queda hipnotizada.

Y el toro imantado.

El camino a la zurda alumbrado, con la muñeca que vence y el desdén que prende el tendido pero que muestra agotadas las poca casta en el cárdeno para tristeza nuestra y toque de atención en Rivera que cambia la espada no sin antes pegar postreros derechazos, uno soberbio verticalísimo casi a pies juntos y, tras huida a tablas, nuevo cambio de mano pese al cabezazo.

Es hora de oficiar, también de decir que la estocada, prácticamente sobre las rayas, es algo defectuosa y tendida, lo mismo que trasera y algo contraria.

No opone mucho el toro hasta que el puntillero le levanta. Larga agonía de un manso que la muleta que tiene enfrente le rescata. Suena “La Veneciana”, intermezzo de “El Carro Del Sol” triunfal y sonoro lauro para Rivera que se agarra a la oreja, orgulloso, sonriente, y vencedor.

Solo Dios sabrá por qué tiene solo una tarde.

Con la corrida a más, otro manso, para variar, hace de las suyas en el lugar de honor.

Nadie duda que si hay un torero peligrosísimo en todo terreno, ante casi todos los toros es Sergio Flores. ¡Y qué peligro para él es tener esa cuadrilla! En fin. Lo cierto es que el astado no vale nada en los primeros tercios, anda suelto, como el valor de los banderilleros que pierden turno y dejan las cosas en plena nubosidad.

Pero el de Apizaco no entiende de imposibles y hay un momento al cerrar el segundo tercio cuando el cárdeno se arranca tras el brindis y el cual aprovecha tirando la muleta abajo, doblándose y castigando por derecho para sacar Sergio del manso lo último que podría esperarse, un poco de casta, protesta por el otro lado pero, poderoso, ya de pie, pega un cambio de mano a la zurda por bajo que resiente al toro, muletazo alumbrador.

Tres cambios de mano, tres, este fin de semana, Rivera y Saldívar y Flores.

De cartel…

Y los naturales llegan largos con vibración en doble tanda en los medios, aguanta el arreón quizá con mucho látigo, arrastrada la muleta y ansioso por reventar el asunto, afarolado y el de pecho. Sergio Flores podrá no ser el exquisito pero su manera de torear

evidencia la utilización tremendamente rotunda de los fundamentos. Entonces, con menos revolución, dosifica con la derecha la exigencia y cuando el toro pierde raza, la arrucina invertida mantiene el interés, pero no la raza del astado.

Por ello en la faena falta el remate, no por cosa del torero sino que el toro que escapa en los nuevos derechazos y naturales, abre con circurret que parece prender la mecha pero que solo hace que el cárdeno termine de escapar y refugie en el tercio bajo la Contraporra.

Entonces Flores no pierde tiempo.

Las joselillinas cierran faena y el estoconazo sobre las rayas rubrica perfecto con el toque abajo, es ejemplo del volapié donde el plateado estoque rompe las carnes y hasta los gavilanes deja el pomo de la espada y el derrumbe del toro, el siempre presente jolgorio y el inefable Jesús Morales dan las orejas en donde para nosotros una basta. Puerta grande.

Es lo de menos.

No es un dos por uno, paquete de corridas, tanta innovación y futuristas intentos. El toreo es arte y sus fundamentos permanecen, ahí está una posible y contrastada rivalidad que solo la ceguera y el interés pueden frenar.

Las empresas deben buscar hoy, esta tarde es muestra, lo que Don Antonio Rivas Mercado pronunció en 1910 al inaugurar su Columna a los Héroes de la Independencia Nacional: “Que el carácter del monumento es glorioso y triunfante, perpetuo de la lucha más brillante en nuestra historia y en las que en aquella contienda sucumbió”.

Lugar de honor.

No por nada Lucio Blanco hubo de detener la revolución a la reja de la casa Rivas Mercado en la Colonia dedicada al ilustre Guerrero y pedir, no ordenar, que sus soldados ensayaran marchando en redondo por la rotonda de la casa del hombre que no gustaba de “renegar de la imagen pública”, en plena Revolución.

Y así debe marchar la fiesta cuando el paso y la cadencia tropiezan.

Pena grande que alrededor de La México ni existan casas con rotondas como la de Héroes 45, que está ya restaurada. Ni tenga vecinos de la majestad de Rivas Mercado.

Al menos nos quedan Sergio Flores y Fermín Rivera para caminar.

Al paso y en redondo.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2016-2017. Domingo, Noviembre 26 de 2016. Cuarta de Derecho de Apartado. Un Cuarto de Plaza en tarde agradable con cielo despejado, luz artificial desde la lidia del segundo deficiente y debe corregirse.

6 Toros, 6 de El Vergel (Divisa Verde, Morado y Amarillo) mal presentada por desigual, los tres primeros por ningún motivo debieron lidiarse en esta Plaza, chicos, chincolos primero y sexto. Bien presentada los últimos tres. Mansa en general y protestona, sin casta salvo el lidiado en quinto lugar que, tras mansear en los primeros tercios, dura cuatro tandas antes de rajarse. El tercero pasa solo con dos pares al acobardarse en banderillas. La mayoría de los toros desarrollan querencia accidental en el sitio en el que son picados. Pitados en el arrastre por su pésimo juego. Segundo y cuarto apenas alcanzaron a tomar la muleta gracias a la lidia que se les da.

Fatal la Autoridad al premiar inadecuadamente y permitir la lidia de los primeros tres y permitir a las cuadrillas “hacer y deshacer” en diversos pasajes del festejo sin una sola amonestación.

Fermín Rivera (Nazareno y Oro) Saludos tras aviso y Oreja. Sergio Flores (Grana y Oro) Palmas y Dos Orejas con protestas. Salió a hombros. José Garrido (Noche y Oro) que confirma la alternativa, Silencio y Pitos.

El tercer espada confirma la alternativa con el impresentable negro, girón, nevado y facado, chincolo, de la ganadería titular nombrado “Mielero” número 90 de 490 kilogramos.

Una de las peores tardes en mucho tiempo para los banderilleros, mencionar las faltas sería interminable, solo decir que Jonathan Prado, Edmundo Navarro, Tonatiuh Silva, Felipe Kingston, entre otros, han sido incapaces de completar el tercio de banderillas sin pasar en falso, atinar o dejar de violentar el Reglamento y la adecuada lidia tratando de banderillear por detrás del toro. Bien Rafael Romero al hacer gran quite de riesgo durante el segundo tercio de la lida del tercero. Muy mal el puntillero al levantar al cuarto.

El único momento de casta en la corrida, fue un instante y gracias a la mano izquierda de Sergio Flores. FOTO: Edmundo Toca O.
El único momento de casta en la corrida fue un instante y gracias a la mano izquierda de Sergio Flores. FOTO: Edmundo Toca.

José Garrido llega a México para convertirse en Figura del Toreo

De SOL y SOMBRA.

José Garrido, llego a México ya recuperado de los diversos percances sufridos al final de la temporada española, para iniciar con gran ilusión una serie de compromisos de la mano de los hermanos Garzón, sus nuevos apoderados.

El torero de Badajoz, espera confirmar en nuestro país el gran momento profesional por el que atraviesa y llegar a convertirse en figura del toreo en ruedos mexicanos.

Garrido se presentará mañana 2 de noviembre en la tradicional Corrida de Día de Muertos de la Monumental de Morelia, compartiendo cartel con el rejoneador Jorge Hernández Gárate, y los matadores “El Zotoluco” que se despide de esa plaza y Arturo Saldívar con toros de Carranco .

La segunda fecha en la que aparece anunciado Garrido, es dentro de las Corridas de Calaveras en la Monumental Aguascalientes, en donde actuará el 4 de noviembre, en un mano a mano con Arturo Macías ante astados de Guanamé, en este festejo también actuará el rejoneador Emiliano Gamero.

Así mismo en breve se conocerá la fecha en la que se presente en la próxima Temporada Grande de la Plaza de Toros México.

Garrido sabe que no sera fácil conquistar a la afición mexicana, que seguramente le exigira que lidie siempre ganado con presencia y que este al nivel de lo que le vimos realizar en la pasada temporada española.

Esta en sus manos llegar a ser un torero importante en nuestro país o uno más de los muchos coletas españoles que han pasado sin dejar huella por nuestras plazas.

Twitter @Twittaurino 

José Garrido se presentará en Morelia el próximo 2 de Noviembre

Garrido: Un torero muy esperado en México.

De SOL y SOMBRA.

La empresa taurina “Toros x Siempre” presentó el cartel de la Tradicional Corrida de Toros del 2 de Noviembre y como ya es costumbre, la Plaza de Toros Monumental de Morelia será el recinto que albergará el tradicional festejo.

El cartel esta compuesto por el rejoneador Jorge Hernandez “El Zotoluco” que se despide de esta plaza, Arturo Saldívar y la revelación del toreo en España José Garrido, con toros de la ganadería “Torreón de Cañas”.

Previo a la tradicional corrida, los organizadores invitan a los aficionados a asistir a “Las Terrazas” en donde habrá flamenco y diversas actividades.

Twitter @Twittaurino 

FERIA DE BILBAO: Garrido rescata del abismo a la tarde

Por Álvaro Suso.

Si alguien pensó en una tarde aciaga, podría haber escrito la de ayer desde principio a final. Desde los agobios de los antitaurinos en la puerta de la plaza con la increíble pasividad de la Ertzantza, que no impidió ni el acoso a una embarazada en los aledaños de la entrada, hasta lo que ocurrió en el ruedo, un auténtico desastre que echa por tierra todo lo que fue Bilbao. 

Porque no se trata de una tarde aciaga, de la muchas que se viven en este espectáculo, sino del remate a una feria insufrible. El aficionado no aguantó más y protestó, con la amabilidad que ha caracterizado a esta plaza, pero protestó porque la feria se ha hundido en un pozo que ahoga a los aficionados, que no saben si huir despavoridos o tomar parte en un alboroto. 

La mansada que envió Fuente Ymbro a Bilbao solo tuvo fachada en sus dos primeros ejemplares. Ni un puyazo en una tarde en la que el tercio de varas fue un simulacro, en la tónica habitual de la semana y donde solamente los dos primeros tercios de banderillas merecieron aplausos.

Pero la culpa no fue de los toros solamente, porque hubo dos, primero y sexto, para cortar oreja.  

La apatía de Castella, que no quiso ponerse de verdad con un primero que pedía distancia y el francés se decidió a ahogarlo, fue clave para que la tarde comenzase mal. Además, no estuvo digno con el malo cuarto al que mató de manera infame. 

Perera no encontró enemigos con los que medirse. 

Y como el entramado taurino es así de inexplicable, dejaron para sobrero un toro bien hecho y serio. Salió para sustituir al sexto y antes que a ese Pegajoso de nombre habían elegido a varios ejemplares que no había por dónde cogerlos. 

La tarde estaba a punto de estallar, pitos, palmas de protesta y la indignación como una mochila de la que ya nadie parecía poder librarse. Cuando se devolvió el sexto por su falta de fuerza, Bilbao estaba al borde del abismo, pero el sobrero apuntó maneras y se encontró con un José Garrido dispuesto a ponerse de verdad. 

El extremeño recibió una ovación antes de lancear a su primero y fue despedido en hombros con las dos orejas del sexto. Pudo ser un premio exagerado, donde las dos series de muletazos ligados por abajo desataron a los espectadores que vieron la luz divina en los rayos de Garrido. Una serie de rodillazos y una buena estocada fueron el colofón y de nuevo las dos orejas al tiempo en el palco. 

Había tanta desesperación que tampoco llegó a haber medida. Pero no se puede pedir más a una plaza castigada durante varios días con decepciones, al borde de la desorientación más absoluta. 

Se salvó la tarde en ese último sobrero. De la bronca histórica se pasó a la salida de José Garrido en hombros. Con el torero en la calle, hubo pitos de protesta, pero ya no fue lo mismo. Algo se había visto y algo bueno, aunque fueran cinco tragos amargos y tan solo uno dulce.

FUENTE YMBRO / CASTELLA, PERERA Y GARRIDO

Siete toros de Fuente Ymbro,desigules de presentación, con las fuerzas justas y mansos en general, salvo el sobrero corrido en sexto lugar, que tuvo gran transmisión.

Sebastián Castella: media y dos descabellos (saludos). Dos sablazos traseros y casi media(silencio).

Miguel Ángel Perera: estocada trasera (saludos). Estocada(silencio).

José Garrido: media y descabello (saludos). Estocada (dos orejas).

Saludaron por su actuación en banderillas José Chacón, Curro Javier y Guillermo Barbero.

Plaza de Bilbao. 27 de agosto. Octava de las Corridas Generales. Media plaza.