Morante, El Juli, Manzanares y el Cid Pilares de la Temporada Sevillana

Por el Guerra

A los tres matadores de toros que componen el cartel del Domingo de Resurrección: José Antonio Morante de la Puebla, Julián López El Juli y José María Manzanares , se une Manuel Jesús El Cid como otro de los toreros que conformarán los pilares del abono de la temporada sevillana. Los cuatro diestros citados intervendrán en tres ocasiones dentro del ciclo abrileño -incluyendo en el mismo la citada fecha que abre la temporada sevillana- y sumarán cada de ellos uno una corrida más en la Feria de San Miguel. La empresa Pagés (Eduardo Canorea y Ramón Valencia) continúa elaborando la programación de 2011 tras cerrar el cartel del Domingo de Resurrección, con Morante de la Puebla, El Juli y Manzanares, quienes lidiarán toros de Daniel Ruiz.

Dentro del cuadro principal, con los toreros que actuarán en más ocasiones a lo largo de la temporada sevillana, se encuentra el extremeño Miguel Ángel Perera, quien sumará tres tardes -dos en abril y otra en septiembre-. De las máximas figuras, Enrique Ponce quiere asumir sólo una comparecencia, como sucedió el año pasado. En cualquier caso, las negociaciones en este sentido continúan todavia en el aire.

Anuncios

Verdades Absolutas, Verdades Aparentes. Cronica del 2do Festejo de Aniversario

Por Puntillero

Nueva marfilada ganadera a la Afición. No la merecíamos. En medio de una tarde sosa y con un ambiente complejo en los tendidos, desfilaron nueve turnos, dos a caballo, que brindaron alegrías y sembraron dudas en el devenir no ya de la Temporada sino de la expectativa taurina mexicana.

Solía Barralva ser una ganadería cuyo pronunciar implicaba respeto y casi garantía de seriedad. Lo sigue siendo al menos en su línea española. Lo sabíamos plenamente y más se había refrendado que al dejar para su línea mexicana los obscuros tonos obispo, verde y rojo, la luminosa divisa amarilla, rosa y azul celeste, alentaría la esperanza del compromiso ganadero con la seriedad.

Barralva ha echado lo mismo encierros de miedo que disparejos, como el debut en México y la repetición, un seis de enero de 2003, o incluso escandalosos como aquel de Querétaro en 1999 para la presentación de “El Juli” como matador de toros. La línea española de Barralva, incluso en su polémica presentación en México, ha cumplido las expectativas de taurinos y aficionados al grado de enviar la casi perfecta corrida de 2006. Ese toro, exigente y serio, no acompaña a la familia Álvarez Bilbao a los compromisos de alto nivel toreril. Allá las figuras que siguen perdiendo el tiempo con el “toro de la ilusión” el aparente “toro mexicano” de la “calidad absoluta” y de la presencia relativa.

Y la cosa no comenzó bien. Baile de corrales, de barriada por cierto, al salir Reyes Huerta, intentar Cuatro Caminos, amagar no torear e imponer al fin de la Empresa orden al dejar claro “Hay dos Garfias y esos van” Nunca mejor aplicado. De rejones, a lo Quevedo, invocamos lo que Andrés Amorós recordó hace un año: “No admiten el invierno corazones / asistidos de ardiente valentía, / que infunde la española monarquía / la fuerza igual en toros y rejones”

Fuerza idéntica, confrontación pari passu, es decir, igualdad de circunstancias entre toros y toreros, incluso para los que no sortean y van a caballo. Por eso Diego Ventura no termina por entender que en La México hay que estar despacio, que las vueltas al ruedo, incluso la inicial se da al paso, no al trote ni al galope y arrancando hacía el lado derecho del burladero de matadores. Temple, cierto sobre los lomos de sus excelentes monturas que delante del primero, hicieron ver a un Garfias, chico y desprovisto de cara, mejor de lo que fue. Esta vez “Morante” tiro bocados, pero resultaba tan insípido, tan sin chiste el bicornudo manjar que nadie lo agradeció. Fatal matando y aún así hubo pucheros y reproche a la autoridad al mendingar la oreja tras escandaloso bajonazo.

Sin embargo, saltó el salinero del que todo mundo hablaba en el sorteo. Paliabierto, bien serradas sus astas y aún mejor conformado de hechuras. A su salida, Ventura apostó por el quiebro a porta gayola pero parte de su capital taurino cayó al suelo, como tan atrás colocó el espantoso rejón de castigo inicial casi en los cuartos traseros del garfeño cosa que afectó al astado. Sin embargo, tras nuevo rejón el de Garfias creció en su juego. Acometió sin las reservas del que abrió plaza y con él Ventura impuso su toreo de costado y de frente, sin que el cornúpeta se encelase lo suficiente, teniendo el caballero que pasarle contrario varias veces para provocarle la embestida, corroborando que también a caballo, el toreo es fundamentalmente distancia y ritmo.

Ventura destacó al quiebro, en las salidas de banderillas y en las pasadas por dentro pero el salinero apretó lo suficiente para casi provocarle una cornada a las monturas. Segunda actuación y nueva “mácula” Lo alcanzan a mí parecer por no tener la distancia clara, salí ayer con la misma sensación que en su presentación en Querétaro, falta mayor aplomo, más despaciosidad y mucho menos intervención por parte de la peonería, todo el tiempo los peones entraban y salían, no solo para impedir al de Garfias emplazarse sino para tocar los lados en forma por demás ventajosa.

La faena interesó lo suficiente para que al dejar rejonazo el público sacara los pañuelos que los aficionados taparon. Hay que leer mejor a La México. Siempre el Juez debe voltear primero a la contraporra, luego a la Porra y después a la parte de sombra cercana al arrastre. Ayer eran visibles los brazos cruzados. Gilberto Ruiz Torres compensó el puchero en el primero y obsequió la segunda oreja, lógicamente pitada. Ya vino y ya se fue Ventura sin romper totalmente, con la miel en los labios, gente en los tendidos pero con las reservas que la afición impone. Ya lo dijo Agustín Lara “Yo, sigo esperando…” No importa cuánto más.

Las golondrinas de volar ligero de la línea mexicana de Barralva han dado a Miguel Ángel Perera más disgustos que alegrías. Pasó en su confirmación, en un cinco de febrero, aún el año pasado y ahora aquí. Incluso al grado que su primero, soso, débil, descastado, estuvo a punto de causar un desaguisado al golpear su ojo. Solo un pase de pecho con un toro absolutamente a contra estilo fue lo más rescatable de su labor. Incluso, tomando en cuenta al segundo. Otro ejemplar con escaso trapío y con menor aún bravura. Para un torero de toro grande era el peor escenario que podría presentársele en La México que pinchó al grado del doble aviso.

Al regalarse un toro más, la gente no se aguantó, muchos abandonaron el coso. La ya acostumbrada martingala, que está colocando a México en lugar de preeminencia dentro de la ignominia taurina mundial, nos dejó ver un nuevo ejemplar terciado, estrecho, con poca seriedad, indigno, no de La México, sino de Miguel Ángel Perera. El toro de regalo se está convirtiendo en una forma de eludir el sorteo, como esas planeaciones fiscales que se ubican fuera del hecho generador de ley y así dejan de pagar legalmente contribuciones. Algunas, las de simulación, acaban con el traje a rayas, cuando se abusa. En el toro, contrariamente, la planeación culmina con la paladeada coba y las enhorabuenas, los vítores y peor aún, el alivio de los veedores.

A Perera estuvo a punto de salirle mal. El barralva “Brujo” se defendió al tomar los capotes, salía despavorido hacía la querencia en los cites y solo la buena técnica de Perera logró sujetarle hasta casi hacerle trazar una vuelta entera. Complicaciones al banderillear en el tercio primero, en los medios después con intermitentes muestras de genio del toro al apretar hacía los tableros. Esperanzadoramente Perera brindó al público.

Entonces, lo que parecía un predicar en el desierto se convirtió en la multiplicación pererista al extender el pase al principio, sacrificando el lucimiento por una cualidad que ya le hemos apuntado, su infinita capacidad de aflorar el fondo más oculto de sus enemigos. Todo ello, a partir de una irrenunciable quietud pero basado en más importante aún, el sobre mando en el toreo natural y la perfecta utilización del perfil cambiado en los remates y en los circulares invertidos.

Perera cambió la tardanza del toro por la acometida sometida con la muleta en la derecha que impedía al manso ver algo diferente a tela roja. Fue entonces cuando encelado, tras un remate soberbio con la derecha y hacía la raya, con el que la Plaza estalló, cuando el astado arrancó con inusitada alegría y el tranco a plenitud para que Perera trazara el gran momento de la tarde: un natural verticalísimo y casi a pies juntos que produjo el júbilo de la Afición y la ignominia del villamelonaje al tapizar en nefasta escena el ruedo de cojines. Desconocimiento absoluto. Se tocó el toro y el torero tuvo que luchar contra la distracción del astado quitándose miradas y ligando aún una última dosantina que dejó la cosa al rojo vivo.

Tengo que señalarlo. El público ignorante (no es su culpa totalmente) condicionó la situación cuando venía aún lo mejor de la faena. Inexplicablemente Perera volvió a perder los papeles estando pésimo con la espada, pero esta faena, la aurora torera de Miguel Ángel Perera, será cosa que se recordará siempre. Si tan solo hubiese tenido el toro mayor trapío… por lumbreras y generales se habría tirado la gente. Aún así, Perera avanza de cara a la próxima Temporada, esperando igualmente lo haga el trapío de sus toros. Si no, seguirá habiendo gente que aviente cojines y que salga diciendo “Qué extraordinario noveno” “¿Por qué no lo indultó?”

El lote del Aniversario fue el de “El Payo” incluso por presencia. Al primero “Canelo” le ganó, por muy poquito, decisión dividida, por puntos y muy controversial. Algo hay en el rostro del torero, cierta contrariedad o pesadez que hace ver sus movimientos, al inicio por ejemplo del quite por chicuelinas, sin ritmo o convencimiento, inclusive al arrojar la montera. Ha perdido en frescura, sin embargo ayer dio muestras de remontar la marisma.

Ese primero se desplazaba a veces con la cara arriba “El Payo” pegaba uno bueno y el toro no repetía. Para mí, en ese momento, falto ese paso hacia delante. Es decir, no solo atacar sino anticipar adecuadamente las intenciones del contrario. Este “Canelo” salió a countear y García no entraba con su mano izquierda con la seguridad necesaria. Hubo momentos buenos con la diestra, alguna circular con cambio de mano aunque recortando en exceso la embestida “El Payo” mostró aptitud pero dar el paso adelante tras el muletazo y, en consecuencia, tapar los ojos del toro fue por lo que la faena no terminó de cuajar. No obstante ello, personalmente, creo que la oreja no era del todo desmerecida, puesto que descabelló bien tras marrar el puntillero con el “cachete”

De cualquier modo “El Payo” salió dispuesto a culminar la tarde a hombros. Casi lo consigue con otro Barralva levemente mejor presentado. Aquí García lo vio claro desde el capote y construyó una faena importante sobre la derecha, frente a picadores y en la raya. Intercaló cambios de mano de calidad y salía con impronta de la suerte haciendo ver mejor al toro. Su faena creció al trazar con temple y agarrar aire entre tanda y tanda de forma por demás acertada. Esta vez “El Payo” mató adecuadamente, tardó de nuevo el toro en doblar y le negaron la oreja que hubiese sido mejor ganada que la primera. Pero es un acicate que le vendrá bien tras cuatro tardes entre nebulosas que parecen ganar oxigeno previo a la prueba de Guadalajara el próximo domingo.  Vuelta protestada y mejora la perspectiva de un torero que pareció perdido. ¿Será?

El que también parecía perderse fue Saldívar. Sobre todo con su primero que desentonó respecto de todo el encierro. Cárdeno claro, horroroso de cara y mal hecho, arreaba sin emplearse y resultó débil ¿Cuántas veces ya hemos apuntado esto en la Temporada?

El de Aguascalientes comenzó sobre las rayas. Un tanto a jalones pero es que el toro no perdonaba. Se estiró en derechazos de calidad y sobre todo una tanda al natural aprovechando sus brazos largos y valor probado. Pero el enganchón y el desarme parecieron mostrar que el que mandaba era el toro, en ese momento el torero regresó para imponerse en los circulares y ganar la partida a pesar de que el cárdeno estaba cerca de tablas. Logró cerrar con intensidad por alto con manoletinas y con ello armarse a la muerte en la suerte contraria.

Pinchó para decepción propia y ajena. Sin embargo, la suya fue una salida bien ganada al tercio. Aguardemos al torero que se cargó al octavo con el capote primero en el recibo y luego al quite por villaltinas, esa dilación con el capote y un cambio repentino de perfil impidieron verle con la muleta. Será para la próxima, con la esperanza de que cuaje Arturo Saldívar plenamente.

Una nueva gran entrada. Algo así como cien mil aficionados en espacio de una semana y un día han sido testigos de lo absoluto y lo aparente, de las martingalas y de la rotundidad. Esas entradas anteriormente harían afición, envenenarían de “mal de montera” a muchos que van por primera vez. Es una pena que tarde a tarde salgamos pensando que le habrá pasado a la buena afición de México. Hoy avienta cojines, va al jolgorio y cada día que pasa ve menos al toro. Al menos queda la esperanza de que este ponga las cosas en su lugar. Pena que no sale. Y eso es verdaderamente preocupante. Pasado el aniversario espero la situación cambie a bueno.

Twitter: @CaballoNegroII

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2010-2011. Febrero 7. Décima quinta de Derecho de Apartado. Tres cuartos de plaza en tarde fresca. Segunda Corrida del LXV Aniversario de la Inauguración de la Monumental. Mucho ambiente y gente guapa en los tendidos. Reventa impune.

9 Toros; 2 de Garfias (Divisa Naranja y Rojo) Primero y quinto; flojo y sin bravura, falto de raza y muy chico el primero. El quinto, salinero y bien hecho fue un toro bravo que mereció homenaje. 7 de Barralva (Divisa Azul cielo, amarillo y rosa) Uno de regalo. Igualados en falta de trapío y con muy poca cara y fuerza, protestado el sexto desde salida. Destacó el lote de “El Payo”

El Rejoneador Diego Ventura (Campero andaluz corinto) Al tercio tras petición y dos orejas protestadas. Miguel Ángel Perera (Esmeralda y oro) Protestas tras aviso; división tras dos avisos y gran ovación en el de regalo. Octavio García “El Payo” (Granate y oro) Oreja protestada y vuelta protestada. Arturo Saldívar (Turquesa y oro)Al tercio y leves palmas. Destacaron Juan Sierra de la cuadrilla de Perera y Efrén Acosta hijo al picar al séptimo.

Radar Taurino: La Noche de Antenoche

Diego Ventura: En el Ojo del Huracan.

Por Puntillero

Pasada la euforia y pasado un día de resaca taurina entre el Aniversario y el festejo de lunes volvemos a la Plaza México para cerrar la jornada de Aniversario de 2011. Festejo que vuelve a confrontar la actualidad taurina de ultramar y la realidad, mala o no, mexicana tanto de toros como toreros.

Sabemos bien de que en México nuestras fiestas pueden durar días. En México “Mi casa es tu casa” las fiestas pueden durar, cuando son buenas, varios días. ¿Por qué no? Y tal es la razón por la cual la Monumental despide este fin de semana de Aniversario con otra corrida de toros tras el contrastante y contradictorio cinco de febrero.

Un nuevo capítulo que parece renovar nuestra ilusión al ver anunciados dos hierros que al menos en antecedente parecen estar en aptitud de ofrecer un mejor espectáculo por cuanto a ganadería se refiere. Vuelve Reyes Huerta, un puñado de años después, y Barralva reitera que tanto monta para el compromiso torerista como para los deberes con el toro verdadero, lo mismo con su línea española o su afán mexicano, vía San Mateo.

Pero la realidad es que lo que “pasa en un Aniversario en La México se queda registrado en la historia” y ahora, con redes sociales y demás artefactos, es difícil cambiar el ambiente de un día para otro. Así que, a fin de que esta celebración no sea como uno de esos bailes en donde se empieza descorchando la champaña y acaba uno bailando con la más fea, será necesario que Reyes Huerta nos haga sentir la bravura y lo que ha hecho grande tal ganadería.

Simplemente, recordamos el par de torazos que lidió Fermín Bohórquez en 2002, el segundo, que lo derribó al templarle por un resbalón inoportuno. Ese cárdeno careto de gran bravura y que ha sido el último gran toro de Reyes Huerta lidiado en La México, pues la despedida de Manuel Caballero, en bravura, no representó el nivel de antaño. Por fin Diego Ventura apuesta por algo más real al toro mexicano. Claro, ese toro que le exigirá la velocidad adecuada, la hermandad de ritmo y colocación entre cabalgadura y astado, en nuevo encuentro entre enemigos ancestrales, bos y equus que habrá de realizarse acorde al marco y al tempo que este exige. Despacio, que las carreras son en Sotelo, el arte en Mixcoac. Y ha de ser hoy, porque Pablo Hermoso acecha ya la capital, con el riesgo que ello conlleva para Ventura pinchar de nuevo el triunfo.

Y como es Mixcoac es para los toreros, Miguel Ángel Perera toma el turno. ¿Cómo habrá de salir el extremeño si no es arreando? El ha captado el mensaje de la despaciosidad y por ello “quitó la pena” de la rapidez con la salida de “Quita Penas” de Campo Real. Ahora solo esperamos nos quite la pena de ver (y juzgar) de nuevo a las figuras con toros que se discuten o que nos bajan las pulsaciones de la emoción torera. Tiene Perera el tanto en la mano, la responsabilidad grande frente al tendido numerado a reventar, espero en Dios, no lamentarnos mañana de lo que puede hacerse hoy. Un toro con cara no es mucho pedir.

Cierra la jornada de aniversario Perera tras el paso triunfal de “El Juli” Ponce y Castella, cerrar el debate implica pronunciarse con fuerza y dureza. El día es hoy, el foro La México, sus armas el mando, el valor y desde esta Temporada, el temple.

El lado mexicano nos muestra el Crepúsculo de “El Payo” y la Aurora (posible) de Arturo Saldívar. El de Querétaro, agobiado y abatido, tiene la cuarta oportunidad de levantar el vuelo y de tirar al abismo dudas y presiones. El toro, y solo el toro debe ser el dueño de los toreros. Las marismas cantadoras no pueden sujetar y abatir a los toreros que solo deben tener como dueña la fiera bicornuda. No hablemos más del tema, ni siquiera del cambio de apoderados. La mano izquierda del torero tiene una tarea, templar al correr la mano, no los pies, y tocar con firmeza abajo en la suerte suprema. Nuevo voto de confianza al rubio espada, nueva esperanza y otra vez de cara al gran público esperando que La México sea hoy la que le dé, no la que le quite.

El posible alumbramiento de Arturo Saldívar se alienta tras sus tardes en Guadalajara, León y claro está, La México, con triunfo de dos orejas. Hoy, con la línea mexicana de Barralva, con el favor del público tiene que sentirse torero, olvidar las prisas y además recordar que el torero no es academia, pues recordando a Alameda, hay que dejar la escuela tal como al primer amor a fin de  que no nos pese toda la vida. A la escuela vamos para salir de ella y a su salida no somos un producto terminado, sino apenas preparado para enfrentar el camino, estoy seguro que Arturo, tras escuchar su voz en entrevista ayer, tiene la ilusión a tope y ello ya cuenta.

Finalmente, después de la noche de ante noche, la resaca y el acostumbrado cáncer de la reventa, volvemos a la Monumental con la ilusión que la torería triunfe sobre la vanidad, con el toro por delante y en consecuencia, por fin podamos colocar un ramo de rosas invernales, de los caros claro, en el basamento y los cimientos históricos de nuestra Plaza, creo que de sobra lo merece.

La Hoguera de las Vanidades. Primera Corrida de Aniversario 2011

Por Puntillero

La repetición reiterada de usos, modas y conductas nos han entregado el ya habitual resultado de Aniversario, mucho ruido y solo dos nueces. Ponce y Castellá se fueron a hombros tras lograr el aplauso y reconocimiento del entradón en tarde de claro oscuros para los toreros mexicanos y de enésima decepción ganadera. Los derechos fundamentales de los aficionados se hicieron valer a medias, poniendo en entredicho una vez más, lo legítimo de las exigencias cada día más palpables de las figuras extranjeras.

Sucedió que la Plaza México casi se llenó, empresarialmente es un triunfo de gran magnitud, a cómo están los tiempos del toreo. Ocurrió que las figuras “se lo llevaron” salieron a hombros, lo cual es un triunfo de la gestoría taurina. Muy bien. Se dio el caso de que los ganaderos echaron ejemplares que pusieron lo mínimo para que la cosa no acabara en desgracia y se gestó de nuevo la gran posibilidad de sacar el máximo provecho con el mínimo de bravura y trapío. Doble éxito.

El derecho fundamental de todo aficionado (perfumado o no) a contemplar un espectáculo de gran categoría, cosa que deberíamos tener presente cada que se organiza un festejo, parecía que se  torcía aún antes de iniciar el paseíllo. Saltó un horrendo gato negro cerca la puerta de cuadrillas, en un pasaje de pésimo gusto para los que son y no supersticiosos, con el subsecuente roce de madera y perfil desencajado de los auxiliares de ruedo. Uno de varios gatos que se atravesarían durante este cartel de aniversario.

Comenzando por la flojedad y desesperante debilidad del zambombo que abrió plaza, tan alto y carifosco que parecía hacer cierto lo que decía el cartelón: casi cinco años y medio, edad y presencia que no correspondieron a su juego, tan decepcionante como el cite retrasado y la media altura a la que se vio obligado a recurrir “Zotoluco” de nueva cuenta en contratiempo, sin encontrar la suavidad para no derrumbar y la sutileza para, con temple, brindar las fuerzas que no tenía el cárdeno. Su situación no mejoró, ni su paso por la Temporada, como en su faena al quinto. Ante un toro que comenzó a encelarse en la muleta, el de Azcapotzalco tiró mucho del zapatillazo y del pase retrasado por el lado derecho sin muchos alcances y peor aún por el izquierdo, justo cuando pareció encontrar la medida con cuatro naturales que apuntaron, dispararon pero terminaron por no acertar, tal como su espada. Cuatro tardes de compromiso y hubo más penas que alegrías.

Hubo belleza y torería cuando los cuatro espadas saludaron a la multitud luego de romper el paseíllo y sacar a saludar a los actuantes. Pero principalmente con Enrique Ponce, tras las dudas y los desencuentros de los últimos cinco años, las miradas se centraron en el valenciano justo a la salida de un bajo, descolgado y astifino segundo de la tarde, un toro cárdeno que se resistía a pasar por el lado izquierdo y que solo la gran capacidad torera del diestro le hizo romper primero en las verónicas y luego los delantales rematados con dos medias verticalísimas respectivamente. El toreo jadeaba pidiendo espacio, Ponce se hizo de él ligando derechazos con el sello personal sin mayores probaturas sobre las rayas y comenzó el despliegue torero que deslumbró por su ya aclamada inteligencia y su proverbial majestad. Vinieron los naturales con el mérito enorme de hacer romper al burel por el lado difícil, convenció al toro y claro a la tremenda entrada. De nuevo por la derecha, más próximo a la contraporra con imperial categoría y ahora manejando perfecto la difícil media altura  para que sucedieran derechazos prácticamente en el mismo sitio  abrochados con el pase de pecho con la zurda (no de codo) excepcional de trazo y conjunción. Aquí el toro, que no tenía otra opción más que embestir luego de encontrar su cara perfectamente tapada, tuvo la posibilidad de romper y crecer pero su limitada bravura y baja raza lo impidieron. Nadie en el mundo tapa la cara tan perfectamente como Enrique Ponce y, en los tiempos que corren, ese es el antídoto infalible contra el toro que la gestoría taurina consigue para los toreros buenos.Final de faena majestuoso con trincherillas de coronas, pergaminos de toreo al paso, abaniqueo y se perfiló para pinchar horadamente arriba. Estocada caída puso en su mano la oreja de “Cuatro Amores” que hoy agregamos al ya histórico listado de Ponce en México. Incomparable la entrega que contrastó con las ridículas protestas. Discutir a Ponce sin otra base más que la subjetiva es un despropósito.

Pena que lo del sexto toro impida hablar de una actuación rotunda. Devuelto por chico, el sobrero peor, le llevó a regalar otro igual de impresentable de Campo Real. Al que le bordó otra importante faena donde intercaló pases genuflexos ante otro manso con el que Ponce volvió a hacernos olvidar los malos tragos ganaderos, sin embargos no nos quita de la cabeza la oreja que logró que el camino no es el del novillo escogido sino del toro serio. Salida a hombros ganada, bien tejida administrativamente pero menos legítima que otras que ha obtenido en la Monumental. Ponce, a estas alturas de su vida, está para lo inolvidable e histórico, no para lo que está al alcance de cualquiera. Ojalá nos conceda el “Emperador” el privilegio de verle en su real dimensión.

La tarde tuvo un pasaje por demás importante con “El Zapata” y su segundo tercio al tercero “Monstri” de Teófilo Gómez. Tres pares de banderillas, el primero monumental y luego uno al violín y al relance que pusieron a la Plaza México en apasionada e inagotable entrega en la vuelta del torero, cuarta ya con banderillas en la Monumental y que fue lo más impactante de su actuación, cerró en tercio de dentro a afuera y clavando atrás.

A partir, de entonces el de Tlaxcala pareció encontrar el toro por el lado derecho pero ayer lo noté demasiado apurado con la muleta, creo que es mejor torero de lo que nos mostró con su primero, violento y cabeceante, tras sacrificar la eficiencia de la lidia por lo espectacular de los cambiados iniciales cosa que el toro le cobró después. Lo mató de media trasera y una exagerada oreja le hizo computar la estadística, más no en lo cualitativo. Así se vio en el segundo toro muchos giros, cambiados y poca naturalidad. Espero regrese el buen toreo con la zarga.

Castellá no se encontró en modo alguno con su lote. Era imposible. Débil y mansos, tanto el cuarto como el octavo. Por ello, el ya acostumbrado toro de regalo, un garfeño que revivió oros viejos y antiguos fuegos fue el ideal, aún sin el gran trapío, para observar el perfecto manejo del capote del francés en los lances soñados con el percal y los remates sedeños. La faena, bien lograda y larga, con temple y mucho mando, nos otorgó una última alegría, tan necesaria para la gran entrada. Lo mismo en el impávido y quieto inicio por alto, que al trazar el natural y la dosantina con su admirable sobre temple ese que marca gran distinción en su toreo. Sebastián se impuso y logró llevar a “su” velocidad al castaño “Cumpleañero” con un final por bajo de la faena sensacional.

Contrasta su inseguridad para perfilarse. Esta vez forzado por los antecedentes cobró media trasera que fue suficiente para el toro, bravo y noble, bien homenajeado. Dos orejas fueron el premio justo que al menos rescató del naufragio en playas de la monotonía al Aniversario.

Hace tiempo el empresario mencionó que era un “administrador de las vanidades de los taurinos” Tiene razón. Sin embargo, debemos tener precaución, debemos tener cuidado. Administrar vanidades y no razones tiene un precio caro, que nos condenaría a una alegría anual, llenar la Plaza México, a condenar al público al desconocimiento nacionalista y peor aún a una hoguera inacabable donde el toro ocupa el principal de la quema. Tal cosa sería imperdonable.

Twitter: @CaballoNegroII

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2010-2011. Febrero 5. Décima cuarta de Derecho de Apartado. Casi lleno en tarde fría con mucho viento y cielo taurinamente encapotado. Corrida del LXV Aniversario de la Inauguración de la Monumental. Mucho ambiente y gente guapa en los tendidos.

11 Toros, 2 de Julio Delgado (Divisa Naranja y Oro) Primero y octavo; flojos y atacados en exceso de kilos, sin bravura y faltos absolutamente de fuerzas. 6 de Teófilo Gómez (Divisa Azul cielo, blanco y plomo) Desiguales y con poca cara, ligeros de carnes y protestados algunos desde salida, el sexto fue devuelto por falta de presencia; destacaron por juego segundo y quinto por nobles, el tercero por su voluntad para tomar el cite aunque fue violento. 1 de Campo Real (Divisa Naranja, blanco y azul rey) Regalo del segundo espada, chico y pobre de cara y cabeza, manso y sin casta, rompió por la lidia que impuso su matador. 2 de Garfias (Divisa Naranja y Rojo) Sexto Bis como substituto del sexto, aún más chico y sin pitones, alimaña geniuda. El décimo primero castaño, con buen fondo bravo y emotivo, mereció los honores del arrastre lento merecidamente.

Eulalio López “El Zotoluco” (Marino y oro) Silencio y división. Enrique Ponce (Marino y oro) Oreja con protestas; silencio y Oreja en el de regalo. Uriel Moreno “El Zapata” (Tabaco y oro) Oreja protestada y división tras aviso. Sebastián Castellá (Grana y oro) Silencio en su lote regular y dos orejas con leve petición de rabo en el de regalo. Destacaron Luis Castañeda y Javier Ambel de la cuadrilla de Sebastián Castellá.

Feria de Jalostotitlán 2011

Ya estan puestos los encierros de este año

Por el Guerra

La empresa de Marco Antonio González dio a conocer oficialmente los carteles de la feria taurina de Jalostotitlán (México), que tendrá lugar del 6 al 8 de marzo, y que estará formada por tres corridas de toros, una de ellas mixta con el rejoneador Diego Ventura.  Las combinaciones son las siguientes:

-Domingo 6 de marzo: Toros de Jaral de Peñas para Ignacio Garibay, Arturo Macias y “El Payo”.

-Lunes 7 de marzo: Toros de Los Cues para Fernando Ochoa, Juan Pablo Sanchez y Arturo Saldívar.

-Martes 8 de marzo: Astados de San Marcos para el rejoneador Diego Ventura y los diestros Aldo Orozco y Joselito Adame.

Radar Taurino – La Constitución Taurina.

Lances al aire, Enrique Ponce ensaya el Toreo.

“-¿Trae Usted mandamiento judicial? –Traigo cojones… – Esto es anticonstitucional – De la Constitución, hablaremos luego” Lo decía “Juncal” Y  lo decimos nosotros. Claro, tenemos que hablar del Aniversario de la Plaza México. Lo prometimos en nuestra última crónica. Llegado el culmen de la Temporada Grande, sin más, queda aquí nuestro “Radar Taurino” de Cinco de Febrero.

Por: Puntillero – De SOL Y SOMBRA.

Se caen las líneas de teléfono que buscan desesperadamente un boleto. El cartel o la ganadería no importan, ni tampoco, da la impresión, los diestros que actúan. Todo por estar ahí. Se cambia el trono por una sola barrera de sol, simplemente por escuchar que el día es cinco de febrero y que se puede ir a los toros. Antes decíamos “se llena” con toda holgura. Hoy decimos “se puede llenar”

Éste y otros varios ejemplos demuestran que para el inminente cinco de febrero se tiene una mayor expectativa en todo sentido. Hace cinco años “que se cumplen en ese día” fue la última vez que la Plaza México registró un lleno. Cinco años sin que se haya podido convocar a la totalidad de su aforo, principalmente por la pérdida del cinco de febrero como día no laborable y al panorama difícil que la tauromaquia encuentra en nuestro país.

Ahora bien, el Aniversario tiene un sinfín de aspectos a analizar. No solamente el mero aspecto empresarial o la conformación de un cartel importante sino un sinfín de posibilidades que nos hacen plantear la necesidad de reflexionar acerca de tan valiosa fecha. Primero, es de esas pocas corridas que hoy se convierten en evento, con todos los riesgos y recompensas que ello conlleva, así como los efectos colaterales aparejados. Segundo, porque es quizá la única corrida que, celebrándose en México, trasciende fronteras previo a su celebración, reviste interés y, finalmente, provoca el tumulto de la llegada del aficionado provincial a la capital. Por montones.

Entonces, la connotada cita anual tendría que revestir de la mayor categoría al coso monumental, pues la Plaza México y su corrida de Aniversario es al taurinismo lo que la Constitución a una Nación, el eje rector y trascendental donde se consagran los principios más importantes de nuestra afición taurina. La “Constitución” taurina mexicana vigente, si acaso existe, también se “juró” un cinco de febrero. Irónica o paradójicamente, para lo bueno o para lo malo, el centro del corazón de la afición taurina mexicana revive o late cada quinto día del segundo mes del año.

Es claro que tal situación tendría que representar un motivo de regocijo o al menos de renovación de votos anuales, no olvidemos que desde hace quince años justamente, la Temporada de Oro catapultó al Aniversario de la Plaza México al nivel de locura que nunca otra fecha en el calendario taurino nacional habían conseguido, niveles que rayan en la psicosis de llegar a pagar por una sola entrada diez veces más su valor. No duden, lo cuenta quien lo vio.

Pero ese trastorno colectivo ha significado un nebuloso ardid. Los ríos de gente que arriban a la capital desde diferentes partes de México expresamente para febrero, han condicionado su presencia durante el resto de la Temporada, salvo excepciones como el caso de los aficionados de Aguascalientes y en menor medida la afición tlaxcalteca. Este año se perdió una oportunidad preciosa de convocar el mayor número de aficionados de provincia en mucho tiempo.

Este año el bondadoso calendario nos regala un acomodo taurino favorable. La situación se encontraba servida para vivir un fin de semana taurinísimo a partir del viernes y rematando el domingo con toda la holgura que en el mundo brinda tener la tranquilidad de que en lunes, uno al menos en la vida, no hay que levantarse temprano. Aquí es donde la Comisión Taurina del Distrito Federal no parece conseguir fomentar la cultura taurina, porque ese viernes cuatro de febrero una jornada de cultura taurina, algún concierto o coloquio literario con motivo taurino hubiera sido sensacional. Pero el Gobierno no piensa, menos podría hacerlo taurinamente. Echo de menos una “Semana Taurina” con motivo del Cinco de Febrero. Se los dejo de tarea. Vaya de tres días.

Y los organismos taurinos, muy preocupados por la política y las relaciones sociales no han hecho nada por fomentar y aprovechar el trajín del Aniversario para hacer más afición. Urge que tanto matadores, subalternos, ganaderos (sobre todo) y empresarios aprovechen la circunstancia para fomentar la afición. No hay uno solo, con tristeza lo digo, que levante la mano, que convoque como lo hicieron en el fallido “Centro Cultural de la Tauromaquia” hace cuatro años con la conferencia “El Ser y el Estar del Torero” dictada por el crítico español José Antonio del Moral. Es que había un gran ambiente para la corrida mil de La México en dos mil siete.

La empresa de La México dejó pasar la oportunidad, quizá no por culpa propia en su totalidad, de rematar dos grandes carteles, me atrevo a decir, a llenar la Plaza dos días seguidos, incluso su tendido general. La decisión de no dar festejo el día seis de febrero y trasladarlo al día siete desatendió a la clientela de provincia pues truncó la posibilidad a los visitantes de darse el fin de semana anual en La Monumental. Dicen que fue temor al futbol americano, si es así creo que La México reniega de su propia historia.

También creo es que los toreros españoles y sus administradores son más ignorantes que un analfabeta, pues el miedo a otro espectáculo nada o poco tiene que ver con la torería, pues “la honra del matador consiste en nunca huir delante de fiera, siempre que se tenga muleta y espada en mano” La fiera deportiva, a la que se ha dado una importancia que no merece, implica la renuncia a desafiar modernidades y demostrar que en México hay afición taurina. De ser cierto, el temor de los toreros españoles de que nadie los iba a ver el domingo seis debo decir que el lunes siete no será mejor. Espero también equivocarme pero es decepción taurina no tener festejo el domingo.

Por lo demás, nuestra siguiente preocupación es el ganado. Jugar contras con el trapío es condenar a la monotonía la ilusión taurina. No se puede confiar en Teófilo Gómez después de tantos escándalos. Sin embargo, encuentra una nueva oportunidad de resarcir algo de lo que ha abandonado. Ha cambiado la bravura de un toro de cinco de febrero como “Mayoral” (2003) por la cortedad, de bravura y trapío, de un toro como “Guadalupano” Debo mencionar que hay dos toros, uno el 723, que me agradan. Espero que embistan, pero que embistan bien.

Y Julio Delgado, nació en medio de un escándalo (1992) y ha crecido en medio de otros (2004) Sin embargo, es una ganadería poco estimada por el “aficionado serio” pero muy poco estudiada por esa misma especie  del taurinismo.

Esto, lo digo porque puedo mencionar varios casos irreprochables de trapío y juego de la ganadería coahuilense, empezando por el encierro de 2001, pasando por famoso “Ejecutivo” hace seis años. Sin embargo, estamos en La México, en la corrida más importante de nuestro calendario taurino, con el temor de no que el festejo está centrado más en los de luces que en los de astas, cosa que nunca es recomendable. Menos para un público que, el cinco de febrero, parece no encontrar su rumbo. Los dos castaños me hacen ilusión, los cárdenos ni en foto. Espero (otra vez) que las fotos me engañen.

Las combinaciones de toreros tienen dos líneas muy claras. El cinco de febrero incluye dos veteranos y dos toreros, relativamente, nuevos para el gran público de Aniversario. El último lleno en Aniversario se dio la última vez que “Zotoluco” y Enrique Ponce torearon juntos tal fecha. El torero mexicano ha padecido el presente año en sus tres actuaciones, incluso en la salida a hombros. Esta cuarta me parece es demasiado, más por el hecho de que da la impresión que solo dentro de los pitones se siente cómodo, solo tapando encuentra, a veces, al toro. El público le pasó factura en la salida a hombros el domingo pasado y este cronista hoy se pregunta si aún queda algo de aquel torero que bordó (sin hipérboles) al ya citado “Ejecutivo” de Julio Delgado.

De 2006 para acá, existe un torero que ha generado el mayor número de iras, fobias, amagues, protestas y por supuesto, la entrega total de la Monumental. Como en la corrida de la década, la histórica tarde de “Notario” de San José. Lo anterior, no es más que el indicativo de la presencia de un torero de época. La época de Enrique Ponce encuentra de nueva cuenta un punto de inflexión este cinco de febrero. La afición siempre recuerda y respeta a los grandes toreros de la historia. Ponce lo es, lo ha sido desde 1994. Con llenos y triunfos históricos aún sin orejas, a veces con novillos otras con toros, pero indudablemente siempre con aura histórica.

Esta será la quinta aparición de Enrique Ponce en la Plaza México durante los últimos cinco años. No olvidemos que de 2006 a 2009 no apareció en la capital y que regresó al nivel que ningún otro torero en la historia de La México lo ha realizado, cortando un rabo. Ni siquiera Manolo Martínez, en su reaparición consiguió ese trofeo, lo hizo hasta la quinta tarde a “El Tigre” de Los Martínez. De ahí que existe relevancia la aparición del torero que ha hecho grande, en buena parte al cinco de febrero (Revisen ustedes la faena de “Llanero” de Bernaldo, por ejemplo) Con lo bueno y lo malo de Ponce, lo grande de su toreo y los golpes de riñón de su administración.

Desde que Juan Ruiz Palomares delegó el timón de la nave poncista, Victoriano Valencia ha tomado una serie de graves decisiones de cara a México. Incumplimientos, escándalos, danza de corrales, asaltos, tauro mantas y un sinfín de desfiguros taurinos que han dejado a Ponce al día de hoy, de manera inverosímil, con el prestigio en discusión por parte de un sector en buena parte desorientado que ha visto muy poco al torero y que lo tiene, sin saber porque exactamente, en la lista negra

A Ponce se le podrá discutir todo excepto su categoría de figura, pues otra vez, la historia no parece historia cuando pasa delante de nuestros ojos. La Corrida de Aniversario no es una “liguilla” a la que clasifica el que más puntos corta. No señores, es categoría. Y nadie en esta fecha la tiene tan en lo alto. No es que seamos simplistas pero “Cinco de febrero sin Ponce…” por lo menos la Plaza no se llena desde 2006. Primera asignatura pendiente, llenar La México. ¿Será?

Si acaso no ocurre, pesaría más dejar una señal, de despedida quizá, que mantenga la impronta y afirme el respeto en medio del encontronazo del que seremos testigos. Dos trenes a máxima velocidad se encuentran, en encrucijada que se antoja de alto riesgo con Sebastián Castella que llega con una creciente legión de seguidores y, más importante aún, con ganas de ocupar el sitio de Ponce. Ese sí que será un indicativo sumamente importante, tras una campaña importante del francés de la mano de Espectáculos Taurinos, a base de repetición y de gran calidad taurina está en el gusto del público. Lo único malo, a señalar a los coletas de allende el mar, es la ya apuntada reserva de la elección del ganado.

Pero Castella es el autor de una de las faenas más importantes de esta Temporada. El indulto de “Guadalupano” lo deja bien colocado de cara al cinco de febrero, un año después del escándalo nocturno que incluyó la “vista gorda” de la autoridad. Sin embargo, tras la actuación de “El Juli” el Aniversario y claro, Castella tienen la difícil tarea de superar, en eso confiamos, el nivel de emoción vivido el domingo pasado, sin martingalas, sobre todo en la suerte suprema. Por lo demás Castella cuenta con el favor del público en la primera vez que el francés observe al menos el numerado lleno.

Oportunidad, de oro, es también para “El Zapata” el “Caballo Negro” del cartel. No bastarán los arabescos e imposibles giros, sabemos que el torero entiende ya mucho de toros y el salto técnico, casi tan largo como su colmillo ha de ser esta vez un salto cualitativo de cara al toreo fundamental. Es la tarde de su vida e indudablemente debe anteponer a los recursos, la torería que pocos sospechan que tiene, pero que el de Tlaxcala utilizará para sacar partido de cualquier situación. Contrario a “Zotoluco” llega en el mejor momento de su carrera. Mucha atención al sorteo. Desde ahí empieza su corrida.

Y finalmente, nuestro deseo es que el cinco de febrero constituya realmente el eje rector de la Fiesta en nuestro país. El festejo que constituya la medida, no el muestrario de caprichos de toreros que impiden, principalmente, ver lidiar un toro no más grande, no más pesado, simplemente mejor, en su trapío y en su juego. Qué infunda miedo. El festejo que consagre el derecho fundamental de todo aficionado taurino de acceder a un espectáculo digno, pues la reventa está deshaciendo las ilusiones al igual que el incremento de precios que habría sido justificado con un aviso previo, no a las calladas. Un festejo que revistiera la mayor categoría para el ganadero, donde se luciera el trapío del toro, no las botas, el puro y el abrigo de la vanidad.

Soñar cuesta poco. Perder clientes, respeto y categoría cuesta nada e implica tirar a la borda todo lo logrado.

Sesenta y cinco años son una oportunidad más que de oro y casi de diamante, que incluye también a los que cuentan la historia, que habrá de ser con honradez. Espero que nuestra idea de “Constitución Taurina” no se quede como esa parte de toda Constitución moderna que consagra derechos a los ciudadanos pero con los que los gobiernos juegan a su antojo. Los políticos nos pueden fallar, pero entre taurinos no va leernos las cartas.

Twitter: @CaballoNegroII

PS. Sobre el cartel del siete, hablaremos por separado.

Feria de Olivenza 2011 – Carteles de Toros


Por El Guerra

Una de las ferias más tempranas de la temporada española, la de la plaza de toros de Olivenza, ya tiene fechas fijas para su celebración. Este año se contará con la presencia de las máximas figuras del toreo como Juan Mora, Ponce, Morante o El Juli, entre otras figuras, en la edición del 2011. El empresario del coso pacense, José Cutiño, presentó ayer los carteles oficiales de uno de los ciclos más importantes de la temporada.

Así, el serial, que se desarrollará del 11 al 13 de marzo, queda conformado por tres corridas de toros y una novillada en la que debutarán los espadas Fernando Adrián y Rafael Cerro.

Con todo esto, las combinaciones son las siguientes:

Viernes 13 de marzo, utreros de Bernardino Piriz para los novilleros Jesús Diez «Fini», Fernando Adrián y Rafael Cerro.

Sábado 14, toros de Núñez del Cuvillo para los diestros Morante de la Puebla, Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante.

Domingo 15, en sesión matinal, toros de Zalduendo para los matadores Juan Mora, Enrique Ponce y Cayetano Rivera. Se cerrará el serial el domingo con una corrida por la tarde con astados de Garcigrande para los toreros Antonio Ferrera, El Juli y José María Manzanares.

El Quinto Toro: Noticias desde el @Twittaurino

Sol y Sombra

“El Capitán me dejó plantado”: El Payo

El equipo de Tauromagia Mexicana se hará cargo de la carrera del matador Octavio García “El Payo”, tras la ruptura de la relación de éste con José Antonio Ramírez “El Capitán”, que se dio por terminada el domingo pasado unas horas antes de la corrida de la Plaza México. Según un escueto comunicado de prensa enviado por Mario Zulaica, “a partir de hoy todos los asuntos relacionados con el matador Octavio García ‘El Payo’ serán atendidos de manera directa por Tauromagia Mexicana. Mucha suerte, porque la van a necesitar.

Alejandro Talavante regresara a la  Plaza México, el próximo 13 de febrero con Rafael Ortega y Alejandro Amaya, ante ganado de La Estancia. Solo falto Alejandro Magno para rematar el cartel “Alejandrino” por cierto cartel previo a los “idus de Marzo”.

Ayer fue presentada la feria de Apizaco 2011, a celebrarse en marzo próximo con motivo del aniversario 145 de la fundación de esta ciudad. El día 13 de Marzo actuaran Pablo Hermoso, Uriel Moreno “El Zapata” y los toros serán de Rancho Seco, estando todavía un tercer espada por designar. ¿Por qué no el gran Pana en la casa del Pana?…

Por cierto este próximo viernes 4 de febrero inicia su temporada “Americana” en la plaza de Toros de Provincia Juriquilla el rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza, acompañado de Mario Aguilar y Arturo Saldívar. Andaban muy nerviositos los “Pollos” en Colombia durante su estancia la semana pasada ¿Por qué sera? Si no pueden llenar esa plaza como dijo Alejandro Marti… Bueno el caso es que no soltaron la Blackberry en todo el viaje, bueno ni siquiera cuando toreaba uno de sus toreros predilectos: el Milagro Guadalupano.

La empresa, ejem’ si dije empresa “Don Bull Productions” ha dado a conocer en Estados Unidos el cartel  de un festejo taurino en el Valley View Casino en la Ciudad de San Diego, California, programado para el 10 de abril del 2011, en el que aparece el nombre del matador Alejandro Amaya compartiendo el cartel con el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza y el colombiano Curro Ortega “El Marabino” (joder con el cartel..!!) con toros de Cuco Peña y Joe Souza. Primero hay que aclarar una cosa -importantísima- El Marabino no es colombiano, es venezolano-guanajuatense y a mucha honra. Recuerdo que conocí hace unos años a este personaje por los caminos de Guanajuato, para mayor precisión en el dato, lo conocí en una cantina que se llamaba “la cucaracha” en San Miguel de Allende. Hasta que un dia “El Marabino” viendo que esto del toreo es pa´ gente seria, quemo sus naves mexicanas y se fugo con una potentada damisela de edad avanzada norteamericana. Al día de hoy “Curriiito” como le dicen sus Neighbors, hasta Green card tiene y goza de gran cartel por esas tierras de California y Palm Beach.

Y para que nadie diga antes que yo que Don Bull es un mentiroso…. y también para evitar cualquier confusión  relacionada con su carrera, la administración de Alejandro Amaya quiere aclarar que hasta el momento no existe ningún contrato, ni ningún acuerdo de cualquier índole con la empresa Don Bull Productions. El torero agradece el interés que hay por él para torear en estos festejos, pero siempre ha guardado un respeto a su profesión y a las empresas actuando profesionalmente y  por lo tanto al no tener ningún acuerdo, queda descartada la presencia del torero para esta fecha” decía el boletín de prensa.

El artista José María Cano, ex miembro de Mecano, ha reflejado la igualdad de la arquitectura de la plaza de toros de Valencia, España. En el cartel conmemorativo de la reinauguración de esta instalación para la semana de Fallas 2011, tras la remodelación a la que se ha sometido para su modernización y adecuación de accesos. El autor del cartel ha reconocido que “no es un monumento fácil de pintar porque su belleza arquitectónica reside en que es toda igual” y en que no tiene ningún elemento a destacar para que sea utilizado como referencia en el dibujo. Ay que pesado, que pesado…

Ya que hablábamos de Valencia, Enrique Ponce será el único que toree dos tardes durante la Feria de Fallas, que se celebrará entre el 12 y el 20 de marzo, y en la que estarán presentes todas las figuras del escalafón, a falta del aún convaleciente José Tomás. Y nosotros que nos quejábamos porque teníamos que ver a Ponce una tarde en la Plaza México en este 2011..

La Asociación en Defensa de los Derechos del Animal (Adda) de cataluña ha cuestionado este miércoles la prohibición catalana de matar toros a partir de 2012 mientras se autoriza la caza de jabalíes con arcos y flechas, por lo que han pedido al director de Medio Natural de la Generalitat, Josep Escorihuela, un “cambio radical de mentalidad”. Por cierto me viene a la memoria un chiste de catalanes:

Un catalán se levanta a ir al baño mientras viaja en el autobús.
Mientras va encerrado envuelto en sus propios aromas el autobús se vuelca. Llegan los cuerpos de rescate y sacan heridos de aquí y allá, cortando fierro con torchas. Y alguien dice:
-Yo vi que un hombre entro al baño antes del accidente!
El cuerpo de rescate va y toca la puerta del baño del autobús diciendo:
-Abra somos de la Cruz Roja!!
Y una voz responde:
-Yo ya di!! Antes de subir al autobús yo ya di.!!!

Por cierto como dejaron al “Payo” el domingo pasado cuando no se presento su apoderado al festejo del domingo pasado y termino su relación vía un mensaje de texto?

a) Como novia de rancho

b) Vestido y Alborotado

c) Como novia prepatoriana del Tec a la que su novio la acaba de mandar a volar por medio un “Text Message”

Mándenos su respuesta a la sección de comentarios de esta columna y al que le atine a la respuesta correcta, se va hacer acreedor a un viaje sencillo,  pero con todo pagado con  la gira taurina de Don Bull en los United States.

Twitter: @Twittaurino

Anuncios

CRONICAS Y PERIODISMO TAURINO INDEPENDIENTE

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: