Verdades Encueradas – Charlas con El Bardo de la Taurina.

¿Los animales por montera? Parece haber un interés oculto.

De ser recurrente el tema de los ‘Anti–Fiesta’ se ha vuelto permanente, pues el asunto esta ahí, intermitentemente, es decir, estacionado pero mandando señales de atención las que sin embargo rebasan el término siempre permeadas de dudas en su origen y de incertidumbre en su porvenir el que avizora estragos dramáticos y ante esto me han saltado dudas y algunos cuestionamientos  como por ejemplo ¿Por qué se esta atacando a la fiesta?, ¿Quiénes realmente la están atacando?, ¿Quiénes la están defendiendo?, ¿Cómo la están defendiendo?, ¿Qué se ha logrado?, ¿Cuánto falta por lograrse?

Por: El Bardo de la Taurina.

Bueno, frente a tantas dudas algo queda muy claro y es que se esta ante un galimatías más que complejo y por ende harto peligroso, por ello es importante no solo estar a las vivas, sino tomar conciencia que a como están las cosas en un descuido los autores intelectuales del movimiento ‘Anti’ pueden agarrar a la Fiesta Brava como al Tigre de Santa Julia y esto es en serio, pues en  un intercambio de palabras que El Bardo sostuvo con un depredador  algunas cosas quedaron claras, como que los ‘Defensores puros’ de los animales en su denominación Toro de Lidia son muy pocos.

Lo que realmente está sucediendo es que los que hoy se ponen las pestilentes camisetas de ‘Anti-Fiesta’ son agitadores urbanos profesionales que lo mismo se alquilan para ir contra de la tauromaquia que para manifestarse a favor de cualquier causa, o sea que detrás de ello hay un móvil o un interés que  en gran  parte es de quien hay que cuidarse ¿Y que rostro tiene el enemigo al que le interesa que la libertad de gustos sea agredida?, e incluso a costa de  joder en lo económico a miles de familias que viven gracias a la Fiesta Brava.

No le demos vueltas al problema y hablemos con verdades desnudas que nos permitan señalar que el oxígeno o la sangre  que algunas fracciones  identificadas como ‘Vampiros Políticos’ requieren furiosamente para estar acicateando sus fauces sedientas de putrefacto poder, lo cual logran por medio de sumar adeptos a sus sectas  bajo la  formula  de engrosar su caudal de votación en base a ganar adeptos haciéndolos simpatizantes o partícipes de ‘Causas Populacheras’ y en el caso que nos ocupa eligen entre dañar a los aficionados de la Fiesta Brava  a costa de granjearse a los ‘Seudo-Protectores’ de animales que son los que a un pajarito les llenan el buche de municiones para que no vuele y lo exhiben en la ventana de sus casas.

Estos mismos son los que les  cortan sus alas a los loros o palomas para que no vuelen y adornen sus patios, o son los que encierran a una calandria en un a jaula de oro, o son los que poseen perritos a los que encadenan o guardan en espacios minúsculos cual calabozos, o son los que les ponen a los caninos collares de castigo para castrarles sus movimientos naturales, o son los que les colocan collares que al mínimo ladrido natural del perro lo paralizan con choques eléctricos.

Estos son quienes en su mesa de centro lucen pececillos multicolores en peceras  que mas bien son prisiones de vidrio y que al paso del tiempo cuando el agua  nlama a los indefensos, pues vacían el recipiente en el excusado  y se compran otros adornos vivientes en el tianguis de la esquina y la lista de  atrocidades contra la libertad y la vida de los animalitos es interminable, el caso es que  los ‘Cazadores de Votos’ les avientan burbujas de esnobismo a los ‘Seudo-Protectores’ de animales  que caen mareados con Iniciativas de Ley que hacen suyas y  de las cuales  desconocen el fondo del fin.

Ante esto podemos seguir pensando ¿Qué los manifestantes, los que se enmascaran,  los que se desnudan, los que se pintan, los que asustan a los transeúntes, los que destrozan salvajemente automóviles alrededor de la plaza, los que van por la ‘guajolota’, son los verdaderos enemigos? la respuesta usted la tiene nada mas marque con una X  los colores que prefiera…

Twitter: @BardoTaurina.

Anuncios

Efecto Hermoso y Rabo del Nunca Jamás – Sobre un pañuelo verde en La México.

La eterna empatía de Hermoso de Mendoza en una de sus plazas, La México. Foto: @Colorjay-

Una buena entrada se registro el pasado domingo en La México para ver al rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, un publico de dulce siempre ávido de fiesta apoyo como siempre al torero de a caballo. Desde las afueras de la plaza se escuchaban comentarios cruzados que iban desde el clásico quien torea, hasta quien es Fermín Spínola, pero todos estaban reunidos atraídos por el imán taquillero de Pablo.

Por: Luis CuestaDe SOL Y SOMBRA.

Hay que decir que Pablo Hermoso de Mendoza no decepciono a la multitud, aun sin ser su mejor actuación en la capital consiguió calentar el tendido, especialmente con su segundo astado donde vertió toda su maestría por momentos. Mato de fea manera y el juez Ramos cometió el primer error de la tarde al otorgarle las dos orejas.

Recordar la faena a su primer astado seria un ejercicio “gore” ya que Hermoso de Mendoza desde el primer rejón lo mutilo, ya al final con el rejón de muerte aquello empeoro al fallar en repetidas ocasiones. Una pregunta que nos hacíamos algunos presentes ¿Han visto el tamaño y el largo de las banderillas así como el de los rejones que usa el maestro navarro?

Fermín Spínola fue el gran ganador del efecto “carrusel” de la tarde con un astado de regalo de Los Encinos, de nombre “Príncipe”. Con su primero había conseguido una faena interesante por momentos, con su toreo recio y su valor sereno. En su segundo paso casi inédito, pero con “Príncipe”, Spínola se reencontró con si mismo y con la afición. El astado de Los Encinos tuvo clase y nobleza en sus embestidas, mismas que aprovecho Fermín.

Desde el principio “Príncipe” planeaba y tomaba la capa de largo, sin embargo en el caballo volteó contrario poniendo en duda su hipotético e imposible indulto, hecho que pasó desapercibido para el gran público que extasiado hacia el final gritaba “toro, toro” y no “torero, torero” como debe suceder en una faena de rabo.

Pero es que la primera parte de la faena fue toda de “Príncipe” porque fuera de algunos muletazos sueltos limpios y bien estructurados, la faena se desarrollaba entre enganchones. Las comparaciones son casi siempre odiosas, pero la verdad es que el rabo de Fermín Spínola será siempre muy discutido por la falta de contundencia y por lo irregular que fue la faena en general.

Dos orejas hubieran sido un premio mucho mas justo para un torero que ha luchado mucho, pero que ya había probado las mieles del triunfo en esta plaza, mismas que se evaporaron con el tiempo porque cuando el toreo no tiene cierto sello o personalidad es muy difícil quedarse en la memoria del publico por mucho tiempo.

José Mauricio tuvo una tarde un tanto irregular en su tercera comparecencia en la presente temporada, si ante su primero dibujo lo mas artístico de la tarde en una faena con momentos muy importantes, con su segundo no pudo redondear algo mas fructífero.

Es indudable que la mano de su apoderado Roberto Fernández “El Quitos” se empieza a notar en la técnica de José Mauricio y que la gente comienza poco a poco a darle un sitio especial en la México que le viene bien con miras a la próxima temporada, pero por ahora Mauricio tendrá que seguir construyendo en provincia ese castillo de arte que ha detonado en este 2012.

Tiempo al tiempo. Es lo que digo yo.

Twitter: @LuisCuesta_

Final de Vacadas en Durango – Mario de Loera, Cerrojazo con Ilusión y Maestría. FOTOS.

Gracia y torería en el recorte del aspirtante en La Alejandra.

Con maestría se ha cerrado el Certamen Nacional de Vacadas celebrado el 11 y 12 de febrero en la Plaza de Toros Alejandra de Durango, donde la actuación del hidrocálido Mario de Loera dio punto final a este certamen demostrando su valor , y ganas de ser torero ante la afición de Durango. Con un extraordinario ejemplar de la ganadería De Guadiana cuyo promotor e impulsor de la fiesta en el norte de México es precisamente su propietario Armando Guadiana Tijerina.

Por: TauroNorte – Comunicado.

El joven aspirante Mario de Loera logro estructurar una faena de mucho arrojo , pero además haciendo las cosas con inteligencia y oficio dándole una lidia adecuada al ejemplar de Guadiana, lo cual dio como resultando la razón más importante y elemental de la fiesta brava, el perdonarle la vida a esta vaca, la cual regresará al campo bravo para seguir dando frutos de calidad que engrandezcan la fiesta de los toros.

El que abrió plaza fue el pequeño de estatura, pero grande de corazón, Isaac Fonseca, un torero que con pocas presentaciones ha demostrado su gran calidad y empaque como torero, con una derecha mandona nata que logro hacer vibrar a los espectadores y curiosos que se hicieron presentes en el coso de Durango.

Le siguió el chaval de Durango, quien salió más confiado a pesar de su poco rodaje pero muy motivado por las palabras y apoyo de sus demás compañeros de las otras academias que nunca dejaron de mostrarle su solidaridad y apoyo.

Posteriormente, prosiguieron Francisco Ortiz de Torreón, Gerardo Solís de Gómez Palacio, Durango, Salvador Luna de Tlaltenango Zacatecas y Abraham Marín de Torreón , cada uno con su ejemplar demostrando técnica y recursos, a pesar de el grado de complejidad que presentaron sus ejemplares. Juan Cavieres del Distrito Federal chaval que fue muy insistente y perseverante en colgarse del Certamen, avalo el porqué quiere ser torero, dibujando bellas verónicas y con la franela dejar estatuarios muletazos que seguramente siempre serán recordados por la afición neo vizcaína.

Del mismo Distrito Federal Luis Soriano dejo a la afición un buen sabor de boca, pues tuvo detalles de gran valía que fueron reconocidos por los asistentes.

Otro torero , que hay tener presente y que se sacó la espinita del sábado anterior fue Antonio Mendoza de Morelia, quien realizo una faena de ensueño a la vaca de Mario Loera quien le cedió los trastos; donde el michoacano saco la garra y el orgullo demostrando su vergüenza torera, dejando afónico al publico por los oles más sentidos y toreros en la vida de la Plaza de Toros Alejandra, un torero que merece la oportunidad de empresarios, ganaderos para consolidar su sueño de matador de toros.

Al finalizar se entrego reconocimientos por parte de PROMEZAP en manos de Ing. José Rodríguez Luévano y del Presidente de TauroNorte, Gerardo Vela, quienes agradecieron en nombre del Ing. Armando Guadiana su apoyo y esfuerzo por hacer posible este acontecimiento histórico en Durango. Luévano por su parte exhorto a otros ganaderos a que brinden la oportunidad de torear a estos chavales , que por mucho han demostrado sus ganas de ser toreros.

Menciono además que el Ing. Armando Guadiana será siempre un facilitador para hacer posible que la fiesta brava siga creciendo, siendo contundente en la mención que Guadiana siempre será un aliado de las causas más nobles y bellas de la fiesta, traducidas en la pasión, entrega, amor y disciplina factores que solo se encuentran en el semillero de jóvenes toreros, que luchan día a día por ganarse un sitio y oportunidad por saciar sus ganas de ser toreros.

Finalmente se anuncio que en próximas fechas se dará a conocer la final de triunfadores que bien podría darse en Saltillo en Durango o en Morelia.

Twitter: @TauroNorte.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tornados y Remolinos – Plaza México, Hermoso y Spínola a hombros.

La Rebolera de Fermín Spínola al primero de lidia ordinaria. Foto: @Colorjay.

En desbordante pasión taurina remató el festejo pos Aniversario. Lo imposible, que el interés no decayera después del 5 de Febrero, se ha logrado plenamente con una tarde que cierra una salida a hombros como ha de ser siempre, en olor torero y en olor de multitudes con más de un centenar de aficionados en el ruedo que pasean a Hermoso de Mendoza y a Fermín Spínola. Pese a pinchar, José Mauricio mantiene e incluso gana todo el crédito de una Plaza que comienza a ubicarlo en un sitio de predilección.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Fotos: Jorge Prado.

Suena a la muerte del cuarto la fantástica interpretación de “Granada”, la “canción criolla” (sic) de Agustín Lara que inigualable luce cuando, con ese sello de roja cera que dice “Plaza México”, pasa de la grave armonía inicial a la famosa armadura en mi bemol mayor de su coro. Con ella, desde Genaro Núñez, la Banda Taurina ha superado cualquier otra interpretación de la laureada pieza que en el mundo sea.

Da la casualidad que setenta años hacen en 2012 de contemplar sonoramente la magistral y taurinísima obra. Que todo en la Fiesta tiene una razón de ser. Hasta la música. Esta “Granada” que por fin escuchamos completa al Maestro Reynaldo Vázquez –director de la Banda de Música de La México- acompaña la vuelta al ruedo de Hermoso de Mendoza que pasea dos orejas de su segundo toro.

Solo que antes de llegar a este doble premio, Pablo enfrenta varios enigmas. Durante la semana, el enigma ha sido  llevar gente a la Plaza. De no ser por el clima seguro la entrada de los últimos tres años se habría repetido. Luego ese primer toro, estrecho, corto de trapío, al que clava defectuoso inicialmente. Hasta toriles sobre “Van Gogh” persigue al que abre plaza y quiebra su embestida pese a lo comprometido del terreno.

El bayo “Ícaro” obliga por dentro e incluso torea pisando el terreno del toro e imponiéndose a su breve condición sobre la cual pesan los rejones de castigo. Hermoso regodea al salir de las larguísimas banderillas adornadas con los colores navarros –blanco y rojo- e incluso luce su banderillero “El Cartagenero” al sacar el toro a una mano, capote recogido.

Aparece “Pirata”, un tordo que estrella es de su gran cuadra y que levanta al toro con una facilidad pasmosa cuando este cae por débil. Alargan la emoción las banderillas cortas pero mata fatal, contrario dos veces. Solo palmas pueden escucharse.

La cosa mejora con el cuarto al que clava caído y delantero sobre la yegua “Estella” de porcelana inmaculada. Hermoso decide dar tregua y guarda atinadamente el segundo rejón. Entonces el retinto “Chenel” de perfecta hechura y alzada, una especie de “Cagancho” pero de mayor elegancia y finura, procura encelar de costado pero el de Los Encinos, se desfonda en el intento. Cambia de jaca y “Dalí” expone y anda cerca, tres piruetas, la última formidable, levantan el ánimo del colmado.

Salta “Pirata” para de nuevo enmendar la plana, con su valor, su serenidad y sosiego dentro del fuego de sus arterias con el cual pisa el terreno al grado de clavar peligrosas banderillas a dos manos cerca de tablas que preparan la escena para rejonazo trasero y en lo alto que derrumban al toro. Controversia en la segunda oreja por la colocación del rejón pero Hermoso de Mendoza ha jugado todas sus cartas para llevarse la partida.

Esperemos que el año que viene juegue delante de un sinodal mayor. Entrega total, música de a media corrida con asignatura pendiente para la Banda que esperemos cuando regrese el centauro estellés nos regale “Navarra”, la taurinísima marcha también de Agustín Lara que pocos recuerdan y de la cual es momento de sacar a la luz, otra vez.

Acartelado Hermoso con Fermín Spínola nos recuerda la confirmación de alternativa del mexiquense la nebulosa tarde del 9 de diciembre de 2001, cuando a un difícil toro de la hoy desaparecida Rodrigo Aguirre le corta una oreja de Ley. Hoy Spínola vuelve y se encuentra con un astado de La Soledad serio por delante y de conformación tal que delata su origen Coaxamalucan, “Tango” por nombre.

De los mexicanos que han acudido a Madrid en 2011, es Fermín Spínola el que ha estado mejor. Esto no le pone en las grandes citas pero se encuentra con la oportunidad de sacar lo mejor de un toro que tira cabezazos y que se defiende de salida. Luce en la chicuelina de la cual el toro huye, bien remata por bajo pese al viento. No banderillea para lidiar a favor del toro y esto tiene buen efecto a pesar de lo trasero de los arpones.

Toreros y poderosos doblones de inicio fijan al toro pero no le quitan la protesta en lo derechazos. Aire en los medios, el burel mejora. Seco y rotundo elimina calamocheo al tirar y estirar la embestida por bajo con la respuesta de La México a más. Toma la zurda y el burel se resiste, antepone su defensa a su instinto de ataque. Fermín decide volver a la diestra y entonces convence al acompasarse más y mejor, con hondura inclusive.

Tras el trincherazo a pies juntos llega el casi derribo al torero en un imprevisto remolino. Saca la raza al contestar con ayudados por alto a pies juntos bajo el silencio de la Plaza que rompe en doble y verticalísima dosantina pegadas al burladero de matadores. Era el momento de matar junto a las tablas pero Spínola dilata y tan solo media tendida y un aviso encuentra. Lid en amplio sentido, tablas como resultado.

El quinto comienza perfecto hasta llegar la maroma. Pelea en varas pero, aun valerosa la fregolina, Fermín Spínola poco le ayuda con ese quite que tiene que improvisar a una mano. El negro toro engaña y se desfonda entre lo intermitentemente acompasado del torero y su condicionado tranco. Muerto el toro Fermín anuncia un regalo…

Su apoderado inyecta fortaleza a José Mauricio antes de salir al encuentro del tercero. Con el capote el de Mixcoac mejora a cada día más. Para perfecto a su primero y le remata aun mejor en magnífica rebolera. Lo han repetido pronto y afronta el difícil reto delante del complejo “público de rejones” con todo el arte del mundo al jugar perfecto los brazos en la gaonera ahora a pies juntos, cuatro lances y remate de oro.

Temple de Diego Bricio a la brega, difícil el paliabierto burel. Comienza alternando lados y mostrándose por demás en torero, con cintura en juego y trazo templado, pero el frágil marco del cuadro tenue de la bravura del astado condicionan la posición del torero, hay que estar cerca.

Sin embargo, el de La Soledad, tan desrazado no repite. Lo hace al perder el torero un paso y con la derecha la emoción enciende misma que extiende en el toreo doblón, bien rematado al pitón contrario con poderío y arte. La tauromaquia es algo más que derechazos y naturales.

La espada es una línea recta de origen cuya muerte –curva- apunta hacía abajo, José Mauricio apunta hacía arriba. Ahora sí, lía la muleta pero su cuerpo parte hacía al toro antes de que lo haga la espada. Atención, porque su cuerpo gana la línea de ataque antes de que su espada –brazo derecho- lo haga. Por ello todo queda en una ovación de gran lujo desde el tercio tras espadazo contrario.

El sexto, aunque estrecho, está levemente mejor construido. José Mauricio vuelve a estar con mejor soltura al recibo y, tras puyazo medido, le pega media verónica, a modo de sentir la embestida, verdaderamente superior y al paso rematada.

En banderillas la cuadrilla abona poco a la mejora del toro. Mauricio, ante la expectativa tras la lluvia y la villamelonesca huida del tendido, comienza doblándose con elocuencia, ese último cambio de mano genuflexo es formidable y el toro queda servido más allá de la segunda raya. Entonces con la muleta delante de sí, el negro toro comienza a desfondarse.

Pese dos tandas de buena hechura y un intento por la zurda que gracias a la amplia sosería del toro queda a medias, Mauricio echa mano de la muleta retrasada y la media altura, tan necesaria en estos casos. Ahí encuentra al toro y claro al gentío que fuerte le corea, destaca en adornos pese a la cara alta del burel. Las manoletinas se rematan bien por alto y dejan al toro servido pero ahora pinchazo trasero deja todo a medias. Ha pinchado un triunfo numérico, no el de la calidad y el sello, arte en pleno.

El regalo anunciado tiene nombre y procedencia: “Príncipe” de Los Encinos, cárdeno claro, gargantillo, careto, ojalado, bocinero, axiblanco, así como alto, badanudo, lomitendido y muy reunido de cuerna. Su capa reluce plateada y Fermín Spínola le lancea hasta dejarle en los medios, con las manos por delante el burel se va largo.

Por las afueras – o sea, siempre alternando lados para que la embestida pase apuntando hacia los medios- con el capote por delante a la manera de Ortíz, al paso, el torero lleva el cárdeno al caballo y ante la ovación creciente remata invertidamente antes que “Príncipe” cometa graciosa huida al sentir las cuerdas. Trotando despavorido busca el caballo de los mansos. Spínola intercala “el revuelo de un capote –que- dibuja pinturero delantal” pero girando en sentido natural al viaje del toro.

Tal la suerte se llama, como apuntábamos anteriormente, “navarra” y el burel advierte y busca el toril. Fermín no le deja ya escapar y luce en el remate. Obvia el tercio de banderillas tal como el movimiento en los tendidos y se va a los medios. Le alientan entre barreras y a la cara del toro va. Éste, en plena nobleza, protesta la salidas del derechazo, la vista arriba y más que embestir buscando tomar muleta y/o herir rebrinca buscando salidas menos gravosas para su condición.

En el derechazo Spínola procura acompasarse en plenos medios, el toro se va largo pero no termina por acoplarse. Esto lo consigue al pegar una tanda que al séptimo el rumor del golpe del mar a las rocas atronadoramente sube al olé, al grado que el burel ahora sí encelado, persigue el engaño que dando vueltas Fermín consigue rematar rodilla en tierra y por alto, la faena parece romper.

Cambio de mano a la zurda y, en emoción plena el torero, mete las velocidades donde algún natural es de plena realización otros se atropellan. El de Atizapán enmienda en la vuelta a la derecha a partir de la cual La México, como la sensible madre de familia que todo ve perfecto en sus críos, comienza a tomar partido por el bonito toro que parece sacado de la nieve de los volcanes de Oriente.

Tan desmandada petición llega al extremo de los ridículos gritos de “Toro, toro…” que claman la salvación de un burel que ha embestido y que tiene fondo bravo, solo que el indulto dejémoslo para lo que es bravo en todas las capas, e incluso en el empaque y en el relieve no solo en lo oculto. Spínola vuelve a torear, se repone y el mando escasea. El clamor es total y Fermín al tirarse a matar, en gesto que le honra una barbaridad, no cae en la trampa villamelona del indulto.

Como los hombres, tal como aguanta el Usía, en la suerte contraria – la salida del torero hacía las rayas o los medios- Fermín se armó a la muerte, paciente y con el toro ahogado en diferencia plena de “Vinatero” de De Santiago, el más bravo de la década pasada indultado por Spínola. Importa en todo aspecto que vaya a más y no a menos. Volapié formidable, entrega total. Siendo no una faena de rabo, por la labor completa y la gran estocada, ha sido de dos orejas, conste que por su condición el toro era de rabo.

En un mundo donde la realidad se tapa con el velo de la ficción, lógico es que la sangre y la muerte, dos cosas absolutamente naturales, se tapen y se crea que indultándose al toro la vida perpetúe. Nada más falso. En el toreo, una contradicción en si misma, consiste en hacer afirmar la vida –humana- a partir de la muerte animal.

Y, sincrónicamente, reafirmar la perpetuidad de la naturaleza a partir de su muerte y de su vida, porque aunque los sentimentalistas no lo vean, al tapar su sentimiento la razón, en esto de las corridas, el único verdaderamente inmortal es el toro, que muere y se renueva cada que tocan a toriles y cada que el Juez ordena, no se nos olvide, que el clarín toque a muerte.

La vuelta al ruedo en homenaje postrero es excesiva a menos que las vueltas contrarias y despavoridas huidas ya se premien, si es así no importa, hoy todo se compra y todo se vende y, de ser así, estaríamos premiando la nula lucha entre toro y caballo.

Muerte y vida, acción y reacción, palpitar y reflexión, todo y más cabe en una plaza de toros, aun sin saberlo acomodar. Implica un esfuerzo pero muerto el toro, en rigor del destino, viene la alegría de la salida a hombros de la Afición en tornado derrochador de frenesí y torería.

Eso mismo, imposible conjunto de sonrisas que siempre son el mejor espejo de la vida.

Twitter: -Texto: @CaballoNegroII.

-Fotos: @ColorJay.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2010-2011. Domingo, 12 de Febrero de 2012. Décima sexta de Derecho de Apartado. Dos tercios de plaza en tarde nublada con frío y llovizna durante la lidia del quinto y algo en el sexto. Público de variopinta composición. Viento en el primer y segundo turnos de a pie.

7 Toros, 3 de Los Encinos (Divisa azul, rosa  y verde) Dos para rejones, chicos y débiles. El séptimo como regalo de nombre “Príncipe” tuvo desmesurada petición de indulto y fue homenajeado exageradamente con la vuelta al ruedo. 4 de La Soledad (Divisa Azul cielo y obispo) Desiguales de presencia y juego. De feas hechuras. Serio el primero. Faltos de raza, con escaso fondo bravo.

El Rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, Palmas y Dos orejas con leves protestas. Fermín Spínola (Nazareno y oro) Palmas tras aviso, silencio y Dos orejas y rabo protestados. José Mauricio (Azul rey y oro) Gran ovación con saludos y ovación. Hermoso Spínola salieron a hombros.

Destacaron a la brega Sergio González y Diego Bricio así como de “El Cartagenero” de la cuadrilla del caballero en plaza.

Error del Juez Jorge Ramos al valorar de salida la faena de Hermoso al cuarto con dos orejas tras rejón trasero igualmente al premiar con vuelta al ruedo al toro séptimo que rajó en varas, que berreó y que no dejó de protestar al sentir la muleta y querer escapar de la suerte.

Se guardo un minuto de silencio en memoria de Felipe Infante “El Tobi” celebre picador de toros fallecido la semana anterior.

Espléndido natural de José Mauricio a su primero. Foto: @Colorjay.


Causas y Mansedumbre – Triunfos de Mejía, Pizarro y Peláez en La Florecita.

Natural imposible de Pizarro al duro "Ejemplar" de Rodolfo Vázquez.

Otra vez, y van cuantas, el Toreo ayuda y se ayuda. La Florecita, por fin, vuelve a abrir sus puertas pese a la, a veces, nula disposición de su propietario. La torería se impone a la mansedumbre y la afición se impone al mal clima, casi llenando y cooperando a la lucha infantil contra el cáncer. 

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Se trata de ayudar y se consigue.

Han sido tres cuartos largos de entrada en La Florecita que bien pudo ser el lleno si el clima hubiese ayudado más y José Mauricio, que todo hay que decirlo, hubiera toreado este cartel.

Cuando se trata de un Festival taurino el clima de polémica que los asuntos taurinos necesariamente acarrean, siempre adquiere un matiz que nos hace alejar cualquier cuestionamiento que la severidad y el rigor de una corrida formal trae consigo. Eso no obsta para señalarle al Señor Narváez que no puede ni debe taurinamente dejar caer su Plaza. Que si tiene, por ejemplo, dos accesos, hay que abrirlos, que si tiene una Plaza espléndida, hay que abrirla como hoy, pero más seguido.

Si un festejo taurino se conforma con el precioso fin que hoy impulsa la lucha contra el cáncer infantil, en ello se conjuga uno de los fines del arte del toreo, la efímera emoción que es espejo de que el arte –más el toreo- es pura entrega sin recuperación posible, solo donación.

Eso consiguen los organizadores, claro está gracias a los ganaderos y toreros. Entre ellos destaca el novillero en el retiro –razón por la que abre plaza- Alejandro Peláez, que se topa con un acarnerado novillo de Caparica con el que destaca al saludarle con el capote, primero naturalmente y a pies juntos, después en chicuelina y media de remate. El novillo mansea aunque en banderillas da muestras de ir largo.

Tras emotivo brindis, comienza el diestro muleta siempre puesta. El negro astado lo pone complicado, no obstante ello, Peláez, debidamente preparado, anticipa movimientos amenazantes y tobilleros, bien remata y la muleta a la zurda prosigue la entrega y gana porque aguanta y al templar mejora la calamocheante embestida, dos tandas, la segunda ayudándose, tienen emoción y el público responde.

Pases por alto, como todo, en el tercio ante matadores, abrochan la labor que la estocada defectuosa no empaña para que con toda la seriedad Raúl Espíndola, hoy solemne autoridad, otorgue una justa oreja.

El cartel se compone por tres de cinco matadores en cuya historia mucho tiene que ver La Florecita, por supuesto, al ver a Peláez, Mejía, Ochoa y Noriega, lógicamente vuela en el aire el recuerdo de Lalo Cuevas, imprescindible memoria y necesario será el azulejo que debe colocarse pronto al empresario insignia de La Flor.

La entrega mejora, pero hay que decir que a los toros temprano hay que llegar. ¿Se daría el lujo Usted de llegar tarde a misa? Pues en los toros es igual. No se venden delante del altar las cosa que en misa se venden por fuera del atrio, pues en los toros tampoco hay que llegar tarde ni hacer la vendimia al momento de la lidia. Esto no importa a Manolo Mejía delante del Huichapan que abre lidia ordinaria.

Como atinado está Mejía al recibir lanceando a compás abierto y rematando en los medios hay ovaciones pero el novillo hidalguense comienza a desfondarse, mansea y el quite del torero a pies juntos se desluce por esa cara alta.

Siempre Manolo toma notas pendiente de un posible indicio que levante la condición del toro. Por ello camina hacía los medios intercalando lados, cambio de mano bueno, girando y por delante a la zurda, para abrochar emocionante con el de pecho.

Después plantea sobre la derecha el cite al ojo contrario que hace que burel mejore, no obstante la falta de raza amenaza la realización de la faena. Mejía elimina protestas y liga, incluso por el izquierdo, anima a la concurrencia y acaba por alto. Pese a estocada baja la oreja es paseada en una vuelta que tuvo tres escalas, botas incluidas, que parecía nunca habría de acabar.

Un pasaje tremendo del Festival es la lidia del tercero, “Ejemplar” de Rodolfo Vázquez, ejemplar su seriedad, no obstante lo estrecho y zancudo espanta por bien armada frente. Federico Pizarro recibe con largas. Viene Federico a reafirmar el triunfo doble la última vez en La Flor, el toro lo pone complicado, derriba y toma dos puyazos. Relajo en banderillas.

Al querer brindar a la generalidad, Pizarro se encuentra con que el de la divisa bugambilia y oro se le arranca y entonces vienen poderosos pases para comenzar en plenos medios. Hay emoción e interés tras un pase de pecho maravilloso con rotunda fuerza de expresión, sensacional.

El toro es duro de pezuña, de cuello y, por supuesto, de juego. Saca de Pizarro lo que siempre hemos reclamado, corazón y entereza. Eso lo pone delante de brindar lo mejor de sí. Claro es, el derechazo es largo pese a que el toro se defiende y cabecea. Federico lo tiene difícil pero para eso se es torero. Devuelve golpe por golpe, obliga y manda, incluso por el izquierdo, han sido dos tremendamente logrados antes de un desarme.

Consigue el torero arrancar aun derechazos al final pese a casi ser entablerado. Duro el novillo, demasiado para ser Festival. Pero todo esto el toro no lo sabe, por ello, vuelve a la cara Pizarro hasta imponerse. Mata mal pero la oreja es suya, la entrega también porque desdeñar la posibilidad de una cornada, cuando la muerte brinda y reafirma la vida, esa que la organización del festejo tiene por principio y fundamento.

Taurinamente el Festival culmina aquí. La niebla de la tarde contagia a los tres ejemplares siguientes de mansedumbre. Fernando Ochoa, autor de una faena histórica en esta Plaza como novillero, ni siquiera tuvo la mínima opción para lucir. Tan solo cuatro doblones de inicio a un manso de Caparica es el resumen de una lidia desafortunada para la afición, pues nada hay que hacer. Un aviso.

Peor ha sido para Jerónimo, una de las esperanzas, mala suerte con el novillo número 13 de Rodolfo Vázquez, otro manso imposible. Esforzado, hay solo un lance de recibo, valioso y bien logrado. Lo ha intentado con la muleta al grado del puntazo sobre el muslo derecho, arrojo de Jerónimo e incluso llega un natural ayudado pero ha sido todo. Pena porque el deseo era verle torear, buen indicio ver que Jerónimo está más vivo que nunca.

Sin sitio, Lino Noriega nunca puede hacerse de un manso (otro) de Huichapan que huye por todos lados. Todo lo esforzado de Noriega queda corto y con él taurinamente acaba el Festival. Sin embargo, aunque taurinamente la segunda mitad del festejo acaba pronto siendo el toreo arte nace y muere en un instante que se perpetua en el ruedo del recuerdo y en el lienzo del corazón.

Impagable es y lo será aun más cuando el toreo además de arte es alivio y reparo. Luz de vida, tal cual se nombran los beneficiados. Enhorabuena.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza de Toros La Florecita, Ciudad Satélite. Festival Benéfico pro Fundación Luz de Vida. Más de tres cuartos de entrada en tarde fría, con cielo taurinamente encapotado. La gente llega tarde en mala costumbre.

6 novillos, 2 de Caparica, 2 de Rodolfo Vázquez y 2 de Huichapan, mansos en general. Peligrosísimos los dos vazqueños, de fea cabeza los de Caparica.

El novillero Alejandro Peláez, Oreja. Manolo Mejía, Oreja. Federico Pizarro, Oreja. Fernando Ochoa, Ovación tras aviso. Jerónimo, Cerrada Ovación. Lino Noriega, Silencio. Destacó en la brega Sergio González y en banderillas, sobresaliente, el carismático y torero Fernando García hijo que debutaba.

La Noche y la Plata – XXV Aniversario de Provincia Juriquilla. Crónica y Galería.

Derechazo de Diego Silveti, en su faena al cuarto de la noche de Aniversario.

Nunca es tarde cuando la dicha es buena y el oscuro manto del pasado jueves en la noche queretana ha sido la cúpula bajo la cual se ha festejado a casi todo lujo el cuarto de siglo de la Plaza de Provincia Juriquilla. Hacemos esa reserva porque de nueva cuenta el aura de la mansedumbre ha dejado un tanto a medias a la gran entrada en el incomparable marco de la que quizá sea la plaza más bonita de México, Juriquilla.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA. Juriquilla. Foto: Enrique Muñoz.

Si es Querétaro, como bien puede ser, la palabra más hermosa en lengua castellana, Juriquilla, a su norte ubicada, debe ser joya que adorna la corona de tan categórica armonía, tan poética ortografía y de tan real y “con mero y mixto imperio” jurisdicción.

Sintaxis, diría Diez de Marina, que sabe a eucaristía.

Así, a Querétaro, en especial a Juriquilla, como a las mujeres bonitas, nunca se les puede decir no. Que esta es la Plaza que como algún día me dijo su constructor: “Tiene todos los días que lucir como si se inaugurara.”

Y así van veinticinco años.

El lleno es de noche plateada. Arrobas de ley se cambian por una entrada y todo el Bajío congregado está en el comienzo de la peregrinación de los Aniversarios taurinos mexicanos que comienza con esta corrida de Los Encinos, hierro queretano por supuesto.

También, todo mundo quiere que embista y, de hecho, el que abre plaza y campaña –y así van casi catorce- para Hermoso de Mendoza, da la impresión de conseguirlo.

En goyesco hace Hermoso el paseo en una de sus plazas insignias y en torero se encuentra con el toro de Los Encinos que tiene aire suficiente e incluso da la sensación de que aun no está  el navarro en ritmo mexicano.

Todo en el marco de Juriquilla es perfecto: la escena, la noche e incluso el fresco piadoso, sin embargo ni el trapío del toro ni el ritmo de Pablo permiten que la cosa vaya a más. Solo discretas ovaciones.

La flojedad se adelanta cuando “El Juli” avanza pero forzado se ve a cuidar a un enfermo como el cárdeno segundo. El problema no es –solo- la mansedumbre, el problema es y vuelve a ser la flojedad. La chicuelina queda a medias.

El toro de lidia puede ser o no bravo, pero no sistemáticamente estar enfermo. Lógico, el arte alivia, sana y brinda el amparo a un sentimiento, tal como Liszt hace cuando nombra a sus obras “Consolaciones” En el toreo decimos “sobar”, solo que en una noche como esta, la flojedad no va, no queda. Los toros ayer más que alivio traen consigo el suplicio.

Ni los reproches hacia “Juli” ni los mismos pucheros del torero tampoco a la autoridad, aviso incluido, proceden.

A golpe de quirófano, a cincelazo torero, Gerardo Adame se levanta de la grave encrucijada de Monterrey, esa terrible doble cornada. Su manso enemigo poco trae a la mesa de la emoción, Adame, con lógica falta de sitio, apenas opone voluntad y cosa más que importante, valor. Tal situación es lo más destacado de su actuación,  el valor está ahí. Solo hará falta torear, como decía “El Tano“, mas de continuo.

Doble detalle es su brindis a los maestros, “Juli” y Hermoso de Mendoza.

Estando en el mismo cartel, la tan hidrocálida hospitalidad de Gerardo se adecua menos, como la arrebatada música en ambos turnos, con –lo siento mucho- la “Pelea de Gallos”, tan fuera de lugar como las embestidas con la cara arriba del toro. Cosas sueltas, cierto, reiteramos que el valor está ahí y está intacto, ahí deja la larga de remate tras su saludo al quinto.

La ilusión inicial, a diferencia de la noche que se dilata, no se diluye con Diego Silveti que prende la flama de la hora postrera para el cuarto de la tarde. Lo hace al tirar los brazos en la media tras serenamente avanzar a los medios, Silveti tiene, como los buenos toreros uno de sus más preciados activos en su capote.

Esto se constata siempre en la prueba del valor, hoy también de torería, de la gaonera.

Cuando los brazos podrían acortarse para otros en Silveti toman cadencia, cuando la embestida podría estrellarse en Diego se desahoga afirmando su vertical planta y, de nuevo, el perfecto remate de la rebolera por detrás donde desgrana torería.

Nótese en Silveti que utiliza la quietud a favor de mejorar la condición de los toros, cosa que llega al tendido mucho. Pena que su enemigo en turno sea corto, ya no de trapío sino de fondo. Por alto el inicio, a los medios la orientación de las suertes. Diego alarga el viaje sobre la línea sin obligar de más pero sin mandar de menos y por ello esas dos primeras tandas derechistas musicadas con el taurinísimo silencio de Juriquilla ponen lo más torero –hasta el momento- de la noche.

Luego la cosa medio descompone con un desarme y la mansedumbre del toro. Cuando Diego Silveti abarque ese pequeño espacio que todavía tiene por torear en su muletazo natural por ambos pitones, si de por sí ya emociona, lo hará entonces más. Cerrado un tanto a las rayas se impone al manso y deslucido, cambiándolo por muletazos de la firma a enteros y desdenes centellantes de lujo y de brillo.

El final por alto, bueno y sentido, prepara todo para la estocada donde a brazo encogido Diego vuelve, lógicamente, a pinchar. Ahí termina todo para Silveti que sin enemigos al frente, solo es rescatable su brindis a “El Pana” durante la lidia del desrazado hasta lo indecible quinto, al que deja en evidencia su férrea disposición.

Tan solo los lances de salida rescatan su actuación delante del regalo noveno, cárdeno precioso, que promete mucho pero la promesa dura lo que un suspiro de la noche queretana, tanto como lo que tarda en acaecer un puyazo contrario y pezuñero que se carga completo al de Los Encinos.

De nueva cuenta, Diego tiene en la bolsa a casi todo el Bajío. No olvidemos, hace poco más de dos años el principado se instauró en Juriquilla. Hoy su soberano afirma su Constitución pero queda saber si pronto veremos se puede imponerse a golpe de espadas.

La vuelta de Hermoso en el quinto es muestra de que el buen torero se determina por el progreso del arte, la expresión humana, y la mejora del juego del toro, la reacción de la naturaleza.

Ese encuentro entre la fuerza y la inteligencia, del instinto y la razón, lleva a Hermoso a parar pronto al toro, a clavar correctamente el castigo y cambiado el tercio de rejones, pasar por dentro y con temple cerca de tablas, torear hacía los medios, encelar y rematar con la pirueta a las salidas. El clamor es total.

Sube la cuesta de la falta de raza del oro, pisa el terreno en las banderillas a dos manos y llega el broche con el cierre en cercanías sobre “Pirata”, o el valor ojedista hecho caballo. Pablo mata trasero pero dobla el toro, el triunfo es total y la petición hasta exagerada.

Dos orejas son suficientes y el berrinche de algunos quejosos no hace más que adivinar que prefieren el despilfarro al derroche de aguante que la autoridad hace valer al negar, atinadamente, el rabo.

Vuelta por demás entregada. En Juriquilla, la vuelta es “de besos, hornacinas y balcones.” Que estamos en Querétaro, todo el arte del barroco al galicista porfiriato aquí condensado.

Menos mal queda “Juli”, tras el derrumbe de su primero, delante del compromiso de romper al frente el lastimoso tranco del sexto toro. Digo esto por lo soso y lo falto de casta. Importa poco esto al taurinísimo queretano que hasta bueno ve al toro que mansea en los primeros tercios.

Veamos. Inicio de muleta perfecto en un palmo por bajo, sin miramientos pero a la altura precisa.

Cada que “El Juli” corre la mano el pase siguiente se adivina en el anterior. La razón, siempre sale con la muleta adelante, solo que el toro tiene otra idea. Siendo tan poca cosa, estando corto de todo, a la mitad de la suerte se queda. En el derechazo se advierte, en el natural aun más se evidencia.

La sensación es plena cuando Julián alivia, no su posición, sino el ahogo y la cortedad del toro al extender el embrujo de su mando, la hipnosis de su temple ante la intención de salir por encima de la muleta, poco importa pues a cada pase, el madrileño se va detrás del muletazo, de ese ritmo se impregna el toro en varias tandas, en lo fundamental y en el adorno. Destacan los verticales naturales finales donde el toro obedece pleno.

No más, el toro ahoga. Nuevo “julipié” y estocada trasera. Dobla por fin el negro astado, bajo el negro manto brilla la luz del toreo.

Bronca a la autoridad que bien aguanta la petición ante el espadazo trasero y la lenta muerte del toro. Una oreja que vale una noche de carretera y una peregrinación taurina. Lo malo, la coba y los vítores a un toro que de fondo se queda poco menos que corto.

Un Aniversario cargado de noche y… de plata.

El argento nocturnal y queretano contempla deslumbrante en Juriquilla una de las grandes citas taurinas del año, pues Querétaro así es, una lujosa avenida de majestad revestida. Aun con el toro menos presente y en fiesta de toreros.

Quizá, por ello, nos quedamos respecto del toro como Don Gonzalo Diez de María, al cantar a su Querétaro: “Que tu visión ausente, versifica.”

Solo queda la  espera que a la plateada visión agreguemos la presencia, en todo sentido, de un toro mejor.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Provincia Juriquilla. Viernes, Febrero 3 de 2012. Corrida del XXV Aniversario de la Plaza de Toros. Imponente y absoluto lleno en noche plateada. Muchísimo ambiente y gente guapa en los tendidos, con aun más mucha gente afuera de la Plaza sin boleto. Reventa descarada, incluso se traficaron pases de callejón. Mal por la autoridad. Noche espléndida, fresca y sin viento.

9 Toros, 9 de Los Encinos, 2 para rejones (Divisa Azul, rosa y verde) Desiguales de presencia. Mansos en general, salvo el segundo para rejones y el noveno, aunque, pésimamente picado, y que ya no pudo hacer más en la muleta. El cuarto se vio mejor gracias a su matador.

El Rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza (Grana y azabache) Palmas y Dos orejas con petición e injustificada bronca a la Autoridad. Julián López “El Juli” (Grana y oro) Silencio tras aviso y oreja tras aviso con petición y bronca a la autoridad. Gerardo Adame (Burdeos y oro) Silencio tras dos avisos y Palmas. Diego Silveti (Blanco y oro) Gran Ovación, silencio y leves palmas en el de regalo.

Destacaron picando a la brega Niño de Leganés y Juan Ramón Saldaña, banderilleando Christian Sánchez y Marco Dones. Igualmente destacó para lo malo, de la cuadrilla de Hermoso de Mendoza,  “El Cartagenero” al mendigar olímpicamente el rabo del quinto toro de la noche.

Se guardó un minuto de aplausos en memoria de los ganaderos Nicolás González Rivas y Pablo Labastida recientemente fallecidos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De Pipa y Guante – Charlas con El Bardo de la Taurina.

La México, el histórico martes, 5 de febrero de 1946. Foto: Archivo Tomás Montero.

Hay festividades que lo son de fiesta y otras que además lo son de remembranza y oportunidades, propicias para los encuentros que cuando son lustrosos pues resultan de rechupete y una de estas lo fueron la que en base de confitería de amistades se volvió confitería de fino azúcar.

Por: El Bardo de la Taurina.

Todo esto duro desde que cerró el mes eneriano y arrancó el gélido febrero hasta casi estos días mas a lo largo de este tramo del calendario el arte fue brotando por doquier en pluralidad de nacionalidades que desde luego arrancaron con la rimbombante presentación del libro ‘Conservación del Patrimonio Monumental, Una Biografía Arquitectónica de Carlos Flores Marini’ personaje que después de los Premios Nacionales que por derecho propio lleva como blasones no necesita más panegíricos.

Solo decir que en las entrañas de su majestuoso libro el lector entra al túnel de la historia cuando el maestro nos cita que en las cercanías del Mercado de San Juan, nació Luis Procuna ‘El Berrendito’, y más recuerdos en el referencial del inolvidable Paco Malgesto y ahora si que al ver este libro solo exclamar la clásica de Paquito ¡Oiga Usted!

Luego vendría la galanura taurina que profesa el aficionado de moda Don Jorge Anciola Echavarría, personaje comprometido con la fiesta en muchas de sus manifestaciones como lo mostró a puerta gayola al agasajar bajando del avión a los eminentes taurófilos venezolanos encabezados por Don Víctor López ‘El Vito’, Presidente de la Asociación Mundial de Periodista Taurinos y a los directivos del ‘Círculo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenida’ capítulo Venezuela que es presidido por Don Nelson Hernández Ramírez y los también jerarcas Don Nelson Guerra Zambrano y Don Miguel Guia además del hombre de la mano amiga el Dr. Pedro L. Casanova quienes junto con el Presidente Honorario del capítulo madrileño Miguel Mejias Bienvenida  instalaron esta cofradía en México acto que tuvo como sede la Casa de los Toreros que preside el Matador Antonio Urrutia.

Y para no irnos de las letras pues a empezar a leer el recién debutado libro ‘La Pluma como Estoque La Página como Capote’ del maestro Alfredo Flórez quien dentro del marco de las celebraciones de sus 50 años de fructífera labor periodística entrega a la afición cincuenta seleccionadas entrevistas de las muchísimas que ha realizado durante su vida entre las que se destacan las del escultor Humberto Peraza, la del legendario Juan Aguirre ‘Conejo Chico’, la de el ícono de los monosabio Simón Cárdenas, la del empresario Dr. Rafael Herrerías y las de figuras del toreo como los relevantes Enrique Ponce y Pablo Hermoso de Mendoza, así que el domingo con el ‘Señor de los Libros’ Pepe Rodríguez a comprar el ejemplar.

Luego la conversación con el historiador, poeta, compositor, músico y por sobretodo taurino aguerrido que lo es el gitano Elías Ruvalcaba quién con la mayor de las pulcritudes y la excelencia en el conocimiento del Toro Bravo dio una cátedra del por que la Fiesta Brava es y deberá de serlo por siempre digna de considerarse Patrimonio de la Humanidad, como conclusión algo me quedo muy claro y es el hecho de cuando se trate oficialmente de ‘Defender’ a la fiesta contra los embates de políticos incultos, anti-fiesteros y seudo- taurinos, el hombre a encabezar las refriegas debería de serlo el abogado Elías Ruvalcaba quién nada más para ilustrar la incultura de los ‘defensores del toro de lidia’ nos refiere el que pretendan amparar la lidia del toro como un acto de ‘lesa humanidad’ es decir un agravio contra un ser humano

¿Usted ha visto un toro con dos pies? y pregunta ¿Por qué no defender a los pajarillos que medio subsisten dentro de una jaula?, ¿O a los pececitos que en cautiverio mantienen dentro de una pecera? ¿Qué acaso estas prácticas de castración de libertad no proliferan en mucho mayor número en el mundo que las corridas de toros?, ¿Será por qué estos rijosos en sus casa tendrán una prisión de animalitos?, la razón sin duda es; porque esos animales al no generar arte y cultura tampoco generan popularidad ¿entonces para que atacarlos? por ahí va el asunto y mientras tanto, entre usted a Elías R. en You Tube y compruebe de los alcances en esta materia del maestro Ruvalcaba.

Ahora al Centro Histórico con las muestras de admiración que el colombiano Diego Ramos ha venido cosechando a través de su obra pictórica  con la que conquistó al mundo de las artes y estampó su taurinismo en el Casino Español de la Ciudad de México en donde por cierto este viernes será el último en que podrá admirarse su imperial testimonio con el que rinde honores a la tauromaquia de todos los tiempos, pues su obra rebasa las épocas ya que a través de sus pinceles el maestro Diego Ramos nos sitúa lo mismo en los tiempos de los alberos donde los toreadores de coleta natural se jugaban la vida que nos lleva al dramatismo de José Tomás o a la belleza de José María Manzanares, no dejemos que esta maravilla de la pintura se vaya sin que quede registrada en nuestras retinas.

Ante estas muestras de cultura y arte inmersas en la Fiesta Brava negarla como un tesoro de la humanidad seria como negar el Sol que es luz de nuestra fiesta donde la Sombra solo es resguardo a la luminosidad candente del Astro Rey que siempre es invitado presente en el albero cuya majestuosidad de los que se juegan la vida sortean la muerte enfundados de seda y oro.

Twitter: @BardoTaurina

Celebrado Encuentro Bienvenidista en México – Unión Taurina Iberoamericana.

Encuentro Circulo Taurino Bienvenida. Foto: E. Toca Olguín.

En la Ciudad de México fraterno encuentro de  capítulos nacionales de  España, México y Venezuela

Por: Círculo Taurino Bienvenida, México – Agencia Pacca.

Los capítulos  nacionales  del  Círculo Taurino  Amigos  de la  Dinastía Bienvenida de España, México  y Venezuela  celebraron  esta mañana un fraterno encuentro para afianzar  los lazos institucionales  en  defensa de la Fiesta Brava.

Representantes  españoles,  la directiva mexicana que se instala esta noche y una nutrida  delegación venezolana  de diez  personas compartieron durante  dos  doras sobre  la situación  de la fiesta brava y acordaron acciones  de trabajo en procura  de  fortalecer  la cultura taurina.

El encuentro fue abierto  por el Presidente del  Capítulo Nacional de  Venezuela, Nelson Hernández Ramírez,  y continuó con  las  palabras  del Presidente  Honorario de  España Miguel Mejías Bienvenida y del Vicepresidente  hispano Juan Lamarca López (Escalera del Éxito 105).

El Presidente  del  Capítulo México, Jorge  Espinosa de los Monteros Guerra, se refirió  al manifiesto  presentado  ayer en la Plaza de Toros México  por parte  de Bibliófilos Taurinos de México, con  elementos históricos, sociales y jurídicos  en defensa  del patrimonio  cultural  taurino  de los  mexicanos.

El Presidente  Honorario del  Capítulo  Venezuela, Víctor José López, recientemente  electo como Presidente  de la Federación  Mundial  de Periodistas Taurinos,  hizo  una detenida explicación  sobre la  necesidad de que las  escuelas taurinas  articulen  acuerdos para  ofrecer cupos a  estudiantes de distintas nacionales para lograr la internacionalización, lo cual fue apoyado de manera  plena.

Carlos Lorenzo  Hinzpeter, tesorero  del  Capítulo México, explicó la  realización  de numerosas  actividades taurinas en los Estados Unidos  de América e incluso señaló  la existencia  de una ganadería de reses bravas  en California,  de lo cual poco se habla.

El periodista  español Javier Hurtado se refirió  a la promoción  de la fiesta taurina en aulas  escolares de educación primaria, como un elemento  de  expansión del conocimiento taurino  y  de incentivo a nuevos aficionados, debido a  que se intenta, desde círculos privados, evitar el crecimiento   de los seguidores de la fiesta brava.

Fortunato González, vicepresidente  del Capítulo  venezolano de Mérida habló  de la identidad cultural  de pueblos del mundo alrededor  de la tauromaquia  y consideró  que  es  acertada  la línea  de defensa taurina  mediante las declaraciones de patrimonio  cultural,  asunto que alcanzará  hasta la Organización de Naciones Unidad.

Una interesante intervención  sobre la presencia  de la tauromaquia en las esferas sociales, y especialmente en  España, corrió  a cargo  del dirigente  del  Círculo de Madrid Juan Lamarca López.

Otras intervenciones hicieron énfasis  en la importancia  del  asociacionismo  taurino en todos los países, como  la vía  para concretar esfuerzos y definir acciones.

Twitter: @BibloTM.

La Multitud congregada en el Museo Taurino Mexicano. Foto: E. Toca

CRONICAS Y PERIODISMO TAURINO INDEPENDIENTE

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: