TOROS EN APIZACO TLAX: LOS FESTEJOS NAVIDEÑOS Y DE AÑO NUEVO

El Pana ya es Eterno

Por el Guerra

Los diestros en el retiro Mario y Mariano del Olmo dieron a conocer los carteles que conforman los tradicionales festejos de fin de año en la Monumental de Apizaco. Serán dos corridas de toros las que ofrecerán, el día de Navidad y el Año Nuevo:

Sábado 25 de diciembre. Corrida Homenaje a El Pana en la que actuarán, el rejoneador Rodrigo Santos y los matadores Uriel Moreno “El Zapata” y Joselito Adame, con toros de Golondrinas.

Sábado 1 de enero del 2011 Corrida de Año Nuevo con la actuación de Pedro Gutiérrez “El Capea”, Alejandro Martíne Vértiz (¿ ?) y Octavio García “El Payo”, ante un encierro de La Playa.

Cabe recordar que a partir del día 25, la plaza llevará el nombre de “Rodolfo Rodríguez El Pana”, y en la entrada se colocará un monumento con su célebre trincherazo. Todos los festejos comenzaran a las 4.30 pm

Anuncios

APARICIO Y MORANTE ¿MANO A MANO EN LAS VENTAS?

Cuando Julio quiere y se acomoda...

Efe/Madrid

El torero Julio Aparicio acaba de estrenar apoderado en la persona de  Jose Luis Segura, quien al comunicar hoy a Efe esta nueva relación ha asegurado que entre los planes que ambos barajan está el de «reaparecer en Madrid, por San Isidro, en un mano a mano con Morante».

«La vuelta de Aparicio a Las Ventas va a ser un acontecimiento, algo muy esperado por todo el mundo después de aquel lamentable percance el pasado 21 de mayo, cuando estuvo a punto de dejar allí su vida. Y para que se cumpla como algo muy importante le pienso proponer a la empresa que ese día se anuncie con Morante, otro grande», ha explicado Segura.

Aparicio confía su carrera por tercera vez a Segura, en palabras de éste, «no sólo para las próximas temporadas, pues queremos llegar juntos a su retirada de los ruedos, que por otro lado yo vislumbro lejos». El apoderado ha añadido que «el acuerdo que hemos alcanzado no se ha rubricado en documento alguno, lo hemos hecho a la antigua, con el clásico apretón de manos».

«Nunca nos debimos separar»

El nuevo mentor del espada sevillano ha explicado también que «para mí es un honor, un orgullo, volver a trabajar para un torero de la dimensión de Julio Aparicio, un profesional de mucha talla y experiencia, figura singular y proverbial».

«Su padre, persona madura, seria y con mucho sentido común, nos dijo a los dos, ayer domingo, cuando nos reunimos para poner esto en marcha otra vez, que nunca nos teníamos que haber separado, y lleva toda la razón. Aparicio es torero distinto, un aliciente añadido para trabajar por él. Las empresas saben perfectamente cuál es su caché, y eso también facilita mucho las cosas. De modo que aquí no nos vamos a engañar nadie», ha insistido el nuevo mentor.

Segura ha precisado que «también se sabe bien qué tipo de toro le va a su corte de torero, como el de Victoriano del Río, Núñez del Cuvillo, y ganaderías de ese estilo. Por eso Aparicio toreará donde le respeten como la figura que es». El tándem Aparicio-Segura ya funcionó en los años 1991 y 1992, y posteriormente en 1994 y 1995.

 

RIO DE AGUAMARINA – Alejandro Talavante o “Cuando la intriga del valor se develó”

Un Renovado Talavante se presento ayer en la Mexico

La manoletina estrujante de Alejandro Talavante a “Alma Gemela” de Julián Handam.

Nueva victoria de la afición y enésima derrota del “caza cartelismo” De nuevo la poca promoción y el pésimo manejo semanal de la información taurina hacen que el listón taquillero decrezca esta vez. Sin embargo, a pesar también del deficiente juego del encierro y el uso de su espada, Alejandro Talavante logra el delirio del público en una tarde plena en la que fluye el cauce de su personalísimo toreo.

Por: Puntillero De SOL Y SOMBRA.

Súbitamente una creciente desborda a los asistentes en la Monumental.

El arte no es el agua estancada de una laguna sino la tumultuosa de un torrente a la que nada detiene y ese torrente de innovación es el que pasa delante de los asombrados ojos de la Plaza México. Ayer el torrente viste el oro con aguamarina, agua brava “diáfana como el día” clara, como su terno.

El de Alejandro Talavante, clásico y fulgurante aguamarina y oro, de crucetas bordados los costados, mariposas por alamares al frente, crea una expectante atmósfera bajo la cual hace el paseo con ansia y gusto plenos por ver la cara del toro lo antes posible.

De Talavante he debatido lo suficiente para concluir que sus desigualdades, tras un inicio meteórico, han abonado para mostrarnos un toreo hoy proverbial. Sus crisis, incluso el caos en que se ha visto envuelto, por ejemplo su última tarde en La México, nos permite contemplar ahora un toreo ayuno de parones y mantazos, lejos ya del seco rudimento y más próximo a la expresión personal.

Así es el saludo al segundo. Más que un alter ego Talavante encuentra, adecuada a su necesidad artística, un “Alma Gemela” que aleja para siempre al otro yo tomasista y que aflora las virtudes, potencialidades y vicios de un torero que cura al débil burel ofreciéndo aire en las saltilleras del quite soberbiamente rematadas para luego regresar a la base de su tauromaquia, el valor, y trazar perfecta gaonera a pies juntos por pitón izquierdo, a lo “Joselillo”.

Viene otra más previo a trazar, por detrás del cuerpo, la larga más imposiblemente acompasada. Quiebra la cintura, se templa el toro y queda el público prendido “sobre el mar y los arroyos” de un remate a todo lujo. Ríos de torería.

A aquel anuncio joselillista de 1946 “corto pero sensacional” supera Talavante iniciando su faena con mando y poder pero sin derrumbar al flojo y noble astado. Acaricia por alto, se atreve con la arrucina inicial de frente y de lejos, capetillinas a compás abierto y los redondos más rotos de toda la Temporada.

El extremeño no hace uso solo del valor o la técnica para encausar embestidas cansadas y cansinas, sino que desborda una personalísima y señorial forma de expresión ya no solo trágica, como lo habría hecho antes, sino de una expresión estética perfecta.

La muleta se arrastra con la zurda, templa inspiradísimo cada muletazo con la derecha al que intercala pase del desdén genial y tras los estoicos pases por alto, viene la cumbre de dos arrucinas. No aprovecha el viaje. A compás abierto y citando, como Solórzano a “Fedayín”, carga la suerte y remata a la cadera dos cromos para la historia.

Clave resulta la distancia exacta en el cite y el abandono de mando y temple sutiles aunado a un concepto superior que aguanta el paso a paso del toro. La intriga del valor se devela. Talavante, suma al temple castellista, al mando pererista y a la quietud de ambos, una expresión estética aplastante.

Todo lo contrario con la espada. Toda la entrega en la vuelta.

Lo peor que puede ocurrirle a una ganadería, se decía, es la mansedumbre. Hoy hay algo más grave todavía, la flojedad. Todos lo han sido en mayor o menor grado y eso es inadmisible. Es terrible ver como un encierro de tipo agradable frustra a todos.

La nobleza lleva a la mansedumbre, la flojedad a la ignominia. Me duele ver al precioso tercero rodar por la arena, con todo y la salida de bravo que hace. Lo mismo al buscar despavorido los toriles el primero.

O la huida del quinto tras sentirse podido con la capa. Si tan solo hubiera empujado más, el soberbio recorte del quite de Talavante habría arribado a las alturas de Javier Bernaldo con “Faraón” de Huichapan.

El torero me comenta después, “La primera (faena) fue de la creatividad, la segunda del mérito” Cierto. Se impuso a un toro manso y tardo que hace las veces de quinto.

Se rompe con él de nuevo sin derrumbarle tras deslumbrante inicio por derecho sin probaduras, quebrando su cintura y rompiendo muñeca nuevamente. Patente es su escalada purificadora de formas que le elevan a una estética insospechada. Las manoletinas recuerdan su condición de valiente, los pinchazos su contra tiempo con el estoque.

Torear despacio implica entrar a matar de igual manera, con hermandad de ritmo.

A Humberto Flores no le perdonan descubrir dos toros. Al primero, manso de libro, arranca una oreja de un tranco inexistente.

Ayuda al débil y noble cuarto al torearle Humberto entre nubes en tanda magnífica pero inoportuno cambio de mano arrodillado impide rotundidad por la izquierda y, como nadie observa el merito de alumbrar un fondo oculto, se meten con él. De verdad, el toro no tenía más. Derrumba al piquero por quitarse el palo. Ve el toril y va a morir ahí. Aún así, aplaudieron el inexplicable arrastre lento.

De Mario Aguilar diremos que ni toros ni torero, salvo el saludo capotero al tercero. Un inválido y otro manso cabeceante lo muestran con dudas y poca serenidad de pies. Tres tardes en La México en un solo año reiteran que se fue a España siendo mejor torero de cómo regresó. Ojalá y remonte marismas.

La escalada de Alejandro Talavante hace bueno lo que otro artista renacido me dijo:“Todos los toreros muertos bajan hasta el fondo de las marismas para torear entre sombras sus propias sombras perdidas”. Armando Rosales “El Saltillense” ese genio, sabe a ojo propio que lo más complicado en los toros es renacer de las cenizas propias.

Talavante vuelve para torear como nunca y esa debe ser la medida, deshacer la intriga del valor en el cauce eterno del río del arte.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2010-2011. Noviembre 28. Cuarta de Derecho de Apartado. Menos de un cuarto de entrada en tarde agradable con leve viento.

6 Toros, 6 de Julián Handam (Divisa Obispo y azul rey) Dispareja de presencia por tercero y cuarto, cárdenos y más altos. Inválidos y con flojedad generalizada. El tercero lesionado motrizmente hizo salida de bravo pero no pudo componer su tranco en la lidia. Mansos y descastados en su juego general. Noble y con recorrido por el derecho fue el cuarto, el segundo débil y con nobleza. Encierro levemente castigado en el caballo, primero y cuarto derribaron al quererse quitar el palo. Primero y quinto, mansos, fintaron con saltar al callejón.

Humberto Flores (Marino y oro) Oreja y división. Alejandro Talavante (Aguamarina y oro) Aclamada vuelta y Saludos desde los medios. Mario Aguilar (Burdeos y oro) Silencio y Pitos tras aviso.

Destacaron en banderillas Sergio González al banderillear al primero, así como Valentín Lujan en el quinto. A caballo fueron derribados Ricardo y César Morales, éste último, tras el tumbo, picó con ventaja al cuarto.

Para Acompañar la Cronica:


Radar Taurino – La Intriga del Valor. Talavante Vuelve a La México.

Talavante regresa a La México a oponer ¿El Arte, el valor, o su conjunción?

A El Bardo de la Taurina.

Tres apasionantes y preliminares semanas en La México se cierran este domingo con la aparición de Alejandro Talavante, el tercer hombre sobre la línea del valor. Sin cantarlo, La Monumental ha expuesto a su clientela la más candente actualidad taurina dentro de la línea de la valentía y la quietud, con el riesgo consecuente que la Afición se embelese con solo una manera de torear.

Por: PUNTILLERO De SOL Y SOMBRA.

Sometiendo a los toros generalmente se llega lejos. Hacerse de sus embestidas es un presupuesto sin el cual es muy difícil alcanzar altos niveles de tauromaquia. Hoy en día el toreo ya no solo es eso.

Torear implica actualmente no solo poderle al toro o estar por encima de las circunstancias. Reiteramos que torear es desentrañar el misterio envuelto en la piel del bous, descubrir sus posibilidades ocultas de su juego y extender hasta lo impensable su comportamiento. Todo lo anterior se basa necesariamente en el valor.

Para todos aquellos que lo dudan, hoy en día los toreros requieren asentar el ejercicio de la tauromaquia sobre un fundamento de valor insospechado.

Incluso, los que consideran a Morante de la Puebla “el más valiente de los artistas” como un diestro cuya principal virtud no es el valor o creen que Enrique Ponce “pone la muleta donde se debería poner él” no podrían argüir que todas esas maravillas que estos diestros realizan se necesita un valor punto más que esencial.

La diferencia es que hay toreros que exponen mucho y lo muestran poco, así como hay toreros que exponen mucho y lo muestran en esa medida, no en un afán, si se me permite, efectista, sino por una forma de entender la tauromaquia.

Así se encuentra el paisaje en donde se encuentran Sebastián Castella, Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante.

Ya abundaremos en el tema, solo diré torear como ellos torean es al uso lo que emociona y más con el toro grande. El encierro del domingo tiene por lo menos tres ejemplares que habrían de hacer lucir al menos visualmente la sensación que produce lograr dar pases sin dar pasos.

Pero como sabemos, los toros no deben salir a prestarse, a colaborar, a dejarse… todo ese catálogo de clichés taurinos tan al uso de la mediocridad de la prensa taurina.

El hierro de Julián Hamdan es aún un hierro en formación pese a sus antecedentes. Sinceramente, espero que el juego supere el del año pasado. Hay una sensación de que así será, solo tengo la consideración de los kilos. Ojalá y no me equivoque, hay un toro que me gusta hasta por su número “27”, cárdeno claro enclavado en el más fino tipo San Martín.

No olvidemos, la ganadería es tiempo y reposo. Vueltas interminables a los potreros y a las páginas del libro.

El valor de los toreros sirve hoy en gran medida, no para dejar de lado el concepto tradicional de “cada toro tiene su lidia” sino para mejorarlo al comprobar que aguantar las embestidas que se frenan, las miradas que se cruzan y el paso cansino a la mitad de cada suerte. Ello, puede hacer el milagro de embestir aún cuando los toros parecen no haber nacido sino para el aliño y la estocada desprendida.

Así lo demostró Humberto Flores en aquella gran y emocionante faena al toro de San José en febrero de 2008. El valor sirve para sustentar el ejercicio de la tauromaquia y no para pelear a golpes, como pareció querer hacer el torero con su lote de Barralva el año anterior. A golpes ganan los toros, con el arte como blasón siempre triunfa el toreo y la Afición.

A uno de los toreros más queridos en la Plaza México no le vendría mal aquello de “lava helada y hielo ardiente” Como esa tarde de Puerta Grande con la gran corrida de Rancho Seco en diciembre de 2004.

Caso distinto es el de Alejandro Talavante, de quien dependerá modificar la impresión que dejó en su segunda tarde hace tres años ya. Pues cuando al de Badajoz le late la pasión de enamorado por el toreo es capaz de trazar uno de los momentos más grandes de nuestra vida de aficionados, las 6 gaoneras que pegó a “Sedacero” de San José en la confirmación de alternativa.

A diferencia de Castella y Perera, Talavante no tiene nada que perder el domingo en la arena de La Monumental, tiene una posición diferente que puede terminar por imponer por tercera semana consecutiva la Ley del Valiente, con esa mano izquierda de terremoto.

Como “Aquella Tarde en Sevilla” donde pegó un natural que aún no acaba a un Cuvillo que desorejó.

Y en medio de esto, Mario Aguilar, el chico que se fue a España con muchos blasones y que nos ha dejado dudas en su proceder taurino el último año, sin reprimir lágrimas como en Guanajuato y León. Un muchacho con sentido del temple y sensibilidad de sentir el toreo despacio no debe más que seguir su sentimiento. Los que poseen eso no deben limitarse a demostrar su valor pues “la naturalidad es la mejor de las poses”

Así como la Plaza México ha consagrado a los poderosos y los artistas hoy cata a los del valor. Eso es valiosísimo. Nuestra Plaza demuestra su plena vigencia y los toreros tocan a su puerta para convencerla de dar la vuelta con ellos sobre esa línea casi estoica, casi romana del valor.

Arte mata todo, y a los valientes hoy les toca poner algo más que los muslos y la muleta penduleante. Tienen que ser “artistas y de bragueta”

No olvidemos que nada hace explosión más estruendosa en una Plaza de Toros que el incendio que provocan las chispas del valor y el arte unidas. Fuego de la torería, una llama verdaderamente imperdible.

Ustedes ¿La apagan?

Vamos al Toro…

Twitter: @CaballoNegroII.

LOS TOROS DE REGALO EN LA PLAZA MEXICO

La culpa es del juezSaludos al Juez y a los apoderados

Por el Guerra

A raíz de los acontecimientos que ocurrieron en la corrida inaugural y el pasado domingo entre los apoderados del Payo y de Arturo Macías, relacionados al tema de los toros de regalo y la confusión que generan entre el público y los mismos profesionales, sería muy bueno que  todos conocieron bien el reglamente taurino del Distrito Federal. Esto incluye a la empresa, los matadores y apoderados (asi como a sus co-apoderados tan de moda ultimamente). Por esta razón decidimos incluir los Artículos y sus fracciones donde se menciona este tema en el reglamento. Por cierto ya les hicimos llegar un mail con toda la informacion al apoderado de Macias, Antonio Corbacho, al Capitán Ramírez y a Herrerías para ver si asi se les baja el coraje.

REGLAMENTO TAURINO PARA EL DISTRITO FEDERAL

CAPITULO VI DE LA LIDIA

ARTICULO 52

VII. En plazas de primera categoría habrá un mínimo de tres astados de reserva en los corrales, los cuales serán reseñados en cada festejo, detallando en las tarjetas que para elefecto controla el Juez de Plaza: ganadería de la que proceden, nombre, número con el que fue herrado a fuego, pinta, características generales y en qué lugar se lidiará en caso de que sustituya a algún astado de lidia ordinaria o bien que se trate de un toro de regalo, sujetándose a lo que establece el artículo 76 del presente Reglamento.   Para el caso de sustitución de los astados de la lidia ordinaria, para el primer toro, se dará preferencia a la ganadería que presente la corrida, siempre y cuando ésta lleve más de 6 toros, y para las sustituciones subsecuentes, solo en este caso la empresa, decidirá de entre las reses disponibles, cuáles serán lidiadas.

IX. Será decisión de los matadores o de sus representantes acordar el orden en que deban lidiarse las reses que queden como reservas, sin considerar la antigüedad de la ganadería de su procedencia. En caso de que los matadores o sus representantes no se pongan de acuerdo, la decisión recaerá en el Juez de Plaza, no en el empresario.

CAPITULO VIII

DEL TORO DE REGALO

Artículo 76.-

Entre toro y toro o entre tercio y tercio de la corrida o novillada, los alternantes podrán anunciar el regalo de una res, para lo cual observarán estrictamente las disposiciones siguientes:

I. Cuando más de un matador anuncie un astado de regalo, se respetará invariablemente la antigüedad de alternativa y, en el caso de los novilleros, su fecha de presentación en una plaza de primera categoría, sin importar quién anunció primero;

II. Para el caso de que el matador de toros o novillos pretenda obsequiar un burel, deberá seleccionar a la res de obsequio conjuntamente con el representante de la ganadería responsable del encierro. En el supuesto de que la ganadería y el matador no lleguen a un acuerdo sobre el toro de regalo, éste será el primer reserva;

III. El o los toros de regalo deberán ser siempre de los reseñados previamente por el Juez de Plaza como reservas e incluidos en la tarjeta de sorteo de ese festejo. Los toros de regalo deberán lidiarse en el mismo orden establecido en el artículo 52, fracción VII, de este Reglamento, y

IV. Cuando un matador de toros o novillos anuncie el regalo de una res, y posteriormente sea devuelto un astado de lidia ordinaria, el reserva que corresponda en turno sustituirá al astado devuelto, así sea el elegido para obsequio.

Artículo 77.-

Si un astado de regalo es devuelto por las causas contempladas en el presente Reglamento no habrá sustitución, a menos que el matador que lo regaló decida obsequiar otro.

Jose Tomas “Uno de los principios del arte es dar”

 

"Ese dar tiene hora y fecha"

Por el Guerra

El diestro José Tomás ha recogido en San Sebastián, de la mano del alcalde de la capital donostiarra, Odón Elorza, la Concha de Oro a la mejor faena de la Semana Grande de 2007 que otorga el Ayuntamiento, galardón que no había podido recibir hasta la fecha por problemas de salud tras varias cogida. Tomás, ha agradecido, también en euskera, el premio y ha señalado que “uno de los principios del arte es dar” y ha detallado que para el torero “ese dar tiene hora y fecha”. “Tenemos que estar preparados para ello cada tarde y a la hora en que se anuncia una corrida de toros”, ha añadido.

Creo que hay tardes, como decía el maestro Ordóñez, ídolo del viejo Txofre, que uno tiene que estar dispuesto a darlo todo. Tardes en las que por las circunstancias que las rodean uno se motiva para dar ese plus de más y creo que la tarde de la Semana Grande del año 2007 para mí fue una de esas tardes”, ha recordado el matador.

Más que presumible vuelta a los cosos

“Al recordarlo la verdad es que uno disfruta mucho de esos momentos, porque fueron buenos, y a su vez ese recuerdo te trae también el disfrutar de la ilusión que va a ser para mí el volver a poder dar“, ha remarcado el torero madrileño, aludiendo a su próxima vuelta a los ruedos tras su última y grave cogida en México. Un rumor no confirmado todavia por su equipo, es el de que podria reaparecer en la actual temporada de la Plaza Mexico el 5 de febrero 2011.

Manzanares todavia NO

El torero alicantino José María Manzanares no podrá hacer el paseíllo en la Feria de Quito, donde estaba anunciado el próximo 29 de noviembre junto a Sebastián Castella y Cayetano.

Manzanares iba a reaparecer tras la lesión en los tendones de la mano izquierda que sufrió en la plaza de toros de Utrera y que le ha mantenido apartado de los ruedos, informa mundotoro.

El diestro será baja también en la plaza de toros de Lima, donde tenía previsto torear el día 5 de diciembre junto a El Juli, Castella y Ponce. La recuperación de su lesión está siendo más lenta de lo previsto y los médicos han recomendado que continúe con reposo absoluto.

La reaparición en los ruedos podría aplazarse hasta el 27 de diciembre en la feria de Cali, en Colombia.

 

El Primero Frimario – Castella a Hombros en La Mexico.

Saluda Castella a La México, frimario triunfo del francés.

Xajay da un paso más hacia delante forjando poco a poco algo que se puede convertir en leyenda. Sin embargo, hay matices que nos hacen ver no tan grande, como se ha cantado, el juego de la corrida. Una tarde de expectación colmada con nueva buena entrada en La México que demuestra la demanda del público por un espectáculo de calidad y altura. La Monumental encuentra una carta rentable en Sebastián Castella y los aficionados retoman la ilusión que brinda estar cerca de un concepto mejor del espectáculo.

Por: Puntillero De SOL Y SOMBRA.

Sin viento transcurre todo el festejo.

Cielo claro y fresco agradable inauguran lo que habría sido el antiguo otoño en el calendario de la Primera República Francesa. La frime –escarcha en francés- reune en el fresco otoñal un reencuentro de la naturaleza y la firme intención de separar cualquier indicio religioso de la Francia pos revolucionaria.

El comienzo del antiguo otoño en la Plaza México acompaña al más reciente alumbramiento.

La imposición que Sebastián Castella realiza a su lote de las particulares formas de su tauromaquia marca cierto paralelismo entre el rompimiento republicano con el ancient regime y las formas eclesiásticas. Aquellos lo hicieron suprimiendo el calendario gregoriano para inventar uno nuevo, uno propio. Castella utiliza no formas nuevas, sino hace de ellas ejecuciones mejores.

No es precisamente su tauromaquia el rompimiento con el clasicismo, sino con la medianía y el cartabón. Por ello al trazar Castella su quite al primero, la chicuelina descubre la capacidad del toro para arrancarse de largo. El quite, vertical y  bien rematado, antecede a un tercio de banderillas omiso en  alternar los lados.

Todo es por pitón izquierdo para desconcierto de algunos. No del torero.

El escarchado “Recuerdos” de Xajay, bajo y astifino, de cara seria pero sin estridencias en sus astas, llega fijo y violento a la muleta. Castella en el tercio, casi sin moverse, comienza por alto. Muletazos dramáticos ganando siempre la intención de un toro que acomete largo y pronto.

Por ello, unos pasos después de la segunda raya comienza el diestro a correr la mano con la derecha, al tiempo que moldea el mármol bruto del astado; los cincelazos plenos de mando, temple y quietud, trasmutan la violencia en la cadencia de los cambios de mano precisos previo a los remates perfectos en los de pecho o en el muletazo contrario por bajo con la izquierda.

Obra plena sustentada en valor primordialmente inmutable pero integradora de una fuerza escultórica digna de Rodin que después acaricia en doble circular con la derecha rematado primero por alto y luego con cambio de mano abajo como arrancada fantasía de Manet.

A diferencia de su periplo “nivoso” –de enero y febrero- Castella no solo se arrima sino se acerca a un toro mejor, bravo y emocionante para su estilo, al que impone largueza y su ya proverbial sobre temple.

Pinchazo honrado arriba, estocada desprendida y oreja justa con aclamada vuelta. Ínfimas protestas que en todo caso deben exigir homenaje, arrastre lento, que de darse, mitad es obra del doble alumbramiento torero: drama y largueza, emoción y arte.

La corrida, con prestaciones en su conjunto, tiene varios valles. El tercero, acochinado y débil, se defiende más de lo que ataca no obstante su engañosa movilidad. El cuarto se ahoga de salida y en su juego mucho tiene que ver la lidia otorgada. Para rematar, del sexto, nada se puede decir, solo que es un canto a la mansedumbre.

El quinto es una alimaña.

Se sinte podido en los lances a pies juntos y tiende emboscadas calladamente con el aire apagado de una víbora. Tras media verónica luego del puyazo, “Varilarguero” ataca a traición y Castella le recorta genuflexo en los medios. Luego ofrece el engaño en el tercio a pies juntos y como respuesta recibe dolorosa patada, golpe bajo que cerca está de sacar de colocación al diestro que contesta con sensacional desdén más allá de la raya.

Ahí comienza toda una pelea. A cada trampa que tiende el bicornudo Castella mantiene la planta, no obstante el morro del xajay se va a la arena. Intenta el cárdeno obscuro ponerse por delante y por supuesto sus ojos se centraban en los muslos del francés. No hay dudas, solo toque hacia afuera y opone a la embestida más corta, el valor más largo.

Pero en plena batalla hay dos episodios seguidos en que la fiera bicornuda parece llevar las cosas a su favor tras doble desarme con destrozos de tela roja. Castella ajusta con firmazos de castigo claves en domeñar al toro aunados a derechazos largos y terminantes de la posición del torero.

A la embestida corta se le desprecia con esos muletazos de pecho de impresionante fuerza de expresión o con esos giros martinistas que voltean la intención del astado y, por supuesto, la respuesta del público. El nuevo desplante es la corona. No obstante el espadazo trasero de pronto efecto, la puerta grande es absoluta.

Crucificar a Fernando Ochoa es el pasatiempo favorito del público. Al buen primero lo torea superiormente de capa e incluso con la muleta hasta llegar los adornos. Tuvieron oportunidad pero no consecuencia en emoción. Si tan solo no hubiera abandonado los medios…

Al cuarto Ochoa le ayuda tanto que le descubre una faena no obstante su ahogo. Pena que la espada aumenta una cruz que se ha y que le han impuesto: no poderle a la Plaza México. De él depende creérselo.

Arturo Macías por fin está donde lo querían ver muchos, abucheado y derrotado tras dejar ir al engañoso tercero. Con tantos péndulos difícilmente se domina. Así anda Macías, en devaneo. ¿Qué se ganó? Hoy más que nunca la derrota es huérfana. Pero “hay triunfos que hacen llorar y derrotas que darán risa”. Y eso espero del torero.

Veintiuno de noviembre, entrada del mes frimario francés.

Entrada de Sebastián Castella por arco triunfal al corazón de La México y por primera vez, La México entra al corazón de Castella.

Si no, ahí queda la sonrisa a hombros de la Afición.

Twitter: @CaballoNegroII

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2010-2011. Noviembre 21. Tercera de Derecho de Apartado. Dos tercios de entrada en tarde agradable fresca, cielo claro y sin viento. Ambiente en los tendidos.

6 Toros, 6 de Xajay (Divisa Roja y verde) Pareja de presencia salvo el tercero, salinero obscuro y acochinado. Primero y segundo sonoramente aplaudidos en el arrastre. En tono menor el tercero que le pesaron los kilos y duró poco. El cuarto soso y sin fondo. Duro el quinto, alimaña geniuda. El sexto corriente.

Fernando Ochoa (Corinto y oro) División y división tras dos avisos. Sebastián Castella (Rey y oro) Oreja con leves e injustificadas protestas en ambos. Arturo Macías (Palo de Rosa y oro) División al intentar saludar y Bronca tras aviso.

 Los toros fueron nombrados en memoria del picador de toros recientemente fallecido Ricardo Pacheco, tentador oficial de la ganadería.

Destacaron en banderillas Luis Castañeda y Alejandro Prado que saluda en el cuarto, así como Javier Ambel en la brega del quinto. A caballo destacaron Ángel Juárez y Nacho Meléndez, picando al segundo y al sexto respectivamente.

Triunfo de Cayetano en Lima

Morante Corre que te coje mi armaa!!

Por el Guerra

Cayetano Rivera Ordóñez salió a hombros la tarde de su debut en el bicentenario coso de Acho. Lo hizo tras desorejar por partida doble al toro que cerró plaza, que se dejó algo más que sus hermanos y que tuvo delante a un torero arrebatador, valiente, dispuesto y enormemente decidido a levantar una tarde que, hasta ese momento, apenas contó con pasajes de interés. Rivera Ordóñez lo dio todo y, a pesar de una primera entrada a matar en la que resbaló el acero por el lomo del toro, paseó el doble trofeo tras una gran estocada cobrada al segundo intento. Su primero duró un suspiró y, además, se lesionó una pezuña por lo que tuvo que abreviar.

Toros de La Ahumada, de Colombia. Terciados, mansos, salvo el sexto que se rajó menos. Pitos en los arrastres del 1º al 5tº. Silencio al 6tº

Morante de la Puebla, de verde botella y blanco. Silencio y Silencio.

Miguel Ángel Perera, de malva y oro. Silencio y silencio.

Cayetano Rivera, de azul marino y oro. Silencio y dos orejas. Salio a Hombros al final del festejo.

 

La Hija del Capea en Lima, por cierto saludos al suegro

Foto Morante cortesia de Tauromaquias.com

@Twittarino

Anuncios

CRONICAS Y PERIODISMO TAURINO INDEPENDIENTE

A %d blogueros les gusta esto: