Toros en Nimes 18 septbre. 2011 – José Tomás abre la puerta de los Consules (VIDEO)

Ficha del festejo:

Plaza de toros de Nimes. Astados de la ganadería de Jandilla. Amenaza lluvia. Vuelta al ruedo para el sexto.

Javier Conde: silencio tras aviso y silencio tras aviso.

José Tomás: dos orejas y oreja.

Thomas Dufau, que confirma alternativa: silencio y dos orejas.

Anuncios

El Traje del Gobernador. – Jorge Rizo cae de pie en Arroyo.

Novillo 131 de La Soledad marcó diferencia por trapío.

Levemente baja el trapío en Arroyo que nos acostumbra a otra cosa. Sin embargo, lo que ayer realmente condiciona el festejo novilleril es lo bajo de raza del encierro. Tras dos semanas de altas notas ganaderas esta vez los novillos lo ponen a la contra con la ya concebida flojedad y descastamiento. Aún así, cosas importantes alcanzamos a hacer notar por parte de los toreros.

Por: Luis Eduardo Maya Lora.

Sentido y muy añorante es el minuto de aplausos que, increíblemente solicitado de forma estridente, se tributa a Don Salvador Hernández, monosabio acaecido en Guadalajara la semana anterior.

No es necesario gritar ni tirarse por los balcones para hablar de toros. Algunos dan la impresión de hacerlo, más cuando se trata de dar la coba. Eso no va con lo taurino, así que consignemos a continuación la novillada lidiada ayer en Tlalpan.

En el mes de Tlaxcala la empresa acierta al traer un hierro siempre interesante como La Soledad. Sin embargo, la historia de la Temporada Grande anterior para el hierro tlaxcalteca se repite.

Otra vez aparecen, esta vez en novillos, la construcción zancuda del primero, o lo estrecho de sienes del tercero y cuarto, pero queda siempre la belleza contemplar, íntegro y redondeado, serio por delante, las hechuras y la seriedad del segundo de la tarde.

Solo que aquí recuerdo con puntualidad la frase de un autor del campo bravo mexicano, “las hechuras son perfectas, un deleite para la vista… sí, pero vamos a ver que traen dentro” Ayer no es mucho. Sobre todo por la deficiente pelea de los cuatro con el caballo y las pegas contrarias, traseras o caídas de los montados, mucho en parte por lo escurridizos de los de las patas negras.

Fuerte y atrás pegan al primero que deja ver que el colombiano Rodríguez no quiere poco. Desde la larga cambiada hasta su tesón de torear con la tela muy puesta y procurando correr la mano. Pasa de faena al que abre plaza y lo mata mal. No obstante, hay un concepto bueno y es aplaudido.

El redondeado segundo me recuerda, en novillo, al primero que matara Juan Chávez la pasada Temporada Grande en la México. Muy vuelto, finos los pitones, descolgado y de perfecto cuerpo, desde salida mansea. Con estos mansos hay que fijarse bien como es su tranco que les llama la atención y como empujan hacía las tablas.

Se lleva por delante en banderillas a Juan Ramón Saldaña por mala colocación, aprieta hacia dentro, hay un buen quite Macías, el tercer espada, a la salida de un par. Padecen las cuadrillas y el joven Ávila de la Torre brinda a una joven y bella dama.

Difícil para un torero nuevo encontrar el terreno del sometimiento ante el manso sin la inoportunidad del enganchón o incluso de la ligazón. Complicado será no obstante no se encuentra el capitalino exento de expresión y verticalidad que muestra en momentos aislados. Ensayo y error, pero apunta personalidad y eso cuenta. Fuertes palmas.

Hasta ese momento el encierro ha aportado poco a la bravura.

El ambiente cambia tras la muerte del segundo. Esperamos que uno embista y ojalá le toque al huamantleco Macías. Salta un novillo estrecho no sobrado de fuerza. José Mari está bien con el capote, recorta con buena factura al dejar en suerte con el caballo y quita con lucidez por chicuelinas. Esperanza hay, poca fuerza queda al novillo.

Pero a pesar de lo anterior, el tlaxcalteca corre la mano bien con la derecha hay temple y buenos son los remates por alto, se cruza lo justo y obliga hasta lograr la ligazón. Suena la música pero el pitón izquierdo tiene sordina, Macías ya no encuentra la misma soltura ni el mismo recorrido del toro, baja la faena tal como la mano en la estocada que diluye todo triunfo numérico. Hasta entonces el festejo no rompe al máximo.

Queda el cuarto y la incógnita llamada Jorge Rizo el espigado novillero de la colonia Del Valle que sale a bajar las manos y lo consigue ante un novillo chico, es cierto, quizá, sin desmerecer, el que más esta Temporada. Pero por eso mismo, ante juguetones rebrincos, merito tiene avanzar más allá de las rayas para avivar el ambiente con las verónicas y el buen juego de brazos. Deja un tiempo antes de entrar al quite.

En un momento estelar, no exagera este comentador, al paso y por detrás, nunca mejor aplicado, a la manera de Ortiz, el lance por las afueras caminando hacía las rayas o tapatía que remató sensacionalmente girando, Arroyo por fin estalló en ovaciones y palmas.

Jorge, corrió la mano con la muleta en la derecha, largo y por abajo, rompiendo al manso en dos tandas breves pero indudablemente emocionantes. Un detalle torerísimo es pedir permiso al Juez de Plaza para que se arrancara el mariachi. Fue una pena que un destiempo con la izquierda hiciera bajar el tono de la emoción y, otra vez, el nivel de bravura, con el toro un tanto agobiado.

Rizo se lo juega con fe y sin atavismos en las manoletinas pero no atina al matar. Sin embargo, Jorge procura torear largo y, de encontrar un vestido, a su medida seguramente lucirá mejor, el espigado toreo hizo notar cierto sabor añejo que no se compra en ningún lado. El siguiente paso es evolucionar mentalmente y conocer los terrenos del toro pero lo primero ya se tiene hambre, corazón y sobre todo, sello. Veremos si lo que pinta madura.

Vuelta aclamada y asignatura pendiente para La Soledad y para la crítica que se inventa el “nuevo traje de el Emperador” y continúa hablando del mismo sin que este sea visible. Aún sin decepcionar totalmente la bravura quedó por debajo en el encierro del hoy también gobernador Mariano González, a cuyo hierro no perdemos la fe.

Pues no olvidemos los toros no salen a dejarse o a prestarse sino a poner a prueba, claro ojalá fueran más como el segundo, con poder y aspereza.

Y si no es así que los toreros muestren, al menos, lo que ayer estos cuatro jóvenes han mostrado, un inobjetable deseo.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza Antonio Velázquez – Arroyo. Sábado 17 de Septiembre de 2011. Tercera Novillada de la XXI Temporada. Menos de media de plaza.

4 novillos, 4 de La Soledad (Divisa obispo y celeste) Parejos de hechuras primero, tercero y cuarto por chicos y mansos. El segundo el más serio por delante y mejor construido manseó en la muleta.

Los novilleros Germán Rodríguez (Celeste y oro) Saludos. Ávila de la Torre (Blanco y plata con remates negros) Ovación. José Mari Macías (Purísima y oro) Vuelta. Jorge Rizo (Marino  y oro) Vuelta.

6º Festejo de la Feria de la Vendimia en Nimes: Puerta Grande para José Tomás

De Sol y Sombra

Nîmes (Francia) .- José Tomás salió hoy a hombros por la puerta de los cónsules de la plaza de toros de Nîmes al final de esta corrida matinal, como corresponde en este coso del sur de Francia a quienes logran rematar su faena cortando tres orejas, algo que reclamó para él el público a gritos.

Sabiendo la verdadera devoción que le profesa el público nimeño a José Tomás, mas lo generosas que son muchas veces las orejas de Nîmes y lo que es el medio toro de Nîmes, cada uno puede valorar a su gusto las salidas por la puerta de los Cónsules que allí se conceden a los toreros que cortan tres trofeos.

De hecho, el público nimeño las pidió a gritos para José Tomás, y aunque éste tuvo que tirar la segunda de su primero a causa de algunas protestas, en la efeméride quedará que, por primera vez en su temporada de vuelta, José Tomás salió a hombros del coliseo francés. Su primero, del hierro de Jandilla, fue un toro sin clase pero exigente que tuvo por principal virtud su gran movilidad, aunque sus embestidas carecieron de finales.

Empezó rodillas en tierra José Tomás, para a continuación aguantar las embestidas fuertes de su oponente. Lo más contundente fueron dos series por ambos pitones, aunque no hubo ninguna cuajada y limpia por la condición del toro. La estocada algo caída no impidió el corte de dos orejas.

El quinto, más anovillado del encierro, fue noble y descastado, razón por la cual la faena de José Tomás nunca pudo coger vuelo, aunque sí tuvo momentos de gran calidad y hondura, dándole al toro el tiempo de reponerse entre serie y serie. Remató su inteligente faena por arriba con el compás abierto y mató de una entera que tardó en hacer efectos. Escuchó dos avisos, pero sin embargo el público nimeño pidió con fuerza la oreja que, junta con las dos primeras, le han permitido a José Tomás salir por la tan ansiada puerta de los Cónsules, lo que confortará sus partidarios incondicionales en su fe, sin acallar las críticas de los que no lo son.

Javier Conde sólo dejó destellos de su estilo peculiar, tanto frente al buen segundo sobrero de Parladé como al cuarto de Jandilla.

Tomás Dufau se topó con un toro de Jandilla devuelto por flojo y confirmó su alternativa frente a un sobrero de Parladé igualmente flojo que le impidió todo lucimiento. El sexto, en cambio, fue el toro de la mañana y le permitió al joven matador francés dar muestras de sus ganas de ser torero y de su buena técnica.

Empezó bien por la derecha, antes de amontonarse por el lado izquierdo, pero remontó su faena con un final vibrante en terrenos de cercanías. Después de una buena estocada le concedieron dos orejas.

Al final del festejo José Tomás salió por la puerta de los Cónsules mientras Tomás Dufau lo hacía por la de las cuadrillas.

FICHA DEL FESTEJO

Nimes, Francia.- Lleno. Toros de Jandilla y Parladé (el primero y el segundo, lidiados como sobreros al haberse devuelto los dos primeros), bonitos de presentación aunque justos de trapío. El último del hierro de Jandilla fue el mejor y premiado con una vuelta. Thomas Dufau, que confirmaba alternativa, silencio y dos orejas tras aviso. Javier Conde, silencio después de aviso y silencio después de aviso. José Tomás, dos orejas y oreja después de dos avisos.

7º festejo de la Feria de la Vendimia en Nimes: El Toro fue el Rey

Nimes, Francia .- Por la tarde se cerro la feria de la Vendimia de Nimes con una gran corrida de Fuente Ymbro que ha devuelto al publico la emocion del toro en el ruedo. Corrida brava y encastada que ha servido para que dos matadores, Alberto Aguilar y David Mora mostrasen reencontrado su gran dimensión de toreros.

Ficha del festejo: Buena entrada. Plaza de toros de Nimes. Astados de Fuente Ymbro muy bien presentados, bravos y encastados. Un tercio de entrada. Matías Tejela: palmas y silencio. Alberto Aguilar: oreja en ambos. David Mora, que confirmó alternativa: oreja en ambos. Twitter: Twittaurino.

5º festejo Feria de Zacatecas: Cuatro Horas ¿De Festejo?

El Conde

Por AndresVázquez

Zacatecas, Zac.- Es difícil tolerar y comprender tanta vulgaridad en el toreo ante la falta de oficio, pero lo es aun mas difícil cuando aquello no va hacia ningún lado como lo sucedido en la Monumental el día de hoy. Y es que si escribiéramos un manual del destoreo, de esta tarde seguramente saldría todo un capitulo.

Aunado a lo malo y a lo largo (4 horas) que resulto el festejo tuvimos que soportar también todo un compendio de mansedumbre de los 7 de Santa Fe del Campo y de un sobrero de Garfias. La nota alta la dio el astado de regalo corrido en noveno lugar de la ganadería de Boquilla del Carmen que destaco por sus nobles embestidas.

“Ruiso” se llamo el astado de regalo de la ganadería del señor Manuel Sescosse, un toro de bellas hechuras aunque muy justito de presentación, pero que le permitió al veterano diestro tapatío Alfredo Rios “El Conde” alzarse con el triunfo. Con el capote demostró que nunca ha sido su fuerte sin embargo con la muleta por momentos consiguió buenos muletazos, realizando el toreo en redondo pero sin fajarse con el astado que quizás en una muleta mas refinada y estética hubiera sido de locura. La lluvia caía con fuerza cuando “El Conde” dejo una buena estocada para que el juez le otorgara dos orejas ante una plaza prácticamente vacía en esos momentos. El astado fue premiado con el arrastre lento.

Con su primero que se lastimo la pata derecha abrevio y con el quinto un manso sin remedio, hizo alarde de su valor pero su esfuerzo no tuvo eco en el tendido, porque aquello fue un espejismo hecho sobre pies, abusando del pico y sin ningún sentido del temple.

Israel Téllez ha tenido una temporada difícil y cuesta arriba después de su paso por España, hoy se le extraño esa seguridad, la alegría y la confianza-contancia que llego a tener previo a su aventura continental. Aunque hay que decir que tuvo un lote muy complicado, Israel no tuvo los suficientes argumentos para imponerse a sus astados con solvencia. Con su primero se le vio desganado y por momentos demasiado mecánico. Con el sexto de la tarde de nombre irónicamente “7 Machos” la paso mal Téllez porque el astado se quería ir de la plaza, huía aterrado a la muleta del matador, hasta que en tablas le pudo extraer algunos muletazos al despavorido astado.

Los gemelos César Montes y Armando Montes pagaron los platos rotos de su inexperiencia en esta profesión y no solo los pagaron ellos si no todos los asistentes. Armando estuvo un poco mejor con su primero con el cual se salvo de milagro de un percance serio. Cesar por su parte paso las de Caín con el séptimo, un sobrero de Garfias huidizo y peligroso con el cual no pudo justificar su presencia en la feria.

Resumen del Festejo

Zacatecas, Zac.- Plaza monumental. Quinta corrida de feria. Mala entrada. 7 toros de Santa Fe del Campo, justos de presentación, mansos en general. Uno de Garfias (7 sobrero), manso también. Uno de regalo de Boquilla del Carmen (9o.), de regalo, noble. Alfredo Ríos “El Conde”: Ovación, silencio tras un aviso y dos orejas en el de regalo. Israel Téllez: Silencio y leves palmas. César Montes: Silencio y silencio tras un aviso. Armando Montes: Vuelta y palmas.

Lo más torero de la tarde sin lugar a dudas fue la puya de David Vázquez que picó soberbiamente al primero de la tarde. Twitter: @Twittaurino

¡Olé por La Luz! – 50 Aniversario de la Plaza de Toros de León.

El 16 de septiembre de 1961, la Plaza de Toros La Luz vivió su primera corrida en León. A 50 años de su inauguración, ninguna fiesta brava la engalanará.

Por: JOSÉ TRINIDAD MÉNDEZ.

Y es que la empresa taurina no contempló ningún cartel de lujo con las principales figuras del toreo, a pesar de la gran afición de la ciudad.

Martín Obregón, hijo de Rafael Obregón Urtaza, quien junto con sus hermanos Francisco y Jesús, quienes se echaron a cuestas la construcción de la plaza de toros, lamentó que el 50 aniversario no fuera celebrado en grande con una corrida. El 16 de septiembre de 1961 fue inaugurada la Plaza de Toros La Luz.

Ya tiene una larga y brillante historia desde aquella lejana tarde en que hervía la plaza de aficionados por ver la bendición a cargo del Obispo de León, Manuel Martín del Campo y teniendo como padrino a Don Rodolfo Gaona. En ese entonces hubo dos corridas de toros para la regia inauguración del coso leonés. El primer cartel estaba integrado por Manuel Capetillo, Juan Silveti, el gran triunfador al cortar dos orejas) y Felipe Rosas, con toros de Valparaíso.

En el segundo cartel, el 17 de septiembre, estaba integrado por el poeta del toreo Alfonso Ramírez “El Calesero”, Jesús Córdoba, y Alfredo Leal, con astados de Mimiahuapam; el triunfador fue Córdoba que cortó los máximos trofeos, orejas y rabo.

Martín Obregón, quien fuera novillero y quien tuvo el privilegio de hacer el paseíllo a lomos de un brioso caballo, hizo el despeje de plaza el día de la inauguración, aún recuerda con emoción la memorable fecha. Fue su padre Rafael Obregón, y sus tíos, Paco y Jesús, los que emprendieron el proyecto y la inauguración de una plaza de toros en León.

“A principios de 1961 no había plaza de toros en León. La vetusta Plaza México, construida de vigas, y que se localizaba en lo que ahora es el Descargue “Estrella”, había sido reducida a escombros a finales de los años 50”.

Luego recuerda que durante la feria de enero de l960, que antes se realizaba en las inmediaciones de la calle Miguel Alemán, se llevó a cabo una tradicional corrida de toros en el Lienzo Charro. Para la anécdota quedó que la estructura del Lienzo Charro, que era de madera, no soportó el peso de las personas, y los ‘tendidos’ se vinieron abajo con saldo de decenas de personas lesionadas.

Antes que la Plaza México hubo otras “plazas de toros” en León. ‘Ese día tocaron las campanas’ Actualmente la plaza de toros La Luz es propiedad de la empresa Espectáculos Taurinos de México, que es también la propietaria de la Monumental de Aguascalientes, la de Guadalajara, San Marcos, y opera la de Tijuana, Monterrey y Santa María en Querétaro.

Bertha Padilla, guarda-plaza, dijo que desde que se inauguró la plaza el 16 de septiembre de 1961, hasta el año de 1984, su padre, don Carlos Padilla, estuvo como guarda-plaza.

Muchos aficionados que estuvieron en la inauguración recuerdan con nostalgia la inauguración que porque fue una gran fiesta en la ciudad. “Ese día tocaron las campanas de Catedral. Rodolfo Gaona recorrió las calles de la ciudad en un carro convertible, acompañado de la reina de la ciudad, Alejandra Obregón, antes de inaugurar el coso”, recordó José “El Güero Lilongo” Bermudez, el jefe de torileros y del servicio de plaza desde que se inauguró el coso.

Soñaban con una Plaza.

El director del Archivo Histórico Municipal, Carlos Arturo Navarro Valtierra, platicó que el que fuera cronista de la ciudad, Timoteo Lozano, en “Estampas Leonesas”, plasmó que en el año de 1872, en la festividad del Jueves de Corpus, se montó una plaza de toros en la calle Provincia, ahora Licenciado Verdad. Era la plaza de toros “La Venta de Santa Isabel”, donde se lidiaron 4 toros criollos, más broncos que bravos. Ahí actuó la primera cuadrilla juvenil de León, al mando de un torero español de nombre Antonio Martínez “Tovalo”.

Entonces surgió la idea de varios aficionados de construir una plaza similar a la que había en el Descargue “Estrella”, con capacidad para 4 mil personas. Ahí fue cuanto Francisco y Rafael Obregón, los inseparables ‘cuates’ y grandes aficionados taurinos, se encargaron del proyecto.

La idea era poner en venta 1 mil acciones, a mil pesos cada una, para recabar fondos e iniciar el proyecto, pero hubo poca respuesta de los aficionados. Eso no apagó el entusiasmo de los hermanos Obregón y con recursos propios se lanzaron a la aventura. Involucraron a su hermano mayor, Jesús, quien tenía dos negocios de peletería y también entró a la empresa.

Martín Obregón relató que el entonces gobernador del Estado, Jesús Rodríguez Gaona, tenía proyectado donar terrenos para la instalación de la Feria por el rumbo de la estación del ferrocarril, por ello sugirió que la plaza se construyera por el rumbo. Con el paso de los años cambió el proyecto y finalmente los terrenos de la Feria fueron donados donde está actualmente el Poliforum y la plaza prácticamente quedó aislada.

Los hermanos Obregón contrataron al ingeniero Leopoldo Torres Aguilar para que realizara el proyecto. Una plaza para 9 mil aficionados. Fue el 9 de marzo de l961 cuando se puso la primera piedra y se trabajó arduamente durante tres turnos para que estuviera lista para la inauguración el 16 de septiembre del mismo año, esto ante la incredulidad de los aficionados.

“Se superaron muchos obstáculos. Cuando se terminó, el gobernador Rodríguez Gaona fue a visitarla y comentó que posiblemente los tendidos no resistirían el peso de los aficionados, ya que las columnas eran muy esbeltas y por tanto no autorizaba la inauguración”, añadió Martín. Comenzó un calvario para los empresarios. Se tuvieron que hacer pruebas de resistencia. Colocaron costales de arena en los tendidos de la plaza simulando aficionados, para demostrar que no se iba a caer, pero ni así convencieron a las autoridades.

Juan José Torres Landa, gobernador electo en esa época, y hombre visionario, y quien tomaba posesión poco antes de la inauguración de la plaza, dio finalmente la autorización ante la petición de los hermanos Obregón.

Así fue como finalmente la plaza de toros fue inaugurada un 16 de septiembre de l961. Hace medio siglo.

Vía: AM Digital

Apostilla De SOL Y SOMBRA.

Por: Luis Eduardo Maya Lora.

Damos nuestra enhorabuena a la afición leonesa que evidentemente tendría que estar de plácemes.

Lo hemos dicho infinidad de veces, León y el Estado de Guanajuato son columnas históricas y trascendentales del Toreo en nuestro país. No ocultamos nuestra preocupación por el estado de la Fiesta en tan taurina ciudad, recordarán lo que expresamos en nuestro “Radar Taurino” leonés previo a la pasada Feria ( http://wp.me/paTPo-RC ) Es importante no descuidar, sino al contrario, fomentar y mejorar la tradición taurina en León.

Desde aquí instamos, siguiendo la pieza taurina de Pepe Méndez, a la empresa Espectáculos Taurinos de México a no dejar caer la Fiesta en el Estado de Guanajuato, donde controlan varias plazas, y concretamente el Coso de La Luz, ubicado en el taurinísimo barrio que lleva el mismo nombre.

Reiteramos la enhorabuena y esperamos se haga justicia, con seriedad y compromiso, a tan taurina ciudad.

Twitter: @Twittaurino@CaballoNegroII.

Barceló pinta el último cartel de la Monumental de Barcelona

De SOL y SOMBRA

El pintor mallorquín Miquel Barceló ha diseñado el histórico cartel de la corrida de toros del 25 de septiembre en Barcelona. Si el tiempo o los tribunales no lo impiden, será la última corrida que se lidie en una plaza de toros en Cataluña. La obra del pintor se pegará en lugares públicos de la ciudad pero no saldrá a la venta.

Los seis toros de la ganadería El Pilar serán lidiados por Juan Mora, José Tomás y el catalán Serafín Marín. El cartel, que mañana comenzará a pegarse por las paredes de la ciudad, forma parte de la feria de las fiestas patronales de la Mercé, que celebra corridas de toros sábado y domingo con dos carteles de lujo. Si el domingo la máxima expectación es para José Tomás, ya que el de Galapagar ha tenido grandes actuaciones en esta plaza, el sábado la lidia está reservada para El Juli, Manzanares y Morante de la Puebla.

No es la primera vez que Barceló realiza un cartel en el que se anuncia José Tomás. Ya ilustró su reaparición el 17 de junio de 2007, también en el coso de la Calle de la Marina, después de cinco años de retiro voluntario. Salvador Boix, apoderado de José Tomás, cuenta que el artista se lo propuso a mediados de julio. “Estamos encantados y agradecidos por ello, naturalmente. Es un cartel especial para un día especial”.

El 23 de julio José Tomás volvió a vestirse de luces en Valencia. Para este día también se contó con un cartel especial, entonces fue obra de José María Cano. Antes de su participación en La Monumental de Barcelona, José Tomás torea mañana en el coliseo romano de Nimes (Francia).

Twitter: @Twittaurino

Tarde de euforia con Ponce y Fandiño en Guadalajara

Fandiño

De SOL y SOMBRA

Todo el mundo contento. Incluso los más puristas terminaron por someterse al dictado de los pañuelos y aceptar que algo de bueno debió tener la corrida de este sábado cuando la bendijo la mayoría.

Con los toros de Zalduendo no cabían demasiadas esperanzas previas y, sin embargo, el que hizo cuarto atesoraba una reserva de nobilísima casta como hacía mucho que no se había visto por estos rumbos. Con semejante regalo enfrente, Ponce anduvo inteligentísimo en todo el último tercio. Marcó el ritmo de una faena variada y sin altibajos, un torrente de pases que enardeció a los tendidos, ajenos a las ventajas que el diestro se concedía en la mayor parte de las tandas. Al final de la faena llegarían los momentos de mayor pureza y verdad, ante un astado que no se cansaba de embestir cuando ya estaba sobrepasado muy ampliamente el tiempo reglamentario y el que dictan los cánones. Pero nadie quería que lo bueno (e incluso lo mejor, que también lo hubo) se acabara. El estoconazo reventó la caja de los trofeos, tan fácil de abrir en esta plaza: por primera vez en los anales, el presidente sacó al mismo tiempo los pañuelos de la primera y de la segunda oreja, con lo que la masiva petición en los tendidos desembocó necesariamente en la concesión también del rabo.

Ivan Fandiño, mermado físicamente sobre otras anteriores comparecencias, demostró que su creciente fama y repercusión en el planeta taurino no es casual ni flor de un día. El vecino de Tórtola de Henares nacido en Orduña (como comprobaron muchos de sus convecinos, apiñados en el 2) no sólo quiere, sino que sabe cómo conseguirlo. Ya no es el torero afanoso, tan empeñado en atornillar las zapatillas que pasaba demasiado tiempo volando por los aires. Así se dió a conocer cuando y donde correspondía. Ahora, el valor le sigue desbordando -¡vaya final de faena inteligente y derrochador en su segundo!- pero también el temple al natural para dar enjundia al toreo de verdad. Las dos orejas en su primero (sobrero, por lo impresentable del que había sido enlotado) fueron reconocimiento al paisano. El trofeo del quinto, recompensa para un torero que de seguir así no tendrá más fronteras que las que marquen la suerte y su ambición.

Cayetano, al que no se le esperaba más que en cuerpo mortal sí que compareció en Guadalajara. Juzgaron las féminas que estaba como demacrado, más delgado que de ordinario y tan guapo como siempre. Y pese a ello, toreó. Estuvo más generoso de lo que se le exige de ordinario, recordó en algunos naturales al novillero admirable de hace años y provocó entre algunos el eterno debate de si el torero nace o se hace, por aquello de los genes que lleva. Sus apuntes hicieron soñar a los más devotos del arte en el toreo; otros andaban por Las Cruces enardecidos por la técnica inteligente de Ponce y otros más agradecidos a la sinceridad de Fandiño. Todos, sin apenas excepción, satisfechos. Sobre todo, para ser un sábado de Feria, gozoso botín festivo en tarde de toro (el cuarto) y toreros (tres y por la puerta grande).

Ficha del festejo: Plaza de toros de Guadalajara. Mas de tres cuartos de entrada. Toros de Zalduendo, bien presentados, en general, y dejuego desigual. Enrique Ponce: silencio y dos orejas y rabo. Iván Fandiño: dos orejas y oreja. Cayetano: oreja y oreja.

5º festejo de la Feria de la Vendimia en Nimes: Sin toros en el mano a mano


Por El Guerra

Una vez mas en una corrida expectación un encierro de Victoriano del Rio se ha cargado todo: el festejo, el ambiente y la paciencia de los aficionados. Para empezar tendríamos que decir que el encierro era impresentable hasta para el Coliseo, quitando el lidiado en tercero y el cuarto los demás astados fueron demasiado anovillados, unos muñecos es cierto pero mansos, sin la más mínima transmisión y fuerza. Hoy el tiro les salió por la culata a los veedores de Sebastian Castella que seguramente pensaban cubrir con calidad lo anovillado del encierro. Sin embargo….

No fue asi porque la falta de casta de los del rio armo todo un collage de tedio en un festejo demasiado largo, donde salvo algunos momentos de calidad de Juan Bautista con el tercero de su lote, al que por cierto le corto una oreja, lo demás fue para el olvido.

Castella estuvo voluntarioso al grado de que logro sacarle algunos muletazos al inmóvil cuarto y con el que cerró plaza nuevamente lo intento todo pero sin encontrar eco en el tendido.

Coliseo de Nimes. Toros de Victoriano del Río mansos, debiles y anovillados. JUAN BAUTISTA: Ovación con saludos, silencio y oreja; SEBASTIÁN CASTELLA: Silencio, ovación con saludos tras dos avisos. Entrada: Casi lleno.

Previamente, por la mañana, toros de Fermín Bohórquez, de juego desigual. Hermoso de Mendoza, saludos en ambos; Leonardo Hernández, oreja y saludos; y Manuel Manzanares, silencio y oreja. Dos tercios de entrada.

CRONICAS Y PERIODISMO TAURINO INDEPENDIENTE

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: