Aficionados acampan por boletos para ver la reaparición de José Tomás

Sol y Sombra

Varios grupos de aficionados pasaran la noche en vela frente a las taquillas de la plaza de toros de Valencia y todavía deberán esperar más para adquirir las últimas entradas para la corrida en la que reaparecerá en los ruedos el matador madrileño José Tomás.

Según informó el gerente del coso, Ignacio Lloret, las taquillas de la plaza pondrán hoy a la venta, por imperativo legal, el cinco por ciento del aforo, «entre cuatrocientas y quinientas entradas», aseguró. Además quiso tranquilizar a los aficionados afirmando que se venderán en cupos de dos como máximo, para facilitar su distribución.

Así, los accesos a la plaza se han convertido en un hervidero desde primera hora del jueves, cuando se mezclaron los aficionados que habían acudido a comprar billetes para Enrique Ponce, El Juli y José María Manzanares de cartel con el grupo de «acampados» que habían dormido frente a las taquillas, además de los ya habituales «reventas».

El joven madrileño Álvaro de Pablos y su primo Sergio Zamarro, los primeros de la cola, explicaron que están dispuestos a aguardar el tiempo necesario para adquirir cuatro entradas y regalarle una a su abuelo, que acaba de superar una reciente hospitalización. «Es algo especial para mi abuelo, un aficionado de toda la vida que ha estado malo», explica De Pablos, quien reconoce que será complicado aguantar al raso al menos un día más, «Llevamos ya unas ocho horas, toda la noche, y creo que al menos nos quedan otras 24 horas más», aseguró ayer este joven aficionado, que hizo acopio de «pipas, cervezas y paciencia», a pesar de lo cual, tenía plena confíaza en adquirir cuatro entradas «a unos 37 euros cada una».

Bastante más caras se cotizaron algunas entradas en las inmediaciones del coso, donde en los últimos días se puede encontrar a los habituales «reventas» que venden localidades para hoy sábado, con independencia de la oferta que también se puede obtener en la red, donde los precios han superado incluso los 2.000 euros, a pesar de la crisis.

Las cafeterías y restaurantes aledaños al evento, se han convertido en los últimos días en verdaderos campamentos base. El regreso del diestro madrileño a los ruedos tras quince meses ha disparado la expectación en todo el mundo taurino, hecho que ha repercutido de forma notable en la ocupación hotelera en la ciudad de Valencia, que rondará el 80 %, un 20 % más de lo habitual en estas fechas.

Anuncios

“Pasión de Fuego, Pureza de Diamante.” – José Tomás Vuelve.

José Tomás previo a hacer el paseillo en Aguascalientes el 24 de Abril de 2010.

Horas previas de José Tomás, envueltas en aguas del misterio y a contracorriente. Vuelve por segunda ocasión, a su gusto y a su aire con la cuesta subida tras su cuasi resurrección. El primer triunfo es volver a vestirse de luces pero los posteriores, y más importantes todavía, vendrán si el que reaparece consigue hacer de la eterna noche, el eterno día.

Especial para DE SOL Y SOMBRA.

Por: Luis Eduardo Maya Lora.

Según el dictado de la memoria y el latido del corazón, José Tomás bordó –quizá la expresión sea corta- a “Vinatero” de De Santiago en el “glorioso y demoniaco” sábado veinticuatro de abril de 2010.

Fue un cárdeno claro. Bajo, ciertamente estrecho, algo destragado, de gruesas cepas y astifinas puntas. Terriblemente cornipaso, formó parte de la intrigante corrida garfeña que se fue quedando todo el invierno y que llegó a la primavera hidrocálida con una edad considerable.

Recuerdo a Tadeo Alcina Rivera a la salida de ese sorteo, su expresión, su gesto de confusión y sus palabras refiriéndose a la sensación no precisamente de buen augurio que le brindaba aquel encierro tras verle en los corrales.

El sobrecupo, el calor, el desconcertante tranco del garfeño, cuya inicial afectación en las patas traseras pareció condicionar la lidia en el último tercio y, sobre todo, el terrible viento, quedaron a un lado cuando José Tomás dispuso alternar los lados, rodilla en tierra para avanzar hasta dejar en las rayas a “Vinatero”, doblándose en obertura magnífica.

La obra aguantó vendavales y rebasó la frontera de lo posible con la zurda principalmente luego de la edificadora labor con la derecha. Y fue así, puesto que el cornipaso tuvo siempre la tentación de echar la cara arriba y de frenarse al final del muletazo. Sonaba el personal pasodoble cuando abandonado José Tomás, con la mano al suelo, trazó el natural de muñeca perfecta alumbrando el cauce del toreo entre la causa de la mansedumbre que amenazaba con estropear la gran faena al querer escurrirse. No fue así.

Dos circulares invertidos cambiaron el sentido de la intención del burel que acabó entregado ante los estatuarios que culminaron el edificio y que trajeron aire entre tanto fuego cruzado, justo antes de que José Tomás entrara a herir. El espadazo, algo caído, puso en sus manos una oreja que debieron ser dos.

Una hora después, tras intentar un cambio de mano, pude ver los valientes y serenos ojos de José Tomás, clavados en “Navegante” justo cuando entre los brazos del monosabio Inés Limón, los toreros Alejandro Prado, Miguel Cubero y no de luces pero más en torero que nunca Alberto Elvira, se iba a la enfermería.

La impresión de la cornada, terriblemente fuerte desde un principio, no se apreció aún más en su real magnitud puesto que vestido iba el segundo espada, afortunadamente, del color de la sangre. Ni pensar que habría sido del hecho si hubiese partido plaza de vainilla y oro, como en su última tarde en La México.

No me extrañaría que José Tomás regrese mañana con ese sangre de toro. Ni tampoco raro sería que guarde el atuendo para el día que a Aguascalientes vuelva, porque va a volver, para desvanecer eternamente la estela infame de aquel naufragio.

Sé muy bien que su desesperación por carecer de fuerza en esa pierna izquierda fue tal que espejos rotos, paredes y puertas recibieron palos repletos de dureza reprimida. Nunca quedó claro el porqué, tras salvar la vida –primera misión, cumplida, de los médicos de Plaza- vinieron las prisas por volver a España en un avión comercial, no médico, y la desespeación que privó en el entorno del toreo.

Pero el triunfo es ahora del hombre que tras liberar nervios se erige, camina recobrando fuerzas y acude a retomar el camino. El hambre es una cosa, principalísima en el oficio torero, pero torear por orgullo es algo aún más importante y, derivado de esto último, José Tomás regresa con la férrea voluntad de volver al sitio no solo con más valor sino con más afición, si cabe todavía.

El enigma verdadero, taurinamente y sin fanatismos sectarios, es saber que versión del torero regresará. Pues más allá del evento, del aura de misticismo o la ausencia de televisión, de la penumbra inteligentemente manejada por el propio diestro, queda saber si el valor, la quietud y el estoicismo estarán al servicio del toreo bueno. Si José Tomás se subordinará al temple y la maestría o si el enganchón, el tancredismo y los tirones formarán la decepción desmitificada que derrumbará las ilusiones no de un torero sino de millones de aficionados.

No es solo que José Tomás “torease mejor” antes, en el trienio maravilloso de ´97 a 99. Nunca he comprado esa idea respecto de 2000 a 2002. A pesar de que el de Madrid lograse en aquel tiempo, posteriormente menos, conseguir sobre todo con la mano izquierda que la velocidad de la arrancada del toro fuese una absolutamente ralentizada al momento de embarcar a toros como “Tosquito” del Puerto de San Lorenzo o incluso aquel infravalorado “Ringollano” de Alcurrucén, ambos en Madrid. En especial, respecto de ésta última, el tomasismo radical pocas veces nombra.

Cinco años dejó a un lado la afición taurina que después le habría de hacer volver en 2007. Pero el temple ya fue otro. Cinco años sin torear nos dejaron un torero que creció en quietud y con la intención de torear incluso de frente y con la izquierda como en Málaga en 2007, pero tal dimensión no se ha encontrado en otros aspectos tan claves como el ritmo o el poder en su muleta.

Claro, hay faenas maravillosas como la segunda la última vez en La México a “Palomo Querido” de Xajay, las dos magníficas en Madrid la primera tarde en 2008, las tres fantásticas en Aguascalientes durante tres Ferias seguidas justo cuando la regularidad y el ritmo parecían reencontrarse. Entonces vino lo que hoy ya todos conocemos.

Recuerdo ese 24 de abril, tres horas antes de la corrida de Aguascalientes, Ramón Ávila “Yiyo” pronunció en su “Preámbulo Taurino” la frase que sirve de encabezado a este apunte. El fuego interno de José Tomás, el que no se consume, con esa necesidad de salir a pelearle al toro, sabemos que está intacto y ese es el primer triunfo, el originario respeto.

Queda saber si su estado taurino, justo ahí donde la crítica juega un papel clave, es el mejor, el de mayor brillo. Nada congratularía más a los aficionados que encontrarnos al mejor José Tomás principalmente con la muleta, más aún cuando el panegirismo no tiene que recurrir a los fuegos de artificio porque basta admirar y hablar del trueno de los cielos que se genera inigualable cuando hace José el toreo bueno.

Que de este torero, más que su sangre, vale su arte. Inborrable es la creación, no su inmolación, la cabeza buena, la muleta puesta siempre y la colocación exacta que cada toro requiere, ni más detrás ni mas delante. José Tomás lucha empecinadamente por imponer su distancia, o su no distancia, a todos los toros.

Por eso, a pesar de que el villamelonaje tenga una concepción idealista, más que compartir origen taurino mayormente con “Manolete” elde Galapagar comparte similitud con Benítez y Ojeda. No me refiero a filosofía o mentalidad taurina, si no meramente a la dialéctica taurómaca que deriva en su toreo. No hay revolución, hay síntesis y una mejora abrumadora en lo estético.

No olvidemos, ponerse “donde otros ponen la muleta” está al alcance del más temerario y no sirve de nada si la zarga queda enganchada. Porque templar por bajo y rematar allá atrás, eso sí que está solo al alcance de los privilegiados. Y José Tomás lo es. Así, cuando una regla como quedarse quieto choca con un principio, como el temple, siempre prevalece el principio.

Ésta sera toda una interrogante en la reaparición tomasista.

A vena abierta, con el corazón en la mano y el alma en vilo, parte Plaza otra vez José Tomás rumbo a su destino con la expectativa de verle como siempre y con la esperanza de que marque un posible y glorioso futuro alternando con figuras y sin martingalas dentro de las grandes Ferias y en las grandes fechas. Pero eso será después.

Pero antes está Juriquilla derrochando arte y pasión y quizá derrochando la vida para cumplir sin duda, el compromiso del triunfo más grande de torero alguno: levantarse de la caida, dar la cara, emocionar y vivir indeclinablemente la efímera emoción del arte taurino.

Cuando hace poco vi a Tadeo Alcina Rivera, el gran fotógrafo, en televisión hablando del terrible suceso de Aguascalientes recordé aquella hiel, aquella amargura de esos infaustos cuatro minutos en que la muerte rondó junto con esos helicópteros la Monumental Sanmarqueña.

Pero en el siguiente momento en que Tadeo habló emocionadamente de cómo la mano izquierda y la cintura de José Tomás rompieron al mencionado “Vinatero”, recordé que en el toreo lo que triunfa siempre es el arte sobre la tragedia y, a pesar de todo, la vida sobre la muerte.

Y por eso vuelve el torero. Y por eso nosotros estamos ávidos de verlo. La suerte pues, está echada.

Twitter: @CaballoNegroII

El Regreso de un Histórico en Valencia

Si Ernest Hemingway viviera, el torero José Tomás sería seguramente protagonista de alguna de sus novelas.

Sol y Sombra

La vuelta de José Tomás a los ruedos, mañana en Valencia, después de quince meses de sufrir una cornada que casi le cuesta la vida en Aguascalientes (México), es, sin duda, el gran acontecimiento de la temporada por su enorme repercusión.

El regreso a los ruedos de Tomás no ha hecho sino acrecentar el mito. Tomás tomó la alternativa en 1996 y en los años sucesivos se convirtió en uno de los ídolos de la afición española, abriendo una y otra vez la puerta grande de las plazas más exigentes como lo son Madrid o Sevilla. Pero en la cima de su carrera, en el 2002, decidió retirarse temporalmente, porque no encontraba ni la motivación ni las ganas de enfrentarse a los cornúpetas. Regresó cinco años después sin perder un ápice su temple y arte de alto voltaje, aunque recortando significativamente el número de corridas por temporada.

El impacto económico y social de las actuaciones de Tomás en las temporadas 2007-2010 se refleja en un estudio del profesor de Teoría Económica de la Universidad de Extremadura Juan Medina, que señala unos movimientos de 91,7 millones de euros (132 millones de dólares), de los que 37,9 (54,5) son ingresos directos en taquilla por la presencia de 757.612 espectadores en los 62 festejos en los que se anunciaba. Cifras cuya espectacularidad se repetirá mañana, pues, según Medina, la reaparición del torero generará un volumen de negocio de 2.092.358 de euros en la región valenciana, en el este de España.

Su caché es el más alto que se conoce en la historia del toreo -aunque su cifra exacta se mantiene en secreto-, como el que hace cuarenta años tuvo Manuel Benítez “El Cordobés”, el anterior gran revolucionario de este arte. Ni Boix ni el empresario Simón Casas quisieron desvelar el dinero cobrado por Tomás en Valencia. Pero algunos medios locales desvelaron que la cifra nos sería inferior a los 300.000 euros (431.230 dólares), prácticamente el doble de lo que gana cualquier figura del toreo en España.

Pero la diferencia entre “El Cordobés” y Tomás es que aquél se dejó anunciar con todas las figuras del momento, mientras que este se hace acompañar de “dos más”, salvo raras excepciones, como el caso de Juan Mora, que finalmente no actuará mañana en Valencia por estar convaleciente del percance que sufrió hace unos días en Pamplona. El lugar de Mora será ocupado por Víctor Mora y el joven matador de toros mexicano Arturo Salvidar completara la tercia, con toros de la ganadería de El Pilar ante 12.000 espectadores que abarrotarán el coso valenciano

Como ocurrió con Benítez, valentía y arrojo son las características del estilo de Tomás, siempre al límite de la tragedia, pero sin desdeñar la pureza y la profundidad que también atesora. Lo explicó el gran Antonio Ordóñez, al referirse a la rotundidad del madrileño en la forma de citar al toro: “pone el cuerpo donde los demás la muleta”. Es lo que inevitablemente le ha costado pasar por el quirófano nada menos que en diecisiete ocasiones. Aunque no hay que centrar ahí su leyenda.

Porque, como en todo fenómeno social, y Tomás lo es por ese enorme tirón en las taquillas y los espacios que acapara en los medios de comunicación nacionales e internacionales, también contribuye a tanta fama la incógnita de su infranqueable personalidad y su condición de hombre reservado. “Es una persona tímida, muy seria, muy reflexiva, celoso de su privacidad y comprometido con su libertad y su independencia”, afirmó Boix.

“No es cerrado, como suele decirse”, añadió la fotógrafa alemana Bartels-Suermondt una fotógrafa alemana que lleva 15 años siguiendo al maestro español y ha publicado dos libros sobre su figura. “Es una persona muy amable, muy abierta. Escucha mucho a su gente. Es muy culto, muy lector. Le gusta la tranquilidad. Tiene una intensidad brutal, una intensidad bellísima con la gente” añadió la alemana.

Pero la realidad es que no habla con los periodistas. Con ninguno. En alguna ocasión ha habido quienes se han lanzado a la aventura de poner ciertas manifestaciones en su boca y ha sido el propio Tomás quien lo ha denunciado en alguna de sus escasas apariciones públicas, que suelen estar relacionadas con fines benéficos de la fundación que lleva su nombre.

Han hablado  los hoteleros valencianos, por medio de un portavoz para anunciar que la ocupación ha crecido este fin de semana, como era de esperar, al diputado de Asuntos Taurinos y Turismo, Isidro Prieto, que corrobora lo anterior diciendo que “el impacto JT para la economía de la ciudad es brutal”. “Casi, casi diría que torea gratis”, dijo Simón Casas. “Lo que va a ganar es mucho menos que lo que va a producir”.

José Miguel Arroyo “Joselito”, ha tenido su espacio en este regreso para reconocer que Tomás le superó en muchas ocasiones, en las que le pareció “infranqueable”. No falta el desmentido al morbo que sacude el estilo y la valerosa actitud del torero, desde la advertencia de la propia madre, Isabel, que asegura que su hijo “no quiere morir en la plaza: quiere vivir, ama la vida”.

Y, por supuesto, el apoderado, Salvador Boix, que asume la ausencia continuada de su mentor en los medios, atendiéndolos con amabilidad y tino en las respuestas. “Mañana van a descubrir a un nuevo José Tomás, todavía más variado y profundo en su toreo”, ha anunciado.

Boix advierte que después de Valencia quedarán solo ocho tardes más. Hacía muchos años que la reventa no hacia tanto el agosto. Pese a todo, el apoderado de José Tomás espera “lo mejor mañana. Todo está a punto. Ahora sólo queda esperar que los toros embistan, que haya suerte y que pueda brindar una gran tarde de toros”, concluye Salvador Boix.

Twitter: @Twittaurino

El enigma José Tomás (Video)

Sol y Sombra

Días antes de su reaparición en Valencia, después de la gravísima cornada en Aguascalientes, el periódico El Mundo nos muestra un pequeño reportaje para acercarnos un poco más a la figura de este mítico y enigmático matador que no deja indiferente a nadie.

Twitter @Twittaurino

Carlos Septién García “El Tío Carlos” Cronista Taurino

Manolete cogida en Alicante

Por El Guerra

La Escuela Católica de Periodismo, que hoy lleva el nombre de su segundo director, Carlos Septién García (1915 – 1953) fue fundada el 30 de mayo de 1949, cuatro años (y poquitos meses) después de la Monumental Plaza de toros México. La EPCSG, fue la primera en impartir estudios de periodismo en México. Carlos Septién García uno de sus fundadores fue un abogado, político y periodista nacido en la ciudad de Querétaro, pero conocido en el mundo taurino por su alias de “El Tío Carlos”, aunque también firmó en lo taurino como “Don Pedro” y “El Quinto”.

Don Carlos, cubrio con su imaginativa narrativa los acontecimientos taurinos de una etapa que resulta importante para la comprensión del devenir actual de la Fiesta en México, pues entre 1941 y el año de su defunción, tuvo la ocasión de presentar a la afición mexicana una visión más o menos ecuánime – su preferencia por Silverio y por Arruza trascienden a su obra – y desinteresada, de lo que sucedía en las plazas de toros de la Ciudad de México y las principales de esta República. Para algunos “El Tío Carlos” fue unos de los mejores cronistas taurinos que ha dado México.

 El 19 de octubre de 1953, fallece en accidente aéreo, al ser invitado dentro de la comitiva periodística que cubriría la inauguración de la Presa Falcón, y el encuentro de los presidentes Eisenhower y Ruiz Cortines. El avión de PEMEX en el que viajaba  junto con el reportero Carlos Violante, también del periódico “El Universal”, y miembros de la Orquesta Sinfónica de México, y que había despegado de Monterrey,  se estrelló contra la sierra de Mamulique.

Hay un dato interesante que esta basado en la cantidad de grandes cronistas taurinos que ha tenido México en su historia y que se han llamado Carlos por ejemplo: Carlos Fernández Valdemoro, “Pepe Alameda”; Carlos Septién García, “el Tío Carlos”; Carlos León González, y Carlos Cuesta Baquero “Roque Solares Tacubac.”

A continuación presentamos “En la muerte de la muerte de Manolete”, que se publicó el 1° de septiembre de 1947, en El Universal, firmada por “El tío Carlos”:

      Por la calle soleada de una ciudad del interior alcanzó la nueva a este cronista. En la tersa amanecida provinciana la noticia fue como un derrote de toro negro sobre un terno rosa y oro. Manolete había muerto. Y la mañana quedó rota como una vena azul. Extrañaba que no goteara sangre por entre el algodón de sus nubes lentas.

(. . .)

      Y Manolete se aplicó a espiritualizar el toreo, que es muy distinto a deshumanizarlo. Dio de nuevo a la tauromaquia su perdido sentido ritual y él se instituyó en el nuevo oficiante de la nueva liturgia. Los toros no eran una fiesta, sino un sacrifico

      Con ello, aparecía en el toreo la más alta expresión estética: el arte místico.

     Manuel Rodríguez se entregó así a su misión de purificar el arte de torear. Lo purgó de excrecencias y proliferaciones abigarradas e inútiles; lo libró de toda torcedura equívoca y de toda desorbitación de mal gusto. (. . .) Él quería no el triunfo de los ojos halagados por las formas fáciles, sino el triunfo difícil del alma que se rinde ante la verdad y la belleza sentidos, entendidos y deseados con las potencias más que con las pupilas. Él codiciaba siempre la victoria total del espíritu. Y con nada menos se conformaba.

      No la razón sola, ni la intuición aislada, ni el cuerpo gracioso. La bestia domada por el pensamiento y la belleza. Tal el ideal manoletista…

      Y luego su silencio…

      Aquel silencio que parecía envolver el ámbito cuando toreaba: aquel silencio que acallaba todo ruido de lucha, todo fragor de batalla, todo estrépito de pelea: aquel silencio solemne en cuyo centro de paz se iba desenvolviendo el ritmo quedo y profundo de sus faenas: aquel silencio de claustro, de salmo musitado, de siglos…

(. . .)

      Silencio en que el torero se consumía intensamente durante las horas rituales de la lidia; silencio en el que brotaba el vuelo firme y quedo de los naturales o el callado aletedo del águila imperial de su verónica; silencio de vida interior que iba fecundando las cuentas del rosario de sus faenas armoniosas; silencio de cielos altos, de crestas nevadas, de abismos de raza…

(. . .)

      Nada puede igualar tu vida, sino tu muerte. Porque hiciste de la fiesta de toros rito, sacrificio y mística; y fuiste leal a tu liturgia. Leal hasta la muerte.

 

Las Ventas de Madrid Carteles de Agosto: Dos confirmaciones y un debut

Regresa Garibay a las Ventas

Por el Guerra

Los diestros Raúl Velasco y Francisco José Palazón confirmarán la alternativa en Las Ventas el domingo, 7, y el lunes, 15 de agosto, respectivamente, y el novillero Felix de Castro hará su debut en la misma plaza, el domingo 14, según los carteles dados a conocer por la empresa Taurodelta.

Las combinaciones son:

Domingo, 7 de agosto.- Toros de José Luis Pereda para el eterno Carlos Escolar “Frascuelo”, Andrés Palacios y Raúl Velasco que confirmará la alternativa.

Domingo, 14.- Novillos de “Alcurrucén” para Miguel Jiménez, Félix de Castro, que se presentará en Madrid, y Adrián de Torres.

Lunes, 15, festividad de La Paloma.- Toros de Montalvo para el mexicano Ignacio Garibay, David Mora y Francisco José Palazón, que confirmará.

La programación de agosto en la monumental madrileña la completaran una corrida de toros, el domingo, 28, en la que probablemente se lidiaran toros de la ganadería del Conde de la Maza, y una novillada perteneciente al hierro de Sepúlveda, que se anunciaría el 21.

Los nombres de matadores y novilleros en ambos carteles están aun por concretarse.

 

21 años de impulsar jovenes promesas: Plaza de Toros “Antonio Velázquez” en Arroyo

Son ya mas de dos decadas de dar oportunidad a las jóvenes promesas de la torería nacional e internacional, 21 años de crear un futuro, un camino, 21 años de hacer fiesta y de continuar con la tradición taurina. En el año de 1990 el coso tlalpense, de la plaza de toros Antonio Velázquez, empezó a darle oportunidad a los jóvenes que tenían ganas de ser toreros…

Por El Guerra

El dia de ayer en el feudo de la familia Arroyo en Tlalpan (www.arroyorestaurante.com.mx) restaurante considerado por muchos como patrimonio gastronómico y social de la ciudad de México, se reunió toda la prensa taurina y anexos a la invitación que realizo el empresario Pepe Arroyo,  que aprovecho para presentar la nueva temporada de novilladas que sirven de marco para festejar el 40 aniversario de su emblemática plaza de toros que tiene una capacidad para casi 1,000 espectadores.

Doce  novilladas conformaran el serial con encierros bien presentados y ganaderías de prestigio como Piedra Negras, Huichapan, Marrón, Villa Carmela, Jorge De Haro, Caparica, De Haro, La Soledad y El Junco  entre otras más promete Pepe Arroyo.

De los novilleros que estarán menciono algunos que ya se han presentado y triunfado en la pasada edición, así como también otros que aunque no triunfaron el año pasado, repetirán en este 2011. Este año también harán su debut en esta plaza una buena camada de novilleros comento entusiasmado el anfitrión.

El primer cartel de la temporada será el sábado 30 de julio donde se lidiaran novillos de la ganadería De Haro para César Ibelles, Cristian Verdín, Javier Gallardo y Juan Pedro Moreno. Las novilladas iniciaran en su tradicional horario de la una de la tarde.

Twitter: @Twittaurino

Silverio, José Tomás y Arturo Saldívar.

José Tomás "Artífice de las Estrategias"

Pasiones encontradas y emociones explícitas acarrea la vuelta de José Tomás que no escapa a la pluma de nuestro columnista.

 Por: “El Bardo de la Taurina”.

Y al ritmo de aquel tango de todo “A media luz” por no decir de plano que en tinieblas por culpa de los fantasmagóricos actuantes, arranco la Temporada Novilleril en La México. Que no evitó que del fondo de mi anforita surgiera el recuerdo de aquel cartel en 2006 conformado por tres ambiciosos que lo eran Arturo Saldívar, Octavio García “El Payo” y Mario Aguilar, cartel de auténticos novilleros con hambre de triunfo, los que además enmarcaron aquella tarde del tercer día de septiembre con el adiós de ‘La Monumental’ del ‘Monarca del Trincherazo’

Esto viene a colación porque en esta semana José Tomás, quién en vida es un ferviente admirador del ‘Compadre’ Silverio habrá de alternar en gala de ‘resucitación’ precisamente con Arturo Saldívar ¡Ni hablar la vida se engarza!

De estos enganches que se dan entre toreros, es que la última llamada telefónica que atendió Silverio Pérez antes de recibir los Santos Oleos fue de José Tomás y si hay duda de los amarres yo me preguntaría ¿Por qué este fin de semana dentro de la Feria de San Jaime en Valencia el madrileño eligió a Arturo Saldívar para que lo acompañara en la reaparición?

No me queda muy claro, pero algo si aviento al inodoro es la cursilienta razón de que lo hizo por corresponder al ‘cariño’ que le tiene a México ¡Por Dios! Dejémonos de pajas y aceptemos que allá es la guerra y José Tomás es un artífice de las estrategias y sin ellas a su favor no se enfunda la armadura y hasta pienso que el clan ¿O será la mafia Tomasina? menospreciaron la potencial valía del paisano y creen que con el mexicano van a ir comoditos.

Por otro lado parte de los artilugios que se requieren para algodonar en lo posible la reaparición del ‘El Mártir de Galapagar’ es que éste no abra la corrida y por eso impusieron a un torero de mayor antigüedad como lo es Juan Mora, quién hoy día tiene los cojones reventados y será sustituido Víctor Puerto, lo que pa’l caso es lo mismo, y desde luego se necesitaba un torero de menor antigüedad y si fuese un tanto verdón, pues que mejor y así ‘El Divo’ castrador de los medios, irá en el lugar premier, es decir lidiara el segundo y el honorífico quinto.

Más este enroque a Arturo Saldívar le debe de venir valiendo un carajo y si en cambio estar consciente que para él un triunfo rotundo, enfatizo ¡Rotundo! nada de una orejilla honrosa, le significaría apoderarse de la tinta y con ella firmar un envidiable número de corridas.

Así que Arturo como dicen por allá ‘A partir el bacalao’ o como decimos por acá ¡A partirse la madre! con mucha cabeza, con mucha enjundia, con muchas agallas, con inteligencia, esmerándose en el arte, privilegiando la técnica que no es lo mismo que frialdad, templando el quehacer sin prisas bisoñas, buscando trasmitir calorcillo, pero ante todo con la mira inquebrantable en el triunfo porque así lo exige la tarde para que sea de la fortuna ¡Suerte Gachó!

Twitter: @BardoTaurina.

CRONICAS Y PERIODISMO TAURINO INDEPENDIENTE

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: