La Heterodoxia de José Mauricio.

José Mauricio - Foto por Alejandro Villa

No hay límites en el arte, porque no hay límites para el sentimiento y la interpretación. El toreo se expresa en un sinnúmero de formas y se manifiesta de distintas maneras según sus intérpretes. Pero una cosa hay que tomar siempre en cuenta, en el toreo cuando se manifiesta en su forma más pura y dura que sucede en rarísimas ocasiones, trasciende y queda grabado en nuestra memoria para la toda la vida.

Por: Luis Cuesta – De SOL Y SOMBRA.

Ese toreo inspirado que se hace hacia dentro pero vertical en su postura, citando con la muleta en medio de las piernas y rematando abajo se impondrá siempre al resto, por las reacciones que provoca y por la dificultad que implica ejecutarlo.

El pasado domingo José Mauricio en la Plaza México realizo el toreo antes mencionado y lo bordo por momentos en una faena que rayo en lo sublime por su interpretación barroca.

En 1888 el historiador alemán de arte Heinrich Wölfflin (1864-1945), identificó al movimiento barroco como una clase diferente dentro del arte “elaborado”. En esa concepción podríamos situar el toreo de José Mauricio, como algo diferente dentro de todo lo que hay en nuestra torería nacional y que rompe con lo artificial o lo prefabricado.

Pocos seguramente pueden entender el dolor psicológico de un torero, que vive en una búsqueda constante de anclajes sólidos de su tauromaquia y que a cambio no encuentra oportunidades para consolidarla y ve como se le cierran las puertas. Varios meses tuvieron que pasar para que José Mauricio volviera a vestirse de torero en una plaza. Meses que sirvieron para curar las heridas del pasado, pero también para afinar el virtuosismo del artista mezclándolo con la fantasía y la imaginación.

Atrás había quedado en su historial aquella gran faena al toro “Azucarero” de la ganadería de Barralva un 25 de enero del 2009, en el mismo escenario al que regresaba José Mauricio tras algunos titubeos en su carrera. Titubeos que sirvieron para que algunos lo quisieran relegar a ese lugar frío, oscuro e intangible donde habitan varios toreros y que algunos llaman: olvido.

Sin embargo la constancia del artista que siempre busca perfeccionar cada uno de los detalles que busca trasmitir, mas su probada vocación, sacaron adelante al diestro capitalino que consiguió que aproximadamente ocho mil almas, que lastima por aquellos que no asistieron, presenciaran una obra llena de arte y sentimiento aderezada de un toreo lento que pocas veces se ve en el máximo escenario taurino de nuestro país.

Es cierto que el astado de La Estancia fue de bandera, de lo mejor que hemos visto en lo que va de la temporada junto al juego de “Charro Cantor” de Los Encinos, pero José Mauricio estuvo a la altura de “Piamonte” y logro estructurarle una faena que de no fallar con la espada seguramente hubiera sido de rabo.

Resulta extraño que algunos taurinos y aficionados traten de minimizar lo realizado por José Mauricio argumentando que no le corto ni una oreja a “Piamonte” ¿Pero acaso esos detractores olvidan que David Silveti tampoco le corto las orejas a “Mar de Nubes”; o que Manolo Martinez con “Jarocho” de San Mateo tampoco le cortara el rabo? Tan solo hay que recordar cuantos rabos dejo ir Enrique Ponce en la propia Plaza México sin que esto mermara la calidad de sus faenas.

Aun sin cortar los maximos trofeos José Mauricio volvió a demostrar que es un heterodoxo del toreo y por lo tanto su tauromaquia así como la heterodoxia, suelen ser castigados por quienes no sustentan este concepto del toreo, que siempre serán marginado por algunos grupos poderosos dentro de la fiesta asi como también por algunos grupúsculos como se pudo apreciar el pasado domingo, cuando un grupo de pseudoaficionados se metieron fuerte con José Mauricio toda la tarde sin explicación alguna.

Pero si a los pasajes mágicos del segundo de su lote le agregamos que José Mauricio nos descubrio otra nueva faceta ante su primer astado, donde dejo en claro que es un toreo valiente y firme, podemos clasificar su actuacion como redonda. Ya que estoico aguanto las embestidas del manso peligroso al que le corto una merecida oreja, que fue protestada por algunos reventadores que se olvidan o no quieren darse cuenta que José Mauricio es un torero con mucho empaque y toreria.

Esperemos que regrese pronto a la Plaza México, pero que no regrese para superar lo realizado el domingo pasado, si no para regalarnos algo completamente diferente y visceral, porque esa debe ser siempre la virtud de un artista.

Es lo que digo yo.

Twitter: @LuisCuesta_

Anuncios

Pie Derecho en Acapulco – Triunfo de Nicolás Gutiérrez en su debut como novillero en Caletilla.

 

La temporada novilleril de la Caletilla ha comenzado con lo que puede ser un momento histórico. Dentro del , debut de luces de cuatro egresados de la Academia Taurina Municipal de Aguascalientes, el triunfo de Nicolás Gutiérrez contrasta con la desigualdad sufrida por Jorge Salvatierra, quien comienza esta dura profesión por la puerta de la enfermería.

De SOL Y SOMBRA – Acapulco.

Cuatro novillos tamaulipeca dehesa de los sucesores del entrañable Doctor Don Alfredo Gómez Alanís, que resultaron complicados, marcaron el debut de cuatro jóvenes egresados de la Academia hidrocálida que pronto se encuentran con la dureza del toreo.

Abrió plaza Jorge Salvatierra, al intentar recibir de hinojos con una larga cambiada a su astado, se fue a por el torero para provocarle fuertes contusiones en todo el cuerpo, milagrosamente solo ha sido la golpiza lo único que lamentar. Duro comienzo para el jovencito torero que esperamos pronto tenga oportunidad de expresarse.

El gran triunfador de la Plaza Arroyo, el torero que ilusiona, Nicolás Gutiérrez, se ve ante la necesidad de pasaportar al burel que lesionó a su compañero Salvatierra.

Ante tal situación, ha estado siempre en torero y hacía delante para cuajar una trasteo en lucimiento orientado que rubricó con la espada para cortar una más que merecida oreja. Inmejorable comienzo investido de buena planta y mejor concepto

Aun le tocó el de su lote regular pero este astado, a pesar de volver a estar en torero, incluso mostrando diversas suertes, falló en una de sus mejores armas, la espada y solo dio una vuelta al ruedo. Nicolás cuenta y mucho. Atención al joven hidrocálido.

Debutaron también Rafael Reynoso y Javier Castro quienes encontraron un lote complicado más por sus juveniles experiencias. Aun así consiguen lidiar  por encima a sus enemigos consiguieron interesar pero quedarse cortos con los aceros.

El toreo es un oficio sencillo pero sabemos que así como puede uno irse a la eternidad del arte, puede uno dejar el alma y el cuerpo en el ruedo. Aun en la mocedad taurina los jóvenes ya lo saben porque lo viven como en este domingo en carne propia.

Twitter: @Twittaurino.

Feria de Moroleón 2012 – Carteles Taurinos

rE
Se presenta en la feria el gran triunfador de la Plaza Mexico, Arturo Saldivar.

Por El Guerra

Este próximo fin de semana arranca la tradicional feria de Moroleón que han organizado los empresarios Pablo Álvarez y José Manuel Herrerías  en el marco de la tradicional Feria 2012, en el bello Estado de Guanajuato.

El cartel de la feria que este año se compone de dos corridas de toros, destaca por incluir a  las maximas promesas del toreo en Mexico, junto con la figura del rejoneo Diego Ventura y el español Alejandro Talavante. Ambos festejos darán comienzo a las 16:30 horas.

Los carteles son los siguientes:

Domingo 15 de enero.
Toros de Barralva para Alejandro Talavante, Octavio García “El Payo” y Diego Silveti.

Lunes 16 de enero.
Toros de Xajay para el rejoneador Diego Ventura, Juan Pablo Sánchez y Arturo Saldívar.

Twitter: @Twittaurino

Fantasía Plena, Inspiración Bordada – Magna Obra de José Mauricio.

Derechazo de José Mauricio al manso tercero de la tarde.

Con el duro y con el de azúcar, José Mauricio toma revancha de su anterior año taurino en la Monumental. Envuelto en aire de singular y personalísima expresión, aun con solo una oreja, pese a todo, entra de lleno al corazón de la Plaza México. Capea en corrección con un amplio lote queda en la raya, mientras que Fermín Rivera reafirma toda la planta y toda la torería que puede caber en un terno torero pese a la mansedumbre manifiesta de su lote.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA.

Si cada Temporada Grande tiene episodios como varios de los que atestiguamos hoy es difícil, si no imposible, privar la expresión del Toreo y a sus aficionados de su disfrute.

Siempre habrá cosas que no se dan como uno sueña pero, como en la vida, a eso hay que imponerse, tal como hace la terna ante el flojo, manso, noble, con evidente excepción del tercero, y descastado en general encierro de La Estancia, corrida que a punto está de condenarnos a la borreguna trampa de la búsqueda de la nobleza.

Para muestra el lote, más el de regalo, de “El Capea”.

El primero es chico y desde salida en las largas cambiadas y la chicuelina muestra flojedad. Se alivia un tanto puesto que Gutiérrez, pese al viento, procura llevarle templado y, no obstante su falta de soltura, consigue tandas estimables de realización. No derrumba el astado porque le alivian y cuidan, incluso mejora pero “Capea”  mata mal.

El cárdeno claro, de hermosa pinta, que hace cuarto es un manso casi perdido. Uno de esos toros que siguen la muleta como no queriendo perder su condición de toro de lidia, es decir corto de raza, pero en cuanto son podidos y tienen la rendija de escape no lo piensan dos veces y van. Tal como ocurre al momento de que “Capea” le puede y el toro observa la puerta de arrastre.

Justo es decir que Pedro Gutiérrez logra, principalmente con su mano derecha, templar y por momentos gustarse, principalmente frente al palco de médicos. Pena que a veces haga falta soltura y algo más de mando pues su brazo, lo hemos señalado siempre, fluye poco y se queda cerca de su cuerpo.

Menos mal que al mansito le tapa la salida, lo mismo en los derechazos que por el lado izquierdo en el cite contrario pues el cárdeno lo toma bien e incluso “Capea” remata abajo y mejor. Nuevo pinchazo.

Hasta ese cuarto toro solo el lote del salmantino tiene posibilidades no obstante más cerca está de un rebaño que de un encierro de lidia. Consignamos esto porque Fermín Rivera se encuentra con que el segundo le plantea una dificultad relativamente similar, la flojedad y el ahogo.

Es un toro silleto, con esa curva que viene desde los cuartos traseros hasta la parte media del lomo del toro. Es estrecho y pronto se ahoga. Para bien, el torero potosino lidia a favor del burel. Hay expectación por ver y sobre todo sentir a Rivera que llena por su proporcionada forma, por su impronta y torería la escena del ruedo de La México. Hombros de protagonista, diríase anteriormente.

Pese al poco acomodo inicial reviste su chicuelina de personal acento y despaciosidad, la tercera destaca por incluso garbosa, al hielo de su valor añade el gusto de su expresión pero el toro frena en interrogante de incierta respuesta. Rivera es desarmado por el viento y los devaneos del burel.

Pero, atención, aun en lo que en otros podría ser la desesperación tras perder el engaño, en Fermín es serenidad y calma en afirmación clara de su irrenunciable planta.

Dificultad en banderillas con la sobre brega de Beto Preciado. Las cuadrillas ayer tampoco lo tienen sencillo ni pueden andar templados. Rivera se va al viento y a los medios con la misma decisión con la que brinda, tiene Fermín el tino de alternar templadamente al comienzo y mostrar, en medio del vendaval, la noble pero sofocada condición del toro.

Poca continuidad inicial. Alivio del trazo largo emociona y, no obstante, flamea la muleta a partir de la ventisca provocando el enganchón por el izquierdo, al volver Fermín a la diestra consigue una de las tandas más rotundas de la Temporada, cinco muletazos en un palmo, cinco golpes de cincel que no derrumban el frágil mármol.

Se va para arriba La México y se emociona Rivera quien se impulsa al grado de subir los colores de su rostro. El de La Estancia tiene un tiempo perdido al acudir al envite del torero Rivera lo resuelve al esperar y aguantar, tirar y desengañar, pero lo corto del fondo del toro impide que la cosa eleve más todavía. Pase de la firma magnífico –clásico y componiendo el terreno con toda la torería- comienza el final de la faena.

Espléndida, aunque tendida, estocada. Atención con el modo de entrar a matar de Rivera con la muleta baja, la parte de Agüero. La facilidad es evidente y la petición corta porque delante de un público que la semana pasada “afloja” el criterio, castigan lo “tendido” de la estocada. La sobriedad resulta un concepto elevado. Menos mal, de torería envuelta, en aroma de reconfortante flor de invierno, es la salida al tercio a lo sumo ovacionada.

Palmas todo el tiempo para Rivera delante del insulso y molesto quinto, al que trata como no se merece. Al manso protestón le expone y despeña de otra buena estocada para que el burel aplique “la de Sevilla” y a corretear, si eso es bravura… Apenas apuro en Fermín que “pa´pronto”, a fin de quitar estelas pasadas, acierta en el certero descabello y nueva ovación le es tributada. Por demás justa, por demás entregada.

Los toros no salen a dejarse.

Mal van los asuntos de la torería cuando chambona y vulgarmente, los que habrían de ser los primeros en usar adecuadamente el lenguaje taurino salen con la simpleza de “se prestó” o “se dejó”.

Para ejemplo está el tercero, cárdeno claro, abanto de salida, incierto, esquivo, extraño a los engaños, quizá derivado del doble estrellón en burladeros, su nombre: “Fuentespina”. Con su salida comienza un herradero.

Como hay un torero denostado la cargada juega contra y algunos –a mi izquierda- comienzan a acomodarse y frotarse las manos. Siendo José Mauricio, anticipadamente, sin audiencia, le dan por muerto. E indicios hay.

Dijimos en Radar Taurino que el estilo de la ganadería le podría venir mejor que a nadie, al tercer espada. Pero nunca imaginamos que la fuerte prueba del manso que arrea en banderillas, gracias a la falta de capacidad –con tristeza lo digo- de Paquiro, y que dobla contrario por sistema yendo a peor, podría hacer surgir chispazo de torería.

Buena parte ocurre gracias a que Sergio González se lo juega a la brega, sujeta y al menos fija al manso. José Mauricio se dobla, muleta abajo con el pico clavado que rompe el cuello y la mala cabeza del burel. La cosa comienza a crecer más allá de la segunda raya frente a la puerta de arrastre. La quietud hace que el manso se desplace y mejore, en pleno mérito del torero, que abrocha los emocionantes derechazos con amplio pase de pecho con la zurda.

La sucesión de derechazos es rápida pero templada, templar es conseguir estar a la velocidad del toro sin que enganche, ocurre pronto porque el manso cambia y entre arrear y embestir, se encuentra con la muleta de José Mauricio. Cuando hay una pugna, una lid en el sentido más amplio y a la vez más estricto, aparece el sentido más primigenio del toreo, el de la lucha sin cuartel ni tiempo.

En ese estado, el toreo, sus conceptos y sus consecuencias son más primarias y elementales.

A cada derechazo, más cerrado en tablas porque el manso podido se siente, José Mauricio se juega el tipo, incluso con la extraña reacción del manso que retrocede y casi se cruza en el camino del torero y que a punto está de echarle a los lomos. No hay espacio para la despaciosidad porque el posible fondo bueno del toro es corto.

Con el toro hacía atrás, el torero responde, casi, con el mismo procedimiento, cambiado por la espalda y nuevo pase de pecho rebosante de drama y emoción.

La condición del toro tiene un límite y eso se nota en el sensacional toreo de castigo, por la cara, abajo apuntado y al pitón contrario rematado que corona igualmente con un desplante ensalzador de la imposición del orden torero a la desordenada forma en el caos de la embestida del toro.

Todo lo ha puesto José Mauricio. En el tercio de banderillas ni por asomo la Plaza México habría pensado que la faena remataría en la raya de la emoción.

Como no todo es toro, entre un resbalón y el extraño tranco del toro, el torero no atina en el primer intentó, se va de bruces. Al siguiente la espada, aunque baja, pone a José Mauricio una oreja protestada para añadir a la pugna con la naturaleza, la pugna de los hombres.

En buena parte, esto es la Fiesta. Drama y arte juntos.

Para la salida del berrendo en negro, calcetero y careto sexto, la noche y las luces aparecen.

El tranco y la condición del nombrado “Piamonte” es otra, salida recta y remate abajo en el burladero.

Aun José Mauricio carece de soltura a la verónica, pero Pepe Luis Vázquez bien decía que al toro se le mata a partir del primer capotazo. En la formidable y vertical media verónica por el lado derecho el toro queda impregnado de temple, clave fundamental en su lidia. Si no, ahí queda como vuelve el berrendo para ser recortado toreramente.

El temple encela siempre.

Decir que el toreo a caballo fue bordado por Curro Campos es poco, magistral puyazo, con cite previo, el toro por fuera de la segunda raya, chorreada la vara, bien tapada la salida ante la huida del manso y medido el castigo, antecede quite combinado, de quietud y arte investido, villaltina -chicuelina y tafallera- de inicio, lujosa caleserina antecede remate airoso. Breve y efectivo tercio de banderillas.

Bajo noche cerrada la expectación se abre ilimitadamente.

Alternando comienza Mauricio con el toro caminando largo aunque afectado, me da la impresión que la pata trasera derecha está afectada. Formidable y suave el cambio de mano abajo, no obstante el toro flojea.

Cortos son de trazo los derechazos, pero poco es lo que se necesita cuando la verticalidad, el sentimiento y el sello son largos. La pierna de salida sostiene y carga clásicamente la suerte del derechazo, amplio y lento porque el toro ritmo y nobleza tiene, el trazo a la cadera y en cadencia plena hacen que José Mauricio en pleno desate el frenesí.

Parecen imposibles derechazos de cintura rota más los remates arriba rotundos y abajo enteros. Viene en los medios tanda natural con el toro corto y bajo fuerte protesta. Como debe ser, a división desatada, el arte prevalece.

A José Mauricio le desarman en el afán torear abajo y despacio, cosa que vuelve a conseguir, en plenos medios incluso comenzando con la capetillina, como es habitual la protesta suena fuerte. A punto está de irse para arriba en un momento de drama que acabó resuelto con la arrucina a cara o cruz de la que sale resuelto en el delirio del pase de pecho mayormente rematado.

Ahí, La México cintila en ascua de oro de entregada y taurina milagrería.

Con el toro notablemente a menos, a cada momento perdido y agotando su tranco, viene una petición de indulto en claro insulto al matador. En el brillo del toro tiene más que ver el temple del torero, pues aun sin llevar “largo” cuando temple impregna la embestida los toros mejoran y un toro flojo nunca se torea solo.

Drama en los medios de la plaza cuando al irse cambiando de mano alternadamente, “Piamonte” levanta a José Mauricio que vuelve para imponerse totalmente y, por dentro en la suerte natural, citar a recibir.

Pero a toro parado hay que partirle, no lo digo yo sino un señor llamado Joaquín Rodríguez, por “Costillares” conocido.

Se lo juega el torero, lo intenta pero el error viene. Lo firmo muy personalmente, si no lía José Mauricio la muleta cómo iba a tragar el toro el engaño. Manoletinas y nuevo pinchazo. Habrá tardado en matarlo mas no en comprender que el triunfo, aun sin orejas, es suyo. Ni falta hubiera hecho regalar otro más.

La corrida debió acabar ahí, en el homenaje del arrastre lento, la división, más chillante todavía porque en el ruedo torea un artista con quienes las protestas son siempre más estridentes. Vuelta al ruedo pletórica. Si “Capea” no regala el séptimo, con el que no pasa de estar plano y simple, a Mauricio se lo habrían llevado camino de Mixcoac.

Pues, aun sin orejas, aun con protestas, sobre la querencia cuando hay toreo así de grande, así de bueno, ni las veredas pesan. Así confirmamos que el toreo tiene un tiempo, que las suertes no se adelantan y sobre todo que en la vida hay que planear para sorprendernos.

Regla cabal, ferviente y sanadora en el edificio del Toreo.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO. 

Plaza México. Temporada Grande 2010-2011. Domingo, Enero 8 de 2012. Décima de Derecho de Apartado. Un cuarto de plaza en tarde fría con viento fuerte al principio e intermitente del tercero en adelante.

7 Toros, 7 de La Estancia (Divisa Azul, rosa y blanco) uno de regalo. Desiguales de presentación y variopintos. Anovillado el primero. Con debilidad en general y mansedumbre, así como nobleza. Destaca, para mal, el tercero por manso e incierto, por bravo y noble, el sexto premiado adecuadamente con el arrastre lento. Noble y con fondo bueno el primero, sin opción alguna el quinto, el peor de todos.

El sexto, “Piamonte” nombrado, número dos, berrendo en negro fue homenajeado justamente con el Arrastre Lento.

“El Capea” (Carmesí y oro) Saludos, Ovación tras aviso y palmas en el de regalo. Fermín Rivera (Tabaco y oro) Saludos tras petición y Palmas tras aviso. José Mauricio (Burdeos y oro) Oreja con protestas y Vuelta al ruedo con protestas tras aviso.

Destacó a la brega Sergio González del difícil tercero. Formidable y medido a caballo Curro Campos con el cierra plaza.

El Juez de Plaza Jorge Ramos adecuadamente negó la improcedente petición de indulto al sexto de la tarde.

Tenochtitlan: We Have a Problem! – In Brief: Who’s on for the Anniversary?

Plaza Mexico´s Anniversary: The eternal question.

The 66th Anniversary cartel rumors are heating up. There has been a lot of names being mentioned of who will perform in the anniversary bullfight of Plaza Mexico on the classic February 5th, 2012.

By: Bullfigthing News

Some want to see an all Mexican bullfight as the three youngest bullfighters have performed great during the first half of the season, Arturo Saldivar, Juan Pablo Sanchez, and Diego Silveti, that would be quite a cartel.

Others want to see a mixture of Enrique Ponce, Julian Lopez “El Juli”, Jose Maria Manzanares, Miguel Angel Perera and even Castella.

Recently I have read that “El Juli” is a shoe-in, as well as Ponce, as some of you may know, Ponce has been to just about every anniversary bullfight in the last 20 years, I think he missed one or two, even Jose Maria Manzanares says he’ll be there on the 5th, so lots of names have been tossed around but we wont know for sure until about a week to 2 weeks before the anniversary bullfight.

The latest is that the promoter is going to include the Saturday as part of the festivities for the anniversary weekend. The last time there was a two day back to back was in 2007, other back to back dates in 2005, with three consecutive dates in 2008. Last year the anniversary there was to be another back to back anniversary weekend, but as the Superbowl fell on that Sunday the 6th, the promoter pushed the day to Monday the 7th, no telling they might do the same thing this year but who knows.

Tweets by the bullfighters have announced themselves that they will be on the cartel for the anniversary bullfight, with “El Juli” saying he’ll be on for the 5th, and well as ß, but that kind of messes things up with Ponce as he usually demands to be on the 5th and only that date.

Just recalling a Ponce absence only happened one year, so it will be interesting to see who gets what.

Stay tuned.

Web:  BullfigthingNews.com

Radar Taurino – Adelantando Suertes.

Fermín Rivera en un derechazo. Repite en La México.

En los toros más que tener cuesta de Enero, tenemos cuesta de navidades. Así es, las plazas de toros tienen momentos y el de La México es, como ha sido siempre, ese mes de enero con su clímax consecuente en el Aniversario. Solo que últimamente la distracción de los “taurinos” causa y puede provocar estragos innecesarios de cara a los acontecimientos verdaderamente importantes.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Sin necesidad alguna se adelanta la suerte. A veces, por falta de sitio, otras por falta de valor, incluso en ocasiones por falta de claridad.

Esto puede ocurrir con los toreros, con los ganaderos muy seguido y, por supuesto, c0n los empresarios. La pena es hoy que está ocurriendo, con mucha frecuencia con los aficionados, cercanos al consumismo y menos próximos a la reflexión. Será por como están guiados u orientados que las páginas taurinas hablan de todo: chismes, avances, rumores, taurinería… pero poco de toreo.

Por tal razón, mientras más se acerca este domingo los aficionados, como no tienen otra cosa mejor taurinamente en que ocupar el tiempo, viven o dando bola a las personas que no les gusta la Fiesta o haciendo rompecabezas mentales respecto de las corridas venideras, a las que por supuesto no faltarán, toda vez que da la impresión que son taurinos de ocasión.

Nada más equivocado.

Primer lugar. Siguen buscando la paja en el ojo ajeno sin ver la viga en el propio. Promoción gratuita a quien no se lo merece. Por enésima vez la única defensa que puede hacerse del toreo, si acaso llega el momento procesal, se hace a pleno derecho y en un tribunal federal.

Hago pues de su conocimiento, que el derecho fundamental que tienen todos los seres humanos en estos casos no se llama “defensa” sino garantía de audiencia.

Lo demás es elegir mal el terreno mostrar las armas antes de tiempo, quemar innecesariamente argumentos, y para ponerlo “en cristiano”, nuestros términos taurinos, adelantar la suerte.

Pero no seremos nosotros los que coartaremos el derecho a manifestarse, pacífica y respetuosamente, solo que hoy en día pocos reflexionan en lo que es o no conveniente pues olvidan que en el toreo, como dice un clásico, se engaña con la mayor verdad posible.

Por eso en la lidia se utilizan armas y engaños, pero parece que tal cosa se les olvida a los taurinos. Tanta coba y tantos compromisos –algunos gratuitos- les corroe la listeza que da andar en el mundo del toro.

Ya se que hay a quienes, por más años que tengan en esto, el toreo no les entra, pero haced un esfuerzo por mejorar y ver en buena medida que el arranque de año debe traernos algo más que el engorroso trámite de “tener que ir” a la Plaza.

Cabe recordar hoy hace 5 años se llevó a cabo la famosa tarde en la que “El Pana” fue “Rey, Mago y Conquistador” y hace cuatro años acudimos al encuentro del tlaxcalteca con Morante de la Puebla en una fecha para la historia.

Rápido –es decir, contrario al toreo- se olvida el pasado. La historia no parece tal cuando pasa delante de nuestros ojos y por eso hay cierto desdén hacia el cartel del domingo en La México, justo cuando ese primer domingo de Enero podría tener más carrete.

Cierto es que “El Capea” forma parte de esos nombres que se advierten como carga administrativa, de esos que entran forzados a la Temporada por alguna buena recomendación. Ya se verá si acaso el propio torero puede remontar la cuesta que desde el día de su confirmación su propia administración se encargó de colgarle. Por lo demás, lo hemos señalado antes, los brazos de Pedro parecen a veces amarrados, demasiado engarrotado

Pero fuimos testigos en la Feria de Pachuca, tras su encuentro con “Bohemio” de Valparaíso, que puede que al fin Capea deje de ser invitado incómodo. El toro lo dirá. Pero hay que decir que en la “República de las S´s” tienen en la banca a dos de las “F´s”, pues, exponiendo digo, que habría sido este mejor cartel con Spínola o con Barba. Prosigamos.

Precisamente dice poco a muchos la corrida de La Estancia, una ganadería de antecedentes que tienden más a la flojedad y nobleza, un estilo que le puede venir bien al tercer espada del cartel, José Mauricio, a quien esperamos encontrar en plena rehabilitación taurina. Igualmente pocos recuerdan su gran faena, y quizá es poco, a “Azucarero” de Barralva, cuando parecía su mente tener la claridad suficiente para tomar un tren definitivo.

Pero el toreo tiene imponderables, desde la muerte de su entonces apoderado José López Hurtado, hasta su desencuentro con su pasada administración, por cierto entretenida hoy en hacer guerra en programas televisivos. Hoy, de la mano de Roberto Fernández, puede haber ese entendimiento entre toreros que a los que se visten de luces alimenta altamente más tras encontrar el lado oscuro del Toreo.

Esas complicaciones tampoco son ajenas para el segundo espada. Fermín Rivera vuelve a La México a poner su capital taurino en prenda. Al igual que varias veces la década pasada alternará con José Mauricio en remembranza de esa Temporada Novilleril de 2005 que para ambos remataría en la alternativa en el magno coso.

Tal como comentó el torero potosino para De SOL Y SOMBRA hace unos días, de poco servirá la oreja del pasado Diciembre si este enero, en medio del cierzo invernal, su toreo no reverdece. Viene para Fermín lo difícil, asegundar. Ese es motivo sobrado, suficiente y, taurinamente, bastante para acudir el domingo, pues si acaso Rivera llega a pegar, como ya lo hizo primero, dos o tres veces, ahora sí podremos soñar en algo más antes no. Sería adelantar la suerte.

Y para José Mauricio y Fermín Rivera, adelantar es una palabra que desde Noviembre de 2005 no está en su vocabulario. La suerte está echada no adelantada.

Parece que muchos, que están más pendientes del futuro que del presente, se frotaban las manos por publicar la “esperada” noticia de que Manzanares no vendría, al menos para el 18 de enero a La México. Lógico, cuando poco se tiene para hablar de toros se rebuscan los chismes y estos pronósticos como si se jugara rayuela.

Menos mal forma parte del oficio de los revisteros y periodiqueros. Pena es que mucho de espacio se vaya en esto que forma parte del “outlet” de la información taurina que ojalá y se puliera porque el resultado está claro, poca gente lee de toros, pocos nuevos aficionados se forman y cuando tal cosa pasa apenas comprenden, por ejemplo, que ocurre en el ruedo.

Ya ya no digamos del relajo del cinco de febrero, el día nacional del pronóstico taurino. Señores, disfruten el procedimiento, no se salgan a morir por una corrida. Planeen, para ser sorprendidos. Que lo último que se pierde en el toreo es la ilusión.

Así las cosas, mientras esperamos que los cárdenos de La Estancia eleven el comienzo real del año taurino en La México, digo esto, para no citar adelantadamente para seguir permitiendo que el toreo, con su brisa nueva, nos siga sorprendiendo.

Solo el toro tiene siempre la última palabra por la que nosotros nos deshacemos.

Twitter: @CaballoNegroII.

Charlas con El Bardo de la Taurina – “Elogio del Espectador Taurino” Un texto de Don Dificultades.

El Ogro del Pino, "en una de sus características poses"
Dicen que era el verdadero demonio se llamaba Don José Jiménez Latapi y arribo al infierno de los vivos al alimón con el siglo pasado ‘Don Difi’ habitaba en la llamada ‘Casa del Ogro’ en la calle de Pino a la que hizo famosa por su presencia y porque por ella desfilaron todos aquellos que tuvieron que ver con la torería del México de las figuras macizas. Periodista poderoso como el que más, entre su legado dejó letras engarzadas como aquellas que tituló ‘Elogio del Espectador Taurino’ en las que define o encasilla a  algunos de los diferentes tipos de espectadores que acuden a los cosos.
Un texto de Don Dificultades y Pincharratas “al alimón” – El Bardo de la Taurina.
Se que a Usted lector le pueden parecer interesantes para que ubique a los cuates con los que por lo general se topa en la plaza. Dejo aquí las siguientes citas extractadas de un artículo al parecer publicado en “Revista de Revistas”, aquí quedan.
‘¡Josu El Taurino!’;  Es un señor que entra a la plaza con pase o con boleto pedido al matador a quien hayan escogido como victima, cree que los boletos no cuestan a los espadas y que los pases son unos papelitos que se pueden dar a derecha y zurda. En el tendido hace comentarios en voz alta para que todo el mundo se entere, crítica, hace ademanes desdeñosos y dice a los espectadores que debiera de hacer el torero, porque el ‘taurino’ desde el tendido es un gran torero. Casi nunca, por decir que nunca, gasta nada en la fiesta de toros,  pero es muy ‘exigente y delicao’ y es el que más lata da a todo el mundo.
‘El Hermano Villamelón’; Es el tipo más interesante de los espectadores taurinos, verdadera alma de la fiesta de toros, pregunta como se llaman los toreros, confunde la Verónica con la Revolera y el Natural con el Derechazo, se emociona y se indigna como en un juego de coquetería, aplaude con mucho calor, grita con entusiasmo y es la nota más colorida de la Fiesta Brava. Como ya no hay crítica taurina, como ya no hay orientación sino elogio y censura sin cimientos se hace y forma el hermano villamelón un lió tremendísimo. Se imagina que el toreo es algo de paseo y no se da cuenta que las faenas para tener méritos deben de ser en un palmo de terreno yendo siempre el torero para adelante. Lee muchas crónicas de toros, buscando orientarse y cuando termina de leerlas se encuentra con que la brújula de su conocimiento se enloqueció y que los albos papeles se han puesto rojos de vergüenza del mentir.
‘El Inteligente Aficionado a los Toros’; El aficionado docto se crea a si mismo la obligación de ser grave y reposado, en los tendidos no aplaude, ni gesticula, ni vocifera, hierático, guarda las formas y asiste a las corridas compenetrado de su sabiduría inmensa y con la prosopopeya de un académico. En el escudo de armas de su linaje taurino ha inscrito aquello de ‘Todo tiempo pasado fue mejor’. Cuando en alguna discusión de toros se digna hacer oír su voz,  deja caer sus opiniones como sentencias inexorables que envidiaría Séneca… si Séneca, hubiera sido taurino. Los intonsos, aterrados con tanta sabiduría taurina abren desmesuradamente los ojos y se preguntan con azoro ¿Si será éste señor el que invento el toreo? Cuando en el tendido algún villamelón imprudente suelta una ‘herejia’ el aficionado docto vuelve hacia él la cara y desde la cumbre de su más olímpico desprecio lo baña con una mirada pavorosa de conmiseración.
‘La Aficionada’ Eva en los Toros’ ¡Que cosa más complicada! Como la mujer es tan múltiple y tan única las hay de varias clases. Entre ellas existen también la aficionada docta exigentísima que a todo pone peros y nada le satisface, por fortuna son rarísimas estas aficionadas que se reclutan entre familias de toreros y taurinos y cuyo criterio esta moldeado en sesudas sesiones pitonudas. Otras van porque la Fiesta Brava es espectáculo de moda y escaparate magnífico donde reciben el pleito homenaje de la admiración masculina.
‘Resumen’; El espectador taurino es algo pintoresco único y magnifico en la plaza se olvida de convencionalismos. Y remata el legendario ‘Don Dificultades’:
“Espectador de toros; Respetuosamente te saludamos porque si hubiera crítica honrada, si hubiera criterio taurino que orientara, no serías como eres…”
Casi setenta años después de redactado, la visión de Don Difi tiene plena vigencia. ¡O no?
Twitter: @BardoTaurina.

Voz de la Fiesta – Fermín Rivera: “Nunca me he defraudado a mi mismo.”

Fermín Rivera en la Vuelta al Ruedo - El triunfador de México habla para De SOL Y SOMBRA.

La más rotunda e inesperada aparición en todo sentido de la presente Temporada Grande tiene por nombre Fermín y por apellidos, históricos ambos, Rivera Agüero. Envuelto en azul seda, el bordado en oro, pisó con inusitada fuerza el ruedo de la Monumental. Previo a su reaparición capitalina, el potosino habla con seriedad y, por supuesto, torería.

Entrevista por Luis Eduardo Maya Lora – Fotos: Jorge PradoDe SOL Y SOMBRA.

El toreo es duro y debe ser duro. Lo es porque su recompensa, cuando la hay, es la más dulce de cuantas puede haber.

En el caso de Fermín Rivera puede que aún no haya llegado la gran recompensa que busca el potosino y es que, aunque tiene la vida dedicada a ser torero, apenas lleva un parpadeo, tan solo un suspiro de su vida como hombre. Y ha conocido la época de duras. El tiempo de maduras es posible que haya apenas comenzado para nuestro entrevistado.

Y mucho en su historia taurina ha tenido que ver la Plaza México, donde se erigió como novillero triunfador, autor de una faena histórica, donde tomó el doctorado, punto de inflexión en la historia taurina y personal del joven Rivera, pues justo en esa noche dejó abruptamente la mocedad, a quince días de cumplir los diecisiete años, para intempestivamente pasar a la descarnada lucha por la vida como adulto.

Volvió a la Monumental para su quinta corrida como Matador en el coso donde se hizo de tal investidura y el triunfo ha sido suyo. Lo fue porque trajo consigo -y no ha sido solo una grata sorpresa porque la crítica seria y el aficionado bueno siempre ha aguardado a Rivera– el toreo que reconforta, el de verticalidad construido, el que alumbra.

Así fue su rotundo triunfo en México y que pronto encuentra una pequeña pero no menos importante recompensa, la repetición en una mejor fecha de lo esperado y con un cartel mejor de lo que se piensa. Fermín se encuentra en su San Luis Potosí y desde ahí toma nuestro llamado.

DE SOL Y SOMBRAMejor noticia imposible para comenzar el año, Fermín. Toreas en México tras el triunfo, ¿Cómo está el torero?

FERMÍN RIVERA: Pues muy contento, motivado e ilusionado porque llegue el domingo. Tú sabes que ha sido el esfuerzo de mucho tiempo, el que llegara a la Plaza México y gracias a Dios la corrida pasada pues pudimos demostrar lo que se ha estado haciendo en el campo y entrenando. No es obra de la casualidad. Uno se prepara, está metido en la profesión y afortunadamente se medio esta recompensa de poder sacar algo con el toro de Villa Carmela al que le pude cortar una oreja.

– En el otro he estado bastante digno y la gente lo palpó. Por eso me motiva mucho que haya podido salir este reconocimiento de repetir en México. Sabía que estaba la posibilidad de que la empresa nos pudiera repetir y no me imaginaba que fuera tan pronto y eso me tiene muy contento.

DSySObviamente hay que asegundar y en los toros el que no lo hace no es buen labrador. Y es cierto. Es mucho tiempo lo que los toreros tienen que madurar y para ti no ha sido sencillo ni mucho menos. En tu caso tras la faena a “Arlequín” de Marco Garfias vino la alternativa y el injusto parón por los tres avisos en La México, ¿Cómo curte pasar por el desierto taurino a un joven que no tenía ni veinte años?

FR: No, tenía mucho menos (risas) Cuando tome la alternativa tenía todavía dieciséis años, ahora tengo veintitrés.

DSyS¿Cómo ha sido ese proceso?

FR: Te madura muchísimo, te hace cambiar, pensar y ver la vida diferente. Te das cuenta que esto no es nada fácil y que las oportunidades no se pueden dejar pasar y ese día tuve, en mi alternativa en un día clave por el escenario y el momento, no un desastre pero si que los avisos sobrevinieron, ahora sí que sin pensarlo o por pegar un petardo para salir huyendo y a cojinazos. Incluso recuerdo aquel día que después de los tres avisos todavía la gente en vez de abuchear aun me aplaudieron reconfortando, como diciendo: “Venga, pa´lante”.

El joven Rivera supo que el camino para él sería complicado.

Él, recordemos, le salió al toro siguiente a “Protagonista” de Fernando de la Mora que lidió Enrique Ponce el día de su alternativa. Ese sexto toro se le fue vivo. Recuerdo haber bajado a recoger  las impresiones de los toreros en el callejón y pude ver el rostro de Rivera, más cerca a la niñez que a la juventud, como calladamente y sin alardes, lágrima a lágrima, trataba de digerir la loza los tres avisos.

Pero los hombres se miden no por su altura sino porque tan alto logran levantarse de una caída. Como decimos, Fermín Rivera lo sabe a lágrima propia.

DSyS¿Qué vino después de ese momento tan fuerte en la Plaza México?

FR: Después han venido años muy complicados, de pocas corridas. El estar esperando y tocando puertas sí que te curte como persona y poco a poco he ido asimilando el toreo y evolucionando a pesar de haber toreado poco en plazas en el campo, afortunadamente y gracias a varios ganaderos, me han invitado mucho casi desde novillero. Te ayuda mucho cuando no estás tan activo irte al campo y seguir entrenando.

– Y desde que decidí acercarme al Maestro Beto Preciado y luego juntar un equipo con Don Polo Meléndez pues ha sido un cambio radical. Ellos me han pulido la técnica y enseñado sus conocimientos. El concepto es el mismo desde que inicié, nunca he cambiado, siempre he tratado de seguir esa línea clásica pero estar al lado de ellos me ha servido mucho también para fortalecer la parte mental que obviamente con pocas corridas quieres llegar a comerte al toro y te puede llegar el momento de arrebato de que pierdes todo el hilo.

– Por eso, ese momento de tranquilidad, que me aportan confianza, ha ayudado muchísimo a sobre pasar, espero, ese momento del día de la alternativa. Ya son varios años, son pocas las corridas en México después de la alternativa, incluso algunos años no he ido y no se me había dado poder ir a México en mejores circunstancias hasta el pasado 18 de diciembre, la ocasión en que mejor ido a una Temporada, en cuanto al momento de la etapa, cartel y corrida. Sabía que la oportunidad no la podía dejar ir por nada, dejar ir dos oportunidades es imposible.

DSyS: Dentro de todo esto que me relatas, también recuerdo la terrible corrida de Malpaso, aquella otra vez en que la gente ni se enteró de cómo estuviste con el toro aquel de La Punta, la lluvia del año pasado. Tu generación no tuvo ni campaña española ni escuela taurina, es complejo pero ¿Qué fue dentro de todo lo más complicado?

FR: Saber que México con veinte muletazos que pegues o dejes de pegar es lo que puede cambiar tu moneda pero que por una u otra razón, como mencionaba, uno no estaba ahí anunciado. Ha habido dos temporadas en las que no he ido. Después de mi alternativa que tome en 2005 volví hasta 2008 con la corrida que refieres de Malpaso cuando me echa un toro a la enfermería sin poder siquiera matarlo y luego en esa misma Temporada repito con la de La Punta y estuve bien con un toro y lo puede matar pero hay veces que la gente está algo fría y al final no pasó nada. Me sacaron al tercio y eso me dio algo de moral para seguir adelante.

– La Temporada siguiente no fui a México sino hasta 2011 que fue en Marzo pasado a la penúltima corrida, con las complicaciones que ello acarrea. Maté la corrida de Ordaz, se viene la lluvia en mi primero, la distracción de la gente y luego el sexto no funcionó. Pero tenía que dar la cara y decir presente quizá te puedes ganar algún otro cartel afuera o el siguiente año en México. Y esa intención se dio bien. Supe que la Empresa tenía la fe en nosotros porque nos puso en Tijuana en Temporada y luego llegué pronto a México, cosa que deseaba tremendamente pero que no imaginé que ocurriera, así empezando. Sabía que si estaba bien tendría un buen trecho de Temporada por delante para tratar de repetir en algún cartel importante.

DSyS: Esa fe ha sido importante en tu carrera, recuerdo incluso tu presentación en México como novillero con Xajay y el triunfo. Pero luego vinieron los encierros de Gómez Valle, Garfias y La Joya y parecía que la cosa se quedaba en punto neutral cuando metiste las velocidades con “Arlequín” de Marco Garfias en el que reventaste. Da la impresión que tu carrera ha siempre ese “esperar”. ¿Cómo sobrevivir Fermín en un ambiente donde parece que los toreros se juegan todo de capotazo a capotazo, donde parece no haber lugar para la espera?

FR: El toreo siempre ha sido difícil, ¿No? La gente a veces te castiga más en la tarde mala de lo que te impulsa en las tardes buenas. Así es, hay que aceptarlo, los triunfos se olvidan pronto por eso hay que salir a triunfar en todas las corridas y buscar un lugar, más en el momento en el que yo estoy, puede que a una figura se le perdone porque por algo son figuras.

– Ahora la cosa es distinta. siento que la gente está emocionada con la tarde pasada, están metidos conmigo e interesados en mi toreo pero si el día ocho no pasa nada la oreja pasada solo quedará en eso, una simple oreja. Espero el día ocho un toro meta la cabeza, es muy importante para mi y si no, a buscarle la lidia que tenga para gustar y triunfar.

Para un joven de 20 años, con toda la vida por delante, conocer y formarse es complicado. Siempre ha de contarse con las personas correctas que emitan el mensaje y el consejo correcto. Fermín Rivera, apoya mucho su carrera en su entorno que le ha aportado torería y tranquilidad, fundamental fue que arribara temprano en la Temporada y ya en el ruedo la actuación de sus picadores y de sus subalternos, casi todos potosinos.

Confiar plenamente en las decisiones en los despachos es una condición esencial que permite al torero concentrarse en lo suyo. Rivera lo sabe y describe lo fundamental de contar con un grupo de taurinos profesionales que influyen, para bien, taurina y personalmente.

DSyS: Mencionabas sobre tu equipo, un conjunto potosino y con experiencia, gente que conoce tu medio. Yo he de confesar que veo un adelanto técnico tremendo en ti pues noto que eres uno de esos pocos toreros mexicanos que no ignora el tema de las alturas sobre todo en el cite y en la mitad de las suertes, cosa que aquí muchos soslayan. ¿Cómo han influido, primero personalmente y luego técnicamente, los personajes que mencionas en este año y medio que has estado con ellos?

FR: Bueno, ya llevo dos años con ellos y ha sido determinante. Son gente del toro que han estado en ello toda la vida. Tanto el Maestro Beto (Preciado), figura del toreo de plata, que ha estado con figurones como mi tío Curro Manolo Martínez, como Don Polo (Meléndez) que ha sido matador de toros, me han transmitido vivencias y conocimientos. Son gente sana y profesional, te cambia la vida.

– La parte técnica ha sido el pulirme totalmente. El conocimiento de la lidia y los terrenos, fundamental para mi, en cada entrenamiento siento que mejoro. Y por supuesto, ir al campo te ayuda muchísimo a que cada becerra por pequeña que sea hay que darle la lidia y la máxima importancia como si de un toro en México se tratara y cada tentadero corregimos una cosa o de tanda a tanda viene un consejo o una señal. Yo he ido viendo que a cada paso que doy voy evolucionando. Antes me corregían todo, ahora es menos pero siempre hay detalles que mejorar. Poco a poco me han hecho ir a más y no estancarme. Como decía, lo de la corrida pasada no fue obra de la casualidad.

DSyS: Hace unos diez años se decía y criticaba a los toreros mexicanos la escasa mentalidad que mostraban. Incluso los que se suponía toreaban continuamente. El primer toro la corrida pasada puso a prueba tu fortaleza mental cuando te rasgó la taleguilla por el pitón izquierdo. Me llamó mucho la atención tu preparación mental, Esa seguridad es valor, el equipo cuando toreas se queda fuera, ¿Qué es lo que te ha permitido caminar tan firmemente?

FR: La mejora de la técnica es lo que te permite. Y es cierto, el toro no sabe más que atacar y en ese momento yo estaba bien colocado cuando vino el derrote, es decisión del toro y hay que adecuarse, no tenía porque haberlo hecho. Aun en los pases de pecho con la derecha lo volvía a hacer. La técnica de uno le da mucha confianza para estar ahí en la cara y tratar de resolver los problemas y buscar las virtudes que tenga los toros y, claro, todo se basa en valor.

– Por mi parte me siento bien delante de la cara del toro, el miedo existe, pero la técnica me ha dado la seguridad buena de saber que si bien donde pongo la muleta me puede llevar me concentro más en llevar su embestida, la mentalidad es eso, mostrar firmeza. Yo no soy un torero que salga valentón o se vaya tres veces a porta gayola o pegue un farol. Más bien trato de demostrar el valor a partir de la quietud, sí, pero para tirar de los toros que es lo difícil, el aguantar el paso a paso que es lo que cuesta mucho: enganchar adelante y traértelo. Eso luego cuesta, aguantarlo. Pero eso es lo que tiene repercusión y es con lo que la gente rompe.

La Plaza México es proclive al detalle fino y a la profundidad. Cuando un torero se gusta puede gustar a los demás, si se templa puede gustarle al toro y si lo convence, se lleva el gato al agua.

Rivera lo tuvo complicado con los dos toros carmelitas el pasado Diciembre. Uno por manso otro por noble, es ejercicio de pulso suavidad y mando reconstruir trancos y adentrarse en el fondo oculto del toro, eso en buena parte propició el triunfo de La México para el que hizo las veces ese día de primer espada.

DSyS: Ese pensar delante del toro es lo que, creo yo, es el verdadero valor. Tu segundo de Villa Carmela, de buena construcción y bonitas hechuras, tenía un defecto muy propagado hoy en día, la falta de fuerza. Dicen que la debilidad se cura con temple como mostraste desde el recibo, pisaste el terreno le anduviste cerca y el toro agradeció, ¿Cómo ajustar su tiempo el torero al del toro en pos de sacar a la luz el fondo oculto y con buen gusto?

FR: Sí, como dices fue agradecido, tuvo la buena condición de ser noble y buscar la muleta. Tuvo calidad y embistió despacio para calar más que aunque no fueron muletazos tan seguidos llegaron muy fuerte. El toro poco a poco le llevé templado por la debilidad, ajustando la altura para evitar su caída y hacerle sentir a gusto. Pasando la faena el toro se afianzó y se fue a más, le tocaba adelante y le desplazaba. Disfruté mucho y estar cerca equivale siempre a pensar mucho y encontrar la cuadratura.

– Se disfruta porque uno va resolviendo. Que más quisiera uno la carretilla pues ahí te puedes a abandonar pero eso es un sueño. Los toros que tienen sus dificultades y a los que tu les puedes ir construyendo la faena te dejan muy satisfecho pues uno sabe del esfuerzo que se hizo.

DSyS: Un tema a destacar es, si me permites, la gaonera a compás abierto en la que se torea y no se deja pasar, como algunas veces se hace, a pies juntos. Es una tradición centenaria de torear así a la gaonera, a pesar de que los brazos se acortan y el espacio entre toro y torero es distinto, más aún, como en tu caso, delante de un toro débil ¿Cómo has sentido un momento que puede que trascienda a la hora de premiar?

FR: Siempre la gaonera tiene un cite muy bonito y que tienes, sobre todo con un toro como ese que va a paso a paso, cuesta mucho, al igual que con la muleta. Quizá más en el quite si el toro tiene más fuerza pasa más rápido. En la primera gaonera el toro no se desplazaba, luego caminó. Ese quite mi abuelo lo hacía a la perfección, muy bonito y siempre a compás abierto y acompañando como si fuera un muletazo o una verónica. Mi tío Curro también lo hacía muy bien y siento que me viene de familia.

-Luce más así, con un toro despacito y con algo más de arte. A pies juntos tiene su gran mérito e igualmente es precioso, muy emocionante. A compás abierto tiene más ritmo.

DSySComo hacía Gaona, que a los Rivera les viene esa línea clásica.

FR: Sí, exactamente. A lo clásico, así lo hacía él y hay que tratar de seguir esas formas. También lo puedo dar a pies juntos, depende mucho la condición del toro. Un toro que se viene así como ese yo creo que es mejor a compás abierto, un toro con más fuelle puede que el quite luzca más a pies juntos.

DSyS: A la condición que mencionábamos de ese cuarto toro de Villa Carmela, “Don Juan” nombrado, había que sumarle que requería que el torero estuviese cerca pero sin estorbar, firme pero sutil, poderoso pero sin derrumbarle para que así llegara el culmen de los pases naturales. Con la mano izquierda rompió todo, por el lado más complejo. Desde el cite, en el que encelabas mucho, ¿Cuál consideras ha sido la clave?

FR: Dar tiempo y diría yo no atosigar porque el toro era noble. Los cites tenían que ser muy templados y muy cerca había que estar porque de largo el toro se retraía, tardeaba y no iba. Esa era su distancia, estarle cerca, así son las distancias de los toros, a veces de largo a veces más cortos. Mucho tiempo entre pase y pase. Y estando ahí había que echarle la muleta a la cara y entonces había momentos en que sí estaba cerca de él pero era el riesgo de aguantar y ver que con el toque iba por la muleta. Igual y con otro toro me habría ido para arriba. Él, estándole cerca, embestía despacio y se iba sobre la muleta pero con clase.

DSySY La México rugió. Después de tanto tiempo, ¿A qué te supieron esos olés?

FR: Imagínate. Después de tanto tiempo los pude saborear. Sentía, sí anteriormente reconocimiento, aceptación al esfuerzo o aliento pero no rotundidad. Creo que desde el toro de mi alternativa, con el que me emocioné y disfruté,  pero no los había sentido como ahora. Cierto que de novillero tuve momentos como debut  o con “Arlequín” cuando La México estalló. La gente la sentí entregada y más como son en México, con esa pasión desbordada.

DSyS: Pero venía la parte flaca. “¿Será Fermín capaz de matarlo?” Nos preguntábamos. Existía preocupación en la Afición pero en el toreo hubo determinación para volcarse sobre el burel.

FR: Sí es algo que he entrenado muchísimo. Como todas, pero esta en especial, de novillero y en algún momento de matador no veía claro, me afectaba porque pinchaba mucho, el día mismo de la alternativa. Antes agarraba la espada y uno no se imagina ni por donde entrarle, iba sin decisión. Era una cosa grave. Ahora he aprendido la técnica, entreno todos los días en el apartado fuertemente y a las becerras les simulo la muerte, ayuda mucho para saber como pasarte y sentir que es volcarse sobre el animal. Gracias a Dios he ido agarrando tranquillo y confianza. Así, he matado bien los toros que me han tocado este año, de buenas estocadas.

– Esto brinda mucha confianza. Tras la alternativa maté a mis toros quizá algo atrás y abajo pero me tiré bien y con sinceridad. Ahora con el primer toro se me fue la mano pero al segundo había que reventarlo y hacerle la suerte muy bien porque además sabía que me iba a poder ayudar aunque había que hacerle todo uno para meter la muleta abajo y ayudarme a darle muerte pues éste no se iba mover, me tapó la salida, no obstante,  ya tenía la espada adentro.

DSySFermín, si me permites, he notado que les citas con la muleta muy abajo, ¿Es correcto?

FR: Pues sí. Es lo que he aprendido, mientras más les cites abajo, muleta al morro, va a descubrir, en ese instante de humillar meter la mano. Haciéndoles bien la cruz luego ni se enteran como les hiciste la suerte. Así fue con ese cuarto de la tarde.

DSySVino la oreja, el triunfo, estás de nuevo en La México. Parece tópico pero, de acara a un cartel aun más grande, ¿Es esta la tarde de tu vida?

FR: Sí, porque la oreja sirvió para volver, la gente ya se interesó. Pero este es otro día más, nuevo domingo y está en buena parte el futuro de mi carrera. Tiene que pasar algo importante. Tengo fe en la corrida de La Estancia, en la FENAPO toreé muy a gusto pero independientemente de ello hay que buscar, en todo caso, que embistan.

DSySDicen que los toreros con sello no se acaban en una tarde. Hoy hay un alboroto taurino sobre todo respecto de los jóvenes toreros y por parte de aficionados jóvenes que se identifican contigo. Vemos inevitable que los jóvenes toreros que hay hoy se encuentran y crucen sus caminos. En ese sentido, en cuanto a sello y personalidad tú vas un paso o dos adelante, cosa en que los superas pero es cierto que han tenido un desarrollo más pronto que el tuyo de cara a la gente. En medio de esta fiebre de toreros jóvenes, ¿Qué papel quiere tomar Fermín dentro de esta pléyade torera?

FR: Sobresalir siempre, aun sobre los toreros que ya han triunfado como SaldívarJuan Pablo o Silveti. Es bonito que la gente se meta y se vuelque con los toreros jóvenes. No me quiero quedar atrás, me cuentan ya en ese grupo pero hay que asegundar. Tiene que ocurrir algo el domingo a fin de no quedarme detrás.

-Yo seguiré haciendo mi torero, no inventaré nada sino hacer lo que he aprendido hasta el momento, principalmente hacer el torero que a mi me gusta, disfrutar pues si no es así no hay mayor repercusión, de la manera que se haga, pero siempre sintiéndolo, siendo uno mismo. Una cosa bonita que me ha dado la pasada tarde es que nunca me he engañado, nunca me traicionado a mi mismo ni a mi concepto taurino y se que en algún momento la gente habría de despertar y ahí la gente ya se fijo, saben lo que uno puede y espera. La gente va interesada en verme.

DSyS¿Qué les dices a los aficionados jóvenes que están muy contigo?

FR: Que no dejen de asistir, que con los aficionados nuevos involucrados nunca podrá acabarse la Fiesta, porque es la gente es la que puede sacar a flote la Fiesta.

DSyS: ¿Cómo te has preparado para esta corrida?

FR: Mañana (hoy) acudiré con Javier Bernaldo, el jueves con Teófilo Gómez y el viernes mataré un toro en San Luis.

De SOL y SOMBRA: Un torero clásico que nos ilusiona y que fomenta afición. Mucha Suerte el Domingo Fermín que sea lo mejor para este año.

FERMÍN RIVERA: Gracias, espero también el lunes darte algo bueno de qué hablar. Además deseo un buen año para ti y para toda la Afición.

Clásico e irrenunciable, los blasones familiares y la sobriedad, el temple y la hondura de Fermín Rivera puede que muestre la vía que rompa con la condicionante oficiosa que está imperando en el torero. Afortunadamente en esta Temporada hay torero que rompen el paradigma y ponen el oficio al servicio del arte.

La escalada de Rivera brinda aire conocido pero que refresca y es el próximo domingo cuando veremos si ese aroma se impregna hacía la extensa frontera del arte que es territorio para muy pocos.

Entre finura y tempo lento acude nuestro entrevistado al encuentro con su destino en una repetición en la Plaza Máxima y de un cartel del que hablaremos pronto y que claro mucho de su peso lo carga Rivera a quien no le pesa ni amarga el banquillo, que el toreo es una constante mejora.

Claro es el tiempo y el próximo domingo, tanto para Rivera como para la Temporada jugarán la partida con tauro como sinodal y cronos como testigo. Imperdible.

Twitter – Texto: @CaballoNegroII.

– Fotos: @ColorJay.

Rivera en el de la Firma. Clase y ligereza que rubrican gran muletazo.
Anuncios

CRONICAS Y PERIODISMO TAURINO INDEPENDIENTE

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: